Hace unos meses, el gran historiador de la economía mundial Gabriel Tortella*, publicó un muy oportuno y premonitorio artículo titulado De vuelta al Tercer Mundo en el que glosaba el ascenso y tránsito de España desde el Tercer Mundo al Primero, no solo en términos económicos, sino también políticos, gracias a nuestra Transición en la que: “el pueblo español mostró una voluntad casi unánime de abrazar la democracia… y con ella transitó también del Tercer Mundo al Primero”

Publicidad

España, que hacia mitad del pasado siglo habitaba entre ambos mundos, experimentó desde entonces un desarrollo sin par, hasta situarnos felizmente entre la veintena de países mas ricos del mundo; lo que resultó lamentablemente interrumpido por la grave crisis económica de tiempos de Zapatero que nos hizo perder una década de convergencia con el primer mundo.

Hace cuarenta años los españoles suspiraban por acceder a la condición de país plenamente europeo: ¿estamos los españoles dispuestos a desandar lo andado… para convertirnos en un paria en Europa y en un país del Tercer Mundo?

Conviene recordar al respecto que durante los gobiernos de Zapatero España consumó un tanto por ciento de divergencia en renta per cápita con la UE superior a las ganancias logradas en 22 años por González y Aznar juntos y que, si al comienzo de sus mandatos estábamos un 26% por debajo de Alemania, cuando dejó de gobernar —es un decir!— la cifra alcanzó casi un 46%. A su vez, aprovechó la ocasión para duplicar el desempleo y la deuda pública y triplicar la exterior en sus ocho años de gobierno, algo verdaderamente insólito entre los países del Primer Mundo.

Como los datos que se están exponiendo son relativos y las crisis vividas son internacionales y por tanto iguales –de partida– para todos los países, no hay excusa que pueda justificar el desastre que revelan las cifras: la hazaña fue exclusivamente española.

Y para que no haya dudas al respecto, el regreso hacia el tercer mundo protagonizado por Zapatero tuvo más alcance relativo que la crisis que atravesó el tiempo de nuestra pasada Guerra Civil, según tiene acreditado Jordi Maluquer (2016) en su España en la economía mundial. Series largas para la economía española 1850-2015.

Con Rajoy en el gobierno, España comenzó a mejorar de nuevo —no tuvo tiempo para más— su nivel de renta per cápita perdido, que aún seguimos muy lejos de recuperar, y la deuda pública se estabilizó. Con la llegada del actual gobierno social-comunista todas las decisiones adoptadas y las anunciadas convergen con las de Zapatero, así como sus ya evidentes pésimas consecuencias. La renta per cápita vuelve a alejarse de la convergencia con Europa, así como la recuperación de la economía y del empleo, mientras que el endeudamiento público se vuelve a disparar. Todo ello en términos relativos, por lo que el COVID no puede servir de excusa.

Y si la gestión socialista de la economía nos está haciendo retroceder al Tercer Mundo, en el ámbito político todo lo que sucede y se anuncia camina en la misma dirección: inhabilitación del parlamento, abuso de decretos leyes impropios de un Estado de Derecho, incumplimientos sin fin de la ley de transparencia y otras como el derecho a utilizar la propia lengua, descarada politización de la justicia, concesiones sin fin a los secesionistas, anuncios de leyes retroactivas y particulares -la negación de la Ley- al gusto de confesos golpistas, la desastrosa política educativa, y otras actuaciones totalitarias como la tercermundista expropiación de viviendas, que nos alejan cada vez más de las instituciones propias del Primer Mundo.

Para Tortella, los 120 escaños de Sánchez “le parecen más que suficientes para abolir la monarquía, dialogar sin condiciones con los separatistas y subvertir totalmente el sistema judicial…pasos decisivos para convertir nuestra democracia liberal en una república tercermundista. Hace cuarenta años los españoles suspiraban por acceder a la condición de país plenamente europeo: ¿estamos los españoles dispuestos a desandar lo andado… para convertirnos en un paria en Europa y en un país del Tercer Mundo?”.

Todavía no, pero ya comenzamos a habitar el Segundo Mundo, camino del Tercero; veamos porqué.

Después de que lograra asentarse modernamente —desde hace poco más de medio siglo— en la literatura económica la división entre países desarrollados y subdesarrollados, los sociólogos y economistas mas viajados comenzaron a darse cuenta de que la riqueza y sobre todo los rasgos —marco institucional, infraestructuras, educación, sanidad, etc.— que determinan la frontera entre el desarrollo y el subdesarrollo no estaban tan homogéneamente distribuidos como tal clasificación sugería.

La realidad es que en muchos de los países desarrollados es posible encontrar señales de subdesarrollo: zonas geográficas, instituciones y gentes alejados de los estándares de los países ricos. También es posible observar en países subdesarrollados lugares, instituciones y personas perfectamente homologables a las de los países mas ricos. Este análisis dio lugar a un nuevo concepto: “países duales”, en los que ni la pobreza ni la prosperidad estaban completamente generalizadas.

En España, la dualidad descrita que había desaparecido a comienzos de este siglo, gracias a un crecimiento económico inclusivo —de empleo y rentas salariales— y la extensión de la buena educación, está volviendo a renacer.

En la cercana España del desarrollo, los padres de entonces, como también en Finlandia, Corea, Singapur, Australia, ansiaban que sus hijos pudiesen estudiar y a ello dedicaban todos sus, vistos ahora, memorables esfuerzos, con un resultado ejemplar. Luego acomodadas en la riqueza y el Estado de Bienestar —financiado exteriormente hasta generar una deuda pública descomunal e impagable— cada vez más familias, aleccionadas por la educación socialista, se han ido desinteresando por la buena educación y los esfuerzos para buscar una vida mejor, mientras han ido abandonando por el camino la responsabilidad, la dignidad y la libertad personal para ser cada vez mas dependientes del gobierno. Todo ello está generando un clima social típico del Segundo Mundo, camino del Tercero.

Las próximas elecciones generales serán decisivas al respecto, pues los españoles decidiremos si queremos regresar al Primer Mundo, al que tan trabajosa y felizmente estábamos incorporados, o seguir la actual deriva desde el Segundo Mundo hacia el Tercero. El futuro, en todo caso, sigue todavía en nuestras manos, comenzando por Madrid el próximo 4 de mayo.

*Su libro Capitalismo y Revolución (2017) es un producto intelectual “worl class” sin desperdicio.

Foto: Matti Blume.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

5 COMENTARIOS

  1. Yo tampoco sé que tienen preparado pero algo hay que se nos escapa. Esta gente ha llegado el 11M para quedarse. Desde aquella fecha todo se ha venido abajo, hasta ese Mariano Rajoy que se defiende en el artículo dejó un bolso de Presidente mientras él fue a celebrarlo con unas cuantas copas. España está desintegrada, en este momento son las CCAA quienes están gestionando la situación caótica que tenemos. El gobierno ha delegado sus funciones y simplemente son dueños de un Estado de Alarma que les está reforzando en el poder.
    Yo tampoco me fío de las elecciones de Madrid, ni de «la marcha» de Iglesias, ni de nadie de este gobierno, pero tampoco me fío del PP. Mariano Rajoy tenía una mayoría suficiente para parar el golpe que se dio al Estado español desde Cataluña y no lo hizo, estuvo mareando la perdiz y dejar correr la situación hasta el último momento. Tenemos un Puchi fugado, una fuga permitida
    Todo está orquestado desde hace muchos años.
    Un milagro tiene que ocurrir para no terminar de destrozar lo que nos queda

  2. No puedo estar más de acuerdo con los comentarios. Sr. Benegas, no vale echar la culpa a Zapatero de todo lo que nos pasa y encima «salvar» a Rajoy. Zapatero es gentuza y Rajoy es un impresentable y el típico funcionario «registrador», gris y pusilánime. El típico pequeño burgués de ciudad de provincias, que le viene largo todo lo que no sea el trabajo de 8 a 3 y la «copa» (corramos un tupido velo) en el bar de enfrente de su oficina.

    Los males de España creo que tienen un origen antropológico. Somos así y punto. Tenemos una habilidad extraordinaria para cagarla. Para meter la pata. España podía ser uno de los mejores países del mundo, pero está lleno de gente inútil, empezando por vascos y catalanes (que son los más españoles de todos, por eso son los más destructivos, especialmente sus élites de la margen derecha y de la zona alta de Barcelona). La casta madrileña y asimilados (que no castellana, sino madrileña) no les va a la zaga en su rapacidad y en el mirar a todos por encima del hombro desde el Ibex 35 y su redes clientelares con los ministerios y Campechano I.

    Con estos bueyes es imposible arar y seguiremos hundiendonos. Como dice Henry Killer, el PSOE es capaz de cualquier cosa, ya que son psicópatas ebrios de odio y de poder. Un falso estado de alarma (de duración indefinida) que ha convertido España en una dictadura de facto. Pero aplaudido y jaleado por la derecha más rancia, cobarde y cutre de Europa. Vox también es parte de lo mismo, ya que el sistema necesita encauzar las frustraciones.

    En España no hay oposicion, lo vemos todos los días. Hay una oligarquía que gobierna a través de diversas marcas y que no hace otra cosa que pisotear a los ciudadanos, amparada por una judicatura, una prensa y unas fuerzas del «orden» (del orden establecido) absolutamente serviles a estos caciques y que les importa un comino la democracia. Solo quieren ascensos y cobrar subvenciones. Eso es lo que caracteriza al Tercer Mundo.

    Por eso, nada anticipa cambios. Ni la intervención europea. Europa está en declive y para pocas gaitas. Además, los administradores de esta posible intervención serían los mismos oligarcas que nos gobiernan.

    Como decía Dante: «Lasciate ogni speranza». Refugiarnos en nuestro mundo interior, lecturas, apagar la tele, redes sociales al mínimo imprescindible, mucho campo y montaña (cuidado con los confinamientos provinciales ilegales) y tomar las precauciones económicas y domésticas que estén al alcance de cada uno.

  3. Sr Banegas…

    Cómo dice Henry educadamente, usted con su mejor intención.. no sabe donde está.

    España ha estado siempre en Europa. Incluso con Franco y durante la peor parte de la autarquía estaba en Europa. El problema no ha sido ese.

    El problema, que usted bien intencionadamente (espero) no contribuye a a aclarar, es el complejo de los ejpañolitos respecto lo que se considera ser europeo y pertenecer a Europa, que en este caso muta y se llama Uropa.

    Complejo que alimentado por nuestros nazionalistas vascongados y catalanes, como si lo mas cutre y carpetovetónico de nuestro territorio nos pudieran dar lecciones de lo que es Europa, en su propio beneficio. Porque ellos se han erigido en la frontera por la que pasa la mayoría del tráfico terreretre de España con el resto de Europa (y veceversaa). Y de ese cuento han vivido y viven muy bien desde hace 2-3 siglos.

    Complejo también alimentado por los territorios/naciones que históricamete han sido nuestros onemigos y/o competidores.

    España en 1973 firmo un tratado con la CEE que daba sopas con onda al que se firmó en 1986. Y España firmó un tratado para entrar en una cosa llamada NATO en 1982 de tal manera que dos de nuestras partes mas expuestas de nuestro territorio, Ceuta y Melilla, quedaban sin proteccion, y otra sobre la que llevábamos tiempo haciendo reclamaciones y que estaba ya madura (Gibraltar) seguía en el limbo de siempre.

    De esos polvos estos lodos.

    Zapatero es consecuencia de «eso».

    Y Rajoy, que ahodó en esa deuda aún mas que Zapatero, sólo salvó las apariencias porque los tipos bajaron (Whatever Mario) y el petróleo bajó.

    El resto es historia.

    Si hubiéramos hecho en los 80 -90 lo mismo que está haciendo ahora Hungría, al que es necesario poner cómo la referencia a imitar, otro gallo nos cantaría.

    Un cordial saludo.

  4. España, «orgullo del tercer mundo» que dirían Faemino y Cansado. El que no se conforma es porque no quiere.
    Hasta el propio Sánchez debe haberse sorprendido por la efectividad de su gestión para llevar España a la quiebra, lo que tenía planeado hacer en cuatro años lo ha conseguido en dos. Debe sentirse orgulloso.

    Concluye el autor,
    «Las próximas elecciones generales serán decisivas al respecto, pues los españoles decidiremos si queremos regresar al Primer Mundo…»

    Desde mi punto de vista las elecciones clave fueron las del 28-A y el saldo no pudo ser peor. Siempre me llama la atención de los españoles el retraso político y económico, hasta que no están hundidos hasta el cuello no se enteran de nada.

    Recuerdo una conversación con un amigo en agosto de 2018, dos meses después de la moción de censura.
    Yo le explicaba que iba a vender mis propiedades y cerrar mi negocio. Mi amigo es una persona bien formada e informada y gracias a su trabajo dispone de información de primera mano sobre la economía. Cuando yo le explicaba los motivos de mi decisión, todo lo que ha sucedido desde entonces, me miraba con ojos como platos pensando que yo era un exagerado, le expliqué lo que haría Sánchez y hasta cómo sería el final de Ciudadanos. Solo acertó a decir, ¿Pero qué puede hacer? Las leyes se lo impiden. Cualquier cosa, el PSOE no tiene límites, ponte en lo peor. Pues si suben los impuestos saco el dinero de España, acertó a decir mientras pensaba que yo era un exagerado.

    Esta misma situación la viví a finales de 2005 cuando advertía a conocidos y amigos de que una crisis inevitable estaba al caer, desde los constructores a los asesores financieros se rieron en mi cara con superioridad y desprecio recordando los beneficios del último mes. No es necesariio decir que todos acabaron mal.

    La oligarquía española es paleta y mezquina desde siempre, el PSOE le tomo el pulso en la transición y se hizo mentor, aliado y socio.
    https://www.esdiario.com/medios/921965174/Jesus-Cacho-destapa-a-la-poderosisima-mujer-detras-del-viraje-de-Cs.html
    Todavía hay gente que se pregunta por la actitud de Arrimadas después de ser invitada a un té por la Botina.
    Ciudadanos nació paleto, oligárquico y español de provincias y así murió, la Botina pasará a ser la contable de Amazon o Google y Sánchez buscará una isla tercermundista donde jubilarse, mientras tanto España se descompone.

    Las primeras cintas filtradas de Villarejo apuntaban para el que sabe leer la intención de la filtración a una amenaza velada a los jueces y a un asalto al BBVA.

    La formación de gobierno de Sánchez tras la moción de censura apuntaban a un saqueo del estado y los españoles, la quiebra de la nación y una cara limpia que presentara las cuentas falsificadas a Europa para aguantar hasta la quiebra y la dictadura comunista-gllbalista.
    Siempre he dicho que el objetivo de Sánchez era quebrar r España para forzar a Europa a un rescate o la expulsión de España de la UE. Ese es el objetivo.

    «No podría dormir por las noches» y aún hay españoles que piensan que Pablo Iglesias se ha ido del gobierno, no, está siguiendo de nuevo el plan de Sánchez para unas elecciones generales anticipadas, vuelven a hacer de poli malo, poli bueno, esta vez también frente a Europa que nos mira, los periodistas ya han caído en la trampa ahora solo falta que caigan los españoles.

    Las mociones de censura preparadas indican que el adelanto de las elecciones generales están al caer, probablemente lo anuncie en el tercer aniversario de la moción de censura.
    De las elecciones de Madrid yo no me fío, las mociones de censura previas estaban preparadas para controlar desde las autonomía las elecciones generales, como en la moción de censura. No sé que tendrán preparado pero me temo lo peor, el PSOE sigue su curso hacia la quiebra y la dictadura globalista, y el PP no le hace ascos.

Comments are closed.