Quizá el aspecto más perdurable de las revueltas de 1968 fueron los eslóganes. Sobre todo cuando llegamos a cierta edad, ¿cómo no evocar algunos de ellos con una mueca de nostalgia? Lo que antaño nos parecía rompedor, hoy resulta naif. “Seamos realistas, pidamos lo imposible”. “La imaginación, al poder”. “Debajo de los adoquines está la playa”. “Hagamos el amor, no la guerra”. Y no puedo omitir el que, en mi opinión, mejor sintetizaba el espíritu libertario del momento: “Prohibido prohibir”.

Publicidad

Me acordé de este último lema el otro día, oyendo las noticias de la mañana. Como ahora, en este territorio que ingenuamente pensábamos que era una unidad llamada España, el poder político corresponde a diecisiete o diecinueve miniestaditos con ínfulas napoleónicas –aunque los regidores son más bien napoleoncitos, todo sea dicho-, el locutor matutino hacía un resumen de las cosas vedadas en cada lugar. Eran tantas y tan diversas que a los dos minutos uno se hacía un lío acerca de lo que se permitía o no en cada sitio. Eso sí, por debajo de la heterogeneidad legislativa de cada gobiernito, resaltaba el denominador común: confinar, restringir, amenazar. En una palabra, prohibir.

sorprende la docilidad con que se han acogido medidas irracionales, cuyo efecto sobre la pandemia son, como mínimo, discutibles. Una cosa es la restricción puntual de la movilidad y otra muy distinta una restricción indiscriminada

Hemos trocado el eslogan sesentayochero por su antítesis. De lo que se trata es de prohibir, de modo casi universal. Prohibido reunirse, primero, más de diez personas, luego seis, ahora cuatro. Prohibido salir, primero, de tu comunidad autónoma, luego de tu municipio, ahora de tu barrio. Prohibido pisar la calle, primero, más allá de las doce de la noche, luego de las diez, ahora de las ocho. Prohibidas, primero, las fiestas, luego las comidas familiares, ahora hasta las visitas del primo a tu domicilio. Si se fijan, la tendencia en todos los casos es la misma: la restricción cada vez se hace mayor.

Embarcados ya en esta dinámica enloquecida, nadie parece dejar un resquicio a la vergüenza o al más elemental sentido común. Mientras el gobierno de la nación se lava las manos -¿qué les importa a ellos la pandemia mientras haya elecciones en Cataluña?- presidentes de comunidades autónomas, consejeros de sanidad y alcaldes rivalizan en dictar más y más bandos –inconstitucionales en su mayoría- prohibiendo las cosas más peregrinas. Me entero así de que en un pueblo andaluz, Lucena, el ayuntamiento ha prohibido a cualquier vecino pararse en la calle, aunque esté solo, entre las 19 horas y las 6. En la Comunidad Valenciana acaban de exigir mascarilla a quienes practiquen ejercicio al aire libre, aunque no haya nadie en un kilómetro a la redonda. Como dice un amigo mío, guasón él, es para protegerlos de sí mismos.

Sí, en efecto, el tono zumbón de mi amigo revela más de lo que parece. Como los papás decíamos a los nenes, así nos adoctrinan las autoridades: “es por vuestro bien”. ¡Quien le iba a decir al dictador que iban a salirle tantos discípulos aventajados! Ya lo proclamaba él: “No se os puede dejar solos”. Lo que me llama la atención es cómo la población española ha internalizado este sentido de culpa. Algunos ya advertimos antes del verano pasado que el desentendimiento real del gobierno vendría aparejado de una socialización de la culpa. “Venga, niños, ya podéis salir al recreo”, nos dijo papá Sánchez después de tenernos más de tres meses castigados sin salir de casa. “Pero ahora todo lo que os ocurra, es problema vuestro”.

Pero, ¿qué pasó con las aplicaciones informáticas que iban a hacer un seguimiento de los contagios? ¿Qué fue de aquel “Radar COVID” en el que se invirtieron tantos millones? ¿Se acuerdan de cuando nos hablaban de los rastreadores? ¿Qué sucedió con el prometido impulso a la atención primaria? Salvo esfuerzos puntuales como los de Madrid –tan vilipendiados, por otra parte, con saña cainita-, ¿qué mejoras hospitalarias se han introducido en la atención sanitaria del país para hacer frente a las previsibles oleadas? ¿Qué medidas efectivas se han implementado para proteger a la población vulnerable? En definitiva, las autoridades políticas se han puesto de perfil, mientras que las autoridades sanitarias, con pocas excepciones, se han politizado de manera escandalosa.

Lo curioso, como digo, es cómo y cuánto ha calado el discurso gubernamental: la culpa –oigo decir a menudo- es del descontrol ciudadano. Es obvio que hay mucho descerebrado por ahí, muchos niñatos haciendo fiestas y botellones como si nada, pero… ¿de qué porcentaje de la población hablamos? Yo solo veo a mi alrededor, en abrumadora mayoría, mucho miedo y mucha preocupación. Y mucha incertidumbre, derivada del caos sanitario y económico. La realidad es que nos encontramos desasistidos por unos poderes públicos cuya ineficacia solo es comparable al cinismo del que hacen gala.

En este orden de cosas, por destacar otro matiz significativo, me sorprende la docilidad con que se han acogido medidas irracionales, cuyo efecto sobre la pandemia son, como mínimo, discutibles. Una cosa es la restricción puntual de la movilidad y otra muy distinta una restricción indiscriminada, del mismo modo que no es lo mismo un cierto control de los flujos de población a lo largo del día y un rígido toque de queda, como si estuviéramos en guerra. Y ello sin contar el marco geográfico absurdo, que solo se justifica por la voluntad política de potenciar el trazado autonómico. Así pasa con el cierre perimetral de las comunidades. Como estas son tan diversas en su extensión, se crean situaciones dispares, pues la movilidad de un murciano, un madrileño o un riojano –comunidades uniprovinciales- no es equiparable a la de un andaluz o un residente en Castilla-León.

Llegados a este punto, siempre hay alguien que arguye en tono exculpatorio que “estas cosas están pasando en todas partes”. El argumento es tramposo. Es innegable que los gobiernos de otros países han incurrido en errores similares, han cometido desmanes y, en definitiva, no han sabido dar las respuestas adecuadas ante una situación muy complicada. Ahí tenemos, sin ir más lejos, el fiasco de la Comisión en la negociación de las vacunas. Ahora bien, cualquier indicador comparado en términos económicos y sanitarios deja a España de manera sistemática en los puestos de cola en el impacto negativo de la pandemia. Con todo, lo más descorazonador sigue siendo, en mi opinión, la ausencia tanto de respuesta social como de articulación de una alternativa política ante este estado de cosas.

Entiéndaseme bien: cuando hablo de alternativa política no me refiero tan solo a un cambio de mayoría parlamentaria que posibilite un gobierno de otro signo político. Si el gobierno que sustituya al actual significa solo un cambio de nombres podría invocar el refrán de que para ese viaje no hacen falta alforjas. Para que haya alternativa real hace falta un proyecto político diferenciado y bien articulado. Y siento decir que, tal como yo veo el panorama, aquí y ahora no lo hay. La prueba la tenemos en ese guirigay de medidas contradictorias que están desplegando las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular. ¿Qué diferencia hay con las socialistas? Parecen empeñadas todas ellas en ganar la competición de quien es capaz de prohibir más. ¿Es que no hay una cabeza sensata que ponga orden y armonía en esta sucesión de disparates?

En todo caso, la tendencia aquí y allá es siempre la misma: cuanto mayor es la falta de operatividad, más tienen los responsables políticos que disimular su inoperancia. ¡Leña al mono hasta que hable inglés!  Se trata de un proceso similar al que vivimos en la enseñanza de unos años a esta parte: cuanto más se reducían los contenidos y las exigencias, más reuniones e informes pedagógicos que no servían para nada. Ximo Puig, por ejemplo, tiene cerrado el acceso a su comunidad desde hace tres meses, sin conseguir más que un aumento exponencial de los contagios. Como si fuera el perro de Pavlov, ante cada avance de la pandemia segrega imperturbable su receta de… ¡más prohibiciones!

Ahora estamos viviendo las consecuencias de haber dejado el país en manos de una clase dirigente deleznable. Faltan en el puesto de mando buenos profesionales, gestores eficaces, auténticos expertos. Lo que tenemos son arribistas, sectarios y profesionales de la bronca. La pandemia es una desgracia que nos ha pillado desprevenidos, pero no tendríamos que afrontarla como una calamidad bíblica o una epidemia de peste negra. Disponemos de recursos, pero hay que saberlos utilizar. Por otro lado, somos –deberíamos ser- una sociedad adulta. Vamos camino de convertir esta crisis sanitaria en un desastre político y un naufragio colectivo, queriendo conjurarla a base de prohibiciones y superarla con la poción mágica que llamamos vacuna. No sé ustedes, pero yo me siento tratado -¡a mis años!- como en una perpetua minoría de edad. Y auguro que, cuando salgamos, no saldremos más fuertes, sino más tutelados.

Foto: Amin Moshrefi.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorCensura estatal y de mercado
Artículo siguiente¡Ovidio! Carta de un exilio
Rafael Núñez Florencio
Soy Doctor en Filosofía y Letras (especialidad de Historia Contemporánea) y Profesor de Filosofía. Como editor he puesto en marcha diversos proyectos, en el campo de la Filosofía, la Historia y los materiales didácticos. Como crítico colaboro habitualmente en "El Cultural" de "El Mundo" y en "Revista de Libros", revista de la que soy también coordinador. Soy autor de numerosos artículos de divulgación en revistas y publicaciones periódicas de ámbito nacional. Como investigador, he ido derivando desde el análisis de movimientos sociales y políticos (terrorismo anarquista, militarismo y antimilitarismo, crisis del 98) hasta el examen global de ideologías y mentalidades, prioritariamente en el marco español, pero también en el ámbito europeo y universal. Fruto de ellos son decenas de trabajos publicados en revistas especializadas, la intervención en distintos congresos nacionales e internacionales, la colaboración en varios volúmenes colectivos y la publicación de una veintena de libros. Entre los últimos destacan Hollada piel de toro. Del sentimiento de la naturaleza a la construcción nacional del paisaje (Primer Premio de Parques Nacionales, 2004), El peso del pesimismo. Del 98 al desencanto (Marcial Pons, 2010) y, en colaboración con Elena Núñez, ¡Viva la muerte! Política y cultura de lo macabro (Marcial Pons, 2014).

3 COMENTARIOS

  1. A estas alturas, debería quedar claro para todo el que no esté demasiado abducido que las prohibiciones forman parte del plan de lavado de cerebro global. No se prohibió el 8 de marzo a sabiendas de que iban dispararse las infecciones. Se necesitaba una infección masiva y fuera de control para empezar a prohibir la libertad de los españoles y para arruinar rápidamente a todo el país.

    En los mismos despachos controlados por Iván Redondo se decide lo que se prohíbe y lo que se alienta. Se alienta la entrada de inmigrates desde África, se alientan los ataques al hospital Zendal, se alientan los abusos de los golpistas vascos y catalanes. Se prohíbe el español. Se alienta el desmadre universitario con exámenes fraudulentos. Se alienta la okupación. Se prohíbe trabajar a sectores esenciales de la economía. Se prohíbe la verdad en los medios de manipulación y en la redes.

    Y no es falta de operatividad. Son muy operativos en hacer todo el daño que puedan y a toda velocidad. Saben bien lo que hacen y saben que están respaldados por el Partido Comunista Chino. No nos hagamos los tontos.

  2. «Paren el mundo que me bajo»

    Y que no me diga nadie que no le apetece tirar del freno de emergencia.

    La verdad es que yo estoy bastante tranquilo, quizás tengo algo de rabia acumulada pero se me pasa enseguida, quizás lo peor no sea la dictadura impuesta sin que la mayoría de la gente se percate, sino el tener que sumar al cómputo de idiotas a la mayor parte de los periodistas que beben y beben y vuelven a beber en las ponzoñosas aguas de una dictadura. Leer las leyes que se están aprobando y que están pasando desapercibidas para la población nos trazan un mapa y un lugar de destino con más precisión que Google Maps.

    Quizás mi desesperación provenga de haber vivido una dictadura mucho más benevolente que la actual.

    Yo tengo la suerte de estar a salvo, me puse a salvo tras la moción de censura y el golpe de estado previo que ya formaba parte del plan. Recuerdo haberlo advertido en un artículo de D. Javier Benegas en VozPopuli en Julio de 2017.

    Mi familia también está a salvo y de mis amigos se han salvado los que no leen los periódicos, escuchan la radio o ven televisión.

    Soy libre y estoy salvo, pero ayer me llamó una señora mayor amiga de la familia por si la podía llevar algunos alimentos básicos, no tengo que decir que le llevé comida y dinero y en el camino me entraron ganas de matar a alguien, menos mal que se me pasa enseguida.

    Lo que está sucediendo nada tiene que ver con la pandemia, que nadie se equivoque, el daño que han hecho locutores de radio y periodistas creyéndose expertos en pandemias nos ha sumido en una dictadura para idiotas.

    En marzo escribí aquí que en un año tendríamos 99.999 muertos, cifra oficial cuando acabe la pandemia aunque ya la hemos superado.
    Creo que Velarde Daoiz en su excelente trabajo decía lo mismo que yo en marzo, que había que asumir cien mil muertos y controlar la saturación de los hospitales.
    Eso era todo.

    Como digo todo lo que está pasando nada tiene que ver con la pandemia, esto es una epidemia para idiotas,
    Un incremento en la tasa natural de mortalidad de un 25% y un porcentaje de mortalidad sobre la población total del 0,25% . Una epidemia de mierda,

    El miedo es libre, y miedo hay. En mi extensa familia no hay miedo alguno, nos reunimos, salimos, entramos, viajamos, nos relacionamos sin ningún tipo de restricción o medida y si alguno tiene la mala suerte de enfermar gravemente al menos habrá vivido como un hombre y no como un perro.

    A mí me bastó una llamada a un tanatorio en marzo para calcular el número de muertos anuales, los ciclos de la epidemia y las consiguientes olas y mutaciones.
    No tengo ni idea de epidemiología, pero enseguida me di cuenta que la única manera de defenderse de este virus era actuado con normalidad teniendo presentes las cuatro reglas básicas de todas las pandemias» prudencia, protección, distancia y limpieza…. Y normalidad.

    Al parecer todos los expertos las habían olvidado y los políticos han confundido las reglas elementales con la libertad que jamás se debería haber tocado.

    Ver a enfermeras histéricas y a médicos soltar mamarrachadas por una epidemia dice muy poco de la profesionalidad de esta gente. Si eres un cagao con afán de protagonismo eres un cagao pero no digas idioteces.

    La publicidad no mata virus pero envilece al publicista.

    El problema no es el virus sino las leyes que se están aprobando, la toma y el expolio del estado y riqueza menguante de los españoles.

    Que estamos inmersos en una dictadura muy peligrosa yo no tengo ninguna duda, seguí paso a paso, día a día la evolución de Venezuela durante quince años. Aquí ya estamos en el punto sin retorno.

    Yo estoy a salvo.

    Hay gente que se queja que Youtube le ha cerrado el canal o la cuenta de Twitter, idiotas, ni Twitter ni Youtube están cerrando nada, son otros los que lo están haciendo en connivencia con las plataformas, y mira que lo dijeron en voz alta, pero ya nadie se acuerda cuando han comenzado a hacerlo, era algo así como minimizar no se que leches. ¿Hacen falta más pruebas?

    No entiendo cómo todavía hay gente con cuenta en estos sitios con lo bien que se vive siendo libre.
    VOX debería haber suspendido todas las cuentas en las plataformas el día que censuraron a Trump, pero no saben. Iniciativa, coño, iniciativa. Visión del plan enemigo e iniciativa para contrarrestar y sobre todo para destruir.
    Que se olviden de Twitter y ataquen donde duele.
    La votación como en junio de 1.977.
    La transmisión de votos como en junio de 1.977
    El voto por correo como en junio de 1.977.

    De no hacerlo así no podremos salir de la dictadura.

    • Comenté ayer, y cada día que pasa estoy más convencido, que hemos sufrido una agresión, ha habido una guerra mundial. No ha habido desembarcos épicos como en Normandía, ni cabalgada blindada a través de Francia, ni matanzas en las trincheras del Frente Occidental, no, pero sí hemos sufrido un ataque de «gases asfixiantes» global. Gases asfixiantes en forma de un virus y de la mayor operación de lavado de cerebro de la historia. En cuanto a nuestros gobernantes son como esos propietarios felices cuando les llega el turno de ser presidentes de su comunidad de vecinos, y el primer día ya está el portal lleno de avisos, esta panda de analfabetos solo saben prohibir porque así se creen que «salvan vidas». Como decía aquel, cada vez que oigo a un político decir lo de «salvar vidas» echo mano de la pistola (figuradamente). Pero son los tontos útiles del enemigo que nos ha atacado, alguno no será tan tonto y su cuenta habrá engordado o simplemente ve recompensada su ansia de poder, como nuestro Pedro Sánchez. Dictadura sanitaria y población atemorizada cambiando libertad por la seguridad que le ofrece un vendedor de quitamanchas del oeste. Yo he decidido situarme mentalmente en la RDA o en la URSS, y procuro saltarme todas y cada una de las medidas de los sátrapas autonómicos y nacionales. Sí, soy un «irresponsable».

Comments are closed.