Cada 25 de noviembre se convierte en una nueva manifestación del carácter puramente ideológico y absolutamente desvinculado de la realidad del llamado día contra la violencia de género. Las feministas nos quieren hacer creer que dicho día se denuncia un hecho incontestable en nuestras sociedades: que las mujeres, por el mero hecho de portar cromosomas tipo XX es decir por ser homogaméticas, están sometidas a una serie de dominaciones y violencias que tienen diversas manifestaciones. Las más evidentes serían aquellas que se traducen en el hecho de ser víctimas de delitos contra la vida y la libertad. Junto a esto las mujeres también serían víctimas de otras formas de violencia, no explícitas ni tan evidentes a simple vista, pero que obedecerían a las mismas razones de fondo que sirven para explicar esos delitos anteriormente mencionados: la existencia de una organización política, social y cultural que somete a las mujeres a la dominación de los varones por el mero hecho de serlo.

Bajo esta caracterización aparece la difusa construcción del patriarcado como una realidad que estaría en la base de esa dominación. El patriarcado que rige en todas y cada una de nuestras sociedades explica no sólo que haya mujeres que mueren a manos de los varones, sino también otros fenómenos de carácter desigualitario presentes en la sociedad. Por ejemplo, un diferente acceso al mercado de trabajo, un reparto desigual de las tareas del hogar o una diferente valoración social de las tareas realizadas por las mujeres en relación a aquellas mismas tareas que realizan los hombres. Para las feministas en su gran mayoría, el patriarcado tenga un origen político, biológico o cultural, es nefasto para las mujeres.

Muchas veces me he preguntado cómo es posible que personas dotadas de un gran nivel intelectual puedan dar pábulo a algo tan absurdo como el mitema que explica fenómenos tan heterogéneos como una violación, una pelea de pareja, un abuso sexual a una menor, una actitud machista o un intento de ligar desafortunado bajo un concepto tan sumamente pobre como es la violencia de género

El día 25 de noviembre es ocasión para hacerlo manifiesto. Pocos quizás conocen el origen real de la festividad del 25 de noviembre, que se importó desde el feminismo latinoamericano quien a su vez se inspiró en un homenaje a tres mujeres que perdieron su vida por expresar su disidencia contra el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo en 1950. La realidad es que dichas mujeres no perdieron su vida por el hecho de ser mujeres, ni tan siquiera perdieron su vida por ser víctimas de ningún patriarcado. La perdieron por vivir bajo una dictadura y oponerse a la existencia de la misma. Ya la interpretación de los hechos que están en la base de la festividad del 25 de noviembre indica muy a las claras el carácter ideológico de la celebración. Que una festividad que esconde sus orígenes realice una generalización explicativa que alcanza a todas las mujeres sobre la base de hechos que han sufrido y sufren algunas mujeres no debe extrañar.

Esto responde a un propósito puramente retórico, que ya Cicerón consideró que estaba en la base de toda argumentación de base retórica exitosa: el uso de las alegorías. Estas consisten en la expresión de un pensamiento por medio de una serie de imágenes o metáforas por medio de las cuales se pasa de un sentido literal a un sentido figurado. En la alegoría hay una equivalencia término a término entre los elementos que constituyen los planos literales y figurados del mensaje que se quiere extraer. Para ejemplificar esto no hay nada mejor que un ejemplo extraído de la historia del arte. Las escenas de Nastaglio degli Onesti son una serie de pinturas que se pueden contemplar en el Museo del Padro de Sandro Boticelli y que se inspiran libremente en un cuento contenido en el Decameron de Bocaccio. En estas cuatro pinturas se nos narra la desventura amorosa de un joven aristócrata de la ciudad de Rávena que ante el rechazo de su amada se adentra en el bosque de Classe. Allí asiste a una escena de gran crueldad pues contempla como un caballero descuartiza a una joven doncella y luego arroja sus vísceras a los perros. Nastaglio descubre después que está presenciando una escena fantasmagórica en la que se revive durante toda la eternidad un luctuoso episodio vivido años atrás en virtud del cual un caballero despechado ante la imposibilidad de conseguir los favores de una doncella, preso de la cólera, le da muerte y después arrepentido toma su propia vida.

Nastaglio comprende que puede sacar provecho de esta aparición por lo que decide usarla para mover el ánimo de su amada y su familia y así forzarla a desposarse con él. Para ello organiza un banquete en dicho bosque. Ante la aparición espectral esta decide desposarse con él al comprender la suerte que la espera caso de que no acceda los deseos de Nastaglio. Este relato alegórico, que recoge los motivos medievales del castigo a la mujer que no se somete al marido, ha sido interpretado por el feminismo como una de suerte de legitimación patriarcal del origen violento del matrimonio, del carácter esencialmente cultural de la violación o como una estetización de la violencia masculina sobre la mujer. Sin embargo, el feminismo no parece haber reparado en el juego doblemente alegórico de la escena. Así la Historia de Nastaglio degli Onesti contiene una alegoría dentro de la propia alegoría. La utilización torticera y reinterpretación interesada de la escena fantasmagórica que Nastaglio contempla apunta también a la reinterpretación y a la utilización ideológica que el propio feminismo radical realiza de algunos fenómenos violentos que padecen las mujeres. A partir de hechos particulares que afectan a ciertas mujeres, el feminismo presenta una conclusión general de base inductiva que afirma que todas las mujeres en todo tiempo, en todo lugar y de cualquier manera siempre padecen algún tipo de violencia que las somete. Así para el feminismo el hombre es potencialmente un ser depredador para la mujer. Es un trasunto de Nastaglio o del fantasma del bosque de Classe. La mujer siempre es una víctima de algún tipo de violencia, ya sea física como la que sufre el fantasma de la mujer de Classe condenada por toda la eternidad a ser despezada una y otra vez, o como el caso de la prometida de Nastaglio que está condenada a sufrir  una coacción permanente que la obliga a tener que preterir sus deseos y proyectos en favor de algún varón.

Creo que este ejemplo ilustra a la perfección el gran poder retórico de la alegoría feminista acerca de la violencia de género. Muchas veces me he preguntado cómo es posible que personas cercanas a mi entorno, algunas dotadas de un gran nivel intelectual, sensatas y cabales como pocas, puedan dar pábulo a algo tan absurdo como el mitema que explica fenómenos tan heterogéneos como una violación, una pelea de pareja, un abuso sexual a una menor, una actitud machista o un intento de ligar desafortunado bajo un concepto tan sumamente pobre en cuanto a su intensión como es la violencia de género. El cual afirma algo que presenta escaso valor explicativo. Ya que se limita a afirmar que fenómenos muy heterogéneos entre sí se explican sobre la base de algo muy trivial: que el origen y la explicación de la violencia es puramente cromosómica. Ni la etiología positivista del delito de Cesare Lombroso basada en la frenología llegó a un reduccionismo biologicista tan básico para explicar la violencia delictiva.

Ya el gran Cicerón nos advertía del gran peligro de la retórica cuando afirmaba que el que seduce al juez con el prestigio de su elocuencia es más culpable que aquel que lo hace mediante el puro soborno.  Sería más honesto intelectualmente que el día 25 de noviembre pasase a llamarse el día de la retórica o el día de Nestaglio degli Onesti. El feminismo no puede escapar de la circularidad de su pseudo explicación acerca de la violencia y así se ve abocado a explotar retóricamente la circularidad de su propio relato.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aqu

5 COMENTARIOS

  1. «… La realidad es que dichas mujeres no perdieron su vida por el hecho de ser mujeres, ni tan siquiera perdieron su vida por ser víctimas de ningún patriarcado. La perdieron por vivir bajo una dictadura y oponerse a la existencia de la misma»

    Efectivamente, Carlos. En la fecha elegida «contra la violencia de género», la muerte de estas mujeres nada tienen que ver con patriarcado e igual ocurre con el día internacional de la mujer trabajadora, en la que las feministas lo celebran de un modo genérico obviando el adjetivo: trabajadora.
    En el primer caso, la reivindicación de las tres activistas latinoamericanas era de cariz político y su muerte no se produjo por el hecho de ser mujeres, sino por motivos políticos que no entienden de género. En el segundo caso, la tragedia en la que murieron un gran número de mujeres (también algunos hombres) en el incendio de una fábrica camisera puso de relieve las precarias condiciones de seguridad en el trabajo que realizaban y las reivindicaciones sobre este supuesto iban dirigidas a mejorar las condiciones y derechos laborales.

    En este feminismo de tercera ola que ha encontrado su asiento en el ministerio de igualdad presidido por Montero y que ha traducido en ley los postulados de la teoría queer, los distintos sectores del feminismo divergen más que convergen en algunas de sus reivindicaciones.
    La confusión que se crea con la «identidad sexual» desde la corriente queer adoptada por nuestra ministra es de tal tamaño que algunas militantes ya no saben cuál es su verdadera orientación sexual ni si esta está en consonancia con la identidad sexual que construyen socialmente sus lideresas desde sus púlpitos institucionalizados, dogmáticos y alejados de la realidad.
    El discurso de género sobre la sexualidad y el erotismo es tan perverso y traumático, que un sector del feminismo intenta dar la batalla por su cuenta tratando de definir y delimitar algunos conceptos dañinos para preservar su deseo e integrarlo adecuadamente a una buena salud sexual, que el discurso hegemónico cuestiona e incluso les niega.

    Resulta que las feministas heterosexuales se sienten violentadas e incómodas en sus relaciones sexuales, pero no con «la dominancia masculina del patriarcado», sino con ese discurso hegemónico del género sobre «la cultura de la violación», que de facto, señala indirectamente a sus parejas, novios o maridos del género masculino como unos opresores y verdugos en la cama, mientras que a ellas las relega a un plano de pasividad y sumisión indigna y complaciente.
    Estas feministas heterosexuales vienen a decir que las únicas mujeres que pueden sentirse identificadas con ese discurso hegemónico son las lesbianas que solo mantienen relaciones sexuales con otras mujeres y no se ven en la tesitura de tener que someterse y agradar a varón alguno.
    Relacionar la dominancia, agresión y violencia sexual con valores masculinos, tiene como contrapartida asociar la sumisión, pasividad e inhibición sexual con los valores femeninos. Una categorización que no solo las señala como víctimas, también las limita en los roles tradicionales que quieren combatir y condiciona la vivencia de su experiencia sexual de forma culpable y traumática. El feminismo de tercera ola está para sentarse en el diván del psicoanálisis freudiano.

  2. Dice el autor:
    «Muchas veces me he preguntado cómo es posible que personas cercanas a mi entorno, algunas dotadas de un gran nivel intelectual, sensatas y cabales como pocas, puedan dar pábulo a algo tan absurdo como el mitema que explica fenómenos tan heterogéneos como una violación, una pelea de pareja, un abuso sexual a una menor, una actitud machista o un intento de ligar desafortunado bajo un concepto tan sumamente pobre en cuanto a su intensión como es la violencia de género.»

    Según mi opinión, la respuesta es sencilla, el miedo, el miedo a ver el mal que hay en ellos mismos. Es más fácil admitir que los demás son malos y hay que castigarlos que rvislumbrar o reconocer que todos tenemos dentro al mal en estado puro. No hay más que observar al gobierno de España para ver cómo envuelven el mal para regalo.

    Un ejemplo que me gusta poner para demostrar lo absurdo de la ley y la imposibilidad de que esta tenga algún efecto sobre los crímenes pasionales es el asesinato de la mujer de Louis Althusser, a una avanzada edad, en el entorno tranquilo y amoroso de un masaje la engancha por el pescuezo y la estrangula.

    Creo que este asesinato es magnífico, ya que nos permite contestar la pregunta que se hace el autor de este artículo, y mucho más. Son las propias teorías políticas del filósofo las que tratan de impedir el asesinato de su mujer, obviamente sin conseguirlo.

    Yo lo dejo ahí para los filósofos, pero la relación entre el disparate legislativo, las micro-gilipolleces actuales para un mundo de idiotas tiene muchas similitudes con un crimen pasional globalizado.

  3. Otra cosa aún más grave que se quiere esconder tras la fantasmada de la violencia de género fruto del partriarcado es el efecto devastador -bien constatado desde hace décadas- que muchas madres producen en sus hijos mientras destruyen la figura del padre hasta hacer imposible su función. Los hijos de este tipo de madres desarrollan psicopatías, algunas muy peligrosas. Cuando se analizan los casos de maltratadores, violadores y asesinos resulta que el cuadro causal es siempre similar: figura paterna destruida y madre avasalladora.

    Como ahora los feministas no quieren que los periódicos informen con detalle de los casos, la gente ya no accede a la verdad de los hechos de agresiones y asesinatos. Lanzan el veredicto antes de todo juicio: el hombre es culpable y el patriarcado más.

    Así, de la mano de la desinformación progresa el totalitarismo -y las psicopatías- a grandes zancadas.

  4. Las feministas de cuota están en esta destrucción de la cultura occidental (principalmente) que comenta el Sr. Barrio y Catlo. Pero lo malo que este chiringuito tiene mucha pasta detrás. Pasta que viene de los gobiernos y de las organizaciones supranacionales. Está todo orquestado.

    El dinero se canaliza a través de las ONGs y sobre todo de las Universidades. Los proyectos de investigación de género tienen pasta a raudales. Ahora mismo en muchas facultades de Letras y Humanidades son los proyectos estrella, los que más pasta tienen de lejos y como aún panal de rica miel acuden muchas profesoras a hacerse con el botín. Desde ahí van permeando a la educación primaria y secundaria, museos, exposiciones, bibliotecas, artes, estudios «sociales» y «culturales». Se hacen tesis doctorales del tema, se editan libros y revistas «pseudocientificas», se pagan viajamos a tutiplen a congresos de género, organizados por feministas bien posicionadas política y mediáticamente, etc. Así el negocio se va incrementado de manera exponencial y esto no hay quien lo pare.

    Esta ideología tóxica va penetrado en las cabecitas, sobre todo de las chicas mas jóvenes, de manera que la alerta machista siempre encendida impide hacer nada medianamente serio en estudios históricos o culturales (los serios) como toquen temas de mujeres. Resultado: los chicos trabajan temas de chicos y las chicas temas de chicas. Y lo mismo pasa con los equipos de investigación, que la mayoría acaban derivando hacia el género, «todo por la pasta».

    Y da igual que este el PSOE o el PP en el poder, como hemos comprobado en el antiguo reino de Tartessos. Aquí es lo mismo que antes. Nada ha cambiado. Es un tema de agenda.

  5. No hay violencia de género. Es el sintagma «violencia de género» el veneno imaginario que los feministas han convertido en concepto agresivo, pasivo agresivo por más señas. Tal sintagma necesita, en esa perversa lógica metafísica, de otra imagen cual es la de patriarcado. Todo es así de difuso, de confuso y asi de fantasmagórico.

    Lo que la fantasmagoría del patriarcado opresor esconde o pretende esconder es lo real inefable de la diferencia sexual. La evolución enloquecida del feminismo al servicio del retorno comunista en Occidente no quiere saber nada de la diferenciación biólogica de nuestra especie ni del goce sexual. Es un perverso puritanismo que no quiere reconocer que todo acto sexual gozoso entre hombre y mujer incluye una violencia cuyo control se comparte de forma mágica o divina.

    Por eso la fantasmagoría de la «violencia de género» es histérica al exhibir y reprimir simultáneamente aquello que, sin embargo, no se quiere nombrar: el amor. A su vez, esa fantasía sobre el patriarcado violador está cargada de deseos incestuosos que indican una inmadurez patológica de quienes no cesan de invocarla.

    Que se dediquen a revisar la cultura occidental u oriental -que ha ido tejiendo obras de arte alrededor de ese misterio de la diferencia sexual y del goce- a través de su propia ceguera del fantasma de la «violencia de género» no es más que otra operación de destrucción cultural mediante el empoderamiento de la ignorancia.

Comments are closed.