Al principio, el shock de 2008 fue tan violento que de alguna manera algunos creímos que, entonces sí, no habría más remedio que darle una vuelta a la España política, que quisieran o no las “fuerzas vivas” tendrían que aceptar lo irremediable: que o cambiábamos, no sólo algunas leyes o la propia Constitución, sino radicalmente de actitud, o no habría salida. Al fin y al cabo, otros países lo hicieron o al menos lo intentaron, y sus gobernantes no estaban locos, más bien parecían bastante cuerdos.

Pero en España no sucedió tal cosa, porque aquí la cordura se entiende de forma muy distinta, por ejemplo, recordando aquello que dijo San Ignacio de Loyola: que, en tiempos de desolación, mejor es no hacer mudanza. Así que la Gran recesión a penas cambió la España política, simplemente la fragmentó en una serie de particularismos……………………

[CONTENIDO EXCLUSIVO MECENAS] 

SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

Los prudentes insensatos y la partitocracia suicida

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 1.000 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: análisis especiales, que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos.

En nuestra comunidad de mecenas tendrás no sólo contenidos muy elaborados, también Grupos de Opinión, donde cada persona, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.

Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.

Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí