Ctxt es un contexto al que le han aspirado todas las vocales y que muestra la vocación que anima a la revista que así se hace llamar. No cuenta las noticias, sino el medio en que se producen; no la espuma de las olas, sino las fuerzas que las provocan. Es, en este sentido, una revista muy parecida a Disidentia. Ctxt, eso sí, ofrece una visión muy a la izquierda. La disidencia, en este caso, no la ejercen frente al poder, el poder real; el que está en el gobierno y no sólo en el gobierno. Renueva, en cada artículo, el acervo ideológico que asumen bancos y eléctricas, organismos nacionales e internacionales. Es una revista bien hecha y que merece atención.

Bruno Bimbi es periodista. Colabora desde hace un año con Ctxt con una cadencia quincenal. Argentino afincado en Barcelona, en su último artículo en la revista contó su experiencia en la Universidad de Barcelona, bajo el título ¿Cómo se dice xenofobia en catalán?

El editorial no permite ni pestañear. Critica a Bimbi por caer en la tentación de contar una historia personal, como si la crónica no fuera un género periodístico. Y lamenta que en un artículo de opinión el autor caiga en hacer “consideraciones subjetivas”, como cuando dice que en Cataluña hay “un modelo de abolición del español que impera en las universidades catalanas”

Arranca con una conversación entre una alumna asiática y la profesora de la asignatura que acaba de comenzar:

—Disculpe, profesora, ¿este grupo no es en español? –pregunta una alumna asiática en la primera clase online, luego de entender que no va a entender.

—No, no, no. Mis clases son en catalán –responde la profesora.

Hay once grupos de los cuales ese, y otro, se anunciaban en español. “Lo lamento, pero yo no doy clases en español”. La profesora anima a los alumnos a estudiar esa lengua que, en definitiva, “es muy parecida”. Un estudiante latinoamericano (el propio autor del artículo), responde en portugués alegando que también es una lengua muy parecida. Otros hispanohablantes americanos le advierten de que no vaya por ahí, que le van a acusar de lo que él nunca ha sido. La discusión prosigue:

—Voy a dar mi clase en mi lengua. Y al que no le guste…

—¿Alguno de ustedes no habla español? –(pregunta Bimbi).

—Todos lo hablamos, pero no es eso –responde una alumna.

Y es cierto. No es eso. Bimbi se cambia de grupo a otro que también se anuncia en español. Pero se encuentra en la misma situación. Todos los grupos, incluyendo los dos que se anunciaban en español, son en catalán. El estudiante resolvió estudiar la asignatura en la biblioteca, pero aún le quedaría enfrentarse a un examen cuyas preguntas se formularían… sólo en catalán.

La historia no es nueva. Recuerdo que, en el primero de los tres interraíles en los que he recorrido más de media Europa, mi amigo Sergio y yo conocimos a dos chicas austríacas. Una de ellas había pasado tres meses estudiando en Barcelona. Pero no se enteró de nada porque las clases eran en catalán. Debía ser el año 91.

La historia de Bruno Bimbi no es noticia. Tampoco lo es que un niño llegue tarde a clase, o que una familia pida pizza para cenar un viernes. La pregunta que formula Bimbi en el título de su artículo se responde a diario. La noticia es la reacción por parte de Ctxt. Publica una suerte de editorial contra su colaborador y contra el periodismo.

El editorial no permite ni pestañear. Critica a Bimbi por caer en la tentación de contar una historia personal, como si la crónica no fuera un género periodístico. Y lamenta que en un artículo de opinión el autor caiga en hacer “consideraciones subjetivas”, como cuando dice que en Cataluña hay “un modelo de abolición del español que impera en las universidades catalanas”. Es difícil pensar que esa “consideración subjetiva” no está refrendada por datos objetivos, y con consecuencias objetivísimas. Bimbi cuenta “un caso particular, el suyo”. Pero, por un lado, no está obligado a contar el de otros. Y, por otro, contar su caso no quiere decir que sea único.

Ctxt niega la mayor, y cita un artículo, también publicado allí, que dice que en Cataluña no hay ningún problema con el castellano. Y no lo hay, mientras no se utilice en las aulas. Tampoco había problemas con el voto bajo la dictadura de Franco. Cualquier ciudadano podía adherirse a los plebiscitos o abstenerse de hacerlo.

El problema está en el título. Nos lo dice Ctxt en su editorial. No se puede hablar de xenofobia en Cataluña, por mucho que se odie a los extranjeros por el hecho de que se empeñen en hablar su idioma, que es también de los catalanes. Uno se pregunta si en la exigua redacción de Ctxt la xenofobia depende de las razas, y la catalana es genéticamente incapaz de albergarla.

El problema parece ser otro. Y, con toda franqueza, lo reconoce la revista en su editorial: El 65 por ciento de sus ingresos procede de sus más de 8.000 suscriptores, que aportan 100 euros al año. Y Cataluña es la región que más suscriptores aporta, después de Madrid. No es ya el hecho de ser un medio de izquierdas y, por tanto, comprensivo y cariñoso con el nacionalismo catalán. Es que el medio es incapaz de ejercer la independencia más esencial de un medio de comunicación, que es frente a sus propios lectores.

Disidentia, que aún no tiene la décima parte de suscriptores que Ctxt, ejerce fiera y descaradamente esa independencia. Si hubiera elegido alinearse con una ideología de poder, como Ctxt, o con las consignas de un partido, tendría un múltiplo de sus mecenas. Unos mecenas que aguantan las olas de las que hablaba antes, y que resisten las duras críticas que aquí hemos dedicado a Podemos, al PSOE, a Ciudadanos, a Partido Popular y a Vox. Impertérritos. Otros no, entran y salen con el simpaticómetro. Este medio ha creído en sí mismo, con no pocos costes.

Los libérrimos lectores de Ctxt han llamado a Bruno Bimbi “puto” (Bimbi es autor de un libro llamado El fin del armario), “lacra”, “sudaca”, y le han pedido que vuelva a “su país”, todo ello para desmentir las acusaciones de xenofobia en Cataluña. Ctxt no ha sido capaz de mantener sus ¿principios? ni en algo tan básico como la crítica a la xenofobia.

Y sí, xenofobia tiene traducción al catalán, y es ‘nacionalisme’.

Foto: Josep Renalias


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

10 COMENTARIOS

  1. «El editorial no permite ni pestañear. Critica a Bimbi por caer en la tentación de contar una historia personal, como si la crónica no fuera un género periodístico. Y lamenta que en un artículo de opinión el autor caiga en hacer “consideraciones subjetivas”, como cuando dice que en Cataluña hay “un modelo de abolición del español que impera en las universidades catalanas”

    Efectivamente, José Carlos, el contenido del editorial y también la carta de réplica del profesor no permiten decir ni mu ni y solo le dan opción de «rectificar» el testimonio real con el que había dado forma a su artículo. Y claro, cuando uno no puede «rectificar» lo que pasa de verdad, lo que le queda es el destierro y el silencio.
    Silencio, porque le han retirado el artículo y destierro porque es el castigo a esa «grave ofensa» que le ha infligido a la lengua catalana en un universidad tan neutral, plural, diversa y tolerante con las distintas ideologías, con la lengua castellana y con las opiniones ajenas que no tragan con la inmersión lingüistica ni con los postulados del Procés.

    https://confilegal.com/20201005-un-juzgado-declara-nulo-el-manifiesto-de-las-universidades-catalanas-en-contra-de-la-sentencia-del-proces/

  2. Muy buenos, artículo y comentarios.

    Barcelona lleva decepcionando desde que Pujol se hizo con el trono. Para muchos extranjeros Barcelona tiene una imagen que no se compadece en absoluto con la monstruosidad en que la han convertido los racistas y los izquierdistas, que tando da. Aun así hay otro tipo de gentecilla bastante repulsiva que son los que podemos denominar los cosmopolitas que pierden el culo por construir una imagen falsa -lo llaman arte y diseño- de la ciudad y del resto de Cataluña. Hablan inglés y catalán, son idiotas integrales y se apuntan a todas las corrupciones a ver qué cae.

  3. Buenas tardes Don José Carlos

    Otras veces le he criticado. Hoy tengo que darle la enhorabuena, excelente artículo, la noticia es para enmarcarse; mientras tanto voy a intentar completarla dando unas vueltas de tuerca mas.

    Lo primero es afirmar que cualquier parecido de Disidentia con «eso» es pura coincidencia.

    Si quiere buscar una web de izquierdas que ahonde en algunos temas polémicos, sobre todo los relacionados con el tema islámico, emigración, … le dejo una excelente. Es un poco mas cutre que Disidentia en su presentación, pero su contenido (en su parte de Opinión, sobre todo) es excelente, aunque no se esté de acuerdo con él.

    https://msur.es/

    A veces dice cosas tan sensatas que dudo de que sean de izquierdas. Con eso se lo digo todo.

    Por lo demás y respecto al tema en cuestión. La verdad es que me da un poco pena el tal Bruno Bimbi.

    No se si el cuando escribió lo que escribió lo hizo porque entró en un proceso de «iluminación» o si fue la gota que rebasó el baso de las humillaciones. No se si estaba esperando en la cola de la subvención, después de pasar por el aro de a saber cuantos rituales progres, y se dio cuenta que la cuota de «sudacas» afines a la «kausa» estaba mas que sobrepasada, cuando llevaba años escuchando que sería el siguiente; y explotó.

    La verdad es que además de pena, me da hasta ternura; casi le llamaría Bambi, en vez de Bimbi, pero no lo haré, no me gusta usar los apellidos para estas cosas, sólo que está tan a huevo.. pero no, no es justo.

    Me gustaría saber mas de su vida. He echado un vistazo por ahí, argentino (1978), muy de la cosa LGTBI.. , se fue a Brasil y por lo visto allí era feliz hasta que llegó Bolsonaro (el facha) y decidió largarse… nada mas y nada menos que a Barcelona. El resto es historia.

    Hay que imaginar el empacho mental de esta persona, extrapolable al de muchas (he ahí lo interesante), para que decidiera irse a Barcelona. Podía haberse ido a Málaga, Madrid, Sevilla.. o a Italia, pero no, nada mas y nada menos se le ocurre otra cosa que irse a Barcelona.

    Mare de Deu.

    Ello nos da una idea de cómo el resentimiento contra España en el colectivo «latino», en su parte mas snob, gafipástica, les ciega tanto que a la hora de «exiliarse» son capaces de comprar esa basura de todo a 100 de las Colau, Junqueras, Puigdemones y toda la basura rojinazionalista asociada.

    Pero alma de cántaro, Don Bruno, ¿realmente no sabía usted donde se metía?

    ¿Es que tan convencido estaba de que en la España de Cortés, Pizarro, Alvarado.. en la recia Castilla/Extremadura/Andalucía.. lo iban a llevar a la Inquisición.. en el siglo XXI, y que no le quedaba mas alternativa que irse a lo mas cateto que hay ahora en la Península Ibérica?

    Tengo que reconocerle sin embargo que he tenido usted muchos bemoles, se nota que ha visto mundo, sabe cual es el idioma mayormente hablado en «Latinoamérica»; y si lo completamos con su periplo brasileño mas supongo que su ascendencia italiana, es lógico que al final haya tenido que escribir esa carta que deja a las claras que es lo que pasa allí. No le pasa cómo a muchos de sus compañeros de Master, que no han salido mucho mas lejos de la masia que para ir a la madrassa universitaria. Usted sin embargo si tiene mundo. Y eso le ha condenado.

    Una sola objeción. Usted lamenta que el catalán sea obligatorio en la universidad pero no el colegio. Realmente me parece lamentable que crea usted que el «inconveniente» que ha sufrido usted deban de pasarlo los niños, sólo por ser niños. Cuando debería de ser al revés. De ser obligatorio debería de ser en la universidad.. los niños al fin y a la postre tienen mas difícil defenderse, pero cuando se esta talludito es otra cosa. Claro está que las universidades catalanas entonces estarían vacías y ni siquiera encontrarían a borrachuzos anglosajones que quisieran ir allí a sus Erasmus, pensando que pueden aprender español.

    Igual no acaba de entender el porqué de todas las yoyas que le están cayendo ahora, aunque si es tan inteligente cómo supongo yo creo que sí. Otra cosa es que por motivos de pura supervivencia se calle.

    Yo lo voy a explicar:

    En éste momento en Cataluña hay una crisis «existencial» de muy señor mío, derivada (cómo la anterior 2009-2011) de que no hay pasta para tanto paniaguado. Mucho de los que vivía del cuento, en su facción castellano-charnega, pero antiespañola para hacerse perdonar, no reciben su plata.

    Pero si la reciben los nazionalistas cañís. Siempre ha habido clases, y mas en Cataluña, o es que los «forasteros» se van creer con lo mismos derechos que los de siempre.

    Recuerdo que cómo acabó la crisis 2009-2011 (después en un comentario pongo link); y acabó con la patulea progre antisistema pero no asimilada al nazionalismo (es decir que dejó de cobrar su paguita) cercando el parlamento y obligando a entrar salir a los padres de la patrieta entre insultos, o en helicóptero los privilegiados.

    Ídem con el lío que se montó en Plaza Cataluña con los desalojos del 15M.

    Y el GRAN PÁNICO DE LOS NAZIONALISTAS ES QUE LA PLEBE, LA TURBA (ESA QUE ANTES LES REÍA LAS GRACIAS) LES INSULTABA EN ESPAÑOL.

    Eso es muy importante.
    Porque el idioma en que insultas es el idioma con el que está mas identificado tu amígdala mas tribal.

    Y es el idioma con el que tu quieres que los tuyos te identifiquen, y que el insultado sepa de que lado estás.

    Y usted ha puesto, con toda su crudeza aunque de manera mucho mas educada, la misma situación.

    Ha sacado a escena un TEMA TABÚ EN UNA SITUCIÓN TABÚ.

    Ha sido el niño que ha dicho que el Rey iba desnudo.

    Por otro lado hay que considerar que ahora en Cataluña cualquiera que quiera hacer oposición de verdad, cómo las personas ligadas al sector de la hostelería, del espectáculo, de la noche…ese mundo que en Cataluña siempre se ha considerado por encima del de Madrit, porque ellos son uy Uropeos, muy modernos, y que si la caspa castellana y tal y tal.

    Ese mundo, amen de hacer perfomances muy directas frente al Palacio de la Generalidad, se ha manifestado gritando QUEREMOS SER MADRID.

    Y eso si es que para que les de mas de un vahído a mas de uno.

    O sea que algo se está moviendo en Cataluña, algo que indica que por fin algunos están empezando a ver la luz, que no les importa que les llamen fachas, y que esta vez sin combustible social y presupuestario (la crisis es mucho mayor que la del 2008 y nos están Rajoy y Soraya para ayudar a los nazionalistas cómo hicieron en el 2012 y siguientes) para organizar aquelarres cómo esas Diadas del 2012 y posteriores, culminadas en esas leyes de desconexión (que se saltaron su propio estatut) y el 1-O.

    Esta vez no se si será posible contener la explosión charnega, dándole una vuelta de tuerca al separatismo, en base a mucha subvención, de la misma manera en que se hizo entonces. Habrá mucho Sánchez, y mucho Podemos, y mucho nazionalista.. pero pasta, lo que es pasta.. para repartir y cómo se repartió entre 2012 -2018.. entre la charnegada, francamente lo veo complicado.

    Se agradece también el link que ha puesto a la explicación que desde el panfleto han dado a que se les pasara el texto Don Bruno, es toda una declaración de cómo les pueden las ganas de censurar, y cómo por confiarse y pasarse de listos al final van a conseguir que el tema se les vaya de las manos y que la charnegada la líe bien liada.

    Un cordial saludo

    • Añado el link en el que se ve cómo un ejemplar de la mas pura casta catalana es «agraviado» en ESPAÑOL durante los «incidentes» delParlamento en 2011.

      https://www.youtube.com/watch?v=qKNLtauggpA

      Esto mas el 15M en Plaza Cataluña, TAMBIÉN EN ESPAÑOL

      se puede volver a dar pero sin que sea posible «reconducir» la situación hacia el lado nazionalista

      De ahí el canguele de muchos en Cataluña y de ahí el sofoco de los de la revistucha/web esa.

    • A mi los argentinos que vienen a arreglar España siempre me han hecho mucha gracia, y no es xenofobia, tengo dos sobrinas medio argentinas y una completa. Anda que no han tenido tiempo para arreglar su país, pero como decía Borges son incorregibles.

      Son aún más ignorantes políticos que los españoles y lo peor es que se creen más listos, como los catalanes.

      Un vídeo «divertidísimo» si no vemos la tragedia, de las elecciones libres de Venezuela. No tiene desperdicio.

      Más le vale a los españoles espabilar un poquito porque vamos por el mismo camino y mucho más rápido.

      https://youtu.be/HvFcccXJbUk

    • «Porque el idioma en que insultas es el idioma con el que está mas identificado tu amígdala mas tribal.
      Y es el idioma con el que tu quieres que los tuyos te identifiquen, y que el insultado sepa de que lado estás.
      Y usted ha puesto, con toda su crudeza aunque de manera mucho mas educada, la misma situación.
      Ha sacado a escena un TEMA TABÚ EN UNA SITUCIÓN TABÚ.
      Ha sido el niño que ha dicho que el Rey iba desnudo».

      Comparto gran parte de lo que dice en su comentario, amigo Rabo. El pobre Bimbi (aunque tenga su reverso) ha tocado un tema tabú que en el contexto de CTXT no es admisible, por muy intelectuales, tolerantes, progresistas y guays que se presenten a su audiencia no pueden abordar o cuestionar ciertas temáticas sagradas y que cunda el ejemplo del «hereje» Bimbi.
      Y sí, lo del idioma en que se insulta tiene su importancia. Por ello los indepes quieren atajar el problema y tomar medidas que reviertan la situación. Su desprecio por la lengua castellana es de tal magnitud que quieren erradicar hasta los insultos en ese idioma. Años de nacionalismo e inmersión lingüística dan este nivel:

      https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/ayuntamiento-valls-insultar-catalan_413730_102.html

      • Increible apreciada Silvia

        En Cataluña la realidad siempre supera la ficción. Por desgracia.

        Un cordial saludo

  4. Pues a mí me gusta más «Disidentia», y me gusta más porque cada autor es único, es decir, que no profesa el pensamiento único. Cada autor de Disidentia es exclusivo, leer Disidentia es como charlar con gente normal, individuos independientes que piensan lo que les da la gana, la mayoría de ellos además de ser inteligentes conocen bien los temas que tratan.

    No veo la televisión desde hace bastantes años, y los periódicos tampoco, a veces conecto la tele cinco minutos insoportables o echo un vistazo a los titulares para saber lo que ocultan. La noticia que no dan me sirve de referencia para saber cómo está el asunto humano.

    Hay personas que creen que hoy existe el periodismo, todavía estoy esperando a que me digan cómo se repartieron las maletas de Delcy y a que fines se destinó su contenido. Eso era antes un periodista

    Ayer los ladrones, narcotraficantes, torturadores y asesinos del régimen chavistas la cagaron, estaban desolados, no tienen pueblo, el pueblo se fue con García Trevijano a la abstención. Maduro olfateó el fin de régimen, sin pueblo cualquier régimen está muerto, ya lo veréis, aunque Zapatero intente restaurar la dictadura con algún repuesto recauchutado de casa López o Guaidó.

    La revista no me ha gustado, y es que a mí las noticias sobre las noticias artificiales me producen sarpullido.

    Yo estaba haciendo la mili el 23-F en una región militar golpista, fue uno de los días más divertidos de mi vida y quizás también uno de los que mas aprendí.

    Antes de entrar en el cuartel yo sabía que ese año habría dos golpes de estado, uno más grande y otro más pequeño. Siempre he sido un buen analista político y tenía buena información. Estaba escuchando en la radio la sesión de investidura cuando sucedió el asunto. A partir de ese momento me dediqué a observar las reacciones de soldados y mandos. Como me lo pasé. En contra de lo que se ha dicho nunca hubo ruido de sables en la transición, eso es mentira para quien conociera bien la España de 1.975. No había masa crítica para un golpe militar ni posibilidad sociológica para una involución, ahora sí, y de hecho estamos viviendo una involución de la zquierda más peligrosa del PSOE que como los escasos franquistas de entonces también era marginal y bastante bruta, como ahora.

    Los militares tenían tan pocas ganas de dar un golpe de estado que el cuartel comenzó a llenarse de chavales con pelos largos que jamás habían aparecido por allí, eran los hijos de los militares.

    Los vascos muertos de miedo no sabían que hacer, jamás me he reído tanto de los vascos como aquel día. Yo soy extremeño y si algo sabemos es mantener la calma cuando los demás se ponen histéricos. Me acerqué a un amigo médico y le dije, tranquilo no va a pasar nada, es imposible, lo único que tenemos que hacer es evitar que nadie salga a la calle y que ningún idiota pueda pegar un tiro.

    Viendo el nerviosismo y angustia que atenazaba a los mandos y también a los soldados más politizados, el resto era masa acrítica que obedecía órdenes sin resistencia, me hice dueño de la situación. Yo era responsable del armamento y siempre disponía de balas que había vaciado de pólvora para colocarlas en las armas de los soldados patanes o suicidas que podían organizar un desastre, así que coloqué una primera bala sin pólvora en todos los cargadores, después me reuní con los vascos responsables de talleres y automóviles y les dije que vaciaran los vehículos de combustible y lo escondieran en la playa colindante con el cuartel para huir en algún barco a Portugal. Después de eso me ofrecí al teniente para hacer de enlace con el gobierno militar. Allí el asunto estaba igual, estaban todos los mandos angustiados y deseosos de irse a sus casas. Las órdenes que llegaban eran contradictorias, salir a la calle, quedarse quietos, unas venían de la región militar golpista otras de Madrid. La cuestión era ganar tiempo mientras todo quedaba en nada, el ambiente general era de virgencita que me quedé como estaba. Yo entregaba solo las órdenes de quedarse quietos. Las órdenes golpistas las entregué al final y todos los oficiales me dieron las gracias alucinados cuando me podían haber mandado al calabozo.

    Observar como la gente se queda bloqueada ante una situación de peligro me fascinó, en un ambiente militar el asombro era aún mayor. Todo tenía una explicación, los militares mayores habían vivido la guerra civil y no querían de ningún modo repetir la experiencia, menos aún cuando la sociedad en el año1981 era una balsa de aceite. Esa era la situación real por mucho que se diga lo contrario. En realidad eso sirvió para nada.

    Hoy lo que me asombra es que el ejército ni tan siquiera cumpla las funciones que le asigna la Constitución en el artículo 8º. Eso sí me sorprende. Los mismos militares que el 23F querían una vida en paz hoy no defienden la Constitución, la unidad de la nación y la libertad e igualdad ante la ley de todos los españoles.

    La ley Celaá es inconstitucional, el estado de alarma es inconstitucional, la invasión por las fronteras es inconstitucional, la ley mordaza es inconstitucional, el apaño judicial es inconstitucional.etc, etc, etc. Hoy si tiene el ejército razones suficientes para hacer cumplir una Constitución que parece no se han leído.

    Mi novia se tatuó una mosca en culo y yo me compré un matamoscas. Como nos lo pasamos.

    Si hay algo inofensivo y conveniente a todas las dictaduras son los chats de los disidentes.
    Veinte años de resistencia tuitera en Venezuela, y Ahí sigue Maduro sin pueblo.

Comments are closed.