Rosa Díez: “Ciudadanos estuvo en contra de aplicar el 155”

25

Rosa Díez (65), la que fuera cofundadora y portavoz hasta 2015 del partido Unión Progreso y Democracia (UPyD) nos recibe en su vivienda particular. Esta política dura y correosa se muestra desde el primer instante afable, cercana y considerada; nada que ver con la fama de antipática que algunos le adjudican. Mientras preparamos cámaras y micrófonos en un amplio y luminoso salón lleno de libros, pequeñas esculturas y figuras, cuadros y fotografías, ella marcha a la cocina. Al poco vuelve con una bandeja muy bien presentada, con café, leche y pastas. Es detallista. Nos acomodamos en un bonito mirador rebosante de plantas, muy acogedor, y empezamos a conversar. Al poco, estamos haciendo la entrevista, como si fuera la continuación de esa conversación. Pero, entonces, según comienza a responder preguntas, emerge la política, la mujer obstinada, resistente, con las ideas claras, en ocasiones tajante. Y sin embargo, igual de cercana que cuando, minutos antes, nos ha servido el café. Parece que no tiene intención de morderse la lengua. Y así es…

(Al final de esta transcripción están disponibles los audios con la entrevista íntegra)

Disidentia. Un conocido periodista dijo en público que, para crear su diario online, tuvo que ir a pedir permiso a una serie de despachos…  Si alguien para montar un diario debe pedir permiso, para crear un partido político con capacidad de gobernar, ¿hay que pedir permiso en los despachos también?

R.D. Bueno, yo puedo contar mi experiencia. Nosotros no pedimos permiso a nadie. Hicimos UPYD porque llegamos a la conclusión de que España necesitaba un partido que defendiera al Estado, entendiendo al Estado como defender la unidad y la igualdad de todos los ciudadanos, no como un mapa cerrado. Y no pedimos permiso a nadie para fundarlo, no pedimos permiso para hacer lo que creímos que había que hacer, no pedimos permiso para mantener nuestra autonomía. No pedimos permiso nunca para nada y… no sé si en eso está una parte de la explicación de que no tocáramos poder. Mira, es evidente, que en España, que es lo que yo más conozco, el Establishment, fomenta partidos dóciles y eso provoca partidos antisistema. Y quien es libre, quien decide actuar con libertad, no está muy bien visto por el Establishment, por los que mandan, por los que deciden en los despachos de “lo alto de la torre”, aunque no se presenten a las elecciones, por los qué toman las decisiones de verdad…

D. Una persona relevante dijo a un conocido: ”no sé si eres un genio o eres un loco”. Más tarde entendió que se lo dijeron porque es independiente.

R.D. Claro, es que ser independiente en una situación, en un momento, en una sociedad cómo está tan dependiente y con un poder tan concentrado…. Porque, fíjate, en España todos los medios de comunicación, prácticamente todos los grandes medios son de los mismos. La concentración de poder es absoluta. Es igual que haya un periódico más de izquierdas, entre comillas, más de derechas, más conservador… los propietarios son los mismos. Entonces, ser independiente de verdad, en el sentido de tener tu propio criterio y de hacer lo que crees que tienes que hacer en una situación como esta, en un país como este, es revolucionario. No es que sea una locura: es que es verdaderamente revolucionario, absolutamente revolucionario.

Y claro, algunos decidimos hacer esa revolución y nos pasó que triunfamos políticamente y fracasamos electoralmente. A mí cuando me dicen “¿Cómo triunfar políticamente? ¿Cómo puedes decir que has triunfado políticamente?” Sí uno entiende la política, y los partidos políticos, como ese instrumento para cambiar la sociedad, para introducir cambios necesarios en la sociedad, UPYD ha introducido en la sociedad española en sus ocho años de vida, la mayor parte de los temas que hoy forman parte del debate público, del debate institucional y por supuesto de las propuestas de los partidos políticos que están hoy en el Congreso de los Diputados, o sea, hemos triunfado en ese sentido, en el sentido de introducir temas que eran tabú, como la de corrupción.

¿Se hablaba en el congreso de los imputados de corrupción? Nunca. ¿Se hablaba de la reforma de la ley electoral? No. Se hablaba en las universidades o en algún sitio de esos. Había asuntos que eran tabú. ¿De la reforma de la constitución? Bueno hablaban los nacionalistas pero para amenazar. Pero del debate institucional alrededor de la reforma necesaria, a mí juicio, no. Entonces, nosotros fuimos y planteamos en la escena pública esos debates que formaban parte de la esfera de lo privado. Si te sentabas con amigos hablabas de esos temas, pero en las tribunas públicas, no. En ese sentido introdujimos todos esos debates y algunos nos llamaron locos. Nosotros nos llamamos, nos autodefinimos, por eso titulé así el último libro que publiqué, “Los Aventureros Cuerdos“.  Porque, efectivamente, éramos aventureros pero cuerdos. Como decía Chesterton, “la aventura puede ser loca, pero el aventurero ha de ser cuerdo.” Eso es lo que somos: cuerdos locos.

D. En tu libro “Los Aventureros Cuerdos”, hay una parte especialmente interesante cuando hablas de los “despachos de la Torre”. Y de hecho, cuentas que te reúnes con un ejecutivo de la banca y que aquello te produce muy malas vibraciones. Pero la pregunta es ¿quiénes son los que habitan los despachos de la Torre?

R. D. Se les llama IBEX 35. No todos, claro. Son treinta y cinco grandes empresas, pero no todas están en la misma… Pero vamos, son los poderosos. Gobierne quien gobierne ellos mandan. Algunos consiguen mandar más y otros menos. Hay gobiernos que les paran más los pies pero, en todo caso, son esos quienes mandan y deciden sin presentarse a las elecciones.

El verdadero Establishment no quiere cambios, o sea, él está bien. Pero cuando ve que va a cambiar algo porque hay una pulsión social que provoca un cambio, decide quién es el cambio

A ver, los poderosos, el verdadero Establishment, es ese: es él económico, no el político. El verdadero Establishment no quiere cambios, o sea, él está bien. Pero cuando ve que que va a cambiar algo porque hay una pulsión social, que provoca un cambio, decide quién es el cambio, no cómo hay que cambiar, ¿eh?, sino quién es el cambio. O sea, el Establishment, los que están los despachos en lo alto de la torre, que son las media docena de las grandes empresas que en este país tienen bancos, tienen medios de comunicación y tienen eléctricas, tienen el poder, son los que deciden en cada momento a quién apoyar, quién puede ser, quién no puede ser, quién es cómodo, quién es incómodo, quién es el dócil y quién es molesto, porque aunque sea pequeño es molesto.

Ten en cuenta una cosa, nosotros llevamos a la gente más importante del país, empezando por quien fue Vicepresidente del gobierno de España, Presidente del Fondo Monetario Internacional y presidente de Bankia, a los tribunales. Le llevamos nosotros, un partido político que tenía cinco diputados. No lo llevó la Fiscalía, que se sumó un año después. Nosotros entre estar al lado de los poderosos, que nos protegieran, y  estar con la gente que había que estar, pues preferimos estar con quien había que estar y atacar a los corruptos. Eso no nos lo perdonaron. Pero eso es evidente, ya lo sabíamos. Lo que pasa es que nosotros pensábamos en lo que había que hacer y no es las consecuencias que tendría para nosotros lo que había que hacer. Para España fue bueno que sentáramos a Rato y a toda la cúpula de Bankia ante los tribunales. Para UPYD muy malo pero para España fue bueno. Luego provocamos un cambio muy positivo.

D. ¿Hubo un antes y un después de aquello?

R.D. Sin duda ninguna

D. ¿Dónde lo percibes?

R.D. En los medios de comunicación, es donde antes se percibe. Que tienen propietarios y no son los periodistas.

D. Sí, porque, aun escaso, antes tenías un espacio informativo que hablaba de lo que estabais haciendo y de repente… desaparecéis.

R.D. Pero no solo desaparecemos. Yo era la política mejor valorada, según la última encuesta del CIS y empiezan a fabricar encuestas en las que dejo de estar. Directamente, hay un cambio provocado, hay una elección provocada. Yo creo que con nosotros se asusta ese Establishment que, como digo, promociona partidos dóciles y provoca antisistemas, léase Podemos, aunque les moleste que lo diga. Nosotros les asustamos, no tanto en los primeros cuatro años en el Congreso de los Diputados, que estaba yo sola, y era un partido pintoresco, que defendía las grandes cuestiones, pusimos en la agenda de los debates públicos las grandes cuestiones de España, desde la reforma institucional, el tamaño de los ayuntamientos, es decir, grandes cuestiones que hoy siguen sin resolverse, por cierto, pero que por lo menos todo el mundo habla de ellas. Éramos pues una cosa anecdótica, nada interesante.

El sistema se lleva bien con los antisistema, en el sentido de que los coloca

Luego llegaron las elecciones de 2011 y entramos en algunos ayuntamientos importantes como el de Madrid, por ejemplo, o en la asamblea de Madrid. Cuando se dieron cuenta que en los Ayuntamientos hacíamos lo mismo que en el Congreso, porque ellos pensaban, que al llegar a la Asamblea de Madrid o al Ayuntamiento de Madrid, por citar sólo ese ejemplo, ya se amoldarán, ya se adaptarán, porque llegarán allí y verán qué se trata de irse adaptando. Claro, cuando llegamos y seguimos comportándonos de la misma manera y el primer día dijimos: “No, los coches oficiales, no. Uy, aquí las cuentas de esto, no.  ¿Cómo? cargos… ocho asesores cada uno, no, los funcionarios que están sin hacer nada”. Claro, es que éramos insiders, porque el sistema se lleva bien con los antisistema, en el sentido de que ya les coloca.

Pero claro, nosotros éramos esa combinación un poco extravagante entre radicalmente institucionales, defensores de las instituciones, de la política, y profundamente transformadores. Claro, queríamos cambiar el sistema desde dentro; no éramos outsiders sino insiders, y eso les descolocó absolutamente y dijeron “bueno, estos llegan aquí y nos ponen todo patas arriba y además no piden permiso. ¿A quién se le ocurre, llevar a la audiencia nacional a Bankia? A toda la cúpula de Bankia, no a Rato, que ya estaba medio caído. No, no, a toda la cúpula ¿A quién se le ocurre presentar una querella criminal por el tema de las preferentes? ¿A quién se le ocurre…? Oiga, éstos nos van a dar mucho trabajo ¿A quién se le ocurre…? ¿Denunciar a los gobernantes catalanes? ¿Por el 9N?” Es que nosotros llevamos, [a los tribunales] al Gobierno de Cataluña por el 9N.

D. Si los medios de información dependen del statu quo y los partidos con posibilidades de gobernar, están también dentro del statu quo ¿qué hacemos con España?

R.D.  Hombre, yo creo que insistir. Es que llegará un momento, en que en España, podrá triunfar un partido político, libre, independiente, transformador, progresista, honesto. Claro que llegará, no me cabe la menor duda, hay que insistir y no cansarse. Tener paciencia, que es una virtud, que no tiene nada que ver con la resignación, no hay que confundirlas. Hay que tener paciencia y hay que insistir. Una vez se molestaron mucho porque yo dije un día: “¿Ves? Es que hemos hecho un partido para Dinamarca, pero estamos en España”. Pero hay que hacer partidos para Dinamarca, no hay que hacer partidos pensando en las democracias que están en peor nivel que la nuestra, hay que hacer partidos en el sentido de hacer propuestas pero para eso hay que ir transformando la sociedad. ¿Qué hay que hacer?: insistir.

D. Entonces, para que llegue eso, todavía falta un poco, ¿no?

R. D. Bastante, sí.

D. Lo que llaman “la nueva política”, Podemos y Ciudadanos, Podemos todavía pueden ser apóstatas del Marxismo. Pero… Ciudadanos ¿donde se ubica?, ¿cuáles son sus coordenadas?

R.D. Es muy sencillo. Yo creo que las coordenadas de Ciudadanos son sencillas es el partido más fácil de ser analizado: hay que seguir los editoriales y las encuestas. Es decir, que según van las editoriales y las encuestas el partido actúa. Realmente es un partido que va por detrás de los acontecimientos, ¿qué dice el editorial del País? ¿Y la encuesta del Metroscopia que le fabrican? Es bastante sencillo de seguir, en ese sentido. Lo digo irónicamente pero en realidad encierra una verdad.

Hay partidos nuevos que hacen política muy vieja. Ciudadanos es un ejemplo de política vieja

A ver, no todo lo que se dice nuevo lo es; y no todo lo nuevo es bueno. Porque hay partidos nuevos, en el sentido de más modernos que otros en el tiempo, que hacen política muy vieja. Ciudadanos es un ejemplo de política vieja. Es un partido nuevo en el sentido de que lleva pocos años, muchos más en la política catalana que en la política nacional, pero con algunos de los tics de partido viejo más reconocibles. Quizás el ejemplo más notable tiene que ver con su afición por el transfuguismo. Es un partido que promueve tránsfugas y que ha crecido en base al transfuguismo, un partido muy viejo en su forma de comportarse ¿Qué te voy a decir de Podemos? Viejo, retrogrado, tiene como guía todos aquellos gobiernos que son conocidos por su persecución a los ciudadanos y por la negación de los derechos humanos más básicos. Entonces, eso es lo nuevo… pues apaga y vámonos.

Podemos surge como una respuesta a ese Establishment del que hablábamos antes, pero también como una apuesta del propio Establishment

Ahora, no es casual, Podemos surge como una respuesta a ese Establishment del que hablábamos antes, pero también con una apuesta del propio Establishment. Yo lo cuento ahí, y los periodistas lo saben, no hace falta que lo cuente. Podemos también es impulsado por un cierto poder político y económico, sobre todo económico en su momento, para bajarle un poco los humos al PSOE. Hay un momento en el que el Establishment quiere gran coalición en España y cree que el PSOE está demasiado subido y que no quiere. Y piensan “vamos a bajarles un poquito los humos a los del PSOE”. Apoyan esa vía, porque estaba ahí. No se lo inventan socialmente: había habido 15M. Nosotros habíamos roto el discurso del bipartidismo y entonces había un caldo social, apuestan…

D. ¿Si tú hubieras sido Presidente del Gobierno, hubieses promovido el decreto por la vía de urgencia, para que las empresas pudieran abandonar rápidamente Cataluña? ¿O hubieses esperado a que esa parte del Establishment, que no ha actuado correctamente tampoco en Cataluña, asumiera el coste de sus decisiones?

R.D. Yo creo que era inevitable. Quiero decir, que el problema no es lo que se ha hecho en los últimos tiempos sino lo que no se ha hecho antes. Quiero decir que no tendríamos que haber llegado nunca a esta situación. En el momento en el que las empresas empiezan a marcharse y tienen necesidad de una regulación que dé seguridad jurídica a las empresas, pero también a los trabajadores, porque es que estamos hablando de los trabajadores, yo creo que el gobierno hace lo que debe, porque hay que proteger también a los trabajadores, a todo su entramado. Hace lo que debe, el problema es que no han hecho lo que debían desde hace muchísimo tiempo y que eso se ha dejado.

D. ¿No tienes la sensación de que el Establishment, el statu quo tienen una visión de corto plazo, de interés inmediato?

R.D. Claro que sí. Pero su corto plazo tiene un cálculo a medio largo, porque es un cálculo económico. Ellos nunca se pillan los dedos. Date cuenta de qué los poderes económicos, con un gobierno o con otro, siguen medrando, siguen creciendo y siguen mandando.

Realmente, en Cataluña por ejemplo, es el poder económico el que ha facilitado que que haya habido, primero un 9N y después el 1 de Octubre

Realmente, en Cataluña por ejemplo, es el poder económico el que ha facilitado que que haya habido, primero un 9N y después el 1 de Octubre. O sea, el poder económico ha facilitado al gobierno de Cataluña que siga a los nacional-independentistas catalanes, desde Artur Mas hasta este momento. Han sido los poderes económicos que no han puesto en su momento pie en pared, ¿tú te puedes imaginar si lo qué han hecho las empresas después del uno de octubre, se lo hubieran dicho a Artur Mas hace seis años? No, no hubieran ido tan lejos. Pero ¿qué pensaban los de los despachos de lo alto de la torre? Es qué a mí me lo dijeron, físicamente: “No, nosotros tenemos muy buena relación con Mas, ya nos hemos ido, lo ha entendido perfectamente, nosotros tenemos allí nuestras empresas, nuestras cosas, nuestras terminales estamos fuera”. Siempre han sacado algo de los conflictos entre los nacionalistas y el Estado español. Esta vez han ido demasiado lejos los nacional independentistas, pero ellos siempre han sacado algo y siempre han pensado que eso lo iban a controlar, porque al final “habrá un acuerdo y, oye, algo caerá, algo nos caerá también a nosotros”.

D. Igual ellos ganan más, pero llegará un momento en que igual nos metemos en una encrucijada de la que ninguno de los partidos políticos es capaz de sacarnos.

R.D. Ya nos hemos metido. Necesitaremos, cómo decía el otro día ese empresario alemán, veinte años, efectivamente. Cuándo se deteriora todo, las instituciones lo primero, el desprestigio cunde, las instituciones no funcionan, la gente se separa de los poderes Políticos, la Democracia sale perjudicada, la Economía, el entramado social, la convivencia, la igualdad. La cohesión de un país no depende de las emociones, de las tribus, depende, en democracia, del derecho y de la ciudadanía.

La cohesión de Cataluña está basada en emociones y en tribalismos. Y quién dice Cataluña dice el país Vasco. Y algunos pretenden que esa misma cohesión sea la que sirva para España, esas mismas armas

Entonces aquí, la cohesión de Cataluña está basada en emociones y en tribalismos. Y quién dice Cataluña dice el país Vasco y algunos pretenden que esa misma cohesión sea la que sirva para España, esas mismas armas. No, la cohesión de un país depende del derecho, de la ley, depende de la ciudadanía y claro, como todo eso se ha roto, porque España es un país tan extravagante que aquí hay quien piensa que la ley, la aplicación de la ley, depende lo que vote la gente. Eso no lo encuentras en ningún país del mundo. Pero es que si la gente lo ha votado… O sea, aplicar la ley depende de lo que vote la gente. Es un país tan extravagante que, en España, el debate previo a las leyes suele ser corto y malo. Pero se empiezan a discutir al día siguiente de haberlas aprobado, o sea, se discute mucho más unas leyes después de que se aprueban que antes.

Tener que explicar, por ejemplo, que hay que cumplir la ley es una cosa impresionante. Y en España hay que explicarlo

En España hemos construido una democracia y yo creo que lo hemos hecho muy bien sobre todo en los primeros veinte años: de la construcción de la democracia, durante la transición, durante los primero años de a democracia. Pero no hemos hecho pedagogía democrática, y por tanto no hay un entramado democrático, no hay cultura, no hay cuajo democrático. Y por eso pasa lo qué pasa porque no hay un cuajo. Tener que explicar, por ejemplo, que hay que cumplir la ley es una cosa impresionante y en España hay que explicarlo.

Hoy que había el debate de la prisión permanente revisable, hablaba con un conocido y dice: “Bueno, pero… ¿si es constitucional…? Las leyes pueden ser constitucionales pero no es obligatorio, o sea si el Tribunal Constitucional dice que no es constitucional no se puede aplicar, pero si dice que es constitucional también se puede cambiar, que no es que yo quiera cambiarla. Pero ese equivoco entre que sea  constitucional y que sea justo, legal, lo que hay que hacer aplicado a todo, a cualquier cosa. En  España no se ha hecho pedagogía, los partidos políticos no la han hecho internamente, desde las instituciones no se ha hecho, desde el discurso político de los que prescriben opinión tampoco. En fin, donde está la madre del cordero, y a mi juicio el problema mayor que explica todo, es en la educación. España es un país que tiene un problema tremendo en materia educativa.

D. ¿No tienes la sensación de que España a pesar de que es un país relativamente grande, en sus estructuras, en sus instituciones, en sus élites es demasiado pequeño?

R.D. No, es un país cuyas élites no se reconocen como tal, no reconocen al país. España es un país negado por sus propios ciudadanos. La historia negra de España la escribimos nosotros, es un país que no tiene quién lo defienda. Lo que se ha provocado en los últimos años, después de la transición, después de la muerte de Franco, de la construcción de la democracia, todo eso que se ha provocado en los últimos años algún día merecerá un estudio.

La historia negra de España la escribimos nosotros, es un país que no tiene quién lo defienda

En España no hay españoles, hay catalanes, hay vascos, hay madrileños, hay leoneses, hay vizcaínos … pero no hay españoles, nadie habla en nombre de España. ¿Qué significa eso? ¿Es una cuestión sentimental esto que digo? No, es qué si no hablas en nombre de España no hablas en nombre de lo común. Entonces no es que sea pequeño, es que no hay nadie que defienda lo común.  ¿Quién habla…? Por ejemplo la lengua, que es un elemento que todo el tiempo se discute y que a los acomplejados se les ocurrió que, para resolver el tema de las comunidades autónomas que tienen otra lengua oficial, lo del trilingüismo.

D. ¿A ti qué te parece lo del trilinguismo, es decir, tú pides español y te dicen “sí, toma inglés”?

R.D. No, no, vamos, y chino.  Pero es que el español no es un idioma más, es la lengua común, la que nos permite a todos los españoles participar en todos los asuntos que nos afectan a todos. O sea, es la lengua común, no es una más. Es el español y luego… las que quieras, chino, japonés, alemán, francés. La común primero porque no es una lengua más, ¿qué es eso de tratarla como una lengua más? No sólo no es una lengua más, sino que es una lengua que no es de ninguna tribu, o sea, que se habla en Argentina. Es transversal, es cómo el inglés, es una lengua transversal; no pertenece ni siquiera a un país, es mucho más que eso. Pero quién dice la lengua, dice cualquiera de las demás cosas, entonces España tiene ese problema, es qué no tiene quién la defienda. No es que las élites no la defiendan: no la defienden ni los políticos. .. Yo me acuerdo, mis padres eran republicanos cuando llegó la democracia mi madre, que hablaba mucho menos de política que mi padre pero ella también estaba politizada, decía: “Pero qué manía de hablar del país todo el tiempo ¿Qué es eso del país? ¿Por qué nadie dice España?”. Pero fíjate de qué años te estoy hablando, y de qué perspectiva. Pues hoy, tantísimos años después, seguimos igual, no se puede decir España. La confusión, claro, por eso digo qué la educación tiene mucho que ver, la educación y la falta de pedagogía democrática.

Me acuerdo que la primera vez que dije: “Soy patriota” en el Congreso de los Diputados se partieron de la risa, los bancos de la derecha y los bancos de la izquierda

Tú te llamas patriota y te llaman facha. Yo me acuerdo que la primera vez que dije: “Soy patriota” en el Congreso de los Diputados se partieron de la risa, los bancos de la derecha y los bancos de la izquierda, y me empezaron a abuchear porque le dije a, creo que era Zapatero en aquel momento: “Un poco de patriotismo, señor Zapatero”. Claro, la confusión entre patriotismo y nacionalismo. Y, además de la confusión entre patriotismo y nacionalismo, la hipocresía de creer que el nacionalismo pequeño es bueno, o sea sí es de tú región es bueno, es muy progresista, es estupendo y, si fuera nacional, es malo. Todos los nacionalismos son malos, los grandes y los pequeños. los modernos y los antiguos, como ha demostrado la historia de la humanidad. Todas las guerras han empezado o por el nacionalismo por la Iglesia, o por los dos, bueno por la religión o por las dos cosas juntas.  En España se confunde patriotismo con nacionalismo, por eso nadie habla de la patria.

D. ¿España es un tabú?

Es un tabú, claro. No, no, no se puede hablar. Igual lo único bueno que nos ha traído esto de Cataluña es que ha salido la bandera a la calle con naturalidad y no solo cuándo había un campeonato de fútbol. Yo que no tengo banderas, que no he tenido nunca banderas, ni hemos tenido el “Guernica” y mi padre fue condenado a muerte en la guerra… y yo veo la bandera de España, quizás porque he vivido en el País Vasco toda la vida, y hay un balcón en el qué esté la bandera de España y a mí eso me gusta. En un balcón de un ayuntamiento, ¿por qué?, pues porque sé que en ese Ayuntamiento se respetan mis derechos. Eso es como ir por el desierto y ver la bandera de la Cruz Roja y decir: ¿me emociona la Cruz Roja?, no, es que hay agua. Es un poco lo mismo: la bandera representa la democracia, representa el Estado, representa la nación. La nación es un instrumento imprescindible para garantizar la igualdad entre españoles.

D. Tras lo de Cataluña, la gente ha decidido sacar las banderas a la calle, ¿crees que estamos en buenas manos para que se sustancie en algo o para que no se frustre de nuevo?

R. D. Creo que la gente va muy por delante de los políticos. Los políticos son mucho más cobardes que la gente, la mayoría de ellos estarían dispuestos a un arreglo en el que ambos perdieran: el derecho y el golpe, puestos en el mismo [nivel], que todo el mundo tuviera que ceder algo.

D. ¿Y sobre el artículo 155?

R. D. Yo pedí la aplicación del 155 el 9N [de 2014] en el Congreso de los Diputados.

D. ¿Hubieras convocado elecciones como se ha hecho?

R.D. No, ni de coña. Hubiera aplicado el 155 a fondo y esperado el tiempo suficiente para que se normalizara una situación que no ha ocurrido de la noche a la mañana, por supuesto intervenir TV3 y la Educación. Es decir, aplicar el 155 de verdad, sin complejos, en defensa de todos los ciudadanos porque para eso está en la Constitución. No es una amenaza: está para garantizar el interés general. Apliquémoslo sin miedo, sabiendo que tienes la obligación de hacerlo, de reponer las instituciones y la democracia.

Es muy curioso que Ciudadanos rentabilizara el 155 cuando estuvo hasta la víspera en contra

Rajoy lo intentó aplicar con PSOE y Ciudadanos, y a mí me parece bien que lo haga con más partidos políticos, pero ni PSOE ni Ciudadanos querían aplicarlo, ni a tiros. Es muy curioso porque luego Ciudadanos rentabiliza el 155 cuando estuvo hasta la víspera en contra. Pero los partidos políticos que están en Cataluña tampoco querían aplicarlo.

D. ¿Crees que ninguno de los agentes políticos está por resolver el problema catalán de forma cabal?

R. D. Les gustaría hacerlo por atajo. Yo creo que no han perdido la esperanza de que haya un [acuerdo] y los acuerdos son importantes pero sin hacer borrón y cuenta nueva. Oiga, no hay borrón y cuenta nueva, lo que ha pasado ha pasado. El borrón y cuenta nueva es que el nacionalismo ya ha conseguido hasta aquí y a la siguiente sale desde aquí. Creo que la mayoría de fuerzas políticas quisiera que hubiera algún entente que les permitiera arreglarlo.

D. ¿Consideras, como algunos analistas, que hemos salido del consenso y entrado en una etapa de disenso?

R. D. No es disenso. El consenso es un instrumento, no es un fin en sí mismo. Hay que tomar las decisiones, a ser posible, por acuerdos, por consensos pero si no es posible, con arreglo a la ley. Y si no, con arreglo a la necesidad política y para defender el interés general. ¿Qué no quieren el 155?, pues mira, yo tengo suficiente mayoría y lo aplico aunque no lo quieran ni PSOE ni Ciudadanos y lo aplico a fondo, interviniendo la televisión e interviniendo la educación. Pero en España no hay cuajo para hacerlo.

D. ¿Y tú crees que el Establishment tuvo algo que decir en este asunto?

R. D. Sin duda.

D. Porque cuando estalló la crisis de 2008, con la prima de riesgo por encima de los cuatrocientos puntos, eran los propios señores del Establishment los que decían a Mariano Rajoy que pidiera el rescate.

R.D.  Sí.

D. Es decir, en esa situación tan límite, con los costes que hubiese tenido un rescate…

R.D. Pero, a ver… ¿Es qué lo de las cajas de ahorro, fue un rescate o no fue un rescate? No fue uno total, pero fue un rescate. Oye, Portugal tuvo el rescate y mira cómo va, ¿eh? Cómo un tiro. O sea, ¿qué dices…? Quiero decirte que que cada país es como es

D. Pero la pregunta que te quiero hacer es: sí, estos señores del Establishment casi nos llevan directamente a un rescate, no medio rescate, sino rescate total, que hubiese tenido unos costes extraordinarios y, sin embargo, están diciendo a los políticos que en Cataluña, entre comillas: “No nos rescaten a los Españoles de este problema territorial” ¿Tú le ves alguna coherencia?

R.D. No, hombre. Yo creo que ahora mismo ese Establishment económico está volcado y sabe que en Cataluña es inevitable la intervención. No sabe hasta dónde llegar, querrían resguardarse algo, pero yo creo que ahora ya saben que es inevitable, es decir, que han perdido toda esa esperanza que tenían en que al final fuera una pataleta, en que al final los nacionalistas volverían otra vez al consenso y a ser nacionalistas en Cataluña y hombres de estado en Madrid, cuando vienen al congreso. Yo creo que en ese sentido han perdido la esperanza, se dan cuenta de que habrá otro marco de consenso, pero no será el de antes.

El Estado tiene que actuar porque los nacional-independentistas no dejan ningún margen para no actuar

Pero yo no creo que hayan perdido la esperanza porque hayan reflexionado sobre los costes que tuvo no actuar antes, sino porque los independentistas, los nacional-independentistas, han sido mucho más burros que lo que ellos pensaban que iban a ser, es decir que gracias a la posición radical de los nacional-independentistas, el Estado tiene que actuar porque no queda, no dejan ningún margen para no actuar. Actúa menos de lo que debiera, pero no deja ningún margen para no actuar, o sea, que les tenemos que agradecer que no haya disimulo posible en esta situación. Entonces a lo mejor el “cuanto peor, mejor” empieza a funcionar también en la política a ese nivel, para que las instituciones del Estado cumplan con su obligación de defender los intereses de todos los españoles.

D. ¿Y tú crees que ahora mismo estamos en el buen camino?

R.D. No estamos en el buen camino. Estamos otra vez esperando a ver qué hacen los otros. O sea, estamos otra vez esperando a ver qué hacen los nacionalistas. A ver si ponen a Turull o ponen a Rovira, o ponen a otro.  ¿Yo qué creo que tendría que hacer el presidente del gobierno? Tendría que decir: “Vamos a ver, hemos convocado elecciones, el resultado es el que es, llevamos seis meses en esta situación de impasse, las cosas no se resuelven, vamos a prorrogar, a hacer una revisión del 155 y vamos a entrar donde antes no hemos entrado: en la televisión, que no es televisión, que es propaganda y vamos a entrar en la educación que es educar en el odio y en la mentira.

D. ¿Por qué el Partido Socialista de Pedro Sánchez se opone a la intervención de TV3?

R.D. El Partido Socialista y Ciudadanos, los dos. Se oponen porque no pierden la esperanza de acordar con los nacionalistas. Porque en el fondo quieren acordar con los nacionalistas.

D. ¿Y no saben que a veces para negociar hay que tomar primero una posición de fuerza?

R.D. Pero el problema es que yo creo que va en contra de su alma. Siempre han creído que les podían convencer. Y lo que había que hacer con los nacionalistas es que nos quieran, ¿tú te acuerdas de las apelaciones, no? Todavía muy recientes de que: “Cataluña se encuentre a gusto en España” pero, ¿cómo que se encuentre a gusto?, la cuestión no es esa. No hace falta que te quieran, hace falta que respeten las leyes, que respeten a sus ciudadanos. Entonces los socialistas, acomplejados absolutamente en Cataluña, que son cualquier cosa menos un referente de lo que fue el Partido Socialista, y los de Ciudadanos porque creen que la forma de gobernar es teniendo ese perfil, que por una parte es como muy en defensa de lo español pero por otra parte: “oiga trilingüe en la escuela “, “la educación que no sea competencia del estado”, “el 155 sólo si no queda otro remedio”. Y además hace dos meses antes de aplicar el 155, era “no matemos moscas con cañonazos”, entonces ¿por qué? Porque en el fondo para eso se lanzó el movimiento Ciudadanos en España para ocupar ese espacio en Cataluña y a nivel nacional en el Congreso.

D. ¿Y tú volverías a la política, Rosa, a una política activa en un partido?

R.D. Yo estoy en la reserva. Los reservistas supongo que quieren qué nunca los llamen pero por si acaso hacen gimnasia. Y yo hago gimnasia.

D. ¿Darías un paso al frente?

R.D. Yo creo que ahora no…

D, ¿Ya bastante has aguantado…?

R. D. Yo creo que no. No es un problema de aguantar sino de utilidad, si sintiera que puedo ser útil en algo. Pero ahora mismo no lo veo, no veo utilidad en la política activa con presencia Institucional. No lo veo pero no es una cuestión de decir que ya bastante he hecho en mi vida, es un problema de utilidad. Pero como te digo yo estoy en la reserva, yo estaría en la reserva cómo política. Porque soy una ciudadana y por tanto hasta que me muera seré una reservista supongo. Los del ejército están preparados, por si acaso. Preferían qué no les llamen pero mientras tanto harán gimnasia

D. Pero ¿tú crees qué alguien convencerá al Establishment de que por este camino del interés propio quizá al final…?

R. D. No, no sé. No se les convence, sólo cuándo pierden se les convence. Quiero decir que es política de hechos consumados aplicada a ellos.

D. Pero también es de primero de Ciencia Política que si tú haces lo correcto en política al final también aquellos que tienen el dinero ganan más… ¿Crees que hay alguien en la política que pueda convencer…?

R. D. Pero hay un punto de mediocridad también en eso, en España. Tampoco quieren ser los mejores del mundo, les basta con tener el poder que tienen, ejercerlo y no perderlo. Y ganar un poquito más y tener más presencia. Tampoco quieren cambiar al mundo, tampoco las estructuras económicas españolas quieren cambiar el mundo, ni quieren pasar a la historia como los que fueron por delante. No, también juegan a la demoscopia más que la política

D. ¿Tú crees que las encuestan tienen un sesgo cada vez más marcado?

R. D. No es que tengan un sesgo, es que no se hacen para saber lo que piensa la gente: se hacen para orientar el voto de la gente. Y lo consiguen: de hecho lo han conseguido porque crean una percepción, o sea, construyen una percepción.

D. De ganadores, ¿no?

R. D. Sí, determinado partido va a ganar y determinado partido va a perder. Entonces se construye la percepción y una vez que construyes la percepción, destruirla es muy difícil, porque la percepción no se destruye con argumentos, tienes que crear una percepción alternativa. Y claro, para crear una percepción alternativa tienes que tener tanto poder cómo el que ha creado la otra. Lo hemos vivido en primera persona y con Ciudadanos, cuándo decidieron lanzar a Ciudadanos a nivel de toda España. Crearon una percepción.

Ahora le están haciendo al PP lo mismo que a UPyD, sólo que el PP es muy grande y supongo que tiene otros instrumentos para defenderse

La primera percepción que era: “son iguales que UPyD”. Y durante mucho tiempo, sois iguales, iguales, iguales, iguales, iguales, defienden lo mismo. Y hay que llegar a un acuerdo porque es una pena… La segunda percepción es: son iguales ya está asentado pero: “UPyD no va a salir, vota a Ciudadanos”. Cómo ya son iguales y el que va a salir es Ciudadanos, las encuestas: “Ciudadanos sale… Ciudadanos sí, sí,… UPyD míralo, se marchan sus cuadros… UPyD tal…” Ahora se lo están haciendo al PP, le están haciendo lo mismo, sólo que el PP es muy grande y supongo que tiene otros instrumentos para defenderse, pero la percepción, el juego de la percepción es exáctamente lo primero, la percepción, son lo mismo, o sea, ahora, Ciudadanos y PP es lo mismo, es un partido de derechas, ok. Rajoy se va a hundir, ¿verdad?, entonces, ahí está Ciudadanos. Juega, es el juego.

D. Para terminar Rosa, ¿eres optimista con España? , ¿o razonablemente optimista?

R. D. Yo soy positiva, sí. No puedo permitirme no serlo, soy un espíritu positivo, la historia me lo ha demostrado, mi pequeña historia, quiero decir. Las cosas pueden cambiar si, uno se empeña en que cambien. Te puede costar, más o menos, pero sí, yo creo que sí, qué no tenemos razones para ser pesimistas, ¿quién nos iba a decir hace cuarenta años que íbamos a construir está democracia con todas sus imperfecciones cuándo vivía Franco? ¿Quién nos iba a decir hace quince años, qué ETA no iba a triunfar en Euskadi? Y mira que no está derrotada del todo, hay mucho camino. ¿Cuánta gente dijo: “algo tendréis que darles, algo tendréis que ceder”. Yo creo que no, que hay que dar las batallas y que no hay razones para el pesimismo, yo creo que no, que las hay.

D. Pues quédate en la reserva, pero bien en forma porque si el panorama actual no se arregla, igual tenemos que recurrir a reservistas con mucha experiencia como tú.

R.D. Gracias. Muchas gracias.


Aquí están disponibles los audios íntegros de la entrevista, divididos en dos partes:

Parte 1

Parte 2

 


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

25 COMENTARIOS

  1. Ya lo he dicho en otras ocasiones, ni la pureza, ni la objetividad se puede encontrar en la política. Solamente sería concebible en un régimen dictatorial, en donde una persona inteligente e integra determinaría lo que se debe hacer. La democracia, salvo en países con ciudadanos maduros y preparados (cada vez encuentro menos), tiende a la degeneración.
    Se venden mejor las ideas “fáciles” que las correctas; digo se venden, porque a día de hoy no hay más que “publicidad política”, no hay análisis, ni pedagogía, ni coherencia, ni responsabilidad, sólo ruido y sentimentalismo. De esto habla Rosa D. y culpa al “Ibex”, ya que son los dueños de los medios de comunicación. Esto en parte es verdad, pero no toda la verdad. Nada es inmutable y las élites patrias tampoco lo son. Es una salida fácil, con una cierta parte de razón, pero no toda.
    Se ha hablado aquí de la creación y del trasvase de las élites, este es el asunto principal. Es absolutamente lógico que los que ostentan el poder quieran seguir, la cuestión es cómo cambiar, cómo formar un equipo, cómo redactar un programa, la “fórmula política”, cómo “venderla”. Cualquiera de estas preguntas conlleva una tremenda dificultad. Si no se responden a estas preguntas con una cierta coherencia, no doy mucho crédito y Rosa D. no lo ha hecho. Tengo aprecio por ella, pero debe aportar más. Si la mediocre clase política que ha habido desde la transición ha dominado España, es porque no se ha formado nada mejor…. Será que no damos para más…

  2. Soberbio ese ejercicio de autocrítica, Rosa. Ya advertían los entrevistadores que no tenía intención de morderse la lengua. Así ha sido, y menos mal! Hace tiempo que dejó de ser santa de mi devoción, pero tampoco me gustaría verla intoxicada con su propio veneno. Decía Gabriel García Márquez que: “La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, se logra llevar el pasado”.
    Imagino que andará en esa fase de su trayectoria vital, cuando admite estar en la “reserva” y haciendo gimnasia para estar en forma, por si le toca salir de nuevo al campo de juego. Aparte que, jugar en casa siempre es un aliciente y motiva para dar lo mejor de sí misma; más aún cuando se cuenta con el impulso y beneplácito del “establishment” de Disdentia, deseoso de recurrir a “reservistas” o viejas glorias de la política con tanta experiencia como usted.
    Y ya lo creo que la tiene. No sé quién de los dos empezó antes en la política, si Rajoy o usted. De hecho, dudo que ninguno de los dos haya tenido vida laboral más allá de la administración del Estado o las esferas oficiales. No me sorprende que diga que “En España hemos construido una democracia y yo creo que lo hemos hecho muy bien sobre todo en los primeros veinte años”. Sí, hasta puede mirar a Rajoy a la cara y decir con la frente bien alta: “Veinte años no son nada, yo en el PSOE y tú en el PP”.
    Bien es verdad que su evolución ha sido distinta. Mientras Rajoy llegó a ser presidente de rebote, por el dedo de Aznar, usted no pudo soportar que en el PSOE, los suyos, no la elevaran a los altares como merecía, y despechada, decidió fugarse del partido, hacer la “revolución” por su cuenta y fundar el suyo propio: UPyD . Un partido nuevo, puro e inmaculado en su esencia; sin rebotados de otros partidos o tránsfugas que pudieran mancharlo. De hecho, creo que sus integrantes, militantes y votantes ni siquiera tenían pasado político. Bueno, quizás usted y yo que veníamos del PSOE, pero poco más.

    A quién se le ocurriría la tonta idea de que UPyD y Ciudadanos eran parecidos o iguales, pero ¿dónde se ha visto comparar a dos formaciones tan distintas en su origen y procedencia, cuando eran el yin y el yan de la política? La noche y el día, la luz y la oscuridad, el bien y el mal, la nueva y la vieja política. Y de pronto, un día, tal como le ocurrió a la madrastra del cuento cuando le preguntó al espejo: “Yo era la política mejor valorada, según la última encuesta del CIS y empiezan a fabricar encuestas en las que dejo de estar”. Es decir, según su versión, cuando era la política mejor valorada las encuestas del CIS eran auténticas y no se fabricaban. Blanco y en botella.
    Pero volvamos con Rajoy; los dos han compartido un imprescindible e indestructible liderazgo, siempre dispuestos a sacrificar a sus respectivos partidos antes que ceder un solo milímetro su bastón de mando. Porque claro, quiénes podrían reemplazar a dos personajes tan ejemplares que han hecho de la política su forma de vida? Y para colmo, los dos han corrido la misma suerte, siendo injustamente víctimas de una conspiración del establishment para quitarles de en medio, sin que ninguno de los dos haya hecho nada para merecerlo.
    Me ha conmovido su solidaridad con el PP: “Ahora le están haciendo al PP lo mismo que a UPyD”. Pobre PP, es que… no hay derecho, hombre! Primero se cargan a UPyD, ahora lo intentan con el PP… o bueno, igual el lastre en los dos partidos eran los mismos líderes, vaya usted a saber. Porque claro, que como “buena” líder vaya a misa para sus adeptos decir que “Rajoy intentó aplicar el 155 con PSOE y Ciudadanos, pero ni PSOE ni Ciudadanos querían aplicarlo, ni a tiros” o que” Ciudadanos rentabiliza el 155 cuando estuvo hasta la víspera en contra” que es lo más falso y revanchista que ha podido soltar en la entrevista, sin que sus adeptos se hayan preocupado de consultar la hemeroteca; no dice mucho a favor de su buen juicio y “liderazgo”.

    Pero bueno, siga tratando de enemigo a Ciudadanos y siga confiando en la “bondad” del PP que tantas veces se la ha dado con queso; incluida aquella reunión con Rajoy (irrelevantes sus partidos en Cataluña) antes de la consulta del N 9, en la que salió más que ufana declarando a los medios que todo estaba controlado y que Rajoy le había dicho que no habría consulta; cuando días después no solo la hubo, también se supo del encuentro secreto entre representantes de PP y CIU para pactarla; y usted se quedó con un palmo de narices. No me extraña que después se fuera corriendo en plan justiciera a querellarse contra la Consulta del 9N.
    Y además, ¿”qué es eso de querer que Cataluña se encuentre a gusto en España”? que cumpla la ley y punto. Claro que sí. ¿Qué necesidad hay de hacer política cuando se pueden mandar los tanques a la Diagonal para reestablecer el orden perdido?
    En fin, que siga tan en forma y no deje de hacer gimnasia mental, aunque sea para conservar la memoria. Fíjese en Rajoy, más chulo que un ocho, lo bien que está aguantando el tipo.

  3. He leído esta entrevista casi con afecto y buena predisposición.

    Se preguntan y se responden preguntas que yo mismo me hago y me respondo todos los días desde hace años.

    Desgraciadamente, tengo la costumbre de la abstracción: tras cada enunciado, veo la categoría de pensamiento más que la realidad empírica.

    Conozco bien la realidad empírica de la Forma del Poder que la entrevistada describe, pero no percibo las categorías que permitan persarla, describirla y reemplazarla por otra Forma superior y mejor de ejercicio del Poder.

    Se cree que esta sustitución es como cambiar las piezas de un rompecabezas que acaba por completarse dando lugar a una misma figura. El Reformismo ne inspira ternura sentimental, pero un profundo desprecio intelectual.

    Rosa Díez tiene la decencia intelectual de reconocer que intentó jugar dentro de las Reglas instituidas como una «insider» y no como una «outsider» . Reconocer eso y extraer consecuencias es un acto de honestidad que cabe valorar muy alto.

    Pero en ningún momento declara su vacilación o duda acerca de que eso sea realizable o posible.

    Cree que el sistema político español es una «democracia», pero muestra su asombro acerca del hecho de que preexista el principio de la mayoría frente a una abstracta legalidad. Observa con perplejidad que en España la Ley no se cumple, es decir, capta que la realidad política es irracional, porque, eso es incapaz de percibirlo, no hay un verdadero Estado sino otra cosa muy distinta, que no se puede nombrar, pues eso es Tabú.

    Opone, igual que Rajoy y los secesionistas, dos principios heterogéneos que demuestran que el sistema político español no puede definirse como democrático ni como Estado de Derecho: la ley no se respeta en ninguna parte y la ley es objeto de negociación y consenso por «mayorías formales» dictadas por jefes de partido que no representan intereses generales mayoritarios, como tal reconocidos por el vínculo contractual de la representación de tipo británico o estadounidense. Sobre esa diferencia cualitativa, un total silencio.

    Rosa Díez en ningún momento pone en duda la validez y vigencia de la figura histórica del Partido del Estado como único Sujeto jurídico-constitucional capacitado para hacer política dentro del Estado que lo financia, origen Supremo de toda corrupción.

    Rosa Díez es admirable, quizás, por su «patriotismo» y su coherencia respecto a la unidad nacional y la prevalencia de la lengua española como lengua de una Comunidad estatal y/o nacional, pero esos Valores deben ser defendidos por unos Partidos FUERA del Estado como ideales normativos que la Nación política española, con conciencia de serlo, le impone al Estado a través de su Representación por sujetos políticos investidos de ella, incluso, si es necesario, contra la clase dominante que «influye» en la conformación de los poderes del Estado.

    Democracia es que esa «X» del poder económico no dicte las Leyes.

    Democracia es que ese «Oligarquia corporativa« se someta a las Leyes.

    Democracia es que ese «bloque oligárquico» no nombre candidatos a Presidentes de Gobierno que a su vez nombran a Diputados de Listas de Partido que obedecen, para ganar 80000 o 100000 euros, a ambas Directrices, con los resultados consabidos. Leyes de Embudo, Privilegios de Clase y Desgobierno.

    Democracia es todo aquello de lo que jamás habla quien habla de Democracia dentro de un sistema político que es su más absoluta y bien pensante negación.

    • “Observa con perplejidad que en España la Ley no se cumple, es decir, capta que la realidad política es irracional, porque, eso es incapaz de percibirlo, no hay un verdadero Estado sino otra cosa muy distinta, que no se puede nombrar, pues eso es Tabú.”

      No acado de enteder el uso del término “irracional” aplicado a la normalización del incumplimiento de la ley. Ese incumplimneto se ha hecho norma consuetudinaria y eso, para quienes mandan, debe de ser bastante racional, me temo.

      Por lo demás, muy interesante su comentario.

      • El funcionamiento del Estado Español es irracional: quiero decir algo que se percibe con facilidad, sobre todo si uno, como es mi caso, forma parte de él y es un profundo observador de su propio devenir profesional.

        Las normas no son nunca aplicadas en la generalidad de su enunciado, igual, para cualquiera de los sujetos receptores del mandato de su cumplimiento y con independencia de su condición estatutaria y social.

        La burda, indecente y vulgar Monarquía de los Borbones reinstaurados a la fuerza viva legal por Franco es el resorte simbólico que legitima esta Desigualdad de trato, ahora ya generalizada.

        La Ley española es aplicada en función de criterios arbitrarios de decisión puramente personal, caprichosa y con una infinita variabilidad coyuntural.

        Se reproduce en todas las instancias, desde la más baja y elemental hasta la más alta y decisiva.

        Las Oposiciones a todos los Cuerpos administrativos son un buen ejemplo.

        Soy testigo de cómo se realizan. ni hay rigor, ni normas objetivas, ni valoraciones ni nada.

        Cualquiera, en cualquier momento, puede decidir cualquier cosa, siempre que beneficie a las personas adecuadas predefinidas. La barbarie absoluta en estado puro. Se barema a cada individuo en función de su bien reconocida afinidad con algún Grupo ya insertado en la estructura de poder. En Ayuntamientos, Diputaciones y Comunidades Autónomas este principio destructor del Estado ya ha alcanzado Orgamos y órganos muy notorios.

        Esto se ha convertido ya en una práctica jurídica admitida, de la que es responsable el Tribunal Constitucional formado por camarillas de Facciones de Partido.

        La situación ya fue advertida por los grandes juristas constitucionales conservadores alemanes durante la República de Weimar, a partir de la crítica del positivismo pseudoconstitucionalista de Kelsen, quien fue tomado como modelo legitimador de la definición del Poder del Estado en la España de 1976-1978: una cosa puramente “”competencial”” sin Sujeto Soberano personal.

        La clave que permitió desmontar la unidad de Poder del Estado del Sujeto Soberano yacente: el Dictador fue sustituido por los Partidos como órganos tutoriales de la Minoría de Edad de un Pueblo Cobarde y Vil como pocos en la historia contemporánea.

        A una Dictadura personal no sucede nunca una Democracia sino una Oligarquía: en España, doble, la del Mercado y la ya constituida en el Estado como Clase política “democrática”.

        La peor impostura de todas, de la que en línea directa derivan aberraciones como Podemos y Ciudadanos, nacidos ya en ese seno estatal convertido en selector de élites impostadas y ficticias.

        Eso, lo que aquí se aplica como Norma legal, no es Ley sino Despotismo, Voluntad de Oligarcas sin veladuras, como ha resultado ser la utilización de un artículo constitucional sin desarrollar que no habilita al Poder ejecutivo del Estado para lo que, escasamente y sin prensiones de realismo político, ha ejecutado en un Vacío que obliga a las sentencias de facto de jueces desorientados a apoyar como Verdad legislativa no explicitada jamás.

        En cuanto a la noción de “”Estado de Derecho””, el Régimen del 78 cae incluso por detrás del estado evolutivo ejemplarmente alcanzado por el último periodo de la Dictadura de Franco, un modelo de Estado infinitamente más racional desde el punto de vista de la objetividad de la aplicación de las normas del derecho civil.

        El Estado del Régimen del 78 no es un ESTADO sino una COMPOSICIÓN SINÉRGICA COYUNTURAL RENOVADA POR PLEBISCITOS TRIVIALES de poderes informales y arbitrarios en manos de Sujetos Extraconstitucionales.

        Los Jefes de Partido no son poderes constitucionales, ni constitutivos ni constituyentes, pero la Forma Oligárquica Pura les trasmite ambas dimensiones e Poder efectivo en contra de los Vacíos del propio Texto Constitucional.

        En ninguna parte de ninguna Constitución de los Estados de Partidos, y como Modelo Supremo la española, se dice quién es el único y verdadero Sujeto Capacitadopara decidir asuntos que aquí deciden Tipos Advenedizos sin cultura y sin elección democrática directa: nada menos que deciden la Forma del Estado y la Forma de Gobierno cada vez que se reúnen para decidir cualquier asunto de apariencia menor, que no es proposición de un programa de Gobierno elegido mayoritariamente en elección libre, sino pura Imposición de esos Jefes que no consultan a nadie, salvo a sus verdaderos Mandatarios: los Plutócratas españoles, los jugadores milmillonarios de las Grandes Carteras de Valores bursátiles, los tipos más Abyectos y Corrompidos de toda la Sociedad española, porque ejercen la Influencia fuera de toda Representación y fuera de toda Legislación representativa de los intereses generales debatidos abiertamente en una Cámara de Representantes.

        Tener que decir esto es vergonzoso y demuestra la ignorancia del Principio Democrático Mínimo.

  4. Sr Pasmao, el puesto es para Presidente de Gobierno no para Presidente de la asociación de antiguos alumnos del colegio de la infancia, supongo que por el camino hay más leones que mariposas. Si yo me meto en política, tal vez me machaquen, no conozco los entresijos de palacio, pero cuando alguien que lleva toda la vida en ella de sobra sabe que los leones que te pueden devorar no son los de piedra que están en la escalinata del Congreso, por eso no entiendo el no reconocer que la culpa no está sólo en los demás. Es que leo de nuevo la entrevista y hasta culpa a los del IBEX, como si fuera Pablo Iglesias.
    Los del IBEX llevan ahí la tira de tiempo y Rosa Díez sabía de ellos de siempre.

    Los medios sabemos todos sin necesidad de presentarnos a un puesto político que son lo que son pero que no nos pille por sorpresa después de llevar toda la vida dedicándonos a lo mismo.

    Simplemente no lo veo. Será que son tiempos donde España necesita pocos cazadores de mariposas y muchos de leones.

      • Ya supongo ;-)))

        Por otro lado, si Rosa Diez se hubiera plegado a lo políticamente correcto dentro de la PSOE probablemente habría acado de menestra de zapatero o en puestazo Uropeo.

        Evidentemente sabía donde se metía.. pero me habría gustado ver la 1/2 de la 1/2 de la 1/2 de lo que se han metido con ella, pero con Podemos, CiU o el PNV.

        Por decir 3.

        Uno de nuestros grandes males es que no hay una Izquierda españolista, y ella lo representaba; y por si fuera poco mucho mas decente que lo que había.

        Efectivamente, esa fijación por el “Estao” asusta, pero no hay que olvidar que es de izquierdas.. mal que nos pese. Pero que diferente serían ahora muchas cosas si los 70 escaños de Podemos fueran 30 y los otros 40 UPyD. Por ejemplo.

        un muy cordial saludo

        • No le quepa duda Pasmao, que fuera mejor que UPyD tuviesemos más escaños que Podemos pero estos, desgraciadamente ,supieron aprovechar el momento y aquellos perderlo y había campo, el mundo de la empresa, la pyme, los autónomos estaban (estábamos) acojonados con la situación económica en España pero nadie se acordaba de nosotros y nadie ni UPyD supo mirar hacia ese campo.

          Ellos se lo han perdido

  5. Apreciado Sr Benegas,

    Me molestan mucho los sobrentendidos y el amagar y no dar.

    Usted dice ” Un conocido periodista dijo en público que, para crear su diario online, tuvo que ir a pedir permiso a una serie de despachos… Si alguien para montar un diario debe pedir permiso, para crear un partido político con capacidad de gobernar, ¿hay que pedir permiso en los despachos también?”

    Pues si es tan conocido y además lo ha dicho en público, porque no nos dice quien es. Lo de que despachos se presupone, pero díagnos el nombre del periodista, por que francamente a mi las cosas así no me van.

    Por lo demás excelente entrevista.

    un cordial saludo

    PS si alguien de los que nos leen lo sabe o lo supone, por favor que lo diga. Si se equivoca ya saldrá Benegas a decir que ese no era.

  6. Lo de Rosa es un misterio. Suponiendo que sabía las movidas y apoyos del Psoe en sus mas altas instancias, su empresa era imposible y los ataques jurídicos desperdigados, sin ton ni son. ¿Quien estaba detrás y que pretendían?. ¿Tenía o tiene conocimiento del funcionamiento e influencia de la masonería en el pais vasco?.

  7. Buena entrevista. Además, lo mismo que escribí en un comentario antes de que Rajoy llegara en olor de multitud a lo Obama. Escribí que Rajoy no era solución a nada, era parte del problema. Es un tipo inútil catapultado a las más alta cimas de la incompetencia. A pesar de esconder su vacío intelectual, con ejercer de “gallego”. El tópico que dice, que si uno se tropieza en el desnasillo de una escalera, no se sabe si sube o baja. Rajoy nunca se ha movido del descansillo de la escalera, donde lleva en tumbona, leyendo el Marca y el puro de la caja con doble fondo, que le regalaba Bárcenas todos los meses.
    De Albert Rivera lo escribo ahora y lo he escrito, desde que se dejaba caer en la tertulia de “El gato al agua” en los buenos tiempos de Intereconomía TV. Cuando iniciaba en la política Riverita. Alber de Rivera no es un tipo de fiar. Por mucho que trate de envolverse en la bandera española. Es un falso. Y un producto de recambio para seguir tirando manteniendo el edificio del sistema en fase de “aluminosis” muy avanzada. El régimen se desplomará el día menos pensado. Y mucho antes de los que muchos piensan.
    El voto útil no es Rivera. El voto útil es VOX para los conservadores y U.P.yD. para los de centro izquierda. Lo demás es prolongar el mal y seguir en lo mismo, seguir cayendo por la sima.

    • Siento tener que darle la razón con respecto a Rivera pero es lo que hay. Yo añadiría que es cobardón, politicamente cobardón, algo retrasadillo hasta no recibir las instrucciones pertinentes del poder. Para mi Rivera es un ser higroscópico capaz de absorver la humedad del ambiente para preservar del enmohecimiento al corrupto y consensuado regimen del 78.

  8. La entrevista dice algunas verdades y en otras peca de lo que ha pecado UPyD de ego y eso no son capaces de verlo, el ego fue su fin, era lo único que veíamos la ciudadanía, un partido nuevo lleno de luchas internas donde la dirigente siempre estaba acusando a los demás y no era capaz de mirarse su ombligo. UPyD fue un partido necesario, y es verdad que introdujo novedades en el debate político español en un momento difícil para la situación tanto política como económica de España pero no supo aprovechar ese momento y todo daba la sensación que estaba centrado en Madrid, siempre vi un partido que no supo acercarse al resto del país, y ahí fue donde empezó a chocar con Ciudadanos, partido de origen autonómico que supo crear un movimiento para toda España y eso trastocó a la cúpula de UPyD, con ello no contaban y en vez de hacer lo mismo, salir hacia otras partes se centraron en la capital y se dedicaron a criticar a todo lo que les podía hacer mella en la captación de votos. Las críticas a Ciudadanos empezaron a ser diarias, los calificaban entre otras cosas de mero movimiento tertuliano, cuantas más críticas más favores le hacían a ese partido. No les hacía falta ninguna otra publicidad para ser conocidos a nivel nacional que las críticas y las peleas internas que empezaron a existir en UPyD, partido que empezó a olvidarse de sus iniciativas para empezar a ser una queja continúa. Ese para mi fue el inicio de su fin.
    Siento ser tan clara pero muchos en la calle fue como lo vimos y lo continuamos viendo, fue una pena , Andrés Herzog era un buen sucesor pero al pobre le dejaron el camino hecho un lodazal, ya ni en Madrid gustaba el partido.

    Un par de apuntes a la entrevista:

    “nosotros llevamos a la gente más importante del país, empezando por quien fue Vicepresidente del gobierno de España, Presidente del Fondo Monetario Internacional y presidente de Bankia, a los tribunales”, no sólo ustedes Manos Limpias creo que fue quien puso la primera demanda, a la vez que ustedes también puso una querella el Movimiento 15M, (movimiento que desgraciadamente terminó creyéndose que era Podemos y bien lejos d ello en sus inicios) y creo que hubo un par de demandas más de otras asociaciones.

    Respecto a Ciudadanos dice:
    “Es un partido que promueve tránsfugas y que ha crecido en base al transfuguismo, un partido muy viejo en su forma de comportarse”.

    Le dijo la sartén al cazo, apártate de ahí que me tiznas.
    De verdad que malo es no mirarse el propio ombligo.

    Lo siguiente también es para enmarcar” En España hemos construido una democracia y yo creo que lo hemos hecho muy bien sobre todo en los primeros veinte años” .
    Sigo diciendo que hace falta un poco de examen de conciencia Sra Diez, en serio usted cree que en los primeros 20 años desde la muerte de Franco las cosas las han hecho ustedes bien. En fin, algunas no le digo que no, pero desgraciadamente los problemas de hoy vienen precisamente de todo lo malo de esos 20 años. O es que la corrupción no campó a sus anchas durante ese tiempo, o esos años no se ha dejado hacer a los partidos nacionalistas lo que quisieron para asi tener apoyos en Madrid, esos años no se ha cedido competencias que jamás se debieron ceder a las CCAA en base también a tener los apoyos en Madrid,¿ la prensa y los partidos políticos no miraron de lado para permitir todos los desmadres al Jefe del Estado ¿todo eso y más no ha ocurrido durante esos 20 años?. De verdad que no doy crédito, da la sensación que los males de España sólo vienen de la última década cuando los cimientos estaban llenos de grietas ya en el 78.
    Todo lo demás de la entrevista no es nuevo, todos sabemos de sobra los mangoneos en el tema catalán, no sólo el no aplicar el artículo 155 (que realmente ni se sabe que dice ese artículo, no deja de ser un brindis al sol), el problema en Cataluña fue dejar que hicieron lo que les diese la real gana, pero no de ahora sino ya en esos 20 años que parece que ustedes lo hicieron todo bien.
    ¿Alguna vez tendremos a alguien en España que ponga los puntos sobre las íes y sepa reconocer sus errores y sin necesidad de poner siempre a parir a los otros?. Los ciudadanos estamos hartos. Yo al menos, sólo veo críticas, odios, revanchas y no veo a nadie que proponga soluciones a los tantos problemas que tenemos.

    • Es cierto su comentario pero..

      Usted sabe 8supongo) que hay una revista del corazón, se llama HOLA, y se basa en que te hacen miles de fotos pero sólo publican aquellas en las que uno sale bien, y si es necesario retocarles, photoshop.. pues se retocan.

      También hay otra que va de transgresora, CUORE, y se basa en publicar las peores fotos que encuentran (sin retocar para hacerlas mas feas) y mfarse de las “celebrities” de turno.

      Eso lo se por mis hijas, es peras médicas, etc.. no soy un gran fan de esa prensa. Pero se que existen.

      Lo que quiero decir es que si los medios te quieren poner en la diana, medios que ya sabemos de quienes son y cómo trabajan, no importará lo que hagas, te van a crucificar. Y si te quieren pasar el photoshop pues lo mismo.

      Y vivir bajo esa presión supongo que desquicia a muchos.

      Supongo que hay que estar muy templado en política para saber vivir así. Y a Rosa Diez de la fusiló y no aguantó. Culpable por no tener temple, pero me gustaría ver a Rivera, Soraya, Sñanchez, o cualquier fauna Podemita bajo un marcaje similar.

      El único que conozco que lo ha sabido hacer, y no es ángel de mi devoción, es Trump.

      Ella vió desde el principio de que iba Ciudadanos y su operación de promoción para anurles, pero le falto temple, y sobre todo que algunas de sus “figuras”, Sosa Wagner es un caso arquetípico, por simple ambición de poder la triacionaran en el mmento que mas daño le podían hacer.

      Le falto el temple suficiente para viéndo la operación anticiparse y ser ella la que de cara a la opinión publica apareciera cómo la de que se quiso unir a ellos, haciendo una OPA hostil en toda regla, es decir absorviéndolos, se quedara con el santo y la señal de la coalición.

      Pero reconozco que eso, con los medios en contra era muy difícil.

      Un cordial saludo

    • Buen comentario.
      A mi me molesta como emplea Rosa Diez la palabra estado. Peligro, peligro… también que acepta su periódo militante en el PSOE como una etapa de prosperidad política cuando precisamente ese periódo consistió en el desmantelamiento de las posibilidades de prosperidad, institucionalizando la corrupción y la ventas de activos nacionales hasta el punto que el PP tuvo que hacer lo propio para ponerserse al día en ese consenso llamado corrupta e institucional financiación sistémica de partidos.
      Parece que se le olvida su etapa colaboracionista.

      • Cierto Henry y de ahí mi crítica. Es increíble, el Mea Culpa nadie es capaz de entonarlo, todo lo contrario aún creen que los 20 años desde el 78 en adelante fue todo un hermoso camino, cuando ahí se pusieron las piedras de los grandes problemas que tenemos hoy.