Ahora que, con ocasión del procés para la independencia de Cataluña, tanto se habla de carencias y defectos del sistema político español, la llamada crisis del régimen del 78, echo en falta en debates y análisis una mayor atención a la deriva centrífuga que, en mi opinión, constituye una de las bases fundamentales, si no la que más, desde una perspectiva a largo plazo, del deterioro que estamos sufriendo.

Me explico: ya sé que, como muchos dicen con toda razón, hemos pervertido la representación democrática con un sistema electoral francamente mejorable, unos partidos cerrados y bloqueados que falsean el mandato popular o una justicia ferozmente politizada, por citar solo tres lastres indiscutibles. Pero lo que me interesa subrayar es que, por ser precisamente taras evidentes, aunque las soluciones sean muy complejas, hemos dado el primer paso para la resolución de conflictos, el reconocimiento del problema.

No sucede lo mismo con el asunto de la organización territorial. Ya sé que muchos piensan que la actual crisis política o, por decirlo en plata, la actitud insurreccional del nacionalismo catalán, ha llevado a un cambio, no drástico pero sí ya claramente perceptible, en la opinión pública del conjunto de España acerca de las supuestas virtudes indiscutibles e indiscutidas del sistema autonómico.

Suelen citarse a este respecto algunos datos de encuestas de opinión que muestran una desafección paulatina hacia las autonomías y un tímido repunte a favor de la recuperación de determinadas competencias por parte del Estado, básicamente enseñanza y, en mucha menor medida, sanidad o disposiciones impositivas y administrativas. Pero seamos francos: estamos muy, pero que muy lejos de poner en cuestión el modelo vigente. Por muchos motivos. Y de ahí derivan algunos males que pretendo desgranar brevemente.

En la opinión pública española está arraigada la convicción de que la centralización es no solo conservadora, anticuada, obsoleta, sino claramente reaccionaria

Vamos a expresarlo con una rotundidad que puede desagradar a los puristas pero que, en su simplicidad, refleja bien nuestra situación actual: el centralismo es intrínsecamente perverso, ergo la descentralización tiene que ser necesariamente buena. En la opinión pública española está ampliamente arraigada la convicción de que la centralización es no solo conservadora en la peor acepción que se da al término (anticuada, obsoleta) sino claramente reaccionaria.

La centralización es franquista, diría Pablo Iglesias. Facha, diría Ada Colau. Si me apuran, no es solo una cuestión política, sino ética y hasta estética: hoy por hoy no hay en España formación política relevante que se atreva a decir que el rey está desnudo, o sea, que la deriva centrífuga del Estado autonómico nos ha llevado a un callejón político sin salida, amén de suponer una factura económica inasumible a largo plazo.

La deriva centrífuga del Estado autonómico nos ha llevado a un callejón político sin salida  e implica una factura económica inasumible a largo plazo

Lo que debería ser un debate puramente pragmático, elegir la mejor organización del Estado o la funcionalidad de la administración, se convierte, como tantas veces entre nosotros, en una cuestión de tintes esencialistas. Centralismo y democracia son en el solar ibérico valores antitéticos. Y punto.

De ahí que, de modo natural, cuando los partidos autodenominados progresistas hablan de “profundización democrática”, reclamen en el mismo lote más competencias para las respectivas autonomías. El llamado “autogobierno” como panacea. De nada vale acogerse a modelos foráneos, como el de nuestros vecinos del otro lado de los Pirineos, los franceses, poco sospechosos o necesitados de lecciones en este terreno.

Hay quien cree que este es uno de los daños colaterales del franquismo. De hecho, buena parte de los actuales líderes de la izquierda, no precisamente ilustrados, piensan y actúan así, de modo reactivo: si el franquismo era centralista, nosotros, antifranquistas, demócratas, tenemos que ser naturalmente autonomistas. A menudo se ha tratado de explicar de este modo la paradoja de que la izquierda española, teóricamente internacionalista como toda izquierda per se (“¡proletarios de todos los países…!”) desempeñe tan a gusto la función de compañera de viaje de unos nacionalismos periféricos poco progresistas, por no decir, reaccionarios, racistas y xenófobos.

Un Estado liberal fallido

Pero el mal es más profundo y viene de más atrás. En política, si no se sabe historia, no se puede llegar muy lejos. Durante toda la edad contemporánea (y eso para no remontarme más lejos en los antecedentes), las más diversas tendencias políticas españolas, desde el carlismo al republicanismo federal, han hecho del particularismo, del localismo, del terruño en una palabra, la piedra angular de su praxis política, cuando no directamente de su ideología.

El problema histórico en España fue el de un Estado liberal que no logró alzar el vuelo y ponerse a la altura de las exigencias de un Estado moderno

Suele retenerse el caso extremo del cantonalismo en los tiempos de la Primera República, pero lo cierto es que la tentación centrífuga ha estado siempre latente: Madrid o la Corte, epítome de todos los males. Pero lo malo era que no se trataba de Madrid ni la Corte, sino de un Estado liberal que no lograba alzar el vuelo y ponerse a la altura de las exigencias de un Estado moderno, como el de las naciones vecinas de Europa Occidental.

Incluso cuando el liberalismo convulso de los pronunciamientos desemboca, tras la vacuna del Sexenio revolucionario (1868-74), en el conservadurismo liberal de la Restauración, la centralización teórica pacta con el localismo de facto. El turnismo canovista se apoya en los caciques, el auténtico poder ante el que debían medrar millones de españoles. Oligarquía y caciquismo como forma de gobierno, dictaminó Joaquín Costa.

Es verdad que el proceso no es exclusivo de España, como pretendía el masoquismo regeneracionista, pero no es menos cierto que un Estado débil, que malcumplía sus funciones, dejaba el campo abierto a otras alternativas y a que, como en aquel circo, le crecieran los enanos. La crisis del 98 es el pistoletazo de salida para los nacionalismos peninsulares, en especial el catalán y vasco.

No surgen los nacionalismos periféricos como reacción democrática contra la bota opresora de Madrid. Al contrario: la debilidad del poder central posibilita su eclosión

No surgen esos nacionalismos, como pretende su propaganda, como reacción democrática contra la bota opresora de Madrid, sino todo lo contrario. Es la debilidad del poder central la que posibilita su eclosión y su innegable respaldo ciudadano en poco menos de tres décadas. Y en la Segunda República, como luego más acusadamente pasaría en la Transición política de los años 70, la ciudadanía española no concibe un régimen de libertades individuales sin contemplar la libertad de los pueblos oprimidos por el Estado español.

Mientras que el Estado aparece como superestructura artificial (cuando no arbitraria y dictatorial), las regiones, nacionalidades o naciones de la península ibérica se presentan como la realidad política primigenia. Ya lo dijimos antes: ¿cómo no va a ser un demócrata autonomista? Libertad, amnistía y estatuto de autonomía es la traducción española de liberté, egalité, fraternité.

Un modelo para la desintegración

Hay quienes se oponen a las concesiones del Estado ante los nacionalistas en general y ahora ante los independentistas catalanes en particular aludiendo a la voracidad insaciable de todo nacionalismo. Esto en sí es obvio: no se gana al monstruo satisfaciendo puntualmente su apetito, porque siempre querrá más y tendrá un sexto sentido para olfatear nuestra debilidad.

Las transferencias de competencias a las autonomías solo circulan en España en un sentido: para los nacionalistas periféricos, el techo de hoy es el suelo de mañana

Las primeras medidas del nuevo gobierno socialista de Pedro Sánchez han estado dirigidas a satisfacer las exigencias de los nacionalistas. Podría decir que es inútil, pero sería muy optimista si lo dijese. Para Pedro Sánchez es útil, porque le sirve para ganar tiempo, lo que más precisa. Para los proyectos nacionalistas periféricos es todavía más útil, porque las competencias que se ganan jamás se devolverán. Las transferencias de competencias a las autonomías solo circulan en España en un sentido. Para los nacionalistas, el techo de hoy es el suelo de mañana.

El problema, con todo, tiene perfiles todavía más alarmantes y no afecta solo a las relaciones del Estado con los movimientos nacionalistas. Los nacionalismos periféricos no representan en cierto modo más que la exacerbación de la dinámica centrífuga de un sistema perverso en su propio diseño, el Estado autonómico tal y como fue concebido en la Constitución del 78. No voy a entrar ahora en si se pudo o no hacer de otra manera. El mapa político español, fragmentado en comunidades y ciudades autónomas, es un mosaico tan arbitrario como insostenible, en el que campan por sus fueros (nunca mejor dicho) unas modernas oligarquías.

El mapa político español, fragmentado en comunidades es un mosaico tan arbitrario como insostenible, en el que campan por sus fueros unas modernas oligarquías

Da igual o casi que el coto cerrado lo administre la derecha o la izquierda, nacionalistas o no nacionalistas. Hasta en el interior de los grandes partidos los que mandan son los barones territoriales. Mientras, en un goteo inacabable, el Estado sigue vaciándose de recursos y de instrumentos efectivos de gobierno, dejándose jirones de su legitimidad en un empeño perdido de antemano. En algún momento, digo yo, habrá que poner el cascabel al gato. O si no, atenernos a las consecuencias.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

Artículo anteriorDe la libertad de expresión a la obligación… de opinar
Artículo siguienteLa visión, siempre negativa, del estado de Israel
Rafael Núñez Florencio
Soy Doctor en Filosofía y Letras (especialidad de Historia Contemporánea) y Profesor de Filosofía. Como editor he puesto en marcha diversos proyectos, en el campo de la Filosofía, la Historia y los materiales didácticos. Como crítico colaboro habitualmente en "El Cultural" de "El Mundo" y en "Revista de Libros", revista de la que soy también coordinador. Soy autor de numerosos artículos de divulgación en revistas y publicaciones periódicas de ámbito nacional. Como investigador, he ido derivando desde el análisis de movimientos sociales y políticos (terrorismo anarquista, militarismo y antimilitarismo, crisis del 98) hasta el examen global de ideologías y mentalidades, prioritariamente en el marco español, pero también en el ámbito europeo y universal. Fruto de ellos son decenas de trabajos publicados en revistas especializadas, la intervención en distintos congresos nacionales e internacionales, la colaboración en varios volúmenes colectivos y la publicación de una veintena de libros. Entre los últimos destacan Hollada piel de toro. Del sentimiento de la naturaleza a la construcción nacional del paisaje (Primer Premio de Parques Nacionales, 2004), El peso del pesimismo. Del 98 al desencanto (Marcial Pons, 2010) y, en colaboración con Elena Núñez, ¡Viva la muerte! Política y cultura de lo macabro (Marcial Pons, 2014).

27 COMENTARIOS

  1. Vamos a ver, no confundamos las cosas. El problema no es si es mejor un estado grande o varios estados pequeños, el problema es en qué medida esos estados permiten a sus ciudadanos ser libres y llevar a cabo sus proyectos vitales y robarles a manos llenas.

    Una vez dicho lo cual, hay una verdad indiscutible, cuantos más débil sea el estado más fuertes serán los ciudadanos. Desde este punto de vista siempre es mejor un estado pequeño que un estado grande. Además, la existencia de muchos estados pequeños hace que se establezca competencia entre ellos por captar población a la que fundir a impuestos, lo que, paradójicamente, propicia una mayor eficiencia del estado y un menor nivel de impuestos.

    Es decir, desde el punto de vista liberal el mejor de los mundos posibles son miles de estados del tipo de Andorra compitiendo entre ellos por captar empresas, por captar población y con los ciudadanos cruzándose todos los días con los dirigentes de estadito. Y como dijo Juan de Mariana, si más de 5 personas se ponen de acuerdo en ejecutar al tirano tienen todo el derecho a hacerlo. Es más una sola persona que se sienta agraviada puede ejecutar al tirano porque no se conocen casos en los que un súbdito asesine al dirigente sin motivos sobrados para hacerlo.

  2. Yo… La verdad es que estoy muy acojonado. Los poderes políticos están tan bien engrasados (sobre todo izquierda y nacionalismos/regionalismos diferenciadores) en este país y con la prensa tan en el bolsillo que veo imposible a día de hoy que la mayoría de la población pueda siquiera darse cuenta de lo que nos han colado y siguen colando, simplemente por falta de capacidad crítica.
    Encima han conseguido enraizar el infantilismo de la hipercorrección política en la sociedad y han apoyado el culto al sexo en todas sus formas; además, todo lo LGTB es guay y su presencia sumamente necesaria en cualquier parcela; si no comulgas y tragas con todo es que eres un facha, un retrógrado o algo peor. Manda cojones que cuando en un programa de TV se presenta un homosexual, no falte la mención a su orientación sexual como hecho distintivo a tener muy en cuenta, ya que ser gay te convierte en un ser de luz al que hay que admirar y un modelo en la sociedad, por muy ignorante y zafio que sea el individuo o la individua en cuestión. Acojonante. Ahí tenemos a Adita aireando su supuesta bisexualidad en los platós como si tal condición la hiciera mejor gobernante.
    Hasta este punto nos han llevado para distraer nuestra atención de los problemas reales que nos acucian, empezando por una educación de cada vez menor nivel y exigencia, ya que si una asignatura la aprueban pocos alumnos, hay que rebajar el nivel de los exámenes y trabajos aunque la causa principal sea la falta de estudio e interés del alumnado, y la falta de debates reales y profundos más allá de las galas de gran hermano y demás telebasura tipo supervivientes.

    Toda crítica es tomada como un ataque personal intolerable, lo que imposibilita el susodicho debate y el análisis profundo de cualquier cuestión.

    Y luego el problemón económico a todos los niveles que tenemos encima a todos los niveles, regional, estatal, europeo e internacional ya mencionado por otro comentarista de deuda, y que ya sabemos cómo termina… Con décadas de recesión, generaciones perdidas… Solo que esta vez tendrán que reinventar el capitalismo. Y para terminar de agravar los problemas económicos, aranceles, con Europa en medio del fuego cruzado US-China, y encima con el drama de la inmigración, recibiendo a cada vez más inmigrantes africanos que solo suponen mano de obra no cualificada en su mayoría, y esto es lógico que ocurra ya que somos el primo “rico” más cercano y en sus países hay conflictos armados y/o una pobreza brutal…

    Será que soy muy pesimista, pero tengo 2 hijos y ahora que el menor va al cole y que cada vez soy más consciente de todo, empiezo a tener la sensación de que haberlos traído al mundo, a este mundo, puede haber sido un acto de crueldad hacia ellos. Hasta me planteo el dejar que crezcan atontados como quiere la castuza porque así serán menos infelices de lo que soy yo, o intentar encauzarlos hacia la política, la gran “empresa” del siglo XXI, enseñándoles a embaucar y a preocuparse solo por medrar, al relativismo moral y tantas cosas que odio desde lo más profundo de mi ser…

    Si no han visto la serie “Altered carbon” se la recomiendo, porque la sociedad futura que plasma me parece muy probable que se acabe dando: todo es sexo y tecnología, y esta también dedicada en su mayoría a satisfacer deseos sexuales. Los personajes preocupados por dilemas morales y éticos son un minoría muy minoritaria, y hay una casta que domina con mano de hierro al resto de la población y que disfruta de todos los parabienes. ¿Les suena?

    No sé… ¿Cómo se pueden solucionar todas estas cuestiones cuando todo ha de pasar por las manos de quien menos interesado está en que eso ocurra, es decir, la castuza gobernante…?

  3. España no ha tenido colonias,…, en el sentido “anglo” de explotación. Tenía territorios de ultramar pacificados de pleno derecho.
    A España, que se auto-devora por momentos, le va a pasar lo mismo que le sucede a la primera autonomía española (Puerto Rico), o los diversos territorios de ultramar. La libertad política no es cosa de sentimientos,…., sino de hechos.

    «Nos han dominado más por la ignorancia que por la fuerza»
    Simon Bolivar, descendiente de españoles de Valladolid y Vizcaya.
    “El libertador” subvencionado por los Ingleses contra los españoles que soportaron la Independencia de EE.UU, Bernardo de Gálvez.

    A ciertas personas les interesa que España desaparezca como entidad política e histórica. Aunque permanezca como unidad productiva.

    España (primera nación de Europa), más de 1100 años de guerra y sumando,…, no hay descanso. Cuando no es un conflicto armado son los camándulas del Gobierno y/o Estado con sus mercenarismos.

    Propongo anexión de Galicia (primer reino de Europa) con Portucale, el idioma es casi el mismo y una hora menos, aunque solamente sea para que dejen de dar la matraca con la independencia de Cataluña, País Vasco,…, etc. O anexión con “Buenos Aires”,…, los gallegos por el mundo, gracias al Estado Liberal español sus impuestos y aranceles.

    «Los catalanes quieren leyes justas, a excepción de la ley de aduana, que debe ser hecha a su medida. Quieren que cada español que necesite algodón pague cuatro francos la vara, por el hecho de que Cataluña está en el mundo. El español de Granada, de Málaga o de La Coruña no puede comprar paños de algodón ingleses, que son excelentes, y que cuestan un franco la vara». Stendhal

    Y este presidenta* sabe bien a quien recibe en La Moncloa y en que orden, como al señor Soros y sus tejemanejes en la inmigración y las autonomías.

    *:Quien preside el “ente” se llama presid-ente, no presidenta. ¿Qué es una “enta”?

  4. Visto lo visto, creo que en España las autonomías fueron diseñardas para prevenir pronunciamientos ante los futuros abusos de poder que acompañarían al expolio de la población. En el 36 fueron vulnerables, y eso que Madrid y Barcelona cayeron al final.

  5. Sí en 1992 se reformó el art.13.2 de la Constitución para incluir “pasivo” en ese artículo y si en 2011 se reformó íntegramente el artículo 135 bien pueden modificar el artículo 2 si les diese la real gana

    “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”.

    Con poner “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de España, patria común e indivisible de todos los españoles” es más que suficiente pero claro ni interesaba, ni interesa a 17 caciques con sus respectivas Cortes.

    A España la han dividido en tantos trozos y cada uno de ellos con sus hechos diferenciales, con el cajón de sastre que es todo ello, que efectivamente lo que han logrado es que el Estado central cada vez sea más éter.

    • Cualquiera que conozca el español sabe que la palabra nacionalidad solo tiene que ver con nación, que su plural nacionalidades solo puede aplicarse cuando nos refiramos a individios de distintos países, pero nunca puede referirse a otra nación ya que entoces el plural sería naciones, nunca nacionalidades.

      La RAE tal y como nos tiene acostumbrados se inventó la lengua española al gusto político mas tarde para adaptarla al significado deseado de aquellos que reniegan de la lengua española. Tuvo aue rectificar, pero no del todo, dando la razón a los buenos juristas que indicaron en su momento que incluir este palabro en la constitución podría interpretarse pasados los años porlos mas ignorantes de manera equívoca y generar graves problemas, como así ha sido.

  6. Acertado exposición don Rafael

    Yo añadiría algunas matizaciones.

    1/Respecto al hecho de porque no es un tema “prime” está claro que de las 17 Basuras viven muchos, y muy bien. Entre ellos periodistas y agencias de publicidad.. ¿les cree usted capaces de cargarse semejante chollo?

    Sabe lo que mueven las teles regionales, los periódicos regionales.. ¿Ha visto a alguien en algún programa estrella de la tv criticar a las Taifas?

    Pese a lo cual si el sentimiento en contra de ellas es creciente será por algo.

    2/ Para vender las bondades de un sistema centralizado conviene recordar al personal que estamos en el XXI, es decir existen las nuevas tecnologías, es mas existen desde el XX.. y como herramienta de gestión de un Estado centralizado funcionarían bien. De hecho funcionan tan bien que todas las empresas del IBEX y Multinacionales están centralizadas .. ya no existen delegaciones regionales, y si existen es porque hay que pagar determinado impuesto robolucionario o porque tienen una delegación local encargada de conocer normativas locales y engrasar maquinarias.

    Los estados centralizados que nos venden, con un enorme ojo de Mordor en Madrid al acecho de lo que ocurra, no tienen sentido. Un Estado Centralizado no significa necesariamente que todo pase por un nodo que esté en el centro del territorio ( ose a Madrid), con una sede de tropecientos pisos y una monton de funcionarios prusianos divididos en muchas categorías que se cuadran ante el superior..

    Un Estado centralizado en el XXI atiende mucho mas a una criterio de red, donde a lo sumo hay que establecer un nodo un nodo ficticio que haga de sede central, que sea un edificio de 4 plantas, a 1.500 m2 por planta, y que puede estar perfectamente en Teruel, Soria, Zamora.. por ejemplo para el Ministerio de Sanidad, lo mismo pero en otro sitio, pero el de Educación, lo mismo con la sede del INE, o de la cosa de las Energías, etc, etc..

    Luego en cada parte del territorio tendrán sus delegaciones… y habrá mas o menos dependiendo de necesidades objetivas.. que se planificarán desde el nodo ficticio en colaboración con el resto de la red. Pregunten a Zara o a Amazon..

    La diferencia es que la prestación de servicios no es un negocio, si no una obligación del Estado. Y los recursos del Estado, por ser de todos (porque están financiados con impuestos y tasas de todos), no se pueden prestar de manera graciosa. Además un Estado está en la obligación de garantizar los mismos servicios incluso en zonas de baja densidad de población o donde los recursos aportados (por ser mas pobres) sean menores.

    3/Hay “liberales” que argumentan que la pega del modelo Taifa actual es que las Taifas gastan pero no recaudan, y que si aplicásemos el sistema cupo a todas ello quedaría automáticamente solucionado porque se autorregularían.

    Olvidan esos liberales los vicios de fondo de ese sistema, donde el cuponazo vasco y su cálculo es un clásico, y las distorsiones que además nos da la seguridad social.. por muy bien que se quisiera hacer al final sería apuntalar la separación de los territorios y las impunidades locales. Cuantas inspecciones ha hecho la Hacienda Foral respectiva a empresas de vascos-vascos..

    También olvidan las economías de escalas que se pueden obtener con un sistema centralizado, y no 17 sistemas que vivan de ser diferentes e incompatibles entre si, para subrayar hechos diferenciales.

    En Madrid debería de quedar una simple oficina de 200 m2 para gestionar documentación a entregar a las Cortes y poco mas. La mayoría de los edificios oficiales de del Estado Central deberían de salir de Madrid y en ese Estado mucho mas centralizado repartirse por toda España. Preferiblemente en localidades de poca población o en zonas maltratadas del territorio.

    Así ese Estado Centralizado no quedaría ligado a que necesariamente se ordena y manda desde Madrid y para beneficio de Madrid, y las Taifas quedarían desarmadas moralmente aún mas.

    Por cierto, muchos de los males que se achacaban al centralismo de Madrid se han visto repetidos y aumentados en las Taifas. escuchen lo que dicen de Sevilla en Alneria, Granada o Málaga, Idem de Barcelona, Valencia…

    Un cordial saludo

  7. El Estado de las Autonomías fue la concesión pactada que la derecha postfranquista hizo a la coalición antifranquista compuesta de la izquierda y los nacionalistas vascos y catalanes, para que los perdedores de la Guerra Civil se sumaran a la transición pacífica y democrática, basada en el principio de “A la ley desde la ley”.
    Sin embargo, desde el mismo inicio del nuevo régimen democrático, el bando izquierda-nacionalista entendió dicha concesión como un signo inequívoco de la debilidad “estructural” de la derecha nacional española y en consecuencia se dedicó a eliminar cualquier noción de pertenencia a un proyecto común, integrador y nacional español: las izquierdas en tanto en cuanto se han autoasignado la exclusiva de la legitimidad democrática, intentando presentar a la derecha nacional (y solo a esta) como antidemocrática, y los nacionalistas en tanto en cuanto han erradicado cualquier noción de España de sus regiones.
    Por otro lado, como ese proceso que en esencia constituía la traición del pacto constitucional, se ha hecho con el silencio cobarde y acomplejado de la derecha política española (1º la UCD y luego el PP), más preocupada en que no la tacharan de franquista que en defender su concepción de nación española, el resultado ha sido que en la práctica, la parte de la ciudadanía (como mínimo somos la mitad) que nos sentimos españoles sin complejos y que no admitimos lecciones, ni morales ni democráticas, por parte de nadie, nos hemos quedado huérfanos, tanto de liderazgo como de protección, frente a la permanente hostilidad y ataques (terroristas incluidos) del nuevo frente popular.
    Visto en perspectiva, únicamente durante la segunda legislatura de Aznar (la de 1ª mayoría absoluta de la derecha en democracia) se apreciaron indicios (especialmente en la lucha contra el terrorismo nacional-comunista etarra) de poder enderezar esta deriva histórica, pero su soberbia personal al creer que “el partido estaba ya ganado” y que pasaría a la Historia como el gran estadista de la derecha española, le llevaron a cometer el error fundamental de retirarse, no solo antes de tiempo, sino justo antes de prevenir y evitar los radicales efectos que los atentados del 11-M han tenido para la marcha del país.
    En definitiva, estoy convencido que una parte sustancial de los españoles, que en general nos identificamos con la derecha, coincidimos con el art. en que el estado de la Autonomías ha demostrado ser, no solo un completo error desde el punto de vista económico, sino que politicamente ha situado a los enemigos de la nación española en una situación de poder suficiente (que hasta la muerte de Franco ni siquiera soñaban) como para desintegrar España.

  8. La deuda global ya va por los 240 billones (sí, así como lo leen, 240 millones de millones = 240.000.000.000.000 = 240 Tera = 240 x 10exp12) de dólares, más del 300% del PIB mundial.

    Muchos Estados europeos están quebrados, con una deuda imposible de pagar. Con la complicidad del BCE van comprando su propia deuda entre ellos y la única forma de evitar el colapso e ir dilatando el proceso es mantener los tipos bajos y por eso el desesperado intento de Draghi en sostener el programa de estímulos. Con los tipos al 0% la deuda es tan solo un apunte en los libros contables de los acreedores.

    En España la deuda pública oficial roza el 100% del PIB (el ratio real de deuda total/PIB supera el 130%, pero eso hay que enmascararlo, que escandalizaría a los prestamistas e a Bruselas) y el actual crecimiento sustentado en deuda, donde cada euro de aumento del PIB necesita varios de deuda, se acaba con el fin de la barra libre del BCE. La insostenibilidad para obtener en los mercados los más de 200.000 millones de euros que necesitamos anualmente para no suspender pagos está asegurada.

    Queda el recurso al aumento de la presión fiscal. En la entrevista a TVE, Sánchez habló de nuevos impuestos aunque no aclaró mucho y solo avanzó que a más de 2 millones de trabajadores cualificados les confiscará el 50% de su sueldo real, con la consecuencia adicional de elevar el coste laboral de las empresas y frenar así el crecimiento y la creación de empleo. Como solo con disparar la fiscalidad a rentas medias y altas no tendrá suficiente para cubrir todos los agujeros habidos y por haber, son de esperar nuevos sablazos vía impuestos sectoriales e indirectos y tal vez una subida del IVA.

    Los más pobres mantienen el statu quo por heurística. Los más ricos por conservadurismo. Nunca son los pobres ni los ricos quienes cambian los regímenes políticos. La mayor amenaza a cualquier régimen radica siempre en sus clases medias. Y será el estallido de la clase media, agotada de tanta extorsión, que derrocará el agónico R78.

    Nuestro problema es que el sujeto constituyente, sin pensar en las consecuencias, aprobó en su día en referéndum una Constitución que instituyó una oligarquía de partidos remedando una democracia formal y desmembró el Estado en 17 retazos, lo que no solo nos cuesta un ojo de la cara como da alas a los nacionalismos periféricos a seguir promoviendo la erosión de la unidad de la Nación.

    Y ahora, ¿quién le pone el cascabel al gato? Esto ya no hay quien lo arregle por las buenas. Esperemos pues, resignadamente, el próximo enfrentamiento civil que el día menos pensado estallará en España.

  9. Mi oposición total a las autonomias no se basa en cuestiones históricas, se basa en mi interés personal. Pienso que la sociedad no se ha levantado contra las autonomias porque está engañada por politicos y medios. Le ocultan lo negativo de las autonomias para el ciudadano, mientras basan la razón de su existencia en cuestiones retóricas y romanticas. En realidad, las autonomías solo son de interés de nuevos caciques locales, sus amigos y conocidos que son los grandes beneficiados del invento.

    A mi no me interesan las autonomias por:
    1. Me han quitado el carnet de la seguridad social que valía para toda España, y me han dado uno que solo vale para mi autonomía.
    2. Las recetas de la seguridad social que antes valían para todas las farmacias de España, ahora solo son servidas en las farmacias de mis autonomias.
    3. Los centros de referencia para determinadas enfermedades (ciertos tipos de cancer, quemaduras, o páralsis o transplantes ) no existen en mi comunidad. Si por una desgracia, necesitara ese tipo de asistencia tendría una doble desgracia porque mi comunidad no me la prestaría.
    4. La ITV de una comunidad no vale para la vecina. Se ha llegado a denunciar al ciudadano que que ha atrevido a hacerlo.
    5. Los carnets u habilitaciones profesionales (i.e. electricistas) de una comunidad no valen para la de al lado. Demencial.
    6. Los impuestos son diferentes. Es una injusticia que si te mueres en una comunidad como la andaluza (literalmenet te despluman) mientras que en otras conservas todo el patrimonio.
    7. Los recibos de la luz y el agua llevan unas tasas y cánones gigantescos para ayuntamientos y autonomias. De hecho la factura es duplicada por esos tasas y cánones.
    8. Los funcionarios de un mismo cuerpo reciben salarios muy diferentes ( y los sindicatos callados como putas). Así en la educación, el profesor de secundaria en Pais Vasco o Cataluña puede cobrar desde 40000 hasta 55000, y los de Valencia/Murcia desde 28000 hasta 40000 eur/año. Lo mismo en sanidad. Quiere alguien explicar la razón?
    9. Mi comunidad tiene lengua local propia. Los partidos que ‘ocupan’ el gobierno local tienen como estrategia para consolidar su poder imponer la lengua local, expulsandod e todos los ámbitos el español. Mi lengua materna es español, soy ciudadano de segunda. Los impuestos se me aplican igual, mis derechos están mermados. No puedo acceder a los puestos de la administración, y no recibiré subvenciones del gobierno local. Soy perseguido como apestosos enemigo.

    Esto es solo una parte, pero hay muchas mas desigualdades e injusticias. Si alguien sabe alguna razón por la que a pesar de lo dicho me conviene a mi, y a mis conciudadanos las autonmías, por favor, sáquennos del error. Solo pueden sobrevivir las autonomias ‘engañando’ a los ciudadanos. Y lamentablemente en eso están políticos, y medios.

    • Por cierto, las automias siguen la estrategia de que para que ellas sobrevivan, España debe morir. Y en ello están, matándola suavemente.

      Los españoles que como yo no estamos de acuerdocon esa estrategia debemos movilizarnos o nos encontraremos con los hechos consumados. El PSOE, partido instalado en la relatividad, solo actúa por el interés personal de sus líderes, utilizando a España y el interés general de los españoles como moneda para permanecer en puestos muy bien pagados, y con capacidad de colocar a amigos y conocidos.

      • Esa es la raiz del problema, tras destrozar España durante cuarenta años con el régimen corrupto autonómico ahora están en el sálvese quien pueda y que las regiones mas pobres y las menos protestonas se hagan cargo de la deuda de las más ricas. Ni a la Susi ni a Vara les faltará para comer unos langostinos de Cai,ni un jamón pata negra ni un chofer particular. Ni una sola protesta por parte de ningún cacique autonomista/federalista. Ni una.

    • Está claro que las autonomías solo han beneficiado a los caciques regionales en su cuenta corriente.
      Le voy a poner un ejemplo, cuando a los quince años viajaba a Extremadura lo hacía en un talgo con restaurante, azafatas, periódico, exactamente igual que si viajara en club en un AVE actual.
      Ahora tardaría media hora más en hacer el trayecto que hace cuarenta años, disfrutaría de una temperatura de cuarenta grados en el interior del vagón, no tendría agua potable a mi disposición y se podría averiar en cualquier momento.
      Los politicos extremeños piensan que el tren es de pobres, y muchas cosas similares. Estos politicos regionales corruptos son en su conformismo tan culplables como los políticos nacionalistas.
      Solo pensar como han administrado estos políticos los cursos de formación destinados a preparar a los más desfavorecidos profesionalmente nos dice todo de su catadura moral.

    • Despues de releer mi comentario me doy cuenta que falta la acción más odiosa, injusta e inmoral del estado de las autonomias. Resulta que hay españoles residentes en autonomias agraciadas por el estado, y los habemos residentes en autonomias castigadas por el estado.

      Existen españoles en los que año tras año, el estado dedica 5000 o 6000 eur por habitante, mientras que habemos españoles desgraciados en los que el estado dedica a nuestra autonomía 2000 o 3000 eur/habitante. Para más recochineo, el ministro de Hacienda se ha permitido reñir a las comunidades infrafinanciadas porque se exceden con el deficit. Manda huevos!!!!

      Esto es insultante, injusto, inmoral. Supone un engaño, un robo y en definitiva la inmoralidad que corroe al sistema autonómico. Nadie con sentido común puede justificar, ni siquiera explicar este sistema autonómico madre de todas las desigualdades, injusticias, corrupciones, y maltrato al ciudadano.

      Ustedes han visto a partido político con representación parlamentaria,medios o sindicatos denunciar este ataque a los ciudadanos españoles por parte dels istema?

    • Dejenme complementar mis comentarios con una anécdota que les permitirá entender porque el sistema autonómico que crea angustia, ansiedad, rechazo.

      Por mi edad, tengo que levantarme a mear cuatro veces por las noches. En una visita a mi consuegro que reside en una autonomía bien financiada, salió el tema de que yo no podía dormir toda la noche de un tirón y que no descansaba al tener que levantarme. Mi consuegro que tiene mi edad, se rió y me dijo que a el le había pasado lo mismo, pero que había ido a su médico y le había recetado unas pastillas para la próstata. Me dió detalles hasta del color de las pastillas y de alguna parte de nombre. Cuando vuelvo del viaje, me presento a mi médico, en mi comunidad infrafinanciada. Le explico que tengo que levantarme com mínimo cuatro veces a mear cada noche, y me contesta que él también. Añadió que esas pastillas no eran para mí sino para otros casos más graves…..

      Entienden Ustedes que después de esta experiencia, y las anteriores que he contado, cuando alguien defiende con retórica las autonomias me encoragina. Es todo una mentira, un engaño, una injusticia, desigualdad, inmoralidad, corrupción a todo trapo. Eso sí, exquisitamente ocultada por medios e instituciones…

  10. Una solución federal es lo único viable y sensato. Precisamente por delimitar claramente los derechos y las obligaciones que tienen los Estados Federados con respecto al Estado Central. Y por otro lado, el propio Estado Central asume en exclusiva competencias básicas y fundamentales que no se pueden ceder. Un Estado Federal es el único antídoto sensato para acabar con los nacionalismos de todo signo y pelaje.

    • Que impide a un estdo autonomico definir claramente sus competencias?
      Porqué esa definición clara de competencias solo puede hacer en un estado federal?
      Porqué las autonomias gestionan hoy, competencias que la Constitución reserva en exclusiva al estado. Por ejemplo:las relaciones exteriores?

      Poruqé nos engañan constantemente con este asunto?

    • El federalismo es la solución más disparatada. Es extraordinariamente fácil comprenderlo si uno se detiene un solo momento a reflexionar y no se deja abducir por un discurso viciado de origen.
      En España no existen nacionalidades sino españoles. La nación no tiene ideologia. Los gobiernos si.
      Solo con saber esta básica premisa nos basta para delimitar el terreno de competencias no ya de una autonomía sino del propio gobierno.
      Toda constitución se fundamenta en la unidad de la nación, inventarse una constitución para destruirla, o inventarla al gusto de unos regentes temporales solo puede conducir a la destrucción del sujeto constituyente.
      Como hemos podido comprobar en Cataluña la ideología politica solo conduce al enfrentamiento civil por lo que inventarse un federalismo destructivo y separador en lugar de un federalismo unificador, que es el caso de todo federalismo, unir naciones separadas es su razon de ser, no trocear una nación unida al gusto de cada cual según los intereses particulares de unos caciques regionales.
      Supongo que bajo su propuesta yo tendré derecho a constituir como nación mi finca rústica para luego federarme con el resto de naciones que los caciques degenerados del 78 hayan tenido el gusto de inventar.
      Las naciones no se deciden, son. Solo una acción firme desde la unidad de la nación y que los golpistas catalanes pasen veinte años en la cárcel puede evitar el conflicto. La prohibición de los partidos independentistas es algo que toda constitución que se precie de serlo debe incluye en su normas.
      Decidir una nación por votación, a puerta cerrada, por expertos constitucionalistas, entre caciques, solo traerá conflictos mayores. Ya lo hemos visto en Cataluña.

      Parece que ha calado el disparatado discurso de los que se llaman a si mismos constitucionalistas, tras cuarenta años incumpliendo la norma básica de cualquier constittución, la unidad de la nación, prendender decir que mas degeneración de esa unidad sería la solución.
      Medite, a usted ya le han metido en la red del disparate.