Hacer novillos en nombre de la justicia climática. ¡Qué idea tan genial! ¿Cómo no se nos había ocurrido a nosotros antes? Bueno, antes teníamos otras cosas en la cabeza. La mayoría de nosotros venía de familias de trabajadores y todo lo que hacíamos tenía un objetivo claro: poder disfrutar de un mañana mejor que el ayer del que venían nuestros padres. La dictadura franquista daba sus últimos coletazos, la tan deseada libertad estaba a la vuelta de esquina y el panorama que percibíamos desde el otro lado de los Pirineos – la prosperidad- nos motivaba aún más. El sueño era cambiar el seiscientos (o, en algunos casos, el carromato o la bici) por un coche alemán, la estufa de gas por el suelo radiante, las paredes de adobe por otras de hormigón o, como en mi caso, la negra perspectiva de la mina de carbón por la matizada pero radiante luz de un laboratorio. Y, ¡oh sorpresa! ¡La mayoría de nosotros lo consiguió! La inmensa mayoría.

Los adecuadamente alimentados escolares de hoy, sin embargo, renuncian a sus horas de aprendizaje para reclamar, de manera inmediata, el abandono de los recursos fósiles como fuente de producción de energía, y por la instauración de la justicia climática. Basta con fijarse un poco para darse cuenta de un importante detalle: las huelgas estudiantiles de los viernes realmente no parecen ser una acción espontánea que surja de las aulas. Podríamos incluso sospechar que una ideología climática inhumana, mediante la instrumentalización de los escolares, y con el pretexto de lograr unas metas sociales, intenta a toda costa implantar su transformación ecológica global. Y que, al tratar de eliminar aquellos campos de la tecnología que no son deseables por razones de política climática, están construyendo una nueva economía planificada, desmoronando las bases de la economía de libre mercado. Porque, ya lo sabemos todos, la economía de libre mercado se basa en el ansia de lucro de los empresarios. Siempre será mejor una economía dirigida, sin errores, con fines sociales y ecológicos, que una economía de egoístas como la que nos ha sacado del carromato, el seiscientos, las estufas de gas o las escuelas de campaña. ¡No se puede comparar!

La probabilidad de volver al carromato y al brasero (ya saben, dicen que quemar madera es “sostenible”) es mayor cada año que pasa

Y no basta con motivar a nuestros escolares, sacándoles a la calle a pedir justicia climática sin haber podido aprender qué es justicia, o cómo funciona el clima… impidiéndoles que aprendan matemáticas, o física, o biología (esas cosas que les ayudarían a entender mejor cómo funciona el planeta) no, al mismo tiempo han logrado movilizar grandes sectores industriales a golpe de subvención, financiando éstas precisamente con parte de los beneficios obtenidos por la maldita tecnología del carbono. Como en TODOS los casos en los que se ha intentado llevar a delante una economía intervenida y planificada, la probabilidad de volver al carromato y al brasero (ya saben, dicen que quemar madera es “sostenible”) es mayor cada año que pasa.

Como los escolares aún son aprendices y es posible que todavía no tengan una visión general completa de la historia cultural de la humanidad, estaría bien que el próximo viernes en lugar de hacer huelga, asistieran a una clase de evolución cultural de la humanidad, esa que finalmente nos trajo las bendiciones de nuestra era industrial. En esa clase les podrían detallar cómo la cantidad de energía per cápita disponible se ha ido incrementado dramáticamente en varios pasos revolucionarios, y todas estas transiciones se fueron desarrollado en competencia con el sistema preexistente:

  • Edad de cazadores y recolectores. La cantidad de energía entonces disponible por cada uno de los humanos era ya entre 3 y 6 veces mayor que la que necesitaban. Construían monumentos megalíticos, cocinaban sus comidas, hacían frente al frío con hogueras.
  • Edad de los agricultores y ganaderos. Comienzan a aparecer las primeras grandes culturas regionales. Estos parientes lejanos nuestros ya disponían de entre 18 y 24 veces más energía que la necesitaban para sobrevivir (además del fuego, aprendieron a usar la fuerza animal, el viento y el agua). Y gracias a ello pudieron hacer, entre otras muchísimas cosas, las pirámides egipcias o las ciudades mesopotámicas. Pero también las polis griegas, las civitas romanas y sus monumentos, los templos mayas o chinos, las catedrales europeas, carreteras, pasos de montaña, rutas marítimas, … Sí, guerras y conquistas también.
  • Edad industrial. El mundo se globaliza (aquí les podríamos explicar la diferencia entre globalización y globalismo, pero hoy no toca), las distancias se reducen, podemos alcanzar cualquier punto del planeta en menos de 20 horas (hasta la llegada del tren la “velocidad media del transporte” era de 100 km al día… si uno se podía permitir un caballo rápido), el intercambio de productos y servicios se generaliza, lo que nos permite adquirir ordenadores, tablets y otras cosas FUNDAMENTALES en la vida cotidiana de cualquier escolar de hoy en día a precios asequibles. Esto que les cuento, y mucho más es posible porque hoy en día disponemos de entre 70 y 80 veces mas energía que la que necesitásemos si viviésemos únicamente en la cueva de unos arándanos y algún conejo distraído que pasase por ahí.

El carbón, y gracias a él la imparable revolución de la máquina de vapor y las tecnologías industriales asociadas, subyace al repentino progreso exponencial en el desarrollo social humano, no sólo en la población humana. Por fin habíamos logrado superar las limitaciones del trabajo muscular y animal y se hicieron accesibles cantidades masivas de energía útil, lo que condujo a la posterior multiplicación de la innovación tecnológica y el progreso. Las fábricas, el transporte, la urbanización … todo lo demás que constituyó la Revolución Industrial surgió a lomos del hoy denostado carbón.

El acceso barato a grandes cantidades de energía y la economía de libre mercado nos han permitido, en un período increíblemente corto de tiempo, alcanzar metas insospechadas hace apenas 100 años:

  • La higiene y medicina modernas (agua potable, eliminación de aguas sucias, operaciones quirúrgicas, transplantes, …) contribuyen no sólo al aumento de la esperanza de vida, también a la mejora de la calidad de vida.
  • Los modernos métodos agropecuarios son capaces de ofrecer cada vez más y mejores alimentos…  ¡incluso carne! La ciencia ha contribuido a ello con tratamiento genético de mejora de especies, abonos artificiales, protección química de plantas, … Una vuelta a los métodos de producción “verdes” supondría la muerte de millones, el regreso de las hambrunas generalizadas.
  • Nunca antes, en ninguna época, tuvo la humanidad un acceso tan generalizado y barato a la energía. Desde la máquina de vapor hasta la energía nuclear pasando por la gasolina, el transporte de bienes y personas y la calefacción/refrigeración ha contribuido globalmente al aumento de la esperanza de vida y a su calidad.

Pensando que todo lo relatado es cierto, ¿qué argumentos usan los ideólogos de la escasez ecologista para indoctrinar a nuestros hijos? Esencialmente dos:

El paraíso de una economía planificada subvencionada. Una economía planificada subsidiada no está sujeta a ninguna tensión competitiva, no necesita esfuerzo innovador frente a la competencia (inexistente) y ahorra el engorroso trabajo por parte del cliente de tener que tomar una decisión entre una amplia gama de productos.  Aquí las soluciones son “buenas” o “malas”, en función de si atienden a los dictados del planificador, y sólo persistirán las “buenas” impulsadas mediante los subsidios: el comprador obligatorio queda liberado del engorro que supone tener que informarse y elegir.

PERO: Dado que un sistema económico basado en la planificación central y el subsidio elimina (entre otras muchas cosas) la bancarrota como factor regulador, todas las decisiones erróneas y los errores de planificación deberán ser compensados en el futuro con más subsidios, más impuestos, menor productividad. Este sistema económico conduce inevitablemente a una reducción en el suministro, la calidad y la innovación en lo producido, hasta que ya no puede satisfacer la demanda y culmina con el empobrecimiento de los así administrados.

El paraíso del valor añadido emocional. Debemos conservar nuestro planeta tal y como era. La participación activa en la implementación de este alto objetivo ecológico brinda a todos los participantes activos no solo seguridad económica (eso les prometen), sino también felicidad emocional. Después de todo, ¿quién quiere ser acusado de “matar al planeta”?

PERO: detrás de todo esto se esconde un principio tan antiguo como nuestros miedos. La protección del medio ambiente es apenas una disculpa, lo que queda demostrado viendo cómo la desaparición de un problema ambiental (los osos polares no están en vías de extinción, la biomasa vegetal del planeta aumenta en lugar de disminuir) o la determinación de que no había ningún problema (los bosques europeos no desaparecieron bajo la lluvia ácida) no supone renunciar a ninguna de las reglas, impuestos y restricciones que se habían impuesto a los ciudadanos para solucionar las consecuencias de los pecados cometidos. Todo es cuestión de educación. El hombre debe aprender a través de la realización regular de ciertos rituales y el pago de los mismos, que él es un pecador medioambiental que debe constantemente arrepentirse de los productos de su existencia. Se trata de obligar a la gente a rituales medioambientales innecesarios, para que no pierdan sus miedos y sentirse obligados a votar en las próximas elecciones a quienes puedan protegerles.

Si alguno de ustedes es maestro y sigue pensando que este breve análisis no es suficiente para, en lugar de bendecir huelgas inútiles, motivar a sus escolares en el pensamiento independiente y crítico, les recomiendo hacer su próximo viaje de estudios al Sahel, donde les encantará informarse in situ sobre la lucha diaria por la supervivencia desde la protección ambiental activa. En pocas palabras: desde la pobreza.

Foto: Lorie Shaull


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar que esta libertad de pensamiento pueda existir sin muros de pago depende de usted, querido lector

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

12 COMENTARIOS

  1. Hace unos cuantos años navegando por internet me encontré con un artículo de unos especialistas americanos, en que denunciaban una conspiración en contra de desarrollar centrales nucleares usando como material fisionable torio en lugar de uranio. Leí el articulo con gran interés. No encontré nada incoherente Cualquier estudiante de química de 5º de bachillerato y como fui ingeniero técnico industrial. Pues sé que el torio es un metal radiactivo, más abundante que el uranio en la naturaleza.
    Lo más “simpático”, es que es posible montar centrales de torio “a medida”. ¿Que quiere decir?, que por ejemplo podrían montarse centrales de torio en islas como Gran Canaria, Tenerife o Mallorca. Además no necesitan enormes aislamiento para protegerse de un escape radiactivo. En realidad ninguno. Pues la fisión del torio sólo puede mantenerse con una pequeña cantidad de uranio. Si este aporte falla, la fisión del torio se interrumpe y el reactor se apaga por si mismo. O sea el accidente de Chernobil o Fukusima no hubiera tenido lugar con torio. Otra ventaja del torio sobre el uranio es que los desechos radiactivos tienen una vida promedio de 500 años, en lugar de miles de años, como ocurre con el uranio.
    La tecnología del torio se conoce desde que se diseñaron los reactores de “uso civil”. En USA, URSS, U.K. Francia, luego China. Las centrales nucleares de Torio NO SIRVEN para obtener material fisionable para armas nucleares, como el plutonio. Por eso se silenció esta tecnología mucho más segura a la opinión pública.
    Hoy hay información sobre la construcción de centrales de torio en India a punto de entrar en servicio y en Europa. Aquí no se enteran. La fusión está muy verde. El torio puede ser la solución de transición desde el uranio hasta la fusión, si se consigue.
    Aquí el rimbombante “ministerio para la transición a la estupidez” de esa banda de orates de la ciencia y cualquier conocimiento. Esa legión de registradores, notarios abogados del estado, jueces, fiscales, doctores “de” economía, que se dedican a la política. No han oído hablar ni del oxígeno. Es lo que hace gastar dinero en unos haraganes un “Consejo de Estado” y 17 “consejitos”. Y no en un consejo de asesores de tecnología y ciencias como es debido, que hagan estudios serios para un gobierno serio de profesionales, no vividores.

    • El pánico no es sólo a que las centrales e Torio sean viables.

      Si no que si es viable a pequeña escala todo el control de la distribución de energía, que es donde está la pasta, se va a la basura.

    • Lo peor es que España fue a principios de los 80 una auténtia potencia tecnológica en tecnología nuclear.

      Y si hubieramos continuado por ahí.. otro gallo nos cantaría

      • Cuando se estaba construyendo Lemóniz, ETA se oponía a ella. Hubo atentados, que culminó con el secuestro y posterior asesinado del ingeniero a cargo de la obra José María Ryan. Felipe González se declaró “ecolojeta” e introdujo la “moratoria” nuclear. Supuso paralizar (creo recordar) cuantro centrales nucleares a medio construir de ocho proyectadas. En realidad aquella “moratoria” lo que escondía, fue una rendición a ETA. Nos hubiera dado un 60% de autosuficiencia de energía. Curiosamente el país vasco uno de los territorios de mayor consumo eléctrico, Iberdrola domiciliada allí, tenía las centrales de generación fiuera del país vasco. Luego con Cataluña ZP, quiso regalarles ENDESA “medio statut” dijo Rubalcaba. Al final aquéllo acabó como siempre con Italia riéndose de España. ENDESA es la mayor suministradora de electricidad de Cataluña, porque siendo la otra “pata” de la España Industrial, su compañía eléctrica FECSA (Fuerzas Eléctricas de Cataluña S.A.) quebró y ENDESA tuvo que hacerse cargo del paquete.

        Las centrales de torio pueden ser viables y países europeos están en ello.
        https://elperiodicodelaenergia.com/europa-resucita-los-reactores-nucleares-de-torio-pueden-ser-mas-baratos-y-seguros-que-los-actuales-de-uranio/

        https://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/11/131031_ciencia_torio_combustible_nuclear_np

  2. Interesante artículo como siempre, que incita a pensar. ¿Es esa la función deseada?

    Quizá lo que Gómez Fernández denomina “el paraíso del valor añadido emocional”, no sea otra cosa que la consecuencia del hecho, de que todos los mundos políticos se conciben como estructuras para la expresión de una verdad transcendental. Y no parece que eso pueda cambiar, pese a los esfuerzos de los creyentes ilustrados durante los últimos 200 años, porque es un fenómeno iluminado por las significaciones que los humanos crean y producen continuamente como el modo y condición de su automprensión del Mundo. Es el modo normal para el hombre de estar en el Mundo. Lo político no tiene nada que ver con el mundo matemático o físico-natural.
    El conocimiento político debe partir de la premisa de que, a la estructura real de su objeto pertenece el autocomprenderse del objeto mismo.
    El saber político comienza no sobre una tabula rasa o a partir de un conjunto de hechos en un vacío lógico, sino que emerge desde el subsuelo precientífico constituido por los modos de autocomprenderse el propio hombre y andar entre realidades.
    Desde que las verdades trascendentales se emanciparon de la teología clásica y se impuso el tabú antimetafísico, la política no tiene otra vía para ser Política que sacralizar su propia inmanencia, anteriormente preservada como profana gracias a un sentido de la trascendencia que apuntaba a “el más allá”. El resultado histórico de esta “emancipación” tan revolucionaria y alabada por los espíritus progresistas, es una vuelta a la sacralización de la Historia (marxismo) y de la Naturaleza (ecologismo, etc.), o de la Ciencia (cientifismos varios), de la que tantos esfuerzos nos costó salir a los pueblos del Occidente cristiano. Salida, que permitió el desarrollo de la Ciencia, pues al situarse el hombre fuera de la Naturaleza, podía objetivarla, o la autonomía de la política como expresión de la libertad del hombre, y no como determinismo de la Naturaleza o capricho de los dioses.
    Al pretender eliminar la trascendencia basada en el más allá, la tendencia compensatoria inevitable, parece dirigirse con contumacia, a trascendentalizar el más acá; el sentido de la Historia (marxismos) o las religiones cósmicas de la Naturaleza (ecologismos, biologicismos, cientifismos, etc). En el fondo es la vuelta de los Budas y de las religiones orientales. Algunos dicen que es una forma de soportar la decadencia y el nihilismo entregándose al láudano nirvánico. Lo propio de una civilización agotada.

  3. Como decía Antonio García Trevijano, toda ideología es rotundamente falsa, no porque no tenga una parte de verdad, sino porque no tiene toda la verdad.
    Ecologismo, Comunismo, Liberalismo…..Cambio Climático ( Sub-Ideología del ecologismo..¿?), …todas ellas, en cuanto a ideologías, son falsas.
    Si ciertamente es un error plantear el cambio climático desde una perspectiva ideológica, para profundizar en el tema de forma racional es necesario acceder a, y contrastar , datos y mas datos. Parece ser que una mayoría de la Comunidad Científica (por regla general, los profesionales más preparados para valorar los datos objetivos), están de acuerdo en que algo grave está sucediendo, …..sin embargo otra parte de esa misma comunidad desmiente las afirmaciones de la primera. De unos se dice bailan al son de los gobierno (vaya, perece que en este tema los gobiernos del mundo están bastante unidos), de la otra que defienden los intereses de sus lobbies respectivos…..
    Sobre el tema del Cambio Climático no tengo un bagaje de conocimientos suficiente para adoptar una postura sólida y defenderla, aunque si podría, con tiempo y paciencia, refutar lo dicho aquí o allá, escuchar refutaciones a lo refutado y de nuevo contrarefutar…….y así hasta el infinito o más allá.
    Por eso, prefiero hablar de lo poco que se y veo, y de aquello de lo que estoy seguro, y hay un terreno (un “agua”, para ser mas precisos), en el que se está sucediendo algo que se puede englobar en la categoría superior a la que pertenece la ideología del Cambio Climático, es decir, el Ecologismo.
    Pues bién: no tengo ninguna duda en afirmar, porque lo veo de primera mano un día si y otro casi también, que en los océanos y Mares (tambien en algunas aguas interiores), se está produciendo un fenómeno de dimensiones colosales, ante la cual los gobiernos apenas están empezando a reaccionar, y es sencillamente que los estamos inundando de plásticos, de todos los tamaños y colores, hasta las trancas, que prácticamente ya no existen tortugas marinas que no tengan los estómagos llenos de microplásticos, que los mamíferos marinos ( varias de cuyas especies ya no existirían si no hubiera sido por la tabarra que han dado, desde hace mas de cuarenta años,esos lunáticos de los ecologistas) están empezando a morir porque dada su forma de alimentarse no pueden evitar ingerir esa amalgama de basura desperdigada por todos los océanos del mundo, que en cuanto a las aves marinas…….etc..etc..etc…..
    Evidentemente, las especies aparecen y desaparecen, y así ha sido siempre y será (incluso a nosotros nos tocará, si cuando reviente el Sol, que reventará, todavía andamos por aquí), por lo tanto todo tiene una importancia relativa : exactamente la que cada uno quiera darle……..que luego ya habrá tiempo para elaborar el argumentario necesario para defender intelectualmente la ética de lo que cada uno haya decidido.

  4. No se, pero quizá habría que comenzar por contarles a esos que comienzan a formarse representaciones sobre la realidad, según quedan tras la criba de prejuicios e ideología de quienes se la cuentan, que ellos son materia y como tal proceden de algo cuya procedencia hoy se ignora, que se llama energía.
    O sea, que todo lo que hay, lo que se mueve, lo que vive, la consume. Hay una ecuación célebre de Einstein que lo dice. Lo del bosón de Higgs, para mas adelante.
    Pero también están las conocidas leyes de la termodinámica que afirman “mutatis mutandis” que la energia ni se crea ni se destruye, sino que se transforma.
    Y ahora vamos a lo nuestro: Porque, ya puestos, hay que informarles que los que mandan en su país, por cada una de esas transformaciones, se llevan una ingente cantidad de pasta, que luego la destinan, después de cobrarse lo suyo, a financiar su bienestar, es decir, construir y dotar y mantener sus escuelas, universidades, sanidad, carreteras, etc. Un dineral.
    Y que, por otra parte, cada cosa que consumen, y mira que les gusta, o sea, su nivel de vida, esta basado en el consumo de esa energía para transformarla en la pléyade de objetos inútiles de que, ellos mismos, sueñan con poseer. Ni falta hace reseñar, por que es una evidencia, que la mascota que luce su papá, junto con otros millones de ellas, es ahoya un floreciente negocio, que mueve casi el 3% del PIB. Hasta la pintura de los grafiteros y los chalets de otros antisistema, gasta una burrada de energia y, por cierto, anilinas muy contaminantes.
    Ni que hablar de las sobreponderadas agriculturas, la ecológica y las otras, que ellas solitas consumen el 70% de los recursos hídricos.
    Como siempre, aunque con cierto control, los mercados buscarán la eficiencia energética, porque así viene sucediendo hasta ahora, y no que les mueva un impulso filantrópico, sino, sencillamente para ganar dinero.
    De ahí que hayamos pasado de aprovechar el metano de las vacas a la nanotecnología.
    Porque, a estas alturas, nadie creerá que la pomposa determinación de la Sra. Merkel, de cerrar sus muy eficientes centrales nucleares, es por algo distinto a liderar el cambio tecnológico y anticiparse a la competencia.
    Y con el diesel, igual. A alguien le han explicado con datos contrastados, la relación causa/efecto en las malignidades que se le atribuyen? Un servidor no lo conoce.
    Pero, para concluir, ya sería suficiente para que estas generaciones que vienen, cuya educación cuesta una pasta (energía) y a los que, se les supone, mejor informados(?) que sus abuelos, demostrara que ha servido de algo, tamaño gasto de energía en su formación y se sirvieran demostrar algún saldo cualitativo, que ahora no se observa, cuando en plena naturaleza dejan un rastro de desperdicios que jamas se habrían permitido, por su sentido del respeto, los que les han legado tanta belleza bien conservada.

  5. Completamente de acuerdo Don Luis

    Pero permita un añadido, o incidir sobre un aspecto..

    Usted ha hablado sobre la bancarrota.. que dictaminaba que era lo que funcionaba o lo que no.

    Los paises del Éste, con al URSS al frente, se hundieron (acabaron en bancarrota) porque su sistema no era suficientemente competitivo para permitir la inovación que les permitiera ganr la guerra fria, inovación que en nuestro lado del muro permitió compatibilizar cañones y mantequilla.

    Los mandantes de nuestro (los reales, los Soros, Rockeller,…) lado transigeron (aún a costa de perder control) porque la libertad era necesaria para que existiera esa inovación. Dichos mandantes, en el fondo tan comunistas cómo los otros (pero mas listos); lo que pretenden ahora es extender, con la excusa de la ecología, la filosifía de la exURSS, agiornalizada por al tecnología, a todo el planeta para que no haya esa lucha.

    La globalización les permite mantener un control absoluto, y como no podrá haber una bancarrota que ponga a una parte en posicion de debilidad frente a la otra. Porque no habrá dos partes. Ese sistema empobrecedor y neofeudalista necesita de la globalidad y el control.

    Y la falsa ecología se lo poen en bandeja.

    Un cordial saludo

    PS No se si ha leido un libro de Vazquez Fgueroa, “Vivir del viento”. Es una novela, sin grandes atrevimientos, pero divertida, que deja muy a las claras de manera pedagógica cómo nos estafan con lo de los aerogeneradores .. y lo que hay detrás.

    Obviamente todo lo que cuenta, desde el punto de vista tecnológico, usted lo sabe de sobra. Pero la verdad es que en una novela y tal como lo cuenta resulta divertido.

    Se la recomiendo si tiene usted un hueco, no dura mas de un fin de semana, para el próximo verano.

    Le dejo un link de un “nacionalista berciano” al respecto
    https://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/vivir-viento_271882.html

  6. Un volcán cualquiera en erupción arroja más gases de todos los tipos que lo expulsado por el hombre desde la revolución industrial (1800 aprox.=200 años).
    Un avión Madrid- Nueva York consume 12 L/km aprox. 60.000 litros por trayecto, un turismo familiar a tiempo completo 10.000/año.
    El Sahara occidental en el X era cultivable ( I. Olagué)
    El calentamiento/cambio climático es el timo del siglo con mil interés detrás. Recomiendo este esnsayo ameno de leer: “El mito del cambio climático y el pensamiento Alicia” http://nodulo.org/ec/2010/n096p14.htm

  7. “El acceso barato a grandes cantidades de energía y la economía de libre mercado nos han permitido, en un período increíblemente corto de tiempo, alcanzar metas insospechadas hace apenas 100 años”

    Que ternura “nos” provoca el militar-productivismo,…

    Teniendo en cuenta que la mayor parte de las fuentes de energía tienen y han tenido apoyo estatal, no solo como empresa pública (similar a Honourable East India Company) sino con leyes (es decir apoyo de la violencia). Esa alusión al “libre mercado” es un bonito cuento de hadas.

    Como nota, la edad modal de muerte ha aumentado poco más de 10 años respecto a las sociedades cazadoras-recolectoras y eso comparando con lo mejor de Occidente. Igualmente, sin tener en cuenta que los últimos años occidentales suelen ser “cuasi vegetales”.
    Por otra parte, parece intuitivo que las poblaciones animales con recursos tienden a reproducirse. Con lo cual, resulta sorprendente que la rica España se esté extinguiendo,….

    Ese maravilloso Occidente (europeo) es una Venezuela o Rusia (1684 petróleo) importando deflación a marchas forzadas. Tene-”mos” la China comunista exportando deflación (dicho sea de paso a nadie le importa lo de “comunista”), tene-”mos” fe tipo Chichén Itzá en el progreso como fuerza deflacionaria, tene-”mos” la redistribución (vía estatal) de los ingresos de la fuerza militar-productiva como fuerza deflacionaria,…, tene-”mos” la inmigración masiva como fuerza deflacionaria, tene-”mos” el productivismo militar (con toque de corneta, todos los días) como fuerza deflacionaria,…,etc.
    Todo tratando de evitar el “Caracalla inflacionario final”.

    Ese delirio, ver el militar-productivismo como un acto de libertad,…,es cosa de maestros.
    A esos “viejitos” les preocupa la diversa y plural indoctrinación de su jóvenes “de producción en serie“ (cadetes).

    Como resume una vecina-trabajadora venezolana (inmigrante, que aporta deflación) en relación a sus compatriotas: “Piensan esto (España) es la vida fácil, pero hay que limpiar el culo a los viejitos”.

    • “la mayor parte de las fuentes de energía”, la cosa debería ser:
      La explotación de las fuentes de energía de uso común y mayoritario, tienen apoyo (empresa o ley) estatal (violencia), como por ejemplo, la nuclear con sus externalidades negativas mil-kilométricas y milenarias.

      “la edad modal de muerte ha aumentado poco más de 10 años”, la cosa debería ser:
      La edad modal de muerte superada la infancia,…, si bien, si se tienen en cuenta los abortos pudiera ser comparable.

  8. El cambio climático es otra religión más. Es evidente que nuestro planeta tiene actualmente una tendencia hacia el calentamiento. Hasta ahí, de acuerdo, pero ¿hasta qué punto es la actividad humana responsable de este aumento de la temperatura media? Hubo épocas en el pasado (incluso histórico) en que la temperatura era superior a la actual, como en el periodo cálido romano o el periodo cálido medieval, en el que se cultivaban vides en Inglaterra, cosa hoy impensable. Nuestro planeta es un ecosistema cambiante. Pensar que las condiciones tienen que ser estables porque nos viene bien a los seres humanos es estar fuera de la realidad. Hay que dejar trabajar a los investigadores serios para que trabajen en sus proyectos y huir de muchos de estos “calentólogos” que van en avión privado y lanzan sus dogmas de fe. Es patético observar como cualquier indocumentado que no tienen ni pajolera idea de como funciona la atmósfera (ni de muchas otras cosas) puede censurar en las redes sociales o en cualquier reunión de amigos al disidente que se atreva siquiera a poner en duda que el cambio climático pueda provocarlo el ser humano, porque las informaciones disponibles son contradictorias, Y ya, de paso, colocar los consabidos adjetivos de facha, derechoso, franquista… Como toda religión, resuelve cuestiones muy complejas en una frase del estilo “Dios creó al hombre a su imagen y semejanza” y fin de la historia; mientras que la ciencia para acercarse a este mismo tema necesita miles de páginas en tratados de geología, biología y antropología. ¡Ufff, que aburrimiento leerse esos tochos! Y al final los investigadores discrepan.

    Para los misioneros de esta religión del clima, los jóvenes son los prosélitos más apetecibles, no solo porque son el futuro, sino también porque con el dogma del cambio climático, les venden otras creencias más, que todos sabemos de qué palo van.

    Esto no significa que nos tengamos que lanzar a quemar carbón y petróleo como si no hubiera un mañana. E evidente que el uso de combustibles fósiles ocasiones graves problemas, especialmente concentrados en determinadas zonas. Hay que seguir trabajando en la mejora de la eficiencia energética (en las renovables y las fósiles), también en medidas de ahorro, que eviten un despilfarro muchas veces evidente, porque no son recursos infinitos. Y trabajar mucho en investigación de nuevas fuentes de energía, a ser posible limpias, abundantes y baratas (ya puesto a pedir).

    Lo que está claro que si se prescinde de las energías fósiles (incluyendo en este grupo a la nuclear, porque el uranio también es un recursos finito) a corto o medio plazo nuestra calidad de vida no solo disminuiría de manera drástica, sino que se podrá ver comprometida la producción de alimentos para la humanidad y todo el sistema tecno-electrónico, que sustenta la economía, los transportes y el comercio mundial. Eso incluye internet y la red de telefonía móvil. Que mal lo pasaría una generación que no ha conocido los viejos teléfonos de rueda y que para enviar un mensaje y recibir respuesta podías tardar más de dos semanas por el correo convencional. La ducha con agua caliente sería un lujo. Nuestro complejísimo sistema de vida se basa en que el suministro de energía sea fiable (y si puede ser, barato, esto último otro problema al que nos enfrentaremos en el futuro próximo). Ahora mismo, sin energías fósiles volveriamos a 1800, pero con 7.500 millones de personas sobre la Tierra, por lo que el 20% de energía aproximadamente (en el mejor de los casos) que generan las renovables sería solo el privilegio de unos pocos ¿o piensan que los superpoderosos del mundo lo van a repartir entre todos? A lo mejor los profetas del cambio climático lo que buscan es eso. Cuidado.

Comments are closed.