Existen en política, a fecha de hoy, dos formas en las que conservadores, democristianos y otras variedades de lo que tradicionalmente se ha dado en llamar la derecha, disputan el espacio político a sus némesis habituales. En España las tenemos perfectamente ejemplificadas en la forma de actuar del Partido Popular y Vox. Las primeros copian sin sonrojo, se mimetizan con los partidos de izquierda en cuanto a sus ideas, mientras que los de verde ponen el énfasis en el comportamiento beligerante, disputando las calles, como suele decirse, a todos aquellos dispuestos a entrar en la pelea.

Me llama poderosamente la atención que el líder del Partido Popular, Pablo Casado, reivindique que su partido deba adaptarse a la sociedad existente mientras deja a sus oponentes que la modelen a su gusto. La ingeniería social que el PSOE lleva ejercitando machaconamente, con el inestimable apoyo de otros partidos minoritarios en el pasado, a los que se unió en los últimos años el elenco podemita, ha convertido a los españoles en una corte de reyes, aristócratas y cortesanos totalmente desnudos y mentalmente castrados a los que un niño criminal, pero inapelable, con forma de virus mortal, señala mofándose y mostrando esas vergüenzas al resto del mundo. La mejor sanidad del mundo es una enorme mentira solo comparable a la de la generación más preparada de la historia. Con este panorama, el jefe del principal partido de la oposición asevera, sin dudar un ápice, que su partido debe adaptarse, que sus diputados deben defender las ocurrencias de esa sociedad, llena de imbéciles capones.

No existe pues, en ningún caso, voluntad real de mejorar la vida de los ciudadanos. La mejora se propondrá en tanto en cuanto mejore las posibilidades de progreso en la subida al sillón presidencial

Hemos llegado a un punto en el que ya no pediremos siquiera un estadista, un líder, un capitán que sepa gobernar el barco. Nos conformaríamos con alguien que de tanto en tanto propusiera algo, mínimamente reformista, desde una perspectiva constructiva. Ya nos parece una utopía un plan con 80 o 90 medidas que describan un modelo de sociedad encaminado a enterrar en el olvido esta dictadura encubierta y que defienda la Libertad sin complejo alguno. Transigiríamos con 15 o 20 puntos encaminados a levantar la bota del Estado de nuestros cuellos, para poder tomar un poco de oxígeno. Sin embargo, la alternativa que se dice viable deja bien claro que no es alternativa, que se conforma con ser alternancia, y no levantar demasiadas alfombras, por si acaso aparece alguna cucaracha. Siguiendo las tácticas del infame Rajoy, Casado no se opone. Espera.

Si unos han copiado, obviando sus ideas, si es que en algún momento las tuvieron, las propuestas de la izquierda, los otros copian su manual de estilo. La disputa agría, que recoge las tempestades de los vientos que la propia izquierda sembró, el enfrentamiento constante y sin cuartel, se va enraizando en el día a día político, copando las portadas de la prensa. Ante la izquierda frentista, aparece como una imagen especular la derecha reactiva, que no necesariamente reaccionaria, tratando de disputar su espacio, con las armas, las formas y el modus operandi propios de los discípulos de Marx y Gramsci. Los más chocante de todo este asunto es que tratando de diferenciarse en cada palabra, en cada gesto o incluso en la forma de vestir, acaben por copiar propuestas de fondo. Nada más cierto que afirmar que los extremos se tocan.

El ser humano actúa generalmente con reciprocidad hacia sus semejantes y los partidos políticos, que no son más que conjuntos de seres humanos, también. Esto, que puede ser una forma estupenda de mantener la paz y la armonía en la sociedad, cuando se ejerce desde el respeto a las libertades o a la propiedad, toma un cariz siniestro, incluso apocalíptico, cuando la correspondencia de comportamientos se produce en el marco de una lucha de poder. En realidad, no importa en absoluto quien empezó el juego. Es irrelevante si era de derechas o de izquierdas. La escalada estatista y de merma de las libertades se produce, en cualquier caso. Cuando decimos que el Estado ocupa todo el espacio que la sociedad le deja disponible, como si de un gas que se expande se tratara, es porque aquellos que quieren vivir de él o, aún peor, controlarlo, necesitan que así sea, puesto que la parcela que no ocupen ellos, la ocupará su rival político, mermando sus posibilidades de alcanzar el poder o de mantenerse en el juego.

No existe pues, en ningún caso, voluntad real de mejorar la vida de los ciudadanos. La mejora se propondrá en tanto en cuanto mejore las posibilidades de progreso en la subida al sillón presidencial. De lo contrario en el mundo existen países y sociedades cuyos casos de éxito podrían copiarse o, al menos, discutirse. No es el caso. Tampoco es un fenómeno únicamente español, no hay más que echar un ojo a la UE, a Sudamérica o a los Estados Unidos. Varían los actores, pero el argumento es el mismo.

Foto: European People’s Party


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

7 COMENTARIOS

  1. El PP no es más que nihilismo político, sobre todo desde Rajoy. De ahí que siempre hayan dejado en manos del progresismo la definición del ideal de sociedad política. Como ha dicho Casado, su papel es situarse en la moda estadística de ideas para alcanzar el gobierno y luego desde allí, proyectar sus ideas. Pero cuando llegas al gobierno con ese planteamiento, no tienes más remedio que gobernar con las ideas progresistas que otros han sembrado y construido como ideal político. Con este planteamiento, el PP es el principal problema de España, pues en lugar de equilibrar, modular, frenar el ansia de novedades, las ocurrencias, etc. propias del progresismo, se apunta a él, con la estúpida creencia de que una vez que gobiernen ya corregirán el rumbo. En lugar de cumplir su función «conservadora», impide con su maquinaria, que se pueda articular un partido realmente conservador que equilibre la política. Un equilibrio necesario en cualquier orden político, en donde siempre hay una parte de la población que se apunta a cualquier novedad, y otra más prudente.

    • El PP será incapaz de derogar la ley de violencia de género al no tener a nadie entre sus filas capaz de desmontar la falacia e inutilidad de la misma, así como será incapaz de decirle a la Calva a al tonto podemita de turno que la próxima vez que mencione a Franco paga las cañas o se quita una prenda.

      • Pues cómo la Calva se ponga a quitarse prendas la hemos liado. Porque cañas no pagará ni una, téngalo por seguro.

  2. Yo voy a ser constructivo como excepción, no es algo que me motive mucho, siempre he pensado que el mundo es perfecto y no seré yo quien pretenda mejorarlo, pero hoy voy a regalar un punto de vista positivo y contribuir a que los españoles seamos admirados en el mundo.

    La mejor gestión de la pandemia la hemos hecho los españoles a pecho descubierto, los más valientes han sido los ancianos de las residencias donde se han sacrificado por los más jóvenes consiguiendo una inmunidad de grupo del ochenta por ciento en las residencias de Madrid. Se supone que el cincuenta por ciento basta para conseguir esta inmunidad.

    Según el contagiado de Hong Kong y otros más, la inmunidad funciona entre distintas cepas. Noticia corroborada en periódicos extranjeros que no españoles que la estaban noticiando al revés, como es habitual.

    Si tenemos un ochenta por ciento de ancianos inmunizados la población estará inmunizada en un cincuenta, sesenta por ciento. Por lo tanto hemos conseguido la inmunidad de grupo nosotros solitos sin ayuda del gobierno ni de expertos.

    El pico de la mortalidad que sobrepasó en cincuenta mil los casos previstos nos indica que el virus estaba activo desde principio de año y que ese pico corresponde a un contagio generalizado en el que millones de personas no percibieron síntomas.

    Si observamos la tasa de mortalidad vemos que la constante es inferior a la esperada en todo el año con.la excepción de los meses de marzo, abril y mayo, es probable que a final de año el número de fallecidos sea similar a la media de años anteriores.

    La mortalidad a día de hoy es insignificante para atribuirla a una pandemia si no sabemos exactamente el número de muertos diario.por todas las causas.

    En España fallecen al día de media mil doscientas personas, la mayor parte se debe a causas coronarias o respiratorias lo que nos da una cifra de unos quinientos diarios, por lo tanto doscientas o trescientas muerte al día por causa del coronavirus habiendo disminuido la gripe y otras patologías es una cifra equiparable a cualquier año..

    Ya podéis decir conmigo España es el país que mejor ha gestionado la pandemia enfrentándose a ella a pecho descubierto, lo único malo ha sido encerrar a los españoles cuando ya se habían contagiado casi todos y habían conseguido la inmunidad de grupo..

    Esta será la teoría que se impondrá cuando veamos que no hay ninguna segunda ola sino una segunda tanda de vacunación.

    Lo que hace aportar puntos de vista diferentes, espero que no me lo copie ningún político sin citarme.

  3. Buenas trades Don José Luís

    Supongo que en lo de mimetizarse se refiere a PP con el PSOE, y VOX con Podemos. En éste último caso no debido a a la idologia (pese a que VOX cada vez es menos liberal) si no al método.

    Y a lo de enfrentarse .. busca usted un unicornio .. porque a la hora de enfrentarse encontrar ese mirlo blanco que fuera de un liberalismo acendrado(que ahora no representa nadie) y al mismo tiempo no recurriera a asl formas cutres de Vox/Podemos no existe.

    Lo mejor es enemigo de lo bueno.

    A mi VOX me parece que va en línea cada vez mas oportunista. No me he fiado nunca gran cosa de ellos, pero ahora aún menos. El problema es que lo que hay enfrente da pavor. Suponiendo que VOX ganara por mayoría absoluta, algo imposible, sobre lo que hiciera o le dejaran hacer… después es posible que se pudiera llegar a una sociedad mas liberal. O no.

    Pero cómo siga el kiosko en manos de los de ahora, entre los que incluyo al PP y Cs.. mas todos los demás, olvídese de liberalismo por los siglos de los siglos..

    Estamos ya, de hecho, en una guerra, y hay que elegir trinchera. Y cómo se quede en tierra de nadie puede ser aún peor.

    Parafraseando a Roosevelt, en VOX serán unos h.d.p pero son nuestros h.d.p.

    Por lo pronto son los únicos que critican abiertamente la existencia de las Taifas y ese título VIII, y éso; para mi, es razón suficiente para apoyarlos.

    Un cordial saludo

  4. El artículo es capaz de mostrar en pocos párrafos un montón de verdaderas calamidades.
    Los españoles vivimos en una farsa que nos está costando la vida, la dignidad, los dineros, el porvenir.
    Añadiría un matiz. No es que el estado controle nuestra existencia, lo peor es que son los grupos de intercambio de favores mafiosos vinculados a los partidos los que se han apoderado del estado. Es que es gentucilla concreta que conocemos, mediocres lameculos, quienes tienen capacidad para la intimidación, a veces, nada sutil.
    Con Franco había un estado con sus corruptelas y favoritismos, pero era un estado pequeño. Con la comparecencia del psicópata ayer en televisión se evidenció que no existe un Estado Español, sino un organismo pararisatario con 17 dependencias de muy oscura y costosa gestión. Se evidenció igualmente que los caciques no están para preocuparse por los problemas de los españoles pues para ellos los españoles son un engorro ya que enferman y se empobrecen dando quebraderos de cabeza a esa gentucilla mafiosa. Lo que les preocupa, pero no demasiado, es que la gente se va a quejar de verdad en las próximas semanas.

  5. Buen articulo que pone el dedo en una de las múltiples llagas sangrantes de España. Pero como va a, enfrentarse la derecha del PP al PSOE si son lo mismo. La abyecta y corrupta clase dirigente española (al margen de sus señores feudales nacionalistas) está formada por dos patas (PSOE y PP), cómo van a enfrentarse los compadres de esta cofradía de bucaneros. Se reparten los privilegios, los sueldazos, los puestos, las embajadas y hacen de los presupuestos del estado sus cuentas corrientes para pagar favores, regalías y canonjías, confesables e inconfesables. El que todavía siga ese cuento allá él, pero muchos españoles no creemos nada que venga de esta gentuza. Gentuza que, por otra parte, trabaja claramente para intereses extranjeros, que está a sueldo de poderes financieros foráneos, para mantener su estatus una vez dejen la política. Los intereses de España y de los ciudadanos es lo último que les importa. Defender a uno al otro es servir al mismo amo. A ver si espabilamos de una vez.

Comments are closed.