La palabra hecho es una palabra perfecta para indicar que algo se ha acabado, cuando funciona como verbo (“ya lo he hecho”), pero es más problemática cuando se usa como sustantivo (“es un hecho que A o que B”), cuando se refiere a sucesos o situaciones que se suponen acabadas, pero que son más largas en el tiempo, porque tienen causas anteriores y se prolongan en consecuencias posteriores, es decir porque los hechos no están tan hechos como pudiera parecer a simple vista.   Si a esto se le añade la tendencia a considerar que los hechos dependen de las interpretaciones, un requisito de cualquier relato, el panorama se complica de manera casi indefinida.

Publicidad

Si nos fijamos en lo que pasó en el Capitolio de Washington hace unos días, podemos ver con facilidad que el asalto ha sido una acción ya terminada, pero que sus consecuencias distan mucho de poderse establecer con nitidez porque el futuro nunca está escrito y la vida política no se rige por leyes inflexibles y obvias para cualquiera.  Para empezar, no debiéramos incurrir en la falacia que los filósofos denominan post hoc, ergo propter hoc, es decir que no todo lo que suceda a continuación de un hecho es consecuencia de su mera existencia.

Estamos ante un hecho que aún no ha acabado de suceder, que está más por hacer que hecho. De lo que no cabe duda es de que nadie que no sea el peor enemigo de la democracia o de los EEUU habría podido imaginar algo tan extraño, ridículo y grave como lo que ha ocurrido

Hay pues un complicado trabajo que hacer para analizar no ya cuáles van a ser las consecuencias, pues es presumible que vayan a ser más largas que lo que ha pasado en las jornadas transcurridas desde el asalto, sino que tampoco se hace fácil valorar la dimensión real del mero acontecimiento: ¿ha sido algo deliberado o ha sido algo imprevisto e incontrolable? ¿quiénes han hecho y qué han hecho exactamente? El tipo de los cuernos forma parte del asalto, pero cabe presumir que no estará en condiciones de dar una explicación muy satisfactoria de lo sucedido, y eso que lo vivió de forma protagónica.

En los próximos días asistiremos a un encaje complicado de lo que se podrá considerar las primeras consecuencias de la invasión del Capitolio: ¿habrá alguna fórmula de castigo, censura o destitución del Presidente? ¿lo inhabilitará su gabinete? ¿se indultará Trump a sí mismo? ¿se dejará que el tiempo corra a la vista de que le queda un suspiro en la presidencia? ¿cómo se interpretarán las iniciativas que puedan tomar las Cámaras, los fiscales o las diversas agencias? Lo que no cabe duda es que quedan días que serán movidos hasta que Biden tome posesión de la presidencia.

Lo que Trump ha hecho tiene pocos antecedentes, por no decir ninguno. Desde un punto de vista político, Trump ha contraído una responsabilidad enorme y no parece que lo haya hecho por inadvertencia. Desde el punto de vista penal, sin embargo, parece muy difícil que se le puedan imputar delitos, pero es improbable que se pueda dejar que el asalto, su incitación, su actitud pasiva frente a lo ocurrido, aunque acompañada de condenas posteriores con la boca pequeña y muy poco gallardas, puedan quedar en nada. En fin, se mire como se mire, lo hecho parece demasiado grave para darlo por acabado y entregarlo, sin más, a la memoria, es decir, al olvido.

Surgirán también consecuencias de todo tipo por el lado de quienes tienden a disculpar a Trump y a considerar que ha sido objeto de una doble falta, el robo de las elecciones y el haber caído en la trampa que otros, al parecer, le han tendido para acabar con él, para convertirlo en el prototipo del golpista.  No han escaseado este tipo de interpretaciones y es de esperar que abunden más entre los millones de personas que han creído y siguen creyendo, contra toda evidencia, que Trump ha ganado las elecciones o, en versión más matizada, que le han sido robadas. Quienes piensen algo así estarán en condiciones de creer cosas extraordinarias, por ejemplo, que el asalto ha sido manipulado por el Deep State, o por Soros, ya puestos, y que Trump ha sido víctima de una habilísima celada.

Por el lado de quienes se la tienen jurada habrá también diversas novedades y es previsible que no todas serán pacíficas: acabo de leer que la señora Pelosi, que no preside su club de fans sino el Congreso de los EEUU, ha hablado con el Pentágono para pedir que los militares le retiren el control del maletín nuclear, lo que tampoco parece una iniciativa muy apoyada en las costumbres constitucionales. Se da la paradoja de que alguien que no es considerado capaz de manejar de forma responsable su cuenta de Twitter (que se atribuye una capacidad no ya dudosa sino abusiva) sigue teniendo la capacidad de bombardear medio mundo, aunque lo previsible es que nadie haría caso ahora de una orden suya de tal tipo, salvo que, como veremos luego en algunas películas, algunos malos aprovechasen la oportunidad para atacar a traición.

Estamos pues, ante un hecho que aún no ha acabado de suceder, que está más por hacer que hecho. De lo que no cabe duda es de que nadie que no sea el peor enemigo de la democracia o de los EEUU habría podido imaginar algo tan extraño, ridículo y grave como lo que ha ocurrido, y parece indudable que el señor Trump ha jugado alguna clase de papel esencial en parte decisiva de los hechos que han permitido que sucediera algo tan absurdo como improbable.  Lo que el conjunto de poderes establecidos decida hacer con el asunto deberá tener un exquisito cuidado con no agravar la  situación, pero no es fácil que se acierte con la fórmula adecuada, y mucho menos en apenas dos semanas. Lo probable es que se imponga una cierta sensatez, pero será en la sala de emergencias y con muchas alarmas sonando.

Su legado pasará de ser un claroscuro, dependiendo del rojo o azul con que se mire, a teñirse con un color de luto y lamento. Parece casi impensable que con un antecedente similar nadie pueda hacer carrera política en los EEUU, pero es obvio que Trump conserva el apoyo de un amplio porcentaje del inmenso número de americanos que apostaron por su victoria, dicho de otra manera, que Trump va a ser uno de los expresidentes más poderosos de la historia. ¿Podrá serlo o se verá impedido para intentarlo? Son preguntas que no se pueden plantear sin temor porque el panorama de una superpotencia dividida y enfrentada de manera inmisericorde es una amenaza universal.

En definitiva, lo que todavía no sabemos es si lo sucedido traerá consigo la muerte política de Trump o sucederán cosas todavía mucho peores.

Foto: Chris Henry


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorPandemia. ¡La filosofía resucita!
Artículo siguiente¿Pueden decaer las redes sociales por su partidismo?
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

24 COMENTARIOS

  1. ¿Qué se estaba debatiendo en el Capitolio?, la posibilidad de un fraude electoral.
    ?Que se está debatiendo hoy?, «el señor Trump ha jugado alguna clase de papel esencial en parte decisiva de los hechos». «Lo que no cabe duda es que quedan días que serán movidos hasta que Biden tome posesión de la presidencia».

    In God we trust; all others bring data.

    God save the queen

  2. Catlo y Henry killer

    yo no utilizo las redes sociales, aunque accedo a ellas. Dado que no leo periódicos nacionales tipo ABC, Lo Mundo, Lo País, La Razón, o cadenas de televisión generalistas, Sexta, cinco, cuatro y mucho menos la uno o la dos, e incluso a pesar de mi condición de católico, apostólico y romano me niego a ver o escuchar el pseudo emporio informativo de la Conferencia episcopal española, algunos comentaristas de las redes sociales te permiten acceder a información que en España directamente no se da, salvo honrosísimas excepciones en la radio o en medios digitales. Sin esos periodistas o comentaristas independientes muchos no tendríamos acceso a información para poder contrastar con los partes oficiales. Es interesante la batalla que se está dando en estos momentos, miles de usuarios huyen a otras plataformas que son atacadas por el oligopolio tecnológico…y por los medios de comunicación. Una se llama Gap y según el Mundo, es de extrema derecha. Al Mundo por cierto le parece estupendo la censura al todavía Presidente de los Estados Unidos de América. En definitiva creo que la batalla hay que darla en todos los ámbitos, parafraseando a Churchill hay que luchar en las playas, en los campos, en las ciudades….y en twitter y donde sea necesario. Por ejemplo todos los antiglobalistas del mundo deberíamos dejar de comprar en Amazon (yo creo recordar que he comprado una vez, pero nunca más por supuesto). He leído que Abascal quiere iniciar una campaña internacional contra la censura e las grandes tecnológicas, pues sería una buena idea que dirigentes políticos de todo el mundo lanzasen una campaña invitando a sus seguidores a no comprar en esa tecnológica esclavista.

    • Hace años que cerré mi cuenta de Amazon. Lo mismo que venden ahí se puede conseguir en otros sitios y con menos vampirización de tus datos.

    • Al parecer los tres actuamos de manera similar con las redes sociales.
      Tampoco compro por internet, últimamente me gusta pedir un descuento del 21% en las tiendas. Me entretiene y salgo con una sonrisa.

      Como Brigante soy incapaz de leer un periódico o ver la televisión, ni tan siquiera Netflix ya que sus series parecen escritas desde el mismo subsuelo del alma.

      Las redes sociales las utilizo igual, consulto cuentas de todo el mundo para tener información de primera mano que solo se encuentra con suerte en unos pocos periódicos.

      También he detectado en las redes mucha infiltración, un grupo infiltrado se percibe con mucha facilidad, es como ver a Borrell, Iceta o Sociedad Civil Catalana en la manifestación del tres de octubre.

      Por lo que a mí respecta, lo que vi en el Capitolio me parece sin ninguna duda un acto de bandera falsa, al menos lo que yo vi, la tipología, el comportamiento en el exterior e interior del recinto de los cabecillas, el estado de ánimo mayoritario, etc. En realidad me dió la impresión que los organizadores como con el virus esperaban un desastre mayor.

      Cuando el proceso de unas elecciones no es natural se nota demasiado lo mismo que las algaradas artificiales.

      Una algarada espontánea en cualquier lugar puede causar mayores desastres que lo ocurrido en el Capitolio. En el Capitolio no se produce, al menos con espontaneidad, se observa en todo momento un intento de crear algo por unos pocos que no llega a producirse.
      No hay en ningún momento una explosión de violencia o desorden de las masas.

      En fin, veremos a Kamala de presidente de EEUU, el dinero electrónico, varias y mortiferas mutacione del virus mediatico y muchos más disparates que no están produciendo los resultados que esperaban.

      A los propietarios autistas de las redes sociales alguien debería preguntarles ¿Por qué no te paras?

  3. Yo no diré como Henry Killer que Trump es mi héroe, pero sí sostengo que su salida de la presidencia de la gran potencia norteamericana es una desastrosa noticia. Podrá caernos mejor o peor, no nos gustarán sus modales, pero su derrota representa el triunfo de un globalismo salvaje que está muy envalentonado, que vuelve a tener en sus garras al imperio americano que ya no perseguirá sus intereses nacionales sino que volverá a ser la punta de lanza, y esta vez armada, del globalismo. La lucha mundial, porque el conflicto es a nivel planetario, entre los defensores de la soberanía nacional que permite un control democrático de nuestros gobernantes, y las élites globalistas que quieren imponer un mercado mundial controlado por grandes empresas privadas, formado por individuos aislados y desarraigados, donde los antiguos estados nacionales sean meros transmisores y ejecutores de unas políticas diseñadas por esas élites que se cobijan en el Foro Económico Mundial, Naciones Unidas, la burocracia de la UE y similares, y que aúnan esfuerzos con la China comunista, que paga muy bien. Lo que está ocurriendo con las redes sociales estos días debería ser prueba suficiente. En el futuro y dada la dependencia tecnológica serán Facebook, twiter y las grandes tecnológicas las que decidan que se debe decir y que no. Y cualquier intento de pluralidad será aplastado ¿han leído las noticias de lo que está ocurriendo con la red alternativa Parler a la que habían acudido muchos usuarios alarmados del sesgo ideológico de Twiter?
    Si los que critican a Trump, pero al mismo tiempo son conscientes del peligro que acecha que no es sino una dictadura globalista de, en principio, guante blanco, conocen alguna alternativa a lo que ha representado Trump, estaría encantado de conocerla.
    En resumen «son tiempos adversos para la rebelión»

    • Estimado Brigante, no debería ser tan pesimista.
      ¿Quién nos iba a decir tan solo hace hace unos días que Greta tenía una hermana siamesa escondida a la espalda que se llama Filomena?

      De la misma manera que Filomena, Trump ha hecho su trabajo y ha cumplido su misión, quizás sin que Él mismo haya sido consciente del todo de la magnitud de su hazaña.

      Cuando censuraron la cuenta de Trump pensé, menos mal que no tengo acciones en Twitter. Esta mañana leí que las acciones de Twitter bajaron. Es solo el principio, esa censura será el fin de Twitter.

      La censura a Trump representa la muerte de las redes sociales, ninguna persona digna tendrá una cuenta en Twitter, Facebook o YouTube, y aunque les duela a los más sensibles que se ganan la vida con ello, lo saben.

      Solo debe pensar una cosa, las mismas personas que en España dicen que Trump no ha podido demostrar un fraude electoral visible para todo el que quiera ver, dicen tambien que Trump debería haber impedido la entrada en el Capitolio, cuando la seguridad correspondía a Pelosi y sus Traperos.

      A Trump solo se le puede acusar de no haber militado en la izquierda revolucionaria en su juventud, si lo hubiera hecho jamás se le hubiera ocurrido convocar una manifestación en ningún lugar en esas fechas, menos aún frente al Capitolio.
      Ya hay suficientes imágenes y datos que demuestran que el asalto estaba organizado desde dentro. Yo siempre dije que esa manifestación era una imprudencia, tan imprudente como la gente que dice en España «hay que hacer algo» o se van a Galapagar a grabar un vídeo.
      «La ocasión es como el fierro, hay que machacar caliente» no se puede estar martilleando todo el día en frío hasta agotar el brazo para nada.

      No es usted el que debe reflexionar, usted ha visto la jugada, lo que si debe hacer es comprender por qué usted lo ha visto y los demás no.

      Los venezolanos han tardado veinte años en darse cuenta que las elecciones eran un fraude, y para eso han tenido que pasar exilio, hambre, secuestros, torturas y asesinatos, pero al fin se han dado cuenta, no le pida a un estudiante de Harvard que sea más listo que un venezolano hambriento. Ya aprenderá.

      En España pasa tres cuartos de lo mismo, «los prudentes» «los sensibles» y «los intelectuales» confían en que un señor que falsificó su tesis, amañó unas elecciones en su partido introduciendo votos falsos escondido tras una cortina, socio de personas que han falsificado las elecciones en sus respectivos partidos, socio de asesinos y golpistas no amañó y anañará unas elecciones él solo o acompañado de cualquier partido al que le estén comiendo la merienda por los pies.

      Antes pensarán que Sánchez es veraz y honesto que exigir un control transparente, a la vista de todos, paso a paso en unas elecciones democráticas.
      No lo harán, porque hoy día ser democrático es ser un trumpista que se inventa el fraude electoral.

      Si a usted le parece poca la lección que está dando Trump, anímese, aún le falta mucho por aprender en la vida, si lo que le sucede por el contrario es que por tener una sensibilidad mayor es más consciente que el resto que vive en una ensoñación democrática que ya no existe, anímese, está a salvo, y por lo tanto su vida será más plena.
      Parodiando a Borges, la democracia es algo que sucede en el pasado, que ya no existe.

      https://youtu.be/twuT8BJ4x4w

      Un cordial saludo.

      • Estoy de acuerdo con Brigante y también con Henry Killer.

        Hay una parte cómica en lo que está pasando que es como el principio de un tsunami, un movimiento tectónico en la profundidades del océano apenas perceptible, salvo para los detectores sísmicos. Va a ser divertido ver cómo evolucionan todos esos congresos y revistas pseudocientíficas que tienen como temas alucionaciones así: «medios de comunicación para el cambio social» o «redes sociales y cambio social» o «redes sociales y empoderamiento» o «las TIC y la inteligencia colectiva».

        Lo que ahora toca es desmontar el espejismo de lo digital como un monte de orégano. Basta ver las ínfulas y el endiosamiento de Bezos y de este tipo de tecnodictadores para darse cuenta de que en el fondo son personajes patéticos. El problema es que hay ejércitos de esclavos voluntarios, de galetotes remando con alegría en las redes de control social. Como esa esclavitud se ha generado a partir del narcisismo, va a ser difícil la desprogramación.

        • No lo crea, hacer cambiar la costumbres de superficiales de una sociedad es tan fácil como pone un gatito de moda, basta que se reúnan unos pocos jóvenes guapos, inteligentes y con personalidad suficiente para que el resto los imite,
          Basta sencillamente que el joven con más carácter desprecie las redes.
          Así de fácil se irá una industria de cientos de miles de millones por el sumidero, las redes sociales serán algo ridículo dentro de nada.

  4. Hay hechos, normalmente de puera fanfarria, que nunca acaba. Cómo lo del Congreso en USA.

    Y otros que ocurren pero nunca empiezan.

    Se echa una espea capa de silencio sobre ellos, nunca han ocurrido y a quien ose mencionarlos ni siquiera se le dice nada, un espeso silencio de displicencia cae sobre el sujeto.

    En España tenemos uno clásico: Se llama 11M

    Ni siquiera aquí en Disidentia osan mencionarlos en el aniversario de la fecha en cuestión. Cómo si todo lo que se pudiera decir sobre ello ya se hubiera dicho. Cómo si no fuera posible añadir algo mas.. cuando en la práctica es mas que claro que la verdad oficial se parece a lo que pudo ser cómo un huevo a una castaña y desde hace mucho tiempo (puede que desde el asesinato de Calvo Sotelo en el 36) nunca un hecho ha marcado tanto nuestro devenir nacional.

    Ahí lo dejo.

    Y por cierto, prepárense para una guerrita a no mas tardar en 6 meses, si no es que antes. Una guerrita de esas que no inició nunca Trump.

    ¿Le darán el Nobel de la Paz a Biden o a Kamala? y los harñan antes de la guerrita o después?

    Sepan que dicha guerrita servirá para que en USA se pueda aplicar una Ley Marcial ad hoc que permita censurar aún mas a los movimeientos disidentes.

    Un cordial saludo

    • Aún no han empezado una guerra externa y USA ya es un lodazal de censura y corrupción a partir de la íntima colaboración entre las grandes tecnológicas y los demócratas (pardido de tramposos).

      Es muy serio el control de la dictadura digital que se ha puesto en marcha para todo el mundo mundial y los dictadores tienen mucha prisa. Apple, Amazon y Google se han apuntado a la dictadura, aparte de las famosas redes de control social. Busquemos alternativas en internet a esta gentuza.

      Este comienzo de 2021 se parece mucho al comienzo de muchas películas postapocalípticas, con nevadas y pandemias incluidas. El papel y la ciclostyl van a resultar imprescindibles.

  5. «Surgirán también consecuencias de todo tipo por el lado de quienes tienden a disculpar a Trump y a considerar que ha sido objeto de una doble falta, el robo de las elecciones y el haber caído en la trampa que otros, al parecer, le han tendido para acabar con él, para convertirlo en el prototipo del golpista»

    Un doble victimismo que cuesta de creer y qué difícilmente encaja con el sujeto que ha gobernado el destino de EE.UU con arrogancia, petulancia y desprecio hacia los enemigos reales e imaginarios que se le han puesto a tiro en estos cuatro años de mandato.

    Y si fuera cierto que al magnate le han tomado la medida de su ego y le han tendido una emboscada consintiendo la entrada de los asaltantes al capitolio para ponerle de rodillas y humillar a los trumpistas, que son legión, la idea posterior de silenciarlo por completo a través de sus redes es de una torpeza sin precedentes que no va a contribuir a calmar los ánimos sino a exacerbar el resentimiento y la suspicacia del electorado trumpista hacia el nuevo establishment.
    Como bien analiza y concluye, Quirós: «lo que todavía no sabemos es si lo sucedido traerá consigo la muerte política de Trump o sucederán cosas todavía mucho peores».

    Un fenómeno curioso que se ha producido en nuestro país es la condena unánime de las huestes de Podemos y del independentismo catalán del asalto a la democracia estadounidense, no solo como forma de desquitarse como si el tema no fuera con ellos, después de todo el historial que conocemos, sino que trataban de echar a toda prisa los balones a VOX, por aquello de que en teoría representan el mismo ideario, sin caer en la cuenta que lo más parecido al trumpismo en España son ellos. Y como bien escribía hoy en El Mundo Santiago González:

    «…Nunca se oyó a ningún dirigente del partido de Abascal convocar a actos violentos a los suyos, ni a rodear el Congreso ni a incendiar las calles de Barcelona. Por eso hemos conocido que dos candidatos de Puigdemont el 14-F, Joan Canadell y Joan Costa, han dejado un rastro de sus simpatías por Trump en las redes sociales, que ahora intentan borrar. Trump ha tocado fondo en la tradición política estadounidense. Aquí se ha convertido en un modelo»

  6. Es muy llamativo que la Pelosi exhiba y difunda por el orbe todo su estado de ansiedad paranoica cuando dice temer que Trump pueda dar al botoncito nuclear. Obviamente estos elementos del partido demócrata antidemocrático creen que el personal es imbécil. Si dicen temer la cosa del botoncito es porque quieren esconder algo. Resulta que Trump en 11 días podría recopilar y difundir mucha infomación comprometedora y eso sí que pone frenética a la Pelosi.
    Así dirán que Trump está como un cencerro y que hay que privarle de todo medio de comunicación. Lo quieren entre rejas y ya preparan algunas demandas con una rapidez de jueces y fiscales que hubiéramos agradecido en la investigación del fraude electoral.

    Menos mal que Trump en un lenguaraz y las «big tech» se van retratando. La de cosas que hemos aprendido en pocas semanas gracias a este hombre y, como dice Henry Killer, la de preguntas que nos estamos haciendo.

  7. El artículo me ha parecido excelente y creo que Brigante ha interpretado mal un párrafo del artículo.

    Lo digo por si sirve de algo, cuando he leído el comentario de Brigante, comentario que suscribo, he percibido que había interpretado de manera errónea la intención de Quirós.

    Quizás estemos Trumpetizados en exceso, pero creo que lo que realmente está sucediendo es que como dice el artículo de al lado en «Disidentia» hemos empezado a filosofar.

    Trump es mi héroe, por su culpa nos han recluido en casa para obligarnos a filosofar.
    Trump es mi héroe.

    • He releído el artículo un par de veces y es posible que haya malinterpretado el ya famoso párrafo. Desde luego en lo referente a Twitter no es que lo haya malinterpretado es que lo he entendido fatal, mis disculpas.

      • Si he comentado que me parecía una interpretación errónea es porque a mí me ha pasado lo mismo. Menos mal que lo he vuelto a leer más despacio. Leer demasiado rápido con el prejuicio dispuesto no es lo más recomendable cuando todo el mundo cestá cargando las tintas en exceso, no es el caso de Quirós, ni tampoco el de los comentaristas de Disidentia, quizás entre todos el más bestia sea yo.

        Lo más interesante de todo esto son los disparatados y variopintos artículos de opinión que uno se puede encontrar en los medios.

        Creo que lo que está sucediendo es extraordinario, y que son muy pocos los que están capacitados para aventurar más allá de las distintas posibilidades que apunta Quirós.

        Yo me lo estoy pasando muy bien, si algo he percibido es que el mundo ya está globalizado de idiotez por los mismos que lo quieren globalizar de «buenismo».

        Censuran a Trump a conveniencia, no entiendo nada. Acusar a Trump de soberbio o prepotente y no hacerlo con los censores es de idiotas.
        Parece que a los nuevos dictadores del mundo les ha dado un ataque de cuernos con Trump.

        Mientras tanto los mayores criminales conocidos del mundo siguen con sus cuentas activas en Twitter o Facebook, incluso los criminales acusados formalmente de delitos de lesa humanidad siguen a través de sus cuentas presumiendo todos los días de sus crímenes, y no nos tenemos que ir muy lejos, solo hasta Barajas.

  8. Trump es mi héroe. Lo explico. Pido prudencia a los hiperventilados de toda condición.

    Excelente artículo, todo lo que plantea el maestro Quirós es correcto, son preguntas y situaciones que estamos obligados a plantearnos, por eso digo que Trump es mi héroe.

    También comparto los comentarios de Catlo y Brigante, por eso digo que Trump es mi héroe.

    Como me lo estoy pasando.
    Dice Quirós, «post hoc, ergo propter hoc, es decir que no todo lo que suceda a continuación de un hecho es consecuencia de su mera existencia.»
    Sin embargo ayer la comentarista Silvia enlazó una entrevista a un profesor de Harvard que parece no conocer la sentencia.

    https://www.xlsemanal.com/personajes/20201017/michael-sandel-filosofo-sociedad-eeuu-trump-obama-socialdemocratas.html

    Trump es mi héroe, y que nadie se equivoque, yo no soy forofo ni del Real Madrid, y que me perdonen Di Stéfano y Florentino.

    Trump es mi héroe, tiene una lengua de doble filo más eficiente que el hacha de Paul Bunyan, no me extrañaría que las estatuas que derriban los idiotas sea para sustituirlas por las de Donald Trump, «La lengua de doble filo».

    Trump es mi héroe, abre la cancela del redil a los corderos y Google manda a los perros.
    ¿Qué van a hacer esos pobres corderitos sin la tutela de Google, Twitter o Facebook?

    Que nadie se equivoque, aunque Trump sea mi héroe yo no soy forofo de nada, y por eso pienso que la lengua de doble filo de Trump debe interpretarse abriendo el abanico de posibilidades que señala Quirós, nunca sabremos qué parte del bosque pretenden unos y otros talar.

    Trump tendrá su estatua como Paul en todos los centros comerciales de América. Será un centro de atracción para niños y adultos, el hombre que liberó América de los degenerados Harvardinos.

    Claro, que pensando un poco no sé si mi héroe será cómplice del globalismo, no lo sé.

    La lengua de doble filo de Trump es doblemente interpretable, ayer por ejemplo dijo, «daré voz a los silenciados» más o menos, lo pongo en sentencia bíblica. Enseguida pensé como se pudo comprobar más tarde que se refería a crear una red social, pero, inmediatamente pensé que Google le taparía la boca por bocazas, dicho y hecho Google bloquea «Parler». las cosas no se dicen, se hacen, y Trump debería saberlo, entonces, ¿Por qué es tan bocazas?

    La pregunta es ¿No está siendo el lenguaraz Trump el vencedor de esta batalla? ¿Es cómplice y lo que pretenden es la división de la sociedad para imponer la agenda global?
    ¿Acaso no pone al descubierto el disparate globalista cada vez que abre la boca?

    Trump es mi héroe, me ha forzado a hacerme tantas preguntas que no puedo más que estarle agradecido.

    Es gracioso observar que todos están de acuerdo en cicatrizar la herida que dicen que Trump ha creado siguiendo los pasos de Obama e Hilary para unir lo desunido bajo la tutela del pensamiento único y devolvernos en paz al Ok Corral.

    Todos quieren cicatrizar las heridas amordazando el disenso, en eso están todos de acuerdo, de momento, con la excepción de Donald Paul la lengua de doble filo.

  9. Apreciado Brigante:
    No me haga decir lo que no he dicho, ni he justificado indirectamente la censura de Twitter, como es obvio en el texto me parece un abuso y un despropósito, ni he dicho que Trump hubiese bombardeado a nadie, sino que tiene esa capacidad, ¿o es que no la tiene?

    • La tiene desde hace cuatro años y no la ha utilizado, lo que debería decir algo en su favor y dejar en evidencia a la señora Pelosi autora de tan estrambótica ocurrencia. Yo recuerdo perfectamente que cuando accedió a la presidencia las bromas eran tipo «disfruta, hoy puede ser tu último día» por la inminencia de una guerra nuclear con Corea del Norte desencadenada por el loco y estrafalario Trump. Cuatro años después Trump ha demostrado muchos defectos, sin duda, y por los que merece toda la crítica, pero lo que ha demostrado también es que no es un belicista ni que está loco, forzando acuerdos de paz entre naciones árabes e Israel nunca vistos, y que si los hubiese hecho cualquier otro presidente serían elogiados. Esa imagen de loco con el gatillo fácil, que se ha demostrado falsa, es la que se puede deducir de la lectura de ese párrafo en concreto, aunque esa no haya sido su intención.

      • Completamente de acuerdo Brigante.

        Cuando leí el texto entendí exactamente lo mismo que ha dicho usted. Pareciera que el Sr Quirós está buscando plaza en el País.. porque lleva unas semans, meses.. que uno no acaba de entender por donde quiere ir.

        Un cordial saludo

  10. El lavado de manos de Pilatos y la consiguiente crucifixión de Jesucristo fue fruto de una conspiración, y entre la gente que pedía a gritos la liberación de Barrabás, había agentes provocadores del Sanedrín. Cicerón denunció en el Senado de manera maravillosa la llamada conjuración de Catilina con su célebre Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? Casio conspiró con Bruto y con otros para asesinar a Julio Cesar. Todo lo que rodeó el asesinato de Juan Escobedo el secretario de Don Juan de Austria está lleno de sombras y fue fruto de una conspiración. Napoleón accedió al poder mediante una conspiración. La Revolución de octubre no fue sino el fruto de una conspiración urdida por el partido bolchevique…etc etc. Cuento esto para que quede claro que la historia está llena de conspiraciones, porque parece que hoy en día comentar la posibilidad de que existan las conspiraciones le sitúa a uno en el lado de los extravagantes, los friquis, los locos. La ridiculización del argumento del otro es una técnica muy vieja y desgraciadamente muy utilizada hoy en día. Soros, el gran Soros….pero ¿acaso el propio Soros ha negado su influencia política? ¿acaso ha negado que financia las causas ideológicas que el considera justas? ¿No escribió hace menos de un mes en el diario El Pais, no en una gacetilla clandestina, un artículo, pidiendo medidas contundentes contra Hungría y Polonia? A ver si resulta ahora que Soros es un señor mayor utilizado como chivo expiatorio por nefandos conspiranoicos. No, Soros no es un pobre filántropo, convertido en un ser oscuro que teje conspiraciones. Soros es un personaje político con una agenda política que no oculta. Y por supuesto en esa agenda no tiene cabida Trump. Por cierto se han desvelado datos que prueban la financiación del BLM por parte de Soros.
    El fraude. Resulta que decir que hubo fraude electoral en las elecciones de EEUU es cosa de millones de friquis que nos tragamos los cuentos de TRump. Bueno entre esos friquis estaba un fiscal general del Estado de la estrella solitaria, que presentó una demanda contra otros estados ante el Tribunal Supremo y que fue secundada ¡por 20 estados! todos ellos friquis, conspiranoicos y terraplanistas. Demanda que fue desestimada por falta de legitimación sin entrar en el fondo del asunto. Cualquiera que haya seguido las noticias que venían de EEUU ha podido ver que pruebas «haberlas haylas»…otra cosa es que sean de suficiente envergadura para demostrar el fraude. ¿Acaso no han existido fraudes en procesos electorales? ¿es imposible qué ocurra? En España se ha documentado recientemente el de 1936 y en EEUU está documentado el de las elecciones de 1876, «Su Fraudencia» llamaron al Presidente ganador gracias a los votos de los estados del Sur…ocupados todavía por tropas federales; también es sabido que las elecciones que dieron a Kennedy la presidencia no fueron limpias.
    Decía el Alto estado mayor alemán, que los planes no duran ni un minuto ante la realidad del campo de batalla. Una conspiración no tiene porque estar perfectamente planificada, en principio porque nadie tiene el poder de mover todos los hilos….el buen conspirador sabe aprovechar su momento y aprovecharse de los acontecimientos, unos los provoca él, otros no, pero los utiliza. En la historia moderna solo ha habido dos revolucionarios profesionales de verdad: Lenin y Mussolini. Estudien como llegaron al poder y se comprenderá lo que quiero decir.
    En fin yo no se qué pasó en el Capitolio, pero ante los datos y los hechos que uno ve, y que están a la vista de todos, puede hacer uno un análisis racional y deducir que algo huele a podrido en Dinamarca. ¿Tengo razón? pues no lo se, es probable que al final las cosas pasen porque tienen que pasar. Pero estamos en los tiempos en que plantear una mínima hipótesis diferente a la versión oficial le sitúa a uno en el lado de las opiniones extravagantes.
    Por cierto señor Quirós no ha estado usted muy afortunado cuando ha escrito «Se da la paradoja de que alguien que no es considerado capaz de manejar de forma responsable su cuenta de Twitter (que se atribuye una capacidad no ya dudosa sino abusiva) sigue teniendo la capacidad de bombardear medio mundo» No ya por justificar de manera indirecta la increíble censura a la que es sometido el todavía Presidente de EEUU, sino porque ese Presidente que «tiene la capacidad de bombardear medio mundo» resulta que no ha lanzado ni una tonelada de bombas sobre ese medio mundo, a diferencia de sus predecesores, que manejan responsablemente sus cuentas de twitter pero bombardean medios mundos con frecuencia….lo mismo que hará su sucesor. Pero el que es un peligro para la paz mundial es Trump por supuesto, no Obama premio nobel de la Paz.

  11. Como Trump había optado por usar la aplicacion Parler para sus comunicaciones, he intentado descargar la aplicación y resulta que ha sido eliminada. Hay quién dice que la ha comprado el psicópta de Zuckerberg, otros que es una decisión de Apple. Lo cierto es que han eliminado un medio de comunicación.

    Van a toda velocidad con la censura.

  12. Ya están sucediendo cosas muy preocupantes. La libertad de expresión está seriamente amenazada, la censura se está imponiendo. Eso es lo más importante del montaje del Capitolio. No olvidar que la algarada se utilizó para abortar la última oportunidad de Trump de divulgar las pruebas del fraude.

    Hay mucha prisa por imponer narrativas falsas sobre los hechos:
    https://www.youtube.com/watch?v=hxuFM-T2D0s

    En España ya sabemos cómo se manipuló la masacre de Madrid de 2004. Y en España desde entonces la democracia está muerta.

Comments are closed.