Nunca utilizaría una bandera para secarme los mocos, sea la de España, la de Cataluña, la bandera arco iris, la del partido comunista o la nazi. Pero siempre me han inquietado las personas que están dispuestas a dar su vida por una bandera.

Nunca me atrevería a escupir sobre la Biblia, el Corán, la Torah o cualquier otro texto religioso. Pero es preocupante que haya quien esté dispuesto a matar por una afrenta a cualquiera de esos libros.

Nunca quemaría un crucifijo, una mano de Fátima, una menorá o la hoz y el martillo entrecruzados. Pero soy consciente de que mucha gente se sentiría indignada si eso ocurriera.

Y aquí entramos en el resbaladizo terreno entre la indignación de unos por la defensa de sus símbolos y la libertad de otros para maltratarlos.

En esa balanza, entre la indignación y la libertad, considero que hemos de decantarnos por la libertad. Por muy absurda que me parezca la tropelía que se cometa con esos símbolos, por muy lejos que esté yo de cometer dicha tropelía, por mucho que me esfuerce por convencer al atropellador de evitar la tropelía.

Sobre todo, porque en esta pelea por los símbolos, hay una serie de elementos que distorsionan todo el debate.

La indignación es la primera coartada que utiliza cualquier enemigo de la libertad

El primero es esa oposición entre libertad e indignación. La indignación es la primera coartada que utiliza cualquier enemigo de la libertad. Puede ser una forma sutil de indignación: no estoy seguro que en tu condición de extranjero puedas hablar sobre los problemas de mi país, frase a la que llevo acostumbrado después de muchos años viviendo en muchos lugares extranjeros. En realidad, el mensaje no es que yo pueda desconocer la realidad de un lugar, el mensaje es que existe una realidad nacionalista de la que estoy excluido y me impide ejercer mi libertad para opinar.

Por supuesto, la indignación crece y crece bajo lo más sutiles subterfugios, y al final esa muchacha que viste de forma atrevida es mejor ponerle una falda larga (o un burka) para que los más puritanos no se sientan indignados.

El segundo elemento que distorsiona la oposición entre libertad e indignación es el morbo por recrearse en esa indignación. Si un grupo de radicales quema la foto del jefe de Estado de turno (sea el rey Felipe VI o Trump), vamos a pasar las imágenes una y otra vez hasta estar seguros de sentirnos suficientemente indignados. Podríamos ignorarlas, demostrar que, en realidad, somos conscientes de que son un grupúsculo sin importancia y que yo no se la voy a dar. Pero es mucho más reconfortante para el indignado ahondar en su malestar.

El tercer elemento es la necesidad de seguir la corriente de los indignados para no ser marcado. Si un tipo atenta contra un símbolo, el que sea, y muchos protestan, a partir de ese morbo explicado previamente de recrearse en la tropelía, yo no voy a ser menos y sigo la corriente. Los versos satánicos de Salman Rusdhie no sólo fueron criticados por los musulmanes radicales (aunque sólo estos pusieron precio a la cabeza del escritor) y La última tentación de Cristo de Martin Scorsese fue censurada por igual en países cristianos y no cristianos.

En un interesante artículo sobre símbolos, Quintana Paz argüía que si bien una bandera no es más que un pedazo de trapo, un billete no es más que un pedazo de papel, al igual que la foto de sus hijos, por lo que esa reducción al mínimo de la bandera, como mero trapo, para reducir su carga emotiva no parecía una razón suficiente para desprestigiarla, como no se desprestigiaba el billete o la foto por sólo ser un pedazo de papel.

Pero esta reflexión de Quintana Paz, atractiva, mezclaba elementos muy funcionales, con un billete puedo comprar muchas cosas, con una bandera o una foto, difícilmente; con elementos emotivos, la foto de mis hijos es importante para mí y los míos, y poco más; con elementos simbólicos, la bandera representa a una nación y se puede convertir en una razón para agredir a los otros.

Sí, puedo matar por robar un billete. O puedo enojarme mucho si me rompen la foto de mis hijos. Si mato a alguien por robar un billete, puedo terminar en la cárcel. Lo mismo ocurriría si atizo al tipo que rompió la foto de mis hijos.

Atentar contra esos símbolos, puede permitirnos indignarnos, marginar al otro, agredirle o eliminarle

Pero si mato en nombre de mi bandera, puede estar plenamente justificado, ya sea por estar en guerra con la gente de la bandera contraria, ya por ser miembro de un grupo terrorista jaleado por muchos (llámese al Qaeda o ETA).

Ahí está la diferencia clave que olvidaba Quintana Paz.

En nombre de determinados símbolos, la bandera, podemos justificar cualquier acción. Atentar contra esos símbolos, puede permitirnos indignarnos, marginar al otro, agredirle o eliminarle.

En definitiva, en nombre de determinados símbolos, imponemos nuestra indignación, la libertad del otro importa un carajo y tenemos patente de corso para atacar.

Lo peor es que olvidamos que no son más que símbolos, que por mucho que representen valores sublimes, son símbolos. Construcciones intelectuales que representan un concepto o un objeto, aceptadas socialmente de forma más o menos mayoritaria. Pero solo símbolos que nunca pueden estar por encima de las personas aunque en demasiadas ocasiones sí se ponen por encima de las personas, como recordaba Pérez Reverte que vio a tantos destriparse por una bandera.

Debemos intentar no ser esclavos de la corrección política, que es el arma que erigen aquellos que huyen de su capacidad para ser libres

Porque, a la larga, si hemos de indignarnos por cualquier símbolo que sea afrentado, deberemos orar constantemente para que los religiosos no sientan que hemos atentado contra su crucifijo; deberemos cruzar nuestra mano en el pecho cada vez que por televisión suene el himno de cualquier país para que los nacionales de ese país no se sientan minusvalorados; deberemos evitar cruzar las calles allí donde no se hayan puesto semáforos inclusivos, para no ofender al colectivo LGTBI; deberemos evitar comer carne y no podar la hierba del jardín para que la Madre Naturaleza de los ecologistas no sea violentada.

Deberemos, en definitiva, ser esclavos de la corrección política, que es el arma que erigen aquellos que huyen de su capacidad para ser libres y se refugian en la indignación como medio para también impedirnos a los demás a ser libres.

No voy a sonarme los mocos con una bandera. Si vas a hacerlo, te recordaré que puedes molestar a la gente de forma gratuita y que quizás no merece la pena. Si a pesar de todo, lo haces, me abstendré de atacarte por ello, más allá de la opinión que ya te di. Pero, sobre todo, si me indigna que ataques un símbolo, aprenderé a curar mi exceso de indignación y respetaré tu libertad de acción.

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

Foto: Dollar Gill

8 COMENTARIOS

  1. El artículo yerra al llevar hasta el extremo del absurdo un plantesmiento a contrario. ¿Acaso no sería libertad de expresión la pornografía infantil? ¿Es el derecho a la imagen patrimonio exclusivo de los individuos y no de sus grupos y naciones?
    La línea es difusa, la frontera tenue e indefinible ab initio. Encender una vela es un acto lícito. Pero no en un polvorín. Encender una luz por la noche es lo normal. Pero en caso de guerra puede ser considerado una traición.

  2. Cuidado Sr. Garín con el humor y la intención del humor y los chistes.

    Recuerdo el caso del Ministro de Exteriores del Gobierno de Felipe González, Sr. Morán. Un buen ministro y escritor, con una trayectoria de militancia muy importante.
    Negocio la adhesión de España con gran éxito de prensa y público. Como se empezó a comentar, y posiblemente él estuviera interesado en ello, que podía aspirar a sustituir a Felipe, se le frió a chistes a todas horas y en todos los medios hasta que fue destituido de ministro nada más firmar la adhesión de España a la CEE. Después “paz y aquí gloria” y “si te he visto no me acuerdo”.

    Saludos disidentes.

  3. “En definitiva, en nombre de determinados símbolos, imponemos nuestra indignación, la libertad del otro importa un carajo y tenemos patente de corso para atacar.”

    En definitiva, en nombre de determinadas libertades, imponemos nuestro insulto y nuestro agravio, la libertad del otro para defenderse o indignarse importa un carajo y tenemos patente de corso para atacar y agraviar al otro lo que creamos menester, porque lógicamente nuestra libertad de expresión está por encima de la libertad del expresión del otro.
    Aunque comparto lo que expone en el artículo y comprendo a dónde quiere llegar, Alberto, no he podido resistir la tentación de darle la vuelta y cambiar el orden de los factores que, a pesar de que no deberían alterar el producto resultante, sí que lo cambian. Nos olvidamos con demasiada frecuencia de que vivimos en un Estado de Derecho, donde nuestra libertad de expresión termina donde empieza la del otro.
    Y allá donde termina el agravio u ofensa de uno es donde puede empezar la indignación del otro, con toda legitimidad. Y dado que ese sentimiento de indignación u ofensa es subjetivo ¿quién somos nosotros para despreciar, subestimar o peor aún, delimitar si los símbolos pueden o no puede ofender e indignar a otro, hasta el punto de verse obligado a defenderse judicialmente? porque, más allá de que pueda resultar excesivo, absurdo o con poco recorrido en muchas ocasiones (caso, Dani Mateo) formalizar la indignación en una denuncia contra el otro, todos tenemos derecho a indignarnos con lo que nos dé la gana, a defendernos como consideremos oportuno y por supuesto que, nadie puede obligarnos, encima, a poner la otra mejilla.

    Porque si convenimos que debemos huir de los “símbolos” y de la “indignación”, hagámoslo en las dos direcciones y no nos indignemos ni nos sintamos agraviados tampoco ante la indignación que ha llevado a otro a reaccionar contra nosotros, en legítima defensa.

  4. Todo lo que dice el articulista está muy bien, pero se olvida de algo muy importante, la intencionalidad. Este pequeño detalle suele pasar inadvertido a todos los relativistas. Pongo un ejemplo, cuando Martes y Trece hace muchos años, cantaban aquello de “Maricón de España”, no lo hacían por ofender, marginar o expulsar de la sociedad civil a los homosexuales. Era humor, entraba dentro del humor. Pero si sistemáticamente, de manera organizada y premeditada, se ridiculiza a todas horas, por ejemplo, los sentimientos católicos, se hace con una clara intencionalidad política: la de expulsar, eliminar de la sociedad a la religión católica. El humor , el descredito se convierte en arma revolucionaria. Dani Mateo cosciente o incoscientemente, forma parte de una campaña de muchos años de acoso y derribo contra la Nación Española. Solo los ingenuos piensan que las bromas, las chanzas continuas son simplemente eso, bromas, que hay que respetar. No, no, ni mucho menos y sus promotores lo saben.

    • El humor debería ser humor siempre, pero el contexto social determina lo que es o no es aceptable. Y esto ha ocurrido siempre. Lo que para unos puede ser humor blanco e inofensivo, otros pueden tildarlo de humor negro difícil de digerir. Estoy de acuerdo en la elección y promoción reiterada de los mismos objetos, sujetos y “símbolos” para hacer humor en el marco actual de nuestro contexto social. Existen ciertos temas recurrentes que se utilizan como objeto de burla y mofa, y que pueden tener una clara intencionalidad de manipular y dañar, política y socialmente, en favor de determinadas posturas. Sin embargo, la personalización de este fenómeno en la figura de Dani Mateo es absurda, irrelevante y sacada de quicio.

      Cuando Mateo dijo con cierta estupefacción que habían llevado a un payaso ante los tribunales, tenía toda la razón al incidir en esa locura, porque él en el sketche, simplemente ha interpretado un papel que escribió y fue creación de otro guionista, y que, ya no la dirección del programa “El Intermedio”, sino la propia cadena permitió que se difundiese. De manera que, la denuncia o la la demanda debería haber sido formulada a la cadena, que es en última instancia la responsable de esa difusión. Porque con esa acción o actitud estamos justificando y legitimando también que se pueda “matar al mensajero” o que nuestra ira recaíga sobre él. Mal asunto.

  5. Básicamente, estoy de acuerdo.
    La indignación y la ofensa son sentimientos del receptor y dependen de sus emociones.
    Por otro lado, el ofensor sabe perfectamente (en la mayoría de los casos) que está provocando esas emociones.
    ¿Tiene derecho a hacerlo sin censura y sin castigo legal? Claro que sí, ya que la ley no puede (o no debería, al menos) fundarse en las emociones, que son variables según cada individuo.
    ¿Significa eso que no sea responsable por sus actos? Por supuesto que no. El ofendido tiene derecho a mostrar su repulsa por métodos no violentos, sino de opinión y emoción, tales como el boicot y el llamado al mismo, ya sea directamente sobre el ofensor, ya sea indirectamente a través de sus valederos.

  6. Hay quienes se dicen llamar cómicos que algunos les hace gracia sus parodias siempre que vayan contra los símbolos y creencias que millones de españoles respetan y sienten, pero estos nunca irán, se mofaran contra símbolos de lo que representan en mayor parte una izquierda casposa y no digamos ya contra Mahoma y el Islam, JA! para eso no.

  7. Hay que darle también a la “indignación” su espacio de libertad para mostrarse ¿no?

    Y por otro lado ¿qué sería del “protagonista” profesional de la indignación si no indignase a nadie? Lo condenaríamos al anonimato…tal vez a prozac y/o a alcohol. Una crueldad.