Decía Miguel de Espinosa que la política es la simpatía que el poder siente por sí mismo. Siempre he entendido la frase en el sentido de que los políticos suelen estar encantados de conocerse, y me imagino que Espinosa, que escribía en pleno franquismo, pudo fijarse en ese rasgo tan notable de conducta debido a los estrafalarios y ridículos uniformes que lucían los jerarcas del régimen para asistir a los actos de exaltación de su mandato, como se llamaban entonces, esas chaquetas blancas con camisas azules y corbatas negras, incluso en pleno invierno, pues es evidente que llevarlas sin rubor exigía un alto grado de autocomplacencia que impidiese caer en la cuenta de apariencia tan ridícula.

Algún lector benévolo puede que piense que, a continuación, voy a elogiar a la democracia porque no exige sometimientos semejantes. Quien así lo hiciere, se equivocaría dos veces, en primer lugar, porque no voy a hacerlo, pero, sobre todo, porque no es verdad en absoluto. Las democracias tienen su propio amaneramiento, y eso hace que en España el alto nivel  de descuido en las políticas que se nos ofrecen venga envuelto en un sinfín de cuidadísimas imágenes, lo que no quiere decir que sean inteligentes, sino que cualquier partido le da mil vueltas a la manera en la que presenta sus actos, a sus líderes y a lo que podríamos llamar sus propuestas, si somos tolerantes con el uso un poco laxo del idioma. En esto no cesamos de progresar, y si no, fíjense en que Sánchez tiene a su lado a un supuesto genio de la fotogenia, en lugar de tener, como Zapatero, a un supuesto genio de la economía, aunque, visto lo visto, casi habría dado lo mismo, y ya veremos en qué para la cosecha del malabarista icónico que está de turno.

Unos exhiben más a sus influencers, caso de Moncloa, y otros los tienen más en la recámara, pero todos actúan conforme a un plan cuidadoso, y eso llega a crear unos estereotipos bastante similares en muchas cosas, por ejemplo, en esa escenografía común a todos los partidos en que se ve cómo una élite de sumisos privilegiados se sitúan en un estudiado semicírculo, que recuerda mucho a las liturgias eclesiásticas, rodeando al líder para escuchar embobados sus ocurrencias, que tampoco lo son porque pertenecen siempre al prontuario de frases con supuesto impacto que le han preparado los plumillas a sueldo.

Lo que me llamó la atención fue el intento de Casado de minimizar la corrupción en el PP, en una oportuna pregunta de Motos sobre el particular, y ante su replica cuando Casado pretendió zanjar el asunto echando la culpa a “un par de sinvergüenzas”

Al fin y al cabo, la política depende de la opinión pública, y el primer mandamiento es no equivocarse, y los errores se suelen encomendar a los números dos, por aquello de que se vea que no todo es artificio y propaganda en lo que se dice, de manera que se reserva a los más botarates para que den que hablar y permitan que se muestre el verdadero mensaje del partido, que se luzca la autoridad del líder y la voluntad de rectificar cuando se cometen errores, lo que debe parecerles que sirve para mostrar el lado más humano de los políticos.

El hecho es que ese conjunto de reglas de imagen hace que las apariciones de los líderes tengan mucho más que ver con representaciones muy ensayadas que con actos de la menor espontaneidad. Los servicios de orden ya se encargan de retirar, de forma más o menos cortés, a cualquiera de los asistentes que quiera romper el encanto de las ceremonias diciendo lo que realmente opina, sobre todo si no es del agrado de los directores de escena y del primer galán.

El problema es que ese envaramiento que produce el someterse a criterios estrictos en el vestir, el gesticular y en el hablar, son de una dudosa eficacia comunicativa, e impiden, desde luego, que los políticos que a ellos se atienen puedan tener la menor receptividad al ambiente y se priven de cualquier forma de espontaneidad. No llevarán uniformes, pero se rodean de docenas de apuntadores y expertos de toda laya para actuar conforme a un plan de campaña que, en su opinión, les conducirá al triunfo.

Hace unos días tuve la oportunidad de ver en El hormiguero de Antena 3 una entrevista a Pablo Casado; no pude verla entera porque me topé con ella cuando llevaba un rato, pero lo visto me sorprendió para bien, creo que fue un acierto para el entrevistado, uno más para el autor del programa. Doy por hecho que los que querrían ver desollado vivo al líder del PP pensarán que las preguntas eran complacientes, no creo que fuera el caso, porque dentro de la cortesía de una entrevista propia de un programa de entretenimiento, Pablo Motos no se limitó a dar al político oportunidades de lucimiento. De hecho, lo que me llamó la atención fue el intento de Casado de minimizar la corrupción en el PP, en una oportuna pregunta de Motos sobre el particular, y ante su replica cuando Casado pretendió zanjar el asunto echando la culpa a “un par de sinvergüenzas”.

Es muy fácil que Casado piense que hablar de corrupción, o, dicho a su manera, “hablar del pasado”, no es lo que más le conviene para ganar votos, pero lo que me asombra es que no alcance a comprender que esa lacra para el partido lo ha sido, sobre todo, porque se han obstinado en minimizarla. Estoy convencido de que se trata de un consejo de alguno de esos genios de la imagen, pero más todavía de que si Casado pretende invertir la tendencia al castigo que tienta a innumerables votantes del PP para recuperar su voto, y llegar a las cifras que puedan darle una mayoría suficiente, tendrá que enarbolar un discurso muy distinto al del “par de sinvergüenzas”.

Podría decir algo como esto, por ejemplo: “La corrupción que ha afectado a mi partido es algo que me avergüenza y estoy seguro de que avergüenza más a millones de nuestros votantes, a la gente que querría creer en lo que decimos y no lo hace por las cosas que hemos hecho mal, en este y en otros casos”. Y podría seguir: “Los casos que han salido a la luz son bochornosos, y espero que esto nos haya servido de escarmiento, porque creo que la actitud que hemos mantenido frente a esta cuestión ha estado mucho más inspirada en el espíritu de confrontación con los rivales que han esgrimido los casos, que en un sincero deseo de acabar con esa lacra”, para añadir luego “Voy a empeñarme a fondo en que no vuelva a suceder nada parecido, y estoy seguro de que esa va a ser una de las pruebas de que este partido se ha renovado a fondo, pero si volviese a surgir el más mínimo caso mientras yo sea presidente, los españoles pueden estar seguros de que mi actitud no va a ser complaciente o exculpatoria, la corrupción la hacen las personas, pero las organizaciones, como el PP, no pueden servirles de tapadera ni como instrumento para tratar de que no les alcance el castigo penal y político que merecen esas acciones”.

Si además rematase diciendo algo como que “un partido que defiende la libertad, la propiedad privada, el esfuerzo, el mérito y la decencia personal no puede consentir ningún tipo de acciones que busquen apropiarse del trabajo ajeno, eso podría tener sentido en fuerzas que crean que la propiedad, la riqueza y la prosperidad son delictivas, pero no entre nosotros, y por eso mismo la corrupción ha sido muy perjudicial para nosotros, porque no es solo un delito, es algo que atenta de manera frontal contra nuestros ideales”.

Tal vez unas declaraciones de ese tipo pudieren tener algunos inconvenientes, pero evitarían la sensación de que el “nuevo” PP que promete Casado va a seguir haciendo contorsiones increíbles para dar a entender que lo de la corrupción es simplemente una cuestión de mala imagen. No creo que Casado se oponga a hablar con claridad de este y de otros asuntos, pero, pese a que la entrevista en su conjunto le fue muy favorable, tendrá que aprender a salirse de los papeles trillados si quiere convertirse en un político importante. Pedir disculpas es, además de una práctica cortés y educada, una conducta inesquivable cuando el partido se ha dejado en la gatera unos cuantos millones de votos. Que no le engañen, no basta con ponerse el uniforme de líder, necesita serlo de una manera consecuente, valiente y sincera.


Por favor, lea esto
Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

3 COMENTARIOS

  1. “el NEPOTISMO ES MADRE DE TOAS LAS CORRUPCIONES.
    En esencia el NEPOTISMO, que es propio de los regímenes verticales dictaduras etc. Es la lacra que ha convertido a este pais en lo siguiente que una democracia Bananera, y está en los cimientos de todas nuestras instituciones, incluida la Policía Ejercito Universidades, Justicia etc. Todas
    Es la esencia de la MARCA ESPAÑA.”

    Pues sí.

    • Algunos pensamos que el régimen del 78 ya estaba malparido en su inicio. En él se produjo el reparto del pastel entre las élites financieras y políticas. La corrupción hasta el tuétano que padecemos era más que previsible: hasta un niño de pecho lo vería, sino hubiera sido por la distorsión de la realidad hecha por los medios de comunicación.

      Así un régimen con esa tintura sólo podía ser, entre otros, nepótico. (*)

      (*) Cuando se habla de nepotismo siempre me acuerdo del Tribunal de Cuentas. Ese Tribunal que presenta resultados de su trabajo pasados unos lustros. Que nunca sanciona a organismo alguno, salvo si te llamas Arturo Más.

      https://elpais.com/politica/2014/06/23/actualidad/1403548994_107851.html

  2. Alucino con la candi¡dez del profesor, por ser benévolo.
    El Sr. Casado es un ejemplo puro y duro de lo que es un profesional de la política, poco formado o casi nada, y que por supuesto se ha beneficiado de los ingresos en B de esta asociación para delinquir (panda de ladrones, los de arriba todos), que es y era el PP como ell resto de partidos de España, que lo son todos.
    El Sr. casado practica como todos el ejercicio de corrupción pura y dura que destruye a este país y que lo hace como la LA MARCA ESPAÑA, y todos como BOBOS que somos, unos votando a estos sinvergüenzas, y otros como los periodistas colaboradores y paniaguados que lo son muchos los responsables del NEPOTISMO PURO Y DURO. Mientras el Sr. Casado no renuncie que no lo hará, como ninguno de la CASTA, al poder de nombrar a dedo a todos y cada uno de sus compinches, NO HAY SALIDA.
    El espectáculo de Inglaterra donde nadie le debe el cargo a su patrón es la esencia de la DEMOCRACIA.
    Lo nuestro es la CORRUPTOCRACIA el NEPOTISMO ES MADRE DE TOAS LAS CORRUPCIONES.
    En esencia el NEPOTISMO, que es propio de los regímenes verticales dictaduras etc. Es la lacra que ha convertido a este pais en lo siguiente que una democracia Bananera, y está en los cimientos de todas nuestras instituciones, incluida la Policía Ejercito Universidades, Justicia etc. Todas
    Es la esencia de la MARCA ESPAÑA.