No hace mucho tiempo me confesaba un conocido que, en su trabajo, estaba afrontando una situación bastante incómoda con una compañera. Según me relató, por puro azar se había topado con ella en una red social. Al principio, había tenido el impulso de saludarla con un mensaje. Por suerte, antes de hacerlo, se percató de que ella estaba argumentando en un extenso hilo que todos los hombres eran violadores en potencia. Así que decidió pasar inadvertido. “En medio de ese alegato, ¿qué podría haber dicho?”, se excusó. “Permanecí en el anonimato y me dediqué a leer lo que iba escribiendo.”

Aquella compañera eficiente que en el trabajo se mostraba cordial, estaba allí, en la Red, argumentando, con escritura muy fluida, que todos los hombres —incluido él— eran violadores potenciales; es decir, sujetos que, sin excepción y en situaciones más numerosas de lo que cabría suponer, resultaban extremadamente peligrosos.

Cuando la falacia de la “violencia estructural” nos agrede

Desde ese día, según me confesó, empezó a sentirse incómodo. Cuando tenían que despachar juntos, lo cual solían hacer en una pequeña salita destinada al efecto, no sabía cómo comportarse, cómo sentarse o hacia dónde mirar. Incluso, contrariamente a lo que sus padres le habían enseñado, justo antes de reunirse, se apresuraba para entrar el primero en la diminuta salita y así poder bordear la mesa sin toparse con su compañera.

Estaba enfadado con ella, pero sobre todo consigo mismo, por haber ido adoptando comportamientos extraños. En definitiva, había dejado de comportarse tal cual era

Según recordaba situaciones incómodas, como coincidir en el ascensor a solas, más disgustado se mostraba. Estaba enfadado con ella, pero sobre todo consigo mismo, por haber ido adoptando comportamientos extraños, bien para no coincidir, bien para ni siquiera rozarse si no podía evitarla. En definitiva, había dejado de comportarse tal cual era.

Antes, mi amigo se consideraba una persona madura, sociable, bien educada, que nunca perdía el control, incluso cuando, en alguna celebración, tomaba una copa de más. Y es cierto. También es un buen marido y un buen padre. Pero ahora se siente extrañamente culpable. Y no sabe exactamente el motivo.

Jamás ha tocado a una mujer sin su consentimiento; mucho menos se ha comportado de manera grosera o, peor, violenta. Aun así, su compañera de trabajo, con la que tiene que relacionarse todos los días, está convencida de que, debajo de su aspecto de padre amable, de su educación y buenos modales, hay un sujeto innatamente peligroso y agresivo, un ser extraño que, al parecer, en determinadas circunstancias, está predeterminado a descontrolarse.

La locura del feminismo posmoderno

En realidad, lo que había sucedido es que el feminismo posmoderno había penetrado en su círculo privado. Ya no se trataba solo de escuchar de cuando en cuando en la radio o la televisión, en alguna tertulia, o leer en algún diario, una teoría disparatada, un glosario de supuestos agravios machistas o la solemne promesa del político de turno de luchar en favor de la igualdad entre hombres y mujeres con alguna nueva ley disparatada.

Como en la novela de Robert Louis Stevenson, dentro de él había un señor Hyde. Una anomalía de la que no era responsable, pero de la que, sin embargo, sí era culpable por el simple hecho de haber nacido hombre

La locura feminista se había hecho carne en su compañera de trabajo, violentando su dignidad. Ya no importaba quién fuera él como individuo, como persona; no importaban sus valores, sus méritos, su carácter o su voluntad. Como en la novela de Robert Louis Stevenson, dentro de él había un señor Hyde. Una anomalía de la que no era responsable, pero de la que, sin embargo, sí era culpable por el simple hecho de haber nacido hombre.

¿Hacia la equidad o la inversión de roles?

A pesar de esta desagradable experiencia, mi amigo sigue siendo un hombre bastante afortunado. La relación con su mujer es buena. Y en su casa no necesitan anotar pormenorizadamente en un papel el reparto de tareas. Cuando uno de los dos no puede atender una obligación, lo hace el otro y viceversa. No son iguales, porque son personas distintas, diferentes. Pero ambos están en un plano de igualdad, independientemente de sus carreras profesionales, sus ingresos o sus elecciones individuales. Y no necesitan que nadie les abra los ojos ante supuestas alienaciones. Ellos actúan consciente y libremente, de mutuo acuerdo.

Se está imponiendo no ya la deseable equidad, sino una inversión de roles

Otros, sin embargo, no tienen la misma suerte. Y es que, como describía Hellen Smith en Men on Strike: Why Men Are Boycotting Marriage, Fatherhood, and the American Dream and Why It Matters, la cultura occidental se ha dedicado el último medio siglo a hacer que el matrimonio sea ventajosos para las mujeres, mientras que para algunos hombres se ha ido convirtiendo en un compromiso disuasorio.

el feminismo actual no persigue la igualdad, sino que promueve el establecimiento de un marco jurídico injusto para los varones. Bajo el eufemismo de discriminación positiva, se ha impuesto una discriminación inversa, una especie de ajuste de cuentas.

En demasiados casos se está imponiendo no ya la deseable equidad, sino una inversión de roles. Cada vez más varones están perdiendo su espacio dentro de la casa, mientras que las esposas e hijos tienden a acapararlo. En estos casos, no se ha repartido la autoridad, sino que la han perdido los hombres. Y ahora tienen que soportar las miradas compasivas de los jóvenes solteros, que se preguntan en qué se han convertido y cómo pueden ellos evitar correr la misma suerte. Y solo encuentran una respuesta: no casarse.

Hombres en retirada

Así, no es de extrañar que cada vez menos hombres se casen. En Estados Unidos, por ejemplo, en 1970, el 80 por ciento de los hombres de 25 a 29 años estaban casados; cuatro décadas después, solo el 40 por ciento. En 1970, el 85 por ciento de los hombres de 30 a 34 años estaban casados; cuatro décadas más tarde, solo el 60 por ciento. Esta tendencia se repite en otros muchos países desarrollados.

Hay muchas razones que explicarían por qué los hombres están cambiando. Pero tal vez la razón fundamental es que perciben una creciente hostilidad hacia ellos

Los hombres ya no ven el matrimonio como algo conveniente. Según Pew Research Center, la proporción de mujeres de entre 18 y 34 años que opinan que casarse es una de las cosas más importantes de su vida aumentó nueve puntos desde 1997, del 28 por ciento al 37 por ciento. Sin embargo, con los hombres ha ocurrido justo lo contrario. Su preferencia por el matrimonio ha disminuido del 35 por ciento al 29 por ciento.

Hay muchas razones que explicarían por qué los hombres están cambiando. Pero tal vez la razón fundamental es que perciben una creciente hostilidad hacia ellos. Y es que el feminismo actual no persigue la igualdad, sino que promueve el establecimiento de un marco jurídico injusto para los varones. Bajo el eufemismo de discriminación positiva, se ha impuesto una discriminación inversa, una especie de ajuste de cuentas.

Cada vez son más los varones que renuncian a la universidad, rehúyen la competitividad laboral y no quieren oír hablar del matrimonio y la paternidad

En consecuencia, muchos hombres están renunciando a sus compromisos con la sociedad o, como coloquialmente señala Hellen Smith, se están yendo a la huelga de manera paulatina. De hecho, cada vez son más los varones que renuncian a la universidad, rehúyen la competitividad laboral y no quieren oír hablar del matrimonio y la paternidad.

Se trata de un fenómeno que ha llamado la atención de los expertos. Y existe bastante literatura al respecto, pero la presión del feminismo está silenciando el problema para que no sea percibido por la sociedad en su conjunto.

Aunque también hay quien sostiene que los hombres son cada vez inmaduros y, por lo tanto, son más reacios a asumir responsabilidades. Sin embargo, el proceso de infantilización de las sociedades occidentales no es patrimonio exclusivo de los varones, sino que está equitativamente repartido entre hombres y mujeres.

Ya va siendo hora de recuperar la cordura e impedir que dividan a la sociedad en dos bandos que, según cambian los vientos de la historia, se someten mutuamente

Sea como fuere, lo cierto es que en el mundo desarrollado cada vez más hombres se sienten perjudicados por la proliferación de leyes, actitudes y reacciones agresivas contra ellos por el simple hecho de haber nacido hombres en el siglo XXI.

Ya va siendo hora de recuperar la cordura e impedir que dividan a la sociedad en dos bandos que, según cambian los vientos de la historia, se someten mutuamente. Después de todo, como dijo Martin Luther King, y oportunamente nos recuerda Hellen Smith, “la injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todas partes”.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

65 COMENTARIOS

  1. Estoy completamente deacuerdo con el articulo.Fue un aquelarre misandrico hipersubeccionado.Para discriminar y oprimir aun más a los hombres.
    El sexo masculino esta actualmente muy discriminado y oprimido y lo grave es nos van a discriminar y oprimir más.Temo por el futuro de mi hijo porque esta aberracion misandrica en contra del sexo masculino sobretodo si es blanco y heterosexual va a ir a más pasando por encima de los derechos humanos.
    De hecho la ley de VG ya lo hace desde hace más de una decada.

  2. Un estupendo artículo Sr. Benegas; una completa visión del despropósito en que terminaron convirtiéndose las lógicas exigencias de las mujeres como colectivo en pos de la igualdad.
    Al parecer, una vez arribado al punto en que podríamos decir que se han corregido las diferencias más notorias, y se ha dejado de considerar a la mujer como un niño o un tarado, el colectivo HEMBRISTA (me niego a llamarle feminismo a eso), ha decidido ir hacia una igualdad en la que ellas son más iguales que nadie.
    La presión de los grupos “cazavotos” y “cazasubvenciones”, ha hecho hincar la rodilla de gobiernos y medios de comunicación; es peligroso oponerese al sunami intolerante de los nuevos inquisidores, o es rentable, no lo sé, la cuestión es que, ser hombre, se ha convertido en una “profesión de riesgo”.
    Entiendo que muchos hombres consideren una verdadera imprudencia contraer matrimono tal como está el patio.
    Creo que lo peor de todo, es la división de fuerzas que se consigue en este estado de cosas.
    Ahora ¿las mujeres tienen dos días del trabajo?; ¿el 1 de Mayo y el 8 de Marzo?, ¿o nos dejan a los apestados, por dejarnos algo, esa celebración centenaria de primavera?

    Supongo que terminarán casándose entre ellas, porque los pardillos se van acabando; no darán abasto las clínicas de oftalmología ni las donaciones de retina para subsanar tantos ojos arrancados.
    Fui feminista hasta hace 3 ó 5 años, ahora soy militante pro igualdad de oportunidades, deberes y derechos entre hombres y mujeres.

  3. Atención a este análisis sobre el gran ‘invento’ de los abominables pajarracos de la Escuela de Frankfurt, la terrorífica ‘Teoría Crítica’: “Estaban particularmente interesados en explorar las posibilidades de TRANSFORMAR EL ORDEN SOCIAL por medio de una praxis humana tradicional”; estaban y lo están más que nunca, sus sucesores, para imponer el orden social, y político, del comunismo-marxista en Occidente.

    Sigamos haciendo gracietas y sumidos en las brumas del Cantábrico.

  4. Esta web no funciona bien; ni envía por correo electrónico notificaciones de nuevas entradas y comentarios, ni actualiza los artículos cuando le das a actualizar; hay que solventar estos errores graves que quitan agilidad y perjudica la intervención de los lectores-comentaristas.

    Saludos.

  5. Pues sí, yo que soy mujer, haría una huelga contra el feminismo moderno sin dudarlo un segundo. Sigo sus pasos desde hace tiempo y cuanto más avanzan más me parece que retrocede el conjunto de la sociedad.

  6. Vamos a ver la estrategia marxista, con objetivos a largo plazo, la puso en marcha y desarrolló la nefasta y abyecta Escuela de Frankfurt; los Horkheimer, Adorno, Marcuse, Habermas y demás criminales, que son los inventores del ‘marxismo cultural’. Cuando está chusma huyó de Alemania al imponerse el nazismo, emigró a USA y se estableció en Chicago, creando la famosa y abyecta Escuela de Chicago, principal difusora de los dogmas totalitarios y criminales de lo políticamente correcto; por eso los grandes sucesores de los alemanes de Frankfurt proceden de Chicago, como el siniestro Chomsky; estos delirantes criminales dominan los grandes medios de comunicación de ‘izquierdas’, los New York Times -no en vano este diario considera a Chomsky el mayor intelectual vivo-, CNN, The Guardian, Le Monde y demás pajarracos, y con ellos la opinión pública y con ella, a los corruptos y estúpidos politicastros occidentales.

    Trump fue una piedra en el zapato de estos facinerosos, pero me temo que acabará también neutralizado.

    • ¿”abyecta Escuela de Chicago, principal difusora de los dogmas totalitarios y criminales de lo políticamente correcto”? “¿estos delirantes criminales dominan los grandes medios de comunicación de ‘izquierdas’”?¿”siniestro Chomsky y mayor intelectual vivo”?

      Sus hipérboles me fascinan, Javilau. Ya le he respondido en otro comentario sobre algunas de sus “abducciones y obsesiones” perennes.
      Y por cierto, qué manía con el pobre Chomsky, si fue un estructuralista de la cognición humana que quedó incluso limitado y superado por la ciencia cognitiva. Vaya que, a pesar de los intentos, no consiguió que el estructuralismo fuera un paradigma unificado para todas las ciencias sociales. Es verdad que en Europa tuvo una enorme influencia en la filosofía, la crítica literaria y las ciencias sociales, incluida la psicología, pero no tuvo mayor recorrido y como le digo, fue ampliamente superado por la ciencia cognitiva. Además, dado su trasfondo racionalista al tratar describir la mente trascendente, el impacto en las ciencia social norteamericana (orientada a la función) fue escaso, por no decir nulo.

      • La labor académica de Chomsky no me interesa en absoluto, entre otras cosas porque no soy lingüista; lo letal de este individuo es su labor y propaganda política, en pro por completo de la tiranía totalitaria, hegemónica en Occidente, de lo políticamente correcto; este pajarraco abraza y difunde con frenesí todos los dogmas podridos de lo políticamente correcto, el ‘calentamiento’ global y su gravedad, la ideología de ‘género’, la perversidad del cristianismo, USA e Israel, las bondades del Islamismo; una auténtica perla que, no en vano, es considerado el mayor intelectual vivo por la Biblia mediática de lo políticamente correcto, el pavoroso New York Times.

        Lo mío no es hiperbólico para nada; me quedo muy corto.

        Un saludo muy cordial, Silvia. Es un placer leerle.

  7. Démonos un rápido paseo por la historia de la humanidad y “humanidod”

    http://www.thecult.es/opinion/historia-del-matriarcado.html

    … y luego, ya, si eso, hacemos una visita al Anima y al Animus jungiano pasando antes por la alquimia, y mientras tanto que la mujer decida si quiere ser vista como Bruja o Dulcinea. Yo de momento solo me fijo en las guapas, por si acaso. Que las feas, me dijo un negro, traen mala suerte.

    • Banalizando temas gravísimos, de vida o muerte para Occidente, vamos peor que mal; las mujeres aquí, a ver si nos enteramos, no son más que un instrumento de los marxistas ideólogos y promotores de la tiranía totalitaria de lo políticamente correcto.

      Saludos.

      • Sr Javilau serán un instrumento las que quieren serlo.
        No generalice que algunas vamos por libre y bastante lejos de lo políticamente correcto.

        Tampoco está mal de vez en cuando dejar la seriedad de lado y hacer un comentario como hace Henry, ni me parece banal ni ofensivo (una feminista posmoderna lo estaría atacando) será que soy un poco bruja que entiendo a Henry.

        La vida o muerte de Occidente, si llega, vendrá por otros temas, entre ellos no sólo abrir las puertas al Islam, personalmente los yanquis poco tienen de occidentales y parece que nadie ve su conquista en nuestro mundo. Vamos que para mi Occidente se acaba en Finisterre y casi, casi diría que bastante antes, los galaicos siempre fuimos tribu extraña.

        • No digo que todas las mujeres sean feministas hembristas, en absoluto; pero las muchas que sí lo son, entre otras cosas porque es la doctrina dominante en nuestro patético Occidente, son un instrumento, en su inmensa mayoría, por los delirantes y criminales ideólogos de lo políticamente correcto para destruir la familia occidental tradicional, como una de las vías para acabar con la civilización occidental e imponer el totalitario marxismo comunista en nuestras sociedades.

          Un saludo cordial.

      • La vida del hombre nunca ha sido fácil, puede preguntárselo a San Juan Bautista y Holofernes. es el riesgo de ser intelecual y cruzarte con una danzarina politicamente correcta.

    • Regálele a una de esas guapas mujeres, de las que usted, al parecer, tiene una abastecimiento constante y corriente, el libro de Nancy Fraser “Iustitia Interrupta” (Reflexiones críticas desde la posición post-socialista”) (1997, edición española en Siglo del Hombre, Universidad de los Andes, Facultad de Derecho, Colombia) a ver qué cara pone cuando lea el título, pero no en la primera invitación a cenar sino más adelante.

      Encienda unas velas, acérquese al ritmo de un bolero de Chavela Vargas y léale en voz queda susurrantes palabras que no la dejarán indiferente, si ha superado la ostensible mueca de irritación o pánico al ver el título:

      “El carácter bivalente del género es, sin embargo, la fuente de un dilema. En la medida en que las mujeres sufren por lo menos dos tipos de injusticia analíticamente distintos, requieren necesariamente de dos tipos de solución analíticamente distintas: tanto redistribución como reconocimiento. Sin embargo, los dos tipos de solución van en direcciones puestas y no es fácil perseguirlos de modo simultáneo. Mientras la lógica de la redistribución implica eliminar el género
      como tal, la del reconocimiento implica valorizar la especificidad de género. Ésta sería, entonces, la versión feminista del dilema redistribución-reconocimiento: ¿cómo pueden las feministas luchar simultáneamente por la abolición de la diferenciación según el género y por valorizar la especificidad de género?” (op.cit, pág. 34).

  8. No entiendo que no haya más comentarios sobre una cuestión esencial para el devenir político y social de España y de todo Occidente; así estamos en España, este triste país.

  9. Pues yo creo que todo va encaminado a islamizar a occidente. Tened en cuenta que la sobredefensa del islám en Europa es algo surrealista: Se quitan cruces de todas partes porque les ofende el cristianismo, se condena como islamofobia las opiniones que ataquen su cultura de una manera sorprendente. Mientras a un occidental pueden meterlo preso por bigamia, tener dos mujeres, se permite que llegen inmigrantes musulmanes con 4 mujeres y 30 hijos para ser subvencionados por los estadod occidentales.
    Creo que el volver tan díscolas y agresivas a las mujeres va dirigido a hacer ver al hombre occidental la razón que tienen los musulmanes que su cultura incluso les permite pegar a las mujeres con palos para someterlas. ¿Quién no querría vivir en un harén con 4 esposas, viviendo solo de hacerlas que tengan hijos a base de palos y que sean subvencionados por el estado?
    Y cuando la ofensa por este trato a la mujer, que pocos conocen en Europa, llegue a su fin trágico, apareceran como salvadores los comunistas del marxismo cultural que imponen este feminismo para montar en occidente sus dictaduras comunistas como la China o la encubierta rusa.

    • Pues no se.

      Los mormones, defensores de la poligamia, aunque ahora en teoría no. Lo hacían bajo la idea de que el hombre que viviera con mas mujeres mas méritos hacía ir al cielo, visto el follón que suponía el “armonizar” un hogar con varias hembras; según ellos.

      Habría que preguntarle a ellas.

      También hay mucha literatura sobre la vida en los antiguos kibutz/kibbutz donde los hijos eran poco mas o menos que comunitarios desde los pocos meses y no necesariamente del mismo padre.

      Curioso que en el tema de los kibutz y de su fracaso no se haya publicitado mas. Los Kibutz fueron experimentos sociales y el devatir sobre ellos nos daría mucha información sobre lo que verdaderamente hay en nostros.

      Allí se educaba por igual para la guerra a hombres y mujeres pero no se si a la hora de la la realidad, un ataque enemigo quien afrontaba mas los riesgos de estar en primera línea de combate…

      Y si hay un modelo de feminismo de verdad es el de aquellas judias de esos años 1940-1965 .. y lo mas curioso es que la sociedad israelí haya devenido desde ese laicismo mancomunado al modelo integrista religioso actual. Muy parecido al musulmán.

      un cordial saludo

      • Muy cierto todo.
        Pero es porque el feminismo que ha existido no ha sabido elevarse a la cumbre de la igualdad, o sea, la igualdad sexual: que las mujeres sean conscientes de su responsabilidad con la salud mental de la sociedad y pidan sexo como los hombres, con la misma libertad, y que los celos sean censurados por lo dañino que son por los problemas mentales que provocan.
        El tratar de tabú el sexo solo ha traido desgracias a las sociedades humana, cuando es lo mas natural del mundo. Y pagar por él como en la prostitución solo eleva el machismo. Las culpables son el resto de mujeres de esa sociedad, no los hombres que pagan porque necesitan experiencias sexuales, como todas las personas normales.
        El feminismo que vemos en Occidente es elitista, las mujeres que si las toca un hombre puede hasta meterlo en la cárcel por “abuso”, están sobreprotegidas y no hay quien las tosa. Mientras viene esa otra sociedad ultramachista del islam y las van a poner a cardo. Ese creerse por encima de los hombres y no asumir sus responsabilidades sociales las va a volver a aplastar en el suelo del machismo mas misógino.

    • No se trata de islamizar Occidente, sino de utilizar a los islamistas para destruir la civilización occidental e imponer el marxismo comunista en Occidente; es una estrategia delirante y suicida pero estos marxistas son así de imbéciles y de letales, por no hablar de la infame y analfabeta casta política del Establishment y de las patéticas y ovejiles sociedades occidentales.

      Saludos.

  10. Aunque algunos no ven claro el feminismo como expresión de marxismo cultural. Para despejar las dudas al respecto, recomiendo un libro recién publicado en España de Gabriel Kuby, titulado “La revolución sexual global. La destrucción de la libertad en nombre de la libertad”. Esta autora ex-marxista lo tiene muy claro.
    No es casualidad que la izquierda radical sea la punta de lanza del feminismo e ideología de género. La lucha de clases de trabajadores ha mutado en lucha de clases entre hombres y mujeres, y entre gays-trans contra el resto. La lucha de clases es la razón de existir de la izquierda y la que da más rédito. También se ha convertido en un gran negocio. Cada año las organizaciones feministas reciben 50 millones de € en subvenciones, y nuestra ministra de sanidad e “igual da” ha elevado esta cifra a 200 millones para los próximos años. Hoy en día casi todas las organizaciones feministas están vinculadas a partidos de izquierda.

    Algunos podrían pensar que son ajenos a esta lucha cultural, pero nada más lejos de la realidad, porque toda esta ideología está empapando los medios de comunicación e imponiendo en las escuelas a espaldas de los padres. Hay webs de resumen de noticias que el 30% de ellas están relacionadas con el feminismo o la ideología de género, y no son noticias a sépticas sino con alto contenido ideológico.

    Ya tenemos leyes que consideran delito de odio contradecir la ideología de género, se prohíbe ayudar a un homosexual a dejar de serlo, bajo multa de 45.000 €, se censura en Facebook y YouTube todo discurso conservador, hace pocos días un digital español de izquierdas proponía elevar los sueldos de las profesiones que hay mayoría de presencia femenina, con el fin de disminuir la supuesta brecha salarial. “Porque yo lo valgo”.

    • A un hombre lo han condenado a dos años y medio de cárcel por escribir tuits machistas del tipo de “el sitio de la mujer es la cocina”; este es el percal de la ola totalitaria marxista -redundancia- que nos ha invadido, con el aplauso entusiástico de la inmensa mayoría de sus potenciales víctimas; la estupidez occidental actual es inenarrable, inabarcable; vamos a la demolición, a la desaparición de nuestra civilización a velocidad supersónica.

  11. MGTOW es un movimiento de hombres que no se casan con las mujeres, ni tiene relaciones permanentes y en muchos casos ningún contacto personal. El nombre es poco conocido en España, pero muy conocido en el mundo anglosajón y tiene una presencia por internet en Canada, EEUU, Australia Inglaterra y otros paises. Está vinculado con el movimiento herbívoro de Japón, pero con más motivación y objetivos. El concepto esta establecido en España pero todavía no se ha formado como un movimiento organizado y unido.

  12. La base teórica del discurso de lo políticamente correcto, lo que subyace a él, no es una cuestión teórica menor ni insignificante, como se pretende.

    Las mejores intérpretes de la corriente del “marxismo cultural”, por supuesto mujeres, Nancy Fraser y Judith Butler, procedentes de la “intelligentsia” progresista estadounidense de origen judío, sostienen un discurso filosófico que no es nada más que la ampliación de la categoría hegeliana del “Reconocimiento” (“intersubjetividad” o “principio de reciprocidad”) a nuevas formas de socialización de los estratos “liberados” dentro del orden “dominante”.

    Se autorreconocen explícitamente como teóricas de un “marxismo cultural” al que corresponde la cita que entresaco, a título informativo, de una “jugosa” polémica que a mediados de los años 90 mantuvieron las dos citadas Fraser y Butler a propósito de “la lucha de clases según lo material y lo cultural”, conflicto interno al viejo marxismo. Es evidente que el nivel intelectual de la clase política, académica y mediática españolas no permiten semejante “tour de force”:

    “La distinción normativa entre injusticias de distribución e injusticias de reconocimiento ocupa un lugar central en mi marco teórico. Lejos de relegar a estas últimas en la medida en que son «meramente culturales», trato de conceptualizar dos tipos de ofensas iguales en cuanto a su importancia, su gravedad y su existencia, que cualquier orden social moralmente válido debe erradicar. Desde mi punto de vista, la falta de reconocimiento no equivale simplemente a ser desahuciada como una persona enferma, ser infravalorado o recibir un trato despreciativo en función de las actitudes conscientes o creencias de otras personas.

    Equivale, por el contrario, a no ver reconocido el propio status de interlocutor/a pleno/a en la interacción social y verse impedido/a a participar en igualdad de condiciones en la vida social, no como consecuencia de una desigualdad en la distribución (como, por ejemplo, verse impedida a recibir una parte justa de los recursos o de los «bienes básicos»), sino, por el contrario, como una consecuencia de patrones de interpretación y evaluación institucionalizados que hacen que una persona no sea comparativamente merecedora de respeto o estima.

    Cuando estos patrones de falta de respeto y estima están institucionalizados, por ejemplo, en la legislación, la ayuda social, la medicina y/o la cultura popular, impiden el ejercicio de una participación igualitaria, seguramente de un modo similar a como sucede en el caso de las desigualdades distributivas. En ambos casos, la ofensa resultante es absolutamente real”. (Nancy Fraser “Heterosexismo, falta de reconocimiento y capitalismo: una respuesta a Judith Butler”)

  13. Curiosa coincidencia.

    Justo este pasado domingo, en la columna de Jesus Cacho de Voz Pópuli, hice un comentario muy similar a este, aunque con menos palabras (tienen un tope de 750 caracteres, y es un coñazo el andar desglosándolo en varios, con lo que se impone efectuar mucho abreviación y concisión para exponer las ideas en un solo comentario)…pues bien, se dió de bruces con la feminazi de guardia del diario, y me lo censuraron. Así con un par. Lo pueden comprobar ya que se trataba del comentario nº 109 de dicha columna en ese diario.

    Luego lo volví a colocar unos comentarios más tarde, pero el detalle es hasta donde se ha llegado en un medio supuestamente liberal (Voz Pópuli me refiero).

    Y el Sr. Javier Benegas también sabe bastante de eso, ya que a él mismo, en su periodo como columnista y Jefe de opinión de ese diario, ya le hicieron jugarretas parecidas.

    Y respecto el meollo del tema, pues poco que añadir. Que hoy en día el ser hombre heterosexual, blanco, liberal y, si me apuran, católico (este último detalle no es mi caso, ya que soy agnóstico) pues poco menos que es un estigma maligno.

    Hasta donde se ha llegado con el axioma estúpido-progre de lo “políticamente correcto” y de la “discriminación positiva”. Gilipollez esta última del calibre 33, ya que una discriminación no deja de serlo por el calificativo que la den. Sigue siendo discriminación la llamen como la llamen.

    Un saludo a todos uds.

    • Pues, mire: hay que ser bastante masoquista para seguir escribiendo en ese engendro de Vozpópuli, comprado por el PP para que ejerza de vocero del PP, uno más, y haga propaganda, no faltaba más, de la hegemónica y totalitaria, a fuer de marxista, tiranía suicida de lo políticamente correcto.

  14. Como las mujeres sigan a este paso no van tener hijas a las que poderles decir, mi vida ha sido una estupidez, no cometas mis mismos errores, busca un buen hombre, cásate y ten muchos hijos.

  15. Feminismo de “Tercera ola”:
    33% envidia hacia otras mujeres.
    33% de odio o resentimiento hacia los hombres.
    33% victimismo.

  16. El feminismo actual, que no es más que hembrismo odiador del hombre, basado en las delirantes y psicopáticas teorías de esa perturbada misógina que era Simone de Beauvoir, no es más que una de las estrategias esenciales de la horda marxista y criminal promotora de la totalitaria corrección política, la ideología de ‘género’, para introducir el odio y la sospecha entre mujeres y hombres con el objetivo de minar y destruir, a largo plazo, la familia tradicional occidental para desestabilizar la civilización occidental, ya que la familia tradicional es una de sus instituciones más estabilizadoras. Esta estrategia de los marxistas es más que lógica, puesto que estos enloquecidos criminales quieren destruir la civilización occidental para imponer el comunismo marxista en Occidente.

  17. Somos muchas las mujeres que nos gustan los hombres, algunos son maravillosos, otros son insoportables, otros mentirosos, otros leales, otros inteligentes y otros burros como ellos solos pero nada diferente a una mujer.

    Todo esto del feminismo posmodernista lo veo como de chiste, pero bueno parece el tema habrá que tomarlo en serio y el otro día me he puesto a hablar con unos conocidos del mismo , llevo un tiempo analizando los motivos o causas por las cuales parece que no es chiste. Mi conclusión es que el hombre se ha feminizado y por lo tanto difícil solución va a tener que todo no sea más “femenino”, empezó con la moda de la metrosexualidad y con un sin fin de tipos de hombres a cada cual más extraña, algo por otro lado que creo que es inevitable. El hombre se ha vuelto urbanita con trabajos como dice un amigo de oficina, el hombre con características rudas va desapareciendo, los trabajos se han vuelto menos manuales y más de laboratorio. Ya no se necesita cazar, ni recolectar para comer, vas al super y la carne, el pescado, las frutas te las sirven en bandeja y dentro de poco pocos trabajos quedarán “de mono azul” o de cuello azul como los define Rifkin en El fin del trabajo, la mayoría de los trabajos serán de “cuello blanco” para los cuales no es necesaria fuerza física.

    Nuestra evolución como especie ha pasado de un hombre que necesitaba fuerza física para los trabajos que tenía que llevar a cabo, algo que la mujer a lo largo de la Historia no precisó de dicha fuerza. Hoy parece que hay una guerra de sexos entre el mundo femenino y el masculino, al menos es lo que se ve en los periódicos y en los medios de comunicación, en la calle no veo tal problema salvo los mismos de toda la vida, hombres maravillosos, mujeres maravillosas e igualmente otros y otras , insoportables.

    Pero sí, si me paro a pensar el hombre cada vez es más femenino. Para mí, todos somos personas pero no quiere decir que tal vez si exista esa guerra de sexos consecuencia de la propia evolución, pero en todas las épocas la hubo.

    Mera opinión por buscar una causa, algo que poco se busca. Todo el mundo habla de la posmodernidad y sus males centrándose en teorías marxistas culturales como la causa de todas las nuevas tendencias en la sociedad y no niego que no pueda ser así, pero como digo, revisando la Historia antes de Marx y Compañía, el conflicto entre hombre y mujer siempre ha estado, simplemente que antes el hombre tenía más poder y hoy lo está perdiendo.

    Dentro de 200 años se verá que pasa.

    • Pues estoy bastante de acuerdo con su opinión, aunque no diría el hombre se ha vuelto más femenino, quizás más comprensivo con ciertas situaciones de la mujer que han estado latentes y a las que se quiere apoyar en su justa medida, sin los excesos de un feminismo exaltado que amenaza con ese “ajuste de cuentas” que planteaba Benegas. Un feminismo exaltado que incluso pretende tomar el cielo por asalto y no por consenso, por lo que el avance al que se aspira podría convertirse en malogrado retroceso. Me quedo con este párrafo que suscribo especialmente:

      “Todo el mundo habla de la posmodernidad y sus males centrándose en teorías marxistas culturales como la causa de todas las nuevas tendencias en la sociedad y no niego que no pueda ser así, pero como digo, revisando la Historia antes de Marx y Compañía, el conflicto entre hombre y mujer siempre ha estado, simplemente que antes el hombre tenía más poder y hoy lo está perdiendo”.

      Y tanto que siempre ha estado latente ese conflicto. Si nos remontamos a los orígenes más primitivos, ya en el relato bíblico Eva, la primera mujer, no nace como ser humano independendiente sino que surge como una extensión de Adán, el primer hombre. Nada menos que Dios crea la mujer de una costilla del varón. Y de todos es sabido que la felicidad en el jardín del Edén les duró más bien poco. Básicamente por la curiosidad y la malicia de Eva, que no solo se atrevió a saltarse la prohibición expresa de su Creador comiendo la manzana prohibida, es que, fue la mayor responsable de que el inocente de Adán cayera en esa tentación.
      Fue por ese error, torpeza o ligereza de Eva por lo que fuimos expulsados del paraiso y condenados a ganarnos el pan con el sudor de nuestra frente. Ya desde los más rempotos orígenes, esa culpabilidad ha pesado como una losa en la mujer. Si se repasa un poco la historia, hasta que empezaron a asomar esas teorías culturales marxistas, se la consideró inferior, vulnerable y tremendamente infantil. Vaya, que disfrutó de una eterna minoría de edad sujeta a un exceso de proteccionismo e intervencionismo, ya no solo por parte del padre o marido (garante único de su virtud), también del Estado.

      En el sentido opuesto, la condición de ser mujer le valió ser el mayor objeto de abuso de todas las formas degradantes de violencia.
      Como decía la activista Susan Brownniller:
      “El descubrimiento por el hombre de que sus genitales podían servir de arma generadora de miedo, debe figura como uno de los descubrimientos prehistóricos más importantes junto con el fuego o el hacha de piedra”.

      Por fortuna, estamos en otra época y en otra civilización. Y para una gran mayoría de mujeres occidentales se han superado con creces estos estadios primitivos de involución. Habrá que utilizar bien ese poder conquistado y no dirigirlo como arma arrojadiza contra los hombres, que por otra parte, como seres humanos que son, también tienen novias, esposas, madres, hijas, hermanas y abuelas. En esta reivindicación, el hombre no puede ser nunca el enemigo a batir y sí el colectivo a conquistar, pero en igualdad real de derechos, no los que se sacan de la manga cuatro “portavozas feministas”.

      • También estoy de acuerdo con usted, el hombre nunca ha de ser el enemigo a batir pero mi mente siempre busca y analiza las situaciones mucho más allá de lo que está de moda. Me gusta buscar o nadar en los orígenes de la especie humana. Hombres/mujeres estudiar sus relaciones a lo largo de los tiempos es fascinante.

        Cuando me refería a que el hombre se ha vuelto más femenino, no me refería sólo a que se ha vuelto más comprensible con la mujer, no, físicamente los hombres se vuelven de rasgos más suaves, más delicados, más sensibles, características que hasta hace poco se veían más en las mujeres, incluso en muchos surge un instinto maternal que hace siglos ello no existía. Y ojo no me parece mal, todo lo contrario pero ello conlleva la “feminización” de la especie (mera teoría mía pero como seres humanos siempre hemos evolucionado y todo esto lo veo dentro de ese proceso) y el ir desapareciendo los trabajos manuales conlleva que los rasgos humanos se suavicen, pero si hasta los tractores hoy llevan calefacción y ordenador. Ya me dirá.

        En cuanto al mito de Adán y Eva, el catolicismo ha cogido sólo una parte y ha relegado a la primera esposa de Adán a los infiernos, Lilit (Isaías 34.14), la tradición judía si la mantiene como primera esposa, pero abandonó a Adán por querer ser como él y éste no permitírselo. En toda la mitología ya desde la antigua Mesopotamia existe ese conflicto, la mujer buena esposa y la mujer rebelde

        El paso del matriarcado al patriarcado me parece fascinante pero bueno me alargaría demasiado en el tema.

        Un saludo ( suelo leer sus comentarios con interés).

        • Emme tiene razón con lo de la feminización del hombre, a lo que hay que añadir la masculinización de la mujer.

          Aunque algunos piensan que esa tendencia a que la sexualidad de las personas tienda al centro (que no se sienten ni hombre ni mujer al 100%) se debe a una programación cultural o educativa, la realidad es que una buena parte de la culpa la tiene la química.

          Las hormonas de desarrollo que se usan masivamente para el engorde del ganado acaban circulando por dentro de los que se comen al ganado. Dichas hormonas engañan, neutralizan o promueven procesos endocrinos que no deberían ocurrir en las personas, provocando comportamientos sexuales diferentes a los previamente programados de nacimiento.

          Algo más grave aún son los disruptores endocrinos. Son sustancias químicas que se encuentran en la comida, plásticos, ropa, muebles, pinturas, etc. Suplantan a las hormonas y vuelven loco al sistema endocrino. Hay muchos estudios científicos que demuestran sin lugar a dudas la conversión de peces machos en hembras en las aguas que hay vertidos. Hasta el Polo Norte está contaminado con dichas sustancias.

          Debido a ese baile de hormonas en los seres humanos, van desapareciendo los hombres que se sienten hombres al 100%, y lo mismo con las mujeres. En las universidades de Estados Unidos ya publican manuales para que cada persona reconozca su identidad sexual, pues cada día hay más gente que no lo tiene nada claro.

          Aquí hay un documento del Instituto Sindical del Trabajo, Ambiente y Salud que lo explica con detalle.

          http://www.istas.net/ma/decops/de.doc

          También recomiendo el libro “Nuestro futuro robado”. Por Theo Colborn, Dianne Dumanoski y Pete Myers.

          • Cierto Francisco, la mujer también se está masculinizando y algo he leído sobre lo que usted dice, que no sólo es un tema educativo o de las nuevas políticas, parece que la alimentación y todos los procesos químicos conlleva a cambios hormonales , es un tema que no domino, pero no dudo que no tenga mucho que ver. Leeré ese enlace. Gracias.

          • Pues nada, sigamos creyendo en los Reyes Magos y enterrando la cabeza en la tierra como las avestruces para eludir la verdad más que evidente; que todas estas historias, como el ecologismo -que es un ataque contra el capitalismo-, la ley de violencia de ‘género’, que busca destruir la familia tradicional, la sublimación del Islam, para fortalecer a los enemigos de Occidente, al tiempo que se les abren de par en par las puertas de nuestros países, el ataque brutal al cristianismo por ser un factor primordial de estabilización de nuestra civilización, la banalización y casi santificación de gravísimos delitos, como la pederastia, como otro factor de desestabilización de nuestras sociedades, son estrategias de los enloquecidos, criminales y suicidas marxistas que dominan la hegemónica tiranía de lo políticamente correcto para acabar con nuestra civilización e imponer el marxismo comunista en Occidente.

            Saludos.

        • “En toda la mitología ya desde la antigua Mesopotamia existe ese conflicto, la mujer buena esposa y la mujer rebelde”
          Cierto, Emme, el universo mitológico asume casi siempre una posición de superioridad masculina y atribuye a la mujer cualidades tradicionales que delimitan lo que significa ser “buena mujer” y lo que significa ser “mujer rebelde”. Mientras se ensalzan las cualidades de la primera se desprecian, se condenan y se revisten de maldad las segundas. Aparte que estas segundas conducen comunmente a un final trágico. Y no solo para ellas, también para los otros. En la tragedia griega cuando una heroína convoca a sus congéneres es siempre para maquinar alguna desgracia contra el sexo opuesto.
          En relación a la supuesta “feminización” del hombre o la “masculización” de la mujer, creo que invertir los roles identitarios o focalizar el debate en lo identitario no contribuye a hacer más simétricas las relaciones de poder entre lo masculino y lo femenino. La igualdad real de derechos, sí lo hace. Las actuales portavozas del feminismo no convencen a otras mujeres porque se pierden en las ramas de los roles de género y porque lejos de revisar y rectificar esa asimetría judicial en la instauración de ciertas estructuras de poder (juzgados de violencia de género), sus propuestas y acciones se dirigen a perpetuar y aumentar esa asimetría, aunque la sigan vendiendo como igualdad de derechos. Y en ese sentido, Emme, como bien dice en su reflexión, no conviene dejarse llevar por las modas.
          Me alegra que sea receptiva y siga con interés mis comentarios y el de otros intervinientes, que sin duda, estimulan y enriquecen más el debate. Puedo asegurarle que el sentimiento es recíproco. Bienvenidas sean todas las aportaciones.
          un muy cordial saludo,

          • Usted, mi querida amiga, sigue empeñada en analizar la realidad actual con las lentes de lo que ocurría en el mundo hace miles de años, y es un error garrafal; la igualdad de oportunidades y trato a mujeres y hombres en Occidente opera desde hace bastante y, con la imposición de la totalitaria ideología marxista de la ideología de ‘género’, como uno de los dogmas de lo políticamente correcto, en las últimas décadas hemos retrocedido a la Edad Media, pero ahora con el hombre como ser inferior y sospechoso per se.

            Saludos cordiales.

      • Emme y Silvia

        Será que las mujeres escriben recto con reglones torcidos, pero de la historia de Adan y Eva y la manzana y la serpiente.. lo que cualquiera que sepa leer entre líneas es que Adan era primario y un poco límite y Eva mas lista que el hambre.

        Luego tenemos lo de la manzana de Paris, lo de Hera, Atenea y Afrodita
        https://es.wikipedia.org/wiki/Juicio_de_Paris
        Donde Paris también queda retratado cómo un perfecto idiota.

        La culpa cómo siempre será de la manzana.

        Francamente pensar que ha sido preciamente en estos últimos 100 años en occidente cuando ha habido una extraña mutación que hecho que las mujeres se den cuenta de lo que valen y que antes se consideraban y por ello se comportaban cómo un cero a la izquierda (mensaje que subyace en mucho del feminismo actual) me parece un tanto ombliguista.

        La especiacilación/dimorfismos heredada de le evolución que nos hace diferentes a hombres y mujeres desde hace mas de 1.000.000 de años no habrá mundo tecnológico que pueda ignorarla. Dichos dimorfismos simplemente nos hacen diferentes y es lo que nos hecho sobrevivir como especie.

        Ahora los amos de lo políticamente correcto se creen que metiendo nuevas variables en una probeta van a crear su Frankenstein o Frankensteinen (intentar feminizar Der Stein = piedra en alemán es complicado) al final saldrá mal.

        Atinados comentarios los suyos y un cordial saludo

        • Qué tendrá la manzana Sr Pasmao que hasta Apple le dió un mordisco.

          La especie humana es maravillosa y si hemos sobrevivido y evolucionado durante miles de años no vamos a dejar de hacerlo ahora por muchos posmodernismos que aparezcan, ciertamente es la época que nos toca vivir y cada uno de nosotros tenemos que aportar nuestro granito de arena en esa milésima porción de tiempo que nos toca vivir en la evolución de nuestra especie.

          Saludos

          • figura que lo de Apple es un homenaje a Alan Turing, el genio de la informática/computadores que durante la 2ªGM descifró el código nazi de transmisiones y que luego se suicidó porque le hicieron la vida imposible por ser homosexual.

            Y se suicidó mordiendo una manzana envenenada con cianuro..

            Al menos eso dicen los devotos de Mr Jobs

            un cordial saludo

          • No se olvide, Emme, que hay civilizaciones e imperios que se han desmoronado, como el egipcio, el romano, el griego o el otomano; Occidente está a punto de caer en una operación de suicidio absolutamente delirante e imbécil; tenemos al enemigo metido en casa, y mandando con poder absoluto.

        • “Será que las mujeres escriben recto con reglones torcidos, pero de la historia de Adan y Eva y la manzana y la serpiente.. lo que cualquiera que sepa leer entre líneas es que Adan era primario y un poco límite y Eva mas lista que el hambre”
          Pues lo cierto, Pasmao, es que en nuestro contexto social, político y cultural esa interpretación es perfectamente asumible o quizás no tanto. No se olvide de que en el Génesis el pecado y la culpa que entraña la maldición bíblica de ser expulsados del paraíso recaen sobre la mujer. A Eva se le dice textualmente: “Él te dominará”. Y por otra parte, si Eva hubiera sido más lista que el hambre, difícilmente el patriarcado hubiera podido perpetuarse a lo largo de los siglos tal como lo ha hecho.

          Respecto a Paris, no creo que sea retratado como un idiota. Los poemas homéricos reflejan una cultura del honor masculina y competitiva. En la interpretación homérica lo que enciende la guerra de Troya es el honor. Paris, a diferencia de Helena, tiene capacidad de elegir y la diosa Afrodita le concede el deseo de probar esa hermosa “manzana”. En cambio, Helena, una mortal como Paris, se le libra del “pecado” pero porque es considerada un sujeto pasivo, un bien preciado a obtener y proteger, que ha sido sometida a los caprichos de una divinidad como Afrodita. Curiosamente, son tres diosas la que la la lían y acaban complicando la vida a los dos pobres mortales.
          Un muy cordial saludo,

          • Seguimos erre que erre con lo mismo; esas ficciones fueron escritas hace 2.500 años, con la mentalidad de la época, a años-luz de la actual; lo que se está produciendo en la actualidad, como ya le he dicho, en virtud de los marxistas totalitarios, como Chomsky, y sus títeres hembristas es una regresión a esa época, pero en sentido contrario.

      • En la historia de Adán y Eva, que no hay que tomar muy en serio (ni los propios escribas de la historia lo hicieron, por eso mezclan mitos de varias tribus en un solo relato, incurriendo en contradicciones), Adán aparece con artículo hasta el capítulo 4. Es decir, la traducción correcta es “ser de barro”, o “el golem”, mientras que Eva es nombre propio desde el principio. Esto es indicativo de la verdadera intención de los autores, que es poner a Yahweh como dios supremo y reducir a humanos o animales otras divinidades. Adamu es el primer hombre en la religión mesopotámica, sacerdote y sabio; Eva, o Hawah, es un epíteto de Athirath, la mujer (ahora ex-mujer) de Yahweh cuando éste sustituyó a El en el panteón judío. La serpiente es sólo una serpiente, viene de Mesopotamia, y tiene un cameo en Gilgamesh. Pero también es un atributo de Athirath como diosa ctónica

        • Bueno, no sé si hay que tomarla en serio, pero está claro que los diferentes mitos coinciden y se reproducen con demasiada frecuencia. Por ejemplo, En la literatura griega ,Hesíodo es un poeta bastante misógino que presenta la naturaleza femenina como malvada y responsable de todas las desgracias humanas. En su historia, Prometeo había conseguido encerrar en una ánfora todos los males y fue la curiosidad (como en Eva) lo que incitó a Pandora a abrir la vasija de la desgracia. Esta versión del mito de Pandora es similar a la tradición judeocristiana.

          • Para misógina, la madre del feminismo-hembrismo, la perturbada y psicopáta Simone de Beauvoir, que quería ser un hombre y los odiaba por no poder serlo y despreciaba a la mujer. Así vamos.

      • Está usted muy perdida y abducida por los propagandistas de la tiranía marxista de lo políticamente correcto; la Biblia no puede ser tomada literalmente, sino como un conjunto de metáforas adaptadas a la mentalidad de la sociedad de la época, de hace miles de años, para conseguir el objetivo final, que es la obediencia de los fieles. Le recomiendo que lea el Tratado Teológico Político de Spinoza, en el que se hace un análisis a fondo, y de una brillantez asombrosa, de la Biblia y de lo que se perseguía con ella.

        Los avances en la consideración y respeto a la mujer no se han producido por el marxismo cultura y el feminismo hembrista de Beauvoir, que es el que existe actualmente, sino contra él y por un desarrollo y avance natural de las sociedades, en el que fue esencial la Ilustración; tal avance en la consideración de la mujer se ha producido en todo el mundo, en muchos sitios donde el marxismo y el hembrismo ni rozaron, como en Japón, por la evolución natural de las cosas; en todos los sitios salvo en los países dominados por el Islam, es decir, donde no se ha producido o ha habido una regresión hacia la unión Iglesia-Estado.

        Saludos.

        • Vaya por Dios, Javilau, y yo que lo había tomado al pie de la letra. En fin, para ser una metáfora inocua e inofensiva, hay que ver lo bien que ha funcionado ese simbolismo y lo mucho que ha calado en el inconsciente colectivo a través de los siglos y de las sucesivas generaciones. Sin duda ese “objetivo” que perseguía la Biblia se alcanzó con creces, porque tras el declive del Imperio romano, la supremacía política y social de la Iglesia católica ejercía un control absoluto sobre el pensamiento europeo. En realidad, el poder que ostentaba la Iglesia Católica Romana era tan inmenso en occidente, que a mediados del siglo XVII, Hobbes la llamó: “el fantasma del finado imperio romano coronado sobre su tumba”. La Iglesia tenía incluso más poder que el Imperio. De hecho, sus doctrinas y su ideología han sobrevivido a la autoridad de los gobiernos, por los siglos de los siglos. Amén.
          Y aunque posteriormente la ilustración marcara el inicio de los tiempo modernos, sembrando las semillas del cambio; el lema de: “todo para el pueblo pero sin el pueblo” ilustra a la perfección la consideración que se tenía en este periodo, sobre la “mejora de la humanidad” en su conjunto y sin distingos de género. Y es que, precisamente, si algo no se aceptaba en esa posible mejora, es que pudiera hacerse desde una perspectiva social.

          Por otra parte, Japón no es precisamente el mejor ejemplo de evolución y consideración de la mujer. La presión ejercida sobre ella a través de sometimiento, las coacciones, las prohibiciones y los corsés físicos y mentales es tremenda en comparación con la mujer occidental. Le remito a la obra “Estupor y Temblores” de Amélie Nothomb.

          Un muy cordial saludo,

    • Estimada Emme: como esto dure mucho, dentro de 200 años se habrá extinguido la Humanidad. Por una sencilla razón (y perdóneme la vulgaridad del lenguaje que voy a utilizar): los tios nos conformaremos con consolarnos a base de pajas, y las tías no usaran otra cosa que el consolador con pilas Duracell…que duran y duran y duran.

      Y ambos géneros viviendo por separado, en continentes separados…hasta el ultimo ejemplar de cada género, que será el que apague la luz.

      Un cordial saludo.

      P.D.: lo dicho anteriormente se entiende que lo he dicho de cachondeo como ficción distópica…o no. Vaya ud. a saber.

      • jajajaa Escorpio, no sé preocupe dentro de 200 años ni usted ni yo existiremos pero aunque sea en la clandestinidad siempre existirá una mujer y un hombre que se necesiten aunque sea para un encuentro sexual. O eso espero.

        Pero tal vez usted no vaya tan mal encaminado, salvo en la extinción de la humanidad, ahora que las relaciones entre hombres y mujeres cambiarán pues por desgracia creo que sí, tanto por los medios de conocerse como incluso de reproducirse, la clonación, los vientres de alquiler y más que no sabemos, están ahí para quedarse, personalmente me parece una desgracia pero poco podemos hacer para parar la ciencia. Serán otros tiempos y otras mentalidades, imagínese que alguien en la antigua Roma pudiese mirar a través del tiempo y ver los avances de hoy en día, fijo que se cortaba el pescuezo.

  18. Buenos días Don Javier

    Y si es precisamete de lo que se trata. Usted se lleva las manos a la cabezeza por lo que pasa, pero lo que pasa es precisamente aquello que se buscaba.

    La pregunta de fonde es ¿Por que se busca precisamente que las mujeres necesiten creerse odiosas y los hombres salgamos corriendo? y si ocurre en todos los sitios; porque parece que en China o Rusia por ejemlo, no es así.

    Hay un libro proscrito, recomiendo leerlo “Cuando nos prohibieron ser mujeres …y os persiguieron por ser hombres…” de Alicia Rubio. Por cierto es de los primeros descargados, y tendrán que encargarlo por Amazon si lo quieren en su versión en papel porque las librerías lo tienen prohibido, cómo con Franco (pero peor).

    Como derivada, daño colateral de toda esta mamarrachada tenemos a los transgénero (versíón de los ellos pasados a ellas, también existe a la inversa) compitiendo contra mujeres de toda la vida, con cromosomas XY, y si se las discrimina te momtan el pollo. Con resultados a veces fatales (luchadoras fallecidas por pelear contra trans)..

    https://www.actuall.com/familia/juego-sucio-de-los-trans-deportistas-femeninas-derrotadas-por-mujeres-que-fueron-hombres/

    Les advierto que el tema traerá tela en los prósximos JJOO donde se prohibirá a los comentaristas comentar el “origen” de las deportistas, aunque todos sepan, y el público manifieste su opinión de manera explícita. Entonces se onviarán esos planos del público y se bajará el sonido.

    Así mismo se obligará a los patrocinadores deportivos a pagarles lo mismo que a las Sharapova, so pena de ponerlos en el punto de mira de lo políticamente correcto…

    Pueden estar seguros de que si las azaatas de la F1 fueran transgénero segurían en sus puestos de trabajo. Lo que no sé, es si tendría mucho aliciente ganar.

    Añadan además el daño que está haciendo todo el tema de los vientres de alquiler. Maternidad subrogada dicen los gafapastas de lo políticamente correcto en la tele. Tema que antes o después provocará agrios enferentamientos entre feministas y el colectivo gay.

    Y si, tanto el tema de de los trans, como el alquiler de vientres, etc, etc.. van en el mismo pack de ese eminismo moderno que no sabe a donde va.

    un cordial saludo

    • Estoy muy deacuerdo con el articulo.El 8 de marzo fue un aquelarre misándrico hipersubeccionado con el objetivo de discriminar y oprimir aun más al sexo masculino.El problema es que esta aberración misandrica totalitaria y hembrista va ha ir a más con los medios de comunicación feminazis, los politicos politicamente correctos, la industria del maltrato.Temo por el futuro de las nuevas generaciones de hombres y ñiños.

Comments are closed.