Vivimos en una sociedad que deifica el éxito hasta el punto de que este, en sus diversas modalidades, parece ser la única ratio en el terreno profesional y hasta el único objetivo vital para millones de personas. Sensu contrario, su no consecución o, más aún, el simple no reconocimiento social del mismo, deviene una tragedia personal, la desdicha del hombre moderno. Por eso los libros y programas de autoayuda casi siempre coinciden en lo mismo, la consecución del triunfo -personal, profesional o empresarial-, como si este fuera el sentido último e indiscutible de la existencia.

Como en la vida, por más que nos empeñemos, las cosas rara vez son blancas o negras sin más, he de apresurarme a reconocer que tantas monsergas sobre el éxito han generado, como no podía ser menos, una épica de resistencia al mismo en algunos sectores. Otros han optado, de modo complementario, por teñir el triunfo esquivo de un halo romántico, lo que bien podría denominarse la ética –y estética- del perdedor, que tanto juego ha dado en la literatura clásica, en la novela decimonónica y hasta el cine made in Hollywood.

Con todo, debe reconocerse que desde el deporte a las actividades empresariales, pasando naturalmente por la política, el único objetivo contemplable en nuestra sociedad es el triunfo. Como suele decirse, bromas, las justas. La prueba, como recoge el dicho popular, es que la victoria tiene mil padres y la derrota es huérfana. Cuando aparece un libro que reflexiona de modo original sobre el tema, como Instrucciones para fracasar mejor de Miguel Albero (Abada, Madrid, 2013), pensamos, ya desde el propio título, en un guiño sarcástico. ¿Cabe incitar al fracaso como perspectiva? Ya lo dicen los norteamericanos con su característica concisión: born to win.

Asumiendo, pues, que a todos nos han educado para ganar, cabría no obstante explorar la vía del ganador desde una perspectiva opuesta, esto es, no fijándose tanto en lo que se debe hacer para alcanzar la cima sino en lo que no debe hacerse en ningún caso. Pues del mismo modo que un fracaso puntual nos enseña más que cien éxitos, el examen de los errores estratégicos es la mejor brújula para el camino. Esta reflexión es la que me dispongo a hacer, aplicándola al actual escenario político y a los principales partidos y líderes de nuestro ruedo ibérico.

Una de las citas más repetidas en las ciencias sociales proviene de la Alicia de Lewis Carrol, concretamente del pasaje en que uno de los personajes mantiene que las palabras significan lo que él quiere que signifiquen. Para ello solo hace falta una cosa: poder. Por tanto, en el fondo, los discursos se reducen a algo muy simple: quien manda aquí. Quien manda, domina igualmente la concepción imperante del mundo. Ahora bien, a la larga la ecuación tiende a formularse también en sentido inverso: quien puede imponer su ideología, aunque no tenga todavía el poder fáctico, está a un paso de conseguirlo.

En términos más elaborados, se trata del concepto gramsciano de hegemonía. En esa estela, la sociología marxista (Habermas, Bordieu, Chomsky) ha hecho clásica la distinción entre hegemonía cultural y dominio factual, sobre todo si este último se ejecuta mediante la coerción abierta. Así, por poner un ejemplo paradigmático, una dictadura militar se puede imponer por la fuerza de las armas pero tendría los pies de barro al no disponer del consentimiento de los ciudadanos. Entre estos, por el contrario, se crearía una resistencia –para empezar, ideológica- que terminaría socavando el entramado del poder represivo.

Lo antedicho es obviamente una simplificación que requeriría múltiples matizaciones que resultan imposibles en un artículo. No obstante, aplicándolo al caso español, que es lo que nos interesa aquí, se pueden extraer algunas consideraciones interesantes. La ilegitimidad del régimen franquista se proyecta en la democracia como una larga sombra hacia toda la derecha política, sociológica y cultural, que no ha sabido sacudirse el yugo de heredera vergonzante de la dictadura en estas… ¡casi cinco décadas!

La táctica dominante del Partido Popular, sobre todo en los últimos tiempos de Rajoy, ha consistido básicamente en pasar como de puntillas sobre las grandes cuestiones nacionales, cuando no hacerse perdonar su mera existencia. El ministro de Hacienda (Montoro) se ufanaba por ejemplo de descolocar a la oposición de izquierda siendo más radicalmente socialdemócrata que ella. De los aspectos culturales y los medios de comunicación, mejor no hablar, porque la tendencia ha sido, aunque parezca inconcebible o suicida, alimentar hasta sus últimas consecuencias una cosmovisión opuesta y unos grupos de presión ajenos a sus intereses.

Como resultado de ello, la derecha ha podido gobernar en varios períodos (en buena medida, dicho sea de paso, no tanto por méritos propios como por deméritos ajenos: la corrupción del felipismo, el desastre económico de Zapatero), pero nunca ha logrado –mejor dicho, no lo ha intentado siquiera- imponer una hegemonía ideológica y cultural. Solo en este contexto puede entenderse el fulminante éxito de VOX: es la primera vez en los últimos tiempos que un partido de la derecha asume sin complejos el ideario conservador. Ahora bien, su punto de partida es tan débil –socialmente hablando- que le queda por delante una tarea hercúlea para impregnar al conjunto de la ciudadanía.

Citaré tres ejemplos recientes de la inhibición antedicha que conduce en mi opinión al fracaso inexorable. Primero, el famoso juicio a los políticos encausados por el procés. Los testimonios del presidente del Gobierno, la vicepresidenta y el ministro del Interior, las tres principales autoridades del poder ejecutivo cuando se desencadenan los hechos, no han sido decepcionantes, sino algo mucho peor, un vergonzoso espectáculo de abulia, negligencia y cobardía. Con estos servidores del Estado, cuya mayor preocupación es quitarse el muerto de encima y alegar que ellos no sabían nada, sobran hasta los enemigos externos… No es ya solo que el relato esté en manos de los sediciosos. ¡Es que ganan por simple incomparecencia de la otra parte!

Segundo, la conmemoración del 8 de marzo. No se trata de sumarse a regañadientes a las movilizaciones (Ciudadanos) improvisando un feminismo liberal (?) ni limitarse a criticar el secuestro de las mismas por una izquierda montaraz, como ha hecho el PP, sino de construir una alternativa viable, claramente diferenciada, inclusiva y a ser posible ilusionante. Pero, ¡ay!, esto requiere un paciente trabajo previo, no se improvisa el día antes. Los que tanto critican las proclamas del feminismo radical y sectario, ¿qué han hecho para construir otra opción y concienciar a las mujeres y ganarse a la gente para la misma?

Tercera, ante las próximas elecciones generales, no son pocos los que se sorprenden del auge del PSOE, con serias posibilidades de volver al gobierno. Lo que pase realmente ya lo veremos el 28-A, pero lo cierto es que aquí y ahora el candidato Sánchez es el único que está dispuesto a ir a por todas. Ciudadanos se desdibuja y achica, como pasó ya en anteriores convocatorias. El PP nada entre dos aguas, incómodo por la pinza que ejercen a uno y otro lado sus competidores. Podemos ha sido fagocitado prácticamente por un PSOE pragmático, radical y oportunista. VOX intentará arañar lo más posible pero tiene las obvias limitaciones de un partido en formación.

Sostengo desde hace tiempo que Sánchez ha sido minusvalorado como político. No digo como gobernante ni, mucho menos, como estadista, sino simplemente, aunque no es poco, como político maquiavélico que ha logrado resucitar a su partido y ponerle a las puertas de un éxito impensable hace un año. Antítesis del indolente Rajoy, Sánchez es el hombre capaz de todo –y cuando digo todo, quiero decir todo– por aferrarse al poder. Los puristas dirán que eso es éticamente reprobable. Dejémonos de zarandajas. Como decía al principio, el fracaso puede ser muy romántico, pero nadie lo quiere si puede elegir.

Volvamos pues a los términos con los que empezaba esta reflexión. Sánchez puede decir una cosa y su contraria sin el más mínimo rubor, no solo porque tiene el poder sino porque su partido goza de una bien trabajada hegemonía ideológica y cultural en el conjunto de la sociedad española y en particular en sus ámbitos más determinantes –sindicatos, universidades, estudiantes, círculos culturales, creadores de opinión, medios de comunicación, etc.-. Todo lo que sus rivales han descuidado. Ahora, como siempre, querrán recuperar en una campaña electoral todo lo que no han hecho antes.

Foto: Marta Jara


POR FAVOR, LEA ESTO
Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.
Artículo anteriorLa política enloquecida o ‘rizomática’
Artículo siguientePor una muerte digna
Rafael Núñez Florencio
Soy Doctor en Filosofía y Letras (especialidad de Historia Contemporánea) y Profesor de Filosofía. Como editor he puesto en marcha diversos proyectos, en el campo de la Filosofía, la Historia y los materiales didácticos. Como crítico colaboro habitualmente en "El Cultural" de "El Mundo" y en "Revista de Libros", revista de la que soy también coordinador. Soy autor de numerosos artículos de divulgación en revistas y publicaciones periódicas de ámbito nacional. Como investigador, he ido derivando desde el análisis de movimientos sociales y políticos (terrorismo anarquista, militarismo y antimilitarismo, crisis del 98) hasta el examen global de ideologías y mentalidades, prioritariamente en el marco español, pero también en el ámbito europeo y universal. Fruto de ellos son decenas de trabajos publicados en revistas especializadas, la intervención en distintos congresos nacionales e internacionales, la colaboración en varios volúmenes colectivos y la publicación de una veintena de libros. Entre los últimos destacan Hollada piel de toro. Del sentimiento de la naturaleza a la construcción nacional del paisaje (Primer Premio de Parques Nacionales, 2004), El peso del pesimismo. Del 98 al desencanto (Marcial Pons, 2010) y, en colaboración con Elena Núñez, ¡Viva la muerte! Política y cultura de lo macabro (Marcial Pons, 2014).

30 COMENTARIOS

  1. Largo y doloroso periodo catártico espera a los hijos del conocimiento inútil; aquellos que fueron o consintieron en el retorno, a caballo de bribones, de la peor versión viva de la Socialdemocracia, cuya némesis merecen.
    Ni aunque el excelso Fidias, les colocára, en lo alto del morrillo, unas alas de la grandiosidad de las que luce la Victoria de Samotracia, van a eludir su responsabilidad ante la história.
    Por ello aquí, en este relato de hoy, una vez conocido el nudo, descrito a partir del octavo párrafo, donde se regurgita una vez mas su consensuado y recurrente argumento exculpatorio, sobran ya los circunloquios semánticos que se brindan en los variopintos planteamientos y la obvia inferencia de los desenlaces.
    Con el paso de los días, se acrecienta la sospecha que los conspicuos artífices de la voladura incontrolada de la derecha política, y sus edecanes, eran una pandilla de muñidores cuya conciencia describe bien Robert Trivers en su obra “La insensatez de los necios”; cuyo saco de sofismas no portaba, en la realidad, ningún remedio a las amenazas que se ciernen sobre su (nuestra) patria, cuya solución ha quedado bien claro no pretendían, si no, mas bien, réditos de aparceros cuya naturaleza interesada excluye “per se” cualquier planteamiento moral.
    Pero vivir de la explotación factica de ucronías, tiene los tiempos contados. Se creían, porque ellos y su cuarto poder propalaba, capaces de enmendar la plana a Alejandro, César o Escipión, demostrando que fragmentar y estigmatizar era mejor estrategia que unir.
    Estos son los caballos de troya de la Socialdemocracia, ni mas ni menos.
    Mientras los postergados de las tribus de la derecha blandían sus aceros cainitas, hacia un flanco especialmente débil de sus filas, un tipo listo, hábil como pocos, que se apellida Rubalcaba, tejia, en silencio, la urdimbre de una trama que colonizaba como un cáncer la estructura del Estado, situando como campo minado, a una bien adiestrada legión de comisarios políticos en todos sus centros neurálgicos para, cuando llegara la ocasión, hasta un tipo de la ralea de Sánchez, tuviera garantizado la toma del poder.
    Ante este panorama, nos pueden contar que pueden hacer los apolíneos muchachos que lideran las mil leches de la derecha?. Nada, por decenios.
    Porque en el lodazal donde ahora chapotean patéticamente todos, solo se busca saber lo que son. Ahora solo venden la mercancía inane de lo que no son. Y eso no lo compra nadie.
    Pero la Socialdemocracia conoce mucho mejor la naturaleza del sufragio y sabe que al común le importa una higa los postulados ideológicos de los posmarxistas y mucho menos los del circulo de viena, curas o nacionalsocialistas.
    Obedecen, como bien revela la filosofía y mas recientemente las neurociencias, a los mandatos de la voluntad, cuales son el placer y el dolor. Un dualismo mas.
    Y este tipo, Sanchez, lo ha interpretado bien, asimilando para él y los de su casta la parte del placer y el que vota los ve como “los que dan” y como los que producen dolor, a “los que quitan”, es decir a lo que les tocó evitar la quiebra del Estado a la que una y otra vez abocan las regalías de los que invitan a todo el mundo si quien paga es usted.
    Ahora, que vengan los instructores para el éxito político al encuentro del hilo de ariadna que nos saque del laberinto al que nos han conducido del ronzál los expertos dinamiteros de los amarres en que se ha sustentado siempre la supervivencia del país.

  2. Hay un asunto que sobre la hegemonía cultural quiero comentar. Las TVs y muchos medios en España están embarcados en un proceso de manipulación masiva. Estamos inmersos en un proceso de manipulación informativa con el objetivo último de influir en la opinión de la gente: toda una ingeniería social salvaje.

    Los telediarios vienen siempre con: 1. tres o cuatro noticias de género, lo mal pagadas y maltratadas que están las mujeres, 2, dos o tres noticias en la que los golpistas catalanes son presentados como demócratas perseguidos por la justicia española, 3. dos o tres noticias sobre el medio ambiente y los plásticos, 4. dos o tres noticias sobre los inmigrantes hacia España.5. Alguna sobre Franco, y la memoria histérica.

    La manipulación es evidente y salta a la vista cuando lees medios de otros paises de nuestro entorno. Los medios de Francia, Alemania, UK, USA, Suiza, Israel traen noticias totalmente distintas a las de los medios españoles.

    La razón es clara, nuestros telediarios y de rebufo programas diversos no informan sino manipulan. El otro día, el telediario de TVE recordando que Gila cumplia 100 años, afirmaba que Gila en los años 60-70 hacía reír a los ‘dos bandos’. A que bandos se refería ese telediario?
    Sobre el feminismo no hace falta que les cuente nada, veanlo y verán la burda manipulación que no tratan ni de disimular. Solo recordarles que las mujeres maltratadas numéricamente no son ‘el problema’. Hay 10 veces más de muertes por accidentes laborales, 100 veces más de suicidios, e indeterminado número de maltrato por mujeres a niños y ancianos. Y sin embargo, como esto no sube a los medios, no son problema.
    Sobre el golpe de estado en Cataluña. Resulta escalofriante ver la naturalidad con la que califican de demócratas, luchadores por la libertad de los golpistas que auparon a Sanchez al gobierno.

    Resulta sorprendente que lo que son informaciones para nuestros colegas franceses, alemanes, ingleses o americanos no tienen ninguna presencia en nuestros medios. Mientras que estos están llenos no de noticias, sino de propaganda manipuladora al servicio de la izquierda.

  3. Este artículo mezcla muchas cosas. Unas acertadas, otras aproximadas y otras, diría, peligrosas

    Acierta cuando afirma que hay una hegemonía cultural de la izquierda, y que la derecha no entra en esa batalla.

    Hace una valoración ‘punto gordo’ o aproximada sobre la sombra de lo que el autor llama ilegalidad del régimen franquista. Me gustaría recordarle que en 1977 se firmó un pacto de olvido. Pacto que permitió en nacimiento de la nueva Constitución y la aparición en la escena política pública del PC, del PSOE, de UGT y CCOO, junto con otros. El pacto fue roto por intereses partidistas por Zapatero en 2004. Lo que Usted llama ilegalidad del régimen franquista hay que compararlo por el régimen legal de la II República. Para ver quien era más o menos ilegal. Me permito recordarle que la II República muere con el levantamiento de Asturias de 1934, levantamiento que lleva a cabo sindicatos y partidos políticos de izquierda. Esa acción pone de manifiesto la incapacidad del estado frente a la acción revolucionaria de las fuerzas de izquierda, aunque momentáneamente fue sofocado por el gobierno de la República enviando al ejército con Franco al frente –por cierto- . Cuando las propiedades y las vidas de mas de la mitad de los españoles están amenazadas por las fuerzas revolucionarias y el estado es incapaz de poner orden, donde está la legitimidad? Tenian que dejarse matar y/o expropiar la mitad de los españoles, era eso lo legal?

    Creo que es una valoración peligrosa la que se hace de VOX y de Sanchez. A VOX porque trata de quitarle valor, haciendonos ver que en todo caso es un partido en formación al que no se puede entregar el gobierno del estado y con escaso futuro. Por el contrario, afirma que Sanchez tiene un gran futuro.

    En VOX ocurre una circunstancia curiosa, tiene sus 100 puntos programáticos en su página-web, tiene sus programas y hace muy medidas declaraciones en los medios. Y sin embargo, lo que transciende en los medios es lo que ‘los otros’ dicen de VOX. Podemos, PSOE y sus ministras de cuota, Ciudadanos y PP llenan periódicos afirmando que VOX es extrema derecha, sin atreverse a cuestionar ni una sola de los puntos programáticos de VOX. Todo se reduce a hacer comentarios punto gordo diciendo que VOX es un partido de facha, extrema-derecha. Pero no indican porqué VOX es facha o extrema-derecha, es que si lo hicieran el auditorio podría darse cuenta del engaño e irse con VOX.

    Sobre Sanchez, se habla en el artículo y los comentarios. Sanchez es un aventurero de la política, la utiliza para satisfacer sus ansias de poder. Hará, venderá, engañará sin límite mientras le convenga. Los agentes de la secesión lo han puesto de presidente de gobierno por su característica personal: ‘aventurero de la política’. Es el que más le conviene a ellos –agentes de la secesión-, y no hemos tardado en ver como les ha permitido regenerar la estructura golpista que tienen montada en Cataluña. No les ha faltado financiación, ausencia de control, posibilidad para incumplir las leyes sin consecuencias, propaganda para su causa en el exterior y en el interior –lo que es gravísimo-.

    No me gustaria que en el futuro gobierno esté Sanchez. Pero, efectivamente, no esta claro porque los movimientos en el escenario político se están produciendo a toda velocidad y sin gran ruido. El apoyo de los medios a Sanchez es total, a la vez que incomprensible. Hace unos días la portavoza podemita se quejaba de que los medios atacaban sin piedad a Podemos. Ya se había olvidado que fueron esos mismos medios, los que los elevaron de la nada a comerse a IU y casi al PSOE. Esto me hace pensar que los que manejan el cotarro político en la sombra ya no quieren a Podemos, y se centran en apoyar a Sanchez. Esta es la baza vital que tiene Sanchez y que lamentablemente podría salirle bien, a él y a los que desde la oscuridad mueven los hilos.

  4. El concepto “legitimidad”, posiblemente importado al ámbito ideológico desde el “principio de legalidad”, parece uno de esos términos lanzados al aire para aborregar.

    Por una parte legitimidad, si nos guiamos por los “señores-academicos-reales”, es:
    -a)“Conforme a las leyes”
    -b)“Justo”

    Se puede observar pues la contradicción implícita del término, salvo la leyes sean justas (conforme a moral). A diferencia del articulista, me parece ridícula la frase: “una dictadura militar se puede imponer por la fuerza de las armas pero tendría los pies de barro al no disponer del consentimiento de los ciudadanos”

    Que yo recuerde todos los regímenes estatales han sido impuestos por la violencia y sus derivadas (coerción, coacción, inercia burocrática,…). ¿legitimidad?
    Dado se trata de poder, la legitimidad importa de poco a nada, siempre y cuando el grupo opresor (organizado) mantenga el equilibrio de fuerzas a su favor.

  5. Interesante la reflexión que nos trae hoy, Rafael. Y no solo por la claridad con la que articula y expone su visión de los hechos, también por el fructífero debate que es capaz de suscitar en el foro. Valiosas y diversas aportaciones, que con pequeñas matizaciones, comparto en gran medida. Si el panorama político es complejo e incierto, los son más las quinielas que podamos hacer para el 28M. Más o menos, todos los partidos llevan en sus “pecados” la penitencia de la incertidumbre del fracaso y ninguno está dispuesto a quedarse fuera de juego. Aunque las encuestas traicioneras apunten y nos dirijan en una dirección, el futuro no está escrito, especialmente el que vaticina Tenazos.

    Aparte de los pecados u errores fatales que pueda cometer cada partido, pienso que todo el aquelarre que se ha montado la izquierda desde que gobierna Sánchez resulta demasiado grotesco y obsceno para que pueda desembocar en éxito electoral del PSOE (aunque sea a costa de Unidas Podemos) No olviden que en Andalucía, siendo un feudo socialista, ocurrió lo que ocurrió. Con más razón puede ocurrir en el resto de España.
    No se olviden tampoco del extremo desesperante al que se ha llegado en Venezuela en las últimas semanas ni de los socios de gobierno que hicieron prosperar la moción de censura y el acceso de Sánchez al poder y que persisten en mantener su chulería, desprecio y sus acciones hostiles hacia el Estado y el conjunto de la nación.
    En España y en Europa están en juego demasiadas cosas importantes para que el poder recaíga en manos de personas sin escrúpulos que no lo merecen. Quiero pensar que, esa carrera fulgurante de Sánchez que le encumbró a lo más alto de forma repentina le haga descender con la misma brusquedad el 28M. No le auguro un buen final.

    “… la conmemoración del 8 de marzo. No se trata de sumarse a regañadientes a las movilizaciones (Ciudadanos) improvisando un feminismo liberal (?) ni limitarse a criticar el secuestro de las mismas por una izquierda montaraz, como ha hecho el PP, sino de construir una alternativa viable, claramente diferenciada, inclusiva y a ser posible ilusionante.
    Ya, pero ¿cómo se hace eso cuando desde la hegemonía cultural asfixiante que condensa el poder te cortan todas las salidas? ¿contratacar desde el otro extremo para reafirmarse en su victimismo y reforzar sus defensas para proteger su “vaca sagrada”?

    En mi opinión, creo que es un avance reivindicar y hacer valer las distintas posturas que se han improvisado o planteado en el 8M, incluso las que se han opuesto de forma antagónica, porque es una forma de evidenciar públicamente que que esa hegemonía feminista es más frágil de lo que ellas creen y porque más mujeres anonimas que no comparten las tesis del feminismo supremacista pueden sentirse aliviadas, libres y motivadas para separarse de esa masa compacta e irracional que okupaba todo el espacio de la mujer y que no les apetece que el Día Internacional de la Mujer sea politizado obscenamente y secuestrado por un grupo de sectarias supremacistas que se arrogan el privilegio de señalarlas, expulsarlas y excluirlas.
    Lo mismo que cuando el supremacismo independentista se apropió y secuestró la diada del 11M, para su beneficio. No se debió permitir entonces y no se debe permitir ahora que el Día internacional de la Mujer quede en manos de este engendro irracional, sectario y político.

  6. Abstención activa para ilegitimar el sistema, si se quiere cambiar el sistema, claro. Sino votar más de
    lo mismo, continuar igual que hasta hoy. SIN SOLUCIÓN.

    El sistema = partidocracia (no democracia aunque suene parecido) = oligarquía de partidos = corrupción intrínseca inevitable (no hay control) = secuestro de la soberanía = no puedes elegir tu representante al que puedes cesar cuando no cumpla con el mandato imperativo que le has concedido tú, yo y aquel. UN PARTIDO NO TE REPRESENTA.

  7. Pregunta usted que qué hemos hecho los que nos quejamos.

    Reconozco que yo mismo me he hecho esa pregunta, pero tengo algunas propuestas; susceptibles de debate y de mejora por supuesto.

    Visto que ninguna de las plataformas políticas actuales son de confianza para el voto, yo optaría por dos cosas:

    Voto en blanco masivo, para que nadie ocupe escaños.

    Por otro lado, no una plataforma política, sino una civil, a pie de calle.

    Cierto es que alguna vez cuando he propuesto esto, se ha argumentado la falta de tiempo para la dedicación y de recursos, a diferencia de las plataformas y partidos, que cobran del Estado, pero yo creo que todos tenemos 24 horas en el día, y tampoco hace falta muchos fondos para ello.

  8. Gran error cometen quienes infravaloran a Sánchez, desde que ha aparecido sólo se ha dedicado a crecer, hasta en las adversidades. Es una persona maquiavélica, y no le tiembla el pulso para aplicar las medidas que sean necesarias para conseguir sus objetivos, está ausente de remordimientos y sus estrategias no son a corto plazo, él quiere el poder para aplicar su ideología, caiga quien caiga y le da igual que lo pongan verde, como amarillo. Tiene su meta y por ella va, por mucho que esa meta no sea precisamente lo mejor para una Nación y mucho menos para la ciudadanía, pero ésta, hace mucho que ha perdido la capacidad de discernimiento, se mueve a compás de la música que sale por la boca de personajes bastante siniestros.

    Terrible

    • Coincido. A lo malo que es el personajillo, hay que sumar que la psoe ha perdido todo rumbo ideológico lo que garantiza al que ostenta su poder que no habrán miembros con agallas que le hagan sombra. La única ideología que tienen es aglutinarse entorno al poder y sus prebendas.

      El tipejo este fue el que le cambió la cerradura de la FSM al secretario general Tomás Gómez y que por cierto, lo “licenció” de la política.

      Y sí es terrible, ver cómo la nación más antigua de Europa tiene tiparracos como este en la más alta magistratura de gobierno. Terrible es ver cómo en España, desde la restauración democrática llevamos la friolera de tres golpes de estado, 23F, 11M y el golpe catalán, algo que no tiene parangón con ningún país de nuestro entorno. Terrible democracia. Terrible clase política. Terrible ciudadanía que una y otra vez encumbra a la misma mierd@.

    • Totalmente de acuerdo con Vd. en el maquiavelismo del personaje. Desde luego que se equivocan quien lo infravaloran. Es un tipo sin escrúpulos, que no dudará en hacer lo que sea para seguir en Moncloa, pasará por encima de todo y de todos. Aunque creo que la ideología en él es accesoria. Solo es un medio, no un fin en si mismo, aunque sabe que es una herramienta que le ayuda a conseguir sus metas. El objetivo es: él, él, él y nada más que él. Estamos ante un psicópata de manual de psiquiatría. ¿Cómo puede estar el pueblo español tan ciego?

      • La ciudadanía, Libertad y Argantonio, se dejó comer el coco , llenar la mente de pajaritos y bastante ignorancia.

        Sólo hay que hacer un repaso a determinados programas y series, que invadieron la televisión hace décadas, con audiencias millonarias, para darse cuenta de las inquietudes de la sociedad. La televisión fue una verdadera enciclopedia para llenar las casas de ignorancia, eso, más las escuelas que dejaron de ser centros de enseñanza para ser centros educativos, se puede llegar a entender la ceguera de una gran parte de la ciudadanía y que terminen encumbrando siempre a los mismos y si añadimos, otros medios de comunicación como la prensa y ahora las redes sociales pues tenemos lo que tenemos.

        La solución es bastante compleja o llega un milagro o simplemente estamos condenados a ser gobernados por un hatajo de ignorantes.

  9. El gasto público ya ronda el 42% del PIB, el agujero acumulado para los años 2019 y 2020 va a alcanzar el 4% del PIB, un descuadre de cuatro veces más déficit de lo esperado. En ausencia de medidas correctivas, el déficit subirá en 37.300 millones de euros.

    La presión en la olla no cesa de aumentar. Otra ración de Sánchez resultará en un estallido de proporciones imprevisibles. Lo he dicho aquí muchas veces y lo repito una vez más: explicad la situación a familiares, amigos y asiduos y que cada uno tome las medidas que considere más adecuadas. Mientras haya tiempo.

  10. Todo apunta a que Sánchez va a ser el próximo Presidente del Gobierno. Nos esperan cuatro años “históricos” (o puede que más).

    Realmente Sánchez lo tiene fácil, porque enfrente no tiene a nadie.

    El PP es el mismo partido de Rajoy y Soraya, que no ha renovado nada. Las estructuras del rajoyismo siguen intactas y la comunicación es nefasta. Juanma Moreno Lanada en Tartessos es sorayismo en estado puro. El presidente es una buena persona, pero está rodeado de aves rapaces de su propio partido y con unos socios (C’s) que están deseando darle la puñalada por la espalda en cualquier momento. Rivera es “riveleta”, un señor que funciona a golpe de encuestas (manipuladas) y que no sabe si es liberal, socialdemócrata, centralista, autonomista, según el día. Y su partido sufre su cesarismo, máxime cuando está formado en buena parte por arribistas.

    VOX se ha convertido en un partido folklórico y tradicionalista: mucha banderita de España, mucho toreo, tradiciones, caza, ideas muy trasnochadas en temas como el aborto, el matrimonio homosexual, catolicismo ramplón. Al pueblo español le preocupan otras cosas, de las que VOX hace un discurso simple y propone cosas imposibles y poco inteligentes, con lo que le pone a huevo a la prensa lanzarle etiquetas. Con estas mimbres VOX nunca será un partido de masas, que tenga un discurso conservador claro y con ideas-fuerza, pero que se quite lastre del pasado de encima. Una pena, porque podría atraer mucho voto de unas clases populares muy asustadas.

    Los aliados de Sánchez trabajan para el PSOE. UNIDAS PODEMOS, CONFLUENCIAS, MAREAS (o como se llamen ahora) están en caída libre porque una vez que sacaron su patita marxista-leninista y su anticapitalismo de catacumba universitaria, se vio de que palo iban: a convertirse en una casta más y vivir del Estado y sus errores y sus patochadas les han llevado a la perdición. Todo ese voto irá para Sánchez, que le ha comido el discurso radical izquierdista a Pablo Iglesias.

    Todo ese postureo radical de izquierdas de Sánchez es una pura impostura porque el Presidente del Gobierno es el representante actual en España de la Izquierda Caviar (como se dice en Iberoamérica) o de la Gauche Divine a la francesa. Un pijo-progre de toda la vida, de familia bien, que no sabe nada de la clase obrera (y de su señora, mejor no hablar). Eso sí, sabe que la ingeniería social izquierdista vende mucho en España, porque el borreguismo es una plaga nacional. Sánchez, Calvo y el resto de la peña socialista enchufan ideología izquierdista radical y tóxica en vena a la sociedad española, pero ellos son pura “beautiful people” de colegio privado y tiendas exclusivas. Saben que eso funciona, así como agitar el fantasma de Franco y la extrema derecha, porque el pueblo español es totalmente previsible y le tienen cogido el pulso.

    La pena es que los viejos socialistas de toda la vida no dicen nada, porque saben que Sánchez es un psicópata vengativo y va a ir a por cualquiera que se mueva en su contra. Yo, de estar en la piel de Susana Díaz, la anterior reina de Tartessos, iría sacándome el pasaporte y solicitaría entrar en EEUU como inmigrante para buscar trabajo en cualquier pizzería de Arkansas, porque va a ir a muerte con ella y con todos los suyos, que ya se están cambiando de bando. Los llamados “barones” del PSOE no es más que una panda de acomodados, que llevan décadas viviendo del cargo público o del cargo orgánico del partido y que no han doblado la espalda en su vida. Saben que su permanencia en el sillón depende de su fidelidad y adulación al líder, o al menos, de pasar desapercibidos. Ninguno se va a exponer a perder sus prebendas, porque la calle es muy dura y seguro que ninguno quiere volver a sus antiguos trabajos, después de décadas con coche oficial y chófer y vivir a mesa y mantel con gastos de representación a cargo del contribuyente.

    Los nacionalistas-indepes saben que Sánchez es su baza para conseguir lo que llevan maquinando 40 años. Los más listos no quieren la independencia total, porque eso supondría perder el tren de vida de la burguesía catalana de la zona alta de Barcelona y tener que gestionar su mediocridad (aunque siempre recurrían al enemigo exterior: España nos jode). Estos quieren la independencia de facto, pero formalmente seguir dentro de España como confederados y/o asociados, para que los españoles (que ellos no lo serían) se hagan cargo de las facturas de sus delirios, para que ellos puedan seguir viviendo en Pedralbes y veranear en su masía del “Empordà”. Como perfectos españoles que son todos ellos, entre los nacionalistas-indepes también hay una masa amplia de borregos que se creen el rollo de la República Catalana, Galiza y Euskalherría (y alguno por el sur con “delirium tremens” que apuesta por la independencia de Tartessos, alguno incluso con ecos de Al-Andalus y nostalgia de Abd al-Rahman III y el paraíso perdido de Madinat al-Zahra y La Alhambra, esos ya fumados de hachís hasta el moño). A esta gente le pasa como a los “zombies” que votan al PSOE: que piensan que Sánchez es un obrero como ellos y un “hombre de izquierdas”, que quiere arreglar el mundo. Los borregos nacionalistas indepes piensan que sus líderes son Guifré el Pelòs o Ramón Berenguer IV, que son gente épica, capaces de morir por la causa. Joder, como se oyen las risas. Los tontos útiles son los que han metido en la cárcel, que son más borregos que los demás, mientras los cerebros Puigdemont, Pujol y Mas se pegan la gran vidorra. En cualquier caso, en la “segunda vuelta” (que en España se produce en el Congreso de los Diputados) los nacionalistas e indepes votarán a Sánchez, pero exigirán el indulto de sus presos. Con ello, demostrarán que no abandonan a los suyos y pretenderán reforzar el movimiento. Y “negociació després del fet diferencial”. La España común paga y Cataluña gasta. Los vascos más de lo mismo y Navarra pues igual.

    Que siga el circo, solo os digo que ahorréis para el futuro: euros, dólares, francos suizos. Puede que los necesitemos más pronto que tarde. Perdón por la longitud del texto y saludos.

    • Normalmente leo con interés sus comentarios y suelo estar de acuerdo, en éste disiento en la apreciación que hace de VOX

      “VOX se ha convertido en un partido folklórico y tradicionalista: mucha banderita de España, mucho toreo, tradiciones, caza, ideas muy trasnochadas en temas como el aborto, el matrimonio homosexual, catolicismo ramplón. Al pueblo español le preocupan otras cosas”

      ¿Está seguro?, yo no, de hecho creo que es todo lo contrario a lo que usted dice. Muchos españoles estamos hartos de que nuestra hispanidad sea machacada, a igual que nuestras tradiciones e incluso nuestras ideas religiosas. Siempre he envidiado a otros países con un respeto absoluto a su pasado, a sus ideas, a su folclore, tradiciones, a su sentimiento nacional y nosotros todo lo contrario, teniendo que callar y hasta avergonzándonos de ello.

      Y por supuesto el aborto para ni no es una idea trasnochada, todo lo contrario, no estoy de acuerdo con aborto libre porque yo lo valgo y no quise tomar precauciones para quedarme embarazada y poder abortar hasta el momento que yo quiera. No, bastante lejos de querer eso.

      El matrimonio homosexual…en fin, no voy a entrar si debe llamarse matrimonio o no. Sinceramente me parece una tomadura de pelo pero bueno lo acepto por aquello de que un papel te da los derechos. Personalmente me da igual quien se meta en cama con quien, pero tampoco estoy de acuerdo con el circo que está montando el colectivo lgtbi+.

      y sí, claro que me preocupan otras cosas, las de comer sobre todo, el panorama viene desolador y que decir del sistema educativo, es un desastre pero que me preocupe entre otras cosas la situación económica de España y la Educación no quiere decir que no me preocupe que nadie defienda nuestra idiosincrasia y sobre todo que nos tengamos que sentir orgullosos de ella. Estoy harta de leyendas negras

      • Gracias por leerme con interés, que es recíproco. El problema de VOX es que se están quedando en la parte más folklórica, al menos en mi opinión y en lo que se ve en el “mainstream” y los titulares que sacan a sus dirigentes. Los españoles estamos hartos de todas las cosas que comenta Vd. (y yo el primero), pero los adversarios son enormemente poderosos y desmontar todo el tinglado de ideologización izquierdista ñoño que tiene la sociedad española tiene que ser poco a poco. VOX muchas veces se lo pone fácil a los medios (la mayoría en España al servicio de la izquierda progre) para que les saquen las etiquetas de “fascista”, “facha” y otras lindezas y hagan cordón sanitario hasta incluso la derecha del PP (que los mira con desdén aunque los necesita, nos vayan a meter a nosotros en el mismo saco, uuufff). Los españoles hemos sido sometidos durante décadas al mensaje “derecha = mala”, “izquierda = buena”, “capitalismo = malo”, “comunismo = bueno”, aunque luego a los comunistas no les votara ni su primo, porque para eso ya estaba el PSOE.

        En mi modesta opinión, VOX debería ser mucho más listo y astuto y no potenciar esta parte de la España cañí que llevan consigo, que tiene una pésima prensa en nuestro país. Debe hacer una verdadera pedagogía política y no ir a lo anedótico, si quiere llegar a ser un partido de masas y decisivo, que pueda realmente cambiar las cosas: construir el estado nación que ha sido deconstruido, desterrar los tópicos izquierdistas sobre el pasado, racionalizar el estado autonómico (su desaparición no es posible actualmente y quizás no sea aconsejable, pero sí su reformulación y con un proceso de recentralización de competencias claves), llevar a cabo reformas económicas y políticas imprescindibles, reducir el número de políticos, cambiar la Ley Electoral, reflexionar seriamente sobre la inmigración y las concesiones de nacionalidad, que implican que España tenga una política exterior propia y no dependiente de la Unión Europea, reformular el Proyecto Europeo y no lo que tenemos ahora, etc. Si siguen como hasta ahora, creo que VOX se convertirá en un partido testimonial en el futuro, por muchos votos que saquen ahora. En España se podría producir un “sindrome Le Pen” (todos contra VOX, incluido el PP con la boca pequeña).

        Además, no nos olvidemos de algo muy importante: los arribistas. Hay mucho aprovechado que está viendo en VOX una nueva plataforma para lanzarse a la política y meterse en ese mundillo, para vivir del cuento. Cualquier partido con las expectativas de VOX debe extremar su cautela a quién admite en sus filas y sobre todo a quién promociona, porque hay mucho lobo que viene rebotado de otros partidos y que ve en VOX un modo de hacer carrera. Esto fue lo que en una buena parte le pasó a UPyD, más allá del cesarismo de Rosa Diez, pese a los servicios prestados a la nación y también lo que le está ocurriendo a C’s. Mucho cuidado con los cargos a nivel local y regional porque hay está una de las claves del crecimiento de cualquier partido político.

        No pienso que el aborto sea una idea transnochada, ni mucho menos, pero entrar a saco contra el aborto me parece un error. Más bien yo diría que “vamos a potenciar la maternidad y la paternidad”, con ayudas efectivas a la natalidad, en desgravaciones fiscales, en horarios, en atención al cuidado de los hijos, en conciliación laboral, porque España se enfrenta a una decadencia demográfica sin precedentes. Pero tampoco dar ayudas a troche y moche cuantos más hijos se tengan, porque muchos colectivos (no voy a señalar) tendrían familias numerosas como medio de vida y eso hay que evitarlo a toda costa (que es lo que pasa en algunos países europeos y de ahí el reemplazo demográfico). Las ayudas hasta dos o tres hijos por mujer o pareja, con el tercero o cuarto se reducen a la mitad y el quinto que se lo pague cada uno. El que quiera tener una familia extensa, que se lo pague de su bolsillo. No vamos a hacer el idiota. Y modificar los excesos de la ley del aborto socialista con discreción, para no levantar mucho la liebre. Ir a saco con el tema aborto es poner a los agitadores de la calle alerta. Hay que actuar con cautela.

        Sobre el matrimonio homosexual, me da igual como se llame, pero es un tema que afecta a un porcentaje muy pequeño de población, pero que da muchos réditos a la izquierda progre con una mínima inversión si se ataca. Habría, en mi opinión, que dejarlo estar, pero potenciar una educación y unos valores donde se hable de familias estables, que son las que crean una sociedad fuerte y con vocación de perdurar. Ello supondría respetar los derecho de los gays y lesbianas (que son una minoría por mucho que se empeñen los distintos lobbies) y suprimir ayudas oficiales a este tipo de asociaciones. Quien quiera propaganda homosexual en vena que se la pague de su bolsillo.

        Tema de la violencia de genero, pues igualdad ante la ley y publicación de las estadísticas reales de violencia, la sociedad española tiene derecho a saber qué colectivos son los que tienen mayores tasas de violencia, pero lo ocultan porque va contra el discurso progre. No se puede culpabilizar a todos los hombres, pero decir que se va a suprimir la ley de violencia de género, así, a saco, es hacer los titulares a la prensa.

        Hay que tener las ideas claras, pero con un discurso adaptado a la sociedad en que vivimos y sobre todo realismo, mucho realismo. Creo que VOX debe ir por ahi, pero también puede que yo esté totalmente equivocado. Pienso que no hay que dar armas al enemigo, ya de por si muy poderoso, pero creo que VOX a veces les da muchas por ser demasiado claro. Y piense que en política: nadie dice la verdad completa, ¿acaso nos cuenta el PSOE cuáles son sus planes de futuro para España? ¿Si los contara de verdad, cree Vdes. qué Pedro Sánchez tendría muchos votos? Pues VOX debería hacer lo mismo.

        Disculpas por la longitud y saludos.

        • Vox es el único partido que está plantando cara al monopolio ideológico de la izquierda. Yo no veo nada folklórico en enfrentarse a la ideología de género, la memoria histórica, el globalismo, el expolio fiscal de los españoles y defender a ultranza la unidad nacional. Ahora si usted se queda en la propaganda negativa de los medios de comunicación de masas controlados por el globalismo y la izquierda, elementos para nada contradictorios, esa ya es otra cuestión. Estos días hemos visto como Rocio Monasterio, ella sola, se enfrentaba a la dictadura de género de todos los partidos, PP incluido. No se si eso es la “España cañí” y folklórica, puede ser, pero para mí es un soplo de aire fresco.

        • Lo que planteas es cortoplacista y es seguir tragando con la corrección política y la hegemonía cultural de la izquierda algo que lleva haciendo la derecha décadas aquí y en todas partes, es decir hacer lo que justamente ellos quieren, que nadie disienta y a la vista está que hasta ahora estaban encantados con el PP o un Ciudadanos que no contradice sus postulados, más bien en parte se los han apropiado, pero la llegada de VOX les causa mucha alarma porque si están dispuestos a crear un relato alternativo que rompa su hegemonía política y cultural.

          Para mi VOX va por el camino correcto por una sencilla razón hoy la contracultura y lo rebelde es ser de derechas, aunque a muchos les cueste creerlo, lo que si puede usar VOX en todo caso son las herramientas de la izquierda para crear una nueva hegemonía cultural que reemplace a la actual.

          En cualquier caso hacía falta un partido bien a la derecha que empujara el centro político y eso hizo VOX ya que ahora Ciudadanos tiene que escoger si va a ser el reemplazo del PP o del PSOE, y con todo el rollito progre-liberal lo tienen más fácil a la izquierda y ya sólo falta que el PSOE acabe como los demás partidos socialdemócratas europeos, es decir en la irrelevancia y por mucho que digan las encuestas lo contrario eso está muy cerca de suceder, en pocas palabras no necesitamos más partidos socialdemócratas o que se disfracen de ello y es si VOX nunca logra una mayoría no pasa nada mientras machaquen con su discurso una y otra vez, creando justamente un relato alternativo que a la larga muchos irán comprando.

          • Primero de todo, agradecer a todos los disidentes el interés que esta suscitando este debate. Yo solo pretendía ofrecer mi impresión del panorama político, que, puede estar totalmente deformada por mi visión desde las tierras de Tartessos. Está claro que la discrepancia se encuentra en la estrategia de VOX y en sus aspectos más políticos, que no en la conveniencia de que exista este partido, como debe ser una democracia avanzada.

            Por mi parte, pienso que el problema no es que una parte importante del discurso de VOX esté en lo cierto (que lo está), al menos en el diagnóstico. La escenografía puede ser acertada, pero el error, en mi opinión, es en la insistencia en los mismos mensajes y temas, así como la aplicación de determinadas recetas, que quizás no puedan aplicarse como elefante en cacharrería. Por otro lado, pensar que VOX va a arrasar y que sus planteamientos los va a comprar una mayoría importante de la sociedad española y máxime cuando no hacen un análisis profundo de los problemas: para ellos todo es ideología de género y marxismo cultural, al menos lo que transciende a la opinión pública. En el debate intenso sobre temas que suscitan pasión, VOX puede tener alguna ventaja (como comentan Vdes. sobre Rocio Monasterio, Ortega Smith o Abascal), pero una cosa es la televisión y otra la urna del colegio electoral. Pero la política es mucho más que eso.

            Hoy la sociedad es muy compleja y nos encontramos en un momento crucial de la historia de la humanidad. Los partidos de masas tienen que ser transversales y la transversalidad supone aceptar determinados consensos: aceptar el matrimonio homosexual no implica hacer propanganda homosexual, defender el laicismo no implica ir en contra del catolicismo, defender la unidad de España no implica negar que nuestro país es muy complejo por su propia historia, defender medidas contra la violencia de genero (que nombre más feo, por Dios) no implica negar la igualdad ante la ley. Eso es para mi un partido serio

            Los tiempos en política son muy cortos y cada vez más. Y los partidos florecen y se marchitan como flores de invierno, salvo que llevan asentados mucho tiempo con estructura (por lo que tardan mucho más en implosionar y más si tienen el cemento del poder, sea PP – PSOE). En España hemos visto en los últimos años como partidos que eran promesas ilusionantes (cada uno para su parroquia), léase UPyD, PODEMOS y CIUDADANOS han acabado siendo verdaderos “soufflés” que han pinchado (PP y PSOE siguen siendo hegemónicos, no nos engañemos). VOX puede sucumbir a este efecto, máxime porque se enfrentan a un enemigo poderosísimo, que ya los tiene en el punto de mira. No seamos ilusos pensando que el complejo ideológico progre va a caer de un soplo; no va a ser así porque hay muchos intereses y mucha pasta detrás y muchos años de lavado de cerebro.

            Los dirigentes de VOX tienen que ser muy prudentes y astutos, porque cualquier escándalo o desavenencia dentro del partido puede acabar con él y llevar la desilusión a mucha gente, convenientemente amplificado por la prensa. Por eso la selección interna que debe hacer VOX (y cualquier partido serio) debe ser muy estricta. Cierto es que los mensajes simples atraen a las masas, pero las masas también te abandonan enseguida pasado el “calentón” del primer momento.

            Saludos.

  11. Sánchez no es más que un simple oportunista. Se ha aprovechado de unas circunstancias muy favorables, de un autentico viento de cola. En primer lugar de los procesos de corrupción del PP, que han sido muy bien divulgados por los medios, ocultando los mismos medios los enormes fraudes del PSOE con lo de los ERE de Andalucia y demás minucias. Se ha aprovechado de un proceso de secesión de Cataluña, muy mal combatido por el PP, que ha dado lugar al auge de VOX. Lo peor de todo es que la derecha se presenta dividida y en cambio el partido a la izquierda del PSOE, Podemos, se ha apartado para que el triunfo del PSOE sea mayor.
    Por otra parte, Sánchez está actuando con una desfachatez enorme al estar comprando votos con el dinero del contribuyente, algo que no seria de ninguna manera consentido por una sociedad civilizada. Ahora los partidos de derechas han puesto una protesta al consejo electoral, pero no se ve que tenga demasiado éxito. La compra de votos es la mejor propaganda que existe, y si se ve que la sociedad no protesta, es que las cosas en este país están mucho peor de lo que creemos.
    Sánchez, por otra parte no se preocupa por las consecuencias de sus actos, no se preocupa por estar generando una crisis enorme como consecuencia del enorme incremento de los gastos del estado ¿Qué pretende Sánchez sabiendo que todos estos gastos se tendrán que pagar y de malas maneras? ¿Cómo se las arreglará Sánchez cuando dentro de un año las cosas empiecen a ir muy mal en España? Yo creo que si bien Sánchez lo sabe, no le importa, cuando llegue el momento sabe que tiene una salida que le proporcionará Pablo Iglesias: la quiebra del sistema, el derrocamiento de la monarquía y la democracia. Cuando llegue la crisis que está provocando Sánchez ayudado eficazmente por Pablo Iglesias, la única salida posible para una España completamente arruinada será una dictadura de extrema-izquierda.

    • Su comentario es de empezar y no acabar. Veamos:

      “muy mal combatido por el PP”
      El PP no ha combatido el golpe de estado catalán, más bien lo ha financiado y amparado. Montoro dijo que no había fraude en el dinero que se enviaba.

      “es que la derecha se presenta dividida”
      ¿ Quien es derecha ? ¿ Ciudadanos, ese partido intervencionista ? ¿ El PP, ese partido que subió los impuestos hasta lo indecible ? Ambos dos, que están a partir un piñón con la nauseabunda y totalitaria ideología de género.

      “Podemos, se ha apartado para que el triunfo del PSOE sea mayor”
      ¿ Quiere vd. decir que Podemos no se va a presentar a las próximas elecciones ? Si no es eso ¿ Como se han apartado ? Podemos se ha dividido entre pablistas y no pablistas y eso ha provocado rupturas y malas expectativas electorales que a su vez alimentan la ruptura. Están en barrena.

      “estar comprando votos con el dinero del contribuyente”
      En España todos los partidos están cuatro años en campaña con el dinero del contribuyente. El que gobierna tiene más disponbile, porque amén de lo asignado por el estado, disponen del BOE para “hacer amigos” y no olvidar nunca que a día de hoy se está cometiendo financiación irregular de todos los partidos, noticia que conoceremos, si se permea, en unos años.

      “Sánchez, por otra parte no se preocupa por las consecuencias de sus actos”
      Sí se preocupa por sus actos. El otro día fue al homenaje a las vícitimas del 11M. Le preocupaba que ese acto tuviera repercusión electoral. Distinto es que su electorado, que hubiera votado a la mona Cheetah si hubiera sido la candidata de la psoe, sienta tanto odio a la idea de España, que le importe un pimiento lo que el doctor fraude haga con su país.

      “¿ Cómo se las arreglará Sánchez cuando dentro de un año las cosas empiecen a ir muy mal en España?”
      Las cosas YA van muy mal para España. La inmensa deuda que atesoramos es el summum de todos los despropósitos cometidos por nuestros abyectos políticos, todos ellos. España está perdiendo todos los días posicionamiento internacional. En el BCE sólo tenemos asiento de bedel, idem en las instituciones bruselianas. Eso se paga en forma de desempleo, por ejemplo.

      “la única salida posible para una España completamente arruinada será una dictadura de extrema-izquierda”
      En esto sí le doy la razón. Los progrejetas primero arruinan un país y luego le cuentan a la población que ellos tienen el remedio para todos los males que la aquejan. Así están en Cuba, en Venezuela, etc.

      El odio izquierdista está destrozando España. El PSOE debería ser juzgada como organización mafiosa y traidora al interés de la nación. Pero no ocurrirá. En vez de eso serán ellos los que redacten los indultos de los golpistas catalanes. Nunca nación alguna vivió tanto oprobio.

      • Mire, creo que las cosas son como son y no como queremos que sean. En primer lugar es increíble que un Pablo Iglesias, sabiendo que es prácticamente el único valor que tiene Podemos para conseguir votos, esté desaparecido, a no ser que sea porque sabe que es mejor para sus propósitos que gane Sánchez, cosa bastante lógica porque el sabe que ante la crisis que provocará un gobierno populista, él sabrá sacar provecho, porque si bien Pablo es bastante ignorante en muchas cuestiones, sobre como hacer la revolución es lo que más ha estudiado, vea si no su curriculum,…
        Lo que yo decía sobre la contra descarada de votos que está perpetrando con la aprobación de todo el mundo, me referia a que ningún gobierno en funciones se ha atrevido a tanto, ningún gobierno en funciones se ha atrevido, incluso proclamado en alta voz, sus viernes sociales, decretos de emergencia que cuestan mucho dinero,… Creo que esta vez se han pasado en cuanto a desfachatez, que por otra parte será recompensada porque mucha gente cree que hace muy bien, sobretodo los beneficiados, por simplemente en este país nadie entiende de algo de economía, ni siquiera de la suya propia, y nadie ve que de alguna parte tiene que salir tanto gasto.
        Yo creo que los partidos constitucionales están compuestos en su mayoría de perfectos aprovechados, y los que en un principio no lo son ya aprenden de sus antecesores, pero hay una gran diferencia entre unos aprovechados del régimen y los que aparte de aprovecharse quieren el derrocamiento de la monarquia, la Constitución, sumir al país en la ruina completa y por supuesto implantar una dictadura marxista-leninista. Hay una gran diferencia entre los dos conceptos.
        Las próximas elecciones, muy probablemente las ganarán los populistas junto con el PSOE, gracias a la división de la derecha, como ocurrió en las elecciones de Febrero del 36, y su consecuencia será la ruina del país, y con mucha probabilidad el derrocamiento del sistema, no solo del régimen monárquico si no de España y del estado de derecho.

  12. “Ahora, como siempre, querrán recuperar en una campaña electoral todo lo que no han hecho antes.”

    Ese parece el estilo del PP y Ciudadanos para reforzar el éxito de la expansión ideológica de la izquierda feroz. Por eso tales partidos no desprovechan ninguna oportunidad para reforzar el éxito de los que van ganando, por ejemplo, con el feminismo arrojadizo, aunque sea en campaña, como hizo Arrimadas acudiendo la la manifa de las embrutecidas.

    • Aquí un ejemplo de como un Pablito Casado le toma el pelo a sus “electores”

      Promesas De Pablito Casado
      https://www.youtube.com/watch?v=wy45GRzExbA&feature=em-uploademail
      Ya saben, si se dejan engañar una tercera vez, es que son idiotas.
      Después del 28 de abril la implosión del régimen, puede acontecer en cualquier momento. Si Pedro Sánchez o Casado y en el medio Rivera, gana “las elecciones”, España saltará por los aires, como Yugoslavia. Ya está acordado con las fuerzas, que dirigen el cotarro más allá de nuestras fronteras.

      • Casado es el recambio del PP para el envite electoral. Sus prioridades son ganar las elecciones y evitar que la camarilla que le precedió en el partido no pase por un proceso judicial.

        Es el proceso que hacen todos los partidos cuando se agotan porque están de corrupción más arriba de los pelos: renovación de cargos con garantías de que los que salen serán protegidos de los procesos judiciales que se les pueda querer incoar. Lo hemos visto mil veces.