El advenimiento del Estado moderno ha sometido a la humanidad a una gran cantidad de experimentos sociales, algunos con resultados gloriosos, otros, los más, absolutamente horribles. Con demasiada frecuencia hemos visto genocidio, hambrunas artificiales, guerras, represión y la ruptura de los tejidos sociales por la aplicación de programas sociales enloquecidos. Pero el Estado también ha tenido éxito al facilitar y mantener sociedades relativamente prósperas.

Publicidad

Hoy sabemos sin lugar a dudas que los gobiernos que defienden la libertad económica, los derechos individuales y el Estado de derecho pueden promover sociedades más prósperas que aquellos que no lo hacen. Esto se debe a que las personas son, en primer lugar, individuos, no componentes de colectivos únicos que de alguna manera tienen necesidades y contextos diferentes.

La combinación de libertad económica, derechos individuales y Estado de derecho ha demostrado constantemente su capacidad para producir la mayor prosperidad para la mayoría de la gente. Las economías de mando y control bajo dictaduras autoritarias o incluso gobiernos elegidos democráticamente no han ofrecido más que estancamiento

Al mismo tiempo, hemos visto los experimentos de autoritarismo y planificación estatal que se convirtieron en el azote del siglo XX, algunos de los cuales aún continúan. Aunque ciertamente aún hay margen para la desviación, sabiendo lo que sabemos, no hay excusa para que los gobiernos mantengan a sus poblaciones pobres con políticas económicas y sociales paralizantes.

¿Qué es el Estado y por qué es importante?

El estado, por definición formal, es el monopolio de la violencia legítima. En esencia, el gobierno es la única entidad en la sociedad en la que generalmente aceptamos su capacidad para ejercer fuerza sobre individuos.

Ciertamente, existe un debate sobre cuánto poder debería tener el Estado, si es que tiene alguno. Algunos, como el profesor del Trinity College, el Dr. Edward Stringham, han esbozado casos convincentes para la privatización total y la abolición del Estado coercitivo en favor de las interacciones voluntarias puras facilitadas por el mercado. Otros, como el jurista Richard Epstein, creen que un Estado limitado es necesario para asegurar cosas importantes como los derechos de propiedad privada, los derechos individuales y para realizar intervenciones menores que garanticen que las cosas no se descontrolen.

El profesor de psicología de Harvard Steven Pinker, en su libro The Better Angels of Our Nature, describe cómo la civilización humana se ha vuelto mucho menos violenta a lo largo de los tiempos. Cita el advenimiento del Estado moderno, particularmente las democracias liberales, como clave de ese fenómeno. Estos son ejemplos del pensamiento liberal clásico sobre el papel del Estado, que se reduce a asegurar los derechos individuales mientras se facilita la actividad voluntaria.

Los conservadores y progresistas también tienen sus propias ideas, como la necesidad de defender valores morales importantes y corregir las desigualdades en la sociedad, respectivamente. Al final del día, la gente desea un sistema que permita a la humanidad escapar del estado de naturaleza hobbesiano, donde la vida es desagradable, brutal y corta.

Prosperidad atrofiada por el Estado

Ciertamente, hay mucho espacio para un debate animado sobre qué tan altos deben ser los impuestos, qué tan grande debe ser la red de asistencia social, qué se debe enseñar en las escuelas, etc. Aunque podemos tener opiniones firmes sobre estos asuntos, no deberíamos estar a favor de enjuiciar a los políticos por favorecer impuestos ligeramente más altos o enseñar la teoría crítica de la raza, por inconsistente que sea. Una sociedad pluralista requiere espacio para los desacuerdos y debates.

Sin embargo, no debe ser así en el caso de los gobiernos autoritarios que no respetan el Estado de derecho y roban la libertad de las personas. La civilización humana se encuentra actualmente en una fase conocida como El Gran Enriquecimiento, que se clasifica por niveles exponenciales de crecimiento económico en comparación con el resto de la historia humana. Desde el siglo XVII, cuando las ideas sobre los derechos individuales y la libertad económica comenzaron a difundirse, la humanidad cambió para siempre. Esto se debe a que cuando las personas son libres de vivir sus vidas sin la opresión del gobierno y hacen negocios sin la mano arbitraria del Estado en todos los asuntos, prosperan. Es el sentido común básico; las personas oprimidas no prosperan.

No es necesario hacer nada más que mirar cualquier índice de libertad económica. No hay un solo país que respete los mercados, los derechos individuales y el Estado de derecho que no prospere. Tampoco hay un solo país que abuse de estos principios que no sufra. Por supuesto, hay muchos países que se encuentran en el medio, como China, que en un análisis básico muestra que sus reformas liberales, en la medida en que se han producido, han tenido éxito. Y también que sus prácticas autoritarias frenan la prosperidad en muchas áreas.

Asia, para bien o para mal, está llena de duras dicotomías entre países libres y no libres. China y Taiwán son dos ejemplos. Taiwán, que está cerca de la costa de China y es esencialmente una democracia de estilo occidental, tiene un PIB per cápita 2,8 veces mayor, la mitad de la tasa de pobreza y la mitad de la tasa de mortalidad infantil. Ambos países establecieron sus regímenes actuales durante la década de 1940, excepto que uno eligió la libertad, mientras que el otro sigue siendo autoritario con políticas de mercado limitadas. De hecho, China estaba exponencialmente peor antes de 1978, cuando introdujo reformas favorables al mercado que llevaron al país a niveles de vida drásticamente más altos.

Corea del Sur y Corea del Norte son ejemplos aún evidentes, ya que Corea del Sur, al igual que Taiwán, es una democracia de estilo occidental con mercados relativamente libres y Corea del Norte es comunista. Lo único que separa a estos dos países es una línea arbitraria trazada en la península de Corea. Aunque Corea del Norte comenzó siendo más rica que Corea del Sur después de la liberación del Imperio japonés tras la Segunda Guerra Mundial, los surcoreanos disfrutan hoy de un PIB per cápita 23 veces mayor, un acceso a la electricidad 3,8 veces mayor y casi un 90 por ciento menos de muertes durante el parto.

No hay excusas. Estos países tienen culturas similares, prácticamente las mismas posiciones geográficas y, en el caso de las dos Coreas, las mismas historias.

Si necesita más evidencia, simplemente mire la caída de Venezuela , que pasó de ser uno de los países más prósperos de América del Sur a una nación desesperada con una escasez abrumadora. Entre varios factores, la adopción del socialismo fue un gran contribuyente. Incluso Gran Bretaña fue víctima de un breve paso por el socialismo, que resultó en la agitación de la década de 1970 que le otorgó el sobrenombre de «El hombre enfermo de Europa». Desde entonces, Gran Bretaña ha rechazado esas ideas y actualmente ha vuelto a ser uno de los países más prósperos del mundo. También existe la Europa del Este bajo el dominio soviético, que contrastaba con la próspera Europa Occidental. Después de la caída de la Unión Soviética, prácticamente todos los países, excepto Rusia, creen que los niveles de vida han mejorado.

Una y otra vez, la combinación de libertad económica, derechos individuales y Estado de derecho ha demostrado constantemente su capacidad para producir la mayor prosperidad para la mayoría de la gente. Las economías de mando y control bajo dictaduras autoritarias o incluso gobiernos elegidos democráticamente no han ofrecido más que estancamiento.

Hoy en día, la ignorancia es imperdonable y es innegable qué políticas conducen al crecimiento económico y qué deprime a la gente. Los líderes que creen lo contrario seguirán culpando a todo menos a sí mismos no solo por sus fracasos, sino por su papel directo en mantener a sus ciudadanos empobrecidos y miserables. Cuando las personas son libres, prosperan y cuando no lo son, sufren. Es tan simple como eso.

*** Ethan Yang. Licenciado en Ciencias Políticas con especialización en Relaciones Internacionales.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

5 COMENTARIOS

  1. Es bastante verosímil que España acabe como Venezuela. Pedro Sánchez está dando muestras de una arrogancia digna de un inconsciente, que no sabe ni quiere saber lo que pasa, especialmente con la abultada deuda que ni siquiera piensa que la vaya a pagar, de todas maneras nadie, excepto unos cuantos que saben sumar, entiende que no es posible aumentar el gasto político y clientelar. Lo que pasó en Venezuela, según me dijeron algunos venezolanos, es que creían que nunca creyeron que los norteamericanos tolerarían un régimen como el actual, creían por tanto imposible la actual desgracia. En España muchos creen que la actual deriva no llegará a la catástrofe previsible porque antes intervendrá presurosamente la UE a sacarnos de apuros y por tanto no hay que hacer nada, tan solo esperar que acabe la legislatura tranquilamente Pedro Sánchez, no crearle demasiados problemas ya que pasará pronto y después un gobierno de derechas reestablecerá el orden constitucional. No creo que la UE vaya a sacarnos de apuros, ni siquiera a alto precio, porque saben que el país se va hacia la alcantarilla, hacia la argentinización, no solo será insolvente economicamente sino también moralmente, no solo no podrá pagar sino ni siquiera querrá pagar. Los planes concretos de Sánchez no los veo, es algo difícil que siquiera los tenga, a no ser ceder ante los separatistas.

    • Mientras Sánchez con la ley de crisis pague nuestra parte una vez expropiada a los españoles la UE estará encantada de comprar España a trocitos a precio de saldo y tener unos esclavos casi gratis.

      Conozco Venezuela y he seguido día a día durante quince años la política, las torturas, los secuestros, el expolio y el aesinato de los amigos de Ábalos y resto de personal.

      Hace años un política venezolano me dijo, «creíamos que lo podíamos echar, pero cuando lo intentamos era demasiado tarde, ya tenía el control».

      Quizás Casado y Rivert deberían aprender un poco, en lugar de hacer el idiota como Guaidó y la MUD.

      No recuerdo si fue en un periódico venezolano o en uno español en el año 1.997, hablaba de Hugo Chávez y del primer golpe de estado fallido, según leí, Chávez había recibido instrucción militar y estratégica para dar un golpe de estado en Venezuela, la.idea era crear un régimen cristiano-comunista, aunque la primera vez fallara el indulto a Chávez hizo que a la segunda prosperara. El petróleo venezolano está bajo control de EEUU y es probable que se hagan con pedevesa en breve.

      He intentado muchas veces buscar aquel artículo que tan bien describía el currículum secreto de Hugo Chávez pero no lo he conseguido, era un periódico de papel y no recuerdo que periódico era.

      Aquí los idiotas españoles esperan a la Unión Europea como los personajes de Samuel Beckett, Vladimir y Estragon esperan a Godot.

  2. Creo que soy el mejor analista político de España, no fallo una, me adelante dos años y medio a la crisis hipotecaria y tres a la quiebra de la nación española.

    Cuando cerré negocios y lo vendí todo en agosto de 2018 mis amigos al advertirles me miraban con cierta sorna. ¿Qué puede hacer Sánchez? Me preguntaban creyéndose amparados por una Constitución inexistente

    Cualquier cosa, los socialistas no tienen límites, los conozco bien, por eso dejé el PSOE, les decía.

    Sánchez ha superado mis expectativas, también la ingenuidad política y económica de los españoles.

    Yo creo que aún no se han enterado de donde estamos.

  3. Mi teoría era correcta, al parecer en España pretenden aprobar la ley totalitaria de «QUIEBRA PERPETUA'» conocida eufemísticamente como «ley de crisis»

    Todo comenzó hace tiempo en los pasillos políticos por donde corretean diputados, economistas y periodistas de la transacción conocidos como «tontos de pasillo».
    Su frase preferida en los corrillos de fuentes fidedignas y estamos en el ajo era: «la deuda no se pagará».

    Ya entonces, España estaba quebrada e idearon un golpe de estado para forzar una reforma constitucional que pusiera a salvo a Vascongadas y Cataluña con el dinero del resto de españoles.

    «Estamos en el ajo» y «tontos de pasillo» se pusieron manos a la obra, golpe de estado y reforma constitucional se fueron al garete por unas banderas imprevistas en los balcones y algún fiscal decente.

    Ahora te toca a ti, y y adelantó el Tonto de Pasillo Principal a la presidencia con una moción de censura.

    Mi teoría era correcta, el objetivo de Sánchez era quebrar España, ya tienen preparada la ley de quiebra, pero antes tiene que poner a Catalanes y Vascos a salvo económico.

    Eso era todo, la ley de crisis o exprópiese solo es la culminación del golpe de estado a la venezolana.

    Bienvenidos a Venezuela chicos, Casado ya tiene cara de Guaidó y al idiota de Rivert que ahora lo acom

    • …que ahora lo acompaña como MUD venezolana.
      Ya tienen su mesa de unidad democrática, su dictadura, vascos y catalanes a salvo y la deuda perpetua que se ha convertido en quiebra perpetua, mientras Sánchez despilfarra la Quiebra como si no hubiera un mañana. Quizás tenga razón y no lo haya.

Comments are closed.