No creo que sea posible identificar un momento específico pues seguramente ha sido un proceso lento y de expansión capilar pero cuando observamos que la televisión, la radio, los medios gráficos y las redes sociales se caracterizan por un enjambre de opinadores que vierten su punto de vista taxativa e indignadamente sobre todos los temas, encontraremos allí un signo de los tiempos: la “libertad de expresión” se transformó en “obligación de expresión”.

En radios y televisiones se valora más el histrionismo o la capacidad escandalizadora que la contribución al conocimiento o al debate público

Efectivamente, no solo cualquier sujeto con una cuenta en una red social opina sobre los temas que la agenda pública impone sino que en los medios gráficos se ha abandonado toda pretensión de neutralidad, y en las radios y en la televisión se ha universalizado el formato de los panelistas, aquellos que serán reconocidos y valorados por su histrionismo o su capacidad polemista y escandalizadora antes que por su aporte al conocimiento o su contribución al debate público.

Sobre todo hay que tener una opinión. Sobre Lopetegui, sobre Messi, sobre el caso de corrupción, sobre Sánchez, sobre Cataluña, sobre la casa de Pablo Iglesias, sobre el último video del artista que no nos gusta, sobre la mejor dieta para bajar de peso, sobre Maduro, sobre los inmigrantes, sobre el teléfono celular de última generación, sobre “La Manada”, sobre lo que dictaminan los jueces, sobre Europa, sobre Trump, sobre la vida del artista que acaba de morir… Es verdaderamente extenuante, especialmente porque esa opinión casi siempre viene acompañada de una amonestación, de una crítica, de una indignación.

Opinamos como consumidores antes que como ciudadanos porque preferimos intervenir desde la queja de quien recibe un producto defectuoso y exige “su derecho”

Opinamos como consumidores antes que como ciudadanos porque preferimos intervenir desde la queja como la de quien recibe un producto defectuoso y exige “su derecho”. Y sin embargo se nos compele a opinar. ¿Pero quién lo hace? ¿Recibimos alguna coacción? Habrá alguna excepción pero en general todos opinamos desde la presunta libertad de vivir en una sociedad abierta.

Entonces, somos libres para opinar pero a su vez parecemos estar obligados a hacerlo. Es que la lógica de la construcción de la opinión pública en la actualidad sanciona con el olvido y el desprecio a quien evita opinar. Y no lo hace porque impulse democracias participativas sino desde la lógica tan propia de estos tiempos que es la del imperio de la novedad con su actualización constante, y desde la lógica del entrar y salir, como quien consume un servicio y luego deja de hacerlo, o se baja una aplicación al teléfono y luego la borra porque ocupa mucha memoria.

La lógica actual de la construcción de la opinión pública  sanciona con el olvido y el desprecio a quien evita opinar

Pero además de consumidores que entran y salen de los temas preocupados más por sumar nuevos “Me gusta” antes que por el compromiso con el tema en cuestión, hay, desde ya, opiniones de activistas, aquellos que militan una causa, porque, eso también hay que decirlo, hay una especie de compulsión a militar alguna causa, probablemente como respuesta a la necesidad de adquirir una identidad en tiempos donde se nos invita a desidentificarnos.

Opinar desde una causa totalizante

Y allí suelen suceder dos cosas: o esa causa militada no logra articular con otras y políticamente se deshace o la causa militada se transforma en totalizante y desde ese sesgo se opina sobre todos los temas como si esa causa que me identifica debiera tener una respuesta particular a todo y como si todo lo que sucediera en el mundo pudiera explicarse desde esa identidad y ese relato. Se trata, verdaderamente, de toda una religión laica que en algunos casos, paradójicamente, acusa de dogmática a la, sin duda, dogmática religión.

No por casualidad, indagando en estos aspectos vinieron a mi mente unas reflexiones del filósofo francés Gilles Deleuze en su libro Pourpalers, 1972-1990, cuando indicaba hace ya varias décadas: “La dificultad hoy en día no estriba en expresar libremente nuestra opinión, sino en generar espacios libres, de soledad y silencio en los que encontremos algo que decir. Fuerzas represivas ya no nos impiden expresar nuestra opinión. Por el contrario nos coaccionan a ello. Qué liberación es por una vez no tener que decir nada y poder callar, pues solo entonces tenemos la posibilidad de crear algo singular: algo que realmente vale la pena ser dicho

El gran desafío de estos tiempos, entonces, siempre hablando en general, claro, y como indicábamos en este mismo espacio tiempo atrás, no es escapar de la censura ejercida por un gobierno o por un poder fáctico sino poder escapar a esta obligación que se nos ha impuesto en nombre de la libertad. Se trata de evitar el ruido de la información inútil, eludir la voluntad de sanción de todo aquel que no sea uno mismo, y asumir la fragilidad y los límites de lo que conocemos.

En una sociedad del ruido y la confusión, quizás el verdadero ejercicio libertario sea escapar del flujo de la información

En una sociedad del ruido y la confusión, quizás el verdadero ejercicio libertario sea escapar del flujo de la información. A contramano de lo que sucedió en buena parte del siglo XX, quizás hoy lo verdaderamente revolucionario sea, a veces, hacer silencio.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

 

14 COMENTARIOS

  1. En el caso de actores y artistas eso de tener que opinar de todo los convierte en unos tontos útiles en manos de lo políticamente correcto. Como son actores se creen que pueden interpretar que se creen lo que dicen. Algunos se lo acaban creyendo y entran en la fase patética, esa en la que creen que su opinión nos importa a los demás.

  2. No me hagan mucho caso, porque de esto no entiendo mucho.

    A mi lo que me preocupa es la deriva de todos los medios de comunicación. Deriva que conduce directamente a la manipulación y a la creación de una opinión ‘muy interesada’.

    No veo mucho TV porque me crea ansiedad y angustia. Ustedes se han parado a pensar en el modelo de familia que presenta la TV en programas como ‘Corazón, corazón’, o ‘Salvame’ y silimares.

    Antes de anoche, en el programa de TVE que se emite a las 22:00 desde Barcelona, presentaron el caso de un hombre, hijo de un militar muerto en atentado de ETA. Este Sr. denunciaba con todo el apoyo mediático de la TVE que habia sido postergado en la herencia al ser ilegítimo. Resulta que este Sr. ha llevado dos veces su caso a los tribunales y las dos veces rechazaron su petición. El problema, en mi opinión, es el papel que hace en este caso la TVE que pagamos todos. QUe este señor denuncie el maltrato por parte de su ‘familia’, no me extraña, Está en su derecho. Pero que TVE presente el caso dando solo micro a una parte, olvidandose del contenido de dos sentencias, olvidándose que hay otras partes en el asunto -que a lomejor no quieren hablar-. Pero lo lamentable es que la TVE que debería ser razonablemente imparcial y presentar los casos desde sus múltiples perspectivas, solo presenta una. Esta técnica es la propia de la manipulación de masas. El abuso de esta técnica es la que hace peligroso a las TVs.

    Otro caso que apareció recientemente en un telediario de TVE, es similar. Esta vez, era el argentino-Echenique quien se atrevió a calificar a Franco de Genocida y responsable de crímenes contra la humanidad. Este sr. que ni es español, ni sabe de la historia de España, ni conoció a Franco, sale en el telediario calificando a Franco de Genocida y crimenes contra la humanidad. Cualquiera que no hubiera vivido en los años 60-70 y oiga esto, se formará una opinión totalmente equivocada. Esta es la técnica habitual de TVE y sus colegas, lejos de informar ecuánimemente. Cuando un político estrafalario, manipulador interesado y desinformado da una soflama que no es verdad o al menos no se adecuada a la realidad, la TVE debería optar por no sacarlo, o sacar a otro que opinador que dé una opinión desde otros puntos de vista, de forma que el espectador pueda situarse en el problema.

    Dice el artículo que en los medios se puede opinar libremente…… sí, si opinas lo que la redacción quiere oir. En caso contrario, te silenciaran totalmente. Para ejemplo VOX y UPyD. Hasta VP ha cambiado. Los cambios que realizaron a principio de año vienen con unas mejoras que impiden expresar lo que no conviene a la nueva dirección…..

    Saludos

    • Por favor, que alguien pregunte al argentino-Echenique que si Franco es un genocida y con crimenes contra la humanidad, que es el PSOE, el partido Comunista, anarquistas, PUMP que formaron el frente popular.
      Frente que se dedico a quemar conventos, asesinar a religiosos, a dar paseillos y tiros en la nuca, a asustar a media españa hasta que Mola (No Franco) viendo que aquello no podia continuar se levantó con el ejercito para poner orden. Orden que implicaba dejar de matar a media España. Estos del frenet popular según el argentino-echenique que són? Hermanitas de la caridad, honrados y sufridos ciudadanos o genocidas y responsables de odiosos crímenes contra la humanidad?

    • Sobre la manipulación masiva de las TVs. Nadie se ha preguntado porqué ha habido un apagón informativo sobre los inmigrantes del Aquarius?

      Se trata de que hay que ocultar ahora, que la mayoria cogió los 500 eur. Las bolsas con ropa y enseres entregados fueron depositadas en los contenedores de la basura. Con sus 500 eur, se dedicaron a viajar en taxi hasta la capital (Valencia), comprar alcohol, tabaco, o comprar snacks (las maquinas expendedoras en varios kilometros fueron vaciadas. Muchos no han vuelto al centro de Cheste, cogieron el AVE y desaparecieron.

      Y sobre los 110 niños de Alicante qué me dicen. La Vicepresidenta quiere darlos en adopción sin siquiera haber comprobado si su familia existe, si fueron raptados, u obligados a subirse al Aquarius para cubrir la cuota y así dar ‘más pena’ en los telediarios.

      Es esto lo que nos ocultan gobiernos varios, y TVs de lo más diverso? Porqué no informan de lo que de verdad ha pasado?. El follonero puede ir y preguntar a las Sras de la limpieza del centro que le contaran bonitas historias…

  3. En todos los paises ha habido centros de enseñanza en que la prioridad era fomentar el espíritu crítico en lugar del adoctrinamiento, es decir opiniones propias independientes de las del consumo de masas. Luego los foros sirven para reforzar lo aprendido, exponer el adoctrinamiento y compartir experiencias y enseñanzas.

  4. El problema no es opinar, el problema es no saber seleccionar, no saber desconectar y sobre todo no saber tener opiniones propias.

    Ciertamente no es fácil pero no es imposible. Además de aprender a escuchar, hay que saber observar el mundo que nos rodea, de ahí, muchas veces podemos obtener más información real que de la variedad de medios de comunicación que existen en la actualidad.

  5. Completamente de acuerdo. Vivimos una era de sobreinformación. Contenidos y datos que son como chapapote, que nada aportan. Por eso, aparte de buscar espacios de silencio, también es bueno dejar pasar toda esa información que no hace más que meter mierda en nuestro cerebro. Aprender a seleccionar. Ahí radica el quid de la cuestión.