Los resultados de las elecciones catalanas permiten dos tipos de lecturas posible. Una visión macro nos lleva a concluir que la situación en aquella comunidad autónoma es aún más difícil que hace cuatro años, que el constitucionalismo firme ha resultado gravemente debilitado, y que las perspectivas son no ya oscuras sino siniestras. Pero luego está la visión micro, la que se refiere al devenir de las alternativas ‘de derecha’ en el conjunto del país, con el espectacular despegue catalán de Vox, en detrimento de un PP paralizado y un Cs en imparable proceso de derrumbe. Esta lectura lleva a la constatación del fracaso del tan celebrado proyecto político que Casado anunció en la moción de censura.

Publicidad

La primera conclusión, la macro, era previsible. Si el Gobierno de la nación opta por tolerar, ceder, coquetear e incluso requerir el apoyo político de quienes acaban de dar un golpe institucional, y han sido condenados por ello, la única consecuencia posible es que los catalanes a los que tales partidos representan se vean reforzados y mejoren sus resultados.  Por otro lado, es también lógico que el desánimo ante la debilidad gubernamental frente al separatismo desanime el voto de una parte de los catalanes constitucionalistas, máxime en un entorno de riesgo pandémico.

Si ya en octubre parecía insensato diseñar un proyecto político basado en una fantasiosa hegemonía rotunda del PP en el campo de la derecha que obligara a Vox a brindarle su apoyo gratis, tras las catalanas tal idea resulta un puro delirio

La victoria de Salvador Illa es, indudablemente, todo un éxito para el PSC y para Pedro Sánchez, que es el gran triunfador de los comicios catalanes. Su apuesta por el ‘modelo Frankenstein’ no sólo se ve muy reforzada, sino que aparece, para cada vez más personas, como la única vía posible para la gobernabilidad de España. Lo que es, muy probablemente, un desastre para el país, pero una bendición para quien, como nuestro presidente, tiene como principal aspiración la de conservar el poder a toda costa.

Por otra parte, como acertadamente señaló durante la noche electoral el filósofo Miguel Ángel Quintana, el éxito de Salvador Illa, el ministro con peores resultados sanitarios de toda la Unión Europea y parte del extranjero en la lucha contra el Covid, revela que en los tiempos del relato y la propaganda la ‘buena gestión’ se convierte en un concepto etéreo y manipulable. Susceptible de ser arrastrado por el fango mediático. Sánchez intentó en un primer momento convencer a los españoles de que su labor había sido magnífica, pese a todas las evidencias en contra, pero, con innegable intuición política, a comienzos del verano, cambió de estrategia y optó por delegar las competencias en las comunidades autónomas para que los previsibles fracasos de los demás encubrieran los propios. El resultado es esa pastosa, y tan extendida, sensación de un fracaso global y colectivo del que logra escabullirse aquel que tiene la responsabilidad principal.

Se ha dicho también que los resultados del domingo suponen el fracaso de la política de apaciguamiento. Pero esto merece una matización. Es verdad que si la estrategia de Sánchez buscaba robar votos del campo independentista eso no ha ocurrido, pues todo su incremento puede atribuirse a la quiebra de Ciudadanos. Pero, visto desde otra perspectiva, el éxito de Salvador Illa confirmaría que, en un polvorín como el catalán, la única opción electoral real de los partidos no independentistas es la apelación al diálogo y a una etérea ‘solución política’; es decir, la vía del apaciguamiento. Que ése sea, en realidad, un camino sin salida, que nos aboca a un futuro de gravísima incertidumbre, cuando no directamente al desastre, será el problema de mañana. Pero hoy, por cínico que pueda sonar esto, los números cantan y los trovadores del diálogo podrán cantar desacomplejados las glorias del presente y proclamar que la realidad les da la razón.

El análisis micro, el referido al devenir de ese conglomerado político que viene a resumirse como ‘la derecha’ o ‘las derechas’, no tiene menos importancia que el anterior. En realidad, si me apuran, es más relevante. Porque la lectura más general que acabamos de hacer coincide con bastante precisión con lo que podíamos esperar, o temer, mientras que el espectacular ‘sorpasso’ de Vox al PP y a Cs en Cataluña no estaba tan claro, y muchos daban por sentado que no ocurriría. Con todo, tan importante como la sorpresiva irrupción de Vox como cuarta fuerza en Cataluña (hay que insistir en ello: cuarta fuerza en Cataluña) es la incapacidad del PP no sólo para despegarse de su condición de farolillo rojo, sino para evitar empeorarla, pues ha pasado de 4 diputados a tres, todo un mínimo histórico. Que esto ocurra simultáneamente al desmoronamiento de Cs, que dejó colgando y en busca de nuevo destino nada menos que 30 plazas en el Parlamento catalán, es un fracaso sin paliativos. Un fracaso de Alejandro Fernández, indudablemente, pero, sobre todo, un fracaso monumental del proyecto de Pablo Casado.

Es verdad que los resultados catalanes no son directamente extrapolables al conjunto de España y, por tanto, sería insensato deducir de ellos la certeza de que Vox fuera a superar al PP en unas próximas elecciones generales. Pero lo que sí permiten afirmar, con toda rotundidad, es el fracaso de la estrategia anunciada, con gran éxito mediático, por el líder popular en el debate de la moción de censura contra Pedro Sánchez y que algunos calificaron como ‘giro al centro’. En su momento (El porvenir de la derecha – Disidentia) ya expusimos en estas mismas páginas -y bastante a contracorriente del clima general- que la estrategia esbozada por Casado era suicida, por ajena a la realidad, y que no tenía ningún porvenir. Y los resultados del domingo lo confirman incluso más de lo que yo mismo pudiera sospechar.

Si ya en octubre parecía insensato diseñar un proyecto político basado en una fantasiosa hegemonía rotunda del PP en el campo de la derecha que obligara a Vox a brindarle su apoyo gratis, tras las catalanas tal idea resulta un puro delirio. La alternativa a lo que nos gobierna será con Vox o no será, pese a quien pese, y moleste cuanto moleste, y más nos vale a todo irnos haciendo a la idea para intentar tejer un terreno común de entendimiento.

Y, muy especialmente, más le vale al PP si pretende sobrevivir, porque Vox puede funcionar, al menos durante un tiempo, como partido testimonial que se legitima por su mera presencia y por lo que denuncia, aunque no gobierne en ninguna parte, pero el Partido Popular no se puede permitir ese lujo. Necesita el poder. Así que más vale que deje de dispararse en el pie asumiendo los clichés de la izquierda respecto de la ‘extrema derecha’ o de los ‘discursos del odio’, tan discutibles por otra parte, porque el PP en el corto y medio plazo no tendrá nada que hacer sin Vox, un partido que está demostrando una más que rocosa resistencia frente a las insidias y las campañas difamatorias. Insisto, más le vale al centroderecha irse haciendo a la idea y cambiar el chip.

Foto: Partido Vox.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

Artículo anteriorLas matemáticas: discriminatorias y supremacistas
Artículo siguienteSubvencionando la cultura que me gusta
Comencé en El Norte de Castilla y allí he retornado, ahora como colaborador, tras haber hecho literalmente de todo en El Mundo de Castilla y León y El Mundo de Valladolid. Con más de 30 años de ejercicio profesional del periodismo a mis espaldas contemplo con perplejidad, no exenta de curiosidad, el mundo que me rodea, que se ha convertido en un desafío intelectual apasionante e inquietante a la vez.

17 COMENTARIOS

  1. «…Es verdad que si la estrategia de Sánchez buscaba robar votos del campo independentista eso no ha ocurrido, pues todo su incremento puede atribuirse a la quiebra de Ciudadanos»

    ¿De verdad cree que la estrategia de Redondo pasaba por «robar votos al campo independentista»? ¿El PSC robando votos a los de ERC y el PDcat? Como se nota que usted no vive en Cataluña. La estrategia pasaba por acabar de reducir al PP. La estrategia pasaba por repetir la jugada de destrozo con Ciudadanos, como ocurrió a nivel nacional. Es decir, sacarlos del campo de juego y elevar a su antagonista VOX (el mismo que hizo posible la aprobación del decreto de los fondos europeos, cuando PP y Cs votaron en contra), con el fin de movilizar y mantener en el redil al electorado socialista e indepe que muestran auténtico pavor por la llamada «ultraderecha», cuando son ellos los que tienen a los fascistas en casa.

    Y bien que Redondo ha conseguido sacar del campo de juego en Cataluña a PP y Ciudadanos.
    Como parte de la estrategia, añadamos la ayuda mediática, especialmente a través de las televisiones, resucitando a Bárcenas y Cifuentes, sin tocar un pelo a los partidos indepes y poquito al gobierno, mientras de paso, se ponía el foco en el continuo boicot vergonzoso que han hecho a VOX en la campaña electoral.
    De manera que, ese ataque y persecución injusta a VOX se ha televisado, se ha viralizado y ha despertado la indignación y la defensa unánime de la opinión pública, a excepción de los que comulgan y bendicen las acciones violentas de la morralla «antifa» de la exterma izquierda.
    Porque los radicales de la CUP también han tenido su pedrea en estas elecciones ganado cinco escaños. ¿Acaso los votantes de Cataluña se han vuelto locos? Por supuesto que no, porque respecto a las elecciones pasadas han obtenido 65.000 votantes menos. Y lo mismo puede decirse de BCN en Común (132.000 menos), de ERC y de PDcat (más de 700.000 menos), cuando aparentemente, en atención a los escaños se han mantenido y no hay un puto análisis que sepa leer la situación más allá de reforzar la falsa ilusión de triunfo. Usted lo hace con el Psoe, cuya ganancia con respecto a Iceta es de apenas 44.000 votos y se permite decir que su “triunfo ha sido a costa de la quiebra de Ciudadanos”.

    Pues no, el electorado de Cs, en su gran mayoría se ha abstenido de ir a las urnas y una pequeña parte que ha ido a votar se ha inclinado más por VOX que por el PSOE. Por no decir que la pérdida de votantes del PP en favor de VOX ha sido insignificante. De hecho, las pérdidas de votantes del PP comparadas con las pérdidas de votantes de los partidos indepes son insignificantes, aunque la lectura de los resultados le haya hecho perder un escaño y le sitúen en la última posición del podio.

    Pero la fiesta de la democracia a la que acudió apenas el 53% de los electores, en contraste con la última fiesta a la que acudieron el 82%, junto al milagro de los votos y los escaños, solo permite una primera e impactante lectura superficial de los datos estimados, sepultando otros análisis que evidencian el hastío y la indiferencia de un electorado invisible que desconfía de las instituciones públicas y especialmente de sus representantes políticos. Una tendencia que ya se apreció en las últimas elecciones generales, cuando entre Psoe y Podemos perdieron un millón y medio de sus votantes, pero se vendió el “triunfo” socialista y de la izquierda, como si entre los dos hubieran ganado un millón y medio de nuevos adeptos en lugar de perderlos.
    Ahora ocurre lo mismo, con una ganancia insignificante de 44.000 votos que se rentabiliza con el máximo número de escaños: se quiere vender la idea de que el sanchismo ha triunfado por todo lo alto y que el independentismo y los comunes mantienen el tipo, aunque hayan perdido más de 900.000 votantes.
    Los únicos que han tenido una ganancia efectiva en votos y escaños han sido los de Abascal, siguiendo la tendencia de las pasadas elecciones. Claro que, de ahí a decir que “será con VOX o no será”, hay un abismo.
    ¿Recuerda cuando el triunfo Podemos servía a los fines del PP de Rajoy, mientras el Psoe menguaba de forma alarmante? Pues no lo pierda de vista. Y otra cosa, es curioso que con los resultados efectivos en escaños encima de la mesa, que satisfacen el ego de VOX, la pretensión del Psoe y la reafirmación de los indepes en su territorio, ya no haya necesidad de agitar el espantajo de “fraude electoral”, tal como hacían los simpatizantes de Trump y de VOX en las elecciones norteamericanas. De haberse producido un resultado más modesto o inferior a PP o a Cuidadanos, seguro que ese espantajo se hubiera agitado por tierra, mar y aire.
    También se echan de menos otros análisis que evidencien esa cada vez más baja participación electoral en los comicios. Habrá que perder veinte puntos más en las próximas elecciones como ocurrió en Venezuela. Y aun así, los resultados seguirían siendo legítimos y se pasaría por encima de la voluntad de una inmensa masa social, ajena a los mismos, que ya no sabe cómo hacer efectivo su desprecio hacia los falsos políticos que dicen representarle.
    Ya no saben cómo hacer efectivo su desprecio para impedir el bucle destroyer con el que sus falsos representantes están sometiendo a las instituciones democráticas.

    • «Pues no, el electorado de Cs, en su gran mayoría se ha abstenido de ir a las urnas y una pequeña parte que ha ido a votar se ha inclinado más por VOX que por el PSOE. Por no decir que la pérdida de votantes del PP en favor de VOX ha sido insignificante.»

      Pues puede que sea verdad, puede que tenga algo de razón y puede que sea falso…

      Ser tan categórica en la lectura de unos resultados, más aún con la tremenda abstención, me parece muy aventurado. Los resultados electorales (salvo trampas, que puede haberlas a día de hoy) son la suma de las decisiones, en muchos casos carentes de sentido lógico, de millones de personas.

      • Precisamente en la tremenda abstención está la clave para aquellos que quieran interpretar los resultados sin remitirse a la trampa de los escaños que reordena el tablero político. Curioso que le parezca «categórica» en mi análisis por incluir en él otras variables importantes que pasan desapercibidas para el articulista al hacer el suyo.
        Si el PSC de Illa solo ha conseguido ganar 44.000 nuevos adeptos y los comunes que representan el voto podemita han perdido 132.000 ¿Cree más lógico que esos 44.000 votos de ganancia de Illa vengan de los comunes o de los naranjas? o se lo voy a poner más fácil aún. Ciudadanos ha perdido más de un millón de sufragios en estas elecciones, ¿puede decirme dónde han ido a parar cuando todos los partidos, excepto VOX y PSC han incrementado sus votos? ¿Le parece menos categórico afirmar que el triunfo de Illa se produce a costa de Ciudadanos? ¿Le parece menos categórico cebarse con la derrota del PP en Cataluña, cuando ya partían de una posición insignificante de cuatro escaños?
        Si su respuesta es SI debe ser porque no hablamos el mismo idioma ni entendemos el mismo lenguaje de signos.

        • Mi respuesta no es un SÍ o un NO. Simplemente digo que es muy difícil conocer los motivos por los que haya cambiado un elector, si ha habido muchos cambios… Puedo suponer que la abstención ha sido y siempre lo es, en la zona «constitucionalista», especialmente en las autonómicas, pero aventurarme a adivinar de qué partido procede ya es más complicado. Quizá más de Ciudadanos, por la sencilla razón de que es el que más ha perdido y a algún sitio habrán ido…

          «¿Le parece menos categórico cebarse con la derrota del PP en Cataluña, cuando ya partían de una posición insignificante de cuatro escaños?»

          Esta pregunta ni la entiendo.

  2. He dudado antes de subir mi comentario. No estoy muy seguro que pueda aportar algo de valor, frente a los potentes comentarios ya subidos.

    Antes de seguir les diré que he votado a VOX en las últimas elecciones. Creo importante que ustedes lo sepan.

    Mi punto de vista es diferente al del artículo y al del resto de comentarios. Mi ‘relato’ va al revés, de abajo a arriba.

    Pregunta: qué partido representa mejor los intereses, las expectativas, los deseos de los ciudadanos catalanes?
    PP y Ciudadanos apenas han sacado representación en el parlamento catalán, porque hay muy pocos ciudadanos que quieren que los representen. Han defraudado demasiadas expectativas por el camino, como bien señalan los comentarios.

    Aunque he votado a VOX en las últimas elecciones, no me siento votante inquebrantable de VOX. Voté a VOX porque era el que tenia un programa que mejor coincidía con mis intereses y mis expectativas.
    Mis intereses y expectativas son claros. Desearía que España fuera un espacio de libertad, igualdad y justicia donde los españoles pudieran prosperar, crear una familia, vivir felices y morir en paz. Un espacio donde todos, gobierno, instituciones y ciudadanos pudiéramos contribuir al progreso.
    Me gustaría que la familia estuviera especialmente protegida por las leyes, en lugar de verla atacada desde todos los frentes posibles. No hay serie de Netflix, HBO o cualquier otra plataforma que presente los valores de una familia ‘tradicional’.
    Me gustaría que la enseñanza fuera libre, pública y privada. La enseñanza pública estuviera desideologizada, donde lo bueno, lo deseable, lo moral no viniera impuesto por el ‘catecismo progre’. Donde los padres pudieran inculcar sus valores sin interferencias del estado. Educación en la que se midieran los resultados (reválidas), se cuidara a los del percentil superior, y se ayudara a los de los percentiles inferiores. Esto no sucede hoy.
    Me gustaría que la Sanidad fuera de verdad una de las mejores del mundo.
    Me gustaría que la propiedad privada estuviera protegida y no corriera peligros. Y que la iniciativa privada tuviera la merecida recompensa que hiciera razonable asumir riesgos. Cosa que ahora no sucede.
    Me gustaría que la inmigración irregular desapareciera, el feminismo se retirara a sus clubs, el calentamiento global volviera al sentido común, si alguna vez estuvo allí.
    Me gustaría que no hubiera corrupción. Que quien lo hiciera, lo pagara. Cosa que hoy no ocurre.
    Me gustaría que las autonomías desaparecieran. Son fuente de desigualdad, injusticia, corrupción, caos, despilfarro y nadie dice nada.
    Me gustaría que España estuviera bien integrada en Europa y en los organismos mundiales. Donde desde una posición de socio leal, planteara lo mejor para todos.
    Me gustaría conocer a mi representante político y poder hacerle llegar mis intereses y expectativas. Y me preocupa la deriva totalitaria, comunista e independentista que con tanto ardor patrocina el PSOE.
    Ya saben lo que me preocupa. Ahora, diganme, en su opinión, qué partido me representaría mejor?
    Pues esto es lo que le ha pasado al PP y a Ciudadanos. Los ciudadanos se aparten de ellos, por que aunque tienen los cuadros han perdido el contacto con los ciudadanos. Ni hacen la oposición que necesitamos, ni sabemos qué creen, ni cuales son sus valores. A la vez que apoyan al PSOE y su gobierno comunista e independentista, contrario a los intereses de los ciudadanos españoles, atacan al degüello a VOX. Siendo VOX el único partido que defiende lo que muchos ciudadanos queremos. (La metedura de pata de Abascal con lo de Europa en la moción de censura, solo se explica porque es un político demasiado joven. Esperemos que madure).

    En realidad, lo que a Casado y Arrimadas les gustaría, es ser secretario general del PSOE: gobernar España, dejar que los independentistas progresen y terminen rompiendo España, hacerle la foto con Soros, Davos y toda la agenda globalista mundial. Yo jamás puedo votar a esto y conmigo mas de la mitad de España.

    El problema no es si el PP o Ciudadanos suben o bajan. El problema es quien sintoniza con los intereses, anhelos, deseos de los ciudadanos que no están abducidos por el ‘relato progre’. Hoy más de media España solo encuentra representación en VOX.

    Muchas veces me pregunto: Son conscientes los votantes de Illa, Junqueras, Iglesias lo que a medio plazo se van a encontrar? Sinceramente creo que están confundidos o ‘chupan de la vaca directa o indirectamente’. Pero con eso tenemos que vivir…
    Todo esto era para decir que no debemos olvidar la perspectiva del votante, cosa que han olvidado los partidos y los medios…

    • La pregunta que se hace es apasionante. Supongo que los expertos sicólogos y sociólogos saben hasta un determinado grado cómo funciona la cabeza de sus potenciales votantes.

      En este asunto creo que VOX lo está haciendo muy bien, cada día mejor. La única manera de desprogramar una ideología arraigada hasta el extremo de ser inmune a cualquier examen crítico tanto en una persona básica como en un intelectual es no intentar hacerle cambiar de opinión, sino hacerle ver qué se está perdiendo algo que le produciría más satisfacción que aquello que cree disfrutar, en ese momento percibirá que su creencia le impide disfrutar de algo mejor.

      Yo tuve un tío que siendo niño dijo un día que no le gustaban los plátanos sin haberlos probado nunca, así siguió durante mucho tiempo, sin embargo su madre se dio cuenta que los plátanos desaparecían de la despensa.

      Hay niños que no quieren meterse en la bañera y después no quieren salir.

      Es por eso que pienso que la mejor estrategia de VOX es tener los plátanos a la vista y la bañera a punto para darse un buen baño reconfortante.

      Excelente comentario.
      Un saludo.

  3. Se agradece que se toque el tema de VOX en Disidentia.

    El problema no es que la alternativa sea con VOX, es que la única alternativa es VOX.

    Parece que cómo ya es imposible ignorarlos hay que empezar a pasarles las manos por el hombro. Los mismos que hace dos días estaban por apuñalarlos. Y este artículo, perdóneseme el atrevimiento, está en esa idea. Idem con los de José Alejandro Vara en VozPópuli, etc …

    Uno de los problemas de la derecha mandante, o quizás el problema de fondo de la derecha, en España; sobre todo la que ha orbitado en torno al PP, no es ni siquiera la ideología, convicciones, etc.. son las compañías que ha usado para «prosperar», básicamente:
    – medios de comunicación
    – grupos del IBEX, mayormente en Banca, energía, cemento, comunicaciones.. los ligados al BOE y oligopolios

    No ha querido prosperar en base a una masa social, algo que si ha hecho la izquierda, aunque no nos guste oírlo. Si no en base a grupos de poder que la apuntalaban desde fuera. Grupos de poder que no eran de derechas, si no de ellos mismos, y que han repartido sus intereses entre unos y otros.

    A la derecha, hasta que llegó VOX, siempre le han dado pereza, repelús, asco … sus propias bases. Tenían 900.000 militantes (o militontos?) pero los querían cómo clac, como una especie de club de fans de los Pecos (con todo mis respeto a los Pecos) pero en versión XXXL .. y de sus votantes ya ni le cuento. No hay partido que odie mas a sus votantes que el PP.

    Es decir, hay todo un «ecosistema» que se dice de derechas, liberal, conservador… que se cisca en los valores de la derecha, liberal, conservadora, patriota y que ahora ve que se le escapa de la mano el tinglado del que han vivido tan bien estos últimos años que está de los nervios porque VOX no les quiere dar cancha. Y en VOX hacen bien.

    La idea que se quiere «vender» es que VOX no será capaz nunca de ganar unas elecciones, pero el PP si. Y lo que no acaban de entender es que para que las elecciones las gane el PP es preferible perderlas.

    Porque está claro que «ésto» que ahora vemos con Sánchez-Coletas-nazionalistas es lo mismo que veríamos con un PP que ganara con 184 escaños en 2023. Esa película ya nos la sabemos.

    Y lo que también está claro es que ahora PP+VOX+Cs + algo = 150 escaños. Pero si esos 150 escaños fueran todos de VOX no tengan dudas de que los del otro lado lo tendrían mucho mas jodido. Y no se que pasaría en 2023 pero si se que la posibilidad de que prosiguiera el desastre se minimizaría. Y no al revés, o sea si fuera el PP el poseedor de esos 150 escaños.

    Es necesaria la extinción del PP para que lo que venga después tenga futuro. Todo lo que pase por el PP está maldito.

    Un cordial saludo

    • dejo un link

      no soy de la ideología del autor, pero si coincido a grandes rasgos en porque VOX no puede ir de la mano del PP/Cs

      https://elcorreodeespana.com/politica/851001867/Las-falsedades-de-los-enterados-Por-Rafael-C-Estremera.html

      «…Y menos aún alcanzan a comprender que la gente que vota a VOX es bastante posible que no votara a una mezcolanza de esas tres derechas que definen los enteradillos. Porque quien vota a VOX lo hace porque el PP y Ciudadanos no les ofrecen garantías -demasiadas traiciones, demasiadas palabras olvidadas, demasiadas cobardías, demasiados abandonos-, ni les proponen nada capaz de ilusionar, de creer que pueden hacer valer sus derechos de españoles en tierras de España. VOX, al menos por el momento, es capaz de decir claramente las cosas que esos votantes quieren oír y tienen esperanza de poner en práctica.

      ¿Esos votantes de VOX darían su apoyo a un batiburrillo de derechas cobardes, fracasadas y grises, sin más aspiración que permanecer en un puesto cómodo y tragar lo que les echen los separatistas?…»

  4. Vox está viviendo del error ajeno, del cabreo y la falta de un mínimo de normalidad, pero la política acabará por restablecer un cierto sentido común, puede que tarde, y Vox se perderá en la niebla como lo hacen todos los fantoches, al tiempo que se verá claro su dopaje por el PSOE, será un ciclo muy similar al de Podemos, aunque con un líder menos histriónico pero no menos falso. Y veremos a Killer, o a otros alias, decir que ya lo habían predicho.

    • No tiene más que repasar mis comentarios desde hace dos años, podrá observar que desde los 99.999 muertos por Covid que pronostiqié el marzo del año pasado, comentario al que me respondió Emme, hasta la debacle de Ciudadanos que llevo pronosticando desde el inicio, pasando por advertir que el objetivo de Sánchez era quebrar la nación. Si, se que es difícil de entender, o la invención de la Iglesia de Objetores Fiscales Fundamentalistas, que cada de a tiene más fieles. Como ve cada una de mis bromas encerraba un conocimiento profundo de España y la política.
      Yo no sé si VOX gobernará o no, pero lo que le puedo asegurar es que el PP o Ciudadanos cuando insiultan a VOX pierden votos y cada vez que hablan de la «violencia machista», leyes de género o idioteces similares pierden votos.
      El PP y Ciudadanos tienen un grave poblema y es que abrazan con fe la agenda criminal 2030.

      En estos momentos hay una ola de idiotez general entre progres que la vida se encargará de espabilar.

      Feijoó pretendía meternos un palito por el culito por decreto ley. Como dice Rabo, mucho idiota haciendo la pelota en los medios.

      Yo no soy de VOX, tengo muchas diferencias y dudas con respecto a ellos, pero lo que no tengo duda es que España no puede seguir haciendo el idiota mientras se va a la quiebra y se pierde la libertad.

      Un saludo.

    • Yo no tengo ningún problema en que VOX desaparezca, a mí lo único que me preocupa es la degeneración de la ley hasta el totalitarismo salvaje y demencial que está legislando y practicando el PSOE.

      Por mí que gobierne cualquier partido, mientras sea honesto y garantice la libertad sin ocurrencias para subnormales me conformo.

    • Si desapareciese Vox surgiría otra fuerza política con el mismo mensaje. Lo que no quieren entender algunos es que la lucha política ha cambiado, ya no se trata de derechas e izquierdas, de capitalismo o comunismo. La lucha ahora es entre globalismo y patriotismo, o por no simplificar, la lucha es entre dos concepciones del mundo y por lo tanto del ser humano: una, globalista, concibe al individuo como un ser abstracto dueño absoluto de sí mismo que se autodetermina todas las mañanas, sin identidad y que no está predeterminado por nada, en definitiva un dios soberano; la otra, que podemos llamar patriotismo, concibe al ser humano como un ser enraizado, que nace en una familia, de un padre y una madre, con un sexo determinado biológicamente, que nace en un lugar concreto que llamamos patria que representa una serie de valores, costumbres y creencias, que nos hace formar parte de una realidad preexistente a nosotros y que nos sobrevivirá. Un ser vivo, social y espiritual, que como ser quiere conservar la vida, como ser vivo quiere transmitir esa vida, como ser social quiere vivir en sociedad y no ser un mero consumidor-productor, y un ser espiritual que quiere conocer a Dios, a su creador, porque se sabe criatura, no dios. En esta segunda concepción está Vox, cada vez más consciente de ello, pero si desaparece alguien ocupara su lugar porque como acertadamente señala uno de sus lemas, es de extrema necesidad.

    • «Vox está viviendo del error ajeno, del cabreo y la falta de un mínimo de normalidad, pero la política acabará por restablecer un cierto sentido común,…»

      Típico argumentativo del sistema.

      No voy a negar que VOX nace por los errores de los otros, pero es que siempre que hay un fracaso social y político nacen nuevas alternativas, unas nuevas y otras no tanto, nace VOX y nace Podemos. De lo que estoy convencido es que podemos es todo lo contrario a una solución y de lo que también estoy convencido es que la ausencia de alternativas traería consigo la perpetuación de los problemas y un proceso similar al argentino.
      Ahora bien, «la política acabará por restablecer un cierto sentido común», en está frase qué quiere decir «sentido común»? (me parece estar escuchando a Rajoy…) pues no quiere decir NADA. Y cuando se refiere a la «política acabará por restablecer…», acaso quiere decir que el PSOE o la PP serán los que acaben de arreglar lo que han estropeado y robado en 40 años? Será la revisión del pirómano reconvertido en bombero??

      No ofreces ningún argumento, es pura retórica vacía, como lo es todo el PP.
      A VOX he repetido mil veces que le falta madurar sin perder orgullo, necesita añadir talento, generar más confianza, un equipo económico… Nada es perfecto, pero si que conozco la imperfección y la decadencia y ambas anidan en Génova 13.

  5. El PP está falto de escolástica, y yo estoy más contento que el Bambi elegido por su madre, no el abandonado por Walt Disney, (las crías de Bambi suelen ser gemelas y la madre se queda mirando a una y a otra al nacer hasta decidir que cría abandona).

    Como decía, el PP está falto de escolástica, y yo estoy muy contento porque la naturaleza nunca se equivoca y todo ha sucedido como vengo diciendo desde hace años.

    El análisis de la situación puede llegar a hacerse muy complejo, aunque de lo que no hay duda es que es apasionante, es España en todo su esplendor y miseria.

    Tras la debacle de «el Innombrable» el PSOE quedó hecho unos zorros.
    Antes de tan siquiera convocar elecciones en 2011 pensé que la única manera de reposicionarse sería creando un conflicto en Cataluña que borrara de la memoria el desastre socialista.
    Rajoy tuvo su oportunidad, bastaba proponer un 155 drástico y ante la negativa del PSOE haber convocado elecciones. El gobierno en funciones declararía el 155.
    No lo hizo. El PSOE no se salió con la suya al reaccionar la sociedad de una manera que no tenían prevista y tuvo que esperar unos meses para hacer la moción de censura acordada con los golpistas tiempo atrás.

    Si hay algo que abunda en España es ignorancia política, el máximo exponente son los propios políticos.
    Adivinar España por tanto resulta bastante sencillo.

    Nunca entendí por qué Ciudadanos pretendió «charnegizar» España en lugar de españolizar Cataluña, y muchos menos entendí que los españoles votaran a un partido charnego catalán con ínfulas de superioridad moral por haberse rozado con los seres superiores catalanes. Querían ser Suárez y vaya si lo han conseguido.
    En realidad si lo entendí, siempre dije que Rivera y en especial Arrimadas eran charnegos abducidos de nacionalismo que solo anhelaban que la «raza superior» le dejara jugar a las casitas. Complejo charnego en todo su esplendor, si hasta el marido es nacionalista.

    No sólo le pasa a Arrimadas, le pasa a Arcadi Espada o García Domínguez ente otros muchos.

    Rivera solo acertó una vez, cuando no quiso investir a Sánchez, y fue precisamente cuando los españoles no le votaron, aún hay idiotas que siguen diciendo que de haberlo hecho nos hubiera evitado este gobierno. Falso, Sánchez hubiera gobernado con el apoyo de los actuales, sus socios del golpe de estado.
    Si el PSOE hubiera sido un partido de estado le hubiera exigido a Rajoy un 155 XXL. En España hay mucho abducido charnego haciendo análisis políticos.

    En 2018 vendí todos mis bienes, compre oro y plata y me eché a dormir, mi riqueza ha aumentado un 40% y las propiedades se han devaluado 30-60%. Si quisiera comprar ahora lo que vendí entonces obtendría una plusvalía del 80%.
    Cuando le comenté a más de un amigo que Sánchez tenía como objetivo quebrar la nación no me creían y mira que era fácil darse cuenta. Hacienda de Sierra Morena, el Algarrobo de Valencia, la estudiante de Bruselas, el gitano de jefe de la banda con jaca enjaezada y Curro Soros dando órdenes. Se veía venir, no era muy difícil.

    Casado, como ya dije entonces aquí, se suicidó el día de la moción de censura. Los motivos son varios, el primero es la carencia de escolástica en el PP, el segundo su consejero «Geostrategín» de bolsillo con mostacho influenciado por los traidores republicanos de USA.

    Al consejo de «Geostrategín» se sumó escuchar los consejos del «Pink Parti» del PP que estarían mejor en el ministerio de igual-da confeccionando vestidos para la menestra.
    Y luego vino lo peor, el toque de Bruselas a propósito de la agarrada que tenían por el reparto de los justicieros.

    Os vais a llevar bien sin estridencias, tú vas a adoptar la Agenda 8½ y entre los dos tenéis que enterrar a cualquier partido que cuestione la Agenda… y Casado se suicidó falto de escolástica en la moción de censura.

    La escolástica se lleva muy mal con el cambio climático, las leyes de género y las múltiples chorradas que se van a estampar como cagajones en el muro de la historia, y España otra cosa no tendrá, pero historia tiene un rato.

    El centro solo lo puede ocupar Dios, es un principio, lo sentí por Rivera y ahora por Casado, los hombres como los planetas, las galaxias o los infinitos universos solo podemos orbitar alrededor del centro, eso sí, podemos elegir hacerlo hacia la derecha o hacia la izquierda, pero solo orbitar porque el centro está ocupado desde el principio. Hasta lo femenino o lo masculino orbitan alrededor del centro. Mucha escolástica para Casado, quizás demasiada, para Inés ni te cuento.

    Yo recomiendo a Casado y a todos los idiotas del PP que antes de hablar de las leyes de género le rueguen al filósofo Gabriel Albiac que les haga un informe de cómo hubiera evitado que su maestro estrangulara a su amada mujer mientras le daba un masaje.
    Quizás Albiac encuentre la solución en la escolástica, Casado seguro que no.

    Yo no tengo dudas que VOX será aceptado por la inmensa mayoría de la sociedad, los españoles llevan la escolástica puesta y es el único remedio que puede curar a los catalanes, como siempre hemos hecho los españoles cuando sufren sus ataques cíclicos.

    ¿Casado, has tomado nota?

    • Cs murió el día que Arrimadas decidió no presentarse a la investidura en Cataluña, era una investidura perdida pero el no presentarse fue dar de lado a la ilusión de muchas personas y a mayores se va a Madrid. A Cs nunca le interesó España, su corazón es un tripartito. Ver ese corazón con tres banderas hasta en sus mascarillas simplemente me da nauseas.

      El PP, Casado, esos murieron cuando éste dijo que iba a regenerar el partido y en el primer Congreso sienta a todos los jarrones chinos. Ahora dice que va a regenerar el partido dejando Génova. Vaya por Dios, se pasa la vida regenerando el partido cuando simplemente la imagen de un bolso Presidente es muy difícil que desaparezca. Por lo tanto mejor le hubiera sido cuando quiso por primera vez regenerar el partido, cambiar de sede, de siglas, de gente y hasta de formas. No apoyar la moción de censura de Vox termino de rematarlos, era una moción de censura perdida, como la investidura de Arrimadas, pero a ojos de los ciudadanos apartarse de este gobierno de dictadores era esencial.

      Vox, vino para quedarse aunque no lo van a tener fácil. Tenemos un gobierno que también vino para quedarse, para la desgracia de todos

      • No, no lo van a tener fácil,. Por lo menos hasta que la mayoria de los españoles sean conscientes que España es un estado fallido y absolutamente corrompido gracias al PSOE y a la inestimable ayuda del PP.

        Creo conocer España con un par de.años de antelación, lo que no podía imaginar es que el votante del PSC fuera aún más idiota que el votante nacionalista. Están como las ovejas marcados con el hierro de la ganadería.

        VOX lo va a tener más difícil que Trump, ya han dado instrucciones en Europa y resto del mundo para acabar con ellos, de ahí la disparatada moción de censura de Casado alentada por Aznar que desde que descubrió la América pantanosa se cree un Geostrategín de disparates.

        Lo bueno de España es que es muy difícil entenderla. Quizás lo que nos salve sea la Agenda 8½ ó 20:30, es una agenda absolutamente incompatible con España y por desgracia hasta el rey está metido en el saco.

        Veremos qué pasa, yo creo que la quiebra es inevitable. ¿Quién en su sano juicio invertiría o simplemente tendría su dinero en España? Creo que nadie que pudiera decidirlo o no estuviera en un negocio corrupto.

        Con el corazoncito de Ciudadanos me pasa lo mismo.
        Es como si nos quisieran cambiar el refranero por orden de la Agenda 8½.

        Del «dame pan y llámame tonto» quieren que pasemos a «Quítame el pan y llámame progre», y lo peor es que muchos aplauden con las orejas.
        Supongo que como los inmortales solo puede quedar VOX. Más vale que espabilen, se rodeen de los mejores y vigilen el voto por correo y el padrón.

        Un saludo, Emme.

        • «yo creo que la quiebra es inevitable»

          Yo también lo creo Henry, al menos es lo que me dice el sentido común pero últimamente vamos de sorpresa en sorpresa. Puede que nos adaptemos a la miseria, a la escasez, a ganar cada día menos y cada día perder más derechos.

          Saludos Henry

Comments are closed.