En una galaxia no muy lejana, solíamos luchar contra enemigos reales. Los tangibles, con fusiles o cañones o arcos y flechas, que disparaban cuando invadíamos sus tierras o defendíamos la nuestra de sus agresiones. En el siglo XXI, muchas cosas han cambiado, la mayoría de ellas, afortunadamente, para mejor, pero un cambio es, si no para peor, al menos seriamente perturbador. Aparte del puñado de guerras calientes que Estados Unidos ahora libra en todo el mundo, las guerras que libran nuestras sociedades supuestamente ilustradas son contra enemigos invisibles.

Publicidad

Hacemos la guerra contra la “pobreza”, un estado invisible de ser tal que nadie sabe realmente lo que significa, y cuya definición es una afrenta a los 800 millones aproximadamente realmente pobres en el mundo. Luego jugamos juegos estadísticos sofisticados para establecer que no importa qué tan bien estemos, una parte de la sociedad siempre cuenta como «pobre».

El objetivo de hacer la guerra contra enemigos invisibles es que la lucha nunca termina. No hay armisticio, no hay victoria incondicional. No hay una visión general del campo de batalla ni una evaluación sobre lo que está por venir. Entonces, la guerra sigue y sigue y sigue…

Hacemos la guerra contra el patriarcado, otra fuerza invisible que se supone que domina nuestras vidas, desde el niño más pequeño hasta el erudito más ilustrado. Incluso las sociedades más tolerantes, igualitarias y abiertas en las que mujeres y hombres viven sus propias vidas como mejor les parezca, en mayor medida que nunca en la historia de la humanidad, se dice que están gobernadas por el poder invisible que otorga a los hombres (en conjunto) algunos privilegio nunca definido frente a las mujeres.

Le hacemos la guerra al dióxido de carbono, un gas invisible que requiere equipo especializado para detectar y entrenamiento a nivel universitario para evaluarlo de manera intrincada antes de que podamos establecer solemnemente que una concentración atmosférica que aumenta gradualmente es mala.

Hacemos la guerra contra la tiranía de la biología y los cromosomas, degradando nuestros cuerpos tangibles con juegos de la mente y afirmar totalmente convencido: Yo pertenezco a un tipo diferente de cuerpo, y Dios no permita que cuestiones esa persuasión invisible o que hagas algo que desvirtúe mi avance sin obstáculos hacia ella. Como hombre, recién descubriendo mi feminidad imaginaria, puedo competir en deportes femeninos, entrar en refugios y vestuarios para mujeres y vigilar el discurso o las creencias de cualquiera que se atreva a decir «Eh, aguarda un minuto…».

Hacemos la guerra contra ser ofendidos, ya que los sentimientos ahora rutinariamente triunfan sobre los hechos y lo que hasta hace poco contaba como sentido común. Los sentimientos, totalmente subjetivos e invisibles, son el enemigo invisible perfecto, ya que pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos, no pueden ser fácilmente observados por nadie y, sin embargo, llevan consigo el último estigma. No lastimes los sentimientos de los demás, les decimos a nuestros hijos; no ofendas, pero la ofensa la determina subjetivamente el destinatario y, por lo tanto, la guerra no puede terminar.

Y con el maravilloso Covid-19, hemos agregado otro enemigo invisible a las filas de objetivos permitidos: invisible, ya que no podemos decir quién lo tiene y, por lo tanto, puede estar en cualquier lugar, en cualquier momento, listo para atacar nuestras mentes infantilizadas y nuestros cuerpos increíblemente indefensos.

La disposición del campo de batalla

Comenzando con el último de nuestros enemigos invisibles, Tim Stanley en The Telegraph escribe sobre la noción de guerra perpetua de George Orwell en Mil novecientos ochenta y cuatro como una forma de que los líderes mantengan a las masas bajo control. Asegurarnos de que sigamos siendo pobres, asustados y divididos: «La guerra es paz porque garantiza el control de la élite». Stanley escribe sobre las intervenciones políticas de Gran Bretaña para la pandemia, y la amenaza que se avecina de que las restricciones a los británicos pobres, que ya han soportado demasiadas atrocidades gubernamentales en los últimos quince meses, no se eliminen por temor a que una nueva ola de coronavirus pudiera desaparecer y paralizar el país (a pesar de una tasa de vacunación de más del 60%, se podría agregar).

El coronavirus Covid-19 es invisible para el ojo humano y se necesitan pruebas y equipos especializados para detectarlo (a menudo con un retraso de tiempo), lo que significa que cualquier persona, en cualquier lugar, podría ser una amenaza potencial para usted. La mitología que rodeaba la pandemia hizo invisible no tanto al patógeno como a la amenaza de un daño extremo e impredecible. Mantente alerta y nervioso, siempre.

Stanley sostiene que mantener a un enemigo invisible perpetuo alrededor de la gente es una herramienta útil para un gobierno interesado en controlar las vidas de sus súbditos. «La enfermedad es salud», continúa Stanley, «porque automatiza la atención permanente». Si bien caracteriza correctamente la cuestión limitada de Covid-19, no va lo suficientemente lejos: su razonamiento se aplica a muchos más temas.

La pobreza es otro, un estado del ser que podemos interpretar subjetivamente pero que nos cuesta describir objetivamente. La Unión Europea define la pobreza como “el 60% de la renta disponible equivalente a la mediana nacional”, capturando así claramente la desigualdad de ingresos en lugar de las privaciones. Sólo con diferencias de ingresos lo suficientemente estrechas (es decir, los ingresos más bajos lo suficientemente cerca de la mediana) no habría pobreza estadística. Si algunas personas realmente serían pobres es otro asunto, y si otros sienten que lo son es la guerra que ahora se libra.

Estados Unidos también se ha destacado en la lucha contra el enemigo invisible que es la pobreza. Cuando Lyndon Johnson declaró la “ Guerra contra la pobreza” en 1964, la tasa oficial de pobreza ya había estado cayendo durante años, y finalmente se estableció en un rango a largo plazo de entre el 11 y el 15%. A pesar de billones de ayudas, asistencia para el empleo y programas de bienestar, nada parecía haber hecho mella en este segmento rezagado de la sociedad. En un análisis de políticas de Cato con motivo del 50 aniversario de la guerra contra la pobreza, Michael Tanner y Charles Hughes concluyeron que

“En los últimos años, hemos gastado más y más dinero en más y más programas, al tiempo que obtuvimos pocas ganancias adicionales, si es que obtuvimos alguna. Más importante aún, la Guerra contra la Pobreza no ha logrado que quienes viven en la pobreza sean independientes ni ha aumentado la movilidad económica entre los pobres y los niños”.

Calculado como ingresos por debajo de tres veces el costo de una dieta mínima, casi por definición se garantiza que un segmento de la población sea considerado pobre, pero aún no capta los gastos de atención médica y vivienda que son de mayor preocupación. Y los programas gubernamentales diseñados para ayudar a los pobres, como los cupones de alimentos o el crédito fiscal por ingresos del trabajo, no cuentan para la cifra de ingresos, lo que significa que la variable objetivo de la política es completamente insensible a cualquier programa de alivio. Una gran receta para políticas perpetuas, manteniendo siempre el espectro que se avecina y el espejismo vivo.

El objetivo de hacer la guerra contra enemigos invisibles es que la lucha nunca termina. No hay armisticio, no hay victoria incondicional. No hay una visión general del campo de batalla ni una evaluación sobre lo que está por venir. Entonces, la guerra sigue y sigue y sigue, sin un final a la vista, y de hecho, nadie desea la rendición.

Por cada éxito que lograron los movimientos feministas del siglo XX (sufragio, divorcio sin culpa, píldoras y aborto), una nueva generación de activistas tomó la bandera de la manifestación y siguió avanzando con cada vez más furor. No importa si hay una batalla digna por delante. Efectivamente, actos de igualdad de remuneración, licencia parental y jardín de infantes financiado con impuestos, pero la guerra aún no se ganó ni remotamente: ahora debemos superar el siguiente obstáculo en nuestra batalla invisible contra el patriarcado: demostraciones de sexualidad, convenciones de vestimenta dimórfica, sutiles diferencias en el comportamiento en el lugar de trabajo, diferencias de sexo en las opciones ocupacionales o equilibrio entre el trabajo y la vida, imperceptibles para cualquiera que no sea un burócrata estadísticamente equipado, agregando resultados sobre millones de personas.

¿Cómo entender todo esto?

La leyenda medieval de San Jorge tiene algo que ver con nuestras guerras invisibles. La historia cuenta que un dragón siniestro exigió tributo a la ciudad de Silene. Al principio, solo ovejas; entonces el dragón (¿ella?) elevó sus demandas a los sacrificios humanos que el pueblo eligió. Cuando se eligió a la hija del rey, San Jorge se dispuso valiente y caballeramente a matar al dragón, adoptando todas las virtudes cristianas y la moral de un gran cuento cuando más tarde entregó las recompensas del rey a los necesitados de la ciudad.

El teórico político australiano Kenneth Minogue describió una vez lo que le sucedió a nuestro amado héroe después de que se hizo su gran hazaña. Se sintió desanimado y ansioso, buscando más dragones para matar:

“Necesitaba sus dragones. Solo podía vivir luchando por las causas: el pueblo, los pobres, los explotados, los oprimidos colonialmente, los desfavorecidos y los subdesarrollados. Como un guerrero anciano, se quedó sin aliento en su búsqueda de dragones cada vez más pequeños».

Hace unos años, Douglass Murray resucitó este síndrome de «San Jorge jubilado» en La Masa enfurecida. En la prolongación del ‘síndrome’, George regresa de su gloriosa batalla pero se inquieta y persigue lo mejor de su pasado reciente. Sin estar seguro de si queda algo por matar, se aventura a matar pequeños dragones, luego cualquier cosa que se parezca remotamente a un dragón antes de que un día termine balanceándose brutalmente en el aire. Las batallas verdaderamente heroicas fueron reemplazadas gradualmente por invenciones de su imaginación, un guerrero una vez noble ahora sin un propósito, sin una batalla gloriosa que librar.

Ahí es donde están nuestras sociedades ahora, estancadas para siempre luchando contra enemigos invisibles. Covid-19, o sus muchas ramificaciones, son solo los últimos enemigos de la fiesta.

***Joakim Book, Economista.

Foto: Sammy Williams.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

6 COMENTARIOS

  1. Excelente artículo. Y así, en esta época postrimera, se ha ido desplazando la realidad como ocupación de la política: El vacío en los fundamentos del saber político y la capitulación de la inteligencia europea.
    Que en el seno de una cultura, el sentido de la realidad que le sirve de base, pueda sufrir una tal conmoción estructural, es el más decisivo de sus acontecimientos
    históricos y marca, por lo general, el fin de una época bien característica, cuando no
    de la propia cultura como proceso histórico singularizado. Se ha producido un giro decisivo, que marca lo que podemos llamar la ..desrnundificación- de la imagen básica del mundo de la Modernidad.

  2. Orwell, siempre Orwell, lo vio y lo contó. Probablemente no haya sido el único, pero desde luego es que el mejor profetizó el totalitarismo presente: la neolengua, la memoria histórica, la política de cancelación, la policía del pensamiento, el doblepensar, el eterno enemigo que es derrotado una y otra vez pero nunca definitivamente y los dos minutos de odio. En la más que pasable adaptación cinematográfica con John Hurt y ‎Richard Burton‎, la recreación de los dos minutos de odio es fantástica. Me imagino a Irene Montero y a Adriana Lastra, y a la pobre Cuca Gamarra vociferando detrás de ellas para ser aceptada, gritando ante la pantalla donde se proyecta la imagen de, por ejemplo, Abascal: ¡¡¡¡¡¡fascista!!!! ¡¡¡machirulo!!!! ¡¡¡¡homófobo!!!! ¡¡¡¡asesino!!!!, gritando histéricas con el rostro desencajado por el odio…y de repente la efigie salvadora de Pedro Sánchez, apareciendo como un chulo de playa….En fin, muchos dicen que se aproxima más a la realidad actual, la distopia de Huxley, puede ser, pero no nos olvidemos que en menos de una año nuestros derechos han desaparecido (hola TC ¿estás ahí?), la policía ha derribado puertas para entrar en domicilios, ahora mismo hay cientos de jóvenes detenidos ilegalmente en Mallorca ¡¡¡¡irresponsables!!!! gritan las masas covidianas (hoy he oído a un señor vociferando en un bar, y con algún carajillo de más, sin mascarilla por supuesto, que había que meter a todos esos muchachos en la cárcel, mientras una oronda mujer asentía «¡para fiestas estamos!»). En breve se quemarán libros e historiadores como Pío Moa y otros irán a la cárcel, al igual que una pobre jovencita que vaya a ayudar a una mujer en la puerta de un abortorio….¿de verdad no hay Ministerio del Amor?

  3. «Incluso las sociedades más tolerantes, igualitarias y abiertas en las que mujeres y hombres viven sus propias vidas como mejor les parezca, en mayor medida que nunca en la historia de la humanidad, se dice que están gobernadas por el poder invisible que otorga a los hombres (en conjunto) algunos privilegio nunca definido frente a las mujeres.»

    Hay por, un lado, un enemigo tan invisble como inexistente pero, por eso mismo, las élites de la manipulación lo hacen fuerte e influyente, es decir, lo crean si es preciso mediante noticias oportunistas e informaciones sesgadas. Por otro lado, ese enemigo inventado sirve para tapar la realidad de que llevamos décadas en las que el varón es injustamente tratado en casi todas las sentencias de divorcio. Esto, a su vez, produce otro efecto curioso: las mujeres que salen favorecidas de forma injusta se instalan en un universo delirante mientras que los hombres no tienen más remedio que conocer a fondo la realidad corrompida y loca del estado postmoderno.

    • El enemigo inexistente tiene numerosas ventajas:
      Nunca te puede derrotar, esto es importante.
      Tú tampoco le puedes derrotar…pero es que no quieres derrotarle porque le necesitas vivito y coleando.
      Sirve para mantener en tensión permanente a los tuyos, a toda esa panda de cretinos, que son muchos, que te apoyan y que están dispuestos a tragar con cualquier cosa porque están salvando el mundo, combatiendo el cambio climático.
      Es fuente de ingresos, el modo de vida de unos cuantos ¿si no hay heteropatriarcado, por qué hay que subvencionar a todas las asociaciones que luchan ardorosamente contra el heteropatriarcado?
      Un chollo

  4. Como no te portes bien va a venir el lobo, te llevará a su cueva y devorará tu cuerpo repartiendo tus pedacitos entre sus lobeznos.

    Ven lobo, ven.

Comments are closed.