El éxito político de Yolanda Díaz es, casi con seguridad, el testimonio más revelador del marasmo intelectual en el que se mueve la política española en la era de Pedro Sánchez, ¡y mira que hay casos para fijarse!

Publicidad

Resulta que esta ministra le cae muy bien a todo el mundo y da toda la impresión de que eso sucede por una extraña mezcla de perspectivas: que no parece ser lo que es, cosa que encandila a quienes podrían salir espantados de verla a una luz un poco menos cariñosa, y también porque es lo que es y no lo que parece, secreto en cuya posesión se regocijan todos los que están en el ajo y contemplan con una sonrisa inteligente y subversiva cómo el viejo topo se ha disfrazado con enorme habilidad de gentil doncella. Total, que como España es el lugar del mundo en el que, como ha recordado Arcadi Espada, el prestigio del nacionalismo y del comunismo han alcanzado un nivel más insoportable, la gentil ministra de Trabajo está consiguiendo ser,  al tiempo, la sonrisa del régimen y quien lidera la revolución pendiente tras tantos años de rendición al malvado y nefasto capitalismo liberal, esa piedra angular del sistema hasta la llegada de doña Yolanda al Gobierno.

Los españoles están tan encantados con esta Ministra que es capaz de sintetizarlo todo, el comunismo, el feminismo, las buenas maneras, el look Telva, la eficacia administrativa, que a nadie preocupan los admirables planes que abriga de cara al futuro

No es solo la simpatía natural del personaje, es que, como se nos dice, sabe ser eficaz porque es muy trabajadora, más aún, porque es una mujer muy trabajadora y ya se sabe cuál es la extraña eficacia de las tales a la hora de resolver los asuntos más espinosos, puro coser y cantar en sus delicadas manos. Los más astutos la comparan con ventaja con otras ministras que, pese a sus innegables méritos no han alcanzado el honor de ser promovidas por el ausente a la vicepresidencia de Sánchez, y concluyen que no hay color. Mientras Yolanda va en volandas de éxito en éxito, otras esforzadas mujeres no han sabido encontrar la tecla, no parecen capaces de lograr ningún triunfo comparable.

Hay quien malicia incluso, pero yo creo que son ganas de enredar, que Yolanda pudiera acabar siendo un peligro para Sánchez dado que, al parecer, el presidente no ha sabido resistirse a sus múltiples encantos ni en el asunto del salario mínimo, ni en las peleillas con Calviño que no deja de ser una antigua, ni en el tejemaneje laboral en el que, al parecer, los dos grandes síndicos le comen en la mano. Ya se puede tentar la ropa el ministro de las pensiones porque como Yolanda se proponga ponerlas donde merecen los trabajadores Escrivá se va a tener que tragar todas sus tablas y sus cálculos alarmistas. Las supuestas previsiones del ministro jamás podrían hacer que vacile una defensora de la libertad, como nuestra brillante vicepresidenta. Por si no están al tanto, doña Yolanda se ha proclamado seguidora de un héroe de la libertad como Carlos Marx en su prodigioso prólogo a una nueva edición, tan necesaria, de El Capital. Yolanda Díaz convierte a Marx en un miembro aventajado de la cofradía de esos liberalotes medio masones que tanto dicen saber de Economía, pero que, a diferencia de Marx, siempre se han aprovechado de los trabajadores y de las mujeres para engordar sus infames plusvalías.

Con tres o cuatro ministras como Yolanda la transición al socialismo sería un mero trámite, que digo yo, la sociedad sin clases no tardaría en mostrar su gloriosa epifanía. Los españoles están tan encantados con esta Ministra que es capaz de sintetizarlo todo, el comunismo, el feminismo, las buenas maneras, el look Telva, la eficacia administrativa, que a nadie preocupan los admirables planes que abriga de cara al futuro. Yolanda se propone encabezar una plataforma en la que no haya egos, que no saben sino molestar, en la que confluyan todas las energías reformistas, pero en serio, de las izquierdas desamparadas, decepcionadas y desnortadas que pululan en los numerosos grupúsculos que rinden obediencia a caudillos, incluso a caudillas, que han perdido su oportunidad y se han vuelto, muchas veces sin saberlo, en esbirros y esbirras del gran capital, de lo más viejuno y demodé que quepa imaginar.

Como se ponga a ello en serio ya puede Errejón poner sus barbas a remojar, pues se sospecha que es de los más reacios a los planes de la encantadora Yolanda. No cabe duda de que su puesta al día del comunismo marxista era algo que se estaba haciendo muy de esperar entre tanta apuesta izquierdista por socialismos utópicos y descarriados.

No sé si anotar un pequeño defecto en tan brillante estrella política, pero con afán constructivo creo que hay que apuntar algunos pequeños fallos. Su oratoria admite mejoras, si bien es verdad que para la mayoría de sus seguidores esta preocupación por la brillantez y el orden lógico en las exposiciones no dejará de ser vista como un adorno prescindible, dado el acierto en lo sustancial. También me pregunto por la solidez de sus ideas económicas, y no me refiero a nada peyorativo, sino a una cuestión muy simple, a si sabe quién va a pagar todas sus brillantes y progresistas, a más no poder, ocurrencias. Un poco como aquello de Plá al ver las luces de Nueva York cuando decía “¿y todo esto quién lo paga?”, claro que Plá era un poco catalán, y no es por molestar, pero no hace falta estar tan obsesionado con la pela. Por lo demás, estoy seguro de que Yolanda piensa que de eso se encargan Calviño y el propio Sánchez, la solidaridad europea, en suma. Lo importante es sacarle brillo a la pasta del BCE, a ese dinero que es de todos, y Yolanda es muy imaginativa, una auténtica experta, no es raro que le caiga bien a cualquiera. ¿Por cierto, para cuándo una visita al Papa?

Foto: La Moncloa – Gobierno de España.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

¡Conviértete en patrocinador!

Artículo anteriorContra la demagogia energética
Artículo siguienteEl eterno pesimismo español (II): del pesimismo al desencanto
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

13 COMENTARIOS

  1. Hacía tiempo que no pasaba por aquí, hoy he entrado y me he encontrado con este artículo sobre una persona que al menos sorprende en su trayectoria «física» y más para quienes la hemos conocido.
    Un par de años más joven que yo, hemos estudiado en la misma facultad y por cosas del destino compartimos algunas charlas en algunas casas.
    Yolanda no es tonta y ha sido criada en un ambiente de lucha obrera, lo fue en casa y lo fue en la facultad y si tiene que resucitar el marxismo junto al peronismo y hacerse la nueva Pasionaria española lo hará.
    Es una Evita Perón con las ideas de Dolores Ibárruri.

    Ahora la cuestión es si Sánchez está dispuesto a beber de sus encantos y viceversa .

  2. Esta señora es tan comunista como anticapitalistas los de la CUP.
    Los chupa-teta del Estado, saber no sabrán de economía. Pero a poco que se mire están en el top 10% de renta (flujos y beneficios de renta) del país; cuando no en el 1% en algunos casos.

    Esbozaba irónicamente Chesterton:
    “La verdad es que lo que llamamos capitalismo debería llamarse proletarismo, pues lo que lo caracteriza no es el hecho de que algunas personas posean capital, sino que la mayoría sólo tengan salarios porque no tienen capital. En mis tiempos hice un esfuerzo heroico para andar por el mundo diciendo siempre proletarismo en vez de capitalismo. ”

    Como bien apunta Chesterton, capitalista y comunista tienen intereses concurrentes. Todos mediante la acción del Estado hacen lo mismo; liquidar la libertad de la gente. Donde el Estado y especialmente su forma espiritual, el sistema religioso, la representación, establece una cárcel mental atribuible a un inexistente interés público (mero hecho especular de la élite gobernante).

    Si bien, los bien meados monetarios “think tank”, nos exponen con fruición la supuesta diferencia. Al estilo USA años 50, 60, …

    El caso, hacer el embalse de forma anti-estética, estulta, bruta, con ello liquidar todo tipo de rendimientos aguas arriba (la pesca río arriba) y aguas abajo ídem por el interés público.
    Al fin y al cabo, el capitalismo/comunismo es el beneficio de frontera. Enemigos ambos de la propiedad ajena. En este caso la frontera es el embalse.
    Otra frontera manifiesta por la principal vía de transporte de soldados (al inicio), el ferrocarril que como muro atraviesa el paisaje.

    De todas formas, la señora pasará a la historia no por la nariz, ni ser “fashion victim”, sino por ser ministra del Gobierno del Estado de España-Nación.
    Presuponer maldad como algunos hacen es un simple acto de futilidad. Hablando de temas de gobierno roza algo más que lo cómico.

  3. no tengo el «gusto» de conocer como funciona esta «señora» ante el público.

    Hace mucho tiempo que no veo la tele y dedico escaso tiempo a ver los medios apesaebrados de internet, el Confi, El de Cacho, etc… de los otros, las versiones digitales de los antiguos periódicos es que no se quien puede perder tres minutos en ellos.

    Lo que si puedo precibir es que cómo la diferencia con el Coletas, y la actual marquesa de Galapagar, con sus frasecitas de «sola y borracha…» etc.. no es que sea abismal, si no abisal, es muy fácil llamarse a engaño.

    Si a uno le tocase hacer un viaje en transporte público y tuviese que compartir fila de asientos siempre elegirá a ésta frente a Irene Mentiras, el Coletas, el de Canarias rastafari, etc… por lo menos parece que se habrá duchado, se pondra perfume (pagado por nosotros eso si), etc… y no irá presumiendo de tener el aleron hecho un scotch brite de esos..

    Pero no hay que confundirse, traspuesta al año 36 firmaría condenas de muerte en las sacas de la misma manera que lo harían los otros de Podemos y muchos del PSOE (es una ucronía, un suponer… no se me lo tomen a mal los censores del régimen).

    Un cordial saludo

    Un cordial saludo

    • Le alabo el gusto y comparto su opinión sobre los medios, yo hago lo mismo, ya no soporto la mentira diaria, la desinformación y lo que es más grave la ocultación de las verdaderas noticias de interés, pero aún así me someto a cinco minutos exprés de televisión diaria por si algún siquiatra conocido me pide mi opinión sobre la salud mental de los españoles.

      Le recomiendo que no lo haga puesto que puede perder la cordura si sobrepasa el tiempo de visión o lectura sin la debida protección.

      Aún así le enlazo un vídeo que no sobrepasa el tiempo para causar daños irreversibles excepto para la ponente que nos da una clase magistral sobre «La Ignorancia».

      Dicen que tiene conocimientos de derecho laboral, pero en su exposición deja de manifiesto que no comprende absolutamente nada del derecho laboral, ni del funcionamiento de una empresa o de la relación de los trabajadores con la empresa. Lo peor es que dicen que ejerció de abogada laboralista. Yo no tengo más remedio que dudarlo. Aquí está la prueba.

      https://youtu.be/vcZZD-rFb4Y

      A ver Yolanda para la próxima vez, un ERTE es un expediente de regulación de empleo temporal que se activa cuando una empresa por la circunstancia X puede justificar que para su supervivencia necesita prescindir de un número de trabajadores. A diferencia de el ERE que prescinde de los trabajadores para siempre, el ERTE es temporal y coyuntural, es decir, que una vez superado el problema los trabajadores vuelven a su puesto de trabajo. Este expediente se tramita con la supervisión y visto bueno de tu ministerio que se hace cargo de parte del coste del trabajador descargando al empresario de parte de los costes para permitir la supervivencia de la empresa.
      ¿Capito? Ministra.

      Un aficionado, sin puñetera idea de derecho laboral.

  4. El instinto de la gente detecta que el invierno puede ser catastrófico. El instinto de la gente detecta que el «calentamiento global» que venden los periódicos y los políticos no le va a aliviar el frío que viene:

    «Las familias tienen miedo y se resisten a gastar el ahorro acumulado durante la pandemia»

      • Creerse los datos del gobierno sobre la vacunación es como creerse los datos del paro, económicos, delincuencia, inmigración… o cualquier otro dato que provenga de el mentiroso patológico que dejó en aprendiz al barón de Münchhausen.

        Yo no creo que se vacune más del 70% y es solo una percepción personal, me resulta bastante difícil de aceptar que tanto gente haya perdido el instinto o la intuición.

        Nada de lo que se ha dicho del virus ni de la epidemia se sostiene bajo el más mínimo examen crítico.

        La última del gobierno ante un requerimiento judicial es decir que ni tan siquiera han aislado el virus, no vamos a preguntarles siquiera si han analizado los distintos lotes de vacuna para comprobar su composición.

        Pero lo mejor ha sido el desmentido de «Maldito Bulo» a esta información del gobierno diciendo que el gobierno sí ha aislado el virus pero que no lo tiene guardado, vamos que una vez analizado y secuenciado y purificado se les olvidó de introducir las partes del bicho en distintos envases herméticos como si fuera mortadela de aceitunas.
        Ni tan siquiera se les ocurrió anotar en un papel los resultados del análisis.

        Si esto no es un cachondeo es que la gente más inteligente ha perdido el instinto por completo.

  5. A mi me cae más que bien, a mi me subyuga el intelecto.

    Cuchipandesca y reperejilada explica las cosas más elementales con una emoción y entrega que las palabras se abren paso por la tráquea a manotazos hasta lograr salir por la nariz haciendo un doble tirabuzón a juego con el pelo.

    Pone tanto interés y detalle en la descripción de sus anhelos que recuerda a una presidenta del APA contando a la modista el traje que desea para la comunión de su hija,

    A mi me encandila más que un jamón pata negra sin estrenar colgado en la bodega, me frustra tanto no tener un cuchillo jamonero a mano.

    A ella le debo haber encontrado una palabra perdida y sentir la misma emoción que ella sintió al encontrar la palabra ERTE. Me cuesta imaginar que otras cosas contendrá ese baúl tan interesante.

    Es oír rueda de prensa y acordarme de «Avon llama a tu puerta» e imaginarme una reunión inclusiva para la práctica del «Táper sex» con pastelitos de nata.

    Oh, Matria, Oh, a ti te debo reencontrar la palabra «variopinto» en el baúl de María Moliner, que ilusión me hizo, pero una vez que la tuve en mis manos sentí que sería egoísta por mi parte quedarme con ella cuando éste gobierno está tan necesitado de palabras que las tiene que importar del inglés Harvardino.

    No me tengo ninguna duda que esta mujer será , si no lo es ya, la presidenta del futuro gobierno para la uniformidad de lo variopinto.

    He de reconocer que nunca he visto a nadie explicar la ignorancia como el día que «explicó» los ERTES.

    • Debemos ponernos en lo peor, la reperejilada y cuchipandesca peluquera puede ser la próxima presidente del variopinto edificio constitucional.

      Casado no será presidente, yo estuve a punto de advertirlo, pero me contuve, ahora es demasiado tarde. Si alguien quiere perder unas elecciones solo tiene que tener el apoyo de Vargas Llosa, yo creo que el gafe Mario está al servicio del Foro de Puebla, a todo político que se acerca lo desaparece.

      Me preocupa más el apoyo del gafe político Vargas Llosa al PP que los tirabuzones de los ERTES.

      Esta cursilería y meapilismo agravado del PP a la hora de buscar apoyos le resta millones de votos.

  6. Me ha gustado el artículo. Ya era hora. Porque vaya racha que llevaba con Disidentia. Muy de acuerdo con lo que dice Catlo, pero claro… Hay que entender que el sr. González Quirós es una persona moderada que no quiere poner el acento en los calificativos y va con la elegancia por delante. Yo soy más de la línea de Catlo.

    Por eso creo, que la Sra. Díaz es una loba con piel de cordero, como todos los de PODEMOS. A éstos solo hay que dejarlos solos y verán Vdes. donde son capaces de llegar. Solo que ya han aprendido la estrategia. La línea «a cara de perro» de Pablo Iglesias (un oportunista de libro y un estafador de sainete) no vende absolutamente nada. Ellos lo saben y por eso están adoptado una línea «soft», aparantemente suave, educada, «con clase». Es lo mismo que Errejón, pero este último personaje es un pésimo actor y nadie se cree sus interpretaciones. Los modos de «portero de discoteca» macarra del dueño de «Mas País» son más que evidentes. Mejor disimula Mónica García. No son más que la izquierda «cool», guay, universitaria de este país. De pisazos de lujo, todos de familias bien (bien situadas con el régimen del general y el régimen del 78), másteres en el extranjero, vacaciones de lujo, contactos en las redes de poder «blando» y con una superioridad moral sobre el «populacho» fascista más que vomitiva. Esta gente, que va de «vanguardia de la sociedad» son unos totalitarios de campeonato y nos implantarían la dictadura perfecta de acuerdo con los postulados del NWO y de la superélite megarrica anglosajona (veganismo, ecologismo idiota, feminismo radical, inmigración sin fronteras y memoria histórica selectiva: Stalin en los altares y Franco un genocida). Todo ello combinado con un sistema social y de control «China Style».

    Yolanda Díaz es la punta de lanza de esta gentuza, que, de momento, cada uno quiere su parte del cortijo, entre «Más Mandril» y «Robemos». Espero que la sociedad española no se deje engañar de nuevo por estos forajidos. Parece que no hemos aprendido de su Sanchidad. Por eso, hace muy bien el Sr. González Quirós en recordarnos de qué va realmente la Sra. Díaz, tan peloteada por la mercenaria prensa española, que no es más que meretriz del poder.

  7. Esta tía de delicada no tiene nada. Es una fiel seguidora de Stalin en su obsesión por construir el culto a su personalidad. Es a lo único a lo que se dedica. Lo que preocupa es que ni periodistas ni políticos se den cuenta de lo malvada y dañina que está resultando para los trabajadores y para las clases medias. Si le dejan hacer, Stalin parecerá un santo. Este tipo de narcisimo patológico la llevará a cometer grandes atrocidades, primero entre sus camaradas y luego entre «el pueblo» que, según ella, debe adorarla.