El soldado fanfarrón es un personaje que aparece en la obra de Plauto pero que ha adquirido notoriedad por lo común que resulta el comportamiento de quien presume de grandes hazañas sin haber hecho otra cosa que imaginarlas. Soldados o no, el mundo está lleno de fanfarrones y los escritores se han empleado a fondo para ridiculizar a esta clase de personajes, pero ni toda la crítica del mundo bastaría para evitar lo que entienden por lucimiento todos los que nos abruman con la narración de sus éxitos e inventos, con su ingenio incomparable y con su valor infinito. Callar a un fanfarrón debiera ser tenido como uno de los trabajos de Hércules.

Publicidad

Claro es que los fanfarrones pueden existir porque tienen público, hay quien les admira y, sobre todo, no siempre que el fanfarrón se emplea a fondo recibe el castigo que merece. La última prueba de ello la he tenido en unas declaraciones de nuestro presidente que ayer recogía El Mundo (y no El Mundo Today como hubiera sido más propio) y que reproduzco tal cual. “El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este viernes que «España no dejará solo al pueblo afgano» y que se buscarán «vías de ayuda para evacuar al mayor número de personas». En sendos mensajes en la red social Twitter, el jefe del Gobierno ha afirmado que «España no dejará solo al pueblo afgano. Seguimos comprometidos con la defensa de los derechos humanos y la libertad en el país, buscando vías de ayuda para evacuar al mayor número de personas que han colaborado con España y con la comunidad internacional».

Sánchez profesa una ideología incapaz de enfrentarse a nada que sea violento, y lo fía todo en que otros lo hagan por él y en que el mundo siga avanzando hacia esa alianza de civilizaciones que nos descubrió su ilustre antecesor cuando no estaba contando nubes

Imaginen ustedes el alborozo que se ha debido producir en la atribulada Kabul, y en lugares aún más ignotos, al saberse que, pese al abandono de los flojos norteamericanos, van a seguir contando con la férrea determinación de auxilio y tutela por parte de Sánchez.  No es poco, reconózcanlo. Véase que Sánchez ha ido un paso más allá que el valiente Zapatero cuando abandonó a su suerte a los iraquíes, operación que a su ministro de la cosa, el inolvidable Bono, le pareció que era merecedora de una medalla al valor, para él mismo, como es lógico. No consta, de momento, que nadie haya pedido el Premio Nobel de la paz para Sánchez por su valor y determinación a la hora de defender los derechos y la libertad del pueblo afgano, pero no lo echen en saco roto, que al señor Simón, que preside la cosa de las pandemias,   le han dado una medalla de oro en un pueblo de Aragón, por bastante menos que el gallardo y arriesgado compromiso de Sánchez.

En Por gusto, un extraordinario libro que acaba de publicar el Marqués de Tamarón, cuya lectura encomiendo encarecidamente a mis lectores si quieren sonreír con fundamento y pensar en algunas cosas que de habitual se nos escapan, se recogen una gran variedad de magníficos textos de los mejores autores, pero hay dos que me vienen al pelo para comentar el gesto sanchiano. Uno es del poeta T. S. Elliott y afirma que los humanos no podemos soportar mucha realidad (“human kind / Cannot bear very much reality”), lo que explica que seamos capaces de escuchar las baladronadas de los fantoches y las más absurdas fantasías, así como toda suerte de mentiras, en especial cuando nos acarician de alguna manera el oído. Frente al espectáculo de una salida muy poco brillante de Afganistán, Sánchez nos reconcilia con nuestra dignidad ofendida y promete perseverar en la protección de los débiles y desamparados, de las mujeres primero, por supuesto, aunque no me conste que lo haya dicho de manera explícita, pero es que hay cosas que no es necesario ni siquiera decir, porque van de suyo, pero no por una mal entendida caballerosidad, sino para poner las cosas en su sitio, como es debido, faltaría más. ¿Importa algo que esta clase de afirmaciones para quedar bien no tenga ni el más ligero roce con la realidad? Lo más mínimo.

Sánchez ni siquiera se ha molestado en subrayar nada que haya hecho  necesario el rescate de las personas que han servido de ayuda  a nuestros sodados presentes en aquella extraña tierra, es decir que pareciera que nos hemos ido de Afganistán de manera autónoma, sin seguir órdenes norteamericanas, pero también sin motivo porque no ha habido ni el menor atisbo de condena para los que han desalojado a las tropas. Lo único que queda claro es que seguimos comprometidos con los ideales más generales y cómodos, sin mancharnos nada con el polvo de las circunstancias.

El segundo texto de los que recoge Tamaron y que me ha hecho pensar, por contraste, en las declaraciones de Sánchez lo escribió don José Ortega y Gasset, una carta que el filósofo dirigía en 1928 a los niños españoles y que es bastante más realista que el discurso de Sánchez que supongo dirigido a ganar votantes adultos. Ortega empieza diciéndoles que el porvenir de España depende de ellos y les da cuatro consejos para distinguir lo valioso de lo que no lo es. Les aconseja, primero, no hacer caso de lo que les diga la gente y aprender a guiarse por la razón y no por la pasión; luego recomienda no dejarse contagiar por las opiniones de otros, buscar el propio juicio porque no hacerlo es vileza; el tercer consejo se refiere a que lo más valioso suele parecer, al pronto, extraño, insólito, incluso enojoso, pero es imperativo acogerlo si se quiere superar la vulgaridad. Por último les recomienda ponerse siempre de parte de los menos porque hay que sospechar que la razón pueda estar de su parte.

Lo peor que se puede decir de las declaraciones de Sánchez es que constituyen un desprecio a la inteligencia de los españoles, él sabrá por qué lo hace. Parece como si nos quisiese garantizar la tranquilidad de conciencia por estar el asunto en sus manos, pero sus palabras no debieran surtir ese efecto porque ni está nada en sus manos ni, de estarlo, eso no nos tranquilizaría lo más mínimo. Hay que reconocer que Sánchez sabe convertir un fracaso en un motivo de gloria, pero es al precio de mentir, una vez más. España no está en condiciones de ayudar a nadie, y cabe dudar de que estuviere en condiciones de defenderse a sí misma si la cosa viniese mal dada. Lo que nuestros soldados hayan podido hacer por las gentes de Afganistán ha quedado interrumpido, roto, y es de una hipocresía refinada decir que mantenemos alto el pabellón y seguiremos… ¿haciendo qué?

No constan en ningún momento los esfuerzos de Sánchez por mejorar la cobertura de la misión en Afganistán, ni que sus apoyos a las tropas hayan ido un milímetro más allá de lo protocolario. Sánchez profesa una ideología incapaz de enfrentarse a nada que sea violento, y lo fía todo en que otros lo hagan por él y en que el mundo siga avanzando hacia esa alianza de civilizaciones que nos descubrió su ilustre antecesor cuando no estaba contando nubes. Hay que reconocer que los defectos de Sánchez son muy comunes y han afectado, en este punto, a personajes tan disimiles como Trump o Biden, su compañero de paseo en Bruselas. Se trata, en último término, de dejarse llevar por la ley del mínimo esfuerzo. La originalidad de Sánchez está en saberlo hacer en forma altisonante, lanzando al universo unas declaraciones de soldado bravucón que harían estremecer al más rudo de los yihadistas, si pudiesen perder su tiempo escuchándolo, y ese no es pequeño mérito, lo reconozco.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

¡Conviértete en patrocinador!

Artículo anteriorContra la ‘ley rider’, en defensa del trabajador
Artículo siguienteAfganistán: el oscuro secreto de un desastre
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

15 COMENTARIOS

  1. «Lo peor que se puede decir de las declaraciones de Sánchez es que constituyen un desprecio a la inteligencia de los españoles, él sabrá por qué lo hace.»

    Pues por eso mismo, porque desprecia la inteligencia de de sus votantes españoles. Desprecia a la izquierda que le vota y con toda razón.

    A Psicópata 1 le aplauden por ir a pedir a Europa después de habernos arruinado y por participar en la HUIDA del campo de batalla y huir aún más rápido cuando pegan el primer tiro.
    Le aplauden por traer afganos, muchos de ellos ni sabremos qué relación han tenido con España y los que han tenido relación con España ya han sido pagados por sus servicios, no les debemos NADA. De hecho les hemos hecho un favor.
    Por cierto, cuando veo a las afganas que estamos trayendo con el velo, ese velo que le imponen y de los cuales huyen, me pongo enfermo!!!!

    Todo es absurdo o falso.

  2. Sobre Sanchez esta casi todo dicho: «un buscavidas a la caza de poder».

    En este tema, la pregunta fundamental que Sanchez no contestara es: Cuantos traductores y otros ayudantes trabajaron para el contingente militar español. De ellos cuantos han sido ‘rescatados’ con nuestras tropas y cuantos se han quedado ‘tirados’ y a su suerte en Afganistan.

    No nos lo diran. La ministra de defensa dijo que con solo mostrar un trapo rojo ya eran considerados traductores/ayudantes. Debemos entender que no tienen ni idea de cuantos y quienes son. Pero como tienen un cupo que rellenar y poco tiempo, vale un trapo rojo como identificador de traductor/ayuda. Son ustedes conscientes de la soberana tomadura de pelo. Lo triste, a la vez que dramatico,es que los traductores/ayudantes reales han sido abandonados a los Talibanes y ‘su justicia’.

    Sobre la serie ‘la delgada linea azul’. Esta en Filmin. Solo he soportado dos capitulos. Todos los topicos progres reunidos en una serie. Cuando la poli buena mete en su casa a una yonki, me dije: «ya he tenido bastante»…

    • La yonki es acogida por su hermano, que es policía bueno, en casa de éste. El caso es que las buenas acciones de los polis no conducen a nada o a nada bueno. A diferencia de las series americanas de polis en las cuales, mal que bien, se investiga algún crimen, se esclarece la verdad del delito y se hace algo de justicia, en esta serie sueca sólo va aumentando el caos. Cuando la veo me acuerdo de cómo Marlasca se dedica desmoralizar a la Guardia Civil. Parece que el plan es tener una polícia humanitaria no represora. Los delincuentes de Malmo se envalentonan contra los policías que resultan cada vez más indefensos bajo lo políticamente correcto. Coforme van avnanzando los capítulos de la serie, el buenismo de superficie no consigue esconder el horror de una sociedad que se descompone desorientada, sin rumbo a ninguna parte. Curiosamente todo ese buenismo que el gobierno sueco impone a esos policías es la garantía de un aumento de todo tipo de odios raciales y políticos.

      También me acuerdo, al ver la serie, del plan de Soros para desmantelar la policía en Estados Unidos.

      Añado una noticia de hoy:

      «Alertan de un aumento «exponencial» de la violencia contra los policías que desalojan ‘botellones'»
      https://www.elmundo.es/cataluna/2021/08/28/612a0eec21efa032018b4662.html

      • Pues yo no diré que me «alegra» la noticia, por que sería delito y de mal gusto, pero si que de esos polvos estos lodos.

        «..el que no esté colocado, que se coloque… y al loro!»

        Y todos a reirle la gracia.

        Tanto que nos convertimos en el destino de todos os oligofrénik*s de Uropa con sus diferentes derivadas como el balconing y demás… Los Erasmus a España nada tenñian que ver con la «kalidad» de nuestras «uniBersidades», si no con lo barato y fácil que resultaba pillarla. Y luego por la mañana rapidito rapidito … que vayan los barrenderos a limpiar para que no se note. Como esa mamá que les lleva el desayuno a la cama a la hora de comer porque el niño está malitao despuñes de tanto alcohol, en vez de darles una somanta de leches.

        Y ahora resulta que los polis lo tienen complicado con los jóvenes y los botellones. Jóvenes a los que por otro lado se les ha vendido para que se inoculen el pinchazo experimental que si se lo ponen todo será igual que antes. Que podr´na hacer las mismas burradas que antes.

        Ellos, los de los botellones no tienen la culpa.

        Se han criado así a los pechos de los ayuntamientos que les han reido todas las gracias para que no salieran fachas.

        Poco pasa para lo que podría ser.

        Un cordial saludo

        PS;Me ha alegrado la mañana

    • Ayer les comentaba mis dudas sobre el numero de traductores/ayudantes rescatados por nuestros aviones militares.

      Hoy me he encontrado un articulo en Frankfurter Allgemein Zeitung donde se pregunta cuantos afganos traductores y ayudantes han sido rescatados. Afirma que es dificil saberlo porque han podido utilizar multiples vias de salida. Me ha llamado la atencion la siguiente frase que traduzco: «Letztlich entschieden meist amerikanische Soldaten, wer in welches Flugzeug kommt. Außerdem gibt es Berichte über Ortskräfte, die per Linienflug über Doha nach Deutschland gereist sind.-Al final, la mayoría de los soldados americanos decidían quién subía en qué avión. También hay informes de trabajadores locales que han viajado a Alemania en vuelos regulares a través de Doha.»

      Resulta que segun este periodico, son los soldados americanos los que deciden quien en qué avion son rescatados, dado el estado de caos en el aeropuerto. Y nuestro telediario fabricando un relato para beneficio de…

  3. Me temo que ya no es cuestión de personajillos y fantoches como su Fraudulencia, Biden y demás.

    La civilización occidental se desmorona. Frente a esta decadencia imparable hay dos civilizaciones que se hacen fuertes:
    1) la China de tradición confuciana que ha incorporado un pragmático combinado totalitario hecho de comunismo y tecnocapitalismo.
    2) el Islam, un monoteísmo igualmente totalitario, que garantiza su reproduccón biológica dentro de las naciones occidentales que acogen a millones de fieles islámicos. Estos parasitan los recursos de las socialdemocracias hasta esterilizarlas. La parte multimillonaria del Islam -esa que compra equipos de fútbol- también apuesta por el totalitarismo tecnocapitalista.

    A veces, la ficción es la más elocuente descripción de la realidad. Recomendo ver una serie que no está en Netflix: «La delgada línea azul». Cuenta el día a día de unos policías bienintencionados y que se queman en el absurdo de unas legislaciones buenistas y unos políticos idiotas. Todo sucede en la ciudad sueca de Malmo.

  4. Dice usted

    «Lo peor que se puede decir de las declaraciones de Sánchez es que constituyen un desprecio a la inteligencia de los españoles, él sabrá por qué lo hace»

    Yo no estaría tan seguro.

    Tengo la sensación de que Sánchez comoce muy bien nuestra «inteligencia» promedio. A mi me empieza a cansar que nos refiramos tanto a él, y sobre todo medios que a priori deberían de estar mas en la realidad de lo que verdaderamente importa a los españoles.

    Pareciera que como los telediarios hablan mucho de .. tengan que ir toda la horda de periodistas, también los de los medios menos mainstream, con la cantinela. Es un ídem a lo de Messi y después Mbapé… dios mio.

    Opio para el pueblo, y punto.

    El precio de la electricidad, el gas, los coches que nos quieren prohibir usar… el futuro precio del gasoil y las gasolinas para obligarnos a pasar por el aro. La inflación que nos espera..

    Que Sánchez sea un fanfarron, bravucón, chulo discoteca, abusón de patio de colegio.. ¿que esperaban?

    un saludo

    • Comparto lo que dice, es quizá el gran problema que tiene España en este momento.

      Hay muchos que se quejan del aluvión de información, otros de la ‘diversidad» de los medios del monopolio, otros de las agencias de verificación, otros de la información tendenciosa, la mayoría del reflejo en el espejo, pero nadie se queja de que los españoles no saben leer el periódico, escuchar la radio o no ver la televisión.

      Ayer escuchaba una entrevista a un periodista que destapaba la financiación de podemos desde un país hispanoamericano como una novedad. Entre otras cosas decía que la anterior embajadora en España había reconocido que recibió una llamada del presidente de su país para contratar con Podemos.

      La noticia no es la financiación de Podemos sino quien apoya desde España la financiación de Podemos, está claro que el presidente de ese país hace negocios con otro español que sigue en el anonimato.

      Poco antes de retirarse de la política pública Monedero reconoció que «es normal que un profesor de políticas haga trabajos para el CNI» personalmente creo que ese fue el motivo de su alejamiento de los focos

      La pregunta-noticia es ¿Quien llama al presidente de ese país para que financien a Podemos?

      Cuando un director de periódico se dedica al fútbol y a la política, malo, cuando un director se dedica a la política y el nacionalismo, peor. Cuando un director se dedica al periodismo y a la cultura pésimo.

      Si hay algo que tienen claro los pardillos e inútiles políticos españoles desde la transición es que si financiación ilegal no se puede hacer política.

      Seguir el rastro del dinero y de los contactos de los políticos españoles de la «transacción» nos proporcionaría todos los escándalos conocidos, un 1% de la corrupción en España, y todos los por venir.

      Y no digo más hasta que los españoles aprendan a leer los periódicos, escuchar la radio o no ver la televisión.

      • Efectivamente.

        Una de las historias del Lazarillo de Tormes lo ilustra pefectamente.

        La de las uvas, el ciego que también incumple su parte del trato y la de Lázaro que calla.

        Cuando alguien, presuntamente perjudicado, cómo Lázaro con las uvas; calla. Es que de una u otra manera se beneficia por otro lado.

        Aprender a leer los periódicos, escuchar la radio… implica aprender a discriminar.

        Es muy interesante ver cómo los medios meinstream (generalistas) han ido capando cada vez los comentarios a las noticias. Y si no los han capado, los infestado de mierda, trolls promovidos por los propios medios para que quienes si sabían leer entre líneas y eran capaces de iluminar a otros poniendo el acento en lo que el periodista omitía o callaba.. no tuvieran cupo.

        Si en España estamos cómo estamos, con Sánchez+Podemos+Nazionalistas variopintos al mando es porque durante 45 años quienes podrían haber hablado, han callado.

        Un cordial saludo

        • No han callado, han mentido.

          El otro día Casado criticaba a Sánchez por defender el idioma español en USA pero no en España. Hacia un repaso de donde debía defender Sánchez el español, «Cataluña, Vascongadas, Baleares, Valencia…» ¿Y a que no sabe que región se olvidó de recordarle a Sánchez? Galicia.

          Los idiotas que piensen que Casado no impondrá una dictadura sanitaria-impositiva igual o peor la de Sánchez es porque no se acuerdan de Rajoy.

          Ya está proponiendo el PP y desde hace tiempo una ley sanitaria.

          El problema de los que no han sabido leer un periódico en su vida es que no entienden que ese anuncio es el anuncio de la dictadura sanitaria para saltarse la constitución por el bien de.tidos.

          No sé si la gente se ha dado cuenta que las televisiones anuncian la subida de la luz como un el gol de Iniesta y la persecución de reuniones de jóvenes que han decidí no ponerse mascarilla como un acto de responsabilidad social.

          En España no cabe un idiota más,.y no digo nombres porque los medios de los «Hunos y los Hotros» están a tope.

  5. Al parecer Quirós no ha visto a Super-S ajustándose las mallas en Canarias, tampoco debe haberle visto rescatar un avión de las llamas del aeropuerto de Kabul, ni soplar con su viento huracanado a los virus del Covid hasta lanzarlos al espacio exterior.

    Todos los niños afganos sueñan con Super-S, los talibán huyen a sus guaridas, los campos de amapolas quedan arrasados a su paso, las mujeres afganas se acercan ansiosas a las celosías de las ventanas mirando al cielo.

    No sabe Quirós que los dictadores siempre han tenido poderes mágicos.

    Yo estoy practicando el conjuro para obtener los poderes, pero no me sale.

    20-30 20-50. 20-30. 20-50 20-30. 20-50
    Que venga la Quiebra.

    Sigo practicando, noto algo, a veces noto que la Quiebra me acompaña, pero no soy capaz de retenerla, me falta poder de destrucción.

  6. Muy buen artículo.
    A mí me extraña que no haya dicho que ha sido el responsable de salvar al periodista Jorge Said que estaba en Afganistán.
    Es chileno y llegó ayer a Madrid.
    Sánchez no se ha fotografiado con él!!!!

Comments are closed.