Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, ha manifestado su apoyo a la decisión del Gobierno de conceder indultos a los líderes del proceso secesionista, condenados por el Tribunal Supremo. Si esta decisión política, que contradice la sentencia e ignora el dictamen del propio Tribunal Supremo, sirve para que «las cosas se normalicen, bienvenido sea». Es más, Garamendi defendió que todo lo que sea «acercamiento y diálogo, es bueno»: Por supuesto, Garamendi mostró su total oposición a «las posiciones maximalistas y más radicales», que no es la del Gobierno revirtiendo el fundado dictamen de la justicia, sino las de aquéllos que creen que la sentencia no se debió haber revocado en ningún caso.

Publicidad

Después de hecha su deposición, Antonio Garamendi ha querido rectificar como los políticos. Les ha robado su manual, y ha recurrido a decir que quienes oímos o leímos sus palabras no le hemos comprendido o, más modestamente, que él no acabó de expresarse correctamente. La verdad es que el contexto de sus palabras lo marca la fecha en que las dijo, el 17 de junio. Entonces, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, necesitaba armar su anuncio extraparlamentario de esta decisión política. El apoyo de Garamendi fue un capote ante una opinión pública astifina y cabreada. ¡Y por parte de una institución de orden, Vive Dios!

Los empresarios españoles callan fieramente ante los grandes escándalos políticos de nuestro tiempo. No han levantado el mentón para mirar a la cara a España y señalar a sus enemigos

Es más, Antonio Garamendi no sólo dijo lo que dijo y no otra cosa, sino que ofreció con encomiable precisión el contexto político de la decisión de Sánchez. La normalidad que Garamendi alude como puerta de entrada al cielo de la prosperidad y la felicidad tiene una llave; es decir, una clave: “La clave de la normalidad es la estabilidad. Y la estabilidad política es posiblemente la más importante para que luego el mundo en el que nos movemos funcione de una forma adecuada”. Esa estabilidad consiste en que el Gobierno de Pedro Sánchez se mantenga, su permanencia en el poder depende de ERC, y la decisión de ERC depende a su vez de que Sánchez conceda los indultos. Lo cierto es que Garamendi no pudo ser más claro. No dejó resquicio a que se le interpretase mal.

Y aún así, falta una parte del contexto que permite con todos sus matices. Según se anunció el 23 de junio, dos días después del anuncio de Pedro Sánchez en el Liceu y seis después de que el presidente de la patronal apoyase la concesión de los indultos, el Gobierno concederá a Antonio Garamendi la Gran Cruz del Mérito Militar el 12 de julio de próximo transcurso. Quizás no haya ponderado del todo bien que esa condecoración puede caer sobre él como una cruz, puesto que todo el mundo entiende perfectamente los motivos por los que Sánchez se la ha otorgado.

La pública exposición de apoyo al Gobierno en asunto tan grave y polémico se hizo sin contar con la directiva de la CEOE. El cabreo dentro de la organización es apreciable, pero tras las oportunas explicaciones internas de Garamendi, la CEOE ha respaldado a su presidente como un solo hombre. Un hombre a quien el Gobierno hubiera aumentado las subvenciones de 2,5 a 15,3 millones de euros.

Y completamos así el cuadro de corrupción que protagonizan el Gobierno y la CEOE ante nuestros ojos. Es parejo a la corrupción asociada a la concesión de 25 millones de euros en ayudas al duopolio televisivo. El do ut des a la vista de todos, con el dinero de los españoles, y para oprobio de la justicia, última muralla de protección del ciudadano común.

Es una corrupción muy burda, que los españoles miramos con pasmosa indiferencia. En ese indigno negocio están los sospechosos habituales. El líder de UGT ha mostrado su apoyo sin mácula al líder de la patronal, y ha condenado con duras palabras a quienes le han criticado: «Ha sido un linchamiento indigno»: Porque lo digno, para la UGT, es cobrar en subvenciones la adhesión a la estrategia política del Gobierno.

Pero hay otra corrupción taimada, más eficaz, que no es la de las grandes ocasiones como la concesión de los indultos, y que forman parte del callado quehacer diario de los empresarios españoles. Tiene como instrumento las partidas de los Presupuestos Generales del Estado, más los de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, pero no es ni el único ni el principal. Una regulación por parte del Gobierno puede llevar a un sector a la ruina o a asegurar su negocio durante décadas. Una regulación puede suponer la imposición de barreras infranqueables para las pequeñas y medianas empresas, lo que asegura que las grandes no tendrán que enfrentarse a su competencia. Son cuestiones que sólo entienden los interesados, y que no le llegan al gran público más que como grandes avances sociales en materia medioambiental o de igualdad.

Por eso Antonio Garamendi apoya los indultos, pero sobre todo por eso los empresarios españoles callan fieramente ante los grandes escándalos políticos de nuestro tiempo. No han levantado el mentón para mirar a la cara a España y señalar a sus enemigos. La Constitución y la misma continuidad de la nación están en juego, y ellos se han mantenido silentes con denuedo, con una voluntad férrea de evitar las palabras que señalen cualquier amenaza a la nación y a las leyes que hacen todavía de España un país digno.

Foto: Fundación Cajasol.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

7 COMENTARIOS

  1. Garamendi es un caradura, como todos los que han presidido esa patronal desde Cuevas. Una patronal que es oficina de propaganda del gobierno, aparentando que representan a alguien. De vez en cuando se camuflan como que discrepan del gobierno de turno. Otras, fungen como «interlocutores sociales» para la farsa de la «paz social» consensuada. Una organización mafiosa apalancada en los presupuestos del estado, lugar en el que ha transcurrido toda la supuesta «carrera profesional» del corrupto y delincuente Garamendi, coronado hoy con la Cruz del Mérito Militar y tratamiento de excelencia. ¡Execrable! Luego sale lloriqueando diciendo que no se le ha entendido bien. Lo hemos entendido perfectamente: ¡Es Ud. un sinvergüenza!

  2. Las élites nacionales odian a España y al pueblo español. Esta es nuestra desgracia desde hace dos siglos, con excepciones por supuesto, como acertadamente señaló, quizá no con la crudeza de mis palabras, Elvira Roca Barea en su obra «Fracasología». Empresarios, políticos, muchos obispos, dueños de los medios de comunicación, se avergüenzan de lo que son….hasta el monarca, ahí le tienen luciendo orgulloso su pin 2030 y hablando siempre de «uropa» ¡oh uropa! y mandando a la niña, futura reina de la cuádruple corona ibérica, a un colegio, donde le enseñaran que su patria es un error histórico, una vergüenza para «uropa». Les hubiese gustado en su tiempo ser franceses, ahora «uropeos» o americanos, de Nueva York o California, pero nunca españoles, que horror, que suciedad, que país, que incultura, que atraso, que historia de oscurantismo e inquisición. Si en algún país del mundo está justificado el populismo, ese es España; siempre que entendamos el populismo como la rebelión del pueblo contra sus élites que le desprecian. Necesitamos un populismo castizo, sin complejos, que acabe con la casta oligárquica que nos oprime y exprime. Mientras el pueblo español no sea consciente de esta realidad, de que tiene al enemigo incrustado en casa, vendido totalmente a oligarquías extranjeras, no hay nada que hacer.

  3. Quiero onagros que sean flores, deme un ramo de Margaritos para Moncloa.

    La.prinera vez que pude comprobar empíricamente el funcionamiento de la oligarquía patria, de niño ya la había desentrañando, fue a principio de los años ochenta en casa de una amiga cuando escuché a su madre decir, «quién nos iba a decir que con el PSOE ganaríamos más dinero que con Franco». La madre en cuestión era la esposa del presidente de una compañía eléctrica.

    Aquella frase no la he olvidado desde entonces. Hacía tiempo que había dejado el PSOE por haber visto y oido cosas aún peores.

    Aún hay gente en España que intenta desentrañar el recibo de la luz y similares, es bien fácil, se planea el atraco y se reparte el botín a pachas acordando los porcentajes.

    Yo todavía estoy esperando que me descuenten del recibo la energía eléctrica producida en Almaraz que he pagado, amortizado, beneficiado, desmantelado, depositado, almacenado los residuos y construido por lo menos tres veces.

    Qué se puede esperar de quién pone un impuesto al sol y al mismo tiempo subvenciona su propia instalación o la de su mujer.

    En las provincias españolas se cría una especie autóctona que se expande uniforme por toda la piel de toro, el Tonto con posibles venido a más, pieza de caza favorita del político idiota. El Tonto con posibles busca ser cazado porque anhela convertirse en chorizo, una vez que ha postrado «los posibles» ante el cazador y éste le convierte en chorizo culmina el Tonto con posibles sus aspiraciones vitales creyéndose el más listo del universo.

    «Ezo ez Ezpaña y más Ezpaña hez Catañoña o Vazconcaca, pero que Eztreamamama o Madriz tampoco le hace azco a las mamas a la vazca.

    Mario Conde los experimentó en sus carnes, Ruiz Mateos tuvo un banco y las cintas de Villarejo, oh casualidad, solo se desencriptan las amenazas a jueces, las Corinas y los reyes, el presidente de un banco que quedó vivo la legislatura socialista anterior, y lo demás ya se desencriptará, y el desencriptador que lo desencriptare buen socialista del CNI será, que el CNI está como las televisiones, endogámico del tó.

    Ya estamos en Venezuela, yo he duplicado mi patrimonio desde que Sánchez llegó al poder vendiéndolo todo, y hay gente que se llama empresario capaz de llorar para mendigar una pesetas que ya no son euros.

    Ahora solo falta que Arrimadas le pase el testigo a Casado para hacer de MUD venezolana.

    Pero aún hay gente que votará al PP si hay elecciones, e incluso a Ciudadanos, ahí tenemos a Pedro Chota, todo por mi hijo, que malo es Putin. Ezo ez Ezpaña.

    Tendremos elecciones como en Venezuela, ya las hemos tenido, lo que pasa es que no se ha notado la trampa.

    Una muestra, poned el oído y pensad que votos están en la parte superior de la urna. A partir del minuto 2:20.

    https://youtu.be/Vh74aqfy2iE

    • Me ha llamado la atención esta entrevista del tío Fede que descubrí hace unos pocos días.

      Desde las elecciones de Madrid he intentado que alguien que hubiera estado presente en el recuento de las mesas me dijera que papeletas eran mayoritarias al principio del recuento por ser éstas las enviadas por correo. No había sido capaz de conseguir esa información por lo que me quede muy preocupado tras escuchar esta inocente confidencia que hacen entrevistada y entrevistador sin enterarse de lo que están diciendo.

  4. Buenos días Don José Carlos

    La gran virtud de todo lo que está pasando es que obiga a posicionarse a todos los actores.. no hay otra.

    Y de la los «empresarios» y los obispos mucho ya lo teníamos mas que claro. Pero si con ésto, a algunos que aún querían creer que exagerábamos, se les cae la venda de los ojos; pues bien venidos.

    No se cuando acabará, si es que acaba, esta tragicomedia. Pero si lo hiciese, que no vengan a pedir árnica una vez mas.

    Ójala como justo castigo tengan que llevar el ataud de Franco desde donde está enterrado ahora hasta El Valle, por sus propios medios sin ayuda alguna. De la misma manera que los moros tuvieron que regresar las campanas de Santiago desde Córdoba a Santiago, tars la batalla de las Navas.

    Aunque poco castigo sería.

    Un cordial saludo

  5. Hace poco años, estaba yo en un pasillo esperando a entrar como espectador en un juicio sobre derechos laborales vulnerados por la Administración y escuché parte de una conversación de un matrimonio ya mayor con su abogado. Conseguí entender que habían tenido una próspera actividad empresarial en Venezuela, que se codeaban con todos los políticos, incluido Chávez, que entonces se veía bien luchar contra la corrupción de los anteriores gobernantes, etc. En poco tiempo, este matrimonio de empresarios vio desaparecer su negocio gracias a las prácticas bolivarianas y debieron regresar a España con lo puesto. Reconocían que no supieron ver que entraban en un sistema comunista. Andaban en los juzgados españoles tratanto de obtener algún tipo de ayuda para sobbrevivir.

    El empresariado español, sobre todo el de las grandes empresas, es el aliado objetivo del plan comunista que lidera su Fradudulencia. El fantoche Garamendi lo pagará muy caro. Solo sobrevivirán las empresas vinculadas con el narconegocio, las finanzas corruptas para el negocio de las renovables, los sistemas de control social y manipulación y poco más.

    • No tengo ninguna duda que lo pagarán caro, los que votaron al PSOE ya lo están pagando, los periodistas afines al régimen lo pagarán en breve con sus carnes ola de sus hijos y familiares.

      Pocos son conscientes que los españoles son en estos momentos los «comunistas» más pobres de Europa y cien veces más pobres y atrasados que los chinos con u régimen de libertades asociada en paridad, igualdad y resilencia y transversalidad a la genocida narcotraficante, torturadora y ladrona Delcy Rodríguez, princesa de «el Imbecil» y «Bobo Solemne».

      Pocos son los que leen el BOE por las mañanas, yo lo entiendo, tendrían que aceptar que vivimos en una dictadura mucho más totalitaria que la de Franco.

Comments are closed.