En los últimos años ha habido un aumento repentino y dramático en el activismo asociado con el tema del cambio climático, que se ha hecho más ostensible en movimiento Extinction Rebellion. Las personas que se oponen a la agenda de este movimiento a menudo son acusadas de negar la realidad o la gravedad del cambio climático cuando en realidad existe una amplia gama de posiciones entre los críticos de la agenda radical que Extinction Rebellion impulsa. Pero lo que llama la atención es una especie de negación que se encuentra entre muchos ambientalistas (aunque no todos, para ser justos).

Publicidad

Esta negación no es conscientemente deshonesta, en el sentido de aseverar a sabiendas un argumento falso (que es el falso cargo impuesto contra aquellos escépticos de los modelos estándar de cambio climático). Se trata de negarse a confrontar ciertos hechos y, lo que es más importante, las implicaciones que tienen esos hechos en las consecuencias de las políticas que defienden. Algunos pensadores ambientales los confrontan honestamente y han descubierto lo que esto significa, pero son una minoría.

Si no podemos simplemente reemplazar nuestras fuentes de energía actuales con energías renovables, entonces la única conclusión lógica es que para salvar el mundo tendremos que reducir drásticamente nuestro consumo de energía. Tendremos que pasar de una sociedad de alto consumo de energía a otra de bajo consumo, el tipo de sociedad en la que vivían nuestros antepasados

El corazón de esta negación es tener dos creencias al mismo tiempo. La primera es que el cambio climático es una crisis existencial que destruirá la civilización moderna, tal vez incluso la vida humana, a menos que se haga algo drástico al respecto. La segunda es que, sin embargo, existe una manera de lidiar con el cambio climático que ciertamente requerirá algunos cambios pero que, en la mayoría de los casos, dejará intacta nuestra forma de vida actual.

En particular, no requerirá  cambios en nuestra forma de vida que la mayoría de las personas en el movimiento del cambio climático encuentren agradables, como Internet y el Estado de bienestar moderno, por ejemplo. Esta es una negativa a explorar y enfrentar las implicaciones inevitables de la primera creencia, si se toma en serio.

La creencia clave que permite a la gente ejecutar este salto mortal es pensar que la civilización moderna puede dejar de usar combustibles fósiles y energía nuclear, y aún así mantener una civilización y una economía de alto consumo energético. Esto es importante porque un nivel muy alto de uso de energía es una de las características más importantes del mundo moderno, quizás la más importante. Nuestra forma de vida y todas las instituciones del mundo moderno dependen de ese hecho y cualquier reducción en el uso de energía requerirá cambios estructurales fundamentales.

La suposición concreta que es la base para creer esto es que simplemente podemos reemplazar los combustibles fósiles y la energía nuclear con energía renovable. Todavía podemos tener una economía y una sociedad de alta energía, pero la energía vendrá de una fuente diferente. Hace no mucho salió una película, desde una perspectiva ambiental radical, que muestra esto como la tontería egoísta que es.

Eso fue, por supuesto, Planet of the Humans, producida por Michael Moore. Esta película provocó una tormenta de críticas, y muchos fueron tan lejos como para exigir que la película sea prohibiera por «peligrosa» o, al menos, retirada de canales como YouTube (donde está sigue de forma gratuita). Hay un fuerte elemento de dolorosa sorpresa en el “Michael, ¡¿cómo pudiste?!” porque esta es la primera vez que Moore hace una película que ataca los puntos de vista de la gente de izquierda. La reacción común es que de alguna manera ha traicionado su causa y se ha pasado al lado oscuro (la derecha y los escépticos del cambio climático).

Esto es inexacto y profundamente injusto: Moore está tan comprometido como siempre con la creencia en la gravedad y la urgencia de una crisis climática provocada por el hombre y sigue apoyando firmemente una agenda verde radical. Sin embargo, es demasiado honesto para aceptar la creencia engañosa descrita anteriormente (las personas que han usado su película para atacar la idea del cambio climático y la necesidad de una respuesta, por lo tanto, también están equivocadas).

Moore y los creadores de Planet of the Humans no están solos en esta posición, que combina la creencia en la realidad y la gravedad del cambio climático con un profundo escepticismo de que nuestro uso de combustibles fósiles pueda simplemente ser reemplazado por energía renovable. Hay varios pensadores y activistas ambientales prominentes que comparten ese escepticismo. Estas personas están preparadas para explorar cómo sería pasar de una economía y una sociedad de alto consumo energético a otra de bajo consumo y los cambios que implicaría.

La fantasía de una sociedad de alta energía impulsada por energías renovables permite que otros eviten enfrentarse a esas decisiones difíciles. Planet of the Humans amanazó en 2012 con destruir esa fantasía. Hay, como en la película y los escritos de otros como Alex Epstein, cuatro razones por las que esto no puede suceder. Cualquiera de ellas es suficiente para descarrilar la fantasía, pero en conjunto son una barrera insuperable.

La primera es que la energía renovable es, en todo tipo de formas, un reemplazo factible para otros tipos de energía. El principal problema aquí es que la energía renovable es muy difusa, mientras que los combustibles fósiles y los combustibles nucleares, como el torio y el uranio, están muy concentrados: se obtiene una gran cantidad de energía utilizable a partir de una pequeña cantidad física de petróleo o uranio.

Por el contrario, si intentara mantener una gran área metropolitana como Los Ángeles completamente con energía solar, tendría que cubrir áreas varias veces del tamaño de Los Ángeles con paneles solares. No se trata de una cuestión de coste monetario, por lo que la respuesta precisa de que el precio de la energía solar está cayendo es irrelevante, sigue siendo demasiado difusa. Esto significa que hay varias cosas que puede hacer con los combustibles fósiles en particular que simplemente no puede hacer con la energía renovable.

Un ejemplo es el transporte. No hay forma de que el transporte más pesado que el aéreo pueda utilizar energía renovable. Se habla mucho de los coches eléctricos, pero estudiar los detalles muestra que incluso fabricar vehículos eléctricos capaces de reemplazar a los que funcionan con gasolina en un entorno urbano denso será muy difícil. No será posible hacer eso para viajes de larga distancia, simplemente los camiones no funcionarán si dependen de energía renovable. También es imposible usar energía renovable para cosas como la fabricación de acero (calor industrial, como se le llama). Estos no son lujos sino características centrales de la civilización moderna.

La segunda razón se deriva de esto. Las fuentes de energía renovable, como la energía solar y la eólica, siempre dependerán de la energía concentrada de los combustibles fósiles y la energía nuclear. La primera razón es otra de sus características esenciales, que es su intermitencia: el sol no brilla todo el tiempo y el viento no siempre sopla. Eso significa que tiene que haber un respaldo de otros tipos de fuentes de energía.

La otra razón es que se necesita la energía concentrada de los combustibles fósiles para producir los paneles solares y las turbinas eólicas; a diferencia de los árboles, estos no crecen naturalmente, sino que deben fabricarse y mantenerse (los molinos de viento en particular se averían regularmente) y esto requiere aportes de energía convencional. Eso lleva a la tercera razón por la que las energías renovables no son una solución a los problemas del calentamiento global causado por las emisiones de carbono: ellas y su infraestructura asociada inevitablemente tienen impactos ambientales significativos, entre ellos los altos niveles de emisiones de carbono debido a la necesidad de usar grandes cantidades de combustibles fósiles para su fabricación y transporte.

Finalmente, hay otros usos del petróleo en particular que habría que reemplazar, sobre todo el uso de fertilizantes y pesticidas en la agricultura (ambos derivados principalmente del petróleo).

La película se divierte mucho señalando este aspecto y mostrando que muchos ecologistas no son deshonestos sino deliberadamente despistados. Sin embargo, como he dicho, los realizadores de la película aceptan la agenda verde radical; están preparados para pensar en lo que eso significa. Aunque ellos realmente no entran en detalles sobre cuáles son las implicaciones verdaderas. Si el cambio climático causado por los altos niveles de uso de energía es un problema desesperado y si, además, no podemos simplemente reemplazar nuestras fuentes de energía actuales con energías renovables, entonces la única conclusión lógica es que para salvar el mundo, como especie, tendremos que reducir drásticamente nuestro consumo de energía. Tendremos que pasar de una sociedad de alto consumo de energía a otra de bajo consumo, el tipo de sociedad en la que vivían nuestros antepasados.

Eso no significa, siendo justos, que simplemente volveremos a vivir como nuestros antepasados ​​del siglo XVIII. Sin embargo, podemos determinar cuáles serían las características inevitables del mundo que tendríamos si el uso de energía se redujera en la forma en que sería necesario. De hecho, la pasada pandemia nos ha proporcionado una pequeña muestra de cómo sería. Puede que no me refiera a la pobreza extrema, aunque significaría una reducción masiva en el nivel de vida de la mayoría de la población mundial. Ciertamente, significaría el fin del crecimiento económico y una reversión a la economía maltusiana constreñida de nuestros antepasados. Son los inevitables cambios sociales los que llamarían la atención.

Obviamente, habría una disminución masiva en los viajes, y también en el comercio de larga distancia: si se eliminaran los combustibles fósiles, no hay forma de cambiar los barcos a energía renovable, aparte de volver a los veleros. Este sería un mundo mucho más localizado y la idea de una comunidad global se convertiría en parte del mundo de ayer. Habría mucha menos migración y movimiento y casi con certeza un fuerte aumento del nacionalismo, con un retorno a la identidad nacional o incluso local como base para el orden político.

Una fantasía común es que Internet sobreviviría y nos mantendría a todos juntos, pero es exactamente eso: una fantasía total. Internet ya produce tantas emisiones de carbono como la industria de las aerolíneas y su uso de energía es masivo y constante; será prohibitivamente difícil mantener esto con energía renovable. Incluso si eso fuera posible, la infraestructura física de las computadoras y las transmisiones requiere un gasto masivo de energía para extraer y refinar minerales raros y convertirlos en productos. Nada de esto sería posible. Por la misma razón, también puede despedirse de los teléfonos inteligentes y los ordenadores portátiles.

Otro cambio sería un gran movimiento de mano de obra hacia la agricultura y la reaparición del campesinado como una clase social importante. Puede lograr altos niveles de producción agrícola sin depender de insumos de combustibles fósiles, como fertilizantes y máquinas que funcionan con ellos y se fabrican con ellos, pero esto se logra transformando gran parte de la agricultura en horticultura, agricultura práctica intensiva. Esto es, por su naturaleza, muy intensivo en mano de obra.

Un ambientalista que se ha enfrentado a esta cuestión, Richard Heinberg, estima que alrededor del 30% de la fuerza laboral tendría que convertirse en agricultores, de hecho su paper se titula “Cincuenta millones de agricultores”. También habría un resurgimiento del hogar como unidad económica y con él, casi con certeza, un resurgimiento de los roles de género tradicionales.

Una de las cosas que ha hecho posible la captura de alta energía es trasladar muchas actividades fuera de la esfera doméstica o local al ámbito del mercado. Esto, junto con dispositivos de alta energía como la lavadora, ha transformado la vida de las mujeres en particular y ha hecho posible la reubicación de gran parte de la vida femenina lejos del hogar. Es difícil ver cómo esto podría continuar en una sociedad de bajo consumo energético.

Todos estos son resultados que los guerreros de la justicia social, que conforman gran parte del movimiento de emergencia climática, encontrarían muy desagradables, ya que entran en conflicto con sus ideales y valores políticos. Sin embargo, inevitablemente se producirán si seguimos sus recomendaciones y abandonamos los combustibles fósiles y evitamos la energía nuclear porque, dado que la energía renovable no va a reemplazar esas fuentes, no hay alternativa para reducir drásticamente el uso de energía, si renunciamos a las fuentes  de las que ahora dependemos. Curiosamente, estos cambios deberían ser bienvenidos por los conservadores tradicionalistas y la pregunta es por qué no se dan cuenta de eso y abandonan su oposición a la política verde.

En realidad, existe una relación más natural entre cierto tipo de conservadurismo y el ambientalismo radical que entre éste y el socialismo de moda. Sin embargo, en los Estados Unidos, los conservadores genuinos son una rara avis y la mayoría de los que usan ese nombre son fanáticos de la modernidad. En Europa, sin embargo, las cosas son diferentes y ya hay señales de que la mentalidad más tradicional se está dando cuenta de esto. Después de la pandemia, es posible que aún veamos que la política verde radical comienza a migrar de regreso a lo que fue su hogar original: la derecha antimoderna. Esto sería al menos coherente.

*** Dr. Stephen Davies, director de La Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo.

Foto: Gioele Fazzeri.

Texto originalmente publicado en la web del Instituto Americano de Investigación Económica. Traducción al español: Disidentia.

Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, libre de cualquier servidumbre partidista, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de publicación depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama la opinión y el análisis existan medios alternativos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

¡Conviértete en patrocinador!