La ciencia, los científicos, siempre han jugado un importante papel en el desarrollo de nuestras sociedades modernas. Sus descubrimientos y avances nos han ayudado a comprender mejor nuestro universo, nuestra mente y nuestro cuerpo. Gracias a ello es posible, por ejemplo, la medicina moderna, cuyos avances han permitido que nuestra esperanza de vida haya dado un espectacular salto hacia adelante en apenas medio siglo. En nuestros días son cada vez más los temas, ya sea el cambio climático, el desarrollo sostenible o las nuevas energías, que sobrepasan ampliamente la competencia técnica de los administradores públicos. Los políticos necesitan el asesoramiento de los científicos e ingenieros para poder desarrollar planes y tomar decisiones con un alto potencial de convertirse en dramáticos errores, de no ser acertadas sus hipótesis de trabajo.

Desde el famoso juicio tras el terremoto de L’Aquila ha quedado claro que la labor de asesoramiento científico plantea importantes problemas tanto en su valoración penal como de asunción de responsabilidades. En aquel juicio, el director del Departamento de Protección Civil italiano Bernardo De Bernardinis, fue finalmente condenado a dos años de prisión por homicidio negligente En aquel momento quedó fijado en la UE el principio general por el que quienes asesoran a otros a la hora de tomar una decisión deben proporcionar información completa y veraz sobre todos los hechos y aspectos relevantes para ello. Deben identificarse los riesgos y las incertidumbres, y los límites de previsibilidad deben comunicarse claramente. Solo si los asesorados tienen una base fáctica correcta e integral y pueden distinguir entre hechos y pronósticos (presunciones) y estimar qué tan alto es el margen de error de los pronósticos, pueden tomar una decisión responsable.

Todo parece indicar que Unión Europea está dispuesta, en el marco de su “Green Deal”, a desarrollar un “modelo de predicción” —un gemelo digital— del mundo para mostrar con él los efectos de los desafíos sociales y ambientales y la efectividad de las medidas propuestas. Para este propósito, entre otras cosas, se establecerá un centro de computación de alto rendimiento en la UE, en el que se puedan investigar fenómenos complejos utilizando ordenadores de última generación y gran capacidad de cálculo. Es así como la Comisión Europea quiere proporcionar a los responsables de la toma de decisiones una herramienta estandarizada que se puede utilizar en campos tan diversos como la protección contra desastres naturales, la planificación de presas, diques o el diseño de parques eólicos.

El desmantelamiento de nuestra prosperidad y la transformación de nuestra sociedad en un nuevo paraíso socialista campesino no es algo que a los ciudadanos les atraiga particularmente, por lo que los medios políticos para imponer una supuesta falta de alternativas imponen la teoría de un apocalipsis inminente

Lo que los ciudadanos europeos de “a pie” ignoran, es que, hoy en día, no existen estándares para los cálculos y simulaciones de modelo. Además de estandarizar los instrumentos utilizados, que hacen posible la comparabilidad de los datos en primer lugar, también se deben introducir nuevos elementos cualitativos. El “gemelo digital” de la Tierra debería ir mucho más allá de las capacidades de los sistemas anteriores y contener estándares de calidad que mejoren significativamente la significancia de los datos. Sólo ello permitiría una evaluación objetiva de los datos. Al mismo tiempo, también garantizará que los científicos asuman la responsabilidad de la calidad de sus resultados.

En teoría todo esto suena muy bien. Los problemas comienzan en el momento en que la ciencia se ve subordinada a los objetivos de la política o, como es el caso actualmente en asuntos tan variopintos como las políticas de género, los planes de hacienda, la clientelización de minorías o el mismo clima, incluso utilizada como arma arrojadiza en la lucha por el poder político. Si el conocimiento científico no coincide con lo que se desea políticamente, se ignorará. Si hay científicos “rebeldes” que ponen en tela de juicio los postulados aceptados por la política, serán desacreditados. Todos los medios de presión serán usados específicamente como armas (políticas) para silenciar a los disidentes.

Los métodos son conocidos: manipulación a través de desinformación, difamación y descredito. Si el debate en torno al cambio climático se centrase realmente sobre cuáles son las causas del mismo, sus posibles consecuencias ciertas y las medidas objetivamente más efectivas, todas las voces críticas, como es habitual en la ciencia, serían expresamente bienvenidas. Sin embargo, hay una red de conocidas publicaciones que han acordado no publicar textos u opiniones contrarias a la teoría predominante.

Muchos científicos y divulgadores viven hoy con el sambenito de «negacionistas», únicamente con el fin de identificarlos y excluirlos del debate. Estos métodos y expresiones no solo muestran una clara falta de actitudes democráticas liberales, también dejan claro que en el debate sobre el cambio climático no se trata de resolver un problema grave para la humanidad, sino de implementar un cambio de sistema político y económico. El cambio climático es apenas un instrumento para forzar la transición hacia una economía planificada ecosocialista. Ciertamente, el desmantelamiento de nuestra prosperidad y la transformación de nuestra sociedad en un nuevo paraíso socialista campesino no es algo que a los ciudadanos les atraiga particularmente, por lo que los medios políticos para imponer una supuesta falta de alternativas solo pueden cobrar la apariencia de un apocalipsis inminente.

En este juego de poder, la ciencia se degrada a escudera de esas fuerzas políticas cuyo propósito es imponer de nuevo un sistema que ya se ha demostrado obsoleto y liberticida. No se dan cuenta estos científicos-activistas que, si en algún momento la realidad contrariase el dogma político-científico que defienden ahora, todo su trabajo hasta ese momento será ignorado. Si fallan las previsiones, o el experimento sociopolítico, los héroes científicos de hoy serán los tontos de mañana. Recuerden a Bernardo De Bernadini. Porque haber asesorado mal, tendrá consecuencias.

Foto: Taras Chernus


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

3 COMENTARIOS

  1. El quedar como tontos, ha pasado más de una vez. Afortunadamente, en el campo de la ciencia no cuenta la cantidad, sino la calidad.
    La historia está llena de avances continuos y anónimos de cientos de personas que nunca se conocerán, y de avances disruptivos que se opusieron al estándar asumido por todos.

    Coincido en que el problema es que la clase política no tiene el nivel mínimo de conocimientos para tomar decisiones. Y lo más grave es que el circulo de asesores no responde como debería ya que si no siguen la corriente general, son defenestrados.

    Tener base cultural, es necesario, pero no suficiente.

  2. “los héroes científicos de hoy serán los tontos de mañana.”

    Usted evidentemente parece no captar el espíritu del capitalismo.
    El capitalismo es una creación principalmente del Estado y especialmente del liberal.

    A partir de ese momento, lo importante en esencia es generar flujo capaz de nutrir por una parte al “merc-enario” (el Estado) y por otra para el propio individuo o sus espíritus (el capital).

    Con lo cual “la tontería” es no chupar del bote (pillar flujo de renta), pues en el mañana habrá otras formas de pillar flujo. El mundo que usted presenta de “realización en la verdad” simplemente no existe. La verdad está fuertemente vinculada al flujo de dinero, …, –la verdad es el dinero–.

    Respecto a la medicina,…, cabría puntualizar que los avances se deben principalmente a las mejoras en el “biotopo humano” (condiciones de vida), no a la medicina.
    La medicina lleva miles de años ensayando y a pesar de ello se han producido bajadas espectaculares en la esperanza de vida por ejemplo a comienzos de la revolución industrial.

    La esperanza de vida por otra parte es una medida falaz, especialmente cuando no nacen niños o son abortados (España casi 100000 anuales). En ese aspecto es más correcta la edad modal de muerte cuyo desplazamiento respecto a tribus “salvajes” es un “espectacular” 10 años más de media.
    Sirva para ejemplo que Diógenes de Sínope (el perro) muere (según unas fuentes) con casi 90 años hace más de 2300 años.

    Cabe recordar, el primer empaste es de hace 13000 años. Hoy día aún no se ha desarrollado mejor método que poner una “plasta”. Con lo cual, a los mesías del progreso debería resultarles “pastoso” soltar ciertas afirmaciones por su boca cerca de esos dientes.
    Para realizar un empaste hace 13000 años,…, teniendo en cuenta que la red de conocimiento debía ser de unas pocas centenas de personas (“la tribu”). Se puede imaginar la inteligencia que tenía esta gente.

Comments are closed.