Con seguridad esta pregunta nos la hacemos muchos occidentales ante la eclosión de muchas y diversas situaciones surrealistas que, no sólo nos rodean continuamente y desde múltiples y distintos ámbitos, sino que además se nos han venido imponiendo de forma subrepticia, invadiendo cada centímetro de nuestra vida, tanto pública como privada.

Lo que me produce más extrañeza es la capacidad que ha tenido este veneno de ir calando en nuestra mentalidad; la clave está en que no se ha desparramado de golpe, sino que ha ido impregnándolo todo gota a gota, de forma que no hemos podido ver cómo la esponja de lo que era política y socialmente razonable iba hinchándose de manera paulatina, casi imperceptible, como en la famosa fábula del cazo de agua hirviendo y la rana.

Escuchemos, leamos, comentemos entre nosotros. Hagámonos preguntas, organicémonos. Ya hemos visto que no basta con que la economía vaya bien para que una sociedad sea fuerte y sana

Una forma sencilla de evidenciar este proceso es hacer un ejercicio con la imaginación, suponer por un momento que se puede viajar a través del tiempo a, por ejemplo, los años 90. Sentémonos a hablar con quienes eran entonces nuestros padres. Son sólo 30 años de diferencia. Propongamos jugar a quién dice la mentira más descabellada sobre lo que podría ocurrir en el año 2020. Con la pandemia no iríamos a ningún lado, es algo que siempre ha existido. Hablémosles de una ministra que se trastabilla a la hora de decir qué es una mujer, justo la encargada de defender a las de nuestro sexo. Enumeremos los abundantes casos de terrorismo islámico, su brutalidad, y nuestra reacción ante este problema: el temor a la islamofobia.

Digamos que en 2020 puedes despertar cada mañana con una orientación sexual diferente, y con tantas identidades como la imaginación le permita, incluyendo animales. Describamos alguna performance feminista. Propongamos la posibilidad de que un partido liderado por Otegui esté en el Congreso de los Diputados, con el beneplácito de un gran número de españoles. Subamos la apuesta: las mujeres en Nueva York podrán abortar en el último mes de embarazo, y se baraja la idea de que los niños de doce años puedan solicitar la eutanasia en Holanda. Se queman iglesias continuamente, en algunas entran mujeres semidesnudas, desgañitándose desquiciadas. No existe la presunción de inocencia, con el agravante de que se basa en una discriminación sexual: muchos hombres inocentes pasan por la cárcel continuamente como consecuencia. La republiqueta que duró ocho segundos, como colofón divertido al asunto, sino fuera porque en nuestro fuero interno sabríamos que ocurrirá de verdad, es cuestión de unos pocos años. Y, lo que menos creerían: digámosles que nuestra reacción es quedarnos impasibles, como avestruces, pensando que son modas que pasarán, o que el gobierno y los organismos internacionales serán quienes se encarguen.

En el departamento de filosofía para el que trabajé durante un tiempo se contaba entre risas la reacción de nuestro director, ante los gestores, cuando nos recortaron el gasto:

—¡Pero si las ideas mueven el mundo!

—En efecto, esto es así, pero no las que proponen ustedes.

Esta aguda respuesta llevaba parte de razón: los asuntos a los que se dedican la mayoría de profesionales de la filosofía no suelen tener apenas impacto real de puertas para afuera. Pero lo cierto es que, a gran escala, sí se puede establecer un paralelismo entre el espíritu intelectual de una época y los acontecimientos históricos: ambos se retroalimentan, como suele ocurrir con todo lo humano. En este sentido no podemos dejar de entender la sociedad, la política, la cultura, como un todo orgánico, en el que cada parte precisa de las otras y, al tiempo, las transforma.

Precisamente por eso resulta complicado hacer un esbozo coherente que dé cuenta de cuándo y cómo empezaron a torcerse las cosas. El funcionamiento orgánico de una sociedad dada es complejo, y tratar de explicar su evolución es como preguntarse qué fue antes, si el huevo o la gallina. Teniendo presente esta dificultad se pueden aislar distintas áreas del estudio de lo humano, para más tarde tratar de recomponer el puzzle y hacerse una idea cabal, siempre aproximativa, de en dónde estamos y cómo hemos llegado hasta aquí.

Por mi parte, y barriendo para casa, insistiré en la necesidad de acabar con este supuesto relativismo moral que nos rodea. Y digo supuesto por dos motivos. En primer lugar, el relativismo es una entelequia. Ya sólo plantearlo supone una toma de postura moral: la afirmación de que no existen posturas morales. Más allá de la lógica teórica, la inexistencia del relativismo moral se demuestra con la práctica: ¿alguien ha conocido a algún relativista auténtico? ¿Alguien al que le parezca igual de correcto que le paguen el sueldo a no recibirlo?

Siguiendo la vía de la demostración a partir de los hechos: se supone que estamos en la época de mayor tolerancia y respeto de la historia, basada en cierto relativismo moral que, por cierto, tiene sus fuentes en propuestas filosóficas del siglo XX. Kant tiene un opúsculo titulado algo así como: “Sobre la frase ‘Esto podrá ser cierto en la teoría, pero en la práctica no funciona’”. Lo mismo puede decirse de la supuesta tolerancia que exhiben los actuales dueños de la verdad moral: su tolerancia y “amplitud de mente” no sólo es meramente teórica, sino que plantea tantos simplismos e incoherencias que parece que, de tanto abrir la mente, se les ha caído el cerebro.

Sobre la soberbia, incoherente y profundamente ignorante superioridad moral de los progresistas han corrido ya ríos de tinta, y se está pegando algún que otro manotazo de impaciencia sobre la mesa. Pero sería un error transformarnos en el mismo esperpento que ellos, pero con diferentes ideas. He apuntado que una de las múltiples causas es la claudicación del pensamiento originada en la producción filosófica del siglo XX. No pretendo, por supuesto, invitar a cada uno de los ciudadanos no abducidos a convertirse en profesionales de la disciplina, pero sí a hacerse preguntas respecto de los problemas anteriormente mencionados.

Sabemos que son situaciones surrealistas y destructivas, nuestro instinto nos lo dice, aunque sea complicado argumentar por qué exactamente (precisamente por eso la filosofía es un área que precisa dedicación a tiempo completo). Preguntémonos por qué, y escuchemos a los que sí saben dar razones del por qué. Una de las cosas que sabe manejar de forma impecable el progresismo militante ha sido justo eso, ser militante. Organizarse, escuchar y apoyar a sus personas y grupos de referencia.

El cazo con agua ha ido calentándose paulatinamente, y ya notamos que la tibieza está dando paso a un grado más de temperatura, todavía tolerable, pero que comienza escaldar nuestra piel. Escuchemos, leamos, comentemos entre nosotros. Hagámonos preguntas, organicémonos. Ya hemos visto que no basta con que la economía vaya bien para que una sociedad sea fuerte y sana. Las sociedades, como ya he dicho, son organismos: si un aspecto de ellos está enfermo, y no sana, todo lo demás cae detrás. No permitamos que ocurra.

Foto: Andrea Piacquadio


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

10 COMENTARIOS

  1. Voy a disentir de lo que dice la articulista pues su texto da pie y este es sitio propicio para ello.

    «En este sentido no podemos dejar de entender la sociedad, la política, la cultura, como un todo orgánico, en el que cada parte precisa de las otras y, al tiempo, las transforma.»

    La idea de una realidad sistémica u holística no deja de ser una hipótesis no confirmada en absoluto. Nadie puede ni mostrar ni demostrar dónde empieza y dónde termina un todo orgánico.

    Como la Ilustración pretendió eliminar la metafísica, empezaron a aparecer este tipo de fórmulas o creencias disfrazadas de teorías acerca de la organicidad de algo que ni siquiera existe, más allá de ciertas convenciones de los sociólogos: eso que llaman sociedad.
    Esa creencia en una realidad sistémica es síntoma de una desesperada búsqueda de sentido allí donde no puede haberlo, pues lo contingente, lo imprevisto, el azar, no tienen sentido alguno y, sin embargo, son decisivos. Sobre lo que hacen las gentes influyen los que tienen poder y, en ocasiones, la gente buena no tiene forma de echar del poder a los canallas. El sentido no está en esa supuesta organicidad sino en los actos verdaderos de las personas que hacen lo que deben hacer en el momento preciso.

    Hay una serie rusa en Netflix que recomiendo pues muestra cómo en el caos de una epidemia mortífera sólo tienen sentido los actos que superan el egoísmo pero no por eso el caos desaparece. Aparece algo más importante a la larga: la dignidad.
    La serie se llama «To the Lake».

  2. Apreciada Mariona

    Para no repetirme, lea lo que puse el otro día en la columna de Jose Antonio Gabelas sobre las emociones en el aprendizaje acerca del Entetanimiento.

    No crea que las cosas ocurren por casualidad.

    El problema es que nosotros tenemos la percepción de nuestro pequeña parte del mundo, simplemente en otras partes han decidido que la educación importa, la buena educación, la basada en el esfuerzo y la meriticracia, me refiero. Y en no mucho tiempo nos estarán dando sopas con honda.

    La degradación que usted reporta, ese continuo de cretineces, no se da en China, India, Tawian, Corea… es algo propio de aquí.

    un cordial saludo

  3. «Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos»

    Hasta la fecha es la única verdad absoluta de la que tengo noticia, por eso no me causa ninguna extrañeza las cosas que le suceden al hombre cuando cree descubrir alguna sub-verdad y pretende convertirla en Todo.

    Según mi punto de vista, muy limitado, como no puede ser de otra manera, arrastramos una época de «odio buenista»

    Sin espiritualidad no hay razón, a lo sumo un círculo vicioso de razonamientos que se devora a si mismos.

    De la misma manera que un hombre o mujer pueden estar condicionados toda su vida por el odio creyendo ser las personas más justas y bondadosas del mundo a las sociedades les sucede lo mismo.

    El amor y el odio se diferencian fundamentalmente en la plenitud que el amor propone y el odio limita.

    Si observamos con detenimiento la mayoría de las propuestas políticas, intelectuales y hasta científicas actuales comprabaremos que están fundamentadas en el odio.

    El amor permite comprender pero no admitir aquello que es malo en si, contrariamente el odio nos permite admitir pero no comprender.

    Este fin de época pone de manifiesto el fracaso de las propuestas pensadas desde el odio, la prepotencia de los proyectos de las élites no son más que la culminación autodestructiva de ese círculo vicioso de la razón sin espiritualidad.

    No se cuantos años puede durar el disparate que pretenden culminar globalmente y que arrastra a nuestros políticos a ser simples cómplices del odio irracional, no tengo ni idea de hasta donde llegará la destrucción que construyen día a día empujados por una inercia de la que son incapaces de escapar, lo que no tengo duda es que para salir de ellas es necesario una elevación espiritual que con dolor nos haga ver la monstruosa sociedad de odio-buenista en la que vivimos.

  4. «¿Qué es lo que está fallando?»

    Como siempre, lo que falla es la política, que ahora se agrava por la descomposición de ese aparato de gobierno que es el Estado, como consecuencia de errores políticos acumulados a lo largo de más de 30 años. Cuando el Estado en tanto que prótesis de la política, más o menos funciona, el Gobierno puede ser muy malo, pero la cosa funciona, y si el que viene después es un poco más listo, hasta puede estabilizar la situación. Cuando el Estado está prácticamente destruido y arruinado, y encima el gobierno son unos paquetes rayanos en la indigencia mental y la golfería, pues la situación se vuelve grave. A eso añádale la calaña de las «élites políticas» que forman la oposición y otras instancias de poder.
    En España, más pronto que tarde, va a tener que establecerse un gobierno de emergencia, da igual la forma que adopte, con el compromiso imperativo de poner orden en la anarquía política imperante.

    Sobre las causas remotas y próximas desde mi punto de vista, remito al comentario insertado hace un rato en el artículo «Declive occidental, fracaso europeo, caos español».

  5. Sra. Gumpert. La respuesta a sus preguntas es que la sociedad occidental ha enloquecido y en España más. En los cauces actuales y «normales» esto no tiene arreglo y conforme pase el tiempo se verá más claro. Yo ya he perdido toda esperanza viendo lo que tengo a mi alrededor, familiares, amigos, compañeros de trabajo (salvo honrosas excepciones muy minoritarias que ven claro lo que está pasando). Solo hay dos soluciones: las armas o la huida. Escoja la que considere más oportuna.