El artista William Osorio, nacido en Cuba en 1989 y radicado en Estados Unidos desde 2007, acaba de inaugurar en Miami Inside Out, su primera exposición personal. 

En Inside Out, William Osorio ha decidido retratar su vida. La que sus ojos inquietos perciben y guarda en ese lugar especial, intocado por muchos, donde la emoción y el análisis se juntan. Observando sus piezas a simple vista, pudiéramos hablar de un expresionismo renovado o redimensionado. Pero con él, prefiero pensar en un neoexpresionismo visceral.

Ambiguity_of_the_Fact_preview

No pretende retratar, aunque lo hace. Y lo logra como no puede hacer un fotógrafo tradicional. Sus piezas son retratos y a la vez no son retratos. Diría que se trata de descubrimientos, dudas, temores, penas, ilusiones. Emociones en forma de retratos un paso más acá de la postvanguardia. A la búsqueda de su mirada no le es ajena ninguna de esas sempiternas sacudidas que viven en los grandes artistas. Pero su meta, piloteando en la cuerda floja de la pericia figurativa y el discurso abstracto, es ir otro paso adelante. Y lo consigue.

Read this article in English 

Su mundo es su pintura y su pintura es su mundo. Un retratista muy particular de la existencia. Abre su lente como un inmenso embudo para contar historias. Trovador de imágenes. En su obra está el deslumbramiento del hermano isleño ante el golpe visual de la extraordinaria urbe, la leyenda del abuelo que es la historia de su isla, la ternura sapiente de la novia, las victorias familiares, las derrotas de los héroes que nunca conoció, el deseo y el terror, el amor y el destino, su subconsciente palabrear con el pincel, con la yema de los dedos, con los puños. Y en todos ellos, sus ojos mirándoles, mirándose.

"Inside Out", de William Osorio, o el arte de retratar lo imposible

Dar testimonio. Sagrada labor de todo creador. Y mucho más si se trata, como Osorio, de un artista de lo insospechado. Los rostros que le cautivan y obsesionan, son caminos inevitables en la pesquisa de respuestas al comportamiento humano. Nunca sabremos, a ciencia cierta, y quizás tampoco jamás lo sepa el propio Osorio, si el descubre esos rostros o si son los rostros quienes le descubren a él. A lo mejor él es el puente, incluso el pretexto.

Rastrea las avenidas de la identidad a través de las complejidades del comportamiento humano, tanto en sus expresiones individuales como colectivas. Y se ha lanzado a esta peripecia, juntando a los monstruos de la razón y de los sentimientos, luego de entrar en contacto, y asumir los retos que conlleva, con las teorías del psicoanálisis de Sigmund Freud, la estructura de la identidad y los conceptos fundamentales con los que argumenta el mapa y el funcionamiento psíquico humano: el ello, el yo, y el superyó.

"Inside Out", de William Osorio, o el arte de retratar lo imposible

En esta serie se embarca a explorar no sólo su identidad sino un laberinto de identidades. “El comportamiento humano y las cuestiones socioculturales que me rodean influyen en mi trabajo”, ha advertido. Quiere mirar, como una especie de celador de conmociones, al ser humano tanto en su nerviosa colectividad como en sus soledades más concurridas. No en balde ha reconocido sentirse influido a la vez por Francis Bacon, Gerhard Richter, Eric Fischl, Jenny Saville y Adrian Ghenie.

Otra referencia teórico-literaria es Psicología de las masas, del sociólogo francés Gustave Le Bon. Este libro llamó sobremanera la atención de Osorio al ponerle delante algunas de las características de la psicología de las masas: “Impulsividad, irritabilidad, incapacidad para razonar, la ausencia de juicio del espíritu crítico, la exageración de sentimientos.”

"Inside Out", de William Osorio, o el arte de retratar lo imposible

Hay una afirmación del francés que cautivó al pintor: “Un individuo inmerso por un tiempo en un grupo pronto se encuentra a sí mismo,  ya sea como consecuencia de influencia magnética de la muchedumbre o por alguna otra razón que desconocemos, en un estado especial, que se asemeja mucho a un estado de fascinación en el que el individuo hipnotizado se encuentra a sí mismo en manos del hipnotizador.” Osorio ha manifestado que “partiendo de estas ideas hago un trabajo de observación en mi entorno donde analizo la conducta cultural y social de los que me rodean, además de la propia, traduciendo al campo visual dichos comportamientos”.

Va en búsqueda del rostro multiespectral que es el ser humano. Una aventura quizás imposible, pero sin duda una de las más humanas aventuras. Por eso se siente tan cómodo trabajando lienzos de grandes dimensiones, donde aplica, con más libertad que de costumbre, corpulentas capas de pintura, creando así formas y texturas en las que el volumen se vuelve a la vez un elemento escultórico.

Cada pieza de Osorio está marcada por su choque con una emoción, o con más de una. Pero su arte, si bien nace de la búsqueda del porqué de esas emociones, no se queda ahí, en la mera representación del impacto. Es un artista al que le interesa encontrar sus respuestas. Su creación es hija del hallazgo lúcido del éxodo, del reconocer su identidad más visceral para redimensionar su mirada. Siempre será un placer hallar un creador que trascienda los límites escenográficos de su identidad, pues más allá de los temas y las formas, pocos lo consiguen.

"Inside Out", de William Osorio, o el arte de retratar lo imposible

Quienes se expongan ante sus piezas podrán contemplar el intenso diálogo entre la mente del creador y sus emociones. Y quienes las adquieran, esos privilegiados de contemplarlas en diversos instantes de la vida, más allá de disfrutar de la destreza y la imaginación del artista, podrán comprobar de dónde nace el arte de William Osorio, sus universos creados y los aún por crear.

La culpa, una vez más, la tienen quienes se aventuran a historiar el arte. A Luisa Lignarolo y Sergio Cernuda, y a su galería, les agradezco esa sacra misión que es celebrar la belleza y el talento. Y algo muy importante, dar fe de su compromiso con estas emociones que hoy nos retratan. Con las piezas de Osorio. Con los ojos de todos.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

5 COMENTARIOS

  1. Un buen artículo con una crítica muy positiva para una obra que no se merece tantas flores.
    No conocía a este pintor, de momento no le puedo llamar artista. Me puse a buscar en internet alguna obra más suya y no encuentro nada , viendo las obras incluídas en el artículo y antes de leer el mismo, vi una mala copia de Bacon. Para triunfar en el mundo del arte o llamar la atención en una exposición has de crear tu propia técnica, llamar la atención por ser diferente, gustar o repeler pero ser diferente.
    Cuando me puse a leer el artículo , él mismo dice tener influencias de Francis Bacon, repito, eso es malo, porque la obra de Bacon es suya, es tan personal que con una en el mercado sobra,lo demás es copia, es como la técnica de Warhol su obra es única, todo lo que surge con sus influencias simplemente nos recordarán sus imágenes y quienes le copian complicado llegar a ser un artista reconocidos por si mismos

    También dice tener influencias de otros muchos como Eric Fischl, tendría que ver más obra suya pero con estas imágenes lo dudo, Fischl es un genio ha conseguido beber de las fuentes más grandes del arte creando su propia técnica.

    Como artista cubano de su tierra Sr Leonel me gusta mucho Mendive, sus obras me parecen bellísimas de una calma y simplicidad asombrosa.

    A este chico, William Osorio, y digo chico porque veo que ha nacido en el 89, es joven, le recomiendo que siga su propio camino y se olvide de influencias. Personalmente también me decantaría por una pintura menos tormentosa pero bueno para gustos se hizo el mercado y ahí cada uno elige el público al que quiere acercarse.

    • Algo parecido, pero menos preciso (no soy capaz de tanta calrividencia), pienso yo.

      En cuanto empecé a ver las fotos de los cuadros me vino Bacon a la cabeza. No conozco Mendive, buscaré sobre él en internet.

      La luz de Cuba debe ser increible, y los retratos de sus gentes tan diversas también, yo creo que la tragedia cubana resaltaría mucho mas con esa luz y esas gentes, que con algo tan personal como Bacon, donde lo que (en mi opinón) mas se revelaba eran sus tragedias personales.

      un cordial saludo

      • Usted es muy preciso Pasmao, lo mío no es clarividencia, el arte ha formado y forma, de una manera u otra, parte de mi vida .

        Hoy en día como en todas las manifestaciones artísticas, en la pintura todo es una imitación, es muy difícil encontrarse con algo nuevo, lo mismo pasa en la música, todas las voces ,que están surgiendo, son iguales.

        Y ojo no digo que la pintura de este chico sea mala, ni mucho menos, pero los nuevos talentos tienen que intentar ser diferentes a pesar de tener influencias de otros, hay que lograr darse a conocer por uno mismo. Hay muchos artistas que tuvieron influencias de otros. El Greco ha influido en artistas variopintos, Picasso, Cezanne, Modigliani pero no por ello estos han dejado de tener su propia personalidad y muchas veces para ver esas influencias hay que observar y conocer mucho las obras de unos y otros.

        Como decía Tamara de Lempicka , no copies nunca. Crea un estilo nuevo, colores claros y luminosos y trata de descubrir la elegancia de tus modelos.

        El arte no deja de ser muchas veces la representación del mundo en que se vive, sea tu yo interno o el que te rodea. No suele gustarme la pintura tormentosa, estilo Bacon. Aunque, algunos, aún viviendo en un mundo lleno de tragedias personales consiguen obras de una fuerza y belleza arrolladora, Munch, Chagall, Goya, Corinth… estaban llenos de tormentos y en muchas de sus obras quedan reflejados pero son obras excelentes. Únicas.

        Saludos

        • En efecto, a mi Bacon, reconociendo todo su arte, no me gusta.

          Por decirlo en plata, si me toca un €uromillón jamás me compraría un cuadro suyo, y si de Anglada Camarasa (aunque me llamaran hortera).

          No se si me he expresado bien.

          saludos

  2. Buen artista con tecnica depurada, lastima que estos autores que intentan reflejar el subconsciente no les guste hablar de a que capas del subconsciente se refieren y dejan que el observador se identifique.

Comments are closed.