Contra la Corrección Política

10

Quizá haya usted también percibido que vivimos en un entorno de tabúes y autocensuras, dentro de un marco que impone lo que se puede decir y lo que no, en un mundo dominado por la Corrección Política, una ideología sutil pero profundamente totalitaria

Se trata de una doctrina que censura expresiones pretendidamente molestas… solo cuando se dirigen a ciertos colectivos. Pero alienta las descalificaciones, los insultos, el sentimiento de culpa colectiva en otros grupos.

Es una ideología basada en la más pura discriminación por colectivos. Porque hay grupos buenos y malos, grupos víctima y grupos verdugo. Y la bondad o la maldad no dependen de los propios actos personales, sino del colectivo al que se pertenezca: induce a que la responsabilidad individual se vaya diluyendo en la sociedad.

Hoy la inmensa mayoría de la clase política, prensa, medios, intelectuales y buena parte de la sociedad se pliega a la tiranía políticamente correcta

Desgraciadamente, hoy la inmensa mayoría de la clase política, prensa, medios, intelectuales y buena parte de la sociedad se pliega a la tiranía políticamente correcta y a sus instrumentos para dominar a la sociedad: la manipulación, el miedo al ostracismo o la culpa colectiva.

Pero, amigos, es hora del cambio, de decir basta, de que prevalezca la sensatez, la libertad y la responsabilidad. Para contribuir a ello hemos creado Disidentia.com, para acabar entre todos con esta insoportable tiranía.

Disidentia es un medio dirigido al lector con inquietudes, que busca algo distinto, que desea profundizar, que no se queda en la superficie en la mera apariencia de los sucesos.

Para lograr sus objetivos, Disidentia debe ser un medio Independiente. No aceptará ningún tipo de ayuda institucional

Pero, para lograr sus objetivos, Disidentia debe ser un medio Independiente. No aceptará ningún tipo de ayuda institucional, ni esa publicidad directa de grandes anunciantes que, con demasiada frecuencia consiste en un intercambio de favores; se trata de un soborno por parte de la empresa para obtener buen trato informativo.

Además, el dinero es muy miedoso. Y un diario de opinión y análisis que haga frente a los dogmas, que ponga en jaque políticas delirantes promovidas por los ruidosos e interesados grupos de presión, no es un sitio cómodo para esas grandes empresas tan cercanas al poder político y tan preocupadas por el qué dirán. De hecho, uno de los mayores problemas para poder escribir y comunicar en libertad no es solo la ya habitual censura, sino ese miedo a los nuevos censores que ha calado también en el poder económico.

Hoy, todo diario que aspire a recibir alguna canonjía, a estar entre los privilegiados, debe entregar a cambio su correspondiente tributo de corrección política

Hoy, todo diario que aspire a recibir alguna canonjía, a estar entre los privilegiados, debe entregar a cambio su correspondiente tributo de corrección política, ha de incluir regularmente esa noticia que estigmatice a algún colectivo malvado, o esa otra que ensalce al colectivo víctima de turno. Un goteo incesante que, como en el marcador electrónico de un partido de baloncesto, va dejando constancia de las presuntas ofensas y agresiones de las que todos, de una forma u otra, hemos sido declarados culpables.

Esta es hoy la dinámica de los diarios, dinámica de la que pocos, muy pocos, se salvan. Y los que lo hacen, malviven o cierran. Así, la información es cada vez más monocorde, más irreal, más superficial y tendenciosa.

Usted puede, por lo que cuestan dos cafés al mes, hacerle la peineta a todos aquellos que quieren ponerle una mordaza

Por eso, Disidentia solo se financiará con publicidad puramente comercial y, sobre todo, con las aportaciones de nuestros lectores, de nuestros mecenas, de personas como usted, altruistas, conscientes de que un compromiso mensual, completamente voluntario, reversible en cualquier momento, puede permitir la continuidad de este medio. Y con él, la existencia de un altavoz con el que hacer frente a los dogmas, a los tabúes y, en definitiva, a la censura imperante.

Usted puede, por lo que cuestan dos cafés al mes, hacer una peineta a todos aquellos que quieren ponerle una mordaza. En sus manos está romper este perverso círculo vicioso, donde la sana discrepancia y el debate han dejado de ser rentables por fuerza mayor, no por la realidad del mercado o la demanda del público. En sus manos está la posibilidad de leer esos análisis y opiniones, con enfoques distintos, que difícilmente encontrará en otros lugares. Y no sólo leerlos, también comentarlos, debatirlos, difundirlos, compartirlos, enriquecerlos… por el bien de todos.

Muchas gracias.

Puede colaborar como suscriptor voluntario haciendo clic en la imagen de abajo. Es muy sencillo. Y también es igualmente sencillo dejar de hacerlo, en cualquier momento, cuando usted lo decida:

Para quienes querrían ser suscriptores voluntarios pero les preocupa que haya letra pequeña o algún tipo de contrato que les ate sin saberlo:

  • ¿Por qué hemos seleccionado Patreon para el pequeño mecenazgo? Porque Patreon permite suscripciones completamente voluntarias; es decir, no se establece ningún tipo de contrato.
  • No es como la suscripción habitual de los diarios. Aquí, el mecenas puede darse de baja en cualquier momento y dejar de contribuir al instante con un simple clic.
  • Nada le ata a Disidentia más que su voluntad. Incluso, si decide darse de baja mediado el mes, no habrá cargo alguno, ni siquiera la parte proporcional o parcial: cero euros.
  • Usted en Disidentia es mecenas o suscriptor voluntario porque quiere, cuando quiere y hasta que decida lo contrario. Es una suscripción completamente libre, sin ataduras ni letra pequeña: puro mecenazgo sin trampa ni cartón.
  • Hemos establecido por definición una cantidad “óptima” de 4 dólares (la divisa por definición en Patreon, que luego se convierte automáticamente a euros sin coste alguno para el mecenas. Recuerde que un dólar no vale un euro sino menos), pero usted puede variar esa cantidad hacia abajo o hacia arriba, libremente.

El pequeño mecenazgo es clave en Disidentia, porque no recibimos publicidad de los grades anunciantes presentes en los habituales diarios, tampoco subvenciones o publicidad institucional, por parte del poder político. Tenemos anuncios comerciales como parte de la financiación de este proyecto. La otra parte fundamental, puesto que somos un medio abierto sin muros de pago, es la suscripción voluntaria. Somos David contra Goliat. Nuestras armas son nuestro trabajo… y su apoyo como lector.

Artículo anteriorEl Narcisismo, una incontenible epidemia social
Artículo siguienteUna crisis demográfica sin precedentes
Juan M. Blanco
Estudié en la London School of Economics, donde obtuve un título de Master en Economía, que todavía conservo. Llevo muchos años en la Universidad intentando aprender y enseñar los principios de la Economía a las pocas personas interesadas en conocerlos. Gracias a muchas lecturas, bastantes viajes y entrañables personas, he llegado al convencimiento de que no hay verdadera recompensa sin esfuerzo y de que pocas experiencias resultan más excitantes que el reto de descubrir lo que se esconde tras la próxima colina. Nos encontramos en el límite: es momento de mostrar la gran utilidad que pueden tener las ideas.

10 COMENTARIOS

  1. Por cierto, cómo casi no veo la tv, menos la Secta..

    Pero visto el panorama de Roures echo en falta información de quienes se anucncian allí.. su volumen.. ¿no deberíamos hacer un boicot?

    Por cierto
    ¿que hace la publicidad isntitucional en un medio propiedad de un golpista acreditado por la Guardia Civil?

    ¿Debería haber publicidad de Tráfico, de los minsiterios deiversos, de la Agencia Trinutaria, del 016,.. en la Secta?

  2. Buenos días Sr. Blanco, conozco las premisas y las estrategias que han marcado el inicio de DISIDENTIA; no obstante, me parece apropiado que el mensaje aparezca de tanto en tanto como editorial o portada. Una forma de dar la bienvenida e informar al recién llegado, que no está en territorio comanche sino en un asentamiento nuevo en el campo del PERIODISMO, para dar a los lectores una alternativa a los medios masivos, cómplices del poder y adoctrinadores a sueldo, pagados con dinero público por distintas vías:

    Compra de acciones con dinero público (libertad digital)

    Publicidad institucional o de los grandes grupos compinchados con el Estado o subsidiarios.
    Otras facilidades diversas, como la no persecución de oficio a delitos de odio dependiendo QUIÉN sea el Pitufo odiador etc.

    Yo me apunté como mecenas tras leer un par de artículos y escogí pagar 4 € mensualmente, avisando que mi intención era eterna por lo leído hasta ese momento; pero sometida a las fluctuaciones de lo que un ilustre economista definió como: ”…es el mercado amigo”; o un ex presidente más claro aún:
    ”…es la economía, estúpido”
    Mañana habré de convertirme en ”sin techo”, pero tengo una tarjeta anónima de correos; una especie de monedero electrónico que puedes ir cargando con diferentes sumas, pagando 1 € cada vez que ingresas para tener saldo.
    Por lo demás es como una tarjeta de débito cualquiera con la que te puedes manejar en la red, pues si dieras con un fraude, perderás sólo lo que tuvieras en ese momento.
    Seguiré por tanto haciendo mis aportaciones.
    Desde el primer día, incito a mis conocidos a que conozcan Disidentia y colaboren con ella para romper el círculo vicioso de la prensa publicada, en que se dan de hostias los medios de derechas e izquierdas, sin aportar apenas argumentos.
     Babas y espumarajos de guión estricto, es lo que puede leerse en el 99 % de los artículos en papel y en un 90% en los digitales.
    Tampoco se libra DISIDENTIA de estas prácticas en su articulado y comentaristas, porque el que esté libre de ideología, que tire la primera piedra; pero por lo menos  aquí (de momento) no hay troles, y si hubiera alguno, sería yo, intuirá algún molesto contertulio que sufriera mi crudeza de formas y diarrea verborrágica.
    El nivel es el mejor que he conocido, además.

    Estaría de acuerdo con algunos cambios en la configuración de los comentarios, como sugirieran Pasmao (del 11 M prefiero no hablar), o Francisco.
    Yo ya expuse mi interés en que esa campanita roja (que coincide con la caja de texto de los comentarios) estuviera en un lugar donde molestara menos a los dedos  temblorosos de gerontes parkinsonianos o excitados con lo que acaban de leer.
    Hecho en falta también un mayor equilibrio en la orientación ideológica de las firmas invitadas; demasiado neoliberal el paquete para mi gusto. Que no seré yo quien diga que adolecen de calidad (salvo algunos artículos, que supongo compromisos de los directores con algún amiguete); pero hay gente válida también en los keinesonianos y no se los ve mucho por aquí.
    Ahora que pasaré a la cladestinidad y podré participar allí donde haya wifi gratis, quizás me vea obligado a cambiar de ”nick”.
    Teniendo en cuenta que Ud. es el Sr. Blanco, y parafraseando la técnica de seguridad de la maravillosa: Reservoir dogs, a partir de ahora, yo seré: el Sr. Rosa pálido (se ruega no hacer especulaciones de ámbito sexual).
    La elección se fundamenta en que en realidad, soy rojo; pero cada vez menos, por vergüenza animalista (que no torera) a causa de los que juegan en ese patio y me abochornan día sí y día también con sus portavozas.

    Por último, voy a aprovechar para meter una cuña estrictamente comercial:
    ”Si vives en Valladolid y quieres que otro limpie tu casa, no lo dudes, llama al señor ROSA PÁLIDO.
    Te dejará el picadero como los chorros del oro por 8€ la hora…. (Uy dos cuotas mensuales de Disidentia)

    ¡¡LARGA VIDA A DISIDENTIA!!

    • Apreciado Luzbel

      Mucha suerte con su nueva vida, aunque sea un tanto incómoda. Espero y deseo que pase a mejors circunstancias.

      Pena que que no le puedan contratar en muchos colegios para enseñar a entender un texto, o una alocución, y luego hacer un resumen escrito; eso que ganaría nuestra sociedad y usted.

      Ademas del Rosa tiene usted el escarlata, el encarnado (durante el franquismo se llmaba Caperucita encarnada y no roja, por aquello de no dar pie a..), también tiene el bermellón y el púrpura, auqnue este último no se si si será de su agrado por asociarse a los cardenales

      un muy cordial saludo

  3. La iniciativa no ha podido llegar en mejor momento, Juan Manuel, porque la contaminación del ambiente político, social y mediático ya excede hace tiempo los límites permitidos. La prueba de ello es la saturación de información superficial, sesgada y polarizada al extremo, en función del medio que la proyecte y a golpe de titulares.
    En la era de las fake news, el análisis, el rigor, el debate sosegado y la búsqueda de la verdad ha dejado de importar hasta tal punto, que los dogmas impuestos por corrección política devoran todo lo que encuentra a su paso sin dejar apenas resquicio a la oposición crítica que se acaba diluyendo en pequeños grupúsculos de resistencia, impotentes y cansados de tanto nadar contra corriente. Nos hemos acostumbrado tanto a la imposición de la posverdad que convivir con ella nos parece lo más normal del mundo e incluso le hemos dado su lugar en la RAE, aceptando que es un término característico de nuestro tiempo que ha venido a quedarse.

    Y la posverdad asimilada solo puede combatirse desde un cambio de paradigma en la información, como el que se plantea en este medio. Sin filtros, alejado de los habituales intereses económicos y políticos de uno u otro signo. Un cambio de paradigma en el que se faciliten contenidos de calidad, atemporales en ciertos aspectos, con carácter interdisciplinar y tratados con la suficiente altura y abstracción para que puedan ser comprendidos, interpretados y aplicados al plano concreto.

    Tratar la información de forma imparcial, con un sentido global u holístico, donde todo el conjunto sea más que la suma de sus partes y con la suficiente amplitud de miras e interés social como para despertar el espíritu crítico, estimular el intelecto y al mismo tiempo permitir que sean debatidos con honestidad y libertad por parte de los usuarios del medio, por encima de los prejuicios políticos e ideológicos que todos podemos exhibir en algún momento.

    Combatir la posverdad de esta forma es una oportunidad real para que todos los usuarios del medio podamos beneficiarnos del auténtico debate de ideas. Las que nos gustan y las que no. Un debate que nos acerque un poquito más a la verdad y en el que todos podamos contribuir y de forma constructiva, tanto en el sentido literal de participación activa en el foro como de sostenimiento del proyecto. liberar la información de las ataduras políticas y financieras que la contaminan y constriñen requiere de la aportación de muchos granitos de arena, porque de todos es buen sabido que: “la verdad del escritor y del periodista no coincide con la verdad de quienes reparten el oro”

  4. Sólo por el esfuerzo que ustedes están realizando y por la calidad de los artículos espero que consigan una cifra suficiente de pequeños mecenas para lograr ser totalmente independientes.

    Desgraciadamente el dinero es necesario para lograr esa independencia. La cantidad que ustedes han marcado creo que cualquier persona que tenga acceso a internet, móvil, ordenador…la puede pagar perfectamente y más si el proyecto les parece que merece la pena.

    Espero que lo logren y por mi parte tienen mi apoyo. En la vida sólo hay que arrepentirse de lo que no se ha intentado.

  5. Efectivamente Don Juan

    Pero no ahonda usted en el tema de ¿de deonde viene esa imposición de lo políticamente correcto?

    No creo que la hayan traido los extraterrestres, además sería conveniente dar nombres y apellidos y no sólo hablar de cosas cómo el marixismo cultural sin mas.

    A algunos nos cuesta manejar los conceptos simplemente por se, lo hacemos mejor si los ligamos a caras. Así que de la misma manera que cuando hablamos de nazismo , ponemos a Hiteler, Gobels.. aunque no fueran sólo ellos; estaría bien que cuando nos hablaran de lo políticamente correcto; además de reairmarnos en que existe, y doy e de ello, habaran de los Voldemort que lo sustentan y de cómo y porque ha venido.

    Ya puestos le voy a comentar un tema MUY MUY MUY MUY POLÍTICAMENTE INCORRECTO, EL 11M.

    Estamos en fechas cercanas a su aniversario, así que me gustaría que ustedes reflexionaran sobre él y quienes pudieron ser sus verdaderos instigadores, porque se tapó.. etc… da para muchas incorreciones políticas.

    Y ya puestos le rogaria varias cosas mas.

    1/Que en el histórico de su web se guarden los artículos con sus comentarios.. así pasen 10 años. No sean como el Confidencial u otros..

    2/Que pongan un sistema sencillo de alertas (que no dependa del email) para saber si alguien ha hecho un comentario a un comentario nuestro, para poder contestarle sin tener que revisarlo todo

    3/Que numeren los comentarios y los comentarios a los comentarios, etc.. para que sea mas fácil localizarlos

    4/que dentro del propio artícúlo coloereen o marquen la zona del dia hora de los últimos 10 o 5 posts de manera diferente para que sepamos de una manera rápida ver donde ha habido un comentario novedoso

    5/ que permitan, como en el Confidencial (por algo bueno que tiene), seleccionar directamente un a comentarista para ver su histórico de comentarios, porque hay gente de mucho nivel

    6/ Que permitan a quien no domine el lenguaje HTML poner negritas, cursivas.. de manera sencilla desde el propio recuadro.

    son muchas cosas pero ahora, cuando recien han comenzado, es mucho mas fácil implantarlas o dejar el camino expedito a hacerlo en X meses.. que sin querer capar ciertas cosas del sistema y que despues les sea mucho mas complicado.

    Ustedes saben que los que aquí comentamos, mas bien comentan, porque (no es mi caso) hay verdaderos cracks, son una parte muy importante de sus activos cómo Disidentes.

    Un muy cordial saludo, que haga extensivo a sus colaboradores

    • Una cosa que he echado en falta a sus demandas: si pudiera ser que los comentarios se vayan colocando debajo. Que el último comentario esté al final de todos. Es más intuitivo y se sigue mejor el hilo de la conversación.

      • Yo también lo prefiero así. Como dice usted.

        Pero hay gente que no. Que lo prefiere cómo ahora.. para no tener que bajar hasta el fondo para ver los comentarios “recién llegados”

        un cordial saludo

        • La solución: Dar la opción de invertir la ordenación por fecha/hora y así todos contentos. Muchos digitales la tienen.

    • “…¿de deonde viene esa imposición de lo políticamente correcto?
      No creo que la hayan traido los extraterrestres, además sería conveniente dar nombres y apellidos y no sólo hablar de cosas cómo el marixismo cultural sin mas”.

      Apreciado, Pasmao, no puedo estar más de acuerdo. Hablar de la imposición de lo “políticamente correcto” requiere aplicar la teoría a nuestra realidad cotidiana de una forma práctica. Identificar un problema y ser capaz de ofrecer alternativas viables y acordes con nuestra cultura. El mejor predictor de éxito a largo plazo, de un proyecto como el de Disidentia, es el de mantener la coherencia de los contenidos en relación al objetivo que fue creado: cambiar el paradigma de la información y ser capaz de sintonizar con una audiencia amplia que comparta este mismo interés y objetivo.

Comments are closed.