La Cámara de los Comunes ha aprobado una regulación según la cual todos los empleados del servicio sanitario doméstico tienen que estar vacunados, si quieren trabajar en Gran Bretaña. La norma ha suscitado cierta polémica. El Partido Conservador, mayoritario en la Cámara Baja, se ha quejado de que el Gobierno le ha enviado la ley sin acompañarla de un informe que detalle sus previsibles efectos. Parece que los tories estén desviando la atención ante un asunto muy grave: con su voto han aprobado una norma que permite al Gobierno entrar en las venas de los ciudadanos. Pocas veces una intromisión del poder público llegó tan lejos.

Publicidad

El servicio sanitario doméstico es la punta de la aguja. Luego viene el resto de la varilla para inocular el socialismo en toda la economía. Tras ese sector, irá el resto. Las grandes empresas, como predijo Adam Smith, aunque por vericuetos más sutiles de los que llegó a imaginar, son la avanzadilla del Gobierno. Google y Facebook han seguido la política “jabs for jobs”: si quieres trabajar en ellas, tienes que vacunarte. El secretario de Estado para relaciones exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, ya ha dicho que esa es una “política inteligente”.

Aquí el individuo queda desprotegido. La soledad es causa de condena. La independencia es un crimen atroz. El pensamiento propio es una desviación. La libertad, un fallo moral, y la persona con carácter un candidato al ostracismo

Pero hay un elemento que podría arruinar la política del Gobierno de imponer la vacunación. El gabinete de abogados Lewis Silkin ha compartido con el diario The Telegraph su análisis jurídico al respecto, y considera que, por ejemplo, los veganos podrían quedar exentos de esa obligación.

Al leer la noticia me quedé como en aquella ocasión en que me ofrecieron una cerveza vegana, con la mirada llena de interrogantes. No es que las vacunas se hagan con trazas de animales, sino que las vacunas “inevitablemente habrán sido probadas sobre animales”. Imagino que si las vacunas se hicieran sin tener contacto alguno con otros seres vivos, los animales veganos quedarían conformes.

¿Por qué los veganos tienen derecho a no vacunarse, y los empleados del hogar no? El motivo, apunta la firma Lewis Silkin, es que los veganos han adquirido ante otro tribunal el carácter de ser un grupo con características protegidas. El veganismo ético es una creencia que adquiere un estatus privilegiado, el de formar parte de las filosofías o creencias que adquieren una protección especial sobre el resto.

El caso fue motivado por la denuncia de Jordi Calamitjana contra una organización de la que formaba parte: la Liga contra los Deportes Crueles (LACS, por sus siglas en inglés). Calamitjana dijo que el fondo de inversión de la LACS tenía participaciones en empresas que realizan pruebas con animales, y fue despedido por hacer esas denuncias. El tribunal hizo suyo el razonamiento del abogado del activista, Peter Daily, quien consideraba que el veganismo ético es “una creencia filosófica que sigue una proporción significativa de la población del Reino Unido, y del resto del mundo”. Así, según el juez, el veganismo ético cumplía los requisitos de la Ley de Igualdad de 2010 para ser una “creencia filosófica protegida”.

Una vez adquirido ese estatus privilegiado, los fieles del veganismo ético pueden obtener algunas ventajas que otros no poseen, como es la de quedar fuera de la obligación de vacunarse para obtener un empleo.

Gracias a la sentencia por el caso Calamitjana sabemos que los veganos éticos son legión, pero la activista Jeanette Rowley nos habla más bien de una centuria: ha recibido un centenar de solicitudes del grupo veganoético de sustraerse a la obligación de vacunarse. Y ofrece el argumento político-jurídico definitivo: “Están muy afectados psicológicamente”. Y precisa que esa aflicción mental es a causa del dilema de tener que elegir entre su trabajo y sus creencias, y no es anterior.

La Ley de Igualdad británica señala que no vale tener una mera opinión para poder alegar ante un tribunal poseer una “creencia filosófica” que obtenga un privilegio sobre el resto. Ha de ser coherente, seria, y aplicable a algún aspecto importante de la vida o del comportamiento humano. Lo cual no es mucho decir.

El resto de la ley oscurece, más que aclara, qué pensamientos merecen esa especial protección, y cuáles quedan desamparados. Pues, y no hay un ápice de ironía en ello, la ley prevé que no se podrá discriminar en tu contra si eres seguidor de una religión (o no lo eres), si tienes una creencia filosófica particular (o no la tienes), si alguien cree que eres de una religión o creencia particular (o cree que no las mantienes) o estás vinculado a alguien que tiene (o no) cualquiera de estas creencias.

Así expuesto, resulta difícil alegar que cualquier creencia es suficiente para lograr que ninguna ley o práctica privada resulte discriminatoria, o simplemente lesiva. Sabemos desde Aristóteles, que para eso fue el creador de la lógica, que A y no-A lo completan todo. De modo que si basta tener una fe o creencia, o no tenerla, esa condición la cumplimos todos. Incluso los anacoretas, iconoclastas, negacionistas de toda laya, gruñones y pasotas.

Pero por algún motivo, la lógica y las leyes ideológicas no acaban de casar. En realidad, me imagino que no todo vale. No me imagino a alguien diciendo que es un liberal clásico, de la estirpe de John Stuart Mill y otros, y que eso sea suficiente para rechazar el pinchazo.

Pues, en realidad, lo que ha de caracterizar a esas filosofías protegidas es que definan a un sector social que se considere relevante. No basta que sea una reflexión personal. Ni, por descontado, basta que el individuo diga que sólo él puede decidir sobre su cuerpo ¡como si fuera a abortar!

Aquí el individuo queda desprotegido. La soledad es causa de condena. La independencia es un crimen atroz. El pensamiento propio es una desviación. La libertad, un fallo moral, y la persona con carácter un candidato al ostracismo. O formas parte de un club aprobado por el discurso político, o a base de ser alguien, no eres nadie.

Foto: Sophia H. Gue.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

26 COMENTARIOS

  1. ¿Qué grupo «privi-legio-ado»? El de los efectos adversos no reportados, por o el «privi-leg-iador».
    Ya es raro, conozco más gente (en porcentaje) con efectos tirando a graves de las «terapias génicas» experimentales esas (nunca antes probadas), que por otra parte personas han pasado el COVID-19.
    Los efectos secundarios, en mi opinión y por lo que veo, están en «nivel de carnicería». Nada que ver con una vacuna tradicional, es otra cosa, no hay antígeno; solo toxina.
    Muchos de los efectos secundarios, seguramente, no sean reportados, un porcentaje alto no los reportan por voluntad propia (fiebre alta, dolores, en cama 1 o 2 días), lo «normal» (¿normal?, de locos). Si bien, aquellos acudieron a urgencias (de 1 a 6 días después); ¿lo reportaron los «burócratas-medicinales» como efectos de la «vacuganada»?. Seguramente no,…
    ¿Podrían mirar las bajas laborales después del pinchazo?¿Cuadrar fechas de urgencias y «vacuganación»? Podrían, pero, ¿lo harán?.

    Esto tiene pinta de ser una carnicería del «Estado Terapéutico Moderno»; por el Moloch «económico». Y posiblemente, no valga para nada el «sacro-facere» «vacunal».

    Mejor morir por Dios que por el Diablo.

  2. Hay gente que todavía se pregunta cómo los nazis llegaron al holocausto y al horror, los comunistas al exterminio o los venezolanos a la tortura y el asesinato de cualquier paseante.

    Aquí tenemos varios ejemplos,

    «30 DE JULIO DE 2021
    Revilla pide a Sánchez la vacuna obligatoria: Que unos pocos no compliquen la vida a los demás»

    «Isabel Díaz Ayuso se muestra a favor de estudiar la implantación del certificado Covid para poder entrar en bares y restaurantes»

    «El Constitucional suspende la ley Feijoó que abre la puerta a la vacunación obligatoria»

    ¿No es esto un ejemplo de cómo se llega a banalizar el mal.?

    «Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
    guardé silencio,
    ya que no era comunista,

    Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
    guardé silencio,
    ya que no era socialdemócrata,

    Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
    no protesté,
    ya que no era sindicalista,

    Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
    no protesté,
    ya que no era judío,

    Cuando vinieron a buscarme,
    no había nadie más que pudiera protestar.»

    • Cuando los nazis vinieron a por los no vacunados,
      No sabía cómo protestar,
      Ya estaba inoculado de idiotez.

    • Ya lo anunció el consejero de sanidad de la CAM el otro día. Creo que Vox, que ha tomado partido por la oposición a estos certificados, al igual por cierto que toda la llamada «ultraderecha» europea, lo que daría para un buen artículo, debe plantarse y exigirle a Ayuso como condición sine qua non para el apoyo a los presupuestos de Madrid, el compromiso de no establecer el pasaporte sanitario ni ninguna medida discriminatoria para las personas que decidan no vacunarse. Si hay discriminación que pacte Ayuso los presupuestos con la «médica y madre»

  3. En una residencia de ancianos de la provincia de Huesca, donde todo el mundo estaba «vacunado» han muerto dos ancianos y otros están muy graves. A esto que se está haciendo no se le puede llamar vacunación. Habrá que buscar la precisión terminológica en el código penal.

    • En España es mejor hacerse testigo de Jehová, artículo 16.2. Ser «Zanahorio» aún no tiene privilegios.

      En mi caso soy OFF, Objetor Fiscal Fundamentalista, estamos exentos de todo gracias al mismo artículo constitucional.

  4. El mundo postmoderno es como un juego de cartas, donde gana quien tiene mejor baza. Por ejemplo en el mus, sin duda, la mejor baza son tres reyes y un as, siendo mano, y la peor podría ser un cuatro, cinco, seis y sota (no siete que eso en algunos sitios puntua como la «jugada del tío perete) pues en cosmopolitania la mejor jugada es ser LGTB, vegano y negro y la peor blanco, heterosexual y católico. A partir de ahí pueden empezar a jugar y a envidar.
    Precisión para el autor: compartiendo el contenido del artículo, muchos liberales siguen sin entender que los gobiernos y los estados no pintan ya nada. Las restricciones, el socialismo como dice el autor, no nos las imponen los gobiernos, nos las imponen las grandes corporaciones y el capitalismo financiero que es quien controla a los gobiernos a través de los organismos internacionales. ¿Quién es el mayor financiador de la OMS?

    • En lo de católico, por ahora es un handicap.

      Pero me temo que se nos avecina un catolocismo pachamamo, abortista y eutanásico.. que tendrá gran predicamento entre lo que se nos pueda avecinar.

      Obviamente habrá quienes nos salgamos de semajante engendre y apostemos por otro catolicismo, probablemente sib el Poder Temporal de los otros, pero si con unos fundamentos de peso. Obivamente con distinto Papa.. cisma mediante.

      Un cordial saludo

    • El mundo está más divertido que nunca para los hombres libres. Tanta monotonía socialdemócrata nos habia anquilosado.
      Ahora tenemos a los malos enfrente, nos vamos a divertir, pero solo los valientes.

  5. No hay huitos para proponer un referendum sobre las vacunas.

    No lo hay.

    Y mire que tienen toda la artillería mediática, política, etc a su favor. Pero no no tienen los huitos.

    La pregunta del millón es ¿Por qué?

    La respuesta es: porque lo pierden o lo ganan por tan poco que que muchos se empezarían a hacer preguntas que hasta ahora no se habían hecho. Entre ellas hasta que punto los resultados de elecciones, referendums.. están manipulados.

    Mucho «volem votá» y gilipolle*es varias. En los diferentes sitios del planeta woke.. pero estas cosas de dejar decidir al personal sobre lo que realmente le atañe, ni tcarlas con un palo.

    Un cordial saludo

    • En España ganaría el sí por goleada, incluyendo la imposición de castigos físicos a los «negacionistas». En el resto de naciones europeas ganaría el no, creo, en la mayoría de países, pero aquí, ja. Aquí no se necesita imponer la vacunación, todo el mundo va corriendo a vacunarse, cosa que por otro lado me parece perfecto, si bien creo que la mayoría lo hace por un motivo pseudoreligioso, de ahí el entusiasmo cuando son inoculados, compartiendo el momento en las redes sociales, o en los grupos de amigos de guasap. Desengáñese, aquí aplastaría el sí a la vacunación obligatoria. Ha bastado con encerrar a unos chavales en un hotel y en amenazarles con no dejarles entrar en la discoteca, para que la juventud española acuda en tropel a los centros de vacunación. Compare con Francia o Italia.

      • Buena observación, Brigante.
        La vacunación se ha convertido en la comunión de la religión Viruela.

        • La segunda dosis es la confirmación y a partir de la tercera son votos de castidad, ayuno, pobreza, etc.

        • Así es. Muchos jóvenes, que deberían estar cuestinando todo, sin embargo, arden en deseos de proclamar su servidumbre, su esclavitud voluntaria a este poder difuminado del tecnocapitalismo con sus mamporreros de derecha e izquierda.

    • Pues no estoy tan seguro.

      Si no ya tendríamos al personal político mediático sugiriéndolo.

      Yo creo que la cosa es mas compleja de lo que parece. Una cosa es lo que nos llega y otra lo que es. Pero todo será cuestión de esperar y ver.

      Recuerdo que la vacuna es EXPERIMENTAL. Por si nos lee algún converso de la nueva religión.

      Un cordial saludo

      • Me gustaría que tuviese usted razón, pero mi escepticismo es total. Lo que se masca en el ambiente es un entusiasmo «vacunal» propio de una creencia. En España no se necesitarán coacciones para imponer la vacunación. Si vamos con retraso es por la ineptitud de nuestros gobernantes de proveerse de «vacunas». Hace poco salió una encuesta donde una inmensa mayoría consideraba que había que poner medidas más duras…aunque también es cierto que probablemente la mitad, al menos, de los que demandaban dureza, luego harían lo que les de la gana. La idiosincrasia del español es muy curiosa.

  6. Buen artículo,
    Las vacunas son un medicamento. Por esa razón hay personas para las cuales está contraindicado este medicamento.
    Todo el mundo dice que no toma aspirina porque le dolerá el estómago, no obstante nadie se plantea que no pueda ponerse esta vacuna.
    Cómo ejemplo de lo que está pasando con el carnet vacunal, les explico un caso real
    Joven de 23 años alérgico a casi todo, le inyectan la vacuna. Vómitos, mal de cabeza etc hasta el punto de llamar al médico de guardia. Cuando llega no le dice que ha tenido fiebre ni la magnitud de los síntomas, porque si lo cuenta no le pondrían la segunda dosis y no podría salir con sus amigos a la discoteca.
    Este es el nivel.

    • Efectivamente, en el orden jerárquico de valores de la juventud española, el primero es la discoteca, en sentido amplio, todo lo demás queda subordinado a poder salir de copas con los colegas.

  7. El idiota perverso de Castells ha dicho que los estudiantes deben prescindir de la memoria propia porque «está todo en internet». Este totalitario sinvergüenza propone la mayor operación de alienación que nadie haya propuesto nunca. Perfectamente coherente con las leyes de memoria. Los individuos no tendrán derecho a su propia memoria, deberán usar la que fabriquen los poderes en cada momento.

    Por supuesto, no todo lo importante está en internet.

    Grandes horrores nos aguardan.

  8. «O formas parte de un club aprobado por el discurso político, o a base de ser alguien, no eres nadie.»

    Perfecta síntesis del sistema nuevo de esclavitud. El veganismo, como pseudoreligión construida a partir de idelogía animalista y antihumana, te convierte en súbdito con privilegios. Es decir, la locura tiene más valor que el argumento. El argumento científico aconseja no inyectarse un compuesto que no es una vacuna sino una intervención genética de ignotas consecuencias a medio y largo plazo. A corto plazo, está genereando muchos efectos secundarios nefastos y nuevas variantes más peligrosas del virus chino.

    Los veganos parecen protegidos por el psicópata Gates. Como decía una canción, «El futuro ya está aquí». El siglo XXI promete horrores masivos.

  9. En este asunto hay más culpables de los que parece, yo he alucinado con algunos periodistas y locutores, pierden tanto tiempo leyendo sus propias sandeces que se olvidan de pensar por su cuenta.

    Hay un locutor de radio que se subió a la burra del Covid , la burra se le ha desbocado y ahora no sabe cómo bajarse si despeñarse como el Iván.

    • Los medios de comunicación son los encargados de sembrar el terror, y eso tiene un nombre

  10. https://youtu.be/PITFAtYiHjA

    Vuelvo a poner el enlace de este vídeo porque creo que merece la pena verlo.

    Buen artículo.

    Y ahora al cachondeo.

    Dice el autor,
    «La libertad, un fallo moral, y la persona con carácter un candidato al ostracismo.»

    Y me pregunto yo, ¿Cuándo no ha sido así?

    Es cierto que hay épocas en la vida en que nos quiere la mujer, hijos, vecinos y hasta nuestro cacique autonómico.
    La mujer nos quiere cuando le apetece o conviene, los hijos cuando les interesa, el vecino cuando no ponemos la lavadora por la noche y el cacique cuando le votamos, y aún así piensa que somos idiotas, pero fuera de esos momentos ponte tú a decir lo que piensas o hacer lo que te apetece, pasas a la lista de enemigo social en menos tiempo que las televisiones dicen una mentira.

    Ayer la SectaTV, lo he visto en un periódico, lo juro, llamó idiotas a los que se vacunan. «Vacúnate, idiota». Al parecer los que no son idiotas no deben vacunarse.
    Podían haber escrito, adelgaza gorda o el Covid se cebará contigo, o las grasas saturadas son un reclamo para el virus, deja de comer carne, sanguinario.

    Yo creo que lo hacen a propósito para despistarnos mientras se llevan el oro a Moscú, de eso sabemos un rato y no nos engañan, ¿O sí?

    Cuando yo era niño me gustaba preguntarle a los mayores que habían luchado en la guerra civil quienes morían antes en una guerra, todos me contestaban lo mismo, «los que tienen miedo son los primeros en morir» y basándome en esta sencilla e inocente pregunta de precavido guerrero infantil he respondido al virus, publicidad, leyes y restricciones.

    En marzo de 2020 decidí varias cosas para si pasaba lo que está pasando no haber sido un idiota,: no comprar ninguna mascarilla, no hacerme ningún test o prueba y no vacunarme, éstas eran las tres primeras y principales premisas, con esto les jodía el negocio para empezar.

    Y eso he hecho aparte de todo lo que me ha dado la gana.

    Ellos que sigan haciendo el gilipollas mientras yo sigo haciendo lo mismo, de siempre, claro.

    Ya le he dicho a los dueños de los bares, como me digas una sola tontería te quedas sin tu mejor cliente, tú decides. Pues eso, que se veía venir, en mis comentarios de marzo y abril de 2020, dije desde el número de muertos, 99.999 rebajas prinavera Iván Redondo, que ya son de rebajas de verano, otño, invierno, hasta las olas que habría, TRES, y que si había alguna más serían variantes de las vacunas.

    He acertado en todo, muertos, olas, intenciones, etc,
    Ya solo falta el dinero electronico.y al corral.

    Siempre dije que Bill Gates era idiota, es el problema que tienen los ricos con el ojo de la aguja, que no pasan ni con transhumanismo.

    En «Un mundo feliz» de Huxley dependiendo de la casta que fuera a ocupar el niño se le administraba más o menos oxígeno. Según los estudios de la calentología pagados con nuestros impuestos, el exceso de CO2 en las aulas disminuía el rendimiento, memoria, actividad cerebral y capacidad de atencion. El curso que viene serán obligatorias las mascarillas en clase por qué son sanas y solidarias.

    Yo creo que a los más tontos han cerrado la válvula del oxígeno que fortalece el sistema i mine y el ánimo,.

    El esclavo administrando su propio oxígeno, dentro de poco le vamos a ver con su ración de agua a cuestas.

    Se admiten apuesta, esto va en serio.

Comments are closed.