Cuando se habla de reformas, regeneración democrática o combatir la corrupción se hace generalmente de manera muy genérica o poco seria, cuando no de forma oportunista. Por eso en este post haré un resumen de una interesantísima lectura: Los costes económicos del déficit de calidad institucional y la corrupción en España, de Francisco Alcalá Agulló y Fernando Jiménez Sánchez para el Instituto de investigación económica (IVIE).

Este estudio pone de relieve de forma exhaustiva y ordenada las deficiencias del sistema institucional español y los problemas que ello genera, incluyendo entre estos el alto coste económico y la corrupción.

Para que la exposición sea llevadera y lo más directa posible, lo que haré será extractar citas relevantes de este estudio siguiendo un orden, como si de un hilo argumental se tratara, y añadiendo algunos comentarios propios. Las citas van entrecomilladas, mis  comentarios no. Creo que vale la pena dedicarle un poco de tiempo a ello.

Empezamos con las primeras citas.

“La calidad de las instituciones de gobierno y el control de la corrupción son piezas fundamentales para el desarrollo económico de los países.”

“Algunas formas de organizar la sociedad animan a la gente a innovar, a correr riesgos, a ahorrar para el futuro, a encontrar formas mejores de hacer las cosas, a aprender y a educarse, a resolver los problemas de la acción colectiva y a producir bienes públicos; otras no”

Una elevación de la calidad institucional de España hasta el nivel que le correspondería, podría permitir incrementar el PIB en algo más de un 20%

“La interacción fluida entre individuos y empresas en una economía moderna requiere de un contexto legal e institucional sofisticado y eficaz, de un cumplimiento estricto de los contratos, de un sistema judicial ágil y predecible, y de un sistema regulatorio avanzado y estable.”

Esto, para grabar en piedra y recordar TODOS los días a nuestros representantes políticos:

“Sobre los fallos del mercado, la literatura científica en economía está muy lejos del dogmatismo ultraliberal que algunos, por ignorancia o conveniencia, le atribuyen, e identifica con precisión los problemas y las vías que pueden posibilitar su resolución.”

“Dos de los posibles fallos de los mercados que motivan una importante regulación por el Estado son la información asimétrica y la falta de competencia.” A menudo (aunque no siempre) provocados por la propia administración.

Correlación entre el indicador promedio de calidad institucional (*) de 157 países y el logaritmo d) su productividad (2014-2015)

(*) [Voz y rendición de cuentas/Efectividad gubernamental /Calidad regulatoria/Respeto a la ley y los contratos/Control de la corrupción]

Aunque la calidad institucional y prosperidad es SIEMPRE importante, resulta clave para las economías avanzadas.

“Cuando los países están lejos de la frontera productiva, les es posible crecer con gran intensidad, aunque tengan problemas serios de calidad institucional y de funcionamiento de los mercados.”

Clave: “No obstante, conforme se acercan a las economías avanzadas, los países que no son capaces de regenerar su marco institucional y de aplicar políticas adecuadas acaban perdiendo dinamismo y la capacidad de seguir convergiendo hacia la frontera productiva.”

Indicadores de calidad institucional. Comparación de España con países seleccionados de nuestro entorno (2015). Mejorable en muchos aspectos:

Esto es relevante: “La calidad institucional aparece como una de las debilidades de la economía española al situarse con un desempeño inferior al que le correspondería de acuerdo con su productividad.”

Lo más preocupante es la dinámica general (1996-2015). Y lo más descorazonador, aunque también abre una puerta de esperanza, es que está en nuestras manos revertirlo.

Seguimos con el estudio: “Una elevación de la calidad institucional de España hasta el nivel que le correspondería dada la productividad actual del país, podría permitir incrementar el PIB en algo más de un 20%”. Los autores se refieren al largo plazo: 15-20 años.

“Un incremento del PIB de ese tamaño, adicional al que se daría en ausencia de una regeneración institucional, podría traducirse en una elevación del crecimiento medio anual de la economía en torno a 1,2 puntos porcentuales a lo largo de un período de unos 15 años.”

El reto de recuperar un elevado nivel de ocupación sin que se vea negativamente afectada la productividad por ocupado requiere de una mejora general de la distribución de productividades de la economía:

Algunas insuficiencias institucionales españolas (1): progresiva debilitación de balances y contrapesos:

“Los presidentes del Gobierno, máximos dirigentes de sus partidos, no solo han tenido libertad para nombrar/destituir ministros, sino tb para controlar gran cantidad de nombramientos en los puestos superiores de la Administración gracias al extenso uso de la libre designación.”

Algunas insuficiencias institucionales españolas (2): el “Advocacy Journalism”. En los medios “se observa un alineamiento de las distintas empresas de comunicación en torno a los principales partidos con responsabilidad de gobierno en los niveles nacional, autonómico o local. Este panorama se debe en gran medida a los incentivos que han tenido las empresas de medios de comunicación para cortejar a los partidos con responsabilidades de gobierno.”

Esto es: las licencias de emisión, las subvenciones y la publicidad institucional.

Algunas insuficiencias institucionales españolas (3): la DEPENDENCIA de los fondos públicos, tanto de ONGs como de otras iniciativas de la sociedad civil:

Algunas insuficiencias institucionales españolas (4): la sobrerregulación e intervención pública de la actividad empresarial:

“Un sistema de gobierno como el que se ha ido desarrollando en España presenta elementos preocupantes para un control efectivo de la corrupción”:

Claves de regeneración

  1. Poder judicial.
  • Reducir el exceso de politización en el nombramiento de los miembros de sus órganos superiores
  • Actualizar y modernizar la ley de enjuiciamiento criminal
  • Reducir aforamientos
  • Asegurar protección a denunciantes de corrupción
  1. Potenciar el control de los órganos legislativos en todos los ámbitos territoriales.
  • Oficina de evaluación de las políticas públicas
  • Profundización de la transparencia, responsabilidad y rendición de cuentas
  1. Garantizar la independencia y dotar de medios a los órganos especializados de control.

“Es necesario fortalecer la independencia y capacidad de actuación de todos estos órganos de control con respecto a los ejecutivos a los que tienen que vigilar o cuyas políticas tienen que evaluar.”

  1. Minimizar las interferencias con los medios de comunicación.
  • Reducir el margen de discrecionalidad (o arbitrariedad) con el que se llevan a cabo el otorgamiento de licencias, subvenciones y publicidad institucional
  • Despolitizar los medios públicos
  1. Mejorar la calidad regulatoria, una verdadera lacra para la prosperidad económica.

  1. Despolitizar los niveles superiores de las Administraciones Públicas y sus entes instrumentales (empresas, agencias, fundaciones, etc.). Un criterio crucial de la calidad de las instituciones de gobierno es el respeto al principio de imparcialidad en su funcionamiento.

“Estas conductas irregulares tienen lugar de manera más frecuente en los llamados entes instrumentales del sector público como las empresas o las fundaciones públicas en las que los controles internos suelen ser aún más débiles, especialmente en los ámbitos local y autonómico.”

El efecto de la politización de las Administraciones Públicas entre los funcionarios y empleados públicos es conocido.

  1. Transparencia de los organismos públicos y evaluación de sus servicios.
  • Transparencia total en los gastos públicos
  • Regulación del lobby
  • Mejora de la información sobre conflictos de interés
  • Acceso a toda la información sobre la actividad de los organismos públicos
  1. Desbloqueo de las listas electorales.

“La mejora de la calidad de la gobernanza debe constituir una pieza clave de la estrategia de desarrollo de la economía española a largo plazo.”

Gran trabajo el de los autores del estudio. Pues, cuando se habla de “regeneración democrática” y de “reformas” es necesario ir más allá de los discursos huecos. Hace falta poner nombres propios a los problemas y proponer líneas maestras para esa mejora.

Foto: Benjamín Núñez González


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorTodos y todas: ¡clic!
Artículo siguienteTodos somos víctimas, porque interesa
Sebastián Puig Soler
Analista, investigador y escritor, actualmente trabajando en Bruselas después de una larga estancia en Estados Unidos, desempeñando labores financieras. En tránsito a Madrid. Soy especialista en Tecnologías de la Información, con formación en Aprovisionamiento, Gestión Económica y Programas Internacionales. Máster en Administración de Empresas por la Universidad Pontificia de Comillas (ICAI-ICADE) y Diplomado de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. Mantengo un blog sobre temas económicos, Esto Va de Lentejas, espacio desde el que comparto reflexiones con el lector de a pie, en el convencimiento de que el mundo económico-financiero debería sustentarse en tres criterios irrenunciables: profesionalidad, decencia y sensatez. Colaboro asimismo con universidades, centros de estudios, think tanks y medios especializados, a través de artículos y conferencias. Estoy casado, tengo una hija, y me considero una persona inquieta, curiosa y esencialmente feliz.