Uno de los debates recurrentes en nuestra historia contemporánea –aunque en rigor viene de más lejos en el tiempo- es el relativo a qué tipo de nación queremos ser. De hecho, lo que Laín Entralgo llamaba el “problema de España” y algún tiempo antes los noventayochistas y regeneracionistas denominaban el “ser de España”, no era otra cosa que la elección del modelo de país. Permítaseme la esquematización inevitable: había que elegir entre el modelo de la España imperial, la España de Trento, martillo de herejes o la España inserta en el contexto europeo occidental, pragmática y tolerante. Si se quiere, en términos todavía más contundentes, el dilema era casticismo o europeísmo.

Me dirán, con toda la razón, que las cosas eran más complejas y la propia disyuntiva no tan radical, pero la simplificación resulta aquí indispensable para llegar raudos al meollo de mi reflexión. También Ortega acudió a la síntesis esclarecedora cuando estableció el lema que marcaría el rumbo del devenir hispano a lo largo de todo el siglo XX: si España era el problema, Europa constituía la solución. Ni siquiera las aproximadamente cuatro décadas de dictadura franquista socavaron la fuerza de ese desiderátum. Nada más recuperar la democracia, la aspiración que agavilló a los españoles, con independencia de su credo político, fue la plena integración en la comunidad europea.

Conseguido este secular anhelo, cambiaron las coordenadas del debate: en términos nuevamente simplificados pero que calaron en el análisis historiográfico, nos habíamos convertido en un país “normal”, por contraste con la “excepcionalidad” que mantuvo o fomentó el franquismo (Spain is different). Esta controversia presentaba ribetes un tanto absurdos pero ello no impidió que tuviera una derivación ideológica que impregnó la mentalidad colectiva: habíamos accedido culturalmente a la modernidad y hasta dábamos lecciones al mundo. Desde nuestra modélica transición a las transgresiones de Almodóvar, España deslumbraba. Los fastos de 1992 constituyeron el punto culminante de esta ola.

Para el magma constituido por podemitas, comunistas y populistas la crisis se presenta como una oportunidad de oro para dinamitar el denostado régimen del 78

A escala internacional, la corrupción rampante y las secuelas de la crisis de 2008 –con España pendiente de un rescate europeo que solo se produjo en parte- socavaron esa imagen, sin llegar a deshacerla. España pasó a ser por la fuerza de los hechos y por (de)méritos propios un socio intermedio del club europeo, ni tan potente como para codearse con los grandes ni tan débil como para que no interesara su suerte. Como pasa en tantas cosas en la vida, individuales y colectivas, el tiempo termina poniendo casi todo en su sitio: España recobró una autoestima más realista, tan lejana del lamento y la conmiseración –el españolito de Machado- como del subidón o la euforia de somos los mejores.

Ahora bien, en contra de lo que cree mucha gente, la historia no es un lujo superfluo del que pueda prescindirse a voluntad. Nuestra sociedad tiende al presentismo y, en todo caso, si levanta la mirada más allá de la inmediatez, es para dirigir sus ojos al futuro, no al pasado. Pero, para bien o para mal, el pasado está ahí para algo más que para recordarnos de donde venimos. El pasado pesa, como una carga de la que no es fácil deshacerse. A pesar de que nos hemos convertido en una democracia formalmente homologable con los estándares occidentales, determinadas lacras e insuficiencias que vienen de nuestro pasado siguen gravitando hoy y condicionan nuestro futuro.

Nuestra democracia se resiente del modo en que se hizo la transición, no -en mi opinión- por culpa directa de esta sino porque las patentes insuficiencias del proceso –se hizo entonces lo que se pudo- no fueron subsanadas en los decenios siguientes. Antes al contrario, se intensificaron los males que estaban en germen, como las tendencias centrífugas que se revelaron como cargas de profundidad con espoleta retardada. Por otro lado, se improvisaron partidos, organismos e instituciones diversas con desigual resultado. En particular, los partidos políticos derivaron pronto en banderías o partidas, o sea, grupos cerrados de estructura piramidal que rendían obediencia ciega al líder y se mantenían ajenos a la sociedad que decían servir o representar.

Como resultado de ello, en nuestra sociedad observamos una peculiar aplicación del principio darwiniano de selección natural: sobreviven los más pillos. En el entramado político, entendido en su más amplio sentido, prosperan los oportunistas y los individuos con menos escrúpulos y al amparo de estos, los serviles y demagogos. Renunciamos hace tiempo a exigirles a nuestros gobernantes una ética del poder: ahora ya no les pedimos ni la capacidad intelectual que esperaríamos de un jefe de sección. Esto ya de por sí es un grave problema en tiempos estables pero ante una crisis de dimensiones planetarias, como la que hoy nos acongoja, resulta una catástrofe de proporciones impredecibles.

De ahí que lo que debía ser un debate pragmático sobre las medidas profilácticas para salir de la crisis sanitaria y las iniciativas concretas para la recuperación económica, adquiera en nuestro país unos tonos agónicos, como ya sucedió en tiempos pretéritos. Para una buena parte del conglomerado de grupos que apoyan al gobierno actual esta crisis es una gran oportunidad para la consecución de sus fines últimos, no siempre coincidentes. Así, para los nacionalistas de toda laya es el momento de romper de una vez por todas la unidad nacional para construir una suerte de abierta confederación ibérica o aun ni eso, acceder a la mera independencia de sus respectivos territorios. Conseguida esta –piensan ellos- ya se verá.

Por su parte, para el magma constituido por podemitas, comunistas y populistas la crisis se presenta como una oportunidad de oro para dinamitar el denostado régimen del 78. Sobre sus escombros se construiría una República popular y se pondrían las bases de una nueva estructura económica que situaría a España más cerca del modelo bolivariano o peronista -¡en el mejor de los casos!- que de Francia o Alemania: tras socavar los fundamentos mismos del libre mercado, un Estado hipertrofiado mantendría un entramado de subsidios y prestaciones cuasi universales, con una población cautiva de varios millones de españoles dependientes de las dádivas de un gobierno fuertemente intervencionista.

Los supuestos balbuceos, incoherencias y contradicciones del ejecutivo en el momento actual podían así verse bajo una nueva luz. Los daños infligidos a numerosos colectivos –autónomos y otros empresarios, trabajadores del pequeño comercio, etc.-, la destrucción del tejido industrial, el sabotaje del turismo, el socavamiento de instituciones esenciales –empezando por la Justicia- o las maneras que apuntan a un ejecutivo tan opaco como dictatorial no serían tan solo lo más evidente, las expresiones de un gobierno de incompetentes, incapaz de sacar a España de la crisis: pasarían a constituir las primeras manifestaciones de un nuevo modelo de Estado y un nuevo tipo de estructura económica.

Estamos una vez más en la trayectoria histórica de España ante una coyuntura crítica, con perfiles insólitos en el contexto occidental. No por casualidad las fuerzas políticas que defienden una salida plenamente constitucional a la crisis se muestran con fuerzas menguadas, sin liderazgo, sin proyecto y sin capacidad para ofrecer un relato coherente. Han sido muchos años de dejación, de políticas meramente pragmáticas y tecnocráticas por parte de esos sectores. Ahora, alarmados, solo podemos poner nuestras esperanzas en que nos salve Europa. ¡Qué sería de nosotros si blindásemos las fronteras y el Banco de España –manejado naturalmente por los políticos- pudiera emitir de nuevo pesetas! Con intervención o con cualquier otra fórmula, solo Europa nos puede salvar de nosotros mismos. Forges lo decía con una sola palabra: ¡País!


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorLa desinstitucionalización de la política
Artículo siguienteEl fútbol no existe más. La realidad tampoco
Rafael Núñez Florencio
Soy Doctor en Filosofía y Letras (especialidad de Historia Contemporánea) y Profesor de Filosofía. Como editor he puesto en marcha diversos proyectos, en el campo de la Filosofía, la Historia y los materiales didácticos. Como crítico colaboro habitualmente en "El Cultural" de "El Mundo" y en "Revista de Libros", revista de la que soy también coordinador. Soy autor de numerosos artículos de divulgación en revistas y publicaciones periódicas de ámbito nacional. Como investigador, he ido derivando desde el análisis de movimientos sociales y políticos (terrorismo anarquista, militarismo y antimilitarismo, crisis del 98) hasta el examen global de ideologías y mentalidades, prioritariamente en el marco español, pero también en el ámbito europeo y universal. Fruto de ellos son decenas de trabajos publicados en revistas especializadas, la intervención en distintos congresos nacionales e internacionales, la colaboración en varios volúmenes colectivos y la publicación de una veintena de libros. Entre los últimos destacan Hollada piel de toro. Del sentimiento de la naturaleza a la construcción nacional del paisaje (Primer Premio de Parques Nacionales, 2004), El peso del pesimismo. Del 98 al desencanto (Marcial Pons, 2010) y, en colaboración con Elena Núñez, ¡Viva la muerte! Política y cultura de lo macabro (Marcial Pons, 2014).

6 COMENTARIOS

  1. Estamos ya en un régimen Bolivariano. Mucha gente sigue sin enterarse.

    En el BOE del luto nacional ya disponemos de la jerga totalitaria:
    «Porque es digno consolidar los vínculos sociales con un duelo colectivo y unitario en recuerdo de todas las víctimas provocadas por la violencia, el terror, las catástrofes o la enfermedad», dice una de las frases. «Porque es bueno que la sociedad que trabaja junta por el bien común pueda manifestar también junta su dolor»; «porque es justo homenajear a los compatriotas que han sacrificado sus vidas en el cumplimiento del deber ante una amenaza insólita contra la salud y el bienestar de la Nación»…

    • O sea el gobierno comunista declara luto nacional por las víctimas del Covid-19.

      Muchas de las cuales, en cantidad indeterminada por el momento, son víctimas de las multiples negligencias del gobierno.

      Para disimular mezcla las víctimas de su desastrosa gestion (i.e.: prohibiendo que los ancianos contagiados fueran llevados a lso hospitales) con victimas de la violencia en general, el terror (por ejemplo el que produce ETA y sus herederos), otras catástrofes (como un terremoto, un autobus que vuelca con niños de colegio) o las enfermedades (como el cancer, la hipertensión, …)

      A los cocineros de ‘relatos’ del gobierno se les está iendo la olla…

  2. Mientras discutimos estas cosillas algunos tienen un modelo muy elaborado de país.

    Recomiendo este vídeo: «Despierta España: El Foro de Sao Paulo y la hoja de ruta ideológica en España»

    • Muy interesante el vídeo y la conversación. Que luego nadie diga que no nos habían avisado. Habrá que ir viendo los sucesivos videos.

  3. Cabría recordar una frase de un artículo anterior* para entender este.
    Al tratar de establecer “un modelo de país” realmente nos quiere decir “una forma de dominación“.

    Porque las naciones (poblaciones de personas de características “cult-urales” similares en un territorio) no tienen modelos. Sí lo tienen si están bajo una forma de dominación,…, ilustrada o no. El Estado suele ser esa forma de dominación ilustrada (el contrato divino con un Dios mortal para abandonar el estado de naturaleza), por lo cual, cuando se refieren a “nación” realmente lo hacen al Estado (la administración para entendernos); o a su plasma espiritual mágico la Nación. En mayúscula como aparece en la “Con-institución de 1812”.

    Cabe puntualizar la diferencia entre Estado y Gobierno no es trivial. Lo segundo es natural entre grupos humanos (que no sociedades) a pesar del “Hombre lobo” lo primero es en parte el “Hombre lobo” ilustrado.

    *:“Lejos de arraigadas convicciones éticas, la mayoría de las personas no hacen daño a sus semejantes por miedo a las consecuencias, sean estas del tipo que fueren, desde penales a la simple reprobación de su entorno. Pero múltiples experimentos han mostrado que cuando se le da al individuo la posibilidad de hacer sufrir o incluso matar a un semejante solo pulsando un botón, desde el absoluto anonimato y sin miedo a penalización alguna, la mayoría de los examinados no lo dudan: aprietan el botón o le dan a la palanquita.”

  4. Magnífico artículo que pone el dedo en la llaga de nuestro presente. Pero creo que se ha quedado corto en dos cosas:

    La PRIMERA es que el autor ha olvidado que muchos de los problemas que tiene la España actual parten de la trayectoria histórica y de la falta de reflexión sobre el concepto «España», que no son ni las estupideces infantiles de «Nación de Naciones» ni «República confederal asimétrica» o «de lo que yo diga» que dice la izquierda, ni el esencialismo de banderas y folklore de una derecha orgullosa de serlo o la indiferencia del concepto de «nación» del «centro» y «centro-derecha».

    En España, el debate serio sobre la nación no ha salido de ciertos cenáculos intelectuales (a veces muy polítizados y tendenciosos), pero no ha sido desarrollado en la sociedad, más allá del fútbol y cuatro tópicos. Esta España «invertebrada» parte de que aquí nunca hubo revolución burguesa ni tampoco una construcción nacional auténtica, dada la debilidad de las estructuras estatales liberales. Éstas se empiezan a montar cuando el Imperio está ya perdido y las arcas estaban muy vacías, por lo que apenas si pueden implantar una ligera estructura administrativa. La idea de «nación española» se convierte en la respuesta de una mínima burguesía, más conservadora que liberal, y que está muy bien conectada con la administración y localizada en Madrid. Las tímidas burguesías que surgen en Cataluña y País Vasco están plenamente conectadas con ésta en un principio, para luego salirse del proyecto nacional, una vez que descubren que «quizás» (erróneamente) les iría mejor por su cuenta, sin olvidar la infiltración que sufren desde potencias extranjeras o sociedades secretas a sueldo, interesadas en crear ciertos protectorados dentro de Europa.

    El franquismo intentó hacer lo que la burguesía no quiso o no pudo en el XIX, pero más allá de su falta de legitimidad politica (como tampoco tuvo la II República, pues fue producto de un pasilleo político que de la voluntad de los españoles), Franco volvió a las mismas bases decimonónicas de una España que solo existía en su mente (ni siquiera en la de muchos generales que le acompañaron en 1936, donde había de todo). La transición ya fue la demolición de lo poco que había del concepto serio de «nación española» más allá del folklore y de un ordenamiento jurídico que se arrastraba desde los parcheos del siglo XIX.

    En las autonomías controladas por los secesionistas ya vemos el resultado que nos ha traido todo esto, pero no tampoco hay una formulación seria de lo que es la nación «catalana» o «vasca», de nuevo más allá del folklore, de la creación de lenguas artificiales y del expansionismo territorial y de inventarse una historia que nunca ocurrió: verdaderos proyectos de corte nazi que perviven en la Europa del siglo XXI. Mientras el resto de España, tocando el violón o rememorando viejas glorias imperiales: no hubo leyenda negra, León es un país Llionés, los gallegos descendemos de los suevos y los canarios de los guanches y no de los genocidas godos (castellanos), al-Andalus fue la leche destruida por los cristianos (menos mal que ahora en el antiguo reino de Tartessos esta maurofilia se ha atenuado tras el cambio de gobierno) y otras chorradas por el estilo.

    La SEGUNDA cuestión es respecto a Europa. Creo que la famosa frase de Ortega se ha sobrevalorado. Europa no es la solución de nada. Es bueno pensar que estando tan cerca de Europa no vamos a convertirnos en otra Venezuela, pero ya se ha visto lo que la euroburocracia de Bruselas puede dar de sí: Balcanes, Kosovo, Puigdemon y demás huidos, etc. Es decir, cero o próximo a cero. Sólo es un consuelo, que puede ser una esperanza falsa. Europa es poco una oficina de préstamos y el campo abonado para todos los «lobbies» del mundo mundial, porque cada país, en el fondo, va a lo suyo, y los europolíticos huelen a gente vendida al mundialismo a kilómetros.

    Creo que los españoles hemos estado demasiado pendientes de Europa. Un poco de seriedad: que el mundo es muy grande y Europa está en su declive. Esto se junta con el europapanatismo de la inmensa mayoría de los políticos patrios y de muchos compatriotas. Ello no significa que debamos volverle la espalda a Europa. España debe ser un socio fiable y serio de la Unión, pero mirar por sus propios intereses, con un acercamiento a Portugal, a EEUU, a Iberoamerica, al mundo árabe, a Extremo Oriente, los polos del futuro y no ser tan seguidistas de las políticas europeas cuando no nos convengan. A ver si aprendemos de los ingleses.

    Las esperanzas de muchos de nuestros políticos y de los «lobbies» que los pastorean han sido que España se disolviese en Europa. Ello sería nuestro mayor error, que nos haría caer en las garras de los euroburócratas y sus prestamistas, así como convertir nuestras nuevas estructuras territoriales (republiquetas o lo que sea) en protectorados de países europeos que no hayan sido tan tontos de dejarse engañar. No podemos pensar en que Europa nos va a sacar las castañas del fuego. Nos pueden echar una manita, pero nada más. Del infierno tendremos que salir por nosotros mismos.

    Saludos.

Comments are closed.