Tengo que confesar que me gusta más escribir sobre asuntos generales que sobre hechos concretos, y eso me hace pensar que no soy periodista, pese a que haya emborronado unas cuantas páginas de papel y digitales en lo que se suelen llamar periódicos. De todas formas, este es un criterio anticuado pues cada vez es más frecuente que los que se consideran informadores envuelvan los hechos que debieran narrar en una notable nube retórica. Pondré un ejemplo sencillo de lo que trato de decir: los que peinamos canas nos acordamos de aquellas transmisiones futbolísticas de la radio en las que el narrador seguía al curso de la pelota y el de los que la disputaban, lo hacía con notable emotividad y sus oyentes imaginábamos la acción sin demasiadas dificultades. Ahora, sin embargo, cuando se oye lo que dicen los que hacen de locutores en una retransmisión del mismo género, ya no siguen la pelota ni a los peloteros, sino que glosan con gran enjundia la estrategia de juego, las evoluciones de los sistemas de cada entrenador, lo que cabe esperar del rendimiento de unas tácticas que ellos adivinan, etc. Se les suele llamar comentaristas, es decir unos tipos que sustituyen, ellos suponen que con ventaja, un espectáculo singular por una especie de teoría futbolística compleja acompañada de una buena dosis de big data compuesta con recuerdos tan eruditos como insignificantes sobre la historia del juego, la estadística comparativa, la competición y los clubes en amable discordia. Cuando hay gol se suelen interrumpir, pero no siempre.

Publicidad

Parece que la información sufre un secuestro nietzscheano, pues ya no hay hechos que respetar, sino interpretaciones, expansivas nubes de ideología y dogmática que envuelven cualquier información y la valoran, momento en el que se produce el milagro de que ya no interesa nada de lo que pasa porque todo el sistema informativo se dedica a contarnos las interpretaciones del caso con una pluralidad de enfoques que suele ser más aparente que real. Da la impresión de que la información consiste en una iluminación del presente, en dictar sentencia moral y política antes de haber iniciado cualquier clase de descripción, algo que se considera trivial, imagino.

Todo pasa porque nos hemos acostumbrado a que no se nos presente la realidad tal como es y como aparece, sino embutida en una papilla ideológica y sentimental en la que lo único que importa es que nos hagamos adictos al brebaje

Esto ha pasado ad nauseam con el infinito trajín que se ha organizado ante la noticia de que las hijas de Don Juan Carlos se han vacunado en Dubai. Me apresuro a indicar que a mí el hecho no me parece merecedor de la menor atención y, con todo respeto a las opiniones contrarias, lo de criticar a las infantas por vacunarse me parece más propio del cotilleo idiota que impone una prensa sin cabeza que de merecer ningún comentario político o moral, a no ser que se crea que la moral consiste en ver la paja en el ojo de moda sin preocuparse de las vigas comunes. Lo dijo Boyer, país de porteras.

Al margen de esta discrepancia, lo que me parece de interés es que las campañas montadas a partir de tamaña menudencia (pues no sé de qué otra manera calificar el caso cuando padecemos una pandemia muy mal gestionada y nos encontramos en medio de una crisis política y económica de carácter colosal), han conseguido movilizar no solo a los antimonárquicos de oficio, sino a los defensores más acérrimos de la institución en una especie de carrera por mostrar quien daba el argumento exculpatorio más profundo y convincente, sin caer en la cuenta de que el mero comentario de una nadería de este calibre convierte a quien lo hace en participe de un juego tramposo, y, peor aún, de la estupidez que se comete al convertir en asunto de enjundia algo que carece por completo de ella.

Los más conspicuos fariseos del sistema televisivo y de redes sociales han competido en procurar indignación, truculencia y sentimientos de ofensa en quienes o no tienen otra cosa de que preocuparse o son tan necios como para no distinguir lo que realmente debiera interesarles, del trapo que se les pone para que se arranquen como un Pablo Romero. Esta indignación manipulada y de consumo es un producto muy elaborado y nocivo que, por desgracia, muestra un alto nivel de eficacia para manipular los estados de opinión, pero, volviendo al argumento inicial, todo pasa porque nos hemos acostumbrado a que no se nos presente la realidad tal como es y como aparece, sino embutida en una papilla ideológica y sentimental en la que lo único que importa es que nos hagamos adictos al brebaje.

Doy por sentado que este tipo de estrategias debieran fracasar frente a opiniones públicas con un cierto nivel de ilustración, pero da la sensación de que en España pronto se llegará a considerar que es un delito grave no ser analfabeto funcional.

Foto: Rodolpho Zanardo.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

Artículo anteriorEl Nuevo Régimen y la Revolución
Artículo siguienteNuestra incapacidad para luchar
J.L. González Quirós
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

4 COMENTARIOS

  1. Un aspecto en el que apenas se ha reparado es el siguiente: ¿Quién dice a quién lo de las vacunas? Cabe suponer que habrá sido alguien de la comparsa, un secreta, un secretario, un valet de chambre, porque imagino que no se habrán vacunado en una plaza de toros y ante el respetable. Decía Giménez Caballero de los servicios de Franco en Burgos que tenía el espionaje público y la propaganda secreta. Se ve que hay cosas que se heredan tal cual, sin remedio.

  2. Cuando he leído el título del artículo no me lo podía creer, el maestro Quirós entrando al trapo en Disidentia, después al leerlo he de reconocer que comparto lo que dice pero prefiero no hablar de las Infantas ni de ningún otro trapo aireado por todos los medios de comunicación, ni tan siquiera del trapo apisonadora, yo hubiera puestos calaveras en lugar de armas. Donde va a parar, hubiera sido más estético. Este Redondo es evidente que carece de imaginación y lo copia todo de películas horteras.

    Tengo que reconocer que desde que me aprendí de memoria los periódicos leo los titulares como uno ve a los mastines o los perros pastores defender o dirigir el rebaño. Lo que más me llama la atención son los periodistas que hablan de periodistas, parecen las ovejas más obedientes.

    Yo leo el BOE para enterarme cómo va la dictadura y procuro no pagar ni el IVA de las cañas.

    Ya he llegado a un acuerdo con los hosteleros, con el carnicero, el pescadero, el taxista, el tendero, el frutero…
    A mi me haces un 21% de descuento por ser profesional de la revolución o no consumo, les decía antes de acordar el precio, ahora no hace falta, ya saben lo que tienen que hacer.

Comments are closed.