Los poetas suelen tener una imagen excelente de la condición humana y escriben pensando siempre en lo mejor. Así Machado, por ejemplo, anotó aquello de “A distinguir me paro las voces de los ecos, y escucho solamente, entre las voces, una”, y hay que suponer que no lo hacía para recomendar lo contrario, escuchar sin escoger y confundir los titulares de las noticias con las cosas mismas. Excelente consejo, pero en especial en tiempos en que la degradación de la información y el olvido de las exigencias críticas, el desprecio del mandato ilustrado de atreverse a pensar por uno mismo se encuentra en uno de los peores momentos de la historia. Parece como si se hubiese convertido en un mandato moral la necesidad de ser dogmático y cerril, y para eso no hay nada mejor que dejarse adormecer por los susurros de la confusión organizada, puesto que como ya se sabe lo esencial es entretenido distraerse con cualquier memez.

Publicidad

En España padecemos una industria de la confusión, una desgraciada orquesta del despiste, y no lo digo porque sea como la del Titanic, sino porque se caracteriza en fijar la intención no en lo que la requiere sino en lo que resulta más rentable. Un ejemplo muy simple es que el día en que la luz alcanzó una subida récord del 188% en apenas meses las portadas de los grandes medios estaban ocupadas con los llantos millonarios de Messi, lo que muestra que somos una sociedad compasiva, sin duda.

Es increíble que los políticos del arco liberal y conservador no caigan en la cuenta de que la confusión reinante terminará por ahogarles, si es que no están ya asfixiados, y que su única baza política tiene que consistir en desmontar los tinglados burocráticos e ideológicos en los que se amparan las fuerzas progresistas

El principal responsable del desenfoque es, desde luego, el Gobierno, y es fácil entender que tiene muchas razones para serlo, porque la forma menos complicada de gobernar solo se produce cuando el público está mirando hacia otra parte. En medio de la crisis eléctrica el Gobierno ha agitado dos fantasmas con gran capacidad de distraer al personal, ha asegurado que mejoraría la educación matemática a base de perspectiva de género y ha emprendido una campaña esencial contra los bomberos toreros, o sea que está en todo.

No es que la oposición pueda ser aplaudida por enfrentarse de manera inteligente a esta industria tan moderna de la confusión que tantos réditos produce a los promotores de la sociedad del espectáculo. A veces parece que la oposición es rehén de un gobierno que la ha convencido de que lo que tiene que hacer es criticarle a muerte, tarea, por otra parte, que está al alcance de cualquiera sin demasiado gasto neuronal.

A mi modo de ver pertenece al reino de lo surrealista el que la oposición actual no haya caído todavía en la cuenta de que la polarización, el enfrentamiento frontal, el cainismo, constituyen estrategias que favorecen al Gobierno porque le permiten utilizar una y mil veces el trazo grueso que tanto gusta a muchos españoles, a toda esa multitud que cree que con decir “fascista” ha dicho algo profundo, certero y con futuro. Sobre este punto remito a un reciente y excelente artículo de Ramón González Ferriz en El Confidencial.

Una sociedad que se empeña en ignorarse, es una sociedad que no se gusta, que se ve fea y vieja y eso le lleva a buscar culpables de manera inevitable, a abandonar cualquier espíritu crítico y a dedicarse a zarandear al chivo expiatorio. Lo extraordinario de nuestro caso, que es menos común de lo que pueda parecer, es que los que debieran sentirse responsables de explicar lo que pasa, de dar información, de proporcionar datos, de fomentar la crítica, parecen haberse conformado con tratar de sobrevivir al desastre sin tener el menor empeño en impugnarlo. Es pasmoso, por ejemplo, el abandono en que se ha dejado el campo de la educación y el de los medios de comunicación en manos de los que se llaman a sí mismos progresistas, o la facilidad con la que los gobiernos conservadores han tragado y tragan con las políticas de aquellos en las ocasiones en que llegan al poder.

Así se produce el fenómeno de que cuando el viento de cola parece empujar al poder a los partidos conservadores, como ahora sucede en España, no se adivinan, siquiera, las medidas que se puedan tomar para revertir la situación de fondo. No se dice, por ejemplo, que tal ley vaya a ser cambiada, ni se dice con claridad meridiana que política se hará, se entiende que más allá de esas proclamas de apoyo a la educación y a la agricultura que son tan baratas de decir como imprecisas. Que los electores entiendan que se puede hacer política de otra manera, sin proclamas huecas, sin agotar los caudales públicos con nuevos ministerios y centenares de extraños asesores, en su mayoría bastante indocumentados, es esencial para que se entienda que les conviene un cambio político que no se limite a cambiar las caras.

Es increíble que los políticos del arco liberal y conservador no caigan en la cuenta de que la confusión reinante terminará por ahogarles, si es que no están ya asfixiados, y que su única baza política tiene que consistir en desmontar los tinglados burocráticos e ideológicos en los que se amparan las fuerzas progresistas que siempre se han revelado como buenos especialistas en inventar nuevos problemas para colocar a más estómagos agradecidos. Los viejos ministerios españoles han perecido ya bajo una balumba de nuevas denominaciones de las que nadie es capaz de describir alguna tarea concreta y respetable, alguna política pública necesaria, responsable y cuyos resultados quepa medir con precisión.

La confusión no es nada natural, es un guiso bien condimentado que hay que saber desmontar, y sin esa tarea será muy difícil conseguir nada positivo. Esa es la paradoja española, que algunos parecen creer que en la confusión triunfarán lo que dicen ser sus ideales, pero sin luchar contra la creencia idiota de que todo consiste en gastar más, sin explicar con claridad que el dinero no se tira sino que se lo llevan unos cuantos, es decir que deja de ser de nadie para ser de los amigos. No será posible una alternativa real en una sociedad tan confundida como para conmoverse con las lágrimas de Messi y pensar que la subida de la luz debe ser cosa del cambio climático contra el que con tanto denuedo luchan nuestros progresistas con el Gobierno a la cabeza.

Foto: Global Panorama.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

Artículo anteriorEl Covid resucita. Enhorabuena, !estamos a salvo¡
Artículo siguienteEl final de la alegría
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

9 COMENTARIOS

  1. Excelente columna Don José Luis

    La confusión es el marco que ellos han definido para situarse y permancer en el Poder.

    El problema para plamtear una alternativa fuera de ese marco es que hace falta una mas crítica (concepto físico… ) o sea un numero suficiente de personal que entienda las alternatvas racionales que se proponen a la confusión, para a su vez saber transmitirlas a quienes tienen menos conocimiento.

    Eso en el PP es ontológicamente imposible.

    Y en VOX tienen el problema de moverse en circulos de amigos/files tan estrechos, que es muy difícil que lleguen a alcanzar ese número. El pico de la pirámide es tan filudo, cuando debería de haber una meseta, que limita su capacidad de conectar con el personal sin salirse de unos cauces estandarizados y normalizados, que dan pena.

    Que le voy a decir que usted no sepa.

    Un cordila saludo

  2. Poco que añadir al certero y sosegado artículo De Quirós.

    Quien deba tomar nota que lo haga si su falta de inteligencia, experiencia y conocimientos no se lo impiden. Nota para el PP y VOX.

    A Ciudadanos no se lo recomiendo por haber demostrado con creces que las gafas de colores no otorgan conocimiento político, aún menos el pin 20-30.

    Con el PP se nos presenta un grave Problema Poético entre Machado y Baudelaire.

    “A distinguir me paro las voces de los ecos, y escucho solamente, entre las voces, una”
    A. Machado.

    VERSUS…

    -¿A quién quieres más, hombre enigmático, a tu padre, a tu madre, a tu hermana o a tu hermano?

    -No tengo padre, ni madre, ni hermana, ni hermano

    -¿A tus amigos?

    -Empleáis una palabra cuyo sentido, hasta hoy, me es desconocido.

    -¿A tu patria?

    -Ignoro en qué latitud está situada.

    -¿A la belleza?

    -La querría de buena gana diosa e inmortal.

    -¿Al oro?

    -Lo odio como vosotros odiáis a Dios.

    -¿Qué es pues lo que te gusta extraño extranjero?

    -Me gustan las nubes…, las nubes que pasan…las nubes que pasan a lo lejos… las maravillosas nubes..»
    C. Baudelaire.

    nota, he traducido de memoria por no encontrar en Internet una traducción decente, pido disculpas.

    Éste Problema Poético que es el PP podemos observarlo en los siguiente rituales.

    Misa de silencio de un minuto por la muerta semanal portando el estandarte «ni una más» con loa a las leyes inconstitucionales.

    Ritual de vacunación y persecución de herejes.

    Implantación del salvoconducto del imbécil que ha renunciado a sus derechos. Podía seguir y seguiré.

    Machado en mi infancia era para mi el mejor poeta del mundo, con él descubrí algo que hasta entonces no había descubierto a pesar de haber leído miles de poemas. Con el descubrí la poesía y creo que también España, las dos españas que siempre son la misma.

    Las dos «españas» de Machado no tienen ideología son eternas. España «Purga un pecado ajeno, la terrible cordura del idiota» no sé si acordarme de Feijoó, Bonilla o Revilla.

    Matemáticas de género.

    Uno por uno = uno
    Una por una = una
    Uno por una = 2 + (n…) Donde N es el número de hijos.
    Una por uno = Uf, esto es alta matemática.

    Me da que han compicado el asunto.

    Dicen los que saben de energía que es muy difícil saber cómo funcionan las tarifas eléctricas. Yo no estoy de acuerdo, como señala Quirós hay que fijarse en lo esencial y no en el barullo.

    Cuando yo era joven escuché estas palabras de la boca de una Señora Eléctrica. «Quien nos iba a decir que ganaríamos más dinero con el PSOE que con Franco»
    Problema eléctrico resuelto, hasta hoy.

    También cuando era joven me enteré que el PSOE había hecho una ley prohibiendo la importación de aguacates para que una plantación de sus colegas prosperaraen España.
    ¿Es posible que Pedro y Begoña vayan a África a por naranjas? Yo creo que no, tal vez algún amigo tenga intereses en alguna compañía importadora.

    Escuchaba a un joven en youtube que se creía informado y políticamente capacitado decir, » nos están quitando los derechos que nos otorgaron».

    El PP no está capacitado para gobernar España por mucho que el PSOE haya demostrado una y otra vez que tampoco, y VOX no se entera, yo creo que deberían hacer caso a Quirós.

    El partido que haga un programa gana las elecciones, un programa que les pueda costar la vida por eliminar y limpiar todo lo innecesario y corrupto.
    Desde el Tribunal Constitucional hasta el funcionario del favor del yo tengo un amigo. Ni un chiringuito más, todos al paro, nos ahorraríamos un montón de pasta que no es de nadie y es solo nuestra.

    • Los libros de cabecera en la Moncloa son

      Sumisión a Satán 20-30.

      «Memorias de África»

      Como trincar la plata de América y la UE.

      Memorias de un saqueador totalitario retirado.

      Libros que ya leen con fruicción los cuerdos idiotas del Problema Poético.

      • El problema que tenemos y puede volver a dar como ganador al PSOE, es que no existe la crítica. Un ejemplo los trabajadores, han decidido programar la lavadora a la cuatro de la mañana y tender la ropa antes de ir a trabajar.
        Ni una queja, estaban ahorrando. Me planteo también como son las comunidades de vecinos, yo pongo una lavadora a las 9 y al día siguiente algún vecino me dirá muy educadamente que sea la última vez.

        • El problema es que siempre gana el PSOE aunque sea con las siglas del PP.
          El PP no puede dejar de ser el PSOE por ser uno en dos unidos por la corrupción sistémica.

          Quizás el mejor análisis lo hiciera el olvidado y controvertido García Trevijano, «la partidocracia solo se sustenta por la corrupción sistémica». Algo que VOX debería tener muy presente si no se quiere ver atrapado en ella.

          Si le quitamos esa ligazón el régimen cae.

          La frase que escuché a un youtuber rebelde me dejó helado y deprimido. «Nos están quitando los derechos que nos otorgaron’ desde jóvenes llevan la marca de la oveja.

          Un cordial saludo.

        • Si ese vecino fuera del PSOE/Podemos lo llevaba claro con mi lavadora.

          O eso, o que me pagara la diferencia por ponerla a las 7PM.

          No se que le dolería mas.

    • Leches con Baudelalaire.

      Yo creo que eso se lo dedicó a Zapatero, el supervisor de nubes vocacional, claro está que no es lo mismo supervisar nubes que disfrutar viéndolas per se (como si fuera un test de Rorschach en «elegante»).

      Tantas nubes tiene que supervisar Zapatero que necesita una línea aérea venezolana creada ad hoc. Que a saber que transporta en realidad.

      Les dejo este link que me ha parecido muy interesante. A priori no se corresponde con el tema. Pero en realidad, a poco que uno tenga la funesta manía de pensar, si.

      https://www.actuall.com/democracia/vacunas-aborto-fe-y-cosas-del-siglo-pasado/

      Un cordial saludo

      Obviamente Zapatero y PP, sobre todo el post 11M, son como muy bien dice lo mismo.

      • Parece que la ensoñación personal se ha hecho política.

        Y si, parece dedicado a Zapatero.
        Baudelaire no hubiera entendido nunca que su poema sirviera para el programa de un partido político, y que Sánchez señalando las nubes llegara a presidente.

        Quizás esté poema nos muestre el inicio de la decadencia de occidente. ¿Quien sabe?

  3. Muy bueno, lo de la industria de la confusión. A esta gentuza el caos le resulta rentable. Y el PP engordándoles la cuenta de resultados.

Comments are closed.