Los efectos de la politización extrema que se ha instalado en España se hacen sentir en forma muy negativa para todos. La polarización todo lo resuelve porque no caben otras respuestas que las que da el propio bando, así sea se pregunte por el tiempo que hace. No se puede preguntar por nada si eso puede ser interpretado como una forma de favorecer a unos o a otros, y no digamos nada cuando se sospeche que se puede perjudicar a ambos. Eso es lo que ha pasado con la desgraciadísima gestión de la pandemia que hemos padecido, pero no se trata de ningún caso excepcional, es lo que ocurre cuando se ha perdido casi por completo la capacidad de análisis independiente.

No se trata de una parálisis intelectual que afecte a todo el mundo, pues quien más quien menos, sabe bien que no es oro todo lo que reluce, pero sí afecta casi sin excepción a lo que acontece en la esfera pública. El fenómeno es tan grave que cuando un conocido periodista ha empezado a cuestionar en un telediario algunas de las mentiras o tonterías en circulación más bobas se ha producido una especie de pasmo universal, y una asociación profesional se ha apresurado a concederle un premio. No es mal síntoma, digo lo último, porque lo primero es espantoso.

El caso de la pandemia está siendo apoteósico, hemos visto como se derrumba el mito de poseer el mejor sistema sanitario del mundo, pero no se está haciendo absolutamente nada para saber qué es lo que se ha hecho mal y, si se escucha el parecer de los políticos, del gobierno y de la oposición, lo que se ha hecho es de notable para arriba. ¿Qué misteriosa maldición nos obliga a tragarnos una inconsecuencia de tal tamaño? Pues la fidelidad perruna de muchos a sus amos políticos, unos al Gobierno, otros a las autonomías en otras manos. Es más, lo que se está empezando a oír es que hace falta reforzar la sanidad pública, como si todo fuese un problema de dinero, cuando no lo es, o, al menos, no lo es en exclusiva.

¿Es un problema de dinero que los cerca de quince mil empleados públicos, entre epidemiólogos, salubristas, médicos dedicados a la prevención, enfermeras, auxiliares, administrativos y cargos públicos a dedo dedicados a advertir la presencia de enfermedades nuevas hayan sido incapaces de darse cuenta de lo que estaba ocurriendo bastante antes del malhadado 8M?

Nadie parece querer hacer un esfuerzo elemental para saber qué ha estado fallando, y nadie nos dice que se vaya a corregir, por si vuelve con fuerza la pandemia o, para que las cosas funcionen de una manera más eficiente en el futuro. ¿Es un problema de dinero que los cerca de quince mil empleados públicos, entre epidemiólogos, salubristas, médicos dedicados a la prevención, enfermeras, auxiliares, administrativos y cargos públicos a dedo dedicados a advertir la presencia de enfermedades nuevas hayan sido incapaces de darse cuenta de lo que estaba ocurriendo bastante antes del malhadado 8M? ¿Se va a hacer algo para que la información clínica de cada acto médico se pueda convertir en un índice que ayude a entender que tenemos un problema? Según me dice quién puede saberlo, hay casos en los que el informe del médico de asistencia primaria que detecta que algo extraño podría estar sucediendo puede tardar dos meses en llegar a la poltrona en que se examina el panorama. Tampoco parece funcionar a la perfección la comunicación entre hospitales o un centro de coordinación que permita saber dónde hay camas disponibles.

En el colmo del caos bajo mando único parece que Renfe medicalizó un par de trenes, capaces de trasladar casos graves, pero ya se sabe que los trenes no sirven de mucho si no saben a dónde quieres o tienes que ir. En Europa se usaron desde el principio este tipo de instrumentos, pero me temo que sea en lugares en que sí saben dónde tienen camas disponibles. No es de extrañar nada de esto si se piensa que ni siquiera hemos sabido contar con un mínimo de competencia el número de víctimas, lo que al final ha servido para que el gobierno haya casi conseguido ocultar el deshonroso lugar que hemos ocupado en la gestión sanitaria de la pandemia. A cambio, el presidente del Gobierno ha estimado que gracias al confinamiento se han salvado unos cientos de miles de vidas, naturalmente sin explicar ni poco ni mucho de que manera le han hecho un cálculo tan redondo y complaciente (cabe pensar que sea ocurrencia de Simón, vista su competencia).

No es que seamos tontos y no sepamos entender lo que está pasando, es que los políticos, sin excepción que me venga a la cabeza, son unánimes en tratarnos como si lo fuéramos. Jamás nos dicen nada que, a su entender, pueda perjudicarles, y, en consecuencia, mienten más que hablan. El gobierno se ha organizado unos aplausos espontáneos, en plan apoyo a los sanitarios, a la llegada de Sánchez a Moncloa tras su éxito, pero porque piensa que no caeremos en la cuenta de que su éxito habría sido mayor si no hubiese pedido el doble de lo que nos han dado. Este asunto del plan europeo ha parecido una explicación de resultados electorales, cuando parece que todos los partidos han ganado. De todas formas, se nos escapa lo más humillante, y es que como dijo Richard Sennett en una entrevista en El País, “lo gratuito conlleva siempre una forma de dominación”, es decir que Sánchez es aplaudido porque ahora somos un poco menos independientes y respetables que antes de la pandemia, si cabe, y pese a lo brillante que ha sido nuestra gestión.

La mentira siempre tendrá un gran papel en política, no cabe mucha ingenuidad en esto, pero lo que resulta preocupante es que las capas más influyentes de nuestra sociedad la acepten con tanta mansedumbre y no hagan nada por ponerles las cosas un poco más difíciles a los políticos más mentirosos. Aquí, si la mentira ha alcanzado algún mérito es por su carácter grotesco, por su vulgaridad, pero de eso no tienen la culpa solo los mentirosos, sino los que les siguen con unción la corriente. A otro periodista del mismo medio le dijo una vicepresidenta que en Portugal habían tenido menos problema con la pandemia porque estaban más al Oeste, y el audaz reportero se limitó a constatarlo.

A veces parece como si la prensa en su conjunto fuese presa de un embrujo que le impide ocuparse de lo que interesa y le lleva a dar coba y aliento a las gilipolleces más burdas. O como si actuase con la disciplina de un batallón legionario ocupándose de lo que le manden. El ejemplo de don Juan Carlos es obvio, ahora le ataca todo el mundo por su informalidad, pero esos mismos fieros guardianes de la decencia pública nada dijeron cuando no se les impulsaba a hacerlo, y ahora colaboran con entusiasmo a emporcar la monarquía porque es lo que conviene. Que no se extrañen si pierden lectores y que no le echen la culpa a Google and Co., que es muy probable se merezcan lo suyo, y se pregunten si es ético darle más importancia al devaneo de un torero que a que la Guardia Civil haya sido amenazada con motosierras en Vera de Bidasoa, de lo que hemos tenido que enterarnos por Whatsapp.

En pleno franquismo se soñaba con la esperanza de que la prensa pudiera ser un contrapoder, pero algunos magnates parecen más interesados en hacerse amiguetes de los políticos para que les cuenten algo y en pasar la gorra y, claro es, no acaban de interesar a sus lectores. Antonio Machado decía que hay una España que muere y otra que bosteza, ahora esas dos Españas tal vez ya no sean tan distintas, pero es pasmoso que, ante la muerte de más de cuarenta mil españoles, se acaben saliendo con la suya los que creen que basta con aplaudir y que nunca hay que preguntarse nada, no sea que se moleste el señorito.

Foto: Fernando @cferdo


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorCuando la edad no es un límite
Artículo siguienteLa insoportable lucha por la libertad
J.L. González Quirós
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

2 COMENTARIOS

  1. A veces, cuando te leo, me recuerdas aquella famosa frase que algunos de los mayores escuchamos decir «al Gordo y al Flaco». Aquello de «has pensado con el cerebro de mi cabeza».
    No he de sorprenderme porque a menudo me pasaba. ¿Qué supuso…? cambio total de la idea que pensaba traer a Disidentia aunque, sin pecar de humilde, no llegaría ni a la mitad de lo que expresas y no sólo porque no me guste extenderme más de un folio sino por el puro contendido.
    Siempre te admiré mucho. Dicho esto. ¡Enhorabuena! Gracias.

  2. El maestro Quirós lo ha contado con tacto, pero sin contacto, en ocasiones el roce contamina y más en estos tiempos de virus.

    Decía Tesla que si pudiéramos convertir el odio en electricidad culaquier hombre podría iluminar el mundo. Yo siempre pensé que Tesla se equivocaba, el odio ilumina el mundo, El odio es una gran pila que se carga y luego viene la luz. Ya lo decía Miguelito, «Cansado de amar te odio, cansado de odiar te amo» o sea, que solo durará hasta que nos cansemos.

    Por suerte para nosotros y para desgracia de la mayoría el hombre no puede escaparse de su condición humana, y como a ese bicho ya lo conocemos sabemos cómo se comporta en distintas circunstancias.

    Lo más divertido del hombre es que siempre intenta disimular lo que es, y es en ese disimulo donde se muestra más sincero. Ya lo decía Nietzsche, «con la jeta que pones al mentir continuas diciendo la verdad» traducción Sánchez Pascual, no Sánchez Cabrón.

    Cuando era muy joven tras darme de baja en el PSOE por corruptos incipientes y resentidos retroactivos pensé montar un partido ecologista financiado por las multinacionales contaminantes, y para ganarme la vida honradamente montar una especie de Ikea, me adelanté a mi época y descarté la idea, lo del Ikea lo intenté pero no vendí ni un solo mueble para armar. No puede uno adelantarse a los tiempos. Lo del partido ecologista lo dejé porque mi conciencia me dijo que era un canalla. Cada uno crece a su manera.

    Unos años después mis ideas tuvieron un enorme éxito,

    Como puedo presumir por tanto de haber sido cocinero antes que fraile, aunque brevemente, y como soy mas de ideas que de coger el azadón por las buenas, me salvé.

    A mi lo que más me fascina de este gobierno es lo previsible que es, son tontos, directamente tontos que se creen muy listos, pero son tontos del todo, y lo puedo demostrar. No voy a hablar de los periodistas que son fans de los tontos, eso es bajar mucho el nivel, tampoco voy a hablar de los argentinos que pretenden explicarnos España, eso lo dejo, en una ocasión un argentino universitario me dijo que cómo podía yo entender el «Martín Fierro» si no lo entendían ni los argentinos. Lo juro. Yo le contesté que con ese lenguaje jugaban los niños es Extremadura. No hay brujas en esa región, huyeron por estar los niños demasiados curtidos.
    Borges decía que era un poeta localista, si, pero de la Castilla inmortal.

    Y ahora al artículo, que ya lo ha explicado Quirós, pero vayamos al inciso, al punto de inflexión antes o después de la Curva Simón.

    Que este gobierno está compuesto de tontos es algo que nadie con dos neuronas interrelacionadas puede dudar.
    Felipe se financiaba de Venezuela, entre otros, Cisneros le dió pasta por mediación de Carlos Andrés, luego.vino lo de Galerías, Yo hace muchos años fui a prolongar mi visado de estancia en Venezuela, como las colas eran inmensas en la corrupta administración Venezolana pedí un favor y me renovaron la visa en el ministerio. El máximo responsable del asunto al tiempo que me extendía la visa me dijo, «buenos agarres tiene usted».
    «No coment» mi acompañante se puso colorado.
    En otra ocasión salvé a un negro de ser deportado en España, compromiso moral más que convencimiento, me bastó decir en unas dependcias del Congreso que ese negro podría crear un conflicto mediático para que lo soltaran con la protección del comisario responsable, la verdad es que lo tenían que haber largado y hacerle un favor, en Europa no encajaba.
    Pero volviendo a lo de Venezuela, si a mí por un visado me dice el ministro «buenos agarres tiene usted», se me quedó grabado, hay frases que te explican una nación, ahora voy yo y me creo que Podemos fue sin recomendación a Venezuela, allí el dinero vuela por delante de las narices una y otra vez hasta que lo agarra el corrupto más listo. Aquí es distinto, el dinero del estado va por las cloacas y los listos están al trasmallo, bien con un filtro respiratorio o una red de ayudas al desarrollo X, o incluso una limpieza de cloacas.

    Dice Puchi que acordó con Sánchez el golpe del 1-O, no hace falta que lo dijera, solo hace falta repasar como se fue diluyendo el 155 por exigencias del PSOE, Rajoy dixit, y como Felipe González pidió la excarcelación de Junqueras y defendió a Pujol.

    África, Borrel, la mujer del Presidente y no sé cuánto de ayudas al desarrollo.
    A mi siempre que me hablan de compra de mascarillas y ayudas al desarrollo me temo lo peor.

    Golpe, nacionalistas, Soraya, Santander, bufetes prestigiosos, fiscales sumisos, jueces ensoñadores, abogados purgados y reconvertidos, quiebra, quiebra y quiebra.

    No hay otra España, tiene que quebrar y está vez no va existir 15M organizado desde el estado para reconducir a la masa.

    La Botina debería tenerlo presente, su banco está chungo y Monedero dejó Podemos reconociendo que «es normal hacer trabajos para el CNI»
    Basta repasar los periódicos.

    Como decía Umbral,

    «En España siempre follan los mismos con las mismas»
    Como siempre yo me salvo.

    Había por ahí un partido «Laocrático» escisión del PSOE que denunció a Ábalos por lo de Delcy. Se admiten apuestas.

    ¿Que se inventarán para otoño?
    Tienen que estar trabajando a destajo en los sótanos del PSOE. Menos crear riqueza y garantizar la libertad seguro que se inventan lo peor, su sistema de pensamiento no puede hacer otra cosa, y así llevamos cuarenta años.