He parado con mis huesos en una remota isla del Atlántico para descansar del confinamiento. Ya no puedo más. Me veo impedido en continuar la grotesca farsa de proteger a la humanidad quedándome en casa. Ni que fuera un superhéroe, ¡carajo! Me valgo con perdonarme a mí mismo. Ahí os quedáis. Me revelo ante el rancio puritanismo de esos que aplican la Ciencia como si fuera un libro de instrucciones y contra la demencia social de tener que ser superhéroes por decreto. Leo a Ovidio y creo reconocerme en su causa. Pobre desgraciado. Favorecido por los más grandes del Imperio vió su influencia truncada tan pronto arremetió en Ars Amatoria contra los rectos principios del Emperador. Exiliado a lo más recóndito del Imperio su soledad se vió acrecentada ante el descrédito de las costumbres bárbaras. Al igual que él, aquellos que oponemos con nuestro pensamiento, palabra y obra las sacrosantas estupideces del confinamiento vemos nuestra gracia aplaudida por los pocos y defenestrada por los muchos.

Publicidad

Así me ví y aquí nos vemos. Veinte segundos me dura, sin embargo, el éxtasis. El tiempo de poner pie en tierra es suficiente para darme cuenta que de lo que creía escapar me persigue; y aún peor, me encuentra. En algo, sin embargo, nos diferenciamos del viejo Ovidio. El primero se sabía exiliado a pesar de desconocer las tormentosas razones de su desgracia, nosotros aspiramos a conocer bien los motivos, y nos creemos, en cambio, “normalizados” (lo más perverso de este lockdown no es su extensión cuanto que una vez que todo esto acabe no nos merezca regresar a la vida anterior).

Este exilio hacia adentro no es contra el mundo, como podría parecer, sino contra nosotros mismos. Nos exiliamos de la dignidad ante el moribundo, del encuentro con el extraño, de la libre expresión de nuestros rostros y de cualquier empresa que nos proyecte hacia el mañana

El poeta podía hallar consuelo a veces exhortando clemencias en favor de su inocencia y en otras cínicas sacudidas como esa que le propina al Emperador “¿Dónde está la alegría de clavar tu acero en mi carne muerta?”. Nosotros, en cambio, hemos convertido el destierro en un refinado auto-exilio de Doritos y Netflixt lo que al desgaste natural de tal combinación se le añade la censura auto-impuesta de tener que disfrutar con aquello mismo que nos embrutece. Ni el mismísimo Dante acompañado de Virgilio hubiera soñado un infierno tan bien hecho.

Miro a mi alrededor y no encuentro vías de escape. Incluso la minúscula isla me parece un psiquiátrico de mascarillas y miradas inquisitoriales. Las preocupaciones que amenazaban mi buen ánimo encuentran energía renovada en el océano. Lo peor es esa sensación de ansiedad de no encontrar ningún espacio donde recuperar la entera humanidad ¡Quiero volver a ser persona! El futuro se congela y con ello el pasado queda atrapado en una vorágine destructiva de remordimientos y secuelas. No debería haber hecho esto, quizás hubiera sido mejor concentrarme en aquello; todo un disparate emocional con el fin de resistirse uno a verse disuelto en la más angustiosa de las incertidumbres. Por eso la voluntad humana cabizbaja tiembla incapaz de sobreponerse al estallido de indecisiones que nublan el día a día. La ansiedad, que hoy es la causa más recurrente de las consultas psiquiátricas, no es más que la voz del espíritu pidiendo auxilio.

Los clásicos hicieron uso de la tragedia para recordarnos que el miedo no evita la muerte sino la vida. Para ello nos acostumbraron al consuelo aunque la diferencia se hace hoy notable entre el poeta y nosotros. Nuestro exilio no se entiende hacia afuera como le ocurrió al bueno de Ovidio sino hacia adentro. Muchos se pavonean confiados en que el aislamiento social es un ejercicio de solidaridad humana (yo me cuido, yo te cuido); pero no es cierto. Es un ejercicio de los humanos por despojarnos de nuestra humanidad; de convertirnos en un trozo de carne que busca por medio de la inmolación evitar lo inevitable llevándose por delante cualquier rastro de decencia. El cuerpo apela a la supervivencia. Él no espera mejorarse, se basta con estar sano. El espíritu es inconformista aspira siempre a lo mejor y encuentra en ello su propia felicidad. El cuerpo obedece y el espíritu se revela. Al corporeizar la sociedad solo conseguimos atraer hacia nosotros la filosofía de la obediencia; esa desnaturalización de la cosa pública que implica dar gracias donde se debería exigir ¿O es que esto no ocurre cuando se insinúa la instauración de la renta mínima donde el ciudadano ve perdido todos sus derechos cuando se cree infeliz de ganarlos? La condescendencia de la autoridad (favorecida por el clamor popular) subvierte el ejercicio racional de las normas dejando al ciudadano desprotegido ante la arbitrariedad del poder.

Este exilio hacia adentro no es contra el mundo, como podría parecer, sino contra nosotros mismos. Nos exiliamos de la dignidad ante el moribundo, del encuentro con el extraño, de la libre expresión de nuestros rostros y de cualquier empresa que nos proyecte hacia el mañana. Los planes se retuercen en un eterno ahora y sin posibilidad para recular aunque solo sea un minúsculo instante de nuestra vida, se esfuma cualquier posibilidad de esperar que algo bueno o malo nos sobrevenga. Y ya me dirán ustedes qué queda del hombre sin esperanzas. Una cáscara vacía, un libro sin lectores, una verdad en minúsculas. Nuestro poeta lo sabía muy bien al advertirnos que incluso allí donde no se ve tierra por ningún lado, la esperanza evita que el náufrago desista de mover sus brazos. Levanto la vista del ordenador y el único horizonte que diviso es la espesa niebla de la mañana posada sobre la mar. Sobrevivamos a toda costa y no nos quedará nada con lo que celebrarlo.

Antonini de Jiménez, Doctor en Ciencias Económicas.

Foto: Ansgar Scheffold.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

2 COMENTARIOS

  1. En el exilio ovidiano vivimos ya muchos, pero en Tomi, sino en nuestra propia ciudad. En un exilio interior. No hay escapatoria de la histeria colectiva, salvo en lo profundo del monte o en casas apartadas de los pueblos donde no veas a nadie, porque en cuanto hay tres viviendas agrupadas llega la desconfianza y las miradas inquisitoriales. Hasta ese punto de locura le han metido en el cuerpo a la peña.

    Leo con estupor lo de la llamada Ley Auschwitz que prepara la taifa gallega (pronto estado asociado a Portugal y protectorado británico, como el país luso), que desgraciadamente será pronto imitada por otras taifas. Me asombro al saber que muchos países implantan ya el pasaporte sanitario para viajar, mientras el ya terminal Reino de España (un reino con un rey fantasma) tiene barra libre para todo el que entra por el sur en patera especialmente a Canarias (futuro protectorado anglo germánico y yanki, con una soberanía marroquí). Ovidio quiso regresar a Roma, pero nosotros estamos condenados al futuro.

    Si no hay reacción, no hay salvacion. Pero la resistencia es muy minoritaria. Ni los hosteleros se manifiestan, cuando están ya condenados. La capacidad de aguante de los tontoñoles es infinita y nos meterán lo que quieran, porque a fuerza de embrutecimiento, corrección política, progresismo y televisión nos han convertido en sombras.

  2. «Es menester que sigas otra ruta
    ‑me repuso después que vio mi llanto‑,
    si quieres irte del lugar salvaje;

    pues esta bestia, que gritar te hace,
    no deja a nadie andar por su camino,
    mas tanto se lo impide que los mata;»

    Dante, Comedia, Canto I.

Comments are closed.