Según los últimos datos de la OCDE, España es un líder mundial en porcentaje de jóvenes que ni estudian ni trabajan, cifra que ha evolucionado al alza en el periodo 2005-2016 y que casi duplica la media de los países desarrollados miembros de dicha institución.

Una buena educación en el orden moral conllevaría a utilizar el tiempo del desempleo en cualquier cosa menos en la ociosidad

Esta lamentable situación pone de relieve el problema de fondo de la educación en España, que no es otro que la transmisión de valores de las familias: ¿cómo es posible que haya tantos jóvenes que en situación de desempleo no traten de estudiar idiomas, informática y oficios con demandas de empleo?. Una buena educación en el orden moral conllevaría a utilizar el tiempo del desempleo en cualquier cosa menos en la ociosidad; lo que implica asumir que el futuro depende de nosotros mismos y no tanto de un Estado protector que debiera ocuparse sólo de los verdaderos desvalidos.

Es de sentido común y además está empíricamente comprobado en todos los estudios que un mayor nivel de educación facilita el empleo y además mejora la retribución y las condiciones de trabajo.

Nuestra educación es el verdadero drama

Creen que su destino depende del Estado

Nunca han existido en España más facilidades para estudiar que se comparan, además, con éxito con los mejores países del mundo: ¿por qué no se provechan suficientemente? La respuesta nos la ofrece el doctor Enrique Baca cuando señala que “los españoles están educados en la inseguridad: creen que su destino no depende de ellos mismos sino del Estado”.

Las sociedades más vitales nunca han ido de la mano del Estado sino de las iniciativas de sus ciudadanos

Las sociedades más vitales y por tanto ricas, incluso España en sus mejores etapas de prosperidad económica y social, nunca han ido de la mano del Estado sino de las iniciativas de los ciudadanos en tanto que empresarios y trabajadores. La decadencia de las naciones, por lo contrario, ha coincidido con la desvitalización de la sociedad civil y el consecuente protagonismo del Estado.

Pero además de este serio problema moral-educativo, el nivel de conocimientos de los jóvenes españoles no puede ser más deprimente: entre los 45 países considerados por el estudio de la OCDE sólo 8 están por debajo de nuestro nivel educativo medido por el porcentaje que no tiene ni bachillerato ni formación profesional. El abandono escolar está tan extendido en España porque las familias y la sociedad son excesivamente tolerantes con tal despropósito: ¡que se le va hacer, si no se esfuerzan por alcanzar un buen nivel de educación, ya se ocupará el Estado de ellos!

Dualidad y populismo

El cultivo de un orden moral que crea seres dependientes del Estado, desprovistos de amor propio para buscarse la vida por si mismos, conlleva a dos indeseables situaciones: por una parte genera una sociedad dual, típica de los países menos desarrollados, en la que quienes se esfuerzan en el estudio y en el trabajo prosperan económica y socialmente y los que no lo hacen se convierten en dependientes de un Estado cada vez más empobrecido conforme se acentúa la dualidad social, y por otra, presiona democráticamente hacia gobiernos y políticas populistas, fabricantes de pobres, de desastrosos resultados.

Las reinantes políticas de educación han eliminado el esfuerzo y el mérito de las aulas

Las aún reinantes políticas de educación que han eliminado el esfuerzo y el mérito –por reaccionarios- de las aulas y otorgan títulos académicos con suspensos han sentado las bases de la cultura de la educación que se está describiendo.

Pero el drama de la educación en España ha alcanzado su apoteosis en Cataluña: se ha convertido en una herramienta totalitaria al servicio de la mentira para propagar sin rubor las mas delirantes invenciones al servicio de los intereses de una clase política cuyo único norte es destruir la secular convivencia de una de las más antiguas naciones del mundo.

Los secesionistas catalanes han utilizando a los escolares como munición para la propagación de sus ensoñaciones y disparates

La ausencia de escrúpulos morales de los secesionistas catalanes se ha manifestado recientemente de la más perversa manera: utilizando a los niños pequeños como munición para la propagación de sus ensoñaciones y disparates. En Europa, con la obvia excepción de los totalitarismos comunista y nazi, es imposible encontrar usos de la educación tan perversos como en la Cataluña de nuestros días.

Todo lo dicho pone de manifiesto que la educación moral y académica es el eje de los principales males de nuestra patria y que sin una restauración de los valores seculares, el resto de nuestros problemas tienen mal arreglo.

15 COMENTARIOS

  1. El señor es neoliberal, ¿no?
    Eso de hablar un poco de la educación y descargar todo el arsenal contra Cataluña, aprovechando que el Pisuermite pasa por Valladolid, ya le deja ver, no la patita, sino las bragas.
    Todo lo que ha dicho antes de encarar su verdadero discurso, adolece de un análisis del contexto real. Dice también que estudiar, te garantiza mejores opciones, y estoy de acuerdo, pero en Alemania o cualquier otro sitio, no aquí.

    ¿Tuvo que desinflar a posta alguna vez su brillante currículum para que le den un trabajo de mierda?; no, ¿verdad?, pues esa es práctica habitual en estos días.
    La motivación surge de los ejemplos, y para un pollo rebelde (todos lo son) vende más ir de pasota, porque gana algo menos que trabajando, pero no se siente indigno ni abusado.
    ¿Será que esos chavales prefieren ser ”acerero” porque el nivel de los salarios carece de sex appeal?
    No quieren ser becarios eternos, ni creo que esperen nada del Estado porque nunca han trabajado y consideran más gracioso echarse unas risas que trabajar por monedas.
    Dale a una persona algo que defender, y se esforzará; si le ofreces la miseria durante cuarenta años, para llegar a viejo pobre, seguramente preferirá la litrona con sus pares; es la lírica de la juventud asqueada de oíros hablando de esfuerzo, cuando ven, y han visto, que las recomoensas sólo llegan cuando sobra.
    En la próxima burbuja, cuando los sueldos sean algo más que un insulto, serán los más currantes; sabrán que los que organizan el cotarro, ganan infinitamente más, pero mirarán por lo suyo porque podrán al menos tener ilusiones.

    • ¿Servía algo su brillante curriculum para ese trabajo de mierda? Lo digo porque un consejo que da cualquier especcialista es que el CV que se acompaña a una solicitud de trabajo debe ceñirse y ser relevante para el puesto ofrecido. Que ser astrofísico tiene mucho mérito, pero a lo mejor saber usar un martillo es más útil para un puesto de carpintero, e insistir en que se dominan las integrales acaba siendo una falta de respeto

  2. La falta de amor propio está tan extendida por culpa de las expectativas delirantes que los jóvenes se han construido. Mientras los medios promocionan una equivocada idea de éxito, los colegios engendran generaciones de blandos acostumbrados a lograr todo sin esfuerzo. La culpa no es de los chavales, se les manda al colegio y al instituto para prepararlos para la vida, cuando en realidad sólo pierden el tiempo. La enseñanza obligatoria es una pérdida obligatoria de tiempo. En cierto modo, esa sobreprotección es una agresión. Durante estas edades, se desarma a los jóvenes, que luego se verán necesitados de unos hábitos de trabajo que nunca han cultivado. Se les ha mantenido fuera de la realidad y, después, la realidad les parte la cara. En buena medida, esto viene de la autocomplacencia de los padres que, educados en la disciplina, quisieron ahorrarles el mal trago a sus hijos.

    El dualismo que menciona también trae causa del exceso de plazas universitarias en algunas carreras, lo que provoca que una buena parte de esos profesionales no encuentren trabajo porque el país no lo requiere.

    Por último, el caso catalán es el más grosero, pero en toda España se adoctrina a los estudiantes, fundamentalmente en la idea de que España nunca ha sido gran cosa y de que somos los hermanos toscos, oscurantistas y ladrones del resto de europeos. Esta falsedad negrolegendaria está a la orden del día y, desde luego, también influye en la moral de los jóvenes, que se consideran menos que nuestros vecinos. La alergia a la patria sumada a la renovación de los rencores de la guerra civil conduce al autoodio. Si por algo se caracteriza buena parte de la juventud de hoy es por la baja autoestima, la abulia y el nihilismo. Almas viejas en cuerpos jóvenes.

    • Este análisis de la “dimensión moral” implícita del sistema educativo español es impecable.

      Todo el sistema educativo español es una estrategia consciente y muy bien pensada dirigida a la “desmoralización” de los “recursos humanos”, y en efecto, la desnacionalización, sutilmente inoculada en el repudio y marginación de la “historicidad” viva de la “tradición cultural española”, es uno de sus objetivos más logrados.

      La personalidad es deformada desde la raíz a través de auténticos “disvalores” que transforman a generaciones enteras en “lumpen cutural”, creando una disfuncional y apenas promocionable “poor white trash” a la española: un proceso de consecuencias incalculables en todos los órdenes.

      Los partidos dominantes sabían perfectamente lo que querían y lo han ejecutado en dirección de sus intereses.

      • Gracias.
        Estoy de acuerdo. Es elocuente que se utilice tan a menudo la frase “educar en valores”, revela que se han disociado el valor y la educación en la mente de muchas personas. Quien educa en la falta de valor no es educador, es corruptor, y en eso están el Ministerio y los grandes medios.

  3. La España franquista educaba a la gente en valores y fallaba, quizás por falta de tiempo, en formación técnica. La de la transi ha vuelto a las ideas de la república, una élite oscurantista con gente bien pagada que da la cara escondida en los partidos y sindicatos que ofrecen apoyo logistico, estratégico y legal.
    Con ideas laicas(ateas) nos va a pasar como a Rusia. Es preferible el laicismo de USA con un 85% de la población creyente.

      • Universidades laborales, la de Gijón ideada por la Falange y dirigida por los Jesuitas. Llegar los de la transi y desmontarla fué todo uno.

  4. Sr. Banegas, me alegro de leer el artículo. Nos presentaron hace muchos años, cuando yo era muy joven, y he ido viendo la trayectoria. Me alegro de verlo por aquí. Y si, es un drama de proporciones épicas.

  5. Conocer la sociología de una nación es fundamental a la hora de planificar su desarrollo. El verdadero problema de España es saber que todo se planifica para el saqueo de su riqueza bien sea esta material o humana. Todos sabemos de las características particulares de cada familia española, más o menos, aunque no podamos desmenuzarlas minuciosamente. Si el chico espera algo de el estado es porque bien él, o bien la familia, en más de una ocasión han recurrido al estado, unas para sobrevivir, otras por necesidad puntual, otras por picardía. Cualquier niño es capaz, encauzarle es una tarea diferente. No veo en estos momentos en España a ningún político de ninguna ideología cuya satisfacción política radique en poder enorgullecerse de haber facilitado una extraordinaria formación a cualquier niño español. Antes de enfrentarnos a problemas que los pedagogos neutrales y bienintencionados tienen solucionado hace muchos años debemos recordar cómo todos los partidos políticos y sindicatos se han pulido, prevaricado, corrompido, robado, esquilmado los fondos europeos para la formación de aquellos chavales más desfavorecidos por circunstancias económicas, personales o familiares.

  6. Cuando los centros de enseñanza pasan a ser centros educativos el fracaso escolar y el personal son pan de cada día.
    Las familias han delegado la educación de sus hijos a la mesa del colegio en vez de educarlos en la mesa de su casa. Normal que una inmensa parte de la sociedad se convierta en una inculta tanto en normas de comportamiento como en conocimientos, difícil adquirirlos si no te inculcan en casa el interés por aprenderlos y sobre todo si no te hacen ver la necesidad de ellos para labrarte un futuro .Hay que educar para la vida y eso normalmente lo dan las familias y no los centros escolares, en estos se ha de fomentar el estudio, la enseñanza de materias necesarias para una profesión, las familias educan a ser personas. Si educación y enseñanza recae única y exclusivamente sobre los colegios, normal que la sociedad fracase y el modelo que se premie sea el del mínimo esfuerzo. Los profesores no están para educar su función es enseñar pero desgraciadamente las materias escolares se enseñan mal e interesa educar por parte de los gobiernos en la falta de pensamiento, de diálogo, de valores.
    Hoy en día en muchos colegios se hacen excursiones a centros comerciales, llevan a los niños a pasar el día a un centro comercial o las excursiones de fin de curso son a lugares turísticos donde lo importante es llevar incluido en el precio las bebidas en locales de copas de la zona.

    En cuanto a la Educación en Cataluña, le aseguro que no es sólo en esa CCAA donde se distorsiona la realidad, lo único que ahí saltó la liebre pero en otras se hace por lo bajo y como no hay ruido parece que nadie se entera.

  7. Excelente y acertado artículo. Dos consideraciones:
    PRIMERA._ No son los alumnos los irresponsables, son los padres.
    SEGUNDA._ No esta en crisis Cataluña, esta en crisis, decadencia y ausencia de moral el Estado Nación.

    ¿Solución?, educar a los padres (primera).
    Regenerar el tejido social e institucional de España (segunda).

    Salú2.

Comments are closed.