El hecho, innegable, de que los españoles asistimos a una coincidencia de diversas crisis políticas, no debiera cegarnos. Si nos dejamos llevar por la histeria imperante no solo no seremos capaces de arreglar nada, sino que haremos que lo peor resulte inevitable, lo que seguramente es el designio de quienes no tienen nada que ganar cuando las cosas marchan razonablemente bien.

Es obvio que estamos ante una crisis de credibilidad de buena parte de la clase política, ante un inminente naufragio del PP, y ante una dificultad extrema de recuperar su espacio electoral por parte del PSOE, pero mezclar todo esto con la sentencia alemana, los rifirrafes familiares de la realeza, o el desbarajuste universitario que se ha puesto de manifiesto con el supuesto master de la señora Cifuentes no sirve de nada, porque, lejos de señalar el camino de la corrección, enturbia gravemente el panorama y no ayuda a discernir las causas de fondo, lo que deberíamos entender y corregir. Además, puede ayudarnos a encontrar una supuesta solución que sea peor todavía que lo que pretende evitar.

Hay algo profundamente inmoral en que un funcionario público pretenda disculparse en una especie de obediencia debida para cometer algo muy similar a un delito

Cifuentes

Empecemos por lo más fácil, por el sainete del máster. Resulta evidente que una serie de miembros de una universidad, cuya respetabilidad está en juego, se ha prestado a cometer diversas irregularidades, posibles delitos de cierta gravedad, con tal de sostener la versión, extremadamente coja, según la cual la presidenta madrileña habría conseguido de manera perfectamente legal, y sin demasiado esfuerzo aparente un título universitario.

Cifuentes, Leticia, Puigdemont... y la histeria política

A partir de ahí, la prensa contribuye a convertir en un enredo surrealista algo que no debiera constituir noticia sino bochorno. Pero lo que pasa de verdad es que asistimos a un espectáculo, a la conversión de una institución en una cadena de favores y, nada menos que un catedrático ¡de Derecho! reconoce públicamente y sin demasiado pestañeo que se aprestó a simular la existencia de un Acta oficial porque se lo pidió el mismísimo Rector. No hace falta ir mucho más allá, pero hay algo profundamente inmoral y socialmente deletéreo en que un funcionario público pretenda disculparse en una especie de obediencia debida para cometer algo muy similar a un delito, si es que no lo es de lleno.

Es extremadamente grave que tengamos funcionarios y políticos que profesan esa idea de su poder y su responsabilidad, la creencia en que las cosas son lo que ellos dicen que son

En fin, que lo que debiera quedar en un proceso administrativo, y penal en su caso, se convierte en asunto de alcance nacional precisamente porque la persona más interesada pretende una inocencia imposible, y trata de cargar el mochuelo sobre las filosóficas y escurridizas espaldas de una institución que se debate entre la extrema confusión, la vergüenza y el disimulo. Un caso más en el que se pretende sustituir reglas lógicas y legales por cuestiones relativas a meras relaciones personales, porque, al parecer, un catedrático tiene derecho a darte un máster con solo una firma, incluso con una firma simulada. Es extremadamente grave que tengamos funcionarios y políticos que profesan esa idea de su poder y su responsabilidad, la creencia en que las cosas son lo que ellos dicen que son, sobre todo si se pueden parapetar tras la excusa de haber sido elegidos.

Parece existir urgencia en mancillar una de las pocas instituciones que ha crecido en prestigio en esta década de bochornos

Leticia

Una grave confusión, similar, se produce cuando se quiere convertir en una crisis de la Monarquía, o muy poco menos, algo que apenas alcanza la condición de rifirrafe familiar, por inoportuno que resulte. Parece existir urgencia en mancillar una de las pocas instituciones que ha crecido en prestigio en esta década de bochornos. Que el buen Rey que salvó la dignidad nacional con una alocución memorable, se pueda ver expuesto a este indecoroso cotilleo, cuando ha cumplido excelentemente con una difícil misión, indica claramente que no sabemos sujetar una tendencia al extravío, a la histeria.

Cifuentes, Leticia, Puigdemont... y la histeria política

Puigdemont

Vayamos a la sentencia alemana. No tengo nada que comentar en cuanto a su forma jurídica, ni por supuesto ningún motivo especial para el jolgorio, pero creo recomendable verla como un rapapolvo a la manera en la que se ha llevado políticamente todo este asunto, y me pasma que alguien pueda sorprenderse de que lo que mal empieza mal acabe.

Ha tenido que venir un tribunal regional alemán a decirnos que alguien está inadecuadamente desprovisto de ropa

El Gobierno ha dado muestras evidentes de irresponsabilidad, imprevisión y necia confianza en todo este malhadado asunto y ha tenido que venir un tribunal regional alemán a decirnos que alguien está inadecuadamente desprovisto de ropa. Pero la histeria lleva a presentar todo este asunto, un error mayúsculo del Gobierno, como una victoria de la causa supremacista, y eso supone olvidar que los partidos duran 90 minutos, aunque, desde luego, nos iría mucho menor si pudiésemos hacer cambios en el equipo.

Cifuentes, Leticia, Puigdemont... y la histeria política

… Y la histeria política

Al final, este estado propenso a la histeria y al desenfoque nace de creer, lo que es un absurdo memorable, que los sistemas políticos, sirven para todo y todo lo hacen bien, que es cosa de disponer el orden administrativo y las barreras suficientes para conseguir la pacificación de la existencia y la convivencia perfecta en el estado idílico, es decir que desaparecerán los sinvergüenzas y que, en ningún caso tratarán de refugiarse tras las cortinas de un Estado sumamente virtuoso y administrado por funcionarios angélicos que nunca regalarán un título inmerecido a un poderoso: pura mentira para bobos.

Al acostumbrarnos a vivir  en el paraíso legislativo y leguleyo que nos quiere endosar la socialdemocracia dominante, nos asustamos porque alguien haga algo mal

Al acostumbrarnos a vivir  en el paraíso legislativo y leguleyo que nos quiere endosar la socialdemocracia dominante, una vez que ha conseguido venderlo como el crecepelo que también cura el cáncer,  nos asustamos porque alguien haga algo mal y pensamos que, como la culpa es de todos, hay que volver a darle otra oportunidad a los magos de la piqueta, a los que piensan como decía Brecht ante la furia asesina de Stalin, que “cuanto más inocentes son, más castigo merecen”.

Un poco de calma que no solo quedan jueces en Alemania, sino españoles dispuestos a pensar y a hacer mejor lo que se está haciendo rematadamente mal, sin necesidad de matar a nadie.

22 COMENTARIOS

  1. Cuanto más Estado más podredumbre moral, hay que reconocer que los socialdemócratas fueron muy hábiles en hacer a toda la sociedad cómplice de sus fechorías mediante la redistribución de lo ajeno, por eso vemos que nadie quiere desmantelar el tinglado decadente y corrupto del supuesto bienestar, ya que de una forma u otra toda la sociedad aspiran a enchufarse al gasto público, un ejemplo claro son los jubilados que en vez de exigir la eliminación del sistema inmoral piden que le suban la pensión, algunos por ingenuidad e ignorancia y otros por oportunismo.

    Lo que me parece más bochornoso es ver como el periodismo español finalmente acabó degenerando al sótano del sensacionalismo y por otro lado ver la hipocresía con que una sociedad profundamente inmoral critica lo que está sucediendo como si ellos no fueran responsables de ello, en pocas palabras el típico tira la piedra y esconde la mano, 40 años queriendo más Estado y ahora se asombran del Frankenstein que les ha salido.

  2. Así es, Quirós, la histeria política y social que han desencadenado los tres “acontecimientos” que relata es mayúscula y no tiene visos de reducirse un solo ápice. Puede que solo constituyan tres anécdotas más de la actualidad política que mañana ya serán viejas, pero también pueden contribuir a elevar a categoría el permanente esperpento político del que somos testigos o esa gota que de forma inesperada consigue colmar el vaso de lo que hasta ahora parecía perfectamente tolerable. No se olvide de la causa menor por la que fue procesado y derrotado el mismisimo Al Capone después de toda una carrera delictiva de éxitos, en la que no había forma humana de comprometer sus fechorías.

    Nadie hubiera sospechado que Cristina Cifuentes, el ángel blanco del PP, pudiera llegar a hacerse la rubia, de manera tan peregrina, con un tema menor como el máster; ni que pudiera exhibir mayor cinismo en sus disculpas que el de su jefe Rajoy. Su mensaje a la Universidad es claro: “Espabilad! porque si yo caígo, vosotros caéis conmigo”. Pero claro, mentir como la más bellaca y beneficiarse de ese entramado de corruptelas vergonzoso, no la exime de sus delitos, aunque durante mucho tiempo haya conseguido hacerse pasar en el PP por la protagonista de aquella comedia de serie B: “Una rubia muy legal”. Me temo que el final de Cifu va a ser otro muy distinto al de la protagonista.

    La repercusión mediática (nacional e internacional) que ha tenido la “anécdota” Real entre Leticia y Sofía podría dañar más la Monarquía que cualquier “travesura” del antiguo monarca o que cualquier privilegio judicial de Cristina de Borbón e Iñaki urdangarín. Dirá que es exagerado, pero hasta ahora, ningún error, frivolidad, operación de estética o desplante cometido por Doña Leticia había sido sancionado socialmente y sometido a escarnio público, con tanta saña. Y es que la imagen de la “pobre” abuela-suegra privada de hacerse una foto con sus nietas a la salida de misa del domingo de ramos, por su nuera, es insalvable; y difícilmente puede combatirse con nuevas imágenes tan forzadas como la de Leticia abriendo la puerta del coche a Doña Sofía. Si Leti hubiera llevado una gorra de chofer y hubiera extendido una alfombra a los pies de su suegra, la parodia ya hubiera sido superior. Tal como señala Zarzalejos, hay ejemplos claros de crisis en las monarquías europeas por esas rencillas o desavenencias familiares, que no conviene desestimar.

    Y sobre el culebrón Puigdemont, parece que la decisión de la justicia alemana, no solo ha sembrado cizaña y discordia entre los gobiernos de Merkel y Rajoy, es que facilita una nueva anécdota a los indepes para interpretar la ley igual que justifican su falso victimismo, como les viene en gana y de acuerdo con sus intereses. Así que seguimos con un episodio más del culebrón inacabable del independentismo, encantado de la vida con que gobierne el 155 y más interesado en debilitar y dar por saco al Estado que en formar su propio gobierno en Cataluña. Confían en esa carambola que beneficie a sus intereses, bien a través de la moción de censura al gobierno o en la convocatoria de nuevas elecciones, que haga caer al gobierno de la nación. Y van a marear la perdiz todo lo que puedan, por supuesto.

  3. ¿Crisis de credibilidad? Uy, creía que esa fase ya había pasado, que todos eramos ya conscientes desde hace bastantes años de que la credibilidad en las instituciones era nula y resulta que aún estamos en un mar de dudas, pues apañados vamos si aún andamos con los brotes verdes.

    Esto ya no es crisis de credibilidad Sr Quirós esto ya se ha convertido en algo irreversible y alguien o alguienes está moviendo hilos para cambiar de Régimen, no digo ni para mejor o peor simplemente el del 78 ya no da más de si, se ha fosilizado y buscan nuevos actores.

    • Se supone que el recambio ya viene en camino. Es ese chico metrosexual, que a mí me recuerda al “método” ZP, antes de llegar. Al “establecimiento” lo único que busca, un cambio de 360º. Buenos son ellos para renunciar a su ración de “sanguijuelismo” político y económico.

      • Sí, se supone pero veremos que pasa. Todo es muy extraño. El cambio de voto en España es muy difícil, hasta ahora el bipartidismo PPSOE es el que ha prevalecido, fue un juego de la oca para dos. Ahora el juego tiene 4 principales jugadores en tablero español pero hay alguno que juega con órdenes europeas. Si la UE quiere un cambio de Régimen no entregará a Puigdemont hasta forzar elecciones en España, si lo entrega es un premio a Mariano Rajoy y sinceramente no se lo merece.

        Por otro lado, se están moviendo fichas en territorio español que pueden hacer trastocar los planes europeos, el tema Cifuentes se las trae y el chico metrosexual no lo va a tener fácil, el chico martini y el chico de la coleta morada están desesperados por llegar a la meta.

        En el tema aprobación de presupuestos también hay muchos interesados, y dependiendo de que haga el PNV pues el gobierno de Rajoy se puede ver reforzado o no.

        Veremos que pasa, pero sí creo que la decisión de extraditar a Puigdemont es esencial para que un jugador u otro llegue a la meta.

        • El descrédito de la “momia” monclovita ya no lo levanta nadie. ¿Cree en un plan en Bruselas, para echar al inútil? Es verosímil. Pero la credibilidad “europea” (nunca creí en ella) caerá en España. Y los que siempre han creído, que Bruselas nos solucionaríanuestros problemas y había “que ceder toneladas de soberanía” a una ‘eurocracia’, que nadie elige y aún más corrupta, a ver que dirán ahora. Pues muestras más palpables y claras de la indiferencia del norte europeo no hay. Quizá el único aliado interesado en la integridad de España, sea nuestro tardicional enemigo hasta Jacques
          ¿Tan idiota es loa casta dirigente española? No saben, lo que un don nadie, como yo, sabe. La U.E. es un artificio virtual. Cada país con sentido nacional, tira para sus intereses, menos España. Así los italianos se han reído lo suyo, nos han quitado ENDESA a cambio de no darnos su compañía telefónica. Impidieron, creo recordar BBVA, que comprasen un banco italiano. Ahora quieren quedarse con Albertis. Esta empresa controla las autopistas de peaje, parte del Hispasat, la red técnica de enlaces. Controlan el duopolio de la TDT, quedándose con el 80% de las ganancias en publicidad.
          España está en liquidación y su destino es ser un protectorado, al estilo del hispano-francés sobre Marruecos. Lo ejercerá Bruselas y Mariano aspira a ser “gobernador civil” delegado de Bruselas a lo que le manden.
          No sé como la gente aguanta esta situación vergonzosa. Y Hoy Mariano en el akelarre “popular” de Sevilla, ordenó a los convocados y militantes “¡Salid a la calle con la cabeza bien alta a ganar las elecciones!” (sic). ¿Y él? Pues en la tumbona en La Moncloa a fumarse el puro, hojear el Marca y ver algún partido de fútbol o alguna carrera ciclista. No se rebaja a “esas cosas”.
          El cambio de voto en España es un fenómeno pendular. Va de un estremo a otro. Siempre fue así. Ocurre cunadi la situacdión se vuelve exasperante. La única excepción fue durante el periodo 1.876 a 1.931, con el turno de partidos pactado. Las elecciones eran una farsa. Ahora en cierto modo siguen siéndolo, pues el control, que ejerce el sistema sobre los medios de información, sobre todo la televisión.
          Dentro de 50 años se estudiará, como un gobierno absolutamente discrecional le regaló la TV a la extrema izquierda comunista y la única información es la corrupción de los robagallinas 2.0 del PP. No “existe” ninguna otra y permiten que PSOE, Podemos se presenten a la opinión pública como “vírgenes vestales”.

          • Me refería a Jacques Chirac, antiespañolista confeso. El primer amigo en Francia fue Nicolas Sarkozy y desde Gircard d’Estaing fueron profundamente antiespañoles.

  4. Nadie lo dice porque todos tienen miedo a decir la verdad.

    El sistema económico español no da de sí la virtual amplitud flexible del afamado Coño de la Bernarda para dar empleo a tantas categorías sociales cuyo ideal de vida insuflado en meninges hartos ociosas es el ideal del rentista funcionarial.

    Cierto que uno de los suyos, un tal Rajoy Brey, funcionario de ventanilla con manguitos decimonónicos, ha llegado muy alto, pero holgazanear durante décadas rellenando quinielas raramente permite llegar tan lejos, incluso en la España donde la plebeya Letizia amonesta a la nobleza de sangre europea.

    El Régimen del 78 promete el paraíso estatal de la función pública, muchos son los llamados, pocos los incorporados con sueldo, nómina, pensión, subsidio o lo que sea con tal de ir tirando y pagar facturas y demás delitos, quiero débitos.

    El español por antonomasia, idealizado incluso en series de televisión y películas subvencionadas, es el Dioni, héroe español del final del periodo regimental felipista que vuelve a gozar de actualidad pues la «chapuza» laboral, con contrato indefinido o o temporal, es la realidad económica a la que se encuentra abocado el sujeto neo-hispánico recién incorporado a la nueva Categoría social de la «Spanish White Poor Trash», por mucho que el bronceado intente disimularlo.

    Seamos sinceros con nosotros mismos, el Régimen del 78 nos deja en cueros, con la mujer prostituida, la hija haciéndose fotos en paños menores para salir en televisión, el hijo hecho podemita, la hermana estuprada por un morito con circuncisión y el sujeto constituyente de la Nación española como un berberecho pegado a la lata de conservas, no sea que se fijen en él y acaben por comérselo los evadidos rebeldes de la Sacrosanta y virginal Legalidad constitucional española.

    Ánimo , caballero Quirós, vuestra merced puede seguir blandiendo el sable contra los Gigantes y Molinos de Viento.

    Total, la dignidad de la jefatura del Estado es cosa familiar y tan sólo un rifarrafe.

    Al menos Donald Trump se paga sus putas y no soy yo quien se las paga…

  5. No hay nada de que preocuparse, pero por si acaso al señor Quirós, sin quererlo, le viene a la cabeza que hay que descartar el conflicto civil. Yo estoy de acuerdo, hay que calmarse, España puede por si misma y todo esto quizás nos ayude a conocernos mejor.

    Cualquiera que desconozca las ansias con las que llegó el PSOE a las instituciones puede pensar que el caso de Cifuentes es algo puntual dentro de la administración española, mal pensado, cualquiera que tenga su contacto podrá beneficiarse del sistema, el cafetera de Juan Guerra se fabrica en serie en cualquier partido politico español o administración del estado. Seria muy largo enumerar los funcionarios que se meten en un ordenador a prevaricar. ¿Casi todos? Es la fórmula implantada, si el superior es corrupto yo también puedo serlo, si el inferior es honesto vamos a tentarlo y hacerle cómplice.

    Con respecto a la Leti, a todos nos gusta meternos con las personas que queremos, todos sabemos en el fondo que es un tema sin importancia y que el Rey está primero y es intocable, por la cuenta que nos trae, por lo menos hasta que seamos serios y democráticos.

    Durante cuarenta años se ha legislado para lo que está sucediendo ahora, modificar el código penal para facilitar el golpismo no es algo banal, se ha hecho, no podemos ser tan ingenuos como para pensar que lo sucedido ha sido casual y sin consenso. Creo que el Follonero entrevista a Felipe Gonzalez, Felipe no es un ser casual, es causal, la entrevista también.

    España tiene al enemigo en el poder, en los medios de comunicación mas vulgares y en la sombra de los expresidentes.

    A España es probable que no le pase nada, pero el conflicto civil solo depende que el poder se rinda, de lo contrario ese mismo poder creará el conflicto.

    Todos los que matizan el descarado autogolpe de estado son culpables. Deberían por el bien de España y de los españoles retirarse de la escena.

    • Creo que afrontamos una «Psicomaquia» moral, una lucha interior entre dos principios todavía sin nombre ni identidad definida.

      El principal y único enemigo de los españoles vivos son los propios españoles vivos, que en realidad están aterrorizados sin saberlo porque los poderes políticos, económicos y sociales vigentes y muy activos los dan por muertos.

      Hacerse pasar por muerto es lo que suelen hacer tras la batalla los que se esconden debajo del cadáver de los valientes. Cada fiesta de la Democracia española es, en cierto sentido, un recuento de los Caídos y no precisamente por «amor a la Patria».

      Los españoles se niegan a elegir y tomar partido. Se esconden siempre debajo de lo que pueda ofrecerles una oportunidad de seguir viviendo, no importa cómo ni por qué ni para qué. Sobrevivir no es señal de valor, casi siempre es signo de todo lo contrario.

      Hay que convencerlos para hacerles creer que basta cambiar de marca electoral y caras para salvarse y alcanzar la buena conciencia, porque la «convivencia» es lo primero y las buenas personas son «centristas» por naturaleza.

      Y de centrismo en centrismo, entre sonrisas de buenas personas que aman la pacífica convivencia y el vivir reconciliado y el no tener enemigos y el no declararse enemigo de nadie, llega el momento en que estalla el conflicto y uno sigue preguntándose «¿Qué he hecho yo para merecer esto?» y ni siquieran cuando ya le están encañonando ha entendido nada.

  6. Parece que hay mas, era un grupo de funcionarios de la comunidad de Madrid que estaba haciendo el master no presencial por la cara, pagado por la comunidad a precio de oro al jefecillo del master montado en el dolar. Me recuerda a los cursos de implantes organizados por los colegios profesionales bajo el paraguas de universidades politizadas, buen hilo para llegar al ovillo.

  7. Por lo que se va viendo, los niveles de corrupción en las universidades españolas es tal que si hay alguien que trata de actuar de forma decente se le aparta para que no estropee los chanchullos de costumbre. Los grupos que más mandan al parecer son el PSOE, el PP, Podemos y el OPUS. En las regiones más fuera de la ley mandan los caciques golpistas. Hace falta una limpieza universitaria como para no dejar piedra sobre piedra.

    • Sobran más de la mitad de las universidades. Liquidar un montón de facultades, reduciendo su número drásticamente, sobre todo Las “ciencias” políticas. Además, la universidad pública, debe ser dirigida por un presidente de organismo administrativo, que asignen recursos. Nada de “elecciones” políticas a rectores con coche oficial, como cualquier carguete político de medio pelo.
      Crear en España una especialidad similar al ENA (Escuela Nacional de Administración), que forme a gente en gestión. Arreglar el problema de la enseñanza, volviendo a la ley Moyano (puesta al día). No invertir más dinero. Volver a los institutos de secundaria y su pretigioso cuerpo de catedráticos, que tuvieron e hicieron de la enseñanza pública fuese mejor, que la privada en España. Claro todo eso fue en el pasado con el general. Con menos de un millón de funcionarios administraba el país, con funcionarios de gran categoría profesional. Resucitar el cuerpo de funcionarios de Intervención (creo recordar que se denominaban), suprimidos por Felipe González y su misión era vigilar el correcto uso de los recursos públicos en la administración pública.

  8. Y Letizia ha actuado como actua una madre española. Si se espera de ella que actue guardando las formas, como prioridad, que es como estárá probablemente educada Sofía en esos colegios alemanes que bordean Suiza o como su marido en el episodio de su hermano lo llevan claro. En esto si se nota la educación católica en este pais aunque Leticia sea masónica.

    • “Y Letizia ha actuado como actua una madre española”
      Y quizás Sofía haya actuado como una madre que sufre en silencio al ver que sus dos hijas (cada una a su manera) son eclipsadas por una nuera perfeccionista y deseosa de cumplir su papel institucional como reina. Vaya por delante que siempre he tenido en estima a la antigua reina por su seriedad, discrección, formalismo y por cumplir escrupulosamente con lo que se esperaba de ella; es decir, con su papel consorte. Sin embargo, para una persona como ella tan conocedora del protocolo y tan estricta en sus movimientos, igual ese gesto improvisado de querer una foto con las nietas, lejos de ser espontáneo y conociendo las reacciones de su nuera, buscaba precisamente el efecto conseguido. Y si en realidad fue un gesto espontáneo y no intencionado, hay que reconocer que a Doña Sofía le ha hecho ganarse una vez más la simpatía popular, y hasta ha conseguido que se imponga su condición de abuela injustamente tratada por su nuera y no la de suegra que posiblemente despertaría más división social en su defensa y apoyo popular-mediático. Con la guerra de sexos que pretenden promover y propiciar el feminismo más radical, ya solo faltaría que esta anécdota o desavenncia familiar de la institución monárquica desatara socialmente una guerra de suegras y nueras. El acabose!

  9. La Cifu, lo suyo es dimitir pero sabiamente ha implicado la honorabilidad de una institución de enseñanza superior, se ha optado por la no dimisión.
    Letizia, lo suyo es desaparecer por falta de respeto a la institución , se ha optado por hacer como si no pasa nada.
    Puigdemont, lo suyo es cortar por lo sano, pero como debe saber muchas cosas del entramado se opta por el si pero no y el desgaste, que no seva a producir por lo de arrieritos somos.

  10. Desde el momento en que hay una cantidad creciente, y cada día que pasa crece de manera mas rápida, de funcionarios que han conseguido su plaza por enchufe cualquier consideración jurídica acerca de los deberes y lealtades a la Ley, de los respectivos, es papel mojado.

    • Además dichos funcionarios son el verdadero ejercito en la sombra de esa Casta de la que abominamos.

      A los políticos de turno todos le ponemos cara nombre y apellidos.

      Pero a esos otros no. Ése es su verdadero peligro y el verdero freno que impide enderezar el rumbo de España.

      El otro día en su entrevista Rosa Diez se quejaba mucho de los despachos de las altas torres del IBEX35, y no hay duda de que mandan mucho.

      Pero las altas torres de privilegios cuasifeudales, y pronto feudales, que tienen esos funcionarios y a mas dedo mas privilegio, pesan a través delos BOES y aplicación de reglamentos varipntos tanto o mas que lo que nos digan los capos del IBEX.

      En el fondo ambos, Capos y funcionarios fucionan de manera simbiótica, y parasitan de nosotros.

      • Sólo hay que ver cómo funcionan las puestras giratorios entre empresas del IBEX, grandes despachos, .. para el alto funcionariado y las oposiciones amañadas para los pichichis de bajo rango, en Taifas, ayuntamientos, Diputaciones…

        Todos los que hemos tenido que tratar con la función publica sabemos con que funcionario tenemos que hablar cuando el tema es complejo, porque es el único que sabe de los 20 de la oficina, mientrsa los otros simlemente ponen el sello al expediente; y el drama que acontece cunado dicha persona se pone mala o se toma vacaciones.

  11. Es extremadamente grave que tengamos funcionarios y políticos que profesan esa idea de su poder y su responsabilidad, la creencia en que las cosas son lo que ellos dicen que son.
    De que guindo se ha caído usted. No existe en España la institución pública que no funcione con estos criterios, y los que impone la política.
    Si no se acuerda hasta el ministro del Interior y el fiscal afinan o fabrican informes ajustados a sus intereses. Los Políticos.

    • Simbad, me alegro mucho de que Uds, que son semi extranjeros y se han cagado toda la vida en Franco que vean ahora en todo su explendor, el ganado con el que los franquistas tuvieron que lidiar. Pero ahora se callan como putas, sobre todo los ingleses de la costa cuando ven como la unta de Andalucía se queda con sus casas por motivo del impuesto de sucesiones.