La presencia de la jovencita Greta Thunberg me suscita un sobresalto similar al que probablemente experimentaría frente a un acontecimiento sobrenatural: una especie de fascinante temor que invita a tomar las debidas precauciones.

Nuestra mediática taumaturga ha sido capaz de convertir un socorrido chascarrillo de ascensor en materia de emergencia intelectual a nivel planetario. Como una nevada que borrara los contornos de toda desavenencia, su prédica se ha infiltrado en el tuétano del consenso institucional, que ya se organiza en exhibiciones y “protestas” multitudinarias. Un consenso sin fisuras.

A tamaño hechizo le asiste la inmaculada apariencia de la muchachita; su pureza marmórea de mártir recién expuesta ante el duelo; su blancura de muñeca de juguetería pija sin estrenar. El regalo perfecto que todo niño querría recibir, porque es a ellos, a los inocentes niños, a los que la Virgen Greta se aparece para mostrarles sus prodigios. ¡Milagro!

Sin apenas gesticular y sin que, hasta ayer, ninguna pasión desordene su rostro, su mensaje es pura trascendencia. Greta no habla, SE habla a través de ella. No ha descendido aquí, al barro de lo mundano, para lidiar con quienes pudieran esgrimir mejores argumentos: ella es la correa de transmisión de un SE impersonal que revela la Buena Nueva a los sucios mortales que han osado mancillar la obra del Deus Absconditus dejando su grasienta huella de CO2 con su hedónico vivir. I don’t like it!

El mensaje es claro: El Apocalipsis YA ha sucedido. YA es demasiado tarde.

El dios que creíamos haber matado se ha transmutado en un algoritmo controlador del mundo-máquina y de un panóptico que necesita ser reajustado. En los tiempos venideros, ya no hará falta que millones de niños mugrientos cosan por dos duros las camisetas antifa de la niña Greta. Las máquinas harán su trabajo más eficazmente, y ellos sobrarán. Millones sobraremos. Sobre todo los improductivos.

El Cambio Climático es, y parafraseando a Nietzsche, “una metafísica del verdugo”. En nuestras manos está que el rizoma siga vivo y mantenga el vigor suficiente para hacer frente a la la embestida molar de un globalismo fracasado cuyos nuevos bloques han entrado ya en despiadada guerra por los recursos

El Nuevo Mundo que anuncia Greta no explicita todo el mensaje, sino sólo aquellas partes que necesitan ser introyectadas, mediante un procedimiento de identificación emocional, para operar el cambio sin violencia. No el climático, claro está: el humano, en sus manifestaciones colectiva e individual. Entre el hombre y el mundo, el cordón umbilical SE ha roto. Mundo es aquello que subsistirá a pesar de la humanidad.

No es el cambio climático, por lo tanto, lo que aquí se combate, sino cualquier actividad que se sustraiga al nuevo orden que necesita ser instaurado y del que serán excluidos y proscritos todos aquellos que no comulguen con la nueva fe  y que, paradójicamente, serán los que se resistan a ser des-terrados.

Bajo la apariencia de sanar el mundo, se impondrán novedosas restricciones con envoltorio ecológico homologado que provocarán que sea nuestra propia inmanencia la que asuma su exhaustivo control biopolítico. El aumento de una población envejecida con nulas tasas de reposición intentará paliarse con la inmigración masiva, pero esta acarreará nuevos males: obviando los convivenciales, vaciará de mano de obra a los países de origen, empobreciéndolos, y permitirá, a su vez, disminuir salarios y precarizar aún más empleos y derechos laborales en los países de acogida. Un dos en uno que no hace falta explicar a quién beneficia.

Compartimos ventrílocuo con Greta. La ingeniería social realizada durante los últimos años manifiesta que todos tomamos por voz propia la ajena y que somos hollejos rellenos de Imperio[1]. Hollejos que han sido vaciados de substancia mediante la implantación de una agenda implacable: SE ha atacado la sexualidad; creado y deconstruido géneros como si fueran mercaderías de baratillo. La lucha contra el patriarcado y el exitoso empoderamiento de la mujer han resultado ser máscaras del peor de los nihilismos: aquel que, haciéndonos renegar de nuestro propio ser, ha acogido como propias las fantasmagorías surtidas por la Matrix, IVA incluido. El resultado es el que padecemos: una sociedad deprimida, impotente y hastiada, que oculta su frustración tras los amortiguadores narcisistas de las chucherías tecnológicas. Un enjambre de tullidos afectivos, incapaces de asumir las limitaciones y compromisos que son necesarios para generar comunidad: una comunidad deseable.

Actualmente se ejerce  —y se ejercerá con mayor vehemencia— un hipercontrol delirante y surrealista sobre las más esenciales parcelas de nuestro (con)vivir cotidiano: Las regulaciones afectan a cuerpo, mente y espíritu. Al Dentro y Fuera de nuestra ex/in-sistencia. Al entre mismo que las relaciona, posibilita y acrecienta, incluido el territorio que habitamos y que también está siendo sometido a una deconstrucción mediante procedimientos de tosca identificación emocional que pretenden liquidar cualquier posibilidad de enfrentarnos colectivamente al Leviatán impersonal que nos engulle. España y sus identitarismos periféricos disolventes, es un claro paradigma de esto.

Nada se hurta a la enloquecida profusión y abigarramiento de disposiciones, normas y leyes ni a la introyección de las mismas que nos convierte en nuestros propios carceleros y en disciplinados delatores y cómplices necesarios del desastre. El Cambio Climático es, por ello, y parafraseando a Nietzsche, “una metafísica del verdugo”[2]. En nuestras manos está, en términos deleuzianos, que el rizoma siga vivo y mantenga el vigor suficiente para hacer frente a la la embestida molar de un globalismo fracasado cuyos nuevos bloques han entrado ya en despiadada guerra por los recursos. A nosotros concierne no sólo el atrevernos a realizar un diagnóstico que sea extremadamente lúcido y certero, como ya hizo Tiqqun de manera extraordinaria. Necesitamos, además, y quizás allí ellos claudicaron, pensar estrategias y una praxis que haga mella en las escamas del monstruo.

[1] Según la acepción de Tiqqun: https://tiqqunim.blogspot.com/p/primer.html

[2] Friedrich Nietzsche, Ocaso de los ídolos.

Foto: Neogeografen


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

19 COMENTARIOS

  1. “El Nuevo Mundo que anuncia Greta no explicita todo el mensaje, sino sólo aquellas partes que necesitan ser introyectadas, mediante un procedimiento de identificación emocional, para operar el cambio sin violencia. No el climático, claro está: el humano, en sus manifestaciones colectiva e individual. Entre el hombre y el mundo, el cordón umbilical SE ha roto. Mundo es aquello que subsistirá a pesar de la humanidad.

    No es el cambio climático, por lo tanto, lo que aquí se combate, sino cualquier actividad que se sustraiga al nuevo orden que necesita ser instaurado y del que serán excluidos y proscritos todos aquellos que no comulguen con la nueva fe y que, paradójicamente, serán los que se resistan a ser des-terrados”.

    La elección de esa “criatura divina” como interlocutora válida entre “ellos” y “nosotros” para anunciar el nuevo apocalipsis, da una idea del desprecio que sienten por nosotros, de lo manejables que nos consideran y de lo mucho que nos subestiman, Elena.
    Nos tienen pillada la medida y saben que el populacho del siglo XXI traga con todo lo que le echen. Eso es lo más terrorífico, que ante la escenificación de ese esperpento, que han vestido de colegiala con coletas, la respuesta previsible de la gran mayoría sea la de “Amén”.

  2. Max Weber relacionó el capitalismo con la ética protestante, y yo cada vez estoy más convencido, sin ningún ánimo de comparación con el citado, de que esta ola que está inundando el mundo exoccidental, de arrepentimientos masivos, de acusaciones generalizadas sobre nuestros pecados, de meas culpas, autoflagelaciones, cazas de brujas (negacionistas climáticos), tiene que ver con el espíritu del calvinismo todavía presente en las sociedades de origen protestante. El calvinista en particular y el protestante en general, es un ser angustiado ¿me salvaré o no me salvaré? ¿estoy entre los elegidos? El hombre está condenado irremisiblemente por el pecado original y solo la infinita misericordia de Dios permitirá que unos pocos (¿o unos muchos?) se salven. La decisión está ya tomada y desconocemos el criterio seguido por Dios, poco podemos hacer, pero podemos intentar averiguar nuestro destino a través de signos externos, como por ejemplo la riqueza.
    Hoy en día ya nadie se pregunta si se salvará o no, ya nadie cree en nada, nadie cree en nada serio quiero decir porque en tonterías la creencia es generalizada. Pero los elementos esenciales del calvinismo puritano siguen presentes como la creencia en la maldad intrínseca del ser humano o la angustia ante la propia existencia. Greta como buena calvinista o luterana nos echa la bronca a todos, porque somos todos malvados por naturaleza. Quizá, gritar mucho, culpabilizarse de todo, autoflagelarse, decir muchas tonterías y echar muchas broncas con rictus descompuesto sean los nuevos signos externos de la salvación.

    • “maldad intrínseca del ser humano o la angustia ante la propia existencia”
      Sí, debe ser el calvinismo puritano el único que se ha percatado de ello.
      Hay otros que prefieren pensar que la maldad no es intrínseca y la pintan con cuernos.
      Usted, como buen Catódico, nos radia una encíclica de la buena creencia, en relación al cambio climático.
      Acabáramos, señor Brigante.
      Por lo menos tiene usted mucha más clase que algunos de por aquí, y no centra su discurso en el aspecto de la niña.
      En cualquier caso, lo crea o no, porque parece que esto del cambio climático es una cuestión de fe, existe suficiente consenso para considerar responsabilidad humana las variaciones de gases en la atmósfera, el incremento de la temperatura de los océanos, la pérdida paulatina de permafrost, etc.
      Que dentro de ese consenso, existan diferencias de apreciación (basícamente por lo predictivo de la cuestión) de cuales pueden ser las consecuencias y qué es mejor hacer para que no estas variaciones no puedan suponer un problema, no quiere decir que haya que despreciar las advertencias y jugar a la homeopatía intelectual defendiendo una oposición acérrima justificada en matices o ausencia de datos totales, imposibles de obtener, retrotrayéndose a las glaciaciones, para, en el fondo, defender ciegamente una pauta de producción de riquezas y bienes que se ha demostrado desequilibra nuestra actual fuente de recursos.
      Es el desequilibrio malo en sí, pues mire, no, porque es muy difícil saber con total certeza que consecuencias podrá traer. Lo que sí es malo, es negar la mayor, y si acusamos a otros de no saber lo que el futuro nos depará, aceptar acríticamente que habrá de ser bueno porque hasta ahora lo ha sido.
      No vale justificarse con conspiraciones e intenciones oscuras y abyectas que pagan a los que advierten,. Tengan por seguro que la mayor parte de ellos (navaja de ockham, mediante), están formados y saben de qué hablan sin sacar demasiado rédito de ello. Huyan de todo lo que necesite de confabulaciones internacionales con un gato en el regazo para ser explicado
      No es ninguna insensatez considerar seriamente la reducción del impacto que nuestro sistema productivo genera en el medio ambiente.
      La evolución nos enseña que el medio ambiente es fundamental, no porque sea madre, ni pachamana, sino porque es el contexto en el que se desarrolla la vida y es la base para entender la teoría que el ingenioso Darwin, al tiempo que muchos otros grandes pensadores, observadores y científicos, dilucidó para aproximarse a su diversidad y posibilidad de existencia.
      Si prefieren, ríanse, y pregunten por su abuela simia, desde el protestantismo o desde la creencia que les dé la gana. Modificar el medio ambiente condiciona las formas de vida posibles en ella.
      Bájense de su pedestal de sapiens, de tan corto recorrido evolutivo, y sintiéndose orgullos de haber controlado el fuego, no se quemen estúpidamente con él. Que a Dios le importa un rábano si pasado mañana desaparecemos de la faz de este planeta que otrora fue el centro de su creación. O mejor, recen para que todo vaya bien. Siempre ha funcionado.
      La milagrosa vida que conocemo, además de serlo por gracia de la divinidad que usted prefiera, lo es, a la luz de la razón, por la enorme complejidad y dificultad para haber acaecido en un universo de las dimensiones del nuestro. No se me vengan arriba con la irrespetuosa creencia de que realmente somos absolutamente capaces de no fastidiarla, aunque sólo sea un poco, y en vez de engañarse con lo mediático, ayuden a buscar soluciones y dejen de repetir que no hay nada que solucionar, que todo es un invento de una niña marioneta y Shoros, y que si seguimos igual, pero sin izquierda, todo irá a pedir de boca.
      Un saludo

      • El sermón de la mañana. Pero contiene algunos aspectos interesantes a comentar, que demuestran sus habituales contradicciones, por no hablar de su desconocimiento en algunos temas de los que predica, como quedó demostrado en nuestro pequeño debate sobre la ideología de género.
        Primero aclarar que mi comentario no es sobre el cambio climático, asunto que a diferencia de los millones de seres humanos que opinan cada día sobre el tema, yo desconozco, y yo procuro opinar de lo que se. Sí eso me convierte en un miembro de la minoría ¿pero qué le vamos a hacer? El clima es una ciencia que se me escapa y además no me interesa, así que imagínese lo que puedo yo opinar sobre niveles de CO2 en la atmósfera y su influencia sobre la subida de las temperaturas. Mi comentario era del género sociológico o de psicología de masas y probablemente no tenga razón del todo pero no debo andar muy descaminado.
        Su contradicción. El consenso científico y su incompatibilidad con la apelación a la luz de la razón. ¡Ahora resulta que la ciencia abandona el método experimental y acude al consenso! Y Galileo que se oponía al consenso de su época ¿qué hacemos con él? Por cierto el consenso generalizado consiste en que si eres científico y no opinas al 100 % como el consenso dice, eres un negacionista y tu carrera profesional se va al garete ¡viva la luz de la razón!

  3. “Sin apenas gesticular y sin que, hasta ayer, ninguna pasión desordene su rostro, su mensaje es pura trascendencia. Greta no habla, SE habla a través de ella. No ha descendido aquí, al barro de lo mundano, para lidiar con quienes pudieran esgrimir mejores argumentos: ella es la correa de transmisión de un SE impersonal que revela la Buena Nueva a los sucios mortales que han osado mancillar la obra del Deus Absconditus dejando su grasienta huella de CO2 con su hedónico vivir. I don’t like it!”

    Jajaja…creo que sabido captar a la perfección lo que Greta quiere transmitirnos desde su atalaya teledirigida y mediática. Si le digo la verdad, su rostro nunca me ha parecido angelical ni de niña buena. Al contrario, nada hay de natural ni bueno en su expresión o mejor en su falta de ella. Y no es por dramatizar, que bastante lo hace ella en sus intervenciones estelares, pero cuánto más la miro, más inquietante y extraña me resulta su presencia. Ya sé que es poco científico, pero a mi sexto sentido no lo engaña: esta criatura no puede ser de este mundo. Y si lo es, necesita ser aislada y enviada urgentemente a otro planeta en el que ponerse a salvo.

    • Yo dije que necesitaba un exorcismo.
      Juzgar a alguien por sus facciones es atrevido, más aún si es una persona joven, todos los jóvenes tienen solución cogidos a tiempo, pero en este caso veo difícil que deje de fugarse las clases y ponerse hasta las trancas de CO².

      • Uf, eso de “juzgar” suena a juicio sumarísimo y a dar más trascendencia a las facciones del rostro de la que tienen. La impresión buena o mala que pueda causarte el rostro de una persona (joven o no) constituye una experiencia personal y subjetiva, facilitada por el atajo heurístico del inconsciente. Una experiencia personal y subjetiva que, en ocasiones, puedes atreverte a compartir. Resumiendo:
        Sí, esta niña no me transmite autenticidad y me da un poco de yuyu.

  4. Uno quería creer que tras la muerte de Dios el hombre daría un salto cuántico en su “evolución” y buscaría un poeta para bailar con la Verdad, pero no fue así, el temor se hizo realidad, el hombre no evoluciona, al igual que las tortugas siempre regresa a la misma playa para poner los huevos.
    A nuestro pesar tenemos que reconocer que tenía razón aquel que nos avisó:

    “Para la totalidad el mal es siempre tan necesario como el bien; la decadencia, tan necesaria como el crecimiento (…) la enfermedad más grave … es la lucha contra la enfermedad”.
    Y sigue:

    “La meta no es concebir al hombre como domador de hombres, sino que han de comprenderse dos especies que coexisten al mismo tiempo, separadas lo más posible entre sí”.

    Y sigue:
    “Hay que ser superior a la humanidad por fuerza, por altura de alma, por desprecio”

    Buen momento para volver a leer de nuevo al poeta, con más razón aún lo deben hacer los filósofos “de lenguaje antiartístico”.

    Al hombre elevado le ha llegado la hora de aceptar que debe vivir al margen de la especie humana inferior. La responsabilidad exagerada para con el hombre corriente no tiene sentido y está limitando su propio crecimiento.

    Quizás esta época sirva para desprendernos de una vez por todas de las costras con las que Santa Greta bendice a los fieles.

    Cómo en cualquier época decadente los dioses se hacen de retales, esta vez hemos ido más lejos que nunca, hemos inventado la doctrina antes que la religión. El cielo es nuestro infierno, (espero que no me copien el lema©Henry) dice la sacerdotisa santificada desde el altar de la ONU.
    Solo le falta el martirio de una infancia robada por sus padres, que digo, también sufre ese martirio. “La metafísica del verdugo” reciclada. No limpies tu alma, coge la bayeta y limpia los cristales del cielo hasta que puedas ver en su interior. La pobre Greta explotada por su padres limpia cristales en los semáforos en rojo del “cambio climático”.
    La mujer frustrada ha pasado de gritar en la cocina a gritar en la calle, que descanso y que ahorro, ya no funde la tarjeta en la zapatería, ahora sale a dar unos grititos y vuelve renovada y libre. No quiero sacar conclusiones, he dejado de ser machista por un rato tras leer el artículo y no quiero recaer. Por cierto, magnífico artículo aunque le moleste a ese hombre inferior llamado Cucurruqui. Que se joda.

    Pues eso, que yo estaba convencido por culpa de una costra del verdugo que aún no se había desprendido que el hombre “evolucionaba”, no quería aceptar la realidad de que solo lo hace el hombre superior de manera individual como bien nos explicó nuestro querido Tío Federico, no el de la radio, sino el príncipe polaco.

    También pensé que esta época que había tenido el privilegio de contar con el tío Fede y el buscador de símbolos C.G. Jung nos serviría para dar un salto, pero como decía el primero eso no funciona así, y el vértigo ha hecho retroceder al hombre inferior.
    Que salte el que se atreva o va a pasarse la vida limpiando los cristales del cielo.

  5. Greta Thumberg no es más que el nuevo banderín de enganche del ecologismo mediático, auspiciado por el gran capital. Lo de ayer en la ONU fue pura pornografía política, además, de la dura (hardcore). Que manera de utilizar a una menor de edad que tiene evidentes síntomas de padecer trastornos serios (como muchos de los líderes políticos que allí había). Esta chica necesita ayuda profesional, porque acabará siendo otro juguete roto. Los responsables directos son sus padres.

    No se trata del calentamiento global ni del apocalipsis inminente. El tema no va de eso. La ciencia no niega que haya calentamiento, pero si las medidas que se aplican no son acertadas esta histeria puede provocar un verdadero desastre para la humanidad. Las causas de nuestros errores pueden venir de que conoce plenamente todas las variables atmosféricas, porque los modelos de simulación climática son inexactos y las previsiones vienen fallando estrepitosamente hasta ahora. Ni el nivel del mar sube lo que pronosticaban (200 más lento de lo que se preveía en 2000) ni la temperatura es la que nos anunciaban hace quince años. Otra causa (y debemos de empezar a pensarlo y eso es lo más terrorifico) que las causas del calentamiento no dependen de nosotros, sino de factores cósmicos que no podemos controlar y que están fuera de nuestro alcance (actividad solar, modificaciones de la orbita terrestre, cambios en la circulación termohalina). Eso sí que sería una pésima noticia de confirmarse.

    Esto va de guerra por los recursos y hay quien ya se ha posicionado hace mucho tiempo. Especialmente la plutocracia mundial y quieren esos recursos para ellos y no para toda la humanidad. No están dispuestos a repartirlos porque saben que son cada vez más escasos, costosos y difíciles de extraer y de utilizar (transporte, refinado, etc.). Saben que el petróleo, el gas, las tierras raras, los minerales estratégicos fundamentales, por ejemplo, en la electrónica actual serán claves en el futuro y cada son vez son más escaso, más caros y de peor calidad. No hay litio para tanta batería si electrificamos todo el transporte terrestre (con la tecnología actualmente disponible) y el avión eléctrico ni está ni se le espera. Vamos al fascismo ecológico. Los plutócratas y sus lacayos saben que hay que disminuir el tráfico aéreo y rodado como sea, para economizar el máximo de petroleo que se pueda, que será solo para los más pudientes. Eso se lo callan y el cambio climático les viene muy bien en esa estratégica.

    El petróleo es una verdadera maravilla geológica, un tesoro de la naturaleza, absolutamente insustituible y sin el que volveríamos al siglo XVIII (pero con 8000 millones de habitantes en la tierra). No solo son los combustibles (distribución de alimentos, comercio y turismo), es la agricultura, la pesca, la instalación de renovables, la construcción y toda la petroquímica. Sin petróleo no hay civilización moderna tecnificada. Y el petróleo no tiene sustituto, que no les cuenten milongas. No hay alternativa a la emisión de CO2, a no ser que estemos dispuestos a renunciar a la mayor parte de los elementos de la vida actual y a aceptar una depauperación sin límites, que nos enfrentaría a la mayor crisis social, económica y política de la historia de la humanidad. Algo mucho más peligroso que el calentamiento global.

    La plutocracia mundial sabe todo esto. Esta perfectamente informados por los mejores ingenieros, servicios de inteligencia, geólogos y sociólogos del mundo. Saben que el petróleo es finito (porque la teoría del origen abiótico del petróleo no ha podido ser demostrada por nadie serio) y que estamos ya muy cerca del “peak-oil”, pero también de los sucesivos “peaks” de otras materias primas esenciales no renovables. Petróleo hay a mansalva en el planeta, pero los yacimientos más productivos y con un petróleo de mejor calidad (con pocos sulfuros y fácil de refinar) ya están en explotación y su agotamiento no está lejos. Los nuevos campos que se descubren son más pequeños, a mucha más profundidad y con un petróleo de peor calidad, lo que encarece muchísimo su explotación, además de un rendimiento energético mucho más bajo. Sin olvidar el “fracking”, un petroleo muy caro y de pésima calidad (que alguno no se puede ni refinar y solo sirve para hacer alquitrán). Olvídense: no vamos a encontrar otra Arabia Saudí ni otro Irán.

    Los que dirigen el mundo saben que queda petróleo abundante para poco tiempo (aunque el tiempo exacto nadie lo sabe) y como no tiene sustituto lo quieren para ellos y para garantizar su posición de privilegio. Por eso hay que ahorrar todo lo que se pueda. Ello implica fin del tráfico aéreo masivo a larga distancia y el fin del transporte privado masivo con motores de combustión interna, ya que la fabricación de este tipo de combustibles necesita el petróleo de máxima calidad posible. No pueden hacerlo de hoy para mañana, pero sí friendo a impuestos, mediante restricciones, imponiendo condiciones técnicas muy concretas que encarezcan los vehículos y queden al alcance de cada vez menos gente, etc. Dominan los tiempos y los medios. Y es mejor hacer creer a las grandes masas que se está luchando por una buena causa y ocultar que lo que hay es una operación de ingeniería social de la plutocracia y sus administradores políticos. Greta Thumberg es un señuelo más de esa gigantesca cortina de humo. Pobre chiquilla.

    Y que nadie me malinterprete y empiece con lo de negacionista y toda esa monserga. El calentamiento es real. Las bases de datos no dejan lugar a dudas. Otra cosa son las causas y los remedios (en el caso de que estén a nuestro alcance). Por eso hay que cuidar el planeta y buscar la máxima eficiencia energética y hacer un uso racional de la energía, pero sin profecías de apocalipsis ni emergencia climática (todo eso son chorradas y propaganda). Hay que dejar que la ciencia trabaje y que los políticos sean sensatos y apuesten por el interés general, no por la agenda que les marcan determinados grupos de presión y, sobre todo, de poder.

    Otro tema muy relacionado con esto es la bomba demográfica y el equilibrio del planeta, pero eso daría para varios “posts” y este comentario es ya muy largo.

  6. Greta Thunberg ejemplo de la manipulación a gran escala. Ha hablado en el parlamento ingles, se ha manifestado a las puertas del sueco, del alemán. Es un muy mal ejemplio que una adolescente de debería estar en la escuela aprendiendo proporciones y la regla de tres, sea utilizada por las fuerzas progres para hacer avanzar sus intereses.

    Lo que Greta dice en el parlamento inglés, el sueco, el aleman, y ahora en la ONU es siempre el mismo.
    Entiendo que su padre es el estratega que cuida su agenda y su discurso.

    Su discurso habla por sí solo. Les traduzco su intervención ayer en la ONU.

    – Cual es hoy tu mensaje para los líderes mundiales? [Pregunta la preenatdora]

    “Mi mensaje es que os estaremos vigilando…” [watching you!] aplausos!!

    Todo está mal.
    No debería estar aquí. Debería estar en la escuela al otro lado del océano. [dicho con emoción casi llorando]

    Sin embargo, ustedes vienen a nosotros, los jóvenes, buscando esperanza.
    Cómo se atreven? [más emoción y alguna lágrima]

    Ustedes han robado mis sueños, mi infancia con sus palabras vacías. Y aún así soy de las afortunadas.

    Hay gente sufriendo, gente muriendo. Ecosistemas completas están colapsando.
    Estamos al inicio de una extinción masiva. Y ustedes solo hablan de dinero, cuentos de hadas y eternas promesas de crecimiento económico. Cómo se atreven? [aplausos]

    Durante más de 30 años la ciencia ha sido clara (crystal clear). Cómo se atreven a desviar la mirada constantemente, y venir aquí a decir que están haciendo lo suficiente cuando las políticas y soluciones necesarias aún no están a la vista?

    Dicen que nos escuchan y que entienden la urgencia. Pero no importa cuán triste o enojada yo esté, no quiero creer eso. Porque si realmente entienden la situación y aún así siguen fallando a la hora de actuar, entonces ustedes son malvados… y me niego a creer eso.

    Nos están fallando, pero los jóvenes hemos comenzado a entender su traición. Los ojos de todas las generaciones futuras están sobre ustedes. Si eligen fallarnos, les digo:¡ nunca les perdonaremos! [aplausos]

    No dejaremos que se salgan con la suya. Aquí y ahora es donde fijamos el límite. El mundo se está despertando. El cambio viene, tanto si les gusta como si no.

    Fin de su intervención

    • Debería dar verguenza a las fuerzas de izquierda, utilizar y manipular a los niños de esta forma. Greta leía linea a llínea el papel que presumiblemente su agente (que también es su padre) le había escrito.

      Si alguna razón asistiera a esas fuerzas de izquierda, la manipulación, el uso de las lágrimas de niños que con dificultad hacen una regla de tres, para tratar problemas mucho más complejos los dejan en evidencia.

      Le escriben a Greta (16 años) que la ciencia lleva ya 30 años siendo ‘crystal clear’. Desde luego no será por lo que ella ha podido estudiar.

      Por favor, lean con atención la intervención de ayer de Greta en la ONU, de la que nuestra TVE se hizo eco. Por supuesto sin tratar de compensar el mensaje manipulador con otro más equilibrado. Es que nuestra TVE está controlada por las fuerzas de izquierda. Su único interés es el avance de la agenda progre.

      Me da todo tanto asco! Si realmente hubiera un problema climático, no es este el camino ni la forma.

    • “Todo está mal.
      No debería estar aquí. Debería estar en la escuela al otro lado del océano. [dicho con emoción casi llorando]”

      En el fondo a lo mejor hasta es lo que realmente piensa, no debería estar allí, su lugar es la escuela

      Es una manipulación tan severa de un ser humano que la cría no tiene culpa ninguna, muchos están ganando mucho dinero a costa de ella y sinceramente alguien debería denunciar eso.

      El discurso es tan vacío que sorprende que nadie se pare ni tan siquiera a criticar la falta de ideas con sentido en él. Pero es lo mismo que escuchar a muchos políticos de hoy en día, son discursos tan vacíos que me pregunto para quien están dirigidos, será para gente que simple aplauden digan lo que digan, como los aplausos al discurso de esta niña

      Una burla a la humanidad es esto

  7. Caray, qué florido texto. Cuantas palabras para decir que el fin del mundo ya está aquí, y no es el cambio climático.
    No sé qué cara tendrá la autora. Quizá tenga el pelo largo y pueda lucir dos buenas trenzas, como la niña, para que además de acusarla de enviada del falso demiurgo, pueda sustituirla con idéntico discurso pero opuesto en su totalidad.
    El fin del mundo como lo conocemos, no vendrá por falta de conciencia ecológica, todo lo contrario, vendrá a través de ella.
    La mofa de las imágenes beatíficas, lógica y muy sensata, únicamente aplicada a la falsa santidad aunque la auténtica sea de mucha mayor risa, por número, básicamente.
    Falsa religión, creencia y no conocimiento, atacados desde la otra creencia, la negacionista, que no escéptica.
    En estos lares donde se alaba la posición de Mr. Trump, ese icono del pensamiento crítico, ese filósofo de la vida, ¿qué se podía esperar de una licenciada, cuasi cum laude, en filosofía?. ¿Un análisis crítico contrastado de la supuesta alarma ecológica o del feminismo? Pues, parece que no. Mucho mejor una buena dosis de pensamiento único reaccionario que tiene, encima, la triste cualidad de no ser tan siquiera original…una mala copia de lo que señala; cuidado, cuidado que viene el lobo.
    Es agotador constatar que la disidencia prefiera la rotundidad de sus ideas luminosas al desarrollo de sutiles diferencias y análisis ponderados. Mejor una buena dosis de maniqueísmo para levantar el ánimo por las mañanas. Amén.
    Un saludo

    • Cucurruqui, sus comentarios son muy desagradables en general, es pronta en acusaciones de pensamiento único, de enaltecer acríticamente a Mr. Trump, de negacionista; y es mas bien parca a la hora de fundamentar sus acusaciones.
      No se si es usted catedrático o barrendero, pero su grandilocuencia con ínfulas es directamente insoportable.
      Agotador es leerle a usted una pataleta detrás de cada artículo, hablando de maniqueismo de buena mañana.

      • Gracias.
        Barrendero.
        Yo no hablo de pensamiento único, artículo, sí, artículo, también.
        Entiendo que le resulte muy desagradable. Lo es.
        Un saludo

        • Pinocho, Pinocho, no seas mentirosillo. Aunque es cierto que a veces no habla de pensamiento único, la mayoría de las veces habla de su único pensamiento.
          Hay que reconocer a su favor que haya dado las gracias a AMQ por su certera crítica.

          Un saludo.

          • Lo cortés no quita lo valiente, señor Killer.
            Más fácil resultaría recomendarle que no me lea. Además de cómodo, porque en una publicación que se define disidente, lo agradable, de parte mañana, es leer a correligionarios, que lo de la disidencia, ya luego.
            Yo no tengo tan siquiera un pensamiento, señor Killer, Soy como el cuco, tomo asiento donde lo hay, y si alguien se dedica a hablar continuamente del pensamiento único, de parte, a mi con ese gusto por lo ajeno, me gusta enseñarle un espejo y explicarle, que el pensamiento se vuelve único cuando es de parte, como el que ellos exponen sin aparente contradicción.
            Por eso debe ser que lo cito tanto y quizá por eso le resulte a AMQ tan desagradable. Es su propia imagen reflejada.
            Un saludo

Comments are closed.