Que un supuesto humorista tenga la ocurrencia de sonarse la nariz con la bandera nacional tiene diferentes explicaciones. Algunas aluden a ciertas intenciones políticas, donde la irreverencia hacía los símbolos e instituciones nacionales no sería una actitud inocente, sino calculada: la de socavar el régimen constitucional para imponer un nuevo orden. Otras, sin embargo, apuntarían a la irreverencia de la que gustan hacer gala determinados grupos respecto de determinados símbolos.

Estas dos explicaciones no son excluyentes, al contrario, son complementarias. La liquidación del orden constitucional necesitaría, además de operaciones políticas en la sombra, propagar actitudes con las que socavar el principio de autoridad. Y sonarse la nariz con la bandera es una de estas actitudes.

El sketch perseguía generar un efecto más profundo: deslegitimar un símbolo cuyo verdadero valor no es sentimental sino legal

Desde esta perspectiva, el supuesto humorista estaría diciendo la verdad cuando afirma que no tenía ánimo de ofender los sentimientos de nadie. En realidad, su sketch perseguía generar un efecto más profundo: deslegitimar un símbolo cuyo verdadero valor no es sentimental (aunque para muchos también lo sea) sino legal.

En las sociedades desarrolladas y democráticas, la bandera, más allá de representar sentimientos, es el emblema de una jurisdicción donde rigen determinados principios y leyes, derechos y deberes repartidos por igual que deslegitiman la violencia. Así pues, la enseña nacional representaría el imperio de la ley, un imperio de la ley que, además, estaría legitimado por los propios ciudadanos.

Por esta razón resulta especialmente insidioso sonarse la nariz con la bandera, porque no se pretende simplemente hacer escarnio de un sentimiento, sino que se persigue deslegitimar la autoridad de la sociedad que se reconoce en esa bandera.

Una subversión nada inocente

Habrá quien considere esta explicación exagerada. Después de todo, que un necio se comporte de manera irreverente no tiene por qué obedecer a una conspiración, puede ser simplemente porque es un patán social, nada más. Sin embargo, resulta evidente que, cuando símbolos muy concretos se convierten en blanco permanente de la mofa, el humorista, en el mejor de los casos, es el tonto útil, la correa de transmisión de una subversión nada inocente.

Ni las leyes ni la constitución surgen de sentimientos volubles, son los pilares sobre los que se asienta una sociedad que ha renunciado a la violencia

En realidad, argumentar que las constantes afrentas hacia la bandera son expresiones de sentimientos contrarios, sirve para convertir en subjetivas reglas que en realidad son objetivas, como las leyes y el orden constitucional. Ni las leyes ni la constitución surgen de sentimientos volubles, son los pilares sobre los que se asienta una sociedad que ha renunciado a la violencia.

No, que se suenen las narices con la bandera, la quemen, la arranquen de las fachadas de los ayuntamientos, la excluyan de despachos oficiales y de instituciones públicas, no es ninguna broma, sino una estrategia con la que se pretende socavar el orden constitucional. Por eso hacer escarnio de los símbolos nacionales es una práctica habitual.

De hecho, hasta ayer mismo lo contestatario era respetar la bandera. Afortunadamente, la asonada independentista tuvo un efecto no previsto: la bandera se volvió omnipresente. Algo que, paradójicamente, resulta una ofensa intolerable para los falsos amantes de la sátira.

Destruir, no reformar

Desde este mismo medio hemos argumentado que nuestra democracia es francamente mejorable, y también nuestra constitución. Sin embargo, una cosa es reflexionar sobre los problemas del modelo político y las posibles soluciones y otra muy distinta denigrar de forma sistemática el modelo institucional, proponiendo a cambio repúblicas de dudosa condición.

Lo que persiguen es generar un vació de autoridad que les permita acaparar el poder y ejercerlo a voluntad

Al fin y al cabo, si las instituciones no funcionan correctamente, se debe al abuso partidista. Y mejorarlas no consistiría en suprimirlas, sino en ver la manera de que los partidos cumplan su función original. Esto se aplicaría también a la Monarquía. Una institución cuyas bondades o defectos están muchas veces más relacionados con  personalismos que con la monarquía en sí misma.

Las instituciones en sí mismas no son buenas o malas, eficientes o ineficientes. De hecho, en el mundo coexisten repúblicas catastróficas y monarquías parlamentarias exitosas. Las instituciones funcionan bien o mal en función de razones diversas y profundas. Y esta evidencia debería servirnos de advertencia frente a quienes defienden que el remedio a todos nuestros males pasa por la liquidación del actual orden constitucional. En realidad, con esa supresión lo que persiguen es generar un vació de autoridad que les permita acaparar el poder y ejercerlo a voluntad. La historia está jalonada de este tipo de engaños. Y no, no son ninguna broma.


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Ayúda a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

52 COMENTARIOS

  1. Totalmente de acuerdo que ha sido una subversión insidiosa, por parte de los predicadores de la Sexta, para denigrar un símbolo soberano y de autoridad, la bandera Española. En otro ámbito, molesta que la UE y el Consejo de Europa se preocupen por censurar el mero hecho de la utilización del emblema Europeo, como afiliación a la libertad de expresión. https://www.youtube.com/watch?v=0tNd6M2iONk
    Y para sketches, el que sigue a continuación. Un ejemplo ilustrativo de como la progresía convierte en idioticía todo lo que totaliza. https://www.youtube.com/watch?v=1ApiaY6lhdw

  2. Urgente!!!

    El teatro Olympia de Valencia ha cancelado una obra ‘humoristica’ en la que participa este ‘energúmeno’ progre.
    La razón es que han recibido amenazas de España 2000, que dicen las noticias es un grupo de extrema izquierda.

    El alcalde de Valencia, Ribó (Compromís) le ha ofrecido el Palau de la Música, creo qu esos mismos días.

    Todos los que nos huele las injurias a la bandera y a España deberemos concentranos esos días en la puerta del Palau para avergonzar la presencia de los que asistan. Los asistentes se alinean con los que insultan, degradan, injurian los símboilos nacionales. Si los progres tienen libertad de expresión, los que no nos alineamos con ellos también tendremos libertad de expresión. O no?

  3. Parece que la campaña contra el espectáculo bufo de agravio a la bandera de “La Sexta” ha conseguido, que seis marcas hayan retirado el patrocinio del programa “El intermedio”. Más 11.000 peticiones se firmaron.
    Aquí pongo el enlace para que lo distribuyan por sus amistades. A lo mejor conseguimos “jubilar” a “Guayomín” y compañía. Y advertirles al duopolio, que con los sentimientos de los españoles, que quieren a su país no se juega, ni es “facha”. hay que marcar los límites a ellos. No, que ellos nos impongan los suyos.

    https://espanolesdeapie.es/campa%c3%b1as/pide-a-los-anunciantes-de-el-intermedio-que-retiren-su-publicidad/

  4. Parece que después de la campaña de recogida de firmas dirigidas a los anunciantes, hecha por la asociación catalana “españoles de a pie”. Algunas marcas han reaccionado favorablente, retirándole la publicidad al programa. Yo firmé la petición y he recibido tres correos de respuesta favorables al tal decisión por parte de anunciantes.
    “La Sexta” dentro del programa “El intermedio” viendo lo que se le podía venir encima ha ofrecido “una disculpa”, que oyendo al Sr. Monzón suena más disculpa impostada, que a otra cosa. Uno no se disculpa, coni el presentador riéndose y al mismo tiempo haciedo gracietas. Luego el autor hizo lo mismo. Según “Españoles de a pie” firmaron la petición unas 11.000 personas. Pero si hubieran sido 500.000 y muchas web debieron sumarse a la campaña. El programa del Sr. Monzón se hubiera quedado sin publicidad y lo hubieran tirado al estercolero. Pues el final de la disculpa fue muy claro: Al Sr. Monzón lo único que le alegra, es el numero de ceros del cheque, que le firman a fin de mes.

  5. “En realidad, su sketch perseguía generar un efecto más profundo: deslegitimar un símbolo cuyo verdadero valor no es sentimental (aunque para muchos también lo sea) sino legal”.

    Comparto su acertada reflexión, Javier. Y sí, objetivamente, el verdadero valor de este símbolo es más legal que sentimental. Jorge Bustos, en su artículo, lo explicaba así de bien:

    “Yo comparto con Mateo la tesis de que las personas son más importantes que las banderas. Precisamente las banderas de las naciones democráticas sirven para expresar que cualquier nacido bajo sus colores es más importante que esos colores, y si se mete en problemas por el ancho mundo gozará de la protección que su nacionalidad le reconoce, como se ocupa de recordarnos el mensaje del consulado en el móvil cada vez que aterrizamos en un país extranjero. En la gratitud que nace de esa certeza consiste, aspavientos aparte, el llamado patriotismo constitucional”

    El mismo Dani Mateo reconocía poco después que “no había calibrado las consecuencias que podía tener el esketche”. Normal, por otra parte, después de exprimir hasta lo grotesco la figura del caudillo, sabiendo que solo iban a encontrar reproche o querella por los representantes y simpatizantes de la fundación “Francisco Franco”, pensaron que con la bandera española iba a pasar lo mismo. Pero no, la sociedad española que ondea o exhibe este símbolo nacional, gracias a la contribución de los secesionistas catalanes, se ha deshinbido, ya no asocia la bandera con el franquismo, tal como se ha empeñado siempre en asociar la izquierda más antisitema y reaccionaria, y ya no tiene complejos en mostrarla, exhibirla o defenderla en público, al igual que no tiene mayor problema en decir que se siente representado por ella.
    Lo que sería normal en otros países democráticos, aunque en el nuestro insistan en seguir señalando a sus ciudadanos de “franquistas, fachas o fascistas” por portar una bandera o defender el orden constitucional; aunque insistan en seguir chantajeando emocionalmente a la sociedad española con calificativos excluyentes para que sus ciudadanos denigren ese orden constitucional o para que no se expresen o se signifiquen públicamente y renieguen de sus símbolos.

    Por supuesto que, en otro tipo de banderas sería impensable que Dani Mateo se hubiera sonado los mocos porque, aparte de ser su público objetivo para reirles las gracias, en esa mentalidad perversa de la izquierda reaccionaria, esas banderas representan a “minorías oprimidas” por el sistema y no pueden ser objeto de burla y mofa. A los humoristas de la izquierda reaccionaria, les ocurre igual que a la ministra que decía que el dinero público es de todos pero no es de nadie. Usan como carne de sketche la bandera española, y para ellos, ese símbolo común que representa la nacionalidad de todos los españoles, no representa a nadie. Así que, se arrogan el privilegio de disponer a su antojo de la bandera que objetiva y legalmente representa a todos, con la ilusión óptica de que “no representa a nadie”.

  6. “A ver quien es humorista guapo que se limpia lo que sea con una estelada o la bandera del ISIS en la televisión”
    Querido Talleyrand, eso ni siquiera se ha pasado por la imaginación de los guionistas que escriben y preparan los sketches o por la imaginación de fantasmas irreverentes del tipo Willy Toledo que van por libre. Vaya que, pueden ser más o menos penosos, graciosos o atrevidos en sus ocurrencias pero saben perfectamente dónde está su límite y no son gilipollas.

  7. Muy oportuno el comentario sobre este asunto. Las personas como Carlos Herrera, que critican el gesto en razón a sentimientos heridos, no hacen ningún favor ni a la bandera ni a la causa del estado de Derecho. No se trata de quién se ofende, en una democracia existe el derecho a ofender, también llamado libertad de expresión.
    Pero no se trata de esto, sino de destruir el valor instrumental de los símbolos nacionales y democráticos. La bandera sin estas convenciones es sólo un trozo de tela; es lo que pretenden conseguir como hacen los islamistas cuando queman en Estocolmo la bandera de Suecia o en París la tricolor. Se quiere destruir las herramientas simbólicas que un Estado necesita.

  8. Lo que me llama poderosamente la atención de este asunto no es la irreverencia manifiesta, o el intento de socavar el régimen constitucional por parte del humorista, si no el hecho de que el humorista considere que su audiencia reirá la ocurrencia. Es decir, el humorista considera que faltar al respeto a la bandera nacional le interesa.

    Evidentemente, este humorista cree que sus espectadores participan del credo de la izquierda-progre y se permite denigrar en público un símbolo que muchos españoles respetamos. A que ese humorista no tiene ‘huevos’ de hacer lo mismo con la bandera vasca o la catalana.

    Nos han ‘educado (lavado el cerebro)’ para considerar normal, democrático, conveniente y hasta ocurrente faltar el respeto a la bandera española, No existe ese mismo lavado de cerebro con otras banderas, sean estas vascas o catalanas.

    El problema no es el humorista, el problema es ‘el puto PSOE’ al que se le han añadido los podemitas. Según estos partidos, la bandera nacional no les representa y por eso hacen cuanto pueden para vilipendiarla, atacarla y menoscabarla. El problema es que la bandera no es más que un símbolo para España y los españoles y el orden constitucional. La bandera viene definida o incluida en la Constitución. Quien la ataca esta atacando el orden constitucional. Esto es lo que lleva haciendo el PSOE desde que lo conozco. Detrás de este hecho está no aceptar las bases de la transición, y no sentirse obligados por los acuerdos que en su momento aceptaron. Lo desgraciado del asunto es que este hecho de la izquierda-progre crea división: jamás aceptaré la España y la bandera que ellos dicen que les representa. Y si hay que ir a la guerra otra vez, se va.

    Así no puede funcionar un país. No entiendo las razones de la izquierda-progre para intentar salirse del acuerdo constitucional e imponernos su bandera sacada de no se donde. Saben que eso creará división y quizás eso es lo que buscan. Mi pregunta a los votantes de la izquierda es: realmente ustedes quieren crear división, generar violencia y destrozar la convivencia?

    Las fuerzas que dirigen el pais consideran imprescindible destrozar la convivencia, para eso crean división y abogan por la violencia para conseguir sus fines si fuera necesario. No se si esas fuerzas son los partidos políticos como PSOE o Podemos, o estos no son más que instrumentos en manos de unas fuerzas ocultas.

    No entiendo como un español sea de izquierdas o derechas acepta este juego que impone la izquierda progre. A la larga nos perjudicará a todos, nos aleja de una convivencia pacífica, impidiendo el desarrollo económico y de libertades del país. Si tiene éxito y consigue imponernos su orden y su bandera será a consta de nuestra libertad, de nuestro progreso.

    • Mi conclusión es que el PSOE y la izquierda-progre no sabe gobernar para todos. Es incapaz de poner en marcha políticas que generen confianza, promuevan inversión y creación de riqueza. Es en este área donde necesitamos un buen gobierno, los resultados nos beneficiarían a todos. El paro sería muy bajo, los españoles más ricos y con mejor nivel de vida.

      Evitan entrar en el fracaso de todas sus políticas económicas incapaces de resolver el paro, por ejemplo. En ausencia de poder utilizar este argumento, derivan la acción de gobierno a ‘tocar’ elementos fundamentales de nuestro ordenamiento constitucional vendiendo que esos elementos son el problema. El auténtico problema son las autonomías. Problema que no saben cómo ocultar, pero siempre afirmandoque no son problema alguno. Con limitarse a decir que el problema es la bandera, la monarquía, la media España que sigue siendo facha tan contentos y a lo suyo.

      Pregunta a los progres de izquierda: porqué la bandera que se define en el art. 4 de la Constitución no les vale? No saben que esa bandera es el símbolo último de esa constitución que nace con consenso de todos, nos quieren imponer ‘su consenso’?

      Es esa bandera la que impide el progreso económico, o son las políticas de división y de confiscación que quiere imponer la izquierda-progre?

    • En la guerra ya estamos. Es una guerra que no ha cesado en un siglo, y ahora está intensificándose otra vez. Lo que no podemos permitir es que esa guerra se libre por medios de violencia física, en donde ganan los más brutos y mejor armados por Irán, Arabia Saudí y Qatar. Una guerra no se gana cuando hay un armisticio; sino cuando las causas que la generan son resueltas. España necesita superar el golpe de Estado del 76-81 y retomar el proceso de transición a la democracia.

  9. símbolo
    nombre masculino
    1.
    Signo que establece una relación de identidad con una realidad, generalmente abstracta, a la que evoca o representa…

    Nadie identifica la bandera española con la Constitución, el ordenamiento jurídico, la “democracia” (en realidad esa cosa a la que llaman democracia) y desde luego no provoca ninguna forma de “patriotismo constitucional”.

    La identificación es primaria, esencial, de pertenencia. Sonarse los mocos con la bandera española es sonarse los mocos con los españoles y no otra cosa.

    Esa es la síntesis del Régimen y el tal Dani Mateo esperaba el aplauso habitual. Insultar a los españoles salía gratis porque los españoles eran culpables de serlo.

    A partir de hoy deben pagar por ello. Todos los que nos insultan que son los que pretenden mantenernos en la minoría de edad, tutelados por un sistema criminal de extracción de recursos y destrucción de la identidad nacional.

    • “Nadie identifica la bandera española con la Constitución, el ordenamiento jurídico, la “democracia” (en realidad esa cosa a la que llaman democracia) y desde luego no provoca ninguna forma de “patriotismo constitucional”
      Parece muy seguro en su afirmación y no está tan claro que la bandera española no provoque ninguna forma de “patriotismo constitucional”. Otra cosa es que desde los albores de la democracia ese símbolo se haya visto marginado, disminuido y despreciado, precisamente por aquellos que más se han preocupado de exaltar el chovinismo, el sentimentalismo excluyente y el patriotismo de sus regiones, pero eso sí, con ínfulas de nación.
      Pero claro, a pesar de los esfuerzos por maldecir y renegar de ese ordenamiento jurídico, de esa Constitución y de esa democracia, a pesar de los juegos malabares de PSOE para contentar, proteger, aupar y magnificar sus símbolos y sus sentimientos, la nacionalidad de esos secesionistas vascos o catalanes sigue siendo la española. Que para ellos la bandera española no provoque ningún tipo de “patriotismo constitucional” y que sea visto como un trapo para sonarse los mocos, no significa que esa bandera no pueda despertar otros sentimientos más nobles en muchos ciudadanos de este país. Ciudadanos que, por otra parte, no necesitan el visto bueno de la izquierda servil y acomplejada, ni mucho menos necesitan perdir permiso a los intolerantes antisistema que se hacen pasar por demócratas, cuando no son más que un puñado de totalitarios, en modo destroyer, con su idea peculiar de “democracia”.

      • Estimada, patriotismo, como democracia, no admite adjetivos. Cuando se añade algo a democracia, “popular” “orgánica”…significa que no hay democracia.

        Nadie se emociona con la Constitución como nadie se emociona con ninguna ley por muy ley de leyes que sea. La bandera española representa a España y a los españoles, si algo tan sencillo se oculta es precisamente porque España es algo muy incómodo para el Régimen y los españoles todavía más. Si se reconoce a España como sujeto político todo se derrumba.

        La bandera española identifica de manera muy primaria a los españoles, sin más. El sentimiento es de pertenencia a una nación y de aprecio y respeto por su Historia y su permanencia. Eso es precisamente lo que se ataca al atacar los símbolos, lo más primario y esencial. Y si logran que se acepte el insulto avanzan en la sumisión de los ciudadanos a los que se despoja de su orgullo de serlo. Las cosas son mucho más sencillas y quizá por ello no se ven.

        Un saludo muy cordial.

        • Disculpe, estimado, pero no creo que se quiera ocultar que “la bandera de España representa a España y a los españoles”, al menos no por parte del “Régimen”, democrático, como dice usted. Piense que al generalizar y simplificar esa “identificación primaria de los españoles con la bandera española”, se está dando por asumido que la bandera de España siempre ha sido la misma y ha representado lo mismo, cuando no es así.

          Puede que en los años de dictadura esa bandera tuviera los mismos colores, pero el símbolo del aguilucho era distinto al que porta la bandera constitucional desde que nuestra Nación se constituye como un Estado Democrático de Derecho.
          Por ello, no se trata de “adjetivar el patriotismo o la democracia”, se trata de no ocultar o reconocer en la bandera española una simbología acorde con su tiempo y lugar, que es la que representa actualmente a todos los españoles desde hace cuarenta años. Y aparte del valor sentimental que pueda despertar en cada cual o más allá como dice usted del “sentimiento a una nación y de aprecio y respeto por su historia y su permanencia”, la bandera española hoy tiene un valor simbólico, legal y constitucional, reconocido dentro y fuera de nuestras fronteras, que no conviene pasar por alto y mucho menos confundir con la bandera española con simbología franquista y claramente anticonstitucional.
          De esa confusión o no acalaración se han servido siempre los detractores del Estado Democrátrico de Derecho o del orden constitucional para despreciar, marginar y anular nuestra bandera española o por parte de los secesionistas, todo lo que huela a español.
          Saludos cordiales,

  10. Profanar, hacer de algo sagrado (para otros) un trato mundano.
    La teocracia secular tiene pilares sagrados, de ellos citar, la representación* (traer al presente algo no presente) o el militarismo.

    Del militarismo a la jurisdicción. Evidente, no es equiparable profanar una bandera Aqueménide en su tiempo y lugar, o en Suiza miles de años después (si es suyo el trapo), clara diferencia.
    En ambos casos, ningún “ente” vuelve al presente, nada material, empírico tangible. Pues, oculta en la treta se muestra ante nuestros ojos, ya está presente, …, lo presente es el régimen poder.

    Cabe mencionar, el impedimento contra la alteración pacífica de “lo sacro” (símbolos, gentilicios escritos) atenta en primer lugar contra la propiedad privada (bandera comprada), en segundo contra la libertad de pensamiento y en tercero contra la libertad de expresión.
    Todo este cosmos potestativo, tiene una gran raigambre, la cual sin mucho discurrir se asimila a blasfemia y similares.

    Esas imágenes, símbolos, re-presentaciones tratan de conjurar (religiosa), entender (artística/científica/sincera), dominar un miedo o peligro (política), liquidar la incertidumbre. Captar el espíritu ultra-terreno (acción de un cuerpo para paganos), como la re-presentación del tigre de Mohenjo-Daro, felinos, fieras, las cuales en los últimos cientos de años tienen contabilizadas más de 1 millón de personas devoradas.

    Son esos leones, fieras, amenazantes y majestuosos, re-presentación del miedo al poder bestiario, civilizado, lo cual hace que un infante se vuelva en su pubertad institución. O los símbolos, re-presentaciones, instituciones, sean en efecto, más importantes que aquello dicen “concera” re-presentar.
    Depredador y presa, cadena natural del dilema existencial. Incluso hay, presas, quien defienden a los tigres devora-hombres…La teocracia secular también tiene su monasterio funcionarial.

    *:”un conjunto de cuerpos con espíritu”, monasterio, de los sirvientes de Dios, es decir minister-ios.

    • Podría ser, en todo caso sería humor de mal gusto y chabacano que no tendría gracia porque ofende a sabiendas los sentimientos de mucha gente y porque resulta que mucha gente a muerto por lo que representa esa bandera. Pero da la casualidad que toda esta camarilla multimillonaria de la “secta” siempre hacen “humor” con lo mismo, nunca por ejemplo con la bandera del arco iris o por ejemplo nunca hacen chistes de homosexuales, no eso no, además en ese caso son furibundos partidarios de la intervención inmediata del Ministerio Fiscal. Así, que no, jeoba, no es “sólo humor”….y lo sabes.

      • El humor es algo que puede ser muy curativo, y no sólo para los enfermos de hospital. Pero Dani Mateo y su jefe poco saben del humor. Son bufones a sueldo y sin gracia alguna. Humor es Rowan Atkinson, Albert Boadella, Pedro Ruíz; que cumplen la función sagrada de bufones reales. Un bufón real es una persona despreciable que está protegida por el rey, de modo que es el único que puede decir las verdades a los poderosos (incluido el rey) sin graves consecuencias. Su humor es inteligente y en el fondo late una responsabilidad hacia el pueblo, hacia la sociedad. En el intermedio no son bufones reales, sino graciosillos bien pagados que nunca van a decir otra verdad que la de quien los mantiene en su espacio de privilegio. Boadella marginado por los políticos y televisiones es todavía uno de los grandes; pero Dani Martín que sería si lo echan de la Sexta?

        • “Humor es Rowan Atkinson, Albert Boadella, Pedro Ruíz; que cumplen la función sagrada de bufones reales. Un bufón real es una persona despreciable que está protegida por el rey, de modo que es el único que puede decir las verdades a los poderosos (incluido el rey) sin graves consecuencias”
          Imagino que la fución sagrada de bufones nacionalistas en Cataluña la tendra el ¿despreciable? Toni Soler y los humoristas del programa Polonia de Tv3. Bromas y sketches con los Pujol y los agentes secesionistas, las justas. Pero claro, hacen bien en no arriesgar demasiado y no morder la mano que les ha dado de comer. Fíjese que hoy he visto un video patético y lamentable de este “faraón” que es Toni Soler, solidarizándose con Dani Mateo por sonarse los mocos en la bandera española. Y lo ha hecho, no con una estelada, por supuesto, que eso para los indepes es sagrado, ni siquiera con una senyera como Dios manda, porque según él era demasiado grande y la tela irritaba la nariz. Otro momento cumbre ha sido negarse a meter en la urna ese pañuelo de papel usado, pintado de senyera. Así que, mucha solidaridad con Dani Mateo pero no ha tenido webs de hacerlo con la estelada.
          Un saludo español,

  11. Estamos en un punto de no retorno Sr Benegas.
    Llevamos décadas de ultraje a España , nadie hizo nada por pararlo, mucho menos intentar hacer reformas profundas en uno de los textos jurídicos más importantes en una Nación, la Constitución. La nuestra hace aguas por todas partes, pero no ahora , nació con agujeros por todos los lados y nadie durante estos 40 años se planteó esa modificación.
    Hoy, no tenemos un texto jurídico que nos una, todo lo contrario incentiva la separación, las diferencias y las dudas interpretativas en muchos de sus Títulos y artículos.
    Hoy, todo el mundo levanta el grito en el cielo por el acto de Dani Mateo ante la bandera española, me parece denigrante sin duda, pero me parece igual de denigrante las pitadas al himno nacional y llevamos décadas aguantándolas pero no he visto yo que se hayan cancelado ninguno de los actos donde eso ocurre. Todo lo contrario, se aguantan las pitadas estoicamente y después empieza el juego, los vítores, los aplausos y la entrega de copas.
    E igualmente, me denigra la plataforma Tabarnia, otro cómico que personalmente creo que ultraja el sentimiento de una CCAA queriendo hacer otra. Sí, muchos aplauden esa iniciativa, a mi desde el primer momento me parece humillante. ¿Cataluña es de España o no es de España? Para mí, lo es, toda ella, junta y no divida, por lo tanto cualquier asociación, grupo o iniciativa que vaya contra eso me parece un mero ultraje y no merece, por mi parte, ni el mínimo respeto, ni aplauso.
    Con determinadas cosas, bromas las justas que con el tiempo se convierten en hechos diferenciales y pararlos se vuelve imposible.

    Todo se ha prostituido, no hay respeto a los símbolos, pero es que no hay respeto a nada, aquí se queman banderas, se suenan los mocos con ellas, se pita el himno, se asaltan capillas, se crean plataformas de división, y se hace lo que a cada uno le viene en la real gana, pero no de ahora, el proceso de autodestrucción lleva tiempo sembrándose. Nadie lo ha parado, ni a nadie le ha interesado.

    Hoy por hoy, no tengo ni idea cual es la solución y francamente tampoco sé si la hay.

    • Emme: parece que no entiendes el mensaje de Tabarnia.
      No va contra Cataluña, ni contra España ni ninguna comunidad autónoma. Es una respuesta contra la estupidez de unos políticos, tanto nacionales, como catalanufos, que se creen que hay españoles que tienen derecho a todo y dos huevos duros.
      Procura que no pase en Galicia lo de Cataluña, no vaya a ser que te veamos promocionando “Galacia”
      Saludos disidentes.

      • Simplemente no me gusta como no me gustaba hace 20 años o más las risa que algunos hacían sobre las primeras muestras del llamado procés.
        No me gustaban los primeros comentarios en foros del Madrit nos roba.
        No me gustaban las cesiones sin darle importancia a lo que se estaba cociendo.

        Pues tampoco me gusta el mensaje de Tabarnia aunque sea cómico. Para mí no lo es.

        Todos los mensajes e ideologías empiezan en plan cómico, no pasa nada, es de risas , de mentirijillas, pero al final, poco a poco, entran en la mente de la gente y muchos si se están tomando Tabarnia en serio. De hecho la propia plataforma ya ha avisado de que no es una broma.

        Hay cosas que hay que cortar de raíz. A la primera pitada al himno en un partido de fútbol se tomasen medidas ya vería como otro gallo cantaría. Ahora complejo pararlo.
        Mera opinión.

        Saludos

        • Creo que está muy equivocada Silvia con esa apreciación , además de parecerme de mal gusto.

          ¿los ciudadanos, residentes en la supuesta Tabarnia son los únicos que no son simpatizantes de la llamada Tractoria?, ¿en Tabarnia no hay voto independentista? ,apañados vamos señora si piensa así. ¿los escaños, no independentistas, de las distintas provincias y pueblos de Cataluña, no incluidos en el territorio que abarcaría la supuesta Tabarnia no merecen ningún respeto o también los catalogamos como simpatizantes de Tractoria por vivir en territorio que prima el voto independentista ?
          Sinceramente, esa gente me parece digna de admirar, son héroes y nadie, ni de risa se han de olvidar de ella y mucho menos ninguno de nosotros.
          Yo le aseguro que no . Usted no sé. Por su contestación a mi opinión da la sensación que para usted esa gente no existe.

          No Silvia, lejos de olvidarme de ellos y permitir que cómicamente algunos pidan la creación de una nueva CCAA.

          Ellos proponen, y repito como dije en otro comentario, han avisado que no van de broma, una nueva CCAA,que abarca unas 10 comarcas . Yo no quiero una nueva CCAA , me parece que tenemos de sobra y de entrada por mí que desaparezcan todas y lo que menos se me ocurre es reírle las gracias a un cómico, se suene con la bandera o se invente una, para un nuevo territorio, olvidándose de personas que no tienen fácil en este momento, vivir donde viven.

          • “No es que Emme no entienda el mensaje de Tabarnia, Mesnadero, solo que lo entiende igual que los habitantes y simpatizantes de Tractoria”
            Ante su malestar por la “amenaza” que supone una “nueva CC.AA” y su profunda preocupación por los habitantes independentistas de una hipotética Tabarnia, dejo la misma respuesta inicial, porque solo los secesionistas o simpatizantes con su causa podrían “ofenderse” con el humor y las parodias de Tabarnia, que como usted bien sabe, solo es el espejo en el que pueden mirarse los artífices del procés en su “républica de Barataria”.
            Como usted comprenderá, señora mía, después de tantos años de mordaza nacionalista y de marginación social por parte del nacionalismo todopoderoso y excluyente, de alguna forma tenía que defenderse buena parte de la sociedad catalana no independentista. Y en el humor de Tabarnia ha encontrado la mejor válvula de escape. Pero como le decía al principio, entiendo que a usted le haga poca gracia y perciba el “ideario” de Tabarnia como una “amenaza” para los intereses secesionistas. Si le digo la verdad, sus intervenciones en este foro, atendiendo a su manera peculiar de expresarse y a su estilo, siempre me recordaron a las de una comentarista habitual del foro “Caffé Regio”, un apéndice de otro medio en el que yo solía intervenir. Todavía recuerdo las broncas que tenía y los matones que se me echaban encima cuando osaba atacar los postulados secesionistas o salir en defensa de Boadella y de Félix de Azúa. Lo cierto es que en ese espacio virtual predominaba el mismo amiguismo y coleguismo que en este foro, aunque no tenían tanto problema en salir del armario.
            En fin, a riesgo de que me tilde de paranóica, no me haga mucho caso, ya le digo que debe ser una coincidencia o a lo mejor es que tiene usted un alma gemela en la red, aparte que he tenido de comprobar en no pocas ocasiones que el mundo virtual acaba siendo un pañuelo.
            Saludos taberneses,

          • No, no la voy a tildar de paranoica Silvia. Ni mucho menos. No tengo ningún motivo para hacerlo.
            Sé perfectamente como va el mundo virtual, pero si por favor le rogaría que intente no calificarme de algo que estoy bastante lejos de ello, cada uno tenemos nuestro punto de vista, será que a mi los cómicos pocos me hacen gracia y si le sirve de consuelo, no sé de la existencia de ese foro, así que tenga por seguro que no soy quien puede suponer.
            Más le digo únicamente participo aquí y en VP, hace muchos años que he dejado de participar en medios digitales. Simplemente no tengo tiempo para más.

            Saludos españoles.

  12. No hay que aceptar bajo ningún concepto que se nos impongan retóricas de combate por parte de nadie. Si mi texto es mal recibido, lo será por quienes prefieren embestir antes que pensar, hábito que ya es demasiado tarde desarraigar en quienes saben cómo y por qué hemos llegado hasta aquí dando tumbos y haciendo eses en tan errático recorrido como ha sido el de estos cuarenta años desaprovechados en todos los aspectos, salvo en uno, obvio es decirlo.

    No se puede negar que la escena política española se vuelve cada vez más interesante, incluso intrigante, en el sentido de un culebrón sudamericano, no desde luego en el sentido de la calidad interpretativa de los actores, la consistencia del argumento o la veracidad y profundidad psicológica de los diálogos. Nadie puede concebir lo que el vacío puede crear, lo que la nada puede expeler de sí misma, lo que la cloaca existencial puede hacer emerger.

    Así que hemos llegado justo a donde había que conducir a la grey, ahora travestida de soldadesca que lanza “Vivas” al Rey. Tocan a rebato las campanas y el cornetín del ordenanza llama a formar filas, paralíticos granaderos de la Constitución bajo la enseña ultrajada desfilan en formación cerrada hacia ninguna parte. Y todo está listo para partir al campo de batalla, encabalgados en el camello de tres jorobas (Casado, Rivera y Abascal, nuevos Reyes Magos para cumplir las fantasías infantiles de una derecha sociológica que no pide más y todavía les sigue escribiendo cartas…ya talludita), gran arma de combate y novedoso artificio para una épica lucha.

    Hay “operaciones secretas” en marcha. Hay “subversión” desarrollándose ante nuestras narices. Hay “tentativas” de cambiar el “orden constitucional”. Hay “amenazas” contra la Monarquía. Hay “chantajes” dirigidos a “sabotear” la impoluta “Justicia”. Hay “conspiraciones” para desestabilizar el bien ordenado sistema institucional.

    Por supuesto, nada de esto ocurría cuando “”gobernaba”” con mano férrea y sabiduría innata el anterior Jefe del Ejecutivo hace seis meses, ni el anterior del anterior hace diez años, ni el anterior del anterior del anterior hace quince o dieciséis años ni… y así en un “regressus” al punto de origen, ese abulense traficante de pesadillas, “Requiescat in pace”, nuestro verdadero Doctor Moreau, coadjutor de la paradisíaca isla, pese a su conocida insapiencia: a todos no es dado crear “monstruos de la naturaleza” y esperar que no te coman las vísceras tarde o temprano.

    Por supuesto, todo esto es nuevo, asombrosamente nuevo. Los “subversivos” no son criaturas, hijos, productos, experimentos, excrecencias, vomitonas, retortas y retortijones del Régimen, son, por supuesto, sus “verdaderos” antagonistas, sus “malvados” profanadores, sus “blasfemos herejes”, sus “bad boys” de lujo, sus “guest stars” a sueldo, sus quebrantahuesos, sus buitres…, no, por supuesto, sus mantenidos funcionarialmente y sus mimados “hijos pródigos”.

    Qué mal debe estar todo cuando el único recurso que les queda a los aduladores del vacío, también el de poder, legitimidad y legalidad, consiste en apelar a la defensa del “Orden Constitucional”, cuando éste precisamente es la causa de todo lo que de él emerge a la superficie en corrupta componenda de personajillos patibularios.

    Si hubierais comprendido que allí donde no hay libertad política, todo es posible. Si hubierais entendido que allí donde la mentira institucional se impone como norma legal, hábito perceptivo y principio moral, se engendran monstruos. Si hubierais discernido que lo real, no por ser serlo, es racional… y mucho menos merece respetarse incondicionalmente.

    Pero había que “jugar el juego” para mantener los privilegios de clase y la conciencia tranquila, porque el crecimiento económico y el bienestar y la integración europea y la ya por entonces vieja Modernidad eran lo primero y cada español tenía derecho a pensar en sí mismo y en su pequeño mundo privado, pues el nuevo rico que hereda una fortuna sin mérito personal ante todo se desprecia a sí mismo por ser lo que fue antes de haber llegado a ser exactamente eso que ahora es: un pobretón de alpargatas rotas, un individuo desnacionalizado, un paria en su propio país, un meteco sin libertad política, pero con unas ganas tremendas de “participar” en los juegos sucios del poder que lo han reducido a tal condición con su aquiescencia y beneplácito de hombre sin carácter y sin pasiones nobles.

    Lo único verdadero que he leído o escuchado durante este último año crítico para la reproducción del Régimen (pues nada más que esto está en juego aquí y ahora) ha sido la máxima definitiva de un viejo poco antes de morir, el único que supo concebir el origen de la catástrofe del último periodo de la Historia española, siempre malhadada por causa de la misma omisión: “No quisisteis la ruptura democrática, pues tendréis que ver la ruptura de vuestra Nación”. La cobardía y la falta de coraje nunca son perdonables, ni siquiera en nuestros padres.

    Es concebible que quienes han creado un Estado faccionario y fraccionario se vean obligados también, para conservar su poder y riqueza mal adquirida, a llevar a cabo una estrategia de faccionalización de la propia sociedad civil, a fin de que el concepto de Nación política se convierta en el último resorte “pasional” que estimule la formación de un campo de batalla virtual para la “wargame” de la polarización, renovable a plazos, de que tan buenos resultados se obtienen para hacer “participar” a la gente en los plebiscitos exhibicionistas de los sórdidos sujetos autocooptados.

    Lo que da idea del grado de degeneración a que hemos llegado, degeneración que es en realidad una anomalía convertida en forma de gobierno para exquisito bienestar injustificable de una minoría y forma de vida indolora e insustancial para una mayoría. Si a eso queréis llamarlo “Orden Constitucional”, de acuerdo. Pero entonces con la persuasión de una mentira se obvia la violencia latente que deriva de la impostura. Y en política la impostura de una “pia fraus” acaba siempre en violencia verdadera.

    El problema para esta España carente de profundidad humana e intelectual se vislumbra en que esta violencia posible y virtual nunca será políticamente “fundadora” de nada, porque deriva necesariamente de una falsedad que la precede y desencadena y porque esta otra violencia reactiva y disolvente prolonga, como quiera que pueda especificarse en el porvenir.

    Por lo demás, no cabe sino felicitar a los diseñadores de la campaña de “agresión al Orden Constitucional” mediante estas demostraciones de “violencia simbólica” precursora y dado que, con toda certeza, son los mismos que patrocinan dentro de ciertos servicios especiales del Estado a ciertos partidos nuevos (de todo signo, color y pelaje: ya se sabe lo del gato y el ratón de Felipe González, aquí en el sentido leibholziano de integración de masas en el Estado faccionario por reflejo de identificación*), me ahorro la doble o triple felicitación y me dirijo a la afición en general.

    Por cierto, polemizar sobre el concepto de Nación política (que nada tiene que ver con “este Orden Constitucional”, su más eficaz y destructivo neutralizador) es el peor desprecio que se le puede arrojar a la cara a una “ciudadanía” cualquiera y esto no es obra solitaria y perversa de una facción “subversiva” del Estado de Partidos sino estrategia global última de supervivencia de un Régimen de poder, exhausto y deslegitimado, que busca desesperadamente un recambio a sí mismo dentro de sí mismo… y la “derecha” corre a morder, una vez más, el dulce anzuelo de la diosa Discordia: estéril principio de autoconservación.

    Por una vez, lo escribiré bien claro: una Constitución y un orden constitucional que no son engendrados por y para una Nación política bajo condiciones de una verdadera libertad constituyente no es una Constitución y un orden constitucional que merezcan la pena defenderse ni respetarse, porque sólo llevan en su seno el despotismo de las normas arbitrarias, la tiranía de los peores y una dulcísima opresión para una mayoría ignara y embrutecida, y justo eso es lo que finalmente ha mostrado al desnudo la tentativa de secesión catalana y el irresoluble problema que ahora se le plantea al Régimen del 78: no puede reprimir de verdad lo que realmente constituye su ser propio, su esencia, que es el Título VIII de esa maldita Constitución oligárquica y aquello que a partir de él se ha desplegado monstruosamente y ahora vemos en acción.

    Inconfesable, pero debe afirmarse: es preferible ser un apátrida antes que súbdito de una Estado que rige una Nación incapaz de concebir y poner en práctica el modo singular y propio de su libertad política y que además ni siquiera sabe defenderse de sus enemigos interiores y exteriores.

    * “La voluntad de la mayoría de partidos se identifica con la voluntad general del pueblo sin mezcla de elementos de representación. Esta es la doctrina oficial constitucionaria de la integración del pueblo en las repúblicas europeas. Todos los crímenes y corrupciones de los partidos estatales son pues crímenes y corrupciones del pueblo que los vota. No porque éste se considere representado por ellos, sino porque tiene el sentimiento identitario de identificarse con ellos.” (Gerhard Leibholz)

    • “Inconfesable, pero debe afirmarse: es preferible ser un apátrida antes que súbdito de una Estado que rige una Nación incapaz de concebir y poner en práctica el modo singular y propio de su libertad política y que además ni siquiera sabe defenderse de sus enemigos interiores y exteriores”

      Ese es más o menos el planteamiento de los secesionistas catalanes y vascos, de los antisitema y de toda la izquierda reaccionaria que les anima, les protege y les jalea, como si el hecho de comportarse como “apátridas” les diera la condición de verdaderos “reyes” en sus “naciones” y “países” pequeños. Lo curioso en este asunto es la entrega y sumisión a esa “libertad política” conferida por sus “reyes” y también la condición de “súbdita” que adquiera esa izquierda reaccionaria cuando se pliega a sus deseos y les anima, les protege y les jalea como si no hubiera mañana. Yo creo que si esos apátridas consentidos, que no admiten un NO por respuesta, llegaran a pedirles que les comieran los mocos, se los comían a gusto. Y en libertad.

    • “” Hay “operaciones secretas” en marcha. Hay “subversión” desarrollándose ante nuestras narices. Hay “tentativas” de cambiar el “orden constitucional”. Hay “amenazas” contra la Monarquía. Hay “chantajes” dirigidos a “sabotear” la impoluta “Justicia”. Hay “conspiraciones” para desestabilizar el bien ordenado sistema institucional.””

      Esto es lo nuevo, como dice, nuevas estrategias del sistema para mantenerse.

      “Si hubierais comprendido que allí donde no hay libertad política, todo es posible.”

      Esta es la clave. Hay que empollar: el que no sabe es como el que no ve. Chapó por el comentario

  13. La historia del mundo no se puede entender sin la historia de España (pocos países pueden decir otro tanto).

    El socialismo lleva todo el siglo XX queriendo convertir a España en lo que con los años fue la antigua Yugoslavia. Y cada día está más cerca de conseguirlo (por supuesto, con la connivencia de las distintas oposiciones parlamentarias hasta el momento). No será por falta de adoctrinamiento socialista en esa linea.

    Pero el problema no acaba ahí, al fin y al cabo los países aparecen y desaparecen, el problema es cómo desaparecen. Y la desaparición de España el socialismo la quiere hacer desde la destrución de la LEY y por tanto, a través de la violencia y la instauración del poder por el poder. Es decir, de la barbarie y por tanto, de la destrucción de las instituciones sociales evolutivas conformadoras de dicha civilización (la ley, pero tambien la familia, el lenguaje, las libertades económicas, las democracias con separacion de poderes, etc.).

    La historia de los socialismos, muy en concreto de los españoles, es la historia permanente de involutivos golpes de estado, bien sea para destruir monarquias, repúblicas, constituciones o democracias. Es el ADN de una teoria política que comienza con la destrucción de los símbolos, y via dictaduras, acaba con la destrucción de los paìses, las sociedades y los individuos (Venezuela es el último caso). Y siempre prometiéndónos paraisos en la tierra….llenos de pobreza, emigarciones masivas y genocidios. Y todo ello bajo esa eterna habilidad que por más fracasos que obtengan, siempre hay gente dispuesta a “blanquear” su historia de crímenes.

    Desgraciadamente la destrucción de las democracias liberales por los socialismos “democráticos” ya sabemos como es su itinerario golpista. Comienzan con la corrupción interna de los partidos políticos décadas antes. Para tapar dichas corrupciones utilizan la ingeniería jurídica haciéndose con el control del poder judicial incorporando en el mismo a representantes de loa partidos políticos. En paralelo hacen del poder legislativo (parlamentos) ese entorno de “teatros” de gobiernos y oposiciones para la galería, que les permite legislar en función de sus intereses de partido. Y todo ello al margen y sin control alguno de los votantes. Esta es la realidad política en España y en toda la socialdemocracia europea. Hace falta ser muy iluso para no ser consciente de lo que se nos avecina con las sociales-democracias europeas.

    …..y la destrucción y estigmatización de los símbolos son siempre el primer paso.

      • Creo que fue Bismarck (Si no fue él, disculpas) quien afirmó que España era el país más fuerte del mundo, porque siempre quiere destruirse desde dentro, pero encuentra la forma de seguir adelante.

        Una cosa es lo que unos cuantos quieran, otra lo que piensen que van a conseguir, y otra lo que consigan en realidad. Les guste o no a muchos, internet es un mundo donde se puede hacer ruido, pero al final resulta que hay muchos más “cuñados” y “fachas” de los que ellos piensan, y que no siguen Twitter para necesitar formarse una opinión.

        Saludos.

      • La bandera de España ondea en nuestra terraza desde septiembre de 2018. Es verdad que, hasta antes del verano, había más por mi zona. Crece el desánimo. Nosotros mantenemos la bandera de España como expresión de la unidad de nuestro país, de que existe ese sentimiento de unidad entre la población, a pesar de todas las trapacerias que hemos venido soportando.

  14. Lo resumiría más breve hay una serie de tipejos a los que no se puede llamar payasos para no ofender al gremio que buscan su minuto de gloria atacando sentimientos aceptados y queridos por muchos españoles, entre lo que me incluyo, pero que esos desgraciados cobardes no se atreverán hacer los propio contra el Islam por ejemplo, o contra la LGTB.
    Mio repudio absoluto a esos miserables.

  15. “…no se pretende simplemente hacer escarnio de un sentimiento, sino que se persigue deslegitimar la autoridad de la sociedad que se reconoce en esa bandera.”

    Desgraciadamemte este es el fondo del asunto. Los individuos y los grupos, bastante heterogéneos por cierto, que se reconocen en la bandera de España son denigrados, humillados… son el objeto público de estas manifestaciones de hostilidad, como preparativo de otras agresiones físicas. De hecho, hace no mucho asesinaron a un motero de Zaragoza por llevar una bandera de España.
    Ninguna broma.
    Hay que organizar la defensa.

  16. Hace unos años en un programa de Tele-5, presentado por un tal Jordi González, no recuerdo exactamente lo que fue. Pero mucha gente se sintió ofendida. Se organizó una campaña y se recogieron firmas, donde se le decía a los anunciantes, que retiraran la publicidad del programa. Fue un éxito y Tele-5 hubo de suprimir el programa. Hay una campaña de recogida de firmas en la web de “Españoles de a pie”. Donde pueden firmar una solicitud a los anunciantes de boicotear sus productos, si no retiran la publicidad. Hasta ahora parece que dos empresas han retirado su publicidad. Es una organización catalana, que combate el independentismo. De vez en cuado, cuando puedo, les dono una modesta cantidad. Me gustaría ser millonario. Pero soy jubilado y llego justo a fin de mes.
    Se necesita que todos los que puedan firmen la solicitud. En USA la FCC, ya hubiera retirado la licencia de emisión a la emisora (En USA la televisión emite localmente). Pero aquí no tenemos una organismo técnico, con reglas establecidas y claras, como la FCC de USA, que las emisoras deban cumplir.

    https://espanolesdeapie.es/campa%C3%B1as/pide-a-los-anunciantes-de-el-intermedio-que-retiren-su-publicidad/

  17. Bueno, si el sketch perseguía generar un efecto más profundo, a saber, deslegitimar un símbolo cuyo verdad es lo legal tendría que decirnos a como está el kilo de guantás o soplamocos* a los que se los suenan con la Unión Jack, la del Ordem y Progreso, la “Stars and Stripes” o la de la francesa de Marianne pintada por Eugenio Delacroix.

    Vd. Benegas que es un hombre viajado y leído, por lo que atentamente lo escucho en el programa de la radio de Del Pino debería haber comenzado por decirnos cómo está el mercado por otros países.

    *DRAE: soplamocos
    1. m. coloq. Golpe que se da a alguien en la cara, especialmente en las narices.

    • Va por barrios.
      En Alemania y Francia esta penado con multas. En otros sitios como los USA siguen sin ponerse de acuerdo.
      Pero ese no es el problema.
      La vexilología que estudia las banderas, es una parte de la semiótica (los simbolos)
      Los simbolos son elementos agregadores de individuos con enorme fuerza.
      Una bandera tiene fuerza en tanto que significa algo y tiene a alguien detras.
      La bandera tricolor francesa significa los valores de la república creada a partir de la revolucion y tiene detras a la nacion francesa. La Union Jack viene de la unificacion de varias banderas (luego clonada con otros colores en la ikurriña).
      Los borbones cambiaron la cruz de san andres roja sobre fondo blanco (todavía se usa en algunas unidades militares) por la bicolor rojigualda con el pretexto de la visibilidad en la marina….justo cuando España empezaba a perder peso en el mar. Los republicanos del 36 añadieron el pendon de Castilla morado a una de las franjas.
      Sobre la senyera (que lo es de aragón tambien) se cuentan leyendas de cuatro dedos ensangrentados de Wifredo….sobre un fondo de oro.
      Una bandera se hacia seria en combate haciendose respetar. La bandera marca los frentes, las lineas de los que estan dispuestos a morir por ella y lo que tiene detras. Lo demás son banderines ahora elevados al altar de la farsa.
      POr ello, el soplamocos del titiritero es anacrónico. De hecho se limpia los mocos con la memoria de los muertos y de las organizaciones políticas de España y no se ha enterado. En el fondo él se cree que la rojigualda es en realidad la bandera de los fachas (viene de los fachas borbonicos del XVIII) , mensaje ampoliamente robustecido por una izquierda perdedora que nunca se atrevió con el dictador vivo y ahora pretende ganar una falsa batalla con una falsa bandera.
      Guerra sucia para cambiar el régimen en el fondo de todo, donde sorprende la elástica concepción de las afrentas a los simbolos españoles constitucionales y el sobrio respeto a banderines como la estelada. Sera que con las cosas de comer no se juega.
      Es mucho más fácil someter a un grupo sin simbolos de cohesion que otro con instituciones y sus respectivos simbolos.
      Aunque la fiesta nacional no nos haga levantar (Brassens dixit) eso sería en realidad aplicable a todas las fiestas nacionales y no sólo a las de los de enfrente.
      A ver quien es humorista guapo que se limpia lo que sea con una estelada o la bandera del ISIS en la televisión.
      Evidentemente nadie porque se le acaba el momio. Ipso facto.

      • “A ver quien es humorista guapo que se limpia lo que sea con una estelada o la bandera del ISIS en la televisión”
        Querido Talleyrand, eso ni siquiera se ha pasado por la imaginación de los guionistas que escriben y preparan los sketches o por la imaginación de fantasmas irreverentes del tipo Willy Toledo que van por libre. Vaya que, pueden ser más o menos penosos, graciosos o atrevidos en sus ocurrencias pero saben perfectamente dónde está su límite y no son gilipollas.