Las recientes elecciones primarias limitadas en primera vuelta del Partido Popular (PP) español han supuesto un paso en la buena dirección. Mariano Rajoy admitió, antes de huir a su Registro de la Propiedad, unas primarias jibarizadas. No imaginó que un outsider, Pablo Casado, pudiera entrar en la combinación de los dos finalistas que serán elegidos el 21 de julio de 2018 por por unos compromisarios (en su mayoría miembros del aparato) profundamente divididos. En el PP era impensable ganar elecciones sin dominar las regiones a través de sus respectivos presidentes cooptados.

A continuación paso a enumerar algunas consideraciones, que pueden resultar sorprendentes y políticamente incorrectas, que ofrezco para la reflexión y el debate:

1.- Soraya Sáenz de Santamaría es quien ha perdido las elecciones del 5 de Julio. Intentó durante años que la sucesión se limitara, como mucho, a un “mano a mano” con Maria Dolores de Cospedal. Pablo Casado estaba fuera de sus cálculos.

2.- La elección a la presidencia del PP del 21 de Julio se encuentra abierta, como lo estuvo la elección de Antonio Hernández Mancha frente a Miguel Herrero Rodríguez de Miñón en el único precedente democrático de este partido.

3.- El riesgo para Soraya es que los partidarios de Cospedal voten a Casado. Será esencial la calidad del debate entre los dos candidatos en Televisión previo al 21 de Julio y los discursos en el Congreso del partido.

4.- Toda esta música, comparada con el dedazo de José María Aznar o el dedazo ejercido por Mariano Rajoy durante catorce años en el PP, suena mucho mejor aunque sea a costa de desvelar que el perro está muy, muy flaco.

5.- La candidatura Soraya-Arenas se emplea a fondo en su especialidad: la conspiración y el manejo de medios de comunicación afines. Tienen el apoyo de Arriola-Villalobos, es decir, de Rajoy.

6.- La unión, en lista única, de Saénz de Santamaría con Casado para el día 21 de Julio es una trampa  para elefantes.

7.- No se entiende que Dolores de Cospedal no dimitiera la noche del 5 de Julio. No tienen idea de lo que la democracia interna en un Partido.

8.- “Defender lo nuestro y a uno de los nuestros” dicho por Cospedal pasará a la historia política española como una de las mayores vergüenzas. Se trata de una frase de banda mafiosa utilizada en el cine. Así fue que el aparato del PP, reunido en la Convección de Sevilla, recibió con aplausos a Cristina Cifuentes.

9.- Las primarias del 5 de Julio han servido para precisar que el número real de afiliados al PP gira en torno a 60.000. Estamos a la espera de una autocrítica y rectificación de Rajoy, Cospedal y Fernando Martínez Maíllo por habernos engañado a sabiendas, en repetidas ocasiones, con el censo de  “el partido político más importante de Europa”. El falso censo como elemento de propaganda.

10.- El aparato ha funcionado como se esperaba en algunas regiones (Andalucía, Valencia, Castilla-La Mancha, País Vasco….) pero la militancia de base se ha apartado de las indicaciones de los cargos instalados y elegidos todos por cooptación, con la excepción del Balear José Ramón Bauzá.

11.- La posición de Pablo Casado en una Vicesecretaría de Comunicación era un cargo para abrasarlo (como le pasó a Carlos Floriano). No tiene nada que ver con el poder efectivo dentro del partido. El poder está en nombrar presidente regional (Juan Manuel Moreno Bonilla, Isabel Bonig, Alfonso Alonso…) de donde se derivan en cascada los nombramientos inferiores, tanto en el Partido como en las listas electorales. Esa posición la tenían y la tienen los sorayistas y cospedalistas.

11.- Por ello, que Casado pase el corte como finalista es una sorpresa. Al no tener poder territorial, sus votos tienen mucho más mérito que los de Soraya o Cospedal. Es un triunfo de las menguadas bases frente al aparato.

12.-  La democracia cristiana repite éxito electoral: domina el partido en Andalucía desde 1990 (Javier Arenas) pero no ganan elecciones. Otro democristiano, José Manuel García Margallo con apenas seiscientos votos, ha estado a punto de ser superado por Jose Ramón García Hernández, (también democristiano) que no ha escrito ningún libro ni ha sido ministro. Buen revolcón del PP a la soberbia de Margallo, insuficientemente “cubrido”. Parece extraño que un autor que dice que ha escrito numerosos libros repita “cubrido” en lugar de cubierto

13.- Si Casado gana el 21 de Julio tiene delante una largo camino refundacional. Tiene que limpiar a fondo la generación emergida en los noventa. Si continúa con la mochila de “uno de los nuestros” no tardará en ser y parecer uno de ellos.

14.- Si Soraya (la candidata de Rajoy) gana el 21 de Julio, será la versión bis de Rajoy, con faldas: tecnocracia, exclusión y conspiración. El declive y desaparición del PP es más que probable.

15.- En 2014 Soraya-Arenas  ganaron la partida a Cospedal proponiendo a su candidato en Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. Entonces escribí a la Secretaria General que promoviera primarias, que se impusiera a Rajoy o dimitiera. No me hizo caso y ahora Soraya-Arenas, en su cortijo andaluz, le han echado definitivamente del campo de futbol.

16.- Casado o Sáenz de Santamaría están obligados a proponer un proyecto político atractivo pues ya no disponen de un electorado cautivo (como lo tuvo Aznar y Rajoy). La competencia de Ciudadanos y VOX obliga al PP a afinar en política ante un electorado atento a los reiterados engaños de las élites.

Las actuales primarias del PP, aunque sean democracia limitada, con debate de dos candidatos, son mucho más clarificadoras que el secretismo y arbitrariedad del dedazo de última hora del que era tan aficionado Rajoy durante catorce años y de Aznar durante otros catorce.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

 

Artículo anteriorCiertos grupos interesados pervierten la lengua de todos
Artículo siguienteGobernar en España es… subir impuestos y cobrar sobornos
Guillermo Gortázar
Nací en Vitoria en 1951 pero en 1953 mi familia se trasladó a San Sebastián donde realicé mis estudios. En 1970 aterricé en la Universidad Complutense de Madrid. Me interesa la historia y la política. Creo que la Política es la dedicación (temporal) más importante para una sociedad, siempre que se haga con altura de miras y con el objetivo de  un proyecto de libertad sometido a la ley, a la representación y al control de los electores. He sido “político” cinco años contra el franquismo por las libertades, entre 1970 y 1975. Licenciado en derecho y en historia,  después de trabajar tres años en el Banco de Vizcaya, en 1978, gané por oposición una cátedra de Instituto de Geografía e Historia. Disfruté muchísimo dando clases en Vélez Málaga, Las Palmas y Madrid. Poco después obtuve una beca Fulbright, con la que amplié estudios sobre Historia de Europa en el final del siglo XIX y principio del siglo XX. De Madrid llevaba conocimientos; en la Universidad de California, La Jolla, comprendí el secreto de la excelencia universitaria americana y allí me hice historiador profesional. Pasado un periodo de quince años en los que trabajé en banca, enseñanza media y universidad, retorné a la actividad política en 1990, fui diputado en tres legislaturas, hasta  mi dimisión en 2001; inmediatamente después, volví a mi plaza de profesor de historia en la Universidad. El cesarismo y la manía de nombrar los expresidentes a los presidentes terminaron por convencerme que aquello (esto) no terminaría bien. He dedicado buena parte de mi obra reciente a criticar la deriva partitocrática que, a mi juicio, es la base de la crisis política española. Para ampliar estos puntos de vista les sugiero consultar mi página web personal. 

4 COMENTARIOS

  1. Algunos miran o quieren mirar con optimismo, “la democracia limitada” dentro del PP. Ni en el caso en que apareciera un titán de la política, un hombre extraordinario con ideas clarísimas y mano de hierro, sería capaz de regenerar el PP. El PP es un cadáver moribundo que lo mejor que podría pasarle en interés de los españoles, sería desaparecer. Mientras esté ahí, los conservadores españoles seguirán creyéndose que puede jugar el papel de baluarte frente al progresismo rampante de tragar con la novedad simplemente porque es nueva. Al PP no hay titán que lo regenere, porque cuarenta años de construcción de una máquina y de unas estructuras enfeudadas en las del Estado, pobladas de oportunistas e impostores de la política, neutralizarían la voluntad del supuesto titán en poco tiempo. Y por otro lado, ninguno de los candidatos presenta un perfil que salga de la mediocridad burocrática y de un pensamiento vaporoso, lo propio del oportunismo y de los impostores políticos.
    Llamar al actual proceso del PP para elegir al jefe, “democracia limitada”, es una descalificación del concepto. Otra cosa sería hablar de una primarias a la norteamericana. Pero claro, allí no existe ni la estructura permanente de partido ni el enfeudamiento del partido en el Estado, por muy desviado que aquello esté como consecuencia del gigantismo de la Administración, que no hay que olvidar que siguen siendo estructuras de Derecho Privado.

  2. Hablar de “democracia” aplicada a un partido político es un… absurdo. Igual de absurdo que hablar de democracia aplicada a una junta de accionistas,…,

    De hecho, según el genial Montesquieu, todo sistema de elección es típicamente aristocrático.

    Democracia es el gobierno de muchos según Aristóteles. En aquella época, era algo asimilable a pueblo con los romanos, es decir, el conjunto de hombres libres (capacidad para cumplir las leyes).
    Es decir, los 36 millones.

    Democracia es pues un sistema de gobierno en el cual el pueblo tiene en todo momento, no por fascículos, poder formal para ejecutar decisiones de gobierno. Pudiendo delegar de forma revocable en un representante (que trae al presente el corpus de representados), el espíritu, es algo teológico no solamente en origen (congregaciones religiosas medievales) sino en composición. Por lo cual, la representación no revocable es simple y llanamente pura religión.

    Un subgrupo, con intereses ejecutivos distintos al “populus”, como puede ser una junta de accionistas (“censitario”), un partido político (corporativo) o una mafia (corporativo) no constituye bajo ningún concepto democracia. Sus acciones, pretensiones morales, ni su sistema de gobierno pueden ser democráticos, pues no hay “demos” (los muchos) mal puede haber “demos-kratos”.

    Se aproxima más a la Timocracia, dado una participación (capital) o afiliación de militante (y el efecto de la “honra” por parte de los subordinados y/o favores y/o dosieres) permite influir en el gobierno corporativo. El resultado, es pues previsible, gana el aparato,…