Tiempo antes de realizarse el referéndum sobre el Brexit, el actor inglés Ian McKellen fue consultado acerca de qué posición adoptaría y él, quien llevaba “fuera del closet” mucho tiempo ya, declaró: “El Brexit no tiene sentido si eres gay (…) Si eres gay eres internacionalista”. Sin embargo, ese mismo año, Peter Thiel, cofundador de Paypal y uno de los primeros inversores de Facebook, subía al estrado de la Convención Republicana para brindar un apoyo abierto a la candidatura de Donald Trump. Allí pronunciaría el siguiente fragmento: “Estoy orgulloso de ser gay. Estoy orgulloso de ser republicano. Pero sobre todo estoy orgulloso de ser americano”. Estas palabras causaron muchísima controversia en la prensa puesto que al igual que McKellen, quien consideraba que ningún gay podía estar a favor del Brexit, se suponía que ningún gay podía estar a favor de Trump y, menos aún, evidenciar que la condición gay puede generar tanto orgullo como ser republicano o americano. La reacción no se hizo esperar y, como describe Douglas Murray en su libro La masa enfurecida, una de las principales revistas gay de los Estados Unidos, Advocate, le dedicó un artículo a Thiel donde se le espetaba que ser gay era más que simplemente tener relaciones con otros hombres. Ser gay debía ser, además, abrazar la causa gay que, a diferencia de lo que sucedió en los años 70 con las luchas liberales por la igualdad de los derechos civiles, hoy está identificada con la lucha identitaria nucleada en el espacio LGBT. Un gay que solo estuviera con otros hombres pero que tuviera pensamiento de derecha, no debía ser considerado gay.

Publicidad

Un caso similar narra el propio Murray pero, en este caso, a propósito de la condición racial. Se trata del rapero negro Kanye West quien en una red social elogió a la activista conservadora, también negra, Candace Owens, quien había hecho una crítica al movimiento del Black Lives Matter por, según su punto de vista, quedar presos de la lógica de la opresión. Las palabras de Owens que merecieron el elogio de West fueron: “Lo que ocurre actualmente en la comunidad negra (…) es que hay una guerra civil ideológica. Hay personas negras que se centran en el pasado y gritan contra la esclavitud. Y hay personas negras que se centran en el futuro. Lo que tenemos aquí es la mentalidad de la víctima frente a la mentalidad del vencedor”. Al igual que ocurriera con Thiel, West fue acusado de ser un traidor a la causa y se señaló que su negritud no era tal ya que se estaba volviendo blanco y translúcido tal como pretendiera Michael Jackson.

Todo movimiento es definido por un conjunto de valores que le da cierta unidad pero subsumir la identidad a una ideología probablemente acabe generando un sinfín de fragmentaciones en la medida en que son cientos de miles los gays, los negros y las mujeres que entienden que sus vidas son multidimensionales y que sus padecimientos son independientes a ser de derecha o de izquierda

Como bien indica Murray en la página 196, con estos ejemplos “se da a entender que ser negro no tiene que ver con el color de la piel ni con la raza, o no solo con eso, sino que ser negro –como ser gay- es una ideología política”.

Los casos se replican en diferentes latitudes. En Argentina, por ejemplo, el congreso sancionó una ley de paridad por la cual las listas deben incluir mitad de varones y mitad de mujeres. A pesar de que aquí también comienza a imponerse el lenguaje queer del no-binarismo, tal como sucede en distintas partes del mundo, esta ley binaria fue celebrada como una conquista por sectores del feminismo. Sin embargo, al momento del armado de las listas, naturalmente, las ideologías de los distintos partidos jugaron su rol y exhibieron que no todas las mujeres que participaban de las listas eran “feministas” e incluso muchas ellas estaban en contra de, por ejemplo, la legalización del aborto. En otras palabras, quedó en evidencia que el hecho de ser mujer no te transforma en feminista. Esto generó una importante campaña en las redes exigiendo “feministas en las listas”. De fondo estaba la idea que apareció en los casos anteriores: toda mujer debe ser feminista. Si no eres feminista no eres mujer. La paridad no debía ser entre mujeres y varones sino entre feministas y varones.

Pareciera entonces que no alcanza con ser gay, negro, o mujer para pertenecer a la minoría oprimida. En todo caso es una condición necesaria pero no suficiente. Hace falta abrazar la ideología que está de fondo y que convierte a estos grupos en minorías para poder ser aceptado. Parafraseando al viejo marxismo, hace falta una suerte de “conciencia de minoría” que reemplazaría a la extinta “conciencia de clase”.

Lo dicho aquí no va en detrimento de muchas de las causas nobles que persiguen los espacios mencionados pero pareciera que solo se puede acceder a la identidad gay, la identidad negra o la identidad mujer si se es de izquierda o, al menos, si y solo si, no se es de derecha. El requisito para poder ingresar a la identidad es, entonces, ideológico y plantea un desafío importante de cara al futuro porque estas minorías acaban siendo expulsivas de puntos de vista alternativos. De hecho no resulta casual el auge y el reagrupamiento de distintos tipos de pensamientos de derecha que encuentran una prenda de unidad en la oposición a las políticas identitarias.

Todo movimiento es definido por un conjunto de valores que le da cierta unidad pero subsumir la identidad a una ideología probablemente acabe generando un sinfín de fragmentaciones en la medida en que son cientos de miles los gays, los negros y las mujeres que entienden que sus vidas son multidimensionales y que sus padecimientos son independientes a ser de derecha o de izquierda puesto que obedecen al simple hecho de ser gays, negros y mujeres. Esto se vio muy fuerte en Brasil donde gays, negros y mujeres votaron, en algunos casos mayoritariamente, a un candidato que había ofendido en reiteradas ocasiones a esas minorías. ¿Lo votaron por tontos reaccionarios, manipulados por whatsapp y traidores a la causa minoritaria o porque sus vidas incluyen más aspectos que el hecho de ser gays, negros o mujeres, como les sucede a las personas que son no gays, no negros y no mujeres? ¿Y si simplemente votaran lo que votan por ser reaccionarios, padecerían menos discriminación a pesar de ser gays, negros o mujeres? Cuando un policía mata a un negro por negro; un empleador rechaza a un gay por gay; y un varón amenaza a una mujer porque cree que es su dueño, ¿tiene en cuenta si los afectados son de derecha? Claramente no. Eso significa que los pertenecientes a una minoría, sean de derecha o de izquierda padecerían, a priori, lo mismo. ¿Y entonces por qué el requisito ideológico para poder acceder al lugar del oprimido?

Por todo esto, privarles de su identidad a determinadas personas, cancelarlos, quitarle legitimidad a sus padecimientos por ser de derecha o no aceptar los cánones de la corrección política, parece un doble castigo y un favor a la misma derecha. ¿Por qué? Porque en la carrera por la victimización, utilizando la lógica de su adversario, la derecha está advirtiendo que ahora son ellos los que están sufriendo la discriminación y a este reclamo se está sumando una enorme cantidad de grupos heterogéneos de distintas tradiciones ideológicas y experiencias que acabará abroquelándose frente a un adversario que avanza a pasos agigantados. Y eso es un problema por al menos dos razones. En primer lugar porque esta discriminación existe realmente. Y en segundo lugar porque la reacción que sobrevendrá será igualmente monstruosa.

Foto: Ahmed Zayan.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

13 COMENTARIOS

  1. Leo por ahí que Uropa va a reconocer a los diabéticos como personas, pues ya no los denominará diabéticos sino «personas con diabetes». No pierden oportunidad para destruir el sentido, el lenguaje y la cultura.

  2. «pareciera que solo se puede acceder a la identidad gay, la identidad negra o la identidad mujer si se es de izquierda o, al menos, si y solo si, no se es de derecha»

    Lúcida reflexión la que nos trae hoy en su artículo, Dante. En las minorías identitarias prevalece ese sesgo ideológico sobre la condición de raza, sexo y género que en teoría es lo que debiera dar sentido a su identidad. Para que puedan reconocerse y aceptarse socialmente esas identidades «minoritarias», no basta con ser mujer, gay o negro, la condición sine qua non es no ser percibido por los otros ni ser auto-percibido por uno mismo, como de derechas.

    En estos tiempos de inteligencia «artificial» (en el sentido literal del término), en el que los problemas, las carencias y las necesidades de fondo nunca habían sido tan transversales en las personas y se impone un abismo mayor entre «los de arriba» y «los de abajo», las identidades minoritarias son fragmentadas e instrumentalizadas para seguir manteniendo el falso binomio de izquierda-derecha.

    Y no solo señalan y expulsan a las mujeres, a los gays y los negros que no adoptan sus consignas ni comulgan con su credo ideológico, es que los ignoran como si no existieran o como si no fuese posible ser mujer, gay y negro y ubicarse en la derecha. El ejemplo más claro es el acoso y maltrato en redes al que someten al negro de VOX. Alguno de nuestros progres patrio, incluso le bautizó con el apodo despectivo y clasista de «Tío Sam».

    Y hablando de mujeres, a las que militan en Ciudadanos, VOX y PP se las expulsa directamente de cualquier reivindicación feminista, al tiempo que se acepta y justifica que se las pueda insultar, agredir y vejar de forma machista, porque «si no militan en la izquierda no pueden ser feministas».

    Otra cosa que me llama la atención, desde que Biden duerme por las noches en la Casa Blanca, es la paz, la calma y el sosiego que debe respirarse ahora en EE.UU. Al menos, a nivel mediático, los tiroteos racistas de la policía, las victimizaciones de mujeres, de trans y de gays han desparecido en la sociedad norteamericana. Las reivindicaciones del movimiento Mee To o del movimiento Black lives Matter ya no son necesarias ni tienen razón de ser. Pero… un momento!
    ¿Dónde habré leído u oído yo de carambola y por lo bajini que durante este mes de gobierno de Biden, cuarenta negros han muerto en las calles a causa de la violencia policial? No recuerdo dónde, pero sí estoy segura de que no ha sido en los medios e informativos habituales que solían hacerse eco de estos sucesos cuando gobernaba Trump.

    ¿Cómo pueden ser tan previsibles? ¿Seguirá la actividad reivindicativa de esos movimientos estadounidenses con el mismo ruido y con la misma furia sin que ahora nos enteremos o estando Biden en el gobierno ya no es necesario?

    • «Otra cosa que me llama la atención, desde que Biden duerme por las noches en la Casa Blanca, es la paz, la calma y el sosiego que debe respirarse ahora en EE.UU.»
      Tenga cuidado con lo que escribe, está a punto de cruzar al «lado oscuro» del trumpismo, del que un humilde servidor forma parte. Es una broma evidentemente.

      • Jajaja…Al menos, Brigante, una buena noticia del gobierno de EE.UU con Biden para el sector agroalimentario español: por fin se han retirado los aranceles al aceite de oliva y a algún otro producto, impuestos en el periodo Trump. Aunque sea de forma indirecta, por otras cuestiones, el acuerdo reciente pactado entre Europa y EE.UU nos ha beneficiado. Hasta en VOX deben celebrarlo! O no.

  3. Y esos «gays» que critican a otros «gays» por ser de derechas, menudo soponcio se van a llevar cuando se enteren que Ernst Röhm jefe de las SA nacional socialistas y todo su estado mayor eran «gays»…
    De todos modos ser gay no es ninguna identidad, como tampoco lo era ser «proletario» o «burgués». Todo esto no son más que zarandajas del marxismo cultural aprovechado por el capitalismo financiero para dividir a las sociedades, donde radican las verdaderas identidades, con el único fin de convertirlas en sociedades débiles que puedan ser manipuladas y controladas más fácilmente.

    • Recuerdo que en la sesiones donde se proyectaba a finales de los 70 «El portero de noche» de Liliana Cavani había bastantes gays fascinados por la estética nazi y el sadomasoquismo.

      • Ni le cuento en la película «La caida de los dioses» de Bertoluci, que por cierto también era gay.

  4. Lo de gays de izquierdas y negros proBiden no es más que otra etiqueta que ha puesto los «progres» para chupar votos. Hoy mismo leo «El PSOE estima que más de 400 futbolistas gays en España». Y yo me pregunto, qué c.ñ. tiene eso que ver con el fútbol? La respuesta es: «son los votos, estúpido».

  5. Esta práctica es antigua, se denomina «ajotar al perro»,
    La práctica es bastante vil, consiste en coger a un tonto, removerle su trauma o conflicto más agudizado y azuzarlo contra el primero que pase por allí. El tonto después de ladrar o morder tiene la sensación de haber sido aceptado en la manada.

    • En España las ministros ladran a la orden de la agenda 2030 que tira de su correa.

      • España es el país globalista por excelencia, no hay otro país en el mundo que cumpla tan servilmente las instrucciones de las élites globalistas. Por eso aquí se ensayan todas las políticas de ingeniería social. Nuestro estado lacayuno y servil es el modelo del papel que el globalismo quiere dar a los estados

  6. De momento, la UGT ya va retrasada pues sólo va a añadir otra T para «trabajadoras», pero debería añadir una más para «trans» y otra G para «gays». Así sería UGTTTG, una monada.

    • Lo más gracioso del asunto es que añadir ahora la segunda T por las «trabajadoras» es reconocer implícitamente, según su estúpida manera de pensar, que han sido un sindicato de machirulos que han discriminado a las mujeres durante más de un siglo ¡que pidan perdón!

Comments are closed.