El 17 de Junio de 1934 en la ciudad de Marburgo tenía lugar un hecho capital en la historia de Alemania. Un hecho cuya significación histórica tardaría pocos días en ser evidente con los luctuosos hechos acaecidos en la noche de los cuchillos largos.

Publicidad

El entonces Vice Canciller Franz Von Papen denunciaba el terror que las temidas S.A habían instalado en Alemania en los 17 meses que llevaban los nazis dirigiendo los designios del país. Papen, como otros conservadores, no se habían percatado del peligro que suponía el nazismo hasta que ya era demasiado tarde. Creyeron poder utilizar a los nazis para llevar a cabo una revolución conservadora en Alemania que pudiera poner fin al peligro de bolcheviquización de la República de Weimar.

Una buena parte de las élites económicas globales actúan hoy en día como los conservadores alemanes de los años 30. Insatisfechos con un marco capitalista financiero que presenta obstáculos para la consecución de sus objetivos de control y dominio global

El autor del discurso de Papen era el intelectual conservador Edgar Julius Jung, defensor de una visión imperial y Guillermina de Alemania pero enfrentada tanto a los totalitarismos nazi y comunista. Jung se había percatado de que con los nazis controlando todos y cada uno de los resortes del poder en el país la libertad estaba condenada a extinguirse completamente. Los excesos de los paramilitares de las S.A, cada vez más impacientes porque la revolución social y militar prometida por Hitler no llegaba, habían alarmado enormemente a los sectores burgueses y conservadores del país. Con este discurso Jung quería recabar su apoyo y forzar al ya anciano general, Von Hindenburgh, a cesar al canciller Adolf Hitler para evitar que los nazis se hicieran con los últimos resortes del poder en Alemania.

Uno de los aspectos más interesantes del discurso de Jung radicó en señalar como los alemanes en apenas año y medio habían perdido sus libertades sin apenas darse cuenta de ese hecho y de que éstos empezaran a considerar normales cosas como el asesinato político, las detenciones preventivas, el desmantelamiento del poder judicial independiente o la proscripción de la oposición.

Weimar ha sido estudiado como una suerte de experimento histórico acerca de cómo el totalitarismo puede infiltrarse silenciosamente en el tejido democrático hasta el punto de gangrenarlo. Cuando se estudia lo que ocurrió en Weimar suele adoptarse alguno de los siguientes posicionamientos. Uno considera que el caso alemán no es paradigmático y que de él no pueden extrapolarse conclusiones de alcance general. Weimar habría sido un experimento fallido porque la tradición germánica, heredada del autoritarismo prusiano decimonónico, no era esencialmente democrática. Otro afirman que el caso alemán era excepcional y que su desgraciado sino vino determinado por lo traumático de sus orígenes: la derrota en la gran guerra y el famoso mito de la traición del SPD a la revolución espartaquista.

Otros autores, generalmente de izquierdas, suelen arrimar el ascua a su sardina y hacen justo todo lo contrario: generalizan al máximo la experiencia fallida de Weimar y aluden a ella continuamente para desprestigiar a los liberales y los conservadores. Según está visión siempre que la democracia no está bajo la tutela y la supervisión de la izquierda corre el riesgo de deslizarse bajo la pendiente del fascismo. Un ejemplo del mito de Weimar lo vemos en la utilización que de dicho episodio histórico se hace para descalificar a la nueva derecha anti-globalista en países como Polonia o Hungría. En estos países estaría acometiéndose un proceso equivalente al acaecido en la Alemania de 1933-1934 con una transformación alarmante de una pujante democracia liberal en un régimen, primero iliberal, como paso previo a la constitución de una dictadura totalitaria en toda regla. Esta generalización inductiva se aplica en todos aquellos países en los que surgen partidos vinculados a la nueva derecha antiglobalista a los que se califica peyorativamente de “extrema-derecha” o de epígonos del fascismo. Su anti-globalismo y reivindicación del imperio de la ley se hace equivaler a racismo y autoritarismo. Su defensa de los valores tradicionales frente a la imposición de los mitos culturalistas del posmodernismo se identifica con una actitud ultramontana de carácter reaccionario.

En general son pocos los que se atreven a afirmar que de extraerse una analogía, que en historia siempre son peligrosas, quizás sea más pertinente establecerla con el papel que la nueva izquierda está teniendo en la desestabilización de las democracias liberales. Quizás el papel de Von Papen y los conservadores alemanes sea hoy atribuible al de las grandes multinacionales y organizaciones internacionales quienes para acomodar el mundo a sus intereses están usando al nuevo fascismo rojo representado por la izquierda posmoderna para hacerles el trabajo sucio.

Una buena parte de las élites económicas globales actúan hoy en día como los conservadores alemanes de los años 30. Insatisfechos con un marco capitalista financiero que presenta obstáculos para la consecución de sus objetivos de control y dominio global. Su miedo a que el surgimiento de reacciones antiglobalistas de carácter conservador frustren sus deseos de instaurar una socialdemocracia global les ha llevado a instrumentalizar a la izquierda más violenta, sectaria y radical. Una izquierda sesentayochista a la que estas élites han rehabilitado, normalizado, apoyado, financiado y blanqueado para que les haga el trabajo sucio de demolición del orden antiguo, sobre el que edificar un nuevo sistema acorde a sus intereses.

Los Bill Gates, Mark Zückerberg, Jeff Bezos y demás magnates del globalismo son los Von Papen de principios del siglo XXI. Como aquel político alemán juegan con fuego, pues han contribuido a que la izquierda más radical y más peligrosa sea normalizada y justificada. Que tenga a su disposición a los principales medios de comunicación de masas para difundir su mensaje. Las S.A de hoy no están en FIDESZ, VOX o Ley y Justicia. Las camisas pardas del siglo XXI son los Antifa, Black Lives Matter, el movimiento Okupa o el feminismo culturalista.

Dentro del ámbito de lo que en Estados Unidos se conoce como liberalismo (progresismo europeo) empiezan a emergen las voces que alertan de los peligros vinculados al monstruo que las grandes corporaciones y el establishment progresista ha contribuido a crear.

En estos tiempos en los que las universidades americanas se han convertido en verdaderos gulags dedicados a la implantación del pensamiento único comienzan a emerger voces críticas como la de Mark Lilla, que contemplan horrorizados los desmanes de los totalitarios a los que han permitido hacerse con el control de los campus. La instauración de tribunales de honor, despidos ideológicos, graduaciones segregadas y currículos académicos adaptados según los criterios ideológicos de la extrema izquierda son algunos de los grandes logros de estos nuevos nazis del siglo XXI. La amarga queja de Lilla ante la degradación intelectual de la Universidad de Columbia se asemeja a la terrible descripción que hace Jung en su discurso de Marburgo de lo que estaba pasando en la Alemania de 1933-1934: la instauración de un régimen de pensamiento único y de corte totalitario.

Foto: Hans-Michael Tappen.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

9 COMENTARIOS

  1. «Los Bill Gates, Mark Zückerberg, Jeff Bezos y demás magnates del globalismo son los Von Papen de principios del siglo XXI. Como aquel político alemán juegan con fuego, pues han contribuido a que la izquierda más radical y más peligrosa sea normalizada y justificada. Que tenga a su disposición a los principales medios de comunicación de masas para difundir su mensaje. Las S.A de hoy no están en FIDESZ, VOX o Ley y Justicia. Las camisas pardas del siglo XXI son los Antifa, Black Lives Matter, el movimiento Okupa o el feminismo culturalista».

    Buen análisis de la actual situación política, Carlos. Los mayores atropellos de la historia suelen repetirse, pero lo hacen disfrazados en un contexto histórico-político distinto, son protagonizados por distintos agentes sociales y se expresan en distintos moldes ideológicos. El fascismo del pasado siglo que se hizo con el poder no tiene nada que ver nada con el que se abre paso ahora, de forma camuflada y sigilosa.

    Las lecciones de Weimar invitan a analizar la historia política, los discursos totalitarios y los atropellos a los derechos civiles en las democracias liberales. Y para des-enmascararlos, no son tan importantes las etiquetas que denigran o estigmatizan al «enemigo», las siglas políticas o los fuegos cruzados ideológicos, como las acciones concretas y los hechos objetivos que se pueden atribuir a los que están al mando y ostentan el poder.

    En mi opinión, la responsabilidad de los agentes políticos desestabilizadores, polarizados en uno u otro extremo, es menor y está subordinada a las figuras de poder que gobiernan, dominan los medios de difusión y propaganda, burlan las leyes, consienten chantajes de fuerzas radicales y toman decisiones que se deslizan por la pendiente totalitaria.

  2. Muy buen artículo, como todos los del autor, aunque no comparto su analogía, no tanto por la similitud entre las élites conservadoras alemanas de entreguerras y las élites globalistas de hoy en día, sino por la del NSDAP y Hitler y los extremistas rojetes actuales. Estos son unos niñatos malcriados, niños pijos jugando a la revolución, mamporreros del gran capital ¡sus ideales son los mismos que los de los globalistas! y las élites lo saben, saben que mientras les sigan dando alpiste, sus lacayos seguirán su juego. Papen y compañía creían que podrían domesticar a Hitler y su NSDAP, pero éstos, a diferencia de los lacayunos progres de hoy, sabían lo que querían y no eran meros mamporreros del gran capital, no defendían lo mismo. Les unió el anticomunismo y el nacionalismo alemán y su deseo de destruir Weimar, pero nada más. Los discursos de Hitler y los conservadores eran diferentes; hoy los discursos de Pablito Iglesias reproducen las consignas de Gates o Ana Botín, son exactamente lo mismo.

    • Hay que tener cuidado con ese punto de vista, ya que pese a ser acertado no significa que al grupo de poder que controla el asunto no le interese mantener como encargado de la finca a los idiotas sin escrúpulos que nos gobiernan, de momento nos están gobernando destruyendo la nación y sirviendo los pedazos en bandeja l para que degusten la nación a su gusto.

      Una analogía que no hay que pasar por alto es Venezuela, lo de menos es quien gobierna la nación mientras permitan al gran capital administrar la riqueza de la nación e imponer sus productos, alimentos sintéticos, clínicas de abortos, comandos eutanasios, tecnología, energía, laboratorios etc, de momento los encargados cumplen las órdenes con exactitud, debemos infravalorar lo que ahora mismo dirige nuestras vidas.

      Observe que el gran problema que tiene el PP es decir no a las órdenes globalistas… leyes de género, inmigración, vacunas, aborto, eutanasia, etc, etc.

      Un saludo.

  3. Excelente artículo Don Carlos

    Excelente exposición que analiza la analogía cómo se debiera y no como a algunos les gustaría.

    Simplemente añadir que aunque eclosione ahora es algo que viene de muy atrás. Desde los años 60 por lo menos, si no antes. Llevamos décadas de Von Papen dándoselas de listos.. convencidos de que será posible cabalgar el tigre.

    Por ejemplo. Lo que se ve ahora en las universidades USA es algo que se veía venir desde mucho tiempo atrás. Que Rockefeller tomara a China en 1973 cómo ejemplo “Sea cual sea el precio de la Revolución China, es obvio que ésta ha triunfado no sólo al producir una administración más eficiente y dedicada, sino también al promover una elevada moral y una comunidad de propósitos. El experimento social en China, bajo el liderazgo del presidente Mao, es uno de los más importantes y exitosos en la historia humana” no es una casualidad.

    Un cordial saludo

  4. Me quedo con esta frase: «…como otros conservadores, no se habían percatado del peligro que suponía el nazismo hasta que ya era demasiado tarde.»

    En esta España descuadernada, demasiada gente sigue sin percatarse del peligro que supone que ya se han sobrepasado algunos puntos de no retorno en el proyecto totalitario. Estos días asistimos a la apología de la desfachatez, al encumbramiento del anal-fabetismo a costa de otro juguete roto -de esos que rompen las feministas- como Rocío Carrasco, a la que le ha caído la desgracia de ser utilizada -defendida dicen- por peligrosas elementas como Ana Pardo de Vera o la Montero que cobra como una ministra, «jo, tía».

    La política en España se ha convertido en dadaísmo puro, pero como nadie sabe lo que es el dadaísmo porque aquí pasamos directamente del Goya de los Desastres y los Caprichos al surrealismo de Dalí y Buñuel (una sobredosis de realidad, que eso es el surrealismo), la gente considera estas barbaridades como algo no muy trascendente. El dadaísmo es el punto de llegada del proceso de bolivarianización, es el deslizamiento constante del significado según los intereses del que manda. Lo primero es que se ha decretado de facto que la verdad está prohibida. Esto no es ninguna broma porque, en paralelo, se están preparando leyes sobre la salud mental con la excusa de los suicidios. Llamar loca a Ayuso va en la misma dirección. Si no crees en el cambio climático antropogénico es que estás loco y para evitar que te suicides te encierro.

    Sí que hay algunas similitudes entre la manipulación de masas de los nazis y la actual manuipulación de masas. Al fin y al cabo, la actual alianza del tecnocapitalismo con la extrema izquierda está usando los mecanismos del comunismo y del nacionalsocialismo. Resultado: el PSOE no baja en las encuestas a pesar de los crímenes que sigue cometiendo.