…Desmintiendo tópicos y sugiriendo incómodos paralelismos para todo lector occidental, este libro nos abre los ojos al desalentador espectáculo de una gente embrutecida, endeudada, fundamentalista cristiana y amante de la caza, a la que no le alcanza ni para pagar las medicinas. Personas que, sin embargo, en defensa del «estilo de vida americano», votan a los republicanos «porque tienen más pelotas», y de este modo acaban decidiendo el destino de un mundo que ni conocen ni comprenden.”

Esta es parte de la reseña comercial del libro “Crónicas de la América profunda” (2007), de Joe Bageant, toda una declaración de intenciones que, al menos honestamente, nos advierte que el texto contiene una crítica despiadada hacia la amplia clase media rural norteamericana. Una clase decrépita que, no obstante, se resiste a asumir el cambio de paradigma que las élites de expertos radicados en las grandes ciudades tratan de imponer “en bien de ellos“.

Por el libro, escrito poco antes de la victoria de Barack Obama, desfilan personajes muy variados, hombres y mujeres en una aparente situación terminal de la que son plenamente conscientes. Y sin embargo, aborrecen a los escasísimos políticos demócratas que se acercan a hacer campaña a sus pequeños y polvorientos pueblos para recordarles lo que ya saben, que viven bordeando la miseria, y ofrecerles servicios sociales a cambio de su voto.

La gran conspiración contra la libertad

Se trata de gente como Joey, que no puede costearse un caro trasplante de cadera y camina de un lado a otro cojeando, como si fuera un androide destartalado. O Dotie, una mujer de cincuenta y nueve años, que pesa ciento treinta kilos y puede cantar las canciones de Patsy Cline casi tan bien como la propia Patsy, pero que padece una insuficiencia cardíaca grave para la que necesita una costosa medicación que, cuando le surge un gasto imprevisto, no puede comprar.

Para ellos la libertad individual es eso: un valor sagrado. Tan sagrado como las escrituras de la Biblia que escuchan regularmente todos los domingos

Sin embargo, ni Joey ni Dotie, ni otros muchos personajes que desfilan por las páginas del libro, toleran que se sienta lástima por ellos. Tampoco están dispuestos a dejar de ser quienes son para echarse en brazos de los políticos. Asumirán su destino y tratarán de vivir conforme a sus principios hasta el último instante de sus vidas, sean estas largas o breves.

En definitiva, no votarán a Obama en las elecciones presidenciales de 2009, porque no creen en el “Ye We Can” sino en el mucho más americano “Yes I can“. Y si uno no puede, tocará aguantarse. Para ellos la libertad individual es eso: un valor sagrado. Tan sagrado o más que las escrituras de la Biblia que muchos escuchan regularmente todos los domingos.

¿Simple ignorancia o la punta del iceberg?

Sin embargo, en opinión de Joe Bageant su resistencia numantina al “progreso” se debe a la ignorancia atroz que envuelve a la mayoría de los Joey y Dotie que pueblan la América profunda

La gente trabajadora no niega la realidad: la crea desde lo más profundo de su ignorancia, mientras la presunta izquierda reflexiona y se pregunta por qué no puede obtener ninguna influencia política sobre esas almas. Para esta gente la realidad es el fútbol americano, las carreras NASCAR y una república con armas de fuego. Ésa es la realidad por la que votan: una República armada y con principios éticos.”

Pero esta ignorancia, siendo en muchos casos innegable, no puede explicar por sí sola las razones últimas por las que este ejército de parias se niega a depender de los burócratas, a vivir del Estado del Bienestar. En realidad, tanto el culto como el ignorante se rendirían ante una causa mayor como es el instinto de supervivencia.

Que la gente llegue al extremo de poner en riesgo su salud, o incluso su vida, por conservar sus convicciones o su estilo de vida no puede explicarse simplemente por la ignorancia ni por un trastorno mental colectivo: el instinto de supervivencia puede anularse en algunas personas, pero nunca en tantas y al mismo tiempo.

Detrás de todo aparente error humano se encierra una verdad que muchas veces se nos escapa… o que intencionadamente se hurta a la opinión pública

En el libro de Bageant hay algo de verdad; pero no “toda la verdad”. Existe algo más que mantiene a estos desheredados en pie, contra viento y marea, resistiéndose a ser salvados. Detrás de todo aparente error humano se encierra una verdad que muchas veces se nos escapa… o que intencionadamente se hurta a la opinión pública.

Este no es sólo un problema norteamericano, exclusivo de su idiosincrasia. Algo similar sucede en otros países de Europa e Iberoamérica; también en España. El “problema” no son sólo de los Tommy y Mary, también son los Antonio y María. Un movimiento contestario, hasta ayer silencioso, empieza a propagarse por las sociedades desarrolladas.

La gran conspiración contra la libertad

Pero los diagnósticos de los expertos siguen inasequibles a la realidad. Mientras el mundo parece reaccionar ante lo que podría ser una  indigestión de Corrección Política, algunos de estos expertos prometen conjurar el peligro reinventando “lo liberal”, porque, en su opinión, los liberales clásicos reclamarían hoy políticas sociales tan amplias como las que poseen los países del centro y norte de Europa. Pero lo más probable es que tales clásicos contemplasen con espanto sociedades donde las personas viven y mueren en soledad, tras haber delegado toda contingencia humana, toda responsabilidad en el Estado, convirtiéndose en seres deshumanizados.

Los expertos de la posmodernidad siempre aluden a la sociedad como un ente tenebroso, que debe ser reconducido. Nunca apelan al individuo porque éste, con sus preferencias, convicciones y convenciones, resulta incómodo, inmanejable y, en ocasiones, irritantemente indisciplinado. Pero, en el fondo, el ciudadano es tanto o más racional y coherente que los ingenieros sociales, que formulan sus juicios muy condicionados por conflictos de intereses y sesgos ideológicos. Aun así, el mensaje de las élites no varía: si quieres bienestar material debes renunciar a tu libertad. Es el dulce sabor de su arsénico.

La otra realidad que se hurta a la opinión pública

El sociólogo norteamericano Christopher Lasch, ya había identificado este conflicto con bastante antelación. En su libro, The Revolt of the Elites and the Betrayal of Democracy (1994), señaló que “si en un tiempo fue la Rebelión de las Masas la que amenazó el orden social y la cultura de Occidente, hoy la principal amenaza proviene de aquellos situados en la parte más alta de la jerarquía social […] las nuevas élites se han rebelado contra la América convencional, a la que imaginan tecnológicamente atrasada, retrasada en sus gustos, presuntuosa y complaciente, aburrida y desaliñada”.

Las élites consideraron que el apego a las costumbres del pasado era un comportamiento irracional que justificaba la tutela de los ciudadanos por parte del Estado

Estas élites consideraron que el apego a las costumbres del pasado era un comportamiento irracional que justificaba la guía y tutela de los ciudadanos por parte del Estado. Corregir estos “malos hábitos” requería por parte de políticos, técnicos y expertos una ingeniería social intrusiva, que impusiera nuevas formas de ser, de pensar, siempre fundamentadas en una aparente modernidad, basada en los últimos descubrimientos.

La gran conspiración contra la libertad

De esta forma, Occidente fue abjurando de su historia, de hábitos y conocimientos sociales acumulados por la experiencia de siglos, quebrando ese frágil proceso por el que los nuevos descubrimientos se van incorporando paulatinamente al acervo cultural. En adelante, la sociedad se diseñaría y construiría partiendo de cero, sin aprovechar la experiencia histórica, una suerte de adanismo que marca a fuego el mundo de hoy.

Lasch también puso el dedo en la llaga cuando distinguió entre la ética de la compasión, propia de los ingenieros sociales, del Estado intrusivo, y la ética del respeto, propia de los habitantes de esa América profunda, cuyo comportamiento pudiera parecer irracional pero que, en realidad, obedece al principio de responsabilidad. Las comunidades rurales de clase media, fundamentadas en la pequeña propiedad, se basan en la confianza en sus propios medios, en la superación individual y en una red de lazos familiares y comunitarios, que sirven de estructuras de ayuda y apoyo voluntario.

Sin embargo, sostiene Lasch, el recurso al Estado como elemento protector, de ayuda universal, reemplaza estos los lazos informales por vínculos legales, debilitando la confianza en los demás, socavando la disposición a asumir las propias obligaciones y destruyendo el respeto por la autoridad.

La falsa piedad de los ingenieros sociales

La ideología de la compasión, fomentada por el Estado Protector, resulta atractiva a primera vista pero es una de las causas principales de la quiebra social porque la convivencia no depende tanto de la compasión como del respeto mutuo. La Corrección Política se basa en una mal entendida compasión que dice proteger a los “grupos víctima” pero, en realidad, los degrada a objetos de lástima, no de respeto. Sentimos lástima por aquellos que sufren o, al menos, por los que se jactan de ello. Pero el respeto lo reservamos para quienes asumen la responsabilidad de sus actos.

Hoy, las élites dirigentes nos hacen creer, de forma interesada, que el sistema es inherentemente opresivo, que discrimina a ciertos grupos minoritarios: justifican así su omnipresente intervención. Pero la aparente compasión acaba convirtiéndose realmente en desprecio y en un tratamiento distinto según el grupo al que pertenece cada uno, algo que socava gravemente las bases de la democracia que, por definición, no admite distintos tratos, ni los dobles raseros que los expertos tratan de imponer.

Las personas de la América profunda prefieren pasar estrecheces a vivir de dádivas pues no quieren ser tratados con compasión y, por tanto, con desprecio 

El rechazo a la ética de la compasión y su defensa a ultranza de la ética del respeto, del orgullo, de la responsabilidad es lo que explicaría que las personas de la América profunda se aferren a su forma de vida y prefieran pasar estrecheces a vivir de dádivas, a ser tratados como víctimas que merecen compasión y, en el fondo, un irritante desprecio. Aun siendo pobres, no permiten que nadie les arrebate el respeto que sienten hacia sí mismos y hacia sus vecinos.

Como explicaba el sociólogo Donald Black, los conflictos sobre cuestiones que afectan a principios básicos, a valores fundamentales y cuestiones éticas, acertadas o equivocadas, generan en la sociedad tensiones y desacuerdos insuperables. Las personas, aun a disgusto, pueden adaptarse a una subida de impuestos, pero difícilmente aceptarán una ley que violente sus convicciones más íntimas.

De ahí, que cada vez más gente se levante contra esa ingeniería social que impone una absurda corrección política, que trata al ciudadano como un niño, incapaz de tomar decisiones, siempre a merced de las paternales instrucciones de los expertos. Y es que muchas personas se han percatado de que esa milagrosa medicina, de sabor dulce y agradable, que recetan constantemente los ingenieros sociales constituye, en realidad, la mayor conspiración contra la libertad desde que fueron desapareciendo aquellos totalitarismos basados en la fuerza.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

31 COMENTARIOS

  1. El libro tiene buen título pero soso argumento. Primero, los autores no conocen Estados Unidos, ni el profundo ni el superficial, sino solamente el de la crítica antinorteamericana, ni el auto del libro que reseñan. Parte de premisas erróneas y no rebasa el país de los 80. Mucha retórica para decir lo que no es y abundar en reflexiones extraviadas. Estados Unidos tiene sin dudas muchos defectos, qué país no lo tiene, incluso hay bolsones de pobreza que no es subpobreza, pero la dinámica del país es algo espectacular, así como la creación de riquezas y el modelo político. Y si llegamos al estos días, marzo del 2018, y vemos que la mayoría de los estados, los municpios, el congreso y el senado son de mayoría republicana, incluyendo al presidente Trump, y observamos que la economía ha florecido tras una dura crisis, hay una reforma fiscal, más dinero y más empleos, etc. nos damos cuenta que el republicanismo abarca todos los estados del país, y os centros urbanos. Por mucho trabajo academico y mediático que hace la Izquierda, la ciudadanía se resiste a dar saltos en el vacío y se aboca en los objetivos económicos, en el hogar, más que en la utopía. A pesar del odio internacional hacia el país, los americanos quieren lo que han hecho. La poitiquería y el show termina en el congreso, las votaciones, los tres poderes. No es el caos. Hay una pragmática que estáen cada persona y familia, hay distintos pensamientos, pero el país no es el monstruo que se le pinta. Si existe alguna conspiración contra la libertad, ya sabemos que provino de Hitler y Stalin, matrices y sus seguidores,
    y en Estados Unidos por lo general se e atribuye a aquellos que quieren implantar el pensamiento único y limitar las libertades, por las razones que sean. Pero todo está sobre la mesa, es un juego, hay muchos testigos, la libertad está garantizada aunque hay una conspiración, porque el modelo existente es superior la oferta conspiradora. En otro punto, claro que Estados Unidos no es un santo, ni pretende serlo. Pero tampoco es Hollywood, hay muchas personas trabajadoras e inteligentes, es una civilización, y como tal funciona. Por supuesto, que no necesitó el bolchevismo para arreglar sus cosas. No es Rusia, ni Francia, ni España. Y si quieren saber qué es Estados Unidos, lean a Tom Wolfe, a Roth, Rand, los ensayos de los think tank, donde vemos todas las realidads como son, no como las suelen criticar. Vivir el país por 30 años es la mjero clase de historia, ya que no es como la escriben. Aunque la crítica tenga un milímetro de razón. Estados Unidos no conspira contra la libertad porque vive de ella.

  2. Despues de leer el articulo y los comentarios no podía comentar nada que aportara valor.

    Un paseo por la prensa europea para ver que decian de Puigdemont, me ha hecho tropezar con algo mucho más importante.

    Han oido estos dias que Cambridge Analytica podia haber influido en las elecciones americanas a favor de Trump. Vean con mucha atención el siguiente vídeo que publica The Guardian

    https://www.facebook.com/theguardian/videos/2136361969724192/

    Y despues este otro:

    https://www.facebook.com/theguardian/videos/10156712983161323/

    Sobre el referendum del Brexit y la manipulación desde empresas próximas a Cambridge Analytica.

    Y si quieren ver como se moviliza a la gente de forma extraordinariamente inteligente vean:

    https://www.facebook.com/theguardian/videos/10156713303866323/

    Pienso que lo que se muestra en los tres vídeos es escalofriante. La manipulación de la opinión pública
    por gente que apenas tiene 25 años y que además tiene éxito, me deja sin palabras….

      • Cualquiera de los que calzamos unos añitos podemos recordar la campaña de MrX con el tema de la OTAN y el referendum posterior.

        Por desgracia los de Cambridge Analytica Mr X les podía dar una Master, pero de los de verdad, no de pintar y colorear, que son los que hacen nuestros políticos ahora.

        Y Goebels dar el diploma en la entrega final de la promoción, como director del Master en cuestión.

        A Blair le darían una escoba y a Hillary el mocho para que limpieran el auditorio cuando el personal se hubiera ido, por ser los perfectos tontos útiles para el invento.

        Aquí mismo y después de lo la OTAN tuvimos otro ejercicio de manipulación en el post 11M.. que supongo ha servido de referente para movidas posteriores en todo el mundo.

        un cordial saludo

    • O sea, que Cambridge Analytica manipuló las mentes de millones de votantes de Trump. No seas ingenuo.
      Votaron por Trump porque tuvimos 8 años de inercia, desempleo, volencia en los barrios, burocracia, donaciones a otros, desinterés por la empresa nacional, regalitos a chinos y ONU, corrupción, espionaje deHillary, Uranium, un desastre, altos impuestos, mucho bal, bla, y el país al garete, por eso votaron por Trump… porque en verdad la Media del mundo entero y de USA estaban contra Trump. La gente se harta.

        • Un tercer enlace con unas declaraciones de Chris Wyley que aparte del pelo rosa, y el aro en la nariz, me parece una persona extraordinariamente inteligente. En este vídeo explica como se planificó y se ejecutó el experimento para controlar psicológicamente a todo un país.

          https://www.youtube.com/watch?v=FXdYSQ6nu-M

          Algunas frases.
          -“Me siento responsable de lo que ha sucedido, por eso estoy aqui para que la gente sepa lo que esta compañía hace (Cambridge Analytica)”

          -” En la historia hay ejemplos de grandes experimentos no eticos”.

          -“Era fundamentalmente un experimento no ético porque se jugaba con un pais entero, con la psicología de un país entero, sin su consentimiento o su consciencia”

          – ” y no solo estas jugando con la psicologia de toda una nación, sino que estás jugando con la psicología de una nación entera en el contexto de un proceso democrático..”

          -“Cambridge Analytica no es solo una empresa que trabaja con algoritmos, recolectando datos, es una máquina total para proporcionar servicios de propaganda..”

          -“Si puedes controlar todos los flujos de información alrededor de tus oponentes, puedes influenciar como perciben el campo de batalla, y por tanto puedes influir en como se van a comportar y como van a reaccionar.”

          -“empezamos cambiando la percepción que Steve Banon tenía de nuestra compañia…”

          -” Steve Banon sigue la doctrina básica de Brietbart, si quieres cambiar la política, primero tienes que cambiar la cultura, porque la política nace de la cultura. Y si quieres cambiar la cultura, priemro deberas entender cuales son los elementos básico de la cultura (units of culture). La gente individual son los elementos básicos de la cultura (units of culture). Si quieres cambiar la política, primero tienes que cambiar a la gente para que esta cambie la cultura”

          -“Para ganar una guerra se necesitan armas. Ellos (Cambridge Analytica) querian un armas culturales. Y nosotros podíamos construirselas, pero se necesitaba dinero. …”

          -” Básicamente la clave era que ibamos a combinar micro-targeting que ya existía en la política y que es el campo en el que soy experto, con nuevos elementos tomados de la psicología. Esto nos permitiría apuntar hacia la personalidad en lugar de hacia el votante. Para poder escalar el proceso, necesitabamos gran cantidad de datos de la gente que nos permitieran construir el perfil psicológico de cada votante en una región determinada o como en este todo un país como USA.”

          -“Mercer puso 15M de dolares en el proyecto”

          -” El Dr. Kogan (Cambridge U) nos facilitó algo barato, rápido y de una cálidad inigualable. Ellos disponian de apps sobre Facebook que tenian permisos especiales para recolectar datos no solo de la persona que usaba la app, sino también de toda su completa red de amigos, y a los que añadía al grupo….”

          -” Necesitamos solo conectar a unos pocos cientos de miles de personas para alcanzar a todo su red social asociada, que luego se agrandaria sola a la mayor parte de américa…”

          -“La gente no sabía que sus datos era utilizados para este fin…”

          -“Se capturaba todo lo que estaba en el perfil de Facebook, cosas como status updates, en algunos la app puede capturar mensajes privados (aunque no sabe si Cambridge Analytica lo hacía)..”

          -“Utilizamos 50 o 60M de profiles de facebook recogidos en un periodo de dos o tres meses”

          -“Conoceriamos que tipo de mensajes a los que la persona sería sensible, incluyendo el marco en el que se realiza, de lo que se trata, del contenido, del tono,si está asustado o no,…ese tipo de datos. Por tanto a lo que la persona sería sensible y donde consumirías esa información. Junto con las veces que necesitamos ‘tocarte con información’ con el objetivo de cambiar lo que piensas sobre algo…”

          -“Ademásde contar con expertos en gestión de Datos, psicologos y estrategas, también contaban con un equipo completo de creativos, diseñadores, videográfos, fotográfos. Entonces estos creaban los contenidos, que eran enviados a un equipo responsable de un grupo-objetivo (targeting) quien lo introducia en internet.”

          -“Se crearon Websites, blogs, cualquier cosa a la que el target fuera sensible y pudiera responder. Cuando las personas dentro del target lo recibian, hacan click y lo difundian, se propagaba rápidamente por la red hasta la’madriguera’. Se bombardea hasta que empiezan a pensar algo distinto.”

          -“En lugar de salir a luz pública y decir lo que piensas, y luego dejar que la gente vaya, te escuche y si quiere comparta tu opinión. Se trata de susurrar al oido de cada uno de los votantes lo que quieres, además que lo que dices a un votante es distinto de lo que le dices a otro votante. Corremos el riesgo de fragmentar la sociedad, en la medida que ya no tenemos experiencias compartidas y no tenemos la misma visión compartida de la realidad. Si no tenemos una visión compartida como vamos a poder ser una sociedad que funciona.”

          -“No puedo afirmar que este proyecto fuera definitivo en la elección de Trump, o del avance de la alt-right, pero sí jugó un papel.”

          -“Si quieres cambiar totalmente la sociedad, primero debes fragmentarla. Solo cuando la has roto puedes re-modelarla uniendo las piezas según tu visión de lo que será la nueva sociedad. Esta era el arma que Steve Banon quería construir para llevar a cabo su guerra de la cultura.”

          Disculpas si la traducción tiene errores, mi inglés es el que es.

          He traducido las frases que a mi juicio son mas relevantes de esta entrevista. Alguien puede pensar que se trata de un juego exótico de universidades modernas. Pero lo que afirma Chris nos debe hacer reflexionar al menos.

          UK tiene un problemón con el Brexit, pero lo relevante para nosotros son las nuevas técnicas puestas en práctica. En otra entrevista, Chris afirma que está convencido que esta nueva herramienta ha sido fundamental para influir el voto en Brexit y Trump, ya que la diferencia era muy pequeña. En el brexit menos de dos puntos, en Trump al final eran menos de 10.

          Todo este lio no debe hacernos olvidar que Putin también tiene su departamento de interferencia por internet. Si utiliza herramientas y técnicas similares, es algo que me es desconocido.

          He traducido todo lo anterior porque pienso que es muy preocupante. Me gusta oir a Chris decir que pretenden fragmentar la sociedad para de los restos construir una nueva. Siempre he sostenido que Internet es una potentísima arma fragmentadora…..

          Disculpas..

  3. De tomarse en serio el fondo doctrinal del artículo, que está planteado tal cual, el problema teórico de la Libertad en la cultura moderna que nos es accesible se plantea históricamente en dos dimensiones y no hay otras, puesto que la discusión no superó jamás ese horizonte doctrinal, a partir del cual evolucionaron todas las corrientes ideológicas posteriores.

    El objeto supremo de debate fue éste y ahí quedó atascado: el creyente no sabe si está salvado por su sola fe o por lo que hace para merecer la salvación.

    La opción primera fue la protestante, calvinista y puritana; la opción segunda fue la católica oficial.

    De la opción primera se desprende el principio de la Libertad evangélica, que interpreta la Voluntad de Dios libremente como Gracia merecida.

    De la segunda, se desprende la Obediencia a un principio de salvación decidido por mediación de un Principio de Autoridad institucional.

    El debate sobre si el origen de la concepción moderna y secularizada de la Libertad es protestante o católico es superfluo. Es protestante, pues el Libre Arbitrio católico es una elección sobre opciones ya dadas, mientras que la Elección protestante es una decisión personal sobre la elección misma de confesión electiva.

    El origen de la libertad moderna en sentido estricto es la Libertad evangélica protestante.

    Y ése es además el origen de la Libertad política, que el mundo católico no ha podido jamás engendrar, pues su Ley Suprema es la Obediencia incondicional a una Verdad que no admite la Interpretación libre por inspiración de la Gracia.

    Y la Libertad evangélica es la democratización de la Gracia.

    Tocqueville lo percibió perfectamente como nadie.

    De ahí el ineludible origen secreto de la Libertad política en el Protestantismo. Y de ahí su Fundación histórica en un cierto momento y lugar.

    Max Weber lo expuso en ciertos pasajes memorables de su obra «El espíritu del protestantismo y la ética del capitalismo» cuando reconstruyó el pasaje fundamental desde el puritanismo al utilitarismo moral: la salvación extramundana en apenas dos generaciones se transformó en éxito intramundano calculable en términos monetarios.

    Ahí el concepto moderno de «Libertad» quedó comprometido con la lógica de acumulación del capital elevado a toda su potencia por la Economía política ricardiana.

    Y ése es desde entonces el problema del Liberalismo: ¿el éxito económico de un individuo es signo elección, señal indiciaria de superioridad social y cortada de una condición social legítima para dirigir la sociedad? La Gracia católica o protestante no llegan tan lejos, pero los Estados de Partidos acuden en su ayuda.

    • Que mala es la acumulación de capital consecuencia del esfuerzo, el ahorro,la excelencia y la productivad. Es mucho mejor dar la miseria por nada, y el todo a la nomenklatura por merecerlo, “Y NADA MAS”. Pues no somos bonitos nosotros. Saludos.

  4. Esto no es tolerable por más tiempo.

    Dictese orden de búsqueda y captura contra Blanco y Benegas, apolegetas estrafalarios de la cultura decimonónica de Jesse James.

    Pero ustedes qué se han creído, que pueden venir aquí y hablar libremente sobre la libertad individual, quiénes se han creído que son para hacernos tal ofensa a nosotros, hombres por fin reconciliados con la Humanidad y su bienestar estatal prometido, hombres que tanto hemos sufrido y luchado por la Libertad del Hombre, ese hombre digno que vota y ve la tele y sabe perfectamente distinguir la verdad y la mentira.

    Caballeros reaccionarios, váyanse con su verdad a otra parte, que aquí en España sabemos muy bien lo que nos conviene.

    Allá esos salvajes de la América profunda de las praderas por conquistar, que creen que la libertad individual es pegarle un tiro en la pierna a los recaudadores de impuestos; a nosotros, europeos civilizados se nos ha enseñado desde niños, bien escolarizados, a respetar al poder del Estado y las normas sociales tan perfectamente consultadas y consensuadas democráticamente por nuestros Partidos del Estado previsor, benefactor y providente, al que tanto debemos los pobres.

    Aquí la Libertad es una cosa que nos dan a consumir como el resto de mercancías, no nos vengan con sentimientos, heroicidades y estas cosas peliculeras de ese puto Hollywood yanqui, nosotros estamos hechos de otra pasta, nos gusta el cine de Santiago Segura, las series de TV donde nos retratan como somos, andaluces que viajan al País Vasco y sesean y ven muchas diferencias culturales y vascos que viajan a Sevilla y perciben enormes diferencias culturales e incluso madrileños que se creen supermodernos y liberales porque Siemens ha abierto una oficina para el consumidor…

    Aquí estamos de vuelta de todo.

    Esos putos yanquis con su puta libertad evangélica frente a la Autoridad católica de la que se emanciparon no tiene nada nada que enseñarnos. Nosotros tenemos a nuestros Partidos, que nos dicen lo que debemos pensar, sentir y decir.

    No nos vengan con milongas, que ya sabemos lo que nos conviene. Y ya se sabe desde siempre aquí que esa mierda de la Libertad es cosa de protestantes malditos…

  5. Buenos días

    Se les ha pasado un libro que yo creo que aclara muchos puntos, “Hillbilly” o “Hillbilly, una elegía rural” de J.D. Vance (Deusto).

    Y para hcerlo mas entretenido y en familia hay una película de hace poco “Capitan fantástico” (Captain fantastic) que no tiene nada de super héroes, pero que aún con su ñoñez anarco anticapitalista se deja ver y te hace reflexionar.

    Dejo enlaces (links) al respecto en otro post, que colgará de éste. Lo hago así porque a saber cuando sale dicho segundo post. Visto que que cuando un post lleva links a otras webs a veces se queda colgados horas, cuando no días.

    Si tarda mucho en salir metan en google las referencias del libro y la peli y echen un vistazo.

    un cordail saludo y feliz Domingo de Ramos

  6. La palabra ” impuestos” no aparece en ninguna parte de toda esta historia. Y es la raíz de todo. Con las mismas monedas que se paga un cazareactor para las Fuerzas Armadas, se pueden pagar otras cosas, como escuelas, carreteras u hospitales. El ejemplo del vaquero que vive de la caza y de la venta de pieles, tipo Jeremiah Johnson, no puede ser la base de un Estado moderno. En cuanto a la caridad del Estado, es un tanto subjetivo. Un trabajador que fallezca el mismo día de su jubilación, tras 40 años cotizando, habrá contribuido con su esfuerzo a que otros ciudadanos mas longevos puedan recibir esas mismas prestaciones durante mas tiempo. Yo no pido caridad al Estado, pero desde el momento en que pago un 21% de impuestos por recibir un bien o un servicio, o un 23% por trabajar, o un 15% por recibir una pensión pública o privada, merezco no una, sino muchas explicaciones.

  7. America según algunos autores se divide en Yanquilandia( Maine, grandes lagos), Dixielandia ( florida incluida) Texas (Az y NM incluidos), California (que llega hasta Alaska) y MiddleW (que se adentra en Canada). Cada una con sus sociedades secretas y prebendas para los afiliados. El problema viene, como con España, cuando vas por “libre”. Cuando en este pais los que van por libre superen a los “sindicados”, el problema se resuelve (para los que van por libre) y los sindicados cuando retomen poder aprobarán otra ley de memoria historica y la espiral se completa aunque no se cierre.

  8. Hombre, tampoco hay que idealizar a estas alturas a la “América profunda”. Es decir, el Medio Oeste estadounidense. Es cuna de los más grandes cazurros con botas vaqueras, sombrero de ala y winchester al hombro (ahora sustituido por otras armas de todo calibre y condición). En España tales individuos serian tratados como lo que son: paletos profundos.

    Y esto que he dicho no es ningún prejuicio sistematizado. Es una realidad a día de hoy, en pleno siglo XXI, y en la primera potencia económica mundial.

    Tomar a tales individuos como ejemplo de “libertad individual” por el mero hecho de que prefieren currar antes que recibir subsidios y prestaciones (muy loable actitud, eso si), pues me parece pasarse tres pueblos y medio.

    • Me parece que tu comentario es muy erroneo. Conozco, y por desgracia en vías de extinción, a muchos “paletos profundos” que con 80 y mas años se siguen subiendo a su tractor y con mucho orgullo. Gente que prefiere trabajar a estar “confundidos con la tela del sofá “. Tienen un temple especial. Les forjaron los malos años de la posguerra cuando “todos y todas” arrimaron el hombro, aunque fuera solo para recoger amapolas, con las que alimentar a los conejos. Donde en sus casas oían cosas que al día de hoy se han olvidado. Por ejemplo: “Poco se gana a hilar pero menos a mirar”, ” No quiero que digan que mis nietas son unas inútiles. ¡Aprende a coser!. Hacen algo muy escaso hoy en día: AMAN LA CULTURA DEL ESFUERZO. Saludos.

    • Ud. desprecia a esa gente. Forman parte del llamado “cinturón de la Biblia”. Imbuidos hasta el tuétano de moral protestante fundamentalista. En que les resulta inaceptable vivir del esfuerzo de los demás y el trabajo no es un castigo, sino una obligación. A mí una filosofía de vida, como ésa, merece respeto.
      Algo contrario a los países de moral católica. Donde se pueden hacer las mayores atrocidades y luego arrepentirse en el último minuto. Claro que luego convella una “pena de prsión” en el purgatorio. Pero tal como están las cárceles hoy día, mejores que cualquier residencia para viejos, merece la pena esperar.
      En la platoforma SKY ponen una serie adaptada del libro “Gomorra”, que narra las “actividades” de la Camorra napolitana. No deja de sorprender, como unos sicarios, asesinos profundamente despreciables, son devotos católicos y que contribuyen generosamente con la iglesia católica.

  9. Y después de lo de Obama Superstar vino Trump, dos populismos, dos discursos: “We” vs “American first”. El individuo incorporado a la batidora colectiva para servir un cóctel que los gourmets de los medios interpretan como ácido o dulce según sus vísceras gustativas, sus credos y sus filias y sus fobias. Al final de la existencia (que es cuando se necesitan “prótesis de cadera”, no “un caro trasplante de cadera” que dicen los autores y que yo -en mi ignorancia- desconozco se realicen) andar más o menos cojeando es consustancial con la supervivencia y no por ir más torpe o menos rápido se es más libre o menos libre. América, Usa, es patria y refrente de libertad y Bageant uno de tantos manipuladores de la izquierda expendedora de milagrosos crecepelos.

    • Realmente, creo que los dos discursos enfrentados son el “We can” vs “I can”.

      Como la caridad bien entendida empieza por uno mismo, yo me apunto al “I can” y, si puedo, ayudo a los demás. No se trata tanto de egoísmo sino de que, si yo no estoy bien, difícilmente puedo contribuir a que los demás, empezando por las personas más cercanas, lo estén.

  10. Es que todas la teorías que interpretan al hombre como esclavo de la necesidad, del instinto, etc., se tropiezan con la realidad de que el hombre es hombre porque ontológicamente es libre y elige su estilo y forma de vida. Todas estas teorías ignoran que el honor, el orgullo y el querer ser de determinada manera, son expresiones de la libertad del hombre.

    El mundo de hoy se quiere construir desde la domesticación, fabricando un “hombre nuevo” en el que el arrojo, la valentía y el coraje dejen de existir. Una especie de eunuco o andrógino domesticado como un perrito, al que se le concede a lo sumo la libertad de elegir comedero, porque hasta el menú está prescrito en nombre de la salud pública.

    Pero los mundos del hombre siempre serán polémicos y diversos, haciendo fracasar estas políticas que pretenden la unanimidad total, disfrazada de consenso democrático benefactor. Todo ello es algo tan irreal, que solamente cabe interpretarlo como el último vagido de un mundo agotado, que se resiste a desaparecer porque está emboscado entre las gigantescas estructuras que la política ha creado (los Estados y sus administraciones), auténticas fortalezas en las que resiste un poder caducado de pretensiones totalitarias, que al no saber que hacer con la disidencia, la trata como desviación y enfermedad.

    • Está claro que usted no ha leído a Spinoza o, si lo ha hecho, o no lo ha asimilado o discrepa radicalmente de él, lo que es perfectamente factible, naturalmente.

      Yo, sin embargo, coincido plenamente con el enorme filósofo hispano-holandés, que dedica prácticamente toda su obra ‘Ética’ a demostrar que el ser humano no es libre sino esclavo de lo que él llama sus afectos o apetitos, que marcan todos sus actos y opiniones -“no nos gusta algo porque sea bueno sino que, porque nos gusta, lo consideramos o convertimos en bueno”- y, por otro lado, el Estado es la gran ‘creación’ civilizadora del hombre, la que nos ha hecho progresar, la que nos protege y permite una relativa paz entre nosotros y, en definitiva, la que nos diferencia del resto de animales.

      Saludos.

        • Lo nefasto de votar a Trump es harto discutible y, para cuestionar a Spinoza es imprescindible haber leído algo de él que, me temo, no es el caso. Spinoza es, sin duda, uno de los grandes filósofos de la historia de la Humanidad, y yo expreso aquí algunas de sus ideas más asombrosamente certeras y brillantes, lo que no quiere decir que esté de acuerdo con todo lo que ha escrito, aunque sí con la mayor parte.

      • Estimado Javilau:

        Ni el hombre es perfecto, ni el Estado, – como “invento” humano que dice Vd es, – es perfecto.

        De ahí que no creo que la solución esté en ninguno de los dos extremos. Cada uno tenemos “libertad para elegir” – a nivel individual – nuestras opciones.

        Como le indicaba a Noname más arriba, creo más en el “I can” que en el “We can”. Si fallo, sólo tengo que pedirme cuentas a mí mismo.

        En cambio, la gran frustración que notamos en la sociedad moderna es por lo que ha calado en ella la oferta del “Tú vótame y no te preocupes, que papá Estado te resolverá todos tus problemas. We can!”. Lo que ha resultado ser una gran falacia.

        Por cierto… ¿no cree que las colmenas de abejas y los hormigueros son modelos de “estados” del reino animal?

        • Nadie ha dicho que el Estado sea perfecto, sino que es mucho mejor y más beneficioso para todos tenerlo que no, salvo que sea un Estado autoritario y represor.

          Está estudiado y demostrado que en las sociedades sin Estado, las del cazador-recolector, había mucha más violencia, crímenes y muertes que en las sociedades con Estado.

          Sin Estado estamos en la ley de la selva, en la que el más fuerte impone su voluntad, arbitrariedad y deseo, lo que conduce a un predominio de la injusticia y la violencia, como observamos en los Estados fallidos y en las sociedades sin Estado, como las de Afganistán o los países africanos, por ejemplo; la creación del Estado es fruto del raciocinio y la inteligencia.

          La diferencia esencial entre las organizaciones de otros animales y el Estado es que este es racional y aquellos meramente instintivos, por la naturaleza de esos animales. En cualquier caso, vemos que a las sociedades de animales organizadas les va mucho mejor.