Dicen que 2017 ha sido el annus horribilis de las Redes Sociales. El último en sumarse al linchamiento general de Facebook y Twitter antes de finalizar 2017 fue el hoy converso Sean Parker, creador en su día de Napster y primer presidente de Facebook en 2004, que el 8 de noviembre en un acto de la firma Axios en Filadelfia se declaró arrepentido de haber impulsado Facebook.

Según transcribe Joseba Elola en El País, el bueno (ahora) de Parker confesó que para conseguir que la gente se enganchara a la red, era preciso generar descargas de dopamina, breves instantes de felicidad; y que estas descargas correrían a cargo de los me gusta de los amigos. “Eso explota una vulnerabilidad de la psicología humana”, explicó Parker. Y añadió compungido: “Los inventores de esto, tanto yo, como Mark [Zuckerberg], como Kevin Systrom [Instagram] y toda esa gente, lo sabíamos. A pesar de ello, lo hicimos”.

La amortización moral de la riqueza recibida… y nunca devuelta  

Nada más tener noticia de este acto de contrición, no pude evitar encontrar cierto paralelismo con la reciente iniciativa #MeToo, donde un grupo de actrices de Hollywood emprendieron una campaña de “empoderamiento” femenino, entonando el mea culpa… tras décadas de espléndidas transacciones económicas a cambio de principios y silencio.

Una vez el enriquecimiento se ha consumado, estos arrepentimientos tienen mucho de amortización interesada y muy poco de autenticidad

Una vez el enriquecimiento se ha consumado, estos arrepentimientos tienen mucho de amortización interesada y muy poco de autenticidad. Dicho en otras palabras, que ahora, tanto las enriquecidas actrices de la plataforma #MeToo como el millonario Sean Parker, se revuelvan contra la mano que les dio de comer resulta sospechoso, máxime cuando sus golpes en el pecho no llevan aparejada la renuncia a su fortuna; todo lo más, sacrifican simbólicamente a la gallina de los huevos de oro que ya les dio todos los huevos que podía. Nunca el arrepentimiento fue tan económico… ni interesado.

Una descarnada lucha por la influencia… y el dinero

Oh, sí, las empresas que controlan las redes sociales pueden y deben mejorar. Como también pueden y deben mejorar, y mucho, los diarios que tratan al público como si fuera menor de edad. Diarios que, en el caso de EEUU, han logrado la cuadratura del círculo; es decir, que, según sus informaciones, sus enemigos se equivoquen hasta cuando aciertan. En definitiva, de la mejora de algoritmos en las redes sociales al linchamiento media un abismo… un sospechoso y siniestro abismo, en cuyas profundidades resuena poderoso el grito de guerra lanzado por George Soros.

De la mejora de algoritmos en las redes sociales a su linchamiento media un sospechoso y siniestro abismo, en cuyas profundidades resuena poderoso el grito de guerra lanzado por George Soros

De pronto, las mismas redes antaño símbolo de la liberadora globalización, que viralizaron el “Yes We Can” de Obama y fueron imprescindibles para el triunfo electoral del “bien” en los Estados Unidos, han devenido en máquinas demoniacas que, a lo que parece, sólo propagan posverdades.

George Soros

Aquellos maravillosos inventos que reprodujeron decenas de millones de veces el vídeo hip hop de Black Eyed Peas, que nos permitieron seguir en tiempo real la Primavera árabe y propagar la democracia a escala mundial, se han vuelto de pronto en la encarnación del mal, un demonio al que de una forma u otra hay que conjurar. El fin justificará cualquier medio, tiempo al tiempo.

Con la victoria de Donald Trump el idilio del progresismo con las redes sociales quebró y ha devenido en una guerra sin cuartel, donde las presiones, no ya a las empresas sino directamente a los nombres propios, son cada día más virulentas.

De hecho, no es casual que el “arrepentido” Sean Parker fuera más allá de citar a Twitter y Facebook y nombrara a sus máximos responsables con nombres y apellidos. Porque una cosa es arremeter contra una compañía que, amparada en su marca, sus recursos y el servicio que presta al público, puede resistir, y otra distinta colocar en el punto de mira a la persona.

Atacar a unas redes sociales a las que se han acostumbrado cientos de millones de individuos es harto complicado, pero trasladar la presión del pánico moral a quienes las dirigen es harina de otro costal. Una vez señaladas las personas, y no las entidades, el linchamiento social se convierte en una amenaza muy disuasoria.

Las redes sociales no son el verdadero peligro

¿Pero que hay de verdad y qué de interés en esta cruzada contra las redes sociales? De verdad, poca o muy poca; de interés, mucho. Está ocurriendo con las redes lo mismo que con la democracia, que es muy buena y deseable… cuando nos da la razón y el poder. Pero cuando no nos da ni la razón ni el poder pasa a cuestionarse.

Durante la pasada campaña presidencial de EEUU, cada noticia falsa en Facebook a duras penas alcanzaba el millón de interacciones; mucho menos de lecturas

Explicaba en otro artículo la verdadera magnitud de la supuesta amenaza, tomando como referencia la pasada campaña presidencial norteamericana. Durante esa campaña, cada noticia falsa en Facebook a duras penas alcanzaba el millón de interacciones; mucho menos de lecturas. Para entender la verdadera proporción de la supuesta “amenaza”, en los Estados Unidos un diario online especializado, no generalista, produce constantemente contenidos que, en apenas 48 horas, alcanzan el millón de lecturas (verdaderas lecturas, no acciones ni interacción derivada, como marcar un me gusta en algo que en realidad ni se ha leído).

Si es así en medios especializados, con audiencias limitadas, ¿qué difusión alcanzarán los grandes diarios cuyas cifras de usuarios mensuales oscilan entre los 50 y los 140 millones y que, además, cuentan con plantillas de hasta 600 periodistas y potentes equipos de RRSS, dedicados a generar y difundir contenidos a todas horas, no siempre ni mucho menos veraces? La desproporción ya sería estratosférica si además sumáramos la desinformación proveniente de los grandes canales televisivos.

Hay una gran diferencia entre leer, interactuar, compartir o simplemente añadir un comentario en un contenido de Facebook, y estar automáticamente de acuerdo con él. ¿Qué fue del sagrado lema “compartir no es avalar”? El verdadero peso estadístico de una noticia falsa está en su polémica, su discusión y sus consiguientes interacciones; no en la aceptación acrítica.

El público se ha convertido en la víctima colateral de un ajuste de cuentas del poder tradicional contra las nuevas tecnologías

En realidad, los medios tradicionales, para amplificar la desconfianza en las redes sociales, lo que están haciendo es calificarnos a todos de idiotas. Y eso sí que es un disparate. Y lo es no por compasión, sino por simple improbabilidad estadística. Sin embargo, el público se ha convertido en la víctima colateral de un ajuste de cuentas del poder tradicional contra las nuevas tecnologías. La democratización de la información no interesa.

También en España se ha abierto la veda

Esta actitud no es exclusiva de los Estados Unidos, se reproduce en todas partes; también en España. Resulta paradigmática la columna de Juan Luis Cebrián titulada La prensa libre, frente a la posverdad, en donde el personaje llega a apelar a “los valores del liberalismo clásico” para exigir —he aquí el quid de la cuestión— que “los medios de referencia recuperen su papel central”. Traducido al español claro: que los diarios tradicionales sigan siendo los únicos creadores y, sobre todo, los únicos manipuladores de la opinión pública. El mismo que semanas antes confundía interesadamente la legítima reacción popular contra la asonada de los secesionistas con un brote psicótico de centralismo, reclamaba el derecho de los diarios a seguir monopolizando la mentira.

Las redes sociales están sirviendo a los españoles para fiscalizar a sus políticos, cosa que los medios tradicionales difícilmente harían de manera tan eficaz; mucho menos de forma desinteresada

Lógico que Cebrián cargue contra la posverdad, es decir, contra la pérdida de influencia de los viejos medios en beneficio de las redes sociales. Al fin y al cabo, las redes han resultado claves a la hora de dinamizar al público español, no sólo contra la amenaza de la secesión de Cataluña, sino sobre todo metiendo presión a nuestros políticos, impidiéndoles que solventaran el conflicto catalán mediante el habitual pasteleo entre bambalinas y la cesión final acostumbrada. Es decir, las redes sociales están sirviendo a los españoles para fiscalizar a sus políticos, cosa que los medios tradicionales difícilmente harían de manera tan eficaz; mucho menos de forma desinteresada, sin ninguna contrapartida.

En conclusión, nos encontramos en un momento crítico, donde las viejas estructuras de poder intentan por todos los medios retrotraernos a tiempos pretéritos, donde un puñado de magnates, intelectuales, políticos y periodistas confeccionaban el menú informativo y las noticias eran habas contadas siempre por las mismas manos. Internet ha roto este viejo esquema de poder. Pero sus viejos beneficiarios no se dan por vencidos. Y tienen mucho peligro.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

26 COMENTARIOS

  1. Me confunde el artículo. Creo ver lo que dice, pero quizás mis prejuicios o mis ideas preconcebidas ven la cosa desde otro punto de vista.

    Sobre Facebook,Twitter. Bases de Datos núcleo de las redes sociales se afirma “Facebook, Twitter diseñadas para enganchar, mediante ‘me gusta’.”

    No le veo mayor problema, cada uno diseña como puede. Será la edad, pero a mi no me han enganchado los ‘me gusta’. No tengo cuenta de Twitter, pero sí en Facebook. Entro rara vez, y lo considero una pérdida de tiempo. Para comunicarme con amigos y conocidos es más inmediato el whatsapp. Quizás esas redes sociales están fuera de mi entendimiento, por la edad. Ahora bien, si Usted tiene menos de 60 años y está en el mercado laboral, cuide su imagen en las redes. Es lo primero que va mirar su potencial contratador, procure cuidar una imagen joven, alegre, con muchos amigos y gamberra lo justo. Pero recuerde siempre cuidando la imagen.

    Es fundamental distinguir Internet-red, de aplicaciones que utilizan Internet como medio de comunicación como son las redes sociales Facebook o Twitter. Lo que es característico y válido para Internet-red de comunicación, puede no ser aplicable a red-social, lo que puede crear confusión. Son dos cosas distintas, aunque una utilice y aproveche las ventajas de que le proporciona la otra.

    Internet es una herramienta extremadamente eficaz y eficiente para comunicar datos. Debe preocuparnos que los gobiernos pretendan intervenir para controlar la información. A los ciudadanos nos interesa un Internet libre sin filtros, ni manipulaciones, y que la información que circule por ella sea ‘inviolable’ como la correspondencia.

    Las aplicaciones que utilizan Internet, como las redes sociales, manejan información de libre disposición o pública. El tratamiento será distinto, pero debemos proteger la libertad, y otros valores. Así, aquellos que hagan público en estos medios libelos, calumnias o falsos datos deben recibir el mismo tratamiento que los que lo hacen fuera de estos medios. Quizás los nick falsos o difíciles de identificar representen un problema. La pregunta clave en este apartado es: Quién es responsable de una calumnia publicada en Facebook? Facebook dirá que el usuario, pero el usuario no será fácil de identificar, localizar y sentar en el ‘banquillo’. No tengo una solución para este caso, pero creo que no debemos sacrificar la ‘libertad’ en el altar de otros intereses.

    Internet, las redes sociales están afectando a todo. Aún no tenemos claro que efectos sociales se producirán. Debemos evitar que ‘el control’ del medio termine con nuestra libertad. Parece que debemos aprender a vivir con ‘post-verdades’, ya que ‘fakenews’ y ‘postverdades’ se propagan rápida y fácilmente por las redes.

    Un pequeño grupo de personas organizado puede poner ‘patas arriba’ a un país. No me ha gustado leer en el artículo que se ningunee o menosprecie la interferencia rusa (u otra) en los procesos políticos de sus enemigos. Por lo pronto han conseguido paralizar la UE con el asunto del Brexit, dividir la sociedad USA, y paralizar a España poniéndola al borde del precipicio. Creo que esto debe ser motivo de seria preocupación.

    Para un medio recién nacido, como Disidentia, es vital huir de eso que llamamos ‘postverdad’, ‘fakenews’ o cualquier otra cosa que suene a manipulación. Las cuotas de pago deben venir con un compromiso de independencia, libertad, corregir cuando haya un error, evitar y desenmascarar las ‘fakenews’ y ‘las postverdades’. Si lo consigue habrá hecho un gran bien a nuestra sociedad, si falla estaremos donde siempre…..

  2. Te aclaro RELIABLE que no he leído el de Elvira Roca, todavía. Así que ignoro si lo que apuntaba en su entrevista se desarrolla en el libro. El asunto es que la degradación actual de la democracia y sus instituciones retroalimenta la visión negativa de la leyenda. De ahí que la pregunta que se hacía ayer respecto a si de una relato falso de superioridad moral puede nacer el hecho real y verificable de una superioridad institucional me parezca pertinente, y la visión negra y grotesca de la propia historia y cultura lleve precipite en hechos contemporáneos verificables igualmente.

    …Porque al final si la denuncia sobre la falsificación quiere prosperar se hace necesario dar una respuesta a lo de aquí y ahora. Su opción es la mía. Desde hace tiempo. Y me fastidió que no la dejaran desarrollar su respuesta a su pregunta.

  3. La otra nueva conspiración o más bien guerra del establishment político financiero es en contra de las criptomonedas sobre todo en los países que carecen de disciplina monetaria donde su amenaza es mayor, una guerra que a mi juicio tienen perdida porque algo que siempre nos ha mostrado la historia económica es que el dinero de mejor calidad expulsa del mercado al dinero de peor calidad y actualmente no hay nada peor que el dinero fiduciario de todos estos gobiernos cada vez más endeudados y escleróticos.

    Afortunadamente las élites subestimaron todo esto del Internet que no deja de ser el mercado más libre que ha existido de las ideas, si hubiesen sabido el impacto que tendría sobre todos ellos y su tinglado parasitario hoy seguramente no tendríamos Internet, así que esta nueva batalla por la libertad apenas acaba de comenzar y poco a poco irá virando el pensamiento de la sociedad hacia una despolitización, desburocratización y desestatización de la misma.

    • Ningún gobierno permitirá ninguna moneda, que no controle. El autodenominado “gobierno español” podrá ser una nulidad interesada en los asuntos públicos. La gente y la nación les importa un pimiento. Pero su única finalidad, en que ha demostrado su eficacia, es en el expolio sistemático de sus súbditos. Lo único que se puede hacer para protegernos, es un escondite secreto en su casa u otro sitio seguro. Camuflar el acceso y esconder todo el oro, que pueda acaparar.

      Por cierto, comentando de organizaciones sociales. CIUDADANOS, Podemos, el PSOE y los secesionistas quieren retirar la calificación de utilidad pública a una organización como “Hazte oir”. Riverita demuestra que probablemente sea el último perro, adquirido para su perrera hispana de George Soros. El supuesto “benefactor” social y “filántropo”, con lo que roba a los que estafa. El tipo, que provocó tres devaluaciones sucesivas de la peseta, especulando contra ella después de los grandes fastos felipitas del 500º aniversario del descubrimiento de América, que arruinó al país por segunda vez en los 40 años de “democracia”.
      Así que señores peperos y conservadores varios, que piensan en las”reformas” de chichinabo del farsante Albertito. Mejor es que se lo piensen muy bien. Hay que reconocer que es un gran producto de “marketing”. Lo que no impide, que sea un farsante al servicio de intereses espúreos.

      • “Por cierto, comentando de organizaciones sociales. CIUDADANOS, Podemos, el PSOE y los secesionistas quieren retirar la calificación de utilidad pública a una organización como “Hazte oir”.

        Disculpe la imprudencia y la impertinencia de antemano, amigo JRA, pero intuyo por su enfado que podría estar apoyando en las urnas a partidos como VOX o UPyD. Si es el caso, anime a más de los suyos a pasarse por aquí y a colaborar de forma más comprometida con este medio y no solo de boquilla en las redes y en la calle, porque esas “grandes y nobles reformas” a las que ustedes aspiran, ya no es que necesiten maquillarse con un poco de “marketing”, es que requieren de un mínimo de realismo y consenso social para ponerse en práctica.

        Y no entiendo muy bien a qué “intereses espúreos” sirven ustedes, cuando se muestran más interesados en intoxicar el ambiente que en colaborar y hacerse oir en un medio como este. Igual es que comparten un poquito de farsa con la CUP, que siempre ha preferido “transformar”, “revolucionar” y “rebelarse” contra el orden establecido, pero a la hora de la verdad, cuando tienen alguna oportunidad para cambiar las cosas, se escapan al paraiso más artificial que encuentran. Cuanto más lejos de la realidad, mejor.

  4. Y ahora permítame Don Javier una pregunta acerca de Voz Populi, supongo que extrapolable a medios parecidos.

    ¿que pasa con los comentaristas?

    Hasta que punto un medio despega gracias a los que ponemos comentarios a las noticias para posteriormente volvernos unos muy incómodos tocanarices que desafiamos los contenidos de la noticia, la manera que tenía el autor de de enfocar la columna, los favores a recibir por el medio, etc por lo cual poco a poco son marginados, puteados (perdón con la expersión) hasta llegar a ser residuales.

    Los comentarios, comentaristas que son marginados muchas veces escriben con absoluta correción, sin insultos, y documentan sus críticas. Simplemente dejan al adoctrinador de turno con sus vergüenzas al aire y eso molesta y mucho.

    Es más a veces se tiene la sensación de que determinados trolls, normalmente ligados a lo políticamete correcto tienen barra libre para hacer lo que les de la gana mientras comentarstas rigurosos son censurados.

    A usted mismo se le censuró un comentario en respuesta a un comentario en su propia columna, en VP.

    Por ello, y ya que tiene relacióncon el tema en cuestión, le rogaría que nos aportar un pco de luz al respecto sobre lo que usted, que ha estado en las cocinas, conoce.

    Un muy cordial saludo

    PS. Doy por hecho que eso no ocurre en Disidentia, todo lo contrario, pero no estaría de mas que nos dijera lo que sabe de otros medios.

    • Es probable que esté equivocado, pero desde la marcha de Blanco, Benegas y alguno más el cambio del periódico ha sido sustancial, las noticias se centran en los temas económicos de manera superficial y las noticias políticas están cogidas con pinzas en la nariz.
      La publicidad institucional ha crecido, lo que hace pensar que se ha sacrificado algo.
      Lo más probable es que esté equivocado pero la sensación que me produce es que ha bajado la calidad general del periódico hacía como usted dice lo demasiado políticamente correcto.
      Parece que hay instrucciones, o al menos es la sensación que produce. Puede que todo obedezca a cambios que han salido mal o al menos no como esperaban.

      • Se publican aquí y allá a diario cosas profundas y de estimable calidad en la prensa española, que en potencia podrían suscitar la discusión culta y civilizada.

        Pero la opinión está literalmente prohibida, censurada, ninguneada o envilecida. Hay mucho, muchísimo talento, siempre lo ha habido fuera de las esferas de poder, en España.

        Aunque políticamente inocuas cosas como las que Umbral publicaba no existen en la prensa europea. Imaginemos lo que sería el genio y el ingenio de Umbral en doscientas palabras investido de enjundia política crítica y teórica difuminadas por el humor, que es lo que usted y yo intentamos hacer en VP, y ahora, modestos náufragos del desastre, intentamos hacer aquí hasta donde nos lo permitan.

        No es fácil patrioterismo, pero cada vez estoy más convencido de que si lo que el ingenio español sabe hacer en arte y literatura, incluso de tono menor, lo supiera hacer en acción y creación politica directa, nos habríamos ahorrado la vergüenza de estos últimos cuarentas años.

        Mi ingenua pregunta desde hace tiempo fue: ¿por qué los que «hacen política» han de ser peores que quienes «crean» en todos los demás órdenes?

        Y mi respuesta también ingenua es: porque el que crea algo nuevo ha debido revolucionar su vida sobre la base del autodominio de su talento, pero en la esfera de la política esto está por hacer todavía, y sólo Trevijano lo comprendió, de ahí su absoluta preeminencia y verdad.

  5. Buenas tardes Don Javier

    se agradece el artículo, sobre todo el link a lo de Soros. Conviene recordar que el “pajaro”, judio en la Hungría prenazi, se escapó gracias a que su padre (también banquero) previendo lo que prodría pasar lo saco del colegio judio y lo pasó a uno católico.

    Él tuvo la “oportunidad” de ver cómo a sus excompañeros colegio los despojaban de sus bienes y los subán a los trenes, algunos dicen que incluso sacó (o sacó su amilia) beneficio de ello, sinceramente no lo creo; pero él ha señalado mas de una vez lo imprtante que ha sido en su vida estar atento a las señales y obrar en consecuencia.

    Lo que está claro es que si queja del “descontrol” en las redes algo sabe, y que obrará de la manera que mas le beneficie a él, no al genero humano en general.

    Un cordial saludo

    • Se dice que se salvó de “la quema” pactando con los nazis, entregar a otros judíos. Ésa es la vergüenza de familia, que este sujeto arrastra. Ni en Israel, quieren saber nada de este supuesto “filántropo”.

  6. Antonio Caño: “Los periodistas de EL PAÍS tendrán un libro de estilo para redes sociales”.

    Al ataquerrr, fistros!

    Lo que nos quedaba por ver. ¡Valientes gil y puertas!

  7. Vamos a ver en qué queda el asunto de la NEUTRALIDAD EN LA RED por donde parece se van a ir colando las sutiles censuras técnicas y la forma en el que los proveedores de internet ISPs gestionan el tráfico, zancadillas difíciles de denunciar al modo y estilo de las que tan bien conocen en el ámbito administrativo para aparentar no tocar lo sustancial mientras se discrimina y crean las dificultades pertinentes. Y no pocas veces insalvables.

    En cualquier caso, de una manera u otra, el contrataque está en marcha….

  8. Es una batalla que tienen perdida por varias razones, empezando porque las redes sociales son sólo una faceta de Internet, también hay blogs, medios absolutamente independientes, mensajería instantánea… en definitiva gente con acceso a un teclado y que eventualmente sabe muy bien de lo que habla cuando teclea. Hasta ahora no se habían dado cuenta porque la inercia les beneficiaba, las consignas progres eran (todavía son) predominantes a lo largo y ancho de la red, y la corrección política funciona prácticamente como una norma de urbanidad digital.

    Pero eso está cambiando y no tiene marcha atrás. Los argumentos racionales tienen mucho más peso que las consignas políticas, y es mucho más difícil hacer comulgar a los ciudadanos con ruedas de molino. Por mucho que el NYT, el WaPo, la CNN, Mother Jones… nos quieran convencer de que Trump ganó las elecciones gracias a Putin, un planteamiento absurdo por construcción, lo cierto es que los datos sustentan poco semejante tesis. Por ejemplo, véase éste hilo en Twitter de Rob Goldman, uno de los jefazos de publicidad de Facebook, en el que da algunos datos y argumentos sobre la colusión de Trump y Putin en las elecciones americanas, y resulta que el alcance de la publicidad rusa en Facebook estuvo en el orden de los 10 millones de usuarios, y que la mayoría de la campaña se hizo después de las elecciones. Trump retuiteó el hilo, y todos los medios (los antes citados y sus réplicas en todo el mundo) salieron en tromba indignados por salirse de la narrativa “Rusia hizo perder a Hillary”. Más vale que se vayan acostumbrando, la hegemonía liberal norteamericana y su influencia en la opinión pública occidental puede haber tocado techo, y eso es necesariamente bueno.

    • Ya, pero en el entretanto, paradójicamente, desde que el NYT empezó a tomarle ojeriza a Trump metiéndose con él a diario, las suscripciones al diario digital empezaron a subir como la espuma particularmente entre los jóvenes norteamericanos, esos que ya no compran coche ni se aventuran a entrar en hipotecas para comprar casas como hicieron sus padres. Mark Thompson, su director, lo comentó hace unas semanas cuando estuvo en España.

      • Bah, no tan paradójicamente, una subida que se corresponde con el “¡no puede ganar!” de antes de las elecciones, el “¡conho, ha ganado!” después de ellas, y con el incesante machaque del “¡conho, está gobernado! – han sido los rusos” de todo el 2017. En cualquier caso el número de abonados al NYT es un mal indicador, el NYT hace más daño por lo que influye en otros medios incluídos todos los españoles, que por lo que circunstancialmente pueda aumentar su número de abonados (en cualquier caso un relativamente modesto nuevo millón de abonados en un país con más de 300 millones de ciudadanos censados). Veremos la evolución.

  9. De la misma manera que Vd. Benegas adjunta, acompaña una gran foto en Panavisión “by theluxe” a los artículos como éste sobre las Redes Sociales a las que el Poder acogota, debería Vd. atraer a los de la mercadotécnia para que le echen una mano con publicidad ad hoc al artículo de marras como sugiere el NYT.
    “New York Times Adapts Data Science Tools for Advertisers”

    “Team will help lure marketers with tools to predict which articles will resonate with certain readers to better target advertising”

    Hay dos herramientas ahí fuera en las procelosas aguas de los “media boys”, una es la “perspective targeting” y la otra “Readerscope”.

    Por ejemplo, una profe de Instituto de Bachillerato, María Elvira Roca Barea, ha sacado un libro sobre nuestra Leyenda Negra en la editorial Siruela. Seguro que tanto en el Hemisferio Norte como en el Sur cruzando el charco, curiosos que se han dado de bruces con su DISIDENTIA les gustaría saber más por algún artículo que haya salido en este digital tocando tangencialmente esa parte de nuestra historia.

    Desde luego ni el NYT ni yo hemos descubierto el Mediterráneo.

    Según veo sólo somos 199 suscriptores los que apoquinamos. Así ni cenamos ni se muere padre.

      • No tengo ni pajolera idea. Igual Benegas lo sabe. Desde luego tus intervenciones son más jugosas aquí que en “el otro”, hasta te podrían poner en plantilla aunque fuera como freelancer apoquinando tus 48€ anuales. ¿Será el nuevo periodismo?

        Buenos días.

        En media hora Andrés Amorós entrevista a María Elvira Roca sobre su Imperofobia y Leyenda Negra en es.Radio. Ya es casualidad que lo haya puesto como ejemplo. El Karma diría el Boss.

          • muy amable Reliable1.

            Respecto a la entrevista a Roca, soy de los que he defendido sus tesis desde que tengo memoria, sin embargo, hoy por hoy hay que conciliar la esa denuncia a la difamación pertinaz de nuestra historia y hacerlo cotejando el momento actual que parece por su degradación invita al escepticismo y a ver paralelismos más en la LEYENDA NEGRA que en su anti tesis. Y en ese campo, los analistas se suelen hacer la picha un lio, apostando a menudo por negar la degradación española, como el enésimo capítulo de dicha leyenda.

            De ahí que me haya divertido su sutil evocación a la profecía auto cumplida cuando se ha referido a su la evocación a una moral superior pudo dar finalmente una ética superior, es decir, si desde el relato falso se puede construir el hecho verdadero y sensu contrario si verse en la deformidad, igualmente falsa, puede terminar dando por resultado una realidad grotesca.

            Asunto que me parece importante y que rara vez se examina. Ella sí lo ha hecho de pasada, demostrando una fina inteligencia anticipando una contradicción inevitable. Ahí hay mucho que explicar, porque me temo que en efecto, nuestra actual democracia dista mucho de entenderse devenida de una raíz histórica tan potente, pero a la vez no puede liberarse de la severa crítica por asimilarla a una crítica injusta del legado cultural e histórico del pasado.

          • Efectivamente. De los tres párrafos el adjetivo “sutil”…evocación… es la clave del arco.

            Desde “la Brevísima Relación…” de Bartolomé de las Casas al “Manual del Buen Gobierno” de Velasco hay muchos tintes, tonalidades de grises en esos cinco siglos pasados.

            Ese ir sobrados de moral, la superioridad moral de los del Norte sobre los del Sur (nosotros, los meridionales), lo anglo sobre lo latino, etc, lo plasma muy bien.

            Otra cosa es que entre col y col hay más de una lechuga, lechugino chuletas, los Chuetas, los Puig, los Barceló, el negrero Marqués de Valdecilla, la Borbón que vendió la isla de Cuba, etc.

            Lo que ahora llamamos externalización o privatización ya era una compra y venta de los servicios del Estado “desde la dignidad eclesiástica a los empleos más lucrativos del Estado” dice en la pg. 290, María Elvira citando a Reverte.

    • “Según veo sólo somos 199 suscriptores los que apoquinamos. Así ni cenamos ni se muere padre”

      Bueno, el medio se acaba de estrenar como quien dice y ya ha tenido una reacción por parte de otro medio “Público”, que no ha dudado en “copiar” la iniciativa de crear una “Comunidad” de pago, aunque restringida dentro de su propio diario (como una extensión) lo que no tiene mucho sentido. Invitar ahora a sumarse a los que siempre han tratado como trolls es bastante surrealista. Pero bueno, que restrinjan el acceso a poder comentar los artículos solo a los asociados, me parece acertado, porque los que sintonizan con ellos y quieren participar del debate, el hecho de no poder hacerlo les motiva y les obliga a apoquinar. En este sentido, Disidentia es demasiado generoso.

      Sobre los “199 suscriptores”, no creo que por ahora haya que subestimar esa cifra. Piense que el objetivo que se persigue alcanzar es muy ambicioso, y como tal, no responde a una reacción visceral ni a una adherencia masiva e inmediata de la audiencia. Esas efervescencias repentinas e inmediatas decaen con la misma rapidez con la que se alzaron. La consolidación de un proyecto como este encaja mejor con un progreso lento y continuado. La clave está en perseverar día a día y la acción de este medio debe ser como la del agua que se infiltra lentamente en la tierra.

      De todos modos, no está mal apuntar algunos “inconvenientes” que pueden encontrarse para “apoquinar” la pasta, como dice usted. El idioma (inglés) del proceso que guía al usuario hasta el pago en dólares puede ser un escollo que dé inseguridad y retraiga a muchos. Por otro lado, votantes de UPyD y VOX de las últimas elecciones, que también pueden sentirse inclinados a cambiar el estado de las cosas, combatir la corrección política y contribuir a este cambio de paradigma en la información, sumaban bastante más que 199. No parece que asomen mucho por aquí.

Comments are closed.