En ocasiones, aunque pasemos ya largamente de los cuarenta, todos necesitamos desatar la imaginación, pergeñar mundos que no están en este, para mal y para bien, dar salida a lo que se esconde en esos rincones ocultos de nuestra alma de los que no siempre hablamos con nuestros amigos. Cada cual tiene sus herramientas. Los hay que escriben, los hay que cantan o bailan y los hay que simplemente se evaden pensando en un ¿y si…? Algunos hacemos un poco de todo. Es evidente que todos, de cuando en cuando, movemos los muebles en la azotea.

Publicidad

No cabe duda de que puede hacerse de la necesidad virtud, convirtiendo las más absurdas ideas en elementos de consumo y vivir de eso que llamamos arte, literatura, cine, etcétera. Al fin y al cabo, contar nuestras vergüenzas sobre una linda melodía resulta mucho más satisfactorio siempre y rentable, en algunos casos. Pocas formas de vida tan provechosas como esta, para aquellos que logran destacar en ella. No obstante, la evasión puede ser mucho más prosaica y menos compartida. Tampoco hay que elevar a la categoría de espectáculo cualquier cosa que se nos pase por la cabeza. No hay más que ver el daño que hacen las flatulencias mentales de Marx o los hermanos Garzón, cuando se ponen en práctica.

Podrían escribirse centenares de páginas solamente con los chistes y chascarrillos que contábamos de niños y que hoy serían calificados como racistas, machistas u ofensivos para cualquier colectivo

Soy aficionado a tratar de manejar las ideas artísticas, como alguna vez he confesado, aunque no creo dominarlas con suficiente soltura, pero también les doy pábulo a las pedestres. En estas últimas andaba meditando no hace muchos días imaginando universos en los que se aparecían muchos de aquellos que sí desarrollan y viven de las primeras. Pensé en mi adolescencia y apliqué algunas reglas que hoy nos pretenden imponer. Imaginé un mundo horrible, en el que cualquier atisbo de incorrección política había sido borrado de las disciplinas artísticas y sentí un revolcón en el estómago. Unas ganas tremendas de romper cosas, que pude dominar por suerte.

No sé si alguna vez habrán reparado en todo aquello que ustedes hicieron y hoy está mal. El País hace constantemente un denodado esfuerzo por recordárnoslo, pero se queda muy corto, si somos serios y llevamos las cosas hacia donde las están empujando las élites mundiales y sus cohortes. Podrían escribirse centenares de páginas solamente con los chistes y chascarrillos que contábamos de niños y que serían calificados como racistas, machistas u ofensivos para cualquier colectivo, empezando por Mistetas y acabando por cualquiera de aquellos en los que el español siempre ganaba al inglés y al francés. Estoy seguro de que, como yo, no ha habido colectivo subvencionado que muchos de ustedes no osaran ofender cuando aún no habían cumplido los catorce.

Si nos centramos en el arte propiamente dicho, el cine, el teatro, la música y cualquier forma de expresión gráfica o física estarían totalmente capadas por la creciente manía de eliminar cualquier cosa que no cumpla con sus absurdos estándares. Son incontables los ejemplos, pero traeré uno que es paradigmático. No soy capaz de imaginar a nadie escribiendo una canción en al que se conjuguen esclavitud, racismo y pedofilia, como los Stones hicieron en Brown Sugar sin ser quemado en un Auto de Fe como los que proponen los fanáticos de la guillotina actuales. Obras atemporales del arte jamás hubieran existido. ¿Qué hace ese viejo alcohólico con una niña que apenas ha cumplido los veinte?

Las hordas de niñatos, que tanto da que tengan veinte como sesenta años y que jamás aprendieron a encajar la frustración y la verdad que subyace en un mundo que no se cansa nunca de darnos bofetones en la cara, tratan de eliminar absurdamente cualquiera manifestación que sus cabezas minúsculas no sean capaces de gestionar. Además, no es suficiente que hayamos perdido el año pasado, ni siquiera lo que vayamos a perder en el futuro. Todo aquello que nos ha ayudado a llegar hasta aquí, dándonos apoyo y entretenimiento, ayudándonos a pensar y a sonreír, también a llorar, esas obras que nos tocaron la fibra infantil y juvenil o quizá nuestra ajada y canosa esencia en estos últimos años, están proscritas y ya no es suficiente con que lleven el cuño maldito del “Parental Advisory” que la “depravada” señora de Al Gore, Tipper, consiguió que llevaran, es momento de borrarlas, eliminarlas, enterrarlas y enterrar con ellas nuestros momentos, nuestros recuerdos, nuestra imaginación y nuestra memoria.

Es tal el ejercicio de soberbia al pretender culpabilizarnos a todos, por el mero hecho de vivir y haber vivido, que no tiene posibilidad de llegar a sus últimas consecuencias, pero visto el cariz que toma la situación y que de arrogancia andan sobrados, la pelea por implantarnos su desquiciada organización está aún lejos de terminar, por desgracia.

Mientras tanto, nos esperan días oscuros en un mundo tétrico en el que hay que lanzar y alzar la voz reclamando honestamente que no podemos negarnos a nosotros mismos. Lo que nos ha convertido en las personas que somos, no puede ser sistemáticamente pernicioso para la sociedad en la que vivimos. No pueden pretender robarnos el pasado mientras nos roban el presente y el futuro. Es demasiado botín. Somos seres capaces y útiles para nuestro entorno, por lo que no ha lugar su celo, algo, mucho de aquello es necesariamente positivo, por muy insultante que fuera. De hecho, es un ejercicio de cruel egoísmo tratar de birlar a nuestros hijos aquello que contribuyó a hacernos personas. Los adultos no se crían entre algodones, tienen más de un chichón en la frente y alguna que otra raspadura en el corazón.

Aquellos que no puedan soportar un mundo libre, que tomen alguna clase de gestión del rechazo o la vida acabará por pasarlos a cuchillo, esa sí que es una zorra despiadada y te acaba por enganchar en alguna de esas vueltas que da.

Foto: Lukas.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

5 COMENTARIOS

  1. Hombres de poca fe, bien está que no creáis en el milagro de los panes y los peces, pero almas de cántaro al menos creed en la multiplicación exponencial de la Renta Mínima Vital hasta haceros tan ricos como Bill Gates.

    Ateos, que sois unos ateos del estado social de la abundancia del bienestar y del buen rollito.

    Os voy a excomulgar a todos de la Renta Mínima Vital por descreídos.

  2. Una cita de Mary Wollstonecraft, madre de Mary Shelley, la creadora de Frankenstein: «Si en lugar de terrenos placenteros, obeliscos, templos y mansiones elegantes como objetos dedicados a la mirada se le permitiera al corazón latir en consonancia con la naturaleza, tendríamos granjas decentes repartidas por nuestros campos y rostros risueños por doquier.»

    Esto esribía a finales del XVIII una de las primeras feministas. Aristocracia socialista preocupada por modificar la estética con criterios políticos ecologistas y totalitarios. Obviamente ella está soñando con los rostros risueños de los niños pues son los niños los que quedan bajo el poder absoluto de la madre. Ese poder inmenso de la madre se desvanece cuando los niños -si consiguen desembarzarse del abrazo asfixiante de ella con la ayuda de un padre- se hacen adultos. La frase de Wollstonecraft anuda de forma muy elocuente feminismo y ecologismo y manifiesta la vocación iconoclasta contra los obeliscos -falos- y el arte en general.

    En ese sentido, se puede plantear la hipótesis de que las civilizaciones de cierta entidad se han construido contra el excesivo poder de la madre, un poder dado precisamente por la naturaleza, la biología. El monoteísmo ha sido una fuerza decisiva para frenar ese poder.

    En estos momentos, el poder que detentan tantas mujeres coincide con un triste y pesado periodo de decadencia cultural y artística. Y además es un periodo de censura.

    • Lo peor es que son mujeres que odian ser madres.

      Las Mary Wollstonecraft de turno, de tiempos pasados, no odiaban la maternidad ni aspiaraban a convertirse en unas Adas Colau o Irenes Montero (por poner dos ejemplos) ni jartas de vino.

      Una mujer que odie la maternidad y que cómo consecuencia de ello se odie a si misma proyectando ese odio en terceros, normalmente un hombre normal que pasaba por allí, o a una mujer de su entorno que si quiera tener hijos y muchos… (por la posibilidad de que «le robe» al hombre disponible al cual ella/la_mujer_que_odia_la_maternidad quiere para su maltrato exclusivo); es algo muy peligroso.

      Los aparatos de poder en los que se enquistan ese tipo de mujeres, amyormente acompañadas de hombres, normalmente homosexsuales, que también odian a las mujeres que quieren tener hijos (exepto si son para vientres de alquiler de ellos); son los que nos han llevado donde estamos.

      En realidad es la «filosofía» globalista, la que nos ha vendido que semejantes personas son las mas aptas para estar en los apartos de poder.

      La pregunta es con que propósito a larga plazo y por qué se lo hemos tolerado.

      Un cordial saludo

      • Con todo, hay que tener muy claro que si esta sociedad emponzoñada y decadente consigue despertar será, en buena medida, gracias a esas mujeres valientes y listas que se están enfrentando al totalitarismo feminista. Lo que hace falta es que los hombres estén a la altura para merecer a esas mujeres. No son demasiadas pero están haciendo un trabajo extraordinario. Debemos apoyarlas.

  3. La ola de puritanismo que arrasa a este Occidente postrimero, es insufrible. No entiendo por qué los de EEUU itroducen lo de la “política correcta”, cuando en realidad se refieren a una mentalidad puritana. Un puritanismo que se ha desligado de sus raíces explícitas religiosas, y que se considera progresista, pero que no es más que un puritanismo y, además, calvinista, puesto que se quiere imponer por los medios de la política. De otro lado, no es casual que todo esto ocurra con la masiva afluencia del sexo femenino en el teatro público. Un teatro saturado hoy de “monjas” laicas dedicadas a predicar sus ideas raquíticas sobre la virtud con instinto agresivo y violencia política. La primera tentativa puritana en las atmósferas democráticas del S. XX, fue capitaneada por mujeres: en los EEUU, bajo la clara influencia del dominio de la mujer, se realizó el experimento de la Ley Seca. Un experimento puritano de funestas consecuencias.

Comments are closed.