Uno de los efectos de la democratización política ha sido el que, de modo genérico, mucha gente vea al Estado como una bendición, como una institución bienhechora, y haya tendido a olvidar que los poderes públicos están en manos de personas y partidos que no necesitan ser particularmente altruistas. Lo curioso es que al tiempo que la percepción social de los políticos suele ser negativa (“van a lo suyo”, “son todos iguales”), muchos ciudadanos mantienen una fe sobrenatural en los poderes públicos y esperan que hagan lo necesario para que ellos puedan ser felices. Se olvidan, por tanto, de su responsabilidad, y se abandonan a la eficacia de nuevas leyes, nuevas políticas públicas, nuevas intervenciones milagrosas.

Publicidad

El mayor peligro de las políticas globalistas consiste en que los ciudadanos lleguen a convencerse no ya de que los Estados son bienhechores y filantrópicos, sino de que ahora empieza a existir una suerte de conciencia cósmica que se dice preside la actuación de las organizaciones mundialistas y cuyas grandes líneas de desarrollo están en manos de poderes sin especial legitimidad y que a nadie tienen que rendir cuentas.

Se consuma una coalición peligrosa en extremo para la libertad personal, el ir a pachas entre los que poseen los sistemas tecnológicos y los que pretenden definir la ética universal para que se persigan, con moral de rebaño, los fines indiscutibles que ellos formulan

Una de las necesidades más urgentes de ahora mismo es que aparezcan formas efectivas de controlar las agendas de esos poderes, la ONU, la OMS, el G7 y muchos más, porque pretenden convertirse en Vaticanos de la nueva religión universal, en la cátedra de ética indiscutible, lo que, para empezar, supone que nadie se atreva a poner en cuestión nada de lo que se ofrezca como artículo esencial de los nuevos dogmas y juicios que propagan. Incluso el diario El País se ha visto en la necesidad de informar de la heroica y ejemplar actuación de Drastic un grupo de ciudadanos de diversos lugares que han logrado mostrar la inconsistencia y las fallas de algunas explicaciones sobre el origen de la Covid19 que la OMS ha tenido interés en admitir sin la suficiente carga de prueba y, por descontado, sin la menor transparencia. El trabajo de Drastic ha conseguido poner patas arriba la validez de muchas investigaciones manipuladas e interesadas que se nos han querido colocar. Como dice Asís de Ribera, el único español en ese meritísimo grupo, han hecho investigaciones que debieran haber hecho los espías… pero cabe suponer no las han hecho porque nadie pone en duda la ética y la probidad de esta clase de nuevos superpoderes amparados en la suma credulidad del público hacia quienes proclaman las más estupendas y consoladoras nuevas.

Una nueva alianza de superpoderes se ha logrado establecer cuando las grandes empresas tecnológicas que controlan los sistemas de transmisión de datos y las comunicaciones han optado por adherirse a esas nuevas formas de fe y reforzarse con ellas. Se consuma así una coalición peligrosa en extremo para la libertad personal, el ir a pachas entre los que poseen los sistemas tecnológicos y los que pretenden definir la ética universal para que se persigan, con moral de rebaño, los fines indiscutibles que ellos formulan. A esa alianza se han unido unas cuantas grandes empresas espabiladas que viven de presentarse como desinteresados misioneros y adalides de la nueva moralidad mundialista, claro es que sin dejar de llenarse los bolsillos.

En una reciente entrevista en El Mundo, Douglas Rushkoff ha dicho a propósito del dueño de Facebook que “Zuckerberg modela su vida como si fuera un césar […] hasta visitó Roma en su luna de miel para seguir los pasos de su admirado Augusto…”, y es que estos líderes globalistas tienen la decidida determinación de gobernar el mundo, sin que nadie les moleste, por supuesto que para nuestro bien, si se les pregunta a ellos.

El principal problema que han tenido los poderosos a lo largo de los siglos ha sido la dificultad de controlar la conciencia y el deseo de libertad de sus sometidos. Al instaurarse las democracias modernas pudo parecer que los poderes representativos jamás volverían a atentar contra los derechos y los intereses de los ciudadanos, y esa confianza ha ido minando la sospecha hacia los poderes públicos y, con ello, la efectividad de los controles. El problema se agudiza cuando el poder se convierte en global, se alía con poderes tecnológicos y encuentra un género de ideologías y doctrinas que el público tiende a aceptar con entusiasmo porque se presentan como el bien sin mezcla alguna de maldad. Cuando eso se produce, el poder globalista se siente libre de cualquier control y empieza a considerar las críticas que pueda recibir como paparruchas, que es lo que les decía el Lenin triunfante a los camaradas ingenuos que le reprochaban que se estuviese fusilando a mucha gente cuando los bolcheviques siempre habían sido contrarios a la pena de muerte.

El poder siempre ha pretendido no solo la legitimidad sino la ausencia de contrarios, la sumisión, el abandono de cualquier actitud crítica por parte de los ciudadanos. Para eso se ha valido siempre de la opacidad, la mentira y la manipulación que se han hecho tolerables y admisibles en función de la credulidad ciudadana. Ahora, ese fenómeno se está produciendo a escala universal, unos pocos pretenden tomar las decisiones al margen del barullo en que se mueve la grey ignorante y malvada de los librepensadores. Por eso se proponen cerrar con siete cerrojos las ventanas de oportunidad que todavía podrían permitir la sospecha, la duda o la herejía.

En China ya se ha hecho y muchos dicen creer que aquello funciona bastante bien, pero ningún homosexual puede asomarse a las televisiones, más o menos como aquí, y no hay esquina de ese mundo en la que no haya al menos cuatro cámaras. Allí la verdad es comunista, una verdad que siempre ha sido reacia a cualquier disputa sobre su validez, pero en el resto del mundo empiezan a aparecer signos inquietantes de que se desea el control total de las conductas. Pero no son solo signos, hay algo más como, sin duda, lo es la pretensión de suprimir el dinero de mano, y está muy avanzada la nueva dogmática que aparecerá bendecida por su origen izquierdista, igualador e hiperinclusivo, por su amor y veneración a la Naturaleza, y adornada con todas las joyas previsibles. Ya lo dijo el Gran Inquisidor de Dostoyevski, os haré mis esclavos, pero seréis felices. En eso están, y van ganando, pero todavía no han triunfado de manera irreversible.

Foto: Anthony Quintano.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

Artículo anteriorEl verdadero plan para el control total
Artículo siguienteLa Ley trans: una grosera imposición de la mentira
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

10 COMENTARIOS

  1. Repito:

    «Parece que nadie se ha parado a pensar que el golpe de estado de 2017 no era más que una «revolución de colores» globalista para modificar la constitución a gusto de la agenda 20-30, debilitar el estado nación fomentando los inframundos regionales llamados cacicatos diferenciados. Le salió mal lo de las banderas a Soraya, al bolso, Junqueras y al Funcionario Ebriomoribundo…’

    A todas luces está quedando claro que Sánchez se está limitando a culminar el golpe de estado fallido de 2017 que no pudo consumar con la reforma.constiricoonal acordada a pachas con el PP del BolsoWoman.

    El régimen autonómico español llevado al extremo de las tribus indígenas vascas, catalanas, gallegas, andaluzas, valencianas, baleares etc es el ideal de la agenda 20-30.

    • Es posible, pero no es necesario una revolución de colores para destruir a España como Nación soberana e independiente. Para nuestra desgracia somos el laboratorio perfecto para la imposición de la ideología destructiva globalista, y lo éramos antes de 2017. No hay en todo el mundo legislación tan «avanzada» al gusto del globalismo como la que hay en España, tenemos aborto y eutanasia, género por todos lados, legislación de violencia de género, «matrimonio» homosexual, memoria histórica, por no hablar de nuestra sumisión absoluta al capitalismo financiero internacional mediante nuestro endeudamiento perpetuo….¿para que iban a querer una revolución de colores? Además el efecto inmediato del golpe del 17 fue la irrupción con fuerza del populismo antiglobalista en España…sin Vox, hoy este artículo no tendría sentido, pues es quien ha puesto sobre el tapete la gran cuestión de nuestro tiempo: el globalismo dictatorial y antidemocrático

  2. Dicen hoy los periódicos que Pedro «el Avanzadillo» ha presentado una propuesta para la creación de una moneda digital, no dicen si con la seguridad del SEPE o de la Agencia Tributaria, tampoco dicen donde obtendrá la energía necesaria… Más de un país ya ha dado marcha atrás al ver el caos que puede producir un «jaleo de red» un corte de energía o simplemente una broma alienígena, por no decir el ansia viva de un dictador con posibles.

    Sánchez tenía un plan, Rivera como el pastor Pedrito avisó pero nadie le hizo caso, más que nada porque Ciudadanos tenía el nivel intelectual de sus votantes: «el que bueno soy y que democrático»

    La política mundial es como un libro abierto, la nacional como la cartilla «Rubio».

    Si algo me llama la atención es la ingenuidad política y económica de los españoles, el servilismo ignorante periodístico y la traba ideológica de los llamados «españoles pensantes» antiguamente intelectuales, ya extinguidos por inanición de ideas propias.

    No tengo nada que objetar al artículo de Quirós, al contrario, me parece un excelente resumen de la situación, pero hace tres años hubiera sido oportuno, ahora ya es cosa pasada.

    Yo lo único que puedo hacer es dar las gracias a los listos globalistas y serviles políticos españoles por hacerme rico sin el mínimo esfuerzo, gracias Sánchez, gracias Montero, gracias Bill Gates, gracias Soros, gracias a todos por ser tan ingenuos y mostrarme vuestras cartas.

    Ya he contado aquí la impotencia sufrida por mi parte cuando a mediados de 2005 intentaba avisar a conocidos, amigos y familiares de la crisis hipotecaria sin lograr que me concedieran credibilidad alguna, entre los advertidos había constructores y asesores financieros, lo juro.

    Exactamente lo mismo me sucedió en 2018 explicando paso a paso lo que haría Sánchez, algo obvio, el plan que le reprochaba Rivera era el mismo que el de Ciudadanos, el de Casado o Feijoó, simplemente el de la agenda globalista.

    Parece que nadie se ha parado a pensar que el golpe de estado de 2017 no era más que una «revolución de colores» globalista para modificar la constitución a gusto de la agenda 20-30, debilitar el estado nación fomentando los inframundos regionales llamados cacicatos diferenciados. Le salió mal lo de las banderas a Soraya, al bolso, Junqueras y al Funcionario Ebriomoribundo…

    Seguro que a esta alturas ningún avezado intelectual patrio se ha parado a pensar que la reforma del delito de sedición facilitaría la revoluciones de colores incluso en Ceuta y Melilla. No cabe un tonto más en el periodismo patrio.

    Y como todo está documentado en mis comentarios «Disidentia» puedo presumir de ser más avanzado que Pedro «el Avanzadillo»

    Aunque en agosto de 2018 mis amigos no hicieran caso a mis advertencias sobre el plan de Sánchez yo vendí todas mis propiedades y negocios y compré oro. Sólo con eso y sin hacer nada he duplicado mi capital. No compre Bitcoin por ser vulnerables a diferentes ataques físicos que no informáticos y por conocer la campaña de desprestigio que vendría por parte de especuladores y bancos centrales, así aha sido.

    La última buena noticia de hace unos días es que el cargamento de madera que tenía almacenado desde hace diez años y que compré por aprovechar el cambio de moneda favorable, tras el Covid ha multiplicado su valor por diez, le acabo de regalar el cargamento a una empresa maderera sueca, ¡Toma Montero¡!

    ¿Os acordáis cuando le hice OFF? Hace ya dos años,
    Os acordáis cuando dije que el plan de Sánchez era quebrar la nación, hace ya casi tres años, pues ya la ha quebrado.
    Os acordáis lo que dije de Ciudadanos, pues ya ha pasado,

    De Casado no voy a decir nada porque en el fondo todos sabéis que es igual que Sánchez y hará lo mismo que Rajoy, más globalismo en vena. Se qué os cuesta aceptarlo, pero no seáis tan tontos como el votante socialista o podemita al que le dicen que le bajarán la luz y le bajan los pantalones, no seáis así, Casado es igual que Rajoy, ya lo veréis ingenuos.

    El votante español me recuerda un chiste alemán sobre la estupidez de los belgas que escuche hace muchos, muchos años.

    Van caminando dos alemanes por Bruselas y uno le dice al otro ¿Quieres ver lo tontos que son los belgas?
    Si.
    Viendo a un belga que venía con un cucurucho de patatas fritas le pregunto la hora, el belga giró la muñeca para ver el reloj y las patatas cayeron al suelo.

    Al cabo de un rato vuelve a pasar el mismo belga con un nuevo cucurucho, el alemán le dice al amigo, verás como es más tonto aún, y dirigiéndose al belga le vuelve a preguntar la hora, el belga le hace un corte de mangas y las patatas vuelan por los aires.

    Ahora cambias a un votante del PP por un belga y Casado será presidente.

    Gracias Sánchez por hacerme rico, pero porfa , espabila y termina de quebrar la nación cuanto antes que de momento no me decido a invertir en nada.

    • Desde luego Casado es un peligro similar a Rajoy pero con resultados mucho peores pues la destrucción de la nación está muy avanzada y él no tiene el más mínimo interés en ninguna reconstrucción ni en alterar los planes del globalismo.

      Cuando al lider de un partido de la supuesta oposición solo se le ocurre esto, es que ya está colaborando con la bolivarianización de España:
      «Casado dice que Sánchez sufre ante los golpistas un «síndrome de Estocolmo»»
      – Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/

      • El PP no es más que un «cagamiedos» incapaz de desbrozar con precisión la maleza antidemocrática enraizada en la clase política española. Si de algo carecen los políticos españoles es de carácter y valor, también de conocimiento político, en cuarenta años no he visto ni un solo acto audaz de un político, quizás Perejil, que debería haber seguido con la construcción de un puerto gigante internaciónal y centro de negocios libre de impuestos en Ceuta, sin embargo duró hasta que se sentaron a la mesa con el moro.

        Los pocos medios de derechas son tan serviles, cortitos y meapilas que da vergüenza escuchar cualquiera de sus «análisis» del no me confundan con un periodista libre y me cierren el grifo o me marginen, por no hablar de los nuevos medios digitales donde el nivel de análisis político es bajísimo por no decir profundamente ignorante.
        De los medios del régimen de izquierda corruptos nacionalistas mejor no hablar porque para mí no existen. Son tan burdos que causan repugnancia intelectual.

        España es una mierda que se comen con placer vascos, catalanes, políticos corruptos, caciques regionales y empresarios dependientes de la mierda,

        No hay ahorro sino deuda, no hay inversión a futuro para emprender proyectos ingeniosos capaces de fortalecer la economía del país, todo es sustracción y detracción que obstaculiza el desarrollo libre de la economía.
        No existe un plan de educación audaz, aunque solo sea para tener los jóvenes tecnológicamente más preparados del mundo,

        Si Zapatero aprendió economía en dos tardes cualquier joven español podría ser Bill Gates en dos noches de botellón y programación.

        Lo siento, pero es que veo a los.politocs y periodistas españoles y sé que esto tiene que acabar mal a la fuerza. No hay político que no haya puesto su adoquín en el empedrado al infierno.

        Un cordial saludo.

        • Decir que su Fraudulencia está secuestrado por los golpistas es poner una montaña de adoquines y confundirlos con neuronas pero el PP no da para más. No son más tontos porque no entrenan. EL PSOE siempre ha trabajado por la destrucción de la nación Española. Si no fuera así no se habrían inventado la ley de desmemoria histórica.

          • Yo estoy convencido que el golpe de estado de 2017 estaba pactado entre el PSOE, PNV, nacionalistas catalanes y el PP, Soraya al menos creo que estaba en el ajo, eso es lo que creo, Rajoy se dio cuenta de la traición más tarde,le pilló con el pie cambiado y estaba más pillado que Bono con las fragatas.

            El PP lo tenía demasiado fácil para salir airosondel golpe de estado catalán, solo la ignorancia política, la traición o la corrupción sistémica pudo ser la causa de la inacción.

            Hubiera bastado que Rajoy hubiera propuesto al PSOE un 155 XXL y al negarse éste convocar elecciones. Rajoy como presidente en funciones podría haber aplicado el 155 XXL y lograr una nueva mayoría absoluta, esa era la jugada política, lo que sucedió solo pudo ser producto de la corrupción sistémica del régimen del 78.

            Mucha culpa de lo que sucede la tienen los medios considerados, que no no lo son, de derechas. Hoy sin ir más lejos escuchaba las dudas sobre si el «estado de alarma» aplicado por Sánchez era Inconstitucional.

            Algo obvio, si fuera constitucional el Tribunal hubiera resuelto a las cuarenta y ocho horas, si se pudiera decretar un estado de alarma de seis meses de un tirón así lo diría la constitución y si se pudiera decretar el confinamiento de toda la población y el toque de queda con el estado de alarma no existirían ni el estado de excepción ni el de sitio, pues aún así anda los medios de derechas preguntándose qué dirá el Tribunal, pues que va decir, que es inconstitucional, de no decirlo así los magistrados tendrán que ir preparando las maletas para huir de la dictadura.

  3. Excelente resumen de lo que es el poder globalista Sr Quirós.

    Por añadir una reflexión incómoda mas a su columna:

    En lo que usted menciona: ese descanso que para muchos es el confiar en el Estado, y además de esa manera tan ingénua ha sido clave que muchos otros han hecho lo mismo antes desde tiempo atrás… pero en ese otro Estado que ha sido la parte mas prosaica del Poder Temporal de la Iglesia Católica.

    Uno es católico y además de por catecismo, si no por pura lógica, sabe que es necesario ese Poder Temporal.

    Pero uno no es idiota y ha visto cómo ese Poder Temporal se ha prostituido y muchos que han perdido la Fe (por conveniencia propia, en la estela de lo que dice Don Dante en la columna de ayer, aunque él hablaba de la razón) han seguido en la Iglesia trasadando lo que debería ser las creencias del Mundo de Dios a las del Cesar.

    Y usando ese cascarón vacío cómo referencia los globalistas han encontrado mucho trabajo ya hecho para ver cómo organizaban su cotarro.

    Han copiado la estructura del Poder temporal de la Iglesia, como cascarón vacío sin Fe, y la han replicado en esas estructuras mundialistas, supranacionales… con un sistema de acceso discreto muy masónico… juntando lo peor de los dos mundos (de la corrupta estructura del Poder Temporal vaticano y de la masonería) y han dado a luz este espanto.. que yo me atrevería a llamar cuasi satánico.

    Porque lo han dotado de una religión en el fondo no es si no un agiornamiento del nazismo. Sólo que sin raza aria. Quiten el elemento de la raza… y vean como funciona el invento y la cosa está mas que clara.

    A mi lo que me horroriza (como católico) es el papel del Vaticano y de toda la gentuza que pulula ahí, con el Papa el primero; como agente legitimador.

    Un cordial saludo

  4. Las élites llegaron a varias conclusiones, todas ellas acertadas, hace tiempo:
    1. Los estados no pueden suprimirse, ojo no digo el Estado Nación, sino el estado como maquinaria burocrática abstracta.
    2. Es muy difícil por no decir imposible controlar a todos los estados para que tomen las decisiones que favorezcan a las élites.
    3. Todos los estados forman parte de organismos internacionales
    4. Controlar a estas organizaciones es más fácil y pueden servir de correa de transmisión de las políticas que interesan a las élites, convirtiendo a los estados en meros ejecutores de las decisiones tomadas por el verdadero poder.
    5. Solo falta situar a los nuestros en los puestos claves de esas organizaciones o comprar a los que ya están y se dejen (el caso del Tribunal europeo de derechos humanos es un ejemplo); infiltrarnos en la maraña de comités de los que emanan las políticas que se aplicarán a nivel mundial; situar en los gobiernos locales a auténticos lacayos globalistas, como por ejemplo Pedro Sánchez Castejón.
    6. Control de los medios de comunicación de masas globales, incluyendo las redes sociales que parecía que se les escapaba, para que los organismos internacionales gocen del adecuado prestigio, se silencia la falta de control democrático de los mismos y se adoctrine adecuadamente a la población a todas horas y con cualquier excusa (el caso de las dos niñas asesinadas es una muestra de la falta de escrúpulos de esta gente) en las bondades de las políticas disolventes.