Mª Elvira Roca Barea dice a propósito de la situación histórica-política de España, que “están pasando cosas muy gordas y el personal no se entera”. Lo verdaderamente grave es lo que está pasando en el mundo entero. Todo lo demás es prácticamente supérfluo.

I

La gente se preocupa generalmente de lo inmediato, en ese caso la política, le interesan poco los hallazgos y las preocupaciones científicas y sólo presta una atención superficial a las advertencias sobre la peligrosísima situación biogeológica en que se encuentra el Planeta.

15.364 científicos de 184 países avisaron por segunda vez en 2017, que puede estar a punto de extinguirse la vida en la Tierra, a causa del cambio climático.[1] No son los únicos y algunos creen que es ya demasiado tarde para impedirlo. Habría triunfado Satanás, pues el calentamiento global, que comenzó con el infierno, es una extensión de este lugar teológico, mencionado de una u otra forma en todas las religiones conocidas. Por eso ha tenido que ser una niña, los niños y los locos dicen las verdades que nadie quiere oír, quien llame la atención de los pueblos y sus dirigentes sobre la ominosa verdad. Aclamada Greta Thunberg “sucesora de Jesucristo” por una iglesia luterana sueca, portae inferi praevalebunt, prevalecieron las puertas del infierno (cf. Mat. 16,19 y 28,20) y se bloqueó la proclamación, para que nadie se dé cuenta de la auténtica realidad o verdad, por lo menos para los creyentes, sobre lo que está pasando. Como dice una máxima popular, el éxito del diablo depende de que nadie se dé cuenta de que existe y está siempre actuando.

Utilizando una expresión popularizada por M. Macron, presidente de Francia, y el Sr. Rivera, presidente de Ciudadanos, gracias al testimonio de la niña sueca, seguramente de estirpe vikinga por su valentía, es ya indiscutible que puede estar en marche, en marcha, el esjatón o momento final en que se acabará el mundo tal como es conocido convirtiéndose en una sucursal del infierno. Anunciado en las tradiciones ancestrales y los textos sagrados de las religiones de todas las culturas y civilizaciones como el fin del mundo y en la Biblia como el fin de los tiempos -el “fin del tiempo”, “día de Yahwé”, “día del Juicio”, “el día”, “la Venida de Cristo”, “la resurrección final”, “la Parusía”, “la llegada del Reino de Dios”-, tras la nueva y definitiva revelación de santa Greta, como se empieza a llamar a la niña –vox populi, vox Dei-, es evidente que será el cambio climático su causa eficiente, material, formal y final.

Con los paganos -chinos, indios de la India, papúes, etc.- que no creen en Greta ni en el cambio climático y con los musulmanes, que además son fatalistas y se someten al destino, kismet, القسمة  , determinado por Allah, no se puede contar. En cambio, el papa Francisco, siempre al día en cuestiones científicas, ha llamado a la Cristiandad a la “conversión ecológica”,[2] recordando seguramente las palabras de san Pablo: «la Creación está aguardando expectante la manifestación de los hijos de Dios» (Rom 8,19). Hay ya una canción católica titulada “Alianza entre la Humanidad y el medio ambiente”, inspirada probablemente por la Alianza de Civilizaciones del Sr. Rodríguez Zapatero, y el Sínodo de la Amazonia, que sigue a manifestaciones que han tenido lugar y seguirán produciéndose, es una respuesta contundente contra el cambio climático. De tener éxito, podría reconvertirse el mismo infierno y desaparecerían los pecados ecológicos contra el Espíritu Santo, que, como enseñan los teólogos, no tienen remisión

Por muy manipulada que esté la opinión pública por los demonios aliados con los capitalistas, a la larga, al pueblo no se le engaña: “Se nota, se siente, el planeta está caliente”, decían antes del Sínodo en España y fuera de España las multitudes angustiadas que exigían “¡Justicia climática ya!” a los gobernantes. Y lo más notable es, que el núcleo de los manifestantes suele ser estudiantes conmovidos por el llamamiento del papa e inspirados por el ejemplo de Greta. Las palabras convencen, el ejemplo arrastra y no dudaron en abandonar las clases para abrir los ojos a los ignorantes, inconscientes y escépticos sobre la terrible encrucijada en que está la humanidad, que había vivido tranquilamente 315.000 años sobre la Tierra debido a la bondad de la Naturaleza. Qué, según nada menos que el Sr. António Guterrez, secretario general de la ONU, donde se concentra todo el saber humano,  “está enfadada y devuelve el golpe”.

Es perentorio intentar salvar al Planeta de las garras de la cuarta bestia de la profecía de Daniel, que lo destroza: el capitalismo. «No tenemos otro planeta, otro lugar en el que vivir», decían los manifestantes del Fridays for Future. Políticos, partidos, sindicatos y al menos 300 asociaciones sin ánimo de lucro en España, apoyaron a los manifestantes. El secretario general del benemérito sindicato independiente UGT dijo sobrecogido “el planeta se apaga”, como avisando que podría necesitar la extremaunción. Los media sensibilizados se hicieron amplio eco.[3]

Verba volant, scripta manent. Peo como no se hizo caso ni de las advertencias de los profetas ni  de las demostraciones escritas de los científicos,  parvus error in principio fit maius in fine:  el cambio ha avanzado tanto y es ya de tal calibre, que exige una declaración de Ausnahmezustand o situación excepcional mundial de las que deciden quien es el soberano. Por lo pronto, hay que intentar dominar el tiempo, que, recuerda el papa, precede al espacio, para, por lo menos, retrasarlo.

El calentamiento es un casus belli y, si vis Planetam para bellum, si quieres al Planeta prepárate para la guerra. Pero desgraciadamente la lucha será como una guerra civil: son minoría los concienciados de la situación de emergencia climática en que se encuentran el Planeta y la humanidad. Los incrédulos dicen que es propaganda subliminal a favor de la industria “verde”: se forró vendiendo bufandas, abrigos, estufas, calefacciones, hornos, cuando se avizoraba confusamente el problema y se creía que la causa era el enfriamiento; paraguas, sombrillas y tornasoles cuando se pensó que las causas eran la “lluvia ácida” y la desaparición de la capa de ozono; ahora fabricantes de helados, de neveras y toda clase de frigoríficos y ventiladores al descubrirse por fin -la ciencia progresa mediante tanteos, el método essay and error– que es el calentamiento.

Hay también demasiados “negacionistas”, gente desinformada debido a que los planes de educación no se ocupan del tema (en Francia piden ya incluir asignaturas climatológicas). Y hay los fascistas pagados por los capitalistas, que mienten descaradamente: no existe tal calentamiento, el cambio climático es constante desde que existe el universo y una retahíla de argumentos cientificistas, o sea, pseudocientíficos. Otros, Pascal Bruckner, por ejemplo,  apelan a la ideología: el ambientalismo, afirma, es la forma más evolucionada de un marxismo que acusa al capitalismo de oprimir a los pueblos más pobres.[4]  Algunos fascistas o negacionistas son tan poderosos como Trump, Putin o Bolsonaro, la China que presume de ser comunista, la India budista y otras potencias menores y la ofensiva contra los sabios y los creyentes está in crescendo. Se ridiculiza a Greta y a la nueva orden religiosa de los climatólogos sin el menor respeto.

 II

¿Cómo se afrontará en España la lucha contra el cambio climático? Providencialmente, gobierna el Dr. Sánchez y subgobierna la Sra. Calvo, también doctora, ambos de momento “en funciones”, asistidos por un selecto elenco de ministras y ministros. A las ingentes tareas que les aguardan, han sumado la de controlar y gobernar el calentamiento global en este pequeño trozo del Planeta. Sin duda, muy de acuerdo con el Vaticano. Es muy probable le hayan pedido consejo, puesto que le consultaron el asunto del desentierro y entierro del general Franco. Fundamental para consolidar la democracia avanzada prescrita en el prólogo de la Constitución en la marca España, pero de interés local, aunque algo ayudará al purificar el Valle de los Caídos.[5]

La cooperación de la Iglesia, indispensable en países católicos, está asegurada. Mons. Sánchez Sorondo, gran especialista en el tema y representante de la ONG climática vaticana, ha elogiado a la España del Dr. Sánchez como “una gran reserva moral”: espera “sea modelo para el mundo” en esta gravísima cuestión susceptible precipitar el fin de los tiempos antes de lo previsto por la divina Providencia. Qué, dicho sea de paso, como quedaría muy mal, cambió sus planes y decidió revelar la “verdad completa” (Juan 16, 13) a la inocente niña –“dejad que los niños se acerquen mí” (Marcos 10,13-16)-, «lo más semejante a Jesucristo en nuestros días» según la iglesia sueca.  Greta, en vez de hacerse el sueco y dedicarse a los juegos propios de su edad, ha consagrado su vida por mandato divino a fundar lo que se llama ya piadosamente la iglesia de la Gretología. La Iglesia española, cuya vitalidad es mayor que nunca -los aspirantes a sacerdotes abarrotan los seminarios y las órdenes religiosas no pueden aceptar más vocaciones por falta de espacio- por su defensa sin miedo a los poderes de este mundo de la coherencia entre la fe y la moral, ha empezado ya a concienciar a los fieles.

Die Regierung ist Bewegung, el gobierno es movimiento, decía Hegel. Los gobernantes concienciados tendrán que moverse empezando por prohibir drásticamente toda clase de humos además de los del tabaco. Por ejemplo: todo lo que produzca ventosidades que contengan metano y todos los animales perjudican al clima. Sobre todo las vacas, cuyas bostas son muy contaminantes aún sin pisarlas, y son peor los eructos. La situación de Argentina es pavorosa: 49.000.000 de vacas, 44.000.000 millones de habitantes humanos. La única esperanza es que pierda las elecciones el capitalista Macri. Si gana, habría de declarar himno nacional “No llores por mí, Argentina”.  La ONU ha tenido que recomendar se extienda la abstinencia de comer carne los viernes a todos los días de la semana, aunque el papa, que es también argentino, no se ha pronunciado todavía sobre esta cuestión. En fin, las hojas otoñales de los árboles producen también CO2,  la electricidad limpia no contamina pero produce calor, se acaba de descubrir que la forma de conducir puede ser contaminante y no hace falta mencionar los plásticos y otras sustancias. Y por supuesto, menos población humana sanearía la Naturaleza, como sostienen hace tiempo los ecologistas, dispuestos muchos de ellos a suicidarse colectivamente para dar ejemplo.

La enumeración sería interminable. Se echa de menos la edición barata de un catálogo en todos los idiomas de lo que daña el medio ambiente, para que pueda tenerla a mano todo el mundo. La editorial más adecuada es la ONU.

La contaminación de las grandes ciudades es lo que nota más la gente. Pero son menudencias. Para arreglarlo, bastan alcaldesas como la que lo fue de Madrid o la de Barcelona y alcaldesos concienciados.

Lo decisivo en la guerra por la supervivencia de los españoles y el Planeta, son ministerios como el innovador para “la Transición Ecológica” creado por el Dr. Sánchez al okupar el gobierno; con la ventaja añadida de que sosegará colateralmente a ecologistas impacientes y desorganizados con empleos que disminuirán el paro existente. Acciones inmediatas fueron subir el precio de la luz y un apagón el día de “La Hora del Planeta” decretado por la ONU. En Murcia y tierras aledañas confían ya en que se revertirá el trasvase franquista Tajo-Segura por su impacto en el medio ambiente (sería un acto de justicia además de ecológico: Franco le robó la idea al socialista don Indalecio Prieto).

La ministra del asunto,  Dª Teresa Ribera, que conoce muy bien los efectos del diesel por ser dueña, según los informados, de dos vehículos movidos por este combustible, cooperará sin duda estrechamente con su homólogo M. François de Rugy, ministro de la Transition Écologique et Solidaire del gran Macron, otro gran adalid contra la catástrofe climática. Aunque se la acusa de que sabe lo que no quiere, pero no sabe lo que quiere -calumnias: sabe muy bien que las respuestas al cambio climático “requieren un enfoque de género”-, podrá hacerlo mejor: en España, está todo atado y bien atado y no hay chalecos que rompan el cordón umbilical entre los dirigentes y el pueblo (fue precisamente la subida del precio del diesel lo que disparó el movimiento de los gilets jaunes). Sólo ridículos lazos amarillos, el color de luto de los chinos, que descubrieron quizá el cambio climático en tiempos remotos y luego se olvidaron al no relacionarlo con el calentamiento y el infierno.

En una guerra, es fundamental la moral de los combatientes y, como la inteligencia es la mejor arma para defender el ambiente y contra el cambio climático, sea frío, caliente o regular, los súbditos dirigidos por el Dr. Sánchez, la Dra. Calvo y sus ministras intelectualas y sus ministros intelectualos aceptarán toda clase de sacrificios y gastos, incluido el aumento que consideren necesario de los impuestos y la deuda pública. Sin embargo, los antipapistas, antisanchistas, escépticos malintencionados y por supuesto los fascistas hablan de terrorismo climático y acusan a la benemérita Sra. Ribera de haber desencadenado el caos en el mundo energético cuando apenas ha tenido tiempo de hacer algo.

Así están las cosas en el tiempo de impasse previo a las elecciones noviembre, que Pachamma quiera gane el Dr. Sánchez. Por fin un auténtico hombre de Estado al frente de la nación de naciones formada por España, Cataluña, el País Vasco y Galicia, en una lucha en la que las mejores armas son, como se acaba de señalar,  las de la inteligencia. Y que, además, parece tener suerte, baraka,  بركة,  bendición divina, igual que Franco, su gran rival.

Para terminar esta breve exhortación a la gente de buena fe para que tome en serio el cambio climático, un modesto consejo, seguramente innecesario, pues al Dr. Sánchez no se le escapa nada. La experiencia, dicen los sabios, es la madre de la ciencia y para adquirir la que requiere la lucha contra el cambio climático y por el medio ambiente -una guerra muy distinta de las conocidas hasta ahora-, convendría empezar por domeñar al Niño del Caribe, que confunde mucha gente con un “cantaor”. Sus fechorías climatológicas son harto conocidas en España, donde distorsiona el clima y desconcierta a los meteorólogos con sus fastidiosos planes septenales presoviéticos. ¿No podrían suprimirse o reducir su duración? Los nazis redujeron a cuatro los quinquenales soviéticos y la técnica ha progresado mucho desde entonces. Tanto que el gran problema político de nuestro tiempo, la conservación del ambiente respirable, puede solucionarse con leyes, decretos, por supuesto impuestos y multas, incluso prisión -el papa ha suprimido previsoramente la pena de muerte-, que repriman también a Eolo, al sol, a la luna y a las galaxias: se sospecha son tan culpables del cambio climático como los humos y otras acciones humanas o, por lo menos, coadyuvantes. No es casual, que el Dr. Sánchez haya nombrado Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades a un astronauta: junto con la ministra Dª Isabel Celáa, es, con palabras de esta última, catedrática por cierto de Lengua y Literatura Inglesa, uno de “los dos ministros que ostentamos la educación y el conocimiento en este país”.

[1] Manifiesto “World Scientists’ Warning to Humanity: A Second Notice. BioScience, Vol. 67, 2017, https://doi.org/10.1093/b osci/bix125.

[2] Es tiempo de revelaciones. La ecologista, aceptada como milagrosa por el Vaticano (R. Cascioli, “Calentamiento Global, el Vaticano desafía a Polonia”, infovaticana.com 30. X. 2018), es progresiva, igual que la cristiana. Vid. C. Tresmontant, Le problème de la Révélation. París, Éd. du Seuil, 1969. El presidente francés Macron reveló en una reunión del G20 en Hamburgo, que «para acabar con los ataques yihadistas hay que terminar primero con el cambio climático» y la alcaldesa Hidalgo añadió, que es también la causa de la proliferación de ratas en París. Pero el mérito de ser el primero en caer en la cuenta de la relación causal entre el cambio climático y el terrorismo le corresponde a un español. Vid. P. Fernández Barbadillo, “Cambio Climático. No fue Macron, el primero fue Zapatero”. actuall.com (14. VII. 2017).

[3] Las piadosas manifestaciones contra el cambio climático le recuerdan al arzobispo de Berlín Heiner Koch, “la escena bíblica de Jesús entrando en Jerusalén”. ¿No deberían las iglesias organizar rogativas, procesiones, misas, etc.?

[4] Otros ejemplos. Th. Ferjeuex Michaud-Nérard, sin duda un fascista redomado, tuvo la desfachatez de llamar religión réchauffiste (religión “recalentista”) a las advertencias sobre el cambio climático y secta ideológica a los apóstoles de la ciencia que consumen abnegadamente su vida dedicándola a esos estudios. Vid. “Credo quia absurdum: je crois au réchauffisme parce que c’est absurde!”. dreuz.info.com (29. XII. 2018). Otro fascista, Guy Millère, arremete en esta misma revista digital (3.II.2019) contra lo que llama cínicamente “L’imposture climatique” y la fascista española Candela Sande (hay también mujeres fascistas) escribe desvergonzadamente sobre  “El Cambio Climático un cuento de invierno”. actuall.com (14. I. 2018). Al en realidad nazi, puesto que es alemán, K. Hartmann, le han publicado el provocativo libro Die grüne Lüge: Weltrettung als profitables Geschäftsmodell (La mentira verde: la salvación del mundo como un modelo de negocio muy rentable). Munich, Karl Blessing Verlag 2018. Para ganar esta guerra, hay que imponer una censura global, que impida la publicación de cosas desmoralizadoras. Otorgar a Greta el Nobel de la Paz, pedido ya para ella, sería muy útil para contrarrestar la propaganda de la extrema derecha por la autoridad que da ese premio, cada año más prestigioso.

[5] ¿No será el verdadero motivo, oculto por razones de Estado, de los viajes a Roma de la vicepresidenta Greta Calvo? Le obsesiona al misericordioso papa Francisco: al regalarle un ejemplar de Laudatio si al príncipe Federico de Dinamarca, le reveló que «el medio ambiente es el reto más importante de nuestro tiempo». Y en un mensaje a la Conferencia internacional sobre la gestión del agua en la Pontificia Universidad Urbaniana de Roma, lamentó la falta de agua potable, “una vergüenza inmensa para la humanidad” relacionada obviamente con el clima.

Imagen: TheHilaryClark


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorLa democracia falible
Artículo siguientePatrioterismo constitucional
Dalmacio Negro
Nací en Madrid en 1931. Soy doctor en Ciencias Políticas y licenciado en Derecho y Filosofía. He sido catedrático de "Historia de las Ideas y Formas Políticas" en la Universidad Complutense de Madrid y de "Ciencia política" en la Universidad San Pablo CEU. He escrito una decena de libros, en el último de los cuales La ley de hierro de las oligarquías (2015) advierto sobre la excesiva capacidad legislativa de los Estados, que promulgan una cantidad ingente de leyes y medidas detallistas provocando una gran indefensión del individuo. Así, el ciudadano común se ve incapaz de conocer, y por tanto de respetar, todas las normas legales.

19 COMENTARIOS

  1. Uno de los mayores males que aquejan al mundo es la manipulación de los grandes medios de comunicación, todos en manos de la agenda oculta, llenos de tontos útiles escogidos por su “utilidad”.
    El mal llamado cambio climático es FALSO pero a base de repetición, muuuuucho dinero, poner la lupa donde interesa y no más, se le puede lavar el cerebro a millones de personas que confían ciegamente en los “estudios científicos” interesados ellos sí en crear pánico y vivir de ello.
    Ahora ya no necesitan vender humo, venden pura y simplemente MIEDO.
    Pero eso sí, os pedirán más dinero a cambio de no solucionar nada pues el círculo vicioso es MIEDO–DINERO–MIEDO–DINERO…y además lo que se vende es FALSO y baratísimo de producir y por ende un negocio redondo.
    Nada de lo que digan los grandes medios es creíble si se investiga, basicamente son los voceros de la agenda oculta.

    https://creacionesimaginales.wordpress.com/2019/09/25/el-monstruito-medioambiental/

  2. Añoro aquellos tiempos más sencillos en los que el culto y el ritual se reducía a ver qué gases llevaban los aerosoles para cuidar la capa de ozono. Era como cuidar el andrajoso vestuario de un dios venido a menos, un tal ozono. Con la gritona Grieta el culto se va volviendo más lúgubre pues se intuye su deseo de sacrificar a muchos humanos.

  3. Como siempre, D. Dalmacio Negro nunca defrauda. En mi opinión, el articulo se puede resumir como sigue: “El mundo ha enloquecido (punto)”. Saludos.

  4. Todo un lujo y un placer leer a D. Dalmacio un artículo con la ironía propia de un maestro y sabio. Muchas gracias por la lección.

  5. Hasta hace bien poco los ecologistas eran gente molesta para los políticos, empresarios, terratenientes o cualquier persona que el ecologista creyerá, con razón o no, que iba en contra del medio ambiente, entendiéndose como medio ambiente a la naturaleza que rodeaba la región de residencia del ecologista de turno. Eran personas que dedicaban su tiempo y dinero, y a veces su libertad, por defender lo que ellos pensaban que era ecologicamente justo y necesario.

    Pero ahora los ecologistas son gente de ciudad que en su vida han pisado el campo, salvo los jardines de los parques o sus casas para beber o fumar, sin el menor interés por el medio ambiente que les rodea.

    En la obra ” El mito del hombre nuevo” de D. Dalmacio se analiza que la Revolución francesa cambió el concepto de ayudar al prójimo por el de amor a la Humanidad”. En el aspecto medioambiental esta frase podrá extrapolarse a la susticíón del cuidado de tu entorno natural por el del amor a la Naturaleza.

  6. Nueva religión nace; el cambio climático y la que ya están empezando a mentalizarnos y casualmente los mismos oligarcas me refiero a la pandemia mundial.

    Nadie puede negar las evidencias los polos se derriten, los glaciares se deshielan, huracanes devastadores, gotas frías fuera de época, erupción de volcanes, no digo que el hombre la industria no tenga nada que ver desde principios del S XIX, ¿pero en verdad es solo culpa de hombre?. No me lo creo.

    Al menos 22 de los grupos activistas de izquierda listados como socios en la Global Climate Strike recibieron $ 24,854,592 en fondos del multimillonario liberal George Soros entre 2000-2017 a través de su Open Society Network, informó Joseph Vázquez.

    Entre las organizaciones que reciben fondos de Soros se encuentran el Fondo para los Derechos Humanos Globales, el Fondo Global Greengrants, 350.org, Amnistía Internacional, Avaaz, Color of Change y People’s Action. Cada uno de estos grupos tiene agendas y objetivos relacionados con el clima que abarcan desde la reducción de las emisiones globales de carbono a menos de 350 partes por millón y 100 por ciento de “energía limpia”, hasta la eliminación de nuevos proyectos de combustibles fósiles y un “movimiento de derechos civiles ecológicos”.

    Más de 400 ONGs en España todas subvencionadas, bajo la marca Alianza por el Clima. Capitalismo, cambio climático estrategia socialista. Existen decenas de miles de ONG internacionales, pero no todas han sido creadas de igual manera. Un puñado de ellas trabajan en los lugares más peligrosos y empobrecidos de la tierra a la vez que ejercen una enorme influencia, configurando las políticas y cambiando el modo en que el mundo trabaja por el desarrollo. Y casualidad o no todas vinculadas al socialismo y la grandes élites mundiales.

    Diganles a; Goldman Sachs o Exxon, Shell, BP y Chevron, que junto con las otras 20 principales corporaciones de combustibles fósiles han contribuido con el 35% de todas las emisiones mundiales de dióxido de carbono y metano relacionadas con la energía 480 mil millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono desde 1965.

    Paren todas las industrias contaminantes del mundo YA! prohíbase en todo el mundo la circulación de coches, camiones, trenes y barcos, impóngase las energías, solares, eólicas, energía marina, los coches eléctricos o solares, matense todas las vacas, sustitúyase la carne de ternera, por carne sintética que en los USA ya lo tienen muy avanzado.

    Como dice Aristóteles “tal como el hombre una vez que se ha perfeccionado es el mejor de los animales, así también, cuando se ha separado de la ley y de la justicia, es el peor de todos

    • Eso que usted afirma con esa rotundidad “los polos se derriten” es más falso que el oso polar navegando a la deriva en un trozo de hielo.

      Hágame un favor, busque en Google, la Antártida crece, la Antártida de derrite, luego con sus conocimientos y datos saque usted la conclusión, del cambio publicitario y empírico y observé si lo que se está derritiendo no es el cerebro de la masa que se cree las noticias de parte.

      • Diga usted que sí, señor Killer. Le recomiendo citar también el SuperPop, además de información, le regalan un poster de Leif Garret.
        Un saludo

        • Naturalmente no iba a citar a ninguna publicación científica “seria”. He puesto los dos primeros enlaces al divino azar ecológico.

          ¿Sabe usted sí el clima también escribe derecho sobre renglones torcidos?

          A ver si va ser eso el cambio climático.

      • No, señor Killer, no se confunda.
        Las fuentes son importantes en un debate serio. Con la misma facilidad de tecla de la que presume y que presume válida como argumento, existen millones de artículos escépticos y negacionistas.
        Cuando el señor Negro señala que detrás de cualquier sistema de político humano (al menos en Occidente, conforme a su reciente ensayo) existe una oligarquía que realmente lo administra, supongo que no le faltará razón para aseverarlo. No he leído su ensayo, pero puede ser plausible. Si ponemos algo en común, seguro que hay alguien dispuesto a aprovecharse. Parece razonable. Poco rusoniano pero la “lógica” de la experiencia parece avalarlo.
        De hecho, cualquier oligarquía de esas (ya le digo que no he leído el ensayo de este sabio doctor) tenderá a moverse de manera más o menos oculta, o algo parecido. Harán sin que parezca que hacen. Por tanto, cualquier teoría conspiratoria y paranoica, queda inmediatamente apuntalada. Cuanto más difícil sea ver la relación y encontrar vínculos objetivos, más se refuerza su argumentación.
        Es una deducción lógica de una proposición falsa.
        A ustedes les encanta y por eso se congratulan de poder leer este pretencioso panegírico del negacionismo más miope.
        La de millones que mueve eso de creer en el cambio climático antropogenésico, oiga. Una locura. Lo que mueve el señor Soros, por Dios. Y los masones. Y el Papa rojo que el buen Dios nos ha mandado.
        Las oligarquías, existen, efectivamente. El poder económico puede ser mucho mayor que el político. De hecho, suele serlo. Pero es que el poder económico no lo representa únicamente el señor Soros.
        El cambio climático antropogénico lleva la friolera de cuarenta años enunciado y no existe una evidencia de que su enunciado haya cambiado la política ni la economía fundamentalmente en ese periodo. Más bien lo contrario, por lo que si ha de deducirse algún tipo de intromisión, cabría pensar que ha sido en sentido contrario.
        Gustan de citar información en los medios de manera más que sesgada, deduciendo que todos, los principales, los progresistas, los malos, están ganando el discurso. Además de ser, como le digo, sesgado porque existen el mismo número o más de medios de tendencia opuesta e igual o mayor repercusión, aunque se hubiese ganado el relato, no se ha ganado la práctica y a los hechos me remito, por lo que como oligarquía controladora quedan en bastante mal lugar los poco productivos esfuerzos de los Soros mundiales.
        Su milenarismo y victimismo es muy paradójico. No paran de señalar a los demás de padecer tan necias conductas y sin embargo son estas exactamente las suyas; se sienten en minoría diciendo que vamos directos al caos y la desaparición del mundo como lo conocemos, sus tradiciones y creencias están siendo pisoteadas, invadidos, continuamente atacados y vejados, pero que todo tiene un límite y sin sonrojo van a defender el bastión de la única cordura posible, y si hace falta mano dura, pues habrá que usarla, faltaría. El disidente habrá de ser cobarde, deforme e incapaz.
        Pobre hombría del temeroso, me temo.
        Por todo ello y después de haber intentado participar con impertinente disidencia en este espacio que se regala crítico y no haber obtenido más que un monolítico discurso por respuesta, he de admitir que no voy a participar más.
        Un saludo de despedida y vayan con Dios.

        • Así es, si además te preocupas de observar las contradicciones en un mismo artículo es obvio que quien escribe tiene más intención en escribir un artículo apocalíptico que en investigar o informar objetivamente.

          En uno de los enlaces que he puesto al azar, no los he leído completos, solo los leo hasta la primera evidencia de mentira, he podido ver que la NASA había descubierto un terrible agujero en la Antártida.
          Algo así como descubrir un nuevo volcán y decir que la tierra se está desangrando a pasos agigantados.

          Yo no sé si los científicos se han dado cuenta que son solamente hombres, creo que se lo deberían recordar en primero de carrera por si en casa les han dicho lo contrario.

  7. Oh maravilloso artículo pero por favor ni se le ocurra mentar a la bicha con eso de “Se echa de menos la edición barata de un catálogo en todos los idiomas de lo que daña el medio ambiente, para que pueda tenerla a mano todo el mundo”, ni se le ocurra, que entonces no sé si me bajo de este planeta o me meto todo el día en cama para perderme en mis sueños.

    Por Dios, no de ideas Don Dalmacio, que enseguida las transforman en ideicas y de esas, vamos sobrados.

    Un placer leerle.

  8. Disculpe, señor Negro, pero no estoy seguro de haberle entendido bien. ¿Quiere decir usted que las creencias adolecen de insuficiencia racional y que, por tanto, el debate racional nada puede contra ellas? ¿O qué la emergencia climática es un sucedáneo literal del apocalipsis que algunas religiones determinan dogma de fe, y que por tanto es absurdo, puesto que esto del fin del mundo no hay nadie que razonablemente pueda sostenerlo?
    Yo, después de leerle, estoy empezando a dudar de que algún ser humano haya pisado la superficie de la Luna, la verdad.
    Un saludo

    • Cucurruqui, “Orar es hablar con Dios”, es decir, pensar. Ora el filósofo cuando aprehende lo inasible, Ora el pensador cuando entrevé la idea.

      Peca el calentólogo cuando se tira un pedo.

      Hay que explicarle a usted las cosas como a los niños, dejé de pecar y compórtese con corrección climática.

  9. Que alegría leer a Don Dalmacio.

    No voy a comentar nada, su inteligencia e ironía superan la mía con creces.

    Solo me gustaría señalar que ha pasado por alto una de las enseñanzas del Maestro Clímax.

    “Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí dejando escapar un pedo o un eructo de CO² más le vale que le pongan al cuello una piedra de molino, de las que mueve un asno, y sea arrojado al mar.”

  10. Excelente artículo, en el único tono en que es ya posible tratar el delirio de la actualidad en Occidente.

Comments are closed.