Pensar calladamente que el fin justifica los medios y proclamar a voz en grito que un buen medio justifica el fin, es una contradicción que se parece mucho al cinismo. Pero para las ideologías que trabajan para la Historia el cinismo es una virtud y las contradicciones se pueden cabalgar.

Construir un nuevo Estado es un asunto histórico y los políticos nacionalistas catalanes, irredentos constructores de quimeras, nunca dejan de trabajar para la Historia. Precisamente por eso no tienen reparos en sugerir la vía eslovena y la vía pacifista, a la vez o alternativamente, según convenga. La primera en ocasiones, a modo de lapsus línguae o amenaza velada, a saber. La segunda sistemáticamente, a todas horas y en cualquier lugar.

No obstante, ninguno de los dos principios morales que manejan los líderes secesionistas catalanes es aceptable. Ni el que íntimamente piensan ni el que proclaman mendazmente hasta la extenuación.

No hay revolución que sea verdaderamente pacífica, y hasta las revoluciones suaves y sonrientes acaban siendo ásperas y mal encaradas. La Historia es un asunto violento, en forma de impostada paz o de explícita batalla; y como dicen unos famosos versos del gran poeta Ángel González, su ingrediente fundamental, como el de las morcillas, es siempre la sangre

Utilizar un medio violento para crear un Estado etnolingüístico y totalitario que generará a la postre una mayor violencia institucional y continuada sobre una población sometida, no está obviamente justificado. Va de suyo. Pero intentar realizar este mismo Estado por medio de la paz y la sonrisa democrática no le añade ni un ápice de legitimidad al propósito. Si Hitler hubiese paseado por el Berlín de los años treinta, vestido de monja con una enorme pancarta que dijese paz y amor, seguiría siendo Hitler. Como Mussolini siguió siendo Mussolini tras su pacifica marcha sobre Roma. La llamada revolución de la sonrisa, defendida hoy por Otegui y otras almas puras, no hace ninguna gracia. Y ver a sonrientes nacionalistas junto a exterroristas con velitas encendidas predicando al unísono que todos somos hermanos, produce mucho desasosiego.

No hay revolución que sea verdaderamente pacífica, y hasta las revoluciones suaves y sonrientes acaban siendo ásperas y mal encaradas. La Historia es un asunto violento, en forma de impostada paz o de explícita batalla; y como dicen unos famosos versos del gran poeta Ángel González, su ingrediente fundamental, como el de las morcillas, es siempre la sangre. El líder político que no cuenta con ello, o se engaña a sí mismo o pretende engañarnos a todos.

En la manifestación del dieciocho de octubre en Barcelona un adolescente sujetaba una pancarta que decía “Mamá no estoy en clase, estoy haciendo Historia”. Dada su edad y la candidez del lema, dudo mucho de que el joven supiera de verdad qué es “hacer Historia”. Cuando uno está haciendo Historia que un hombre muera en el tumulto revolucionario tras una crisis cardíaca por falta de asistencia médica o que la vida de un niño peligre en una Barcelona incendiada por radicales, es peccata minuta: insignificantes efectos colaterales de los que nadie, salvo la Historia misma, es responsable. Al hacer Historia suelen ocurrir estas cosas y otras mucho peores.

Sin embargo, Jordi Cuixart, presidente de Omnium Cultural, a la sazón condenado por sedición, sí parece saber qué es hacer Historia. Por eso el domingo veinte de octubre, un poco más calmadas las aguas, nos deleitó con unas ilustrativas declaraciones: “con manifestaciones no basta”, ha llegado el momento en que cada uno se debe preguntar “qué está dispuesto a sacrificar”. ¡Bravo por su sinceridad! Cuixart asume, como todos los lideres secesionistas, que tras la sonrisa fingida tiene que venir la cara de perro y algún que otro ladrido. La diferencia entre ellos se da solo al tratar de decidir el momento oportuno para dar el primer mordisco.

En una ocasión un estudiante le reprochó a Albert Camus su postura en relación con el conflicto entre el Frente de Liberación Nacional argelino y el ejército francés. Al joven le parecía muy mal que el escritor no apoyara la independencia de Argelia, con sacrificios y explícita violencia si era necesario. Camus, que no era un revolucionario que trabajaba para la Historia sino un rebelde, le respondió: «En estos momentos están poniendo bombas en los tranvías de Argel. Mi madre puede estar en uno de esos tranvías. Si la justicia es eso, prefiero a mi madre».

Hasta las revoluciones de pacotilla y los activistas de naciones que no existen tropiezan un día con el dilema de Camus. Multitud de madres de toda Cataluña esperan impacientes la decisión. Es de suponer que la madre de Jordi Cuixart también.

Foto: TETrebbien


Por favor, apoya a Disidentia

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

3 COMENTARIOS

  1. Visto desde un punto de vista histórico puede ser hasta divertido, sesos esparcidos, tripas colgando, cadáveres tendidos, ni Goya lo hubiera pintado mejor.
    La naturaleza que es sabia hace que cuándo el hombre alcanza la máxima estupidez se autodestruya.
    Cuando la codicia llega a su máximo exponente solo se le enfrenta la sangre.

    Estamos asistiendo a un espectáculo en el que la máxima estupidez defiende a la codicia. No solo van a hacer morcillas, van a reventar las morcillas por exceso de embutido.

    Si uno observa lo que está sucediendo sin apasionamiento puede darse cuenta que el gobierno y el estado de partidos no descarta esa posibilidad, es más, es la única forma que tienen para repartirse la nación.

    Cualquiera de la opciones que no sea una limpieza democrática de todas las instituciones del estado, un control exhaustivo del dinero público y la erradicación de la corrupción política desemboca inevitablemente en un conflicto civil extensivo a toda España o una tiranía económica y política.

    Personalmente creo que es el escenario al que nos quiere llevar el PSOE. Al menos todas sus acciones así lo indican.

    O Venezuela o guerra. De momento el Supremo y el Constitucional ya nos han instalado en Venezuela.

    • Este mediodía, en una comida con unos amigos, tocó de obligado cumplimiento hablar de la situación actual de España y todos llegamos a la misma conclusión , todos entendíamos como Venezuela pudo llegar a la situación actual. Para evitarla, en España, o llega un milagro o una guerra.

      Nos hacen falta esos hombres de los que has hecho referencia en otro artículo, con coraje y claros en sus intenciones para poder salvar la unidad de España , de los españoles y poder lograr futuro prometedor y sobre todo hace falta una sociedad decidida a seguirles y apoyarles . Veremos que sociedad tenemos el 10N ,claro que no sé yo si los hombres que se presentan tendrá alguno de ellos el coraje suficiente para hacer frente a todo lo que se nos viene encima.

  2. Cuando era pequeña y mi hermana y yo discutíamos o nos tirábamos de los pelos, esas cosas que se hacen entre hermanos y también con algunos primos siempre solía ser después de alguna escenita llena de risas y bromas. Mi abuela materna siempre nos iba avisando; tanta, tanta risa ya veréis como termina en lloros.

    Pues nunca fallaba, las bromas terminaban en peleas, lloros y por supuesto en algún que otro zapatillazo, de la abuela, la madre, las tías y cualquier otro ente femenino que anduviese por casa para poner fin al conflicto

    Pues eso, en Cataluña esas sonrisas bromistas ya se ve en los disturbios que han terminado y me da que, para ponerle fin, van a ser necesarios unos cuantos zapatillazos pero para desgracia el conflicto surgido no es una pelea entre niños sino entre adultos que en vez de lágrimas, quieran derramar demasiada sangre.

    La historia está llena de sangre, sudor y lágrimas. Un camino poco deseable.

Comments are closed.