La perspectiva de género constituye una visión muy parcial de la realidad: considera que la violencia en la pareja solo se ejerce en un sentido, de los hombres hacia las mujeres. Así, conduce a realizar encuestas que solo se centran en la mujer como víctima, a pesar de que muchas  evidencias indican que los hombres también lo son. Un estudio realizado en seis países europeos concluyó que tanto hombres como mujeres son víctimas y perpetradores de la violencia en la pareja. Entre sus conclusiones destaca que los hombres son víctimas del 48,8% al 71,8% de las agresiones psicológicas; las mujeres del 46,4% al 70,5%.

A pesar de que muchos estudios concluyen que la violencia en la pareja es bidireccional, el discurso feminista hegemónico mantiene que el problema es de los hombres. Y que se debe a una cuestión sociocultural, el patriarcado, como si tal estructura pudiese afectar tan solo al 50% de la población. Pero las mujeres también recurren a la violencia cuándo y dónde pueden. Es el modo de agredir lo que difiere.

Los hombres tienen a agredir más física o verbalmente; las mujeres dañando la reputación o el contexto social

Tal y como explica Marta Iglesias, “los hombres agreden más físicamente y algo más verbalmente que las mujeres. Es decir, prefieren modos de confrontación directa. Por otro lado, las chicas tienden a agredir indirectamente; dañando la reputación o el contexto social”. Sin embargo el feminismo actual, los medios de comunicación y la política presentan a las mujeres exclusivamente como víctimas y niegan que las conductas violentas tengan múltiples causas ¿Por qué transmiten este mensaje?

¿Violencia de género?

Es un error llamar a cualquier violencia del hombre hacia la mujer violencia de género o violencia machista porque es se está nombrando al todo por la parte. La violencia puede deberse a machismo, pero puede tener también su origen en multitud de motivos muy distintos. La convivencia, la dependencia o la nula gestión emocional son factores importantes. Aspectos como la inseguridad (celos y control), la insensibilización progresiva, el aislamiento o la pérdida de libertad, son indicadores de un proceso de codependencia que se establece entre víctima y agresor.

La esencia de la violencia de pareja consiste en imponer el deseo de uno sobre el otro

Pero la esencia de la violencia de pareja consiste en imponer el deseo de uno sobre el otro. Un deseo incompatible con las necesidades intrínsecas de seguridad y afecto pero que se va imponiendo de formas muy sutiles, incluso aceptables y cotidianas. Son situaciones en las que no hay violencia explícita sino atmósferas tóxicas. Nadie se da cuenta; ni siquiera las víctimas.

Pero desde el feminismo dan por hecho que la violencia contra la mujer se ejerce por el mero hecho de ser mujer. La realidad es más compleja pues un hombre puede tener otro tipo de problemas con su pareja, por ejemplo de convivencia. Y la mujer puede tener este mismo problema y, naturalmente, no está causado porque su pareja sea hombre.

Entonces, ¿el hombre agrede a la mujer por su condición de mujer o por su condición de persona? No justifico nada, sólo deseo mostrar que la violencia en la pareja provoca similares daños, humillaciones y sufrimientos a hombres y a mujeres. ¿Acaso no hay violencia en parejas homosexuales? ¿Acaso no hay mujeres que maltratan a sus parejas (hombres)?

El maltrato oculto

En España, la violencia no se percibe como un problema de salud, sino como algo limitado a determinadas parcelas, estatus o condiciones. Con una tasa de homicidios muy reducida, la segunda más baja de la Unión Europea, España ocupa una de las últimas posiciones en la clasificación internacional sobre violencia en general y sobre violencia contra la mujer en particular. Son resultados que  se repiten año tras año.

España ocupa una de las últimas posiciones en la clasificación internacional sobre violencia en general y sobre violencia contra la mujer en particular

La denominada violencia de género permanece estable a lo largo de las últimas décadas, a pesar de los cambios metodológicos de las encuestas. Sucede lo mismo con las víctimas mortales, cuyo número oscila entre los 60 y 70 casos anuales desde 1999, antes incluso de que la polémica Ley contra la Violencia de Género entrase en vigor. Se demuestra así que esta ley no ha logrado reducir los casos.

Pese a que la violencia contra la mujer en España es comparativamente baja, la sociedad percibe que es muy elevada

Lo curioso es que cuando se pregunta acerca de la percepción que se tiene sobre tal violencia, los españoles piensan que este problema es grave en comparación con otros países europeos. Es decir, pese a que la violencia contra la mujer en España es baja, la sociedad percibe que es muy elevada. Pero en los del norte de Europa ocurre justo lo contrario: la violencia es mas elevada pero su percepción inferior. Esta divergencia se debe a que “los medios de comunicación no sólo pueden inducir imitación o insensibilización ante la violencia real, sino también -y, sobre todo- lo que pueden hacer es sesgar la visión de la realidad, haciendo que se perciba, por ejemplo, más violenta”, como explica José Sanmartín Esplugues.

A pesar de todo, no se conoce con precisión ni la extensión ni la distribución y tampoco el impacto en la salud de esta violencia, especialmente cuando no desemboca en la muerte. La mayor parte de los datos procede de estudios que raramente aportan indicadores precisos sobre la magnitud del problema. Tampoco analizan el riesgo y la incidencia teniendo en cuenta las diferencias demográficas.

Todo ello contribuye tanto a la sobrestimación como a la subestimación del problema. Además, la mayor parte de los estudios se suelen centrar en aspectos concretos de la salud mental (patologías) y apenas contemplan otras dimensiones de la salud (drogodependencias, situación social). De hecho, desde 2006, el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género sólo recoge datos de violencia de género pero no de violencia en parejas homosexuales ni de violencia de la mujer hacia el hombre; ni siquiera los infanticidios. Estamos literalmente en pañales.

Resulta muy complejo analizar la situación porque los diferentes organismos y medios incurren en errores, discriminan en razón de sexo o silencian diferentes tipos de violencia, sacando sólo uno a la luz y además de forma sesgada. Niegan además la existencia de otras formas de violencia con la burda justificación que la proporción de maltrato sobre la mujer es abrumadora en relación a otras. Menos aún hablan de la violencia en parejas homosexuales, cuando tienen una incidencia similar a la de las parejas heterosexuales.

El feminismo y los diferentes organismos callan y niegan otras  violencias porque se lucran con la Ley contra la Violencia de Género

Cabe preguntarse entonces por qué el feminismo y los diferentes organismos callan y niegan otras realidades de la violencia íntima. La respuesta es sencilla: se lucran con la Ley contra la Violencia de Género.

Un problema humano

El clima propiciado por la perspectiva de género y secundado por la política y los medios de comunicación ha favorecido la deshumanización de la violencia. Se ha convertido al hombre en la representación de todo lo malo, en lugar de analizar lo que está mal independientemente del autor. Eso ha conducido a la existencia de  víctimas de primera y de segunda categoría, porque el discurso hegemónico analiza la violencia en función del sexo.

El clima propiciado por la perspectiva de género ha convertido al hombre en la representación de todo lo malo

La conclusión es que la violencia íntima en la pareja es un problema humano en el que están implicados factores psicobiológicos y culturales. Para obtener una visión completa hay que investigar estudiando a toda la población, modificar el discurso imperante y cambiar las leyes para incluir todas las formas de violencia en el seno familiar. Es necesario estudiar y aprender más sobre la relación de pareja y sobre las formas en que la violencia surge en las relaciones íntimas.  En Australia , por ejemplo, han diseñado una campaña entre académicos, investigadores, trabajadores sociales, psicólogos, consejeros, abogados, promotores de la salud, formadores y supervivientes de la violencia doméstica.

Generalizar no es necesariamente erróneo pero sí lo es aplicar una generalización a un individuo. Prejuzgar a una persona por pertenecer a un colectivo del que se conocen algunos datos en promedio es una estupidez que hace mucho daño.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

 

Artículo anteriorPor qué esa intolerancia de los progresistas hacia opiniones distintas
Artículo siguienteLa forma de Gobierno es más importante que la ley electoral
Soy Cuca, para las cuestiones oficiales me llaman María de los Ángeles. Vine a este mundo en 1986 y mi corazón está dividido entre Madrid y Asturias. Dicen que soy un poco descarada, joven pero clásica, unas veces habla mi niña interior y otras una engreída con corazón. Abogo por una nueva Ilustración Evolucionista, pues son dos conceptos que me gustan mucho, cuanto más si van juntos. Diplomada en enfermería, llevo poco más de una década dedicada a la enfermería de urgencias. Mi profesión la he ido compaginando con la docencia y con diversos estudios. Entre ellos, me adentré en la Psicología legal y forense que me llevó a realizar un estudio sobre "La violencia más allá del género". He tenido la oportunidad de ir a Euromind (foro de encuentros sobre ciencia y humanismo en el Parlamento Europeo), donde asistí al encuentro “Mujeres fuertes, hombres débiles”. En estos momentos me encuentro inmersa en la formación en Criminología y dando forma a mis ideas y teorías en relación a la violencia, para recogerlas en un libro. De momento me podéis leer por aquí y también en Twitter. Otros medios y redes para saber más sobre mí.

52 COMENTARIOS

  1. Estimada Cuca: Hace años cayeron en mis manos unos estudios sociológicos pubicacados por una caja de ahorros de mi región.
    Como venía el censo de hombres y mujeres por localidades, y siempre se decía que el pueblo estaba lleno de viudas, me movió la curiosidad el ver cuantas mujeres había mas que hombres. Para mi sorpresa, en el pueblo vivían mas hombres que mujeres, y así en todas las localidades cercanas.
    Pero en la capital había 13.000 mujeres mas que hombres y en la provincia 11.000 mujeres mas.
    Si extrapolamos estos datos a España, me salen aproximadamente 1.500.000,- de votantes mujeres mas que hombres.
    Desde entoces tengo la obsesión que conocidos estos datos por los políticos, hayan decidido que los hombres sean los nuevos derrotados, y vayan detras de esos votos como posesos, siempre dispuestos a ayudar al ganador.
    Lo he comentado por escrito y por palabra pero nadie me ha dado la razón. Claro que en el momento que no te declaras feminista, te cuesta encotrar quién te dé “el pan y la sal”.
    Como estas mas capacitada que yo y tienes acceso a mayor información, me encantaría que lo estudiases y escribieras un artículo al respecto. Te estaría muy agradecido.
    Saludos y muchas gracias.

    • Buenas Mesnadero.

      Esto entre tú y yo (y los que lo lean, claro), es más que plausible que si poblacionalmente hay más mujeres que hombres el sistema haga uso de esa diferencia. Y la verdad, es lo que parece con leyes y movimientos como los dados en la actualidad que catalogan a la mujer de víctima perpetua y así la convierten en toda una dependiente del Estado.

      Tomo nota de tu petición e indagaré ello.
      Un saludo.

  2. La denominación de ‘género’ es incorrecta y usarla es hacerle el juego a los marxistas políticamente correctos, con sede principal en la ONU, que tienen controlada por completo; de lo que hay que hablar, si me permites es de sexo.

    Sí, la ONU, UE y demás organismos políticamente correctos, enemigos de Occidente por tanto, subvencionan la ‘lucha’ contra la violencia sobre la mujer en la pareja, pero no al contrario, y, entonces, la pregunta clave que hay que hacerse es, ,¿por qué se perpetra semejante desafuero disparatado y abyecto? ¿Por qué, en suma, se criminaliza y considera indigno e inferior al hombre por el hecho de serlo, lo que se plasma en las diferentes leyes de violencia de ‘género’?

    Contestando correctamente a estas preguntas, tendremos las claves y lo que se pretende con esta infamia, como con el resto de dogmas infames de lo políticamente correcto.

    ¿Conoces las respuestas a esas preguntas, Cuca?

    Un saludo cordial.

    • Gracias, Javilau.

      Como he respondido a otro comentario, no comulgo con el concepto “de género”. Es puramente ideológico y político y que no guarda ninguna relación con su concepto en origen antropológico. Por ello lo usan desde los diferentes estamentos.

      En cuanto a tus preguntas, hay un libro que recomiendo siempre por lo que saca a la luz y es Feminicidio o Autoconstrucción de la mujer de Prado Esteban Diezma y Félix Rodrigo Mora. Es todo un análisis a través de la historia en el que muestran, entre otras cosas, cómo esa criminalización del hombre y victimización de la mujer responde a intereses. Qué mejor forma de someter al grupo que dividir a sus individuos por medio del odio y la fobia para que se entreguen en cuerpo y alma a las exigencias del sistema como meros autómatas, reducidos a un sistema de engranaje, para beneficio de los cuatro gatos que imperan en el sistema.

      Un saludo.

      • Exacto, se busca someter y hacer más dependiente aún del Estado al individuo rompiendo vínculos familiares y afectivos, como hacen todas las sectas, y ya se ha llevado a cabo en países como Suecia, con resultados desastrosos.

        Pero lo más relevante de esta estrategia es conocer el objetivo final de esta estrategia criminal y, para ello, es fundamental identificar a los ideólogos de esta infamia, a los que mueven los hilos, y resulta evidente, si se tiene una mínima perspicacia, que estos manipuladores son los creadores de la abyecta corrección política -es elemental-, que son marxistas, lo que nos da una pista palmaria de lo que pretenden, que no es otra cosa que acabar con la civilización occidental, capitalista, burguesa y cristiana, para imponer el totalitario comunismo marxista en Occidente; y tienen muy avanzado su proyecto criminal por la idiocia oceánica que inunda Occidente.

        Buscaré el libro; gracias por la recomendación.

  3. No puedo estar más de acuerdo con su exposición, Cuca. Es difícil encontrar una opinión, artículo o análisis en el mundo mediático que cuestione la violencia de género en nuestra sociedad tal como se planteó inicialmente por los “expertos” legisladores. Sectaria, parcial, sesgada, fuera de la realidad, llena de incoherencias y contradicciones, y sin resistir el más mínimo análisis crítico.

    Empezando porque la misma ley y los juzgados de violencia de género representan una anomalía jurídica que no se encuentra en ningún país occidental. La ley, que solo entiende la violencia ejercida por el varón contra la mujer de forma unidireccional y en el ámbito exclusivo de la pareja, ni siquiera coincidía con el significado internacional de la violencia de género y dejaba fuera, hasta ahora, otras formas de violencia contra la mujer. De manera que, la violencia doméstica en el contexto familiar contra los menores, contra los ancianos, la violencia entre las parejas de lesbianas o la violencia contra los varones dentro o fuera de la pareja han pasado a ser un tema tabú que ellas no se atreven a mentar. No vaya a ser que puedan relacionarse algunas variables interesantes en los datos estadísticos que acaben desmontando su impostura.

    Desde el principio, los promotores de la ley de violencia de género empujaron la máquina de propaganda feminista mediática animando a las mujeres a tirarse a la piscina y denunciar cualquier maltrato o agresión de sus parejas o exparejas para “liberarlas” del “yugo masculino” con una oferta envenenada que era la promesa de una protección jurídica que dejaba indefenso y desarmado al varón, pero sin ofrecer en la práctica los recursos y protección que garantizase su integridad física para dar ese paso, porque al tener que volver a casa, la denuncia en esos términos y con todo el bombo mediático solo podía agravar el conflicto con el presunto agresor, activar su instinto más primario contra ella.
    Las consecuencias de ese trámite de denuncia tanto si el maltrato era real como si era una venganza o argucia contra la pareja con el fin de obtener ventajas económicas o jurídicas en detrimento del denunciado, tendría dos efectos claros en el varón. Por un lado, sensación de fracaso, de frustración, de indefensión, de vulnerabilidad, de humillación, de abandono y de impotencia, sin encontrar una sola vía de escape, lo que podría conducirle hasta el extremo de acabar con su vida. En el polo opuesto podría activarse la rabia, la ira, el rencor, la desconfianza, la venganza e incluso despertarse los sentimientos misóginos hacia la mujer en un sentido genérico, que podrían llevarle hasta el extremo de acabar con la vida de ella. Cuando se enfrentan y se inoculan sentimientos de odio y venganza en ambos sexos, insdistintamente, el proceso es doloroso para ambos y desenlace puede llegar a ser extremo y letal.

    Es decir, que la ley de violencia de género, desde un principio, no solo ha distorsionado la realidad de la violencia en nuestro país, obviando otros tipos de violencia, es que ha pervertido la violencia de pareja hasta un extremo insólito, cuando las motivaciones de ambos sexos para ejercer violencia son similares: dominancia, celos, venganza, autodefensa o sentimientos de ira relacionados con la búsqueda de la atención de la pareja. Por no hablar de los mismos factores de riesgo para unos y otros como los rasgos de personalidad límite o el consumo de drogas.

    los juzgados de violencia de género en nuestro país, con su fijación exclusiva en la pareja, han vivido demasiado tiempo en una burbuja impermeable a las críticas. Inasequibles al desaliento, ya han tenido bastante con señalar a los “verdugos” con el dedo y quemarlos en la hoguera pública y mediática. Parece que con contar una a una a las “víctimas” ya tienen más que suficiente. Qué importan las razones y motivos de esa “guerra” de sexos si la promueven desde sus filas!

    • Silvia, esplendido análisis. Cada día somos más los que denunciamos al feminismo. Gracias

    • Muchísimas gracias, Silvia.
      Me gustaría añadir algo pero siendo franca tu comentario es tan completo que todo lo que diga será una redundancia.

      Un saludo.

  4. Los hombres tienen a agredir más física o verbalmente; las mujeres dañando la reputación o el contexto social

    Muy cierto. Y para el espíritu codicioso de nuevas experiencias qué interesante y divertido puede ser tropezarse con una mujer retorcida y verla operar, su empeño en dañar la reputación y a la vez evitar que se le vea la jugada, disfrazar la hostilidad de victimismo y encubrir los impulsos agresivos y deseos de humillación, ver cómo va tejiendo su red de apoyos. Pacientemente.

    Una mujer malévola, profesional o socialmente ambiciosa que se finge inofensiva es un regalo para el ojo observador.

    • Y un hombre que tenga “su parte femenina” exuberante , supongo que se entiende ;-)) hace lo mismo.

      Sólo hay que ver cualquier programa de marujeo, los que puedan, para calibrar que una mayoría los hombres que allí mora tienen su virilidad y un tanto decrépita, por decirlo de manera suave.

      Entiéndaseme bien.

      Alejandro Magno iba al frente de sus tropas al combate.. ello nos dice que nos condición necesaria “eso” pero si suficiente.

      Si uno ve a un XY en determinado tipo de marujeos lo mas probable sea que .. pero si lo ve repartiendo cera no implica que su preferencia sean las …

      No se si me explicado.

      un cordial saludo

      • Ahí, ahí que el colectivo LGTB también tiene sus derechos. En tiempos pretéritos los mejores funcionarios de la administracción eran los castrati porque carecían del impetu del varón y de la volubilidad de la donna.

      • Hola Pasmao.

        De tíos femeninos no entiendo, ni me interesan.

        Digo que tropezarse con una Milady de Winters puede ser muy interesante. Aunque es preferible compartir cama con una Constance (especialmente si es Raquel Welch)

        slds

    • Sea un caballero, esas cosas no se dicen ni siquiera en “Disidentia”.

      Todas las mujeres son guapas, inteligentes, bondadosas, maternales, comprensivas, ingeniosas, valientes y un montón de cualidades más. Que mala suerte ha tenido usted, para una mujer imperfecta que hay entre cien millones tiene la mala suerte de toparse con ella en la oficina.

    • Dale alas a la maldad y cualquiera puede caer en sus garras.

      Por cierto, yo me quedo con una Milady de Winter como Faye Dunaway, aunque antes prefiero un Porthos como Raymond Stevenson 😉.

      Un saludo.

      • Pensaba más Lana Turner, que por cierto, era una gota de agua con mi abuela, que también era un bicharraco.

        Por cierto, que con Faye Dunaway me tropecé en el barra del vips de zurbano. Me soltó una sonrisa y se me calló la mandíbula inferior como al lobo de Tex Avery.

        Da alas a la maldad y serás McBeth envenenado por su Lady. En LA2 empieza ahora una versión con la hipnótica Cotillard. Qué hombre ajeno a las apetencias del poder no se dejaría enredar con una así envenenándote los oídos.

        slds

  5. Buen artículo, como siempre.
    Yo estoy un poco cansado de este tema, pero si puedo aportar algo lo intentaré.
    La estadísticas nos dan un resultado de una muerte por millón, antes de la campaña televisiva era menor, la mayor incidencias de muertes se muestra en los periódos en que la campaña televisiva y política ha sido más intensa. Algo que debería hacer reflexionar. En una ciudad de cuarenta mil habitantes un hecho así sucedería cada cada veintidós años, en mi ciudad no pasa desde hace cuarenta y cinco, cuando un loco, -la definición es importante, evita muertes- que se decía entonces, cortó la cabeza a su mujer con un hacha. En una ciudad de un millón una al año, y en una ciudad de doscientos mil habitantes una muerte cada cinco años. Vigilar a doscientos mil habitantes durante cinco años para evitar un brote de locura podríamos considerarlo como una estupidez. Ahora compararíamos con las muertes producidas en discusiones de tráfico y nos llevaríamos una sorpresa.
    Esa es la parte estadística con lectura humana.
    Personalmente creo que para comprender el peligro de esta campaña mediática que ha contribuido a aumentar el número de muertes entre amantes, que nadie dude que es el amor el que juega, y comprender que la única manera de reducirlas es fortalacer los lazos sociales, de ahí que España tenga la menor tasa de muertes. Para entenderlo desde dentro hay que adentrarse en los arquetipos jungianos, algo que no está al alcance de la mayoría de los sicológos y psiquiatras y mucho menos de sociológos, para comprender en profundidad estos mecanismos es necesario haberlos expirementado. No he escuchado a ninguno de ellos advertir del peligro de acosar al acosador agravando el conflicto en juego y en muchas ocasiones provocando el desenlace. Cuando cualquier hombre se siente acosado por esta campaña no es ni mas ni menos porque está expirementando el desprecio a lo masculino desde lo femenino y por lo tanto el conflicto está servido, unos se callarán por educación, otros por ignorancia, otros por interés, otros por encajar en la norma impuesta, otros por que saben de la inulitidad y peligros de las medidas, y otros nos partimos de risa de estos aprendices de diosecillos-as que no se conocen ni a si mismos y pretenden conocer a los demás.
    Lo malo es que los que se han inventado toda esta historia si saben de las consecuencias y el vacío que produce no llegar a comprender al sexo opuesto única manera de entendernos a nosotros mismos.

    • Muchas gracias, Henry.

      No me digas que estás cansado de este tema porque tengo intención de seguir metiendo el dedo en la llaga 😉.
      (Huelga decir que yo también estoy cansada).

      Para mí das en el clavo: estadísticas humanas. Desde el momento que se compara la vida/muerte de una persona con otra, en función de su sexo/raza/orientación, se deshumaniza el problema y se convierte en un arma ideológica.

      Y sin duda es necesario reforzar los lazos fraternales/comunitarios/sociales. Cuan mas fuertes sean las relaciones horizontales (sin relación de poder) mas se debilitan las verticales (sistema-sociedad).

      Un saludo.

      • Gracias por tu respuesta.
        No queria decir que esté cansado de tus artículos, todo lo contrario, creo que son muy buenos y los leo con gran interés. Se que es necesario desbrozar la maraña creada con inteligencia y datos, tú lo haces.
        Estoy cansado porque desde el principio de esta artificial campaña sabía de sus peligros, el daño ya está hecho. Saber que una campaña así no evitaría ninguna muerte, como así ha sido, y que crearía mas dolor que felicidad, mas enfrentamiento que comprensión y mas cerrazón que lucidez; comprobarlo día tras día, cansa. Percibo que ahora comienza a diluirse lentamente y que con el retardo habitual la sociedad comienza a ser consciente del engaño, no podría ser de otra manera.
        Las muertes seguirán produciéndose de manera natural y no habrá artificialidad que pueda evitarlas, lo malo es que las leyes que enfrentan y las fomentan siguen ahí.
        Es interesante que España sea uno de los paises menos violentos, cosa que todos sabemos, esto siempre ha sido un matriarcado con machistas de boquilla; las mujeres nos mandan al bar en cuanto nos subimos a la parra para que nuestros amigos se rian de nosotros.

        Un cordial saludo.

        • Por favor, no quería insinuar que estuvieses cansado con mis artículos ni mucho menos. Era por bromear un poquillo nada más.
          Es más, comparto tu cansancio.

          Un saludo.

      • Este tema es esencial, porque estamos ante el principal ariete de lo políticamente correcto contra la familia tradicional y porque el camino elegido por estos miserables psicópatas ha sido el de criminalizar y convertir en un ser indigno al hombre y eso no se puede consentir, aparte de que, si no se corrige la actual deriva, el hombre se va a terminar hartando de su represión y se va a declarar una guerra de verdad.

        Por otro lado son poquísimos los que tratan este decisivo tema con rigor y decencia, tú entre ellos, Cuca; así que no se te ocurra dejar el asunto 😊.

        Saludos otra vez.

        • Ya lo sé, suena cochino y no es malo tampoco que suene así. Tendré que buscar otra manera de explicarlo para que las mentes perversas (son/somos unas cuantas) no nos descentremos al leer conceptos como relaciones horizontales.

          Un saludo.

          • 😆😆. ¿Cochino? No, que va, suena estimulante 😁. Yo, la mente, más que perversa, la tengo irónica, me parece, porque soy un pedazo de pan…

            Un saludo cordial, Cuca.

    • Usted se partirá de risa… salvo que su mujer lo denuncie a la Guardia Civil o Policía porque le ha llamado idiota, lo que comportará, irremediablemente, su ingreso en el calabozo y, si la denuncia se efectúa un viernes por la tarde, usted pasará todo el fin de semana en el calabozo, como les ha ocurrido a cientos de miles de hombres inocentes en estos últimos años.

      En cuanto a las estadísticas, las hay también de violencia en sentido contrario, lo que pasa es que las instituciones públicas no las hacen, tampoco de niños asesinados por sus padres -¿por qué será?-; pero los datos, como la realidad, son tozudos, y nos señalan que la mujer asesina a la mitad de parejas masculinas que en sentido contrario y l doble de sus f

      • Vaya, lo he colgado sin querer; sigo: el doble de sus hijos 4 los padres.

        Según datos de la FADIE -Federación andaluza por la igualdad efectiva-, en 2016 las mujeres mataron a 16 de sus hijos, y los hombres a siete -antes de ayer mismo, una mujer asesinó a su hijo recién nacido a puñaladas- y, en 2010, las señoras asesinaron a 20 de sus parejas masculinas, información que obtuvieron de recortes de periódicos -por lo que lo normal es que el número de asesinados real fuera, sin duda, mucho mayor-.

        ¿Qué ocurre con ese ser arcangélico, al decir de los náuseabundos palmeros de la ideología de ‘género’, que es incapaz de ejercer la más mínima violencia contra nadie -Iñaki Gabilondo ‘dixit’-? Quién piense que toda esta atroz infamia se hace sólo por cuestiones económicas está en el medio de las más densas brumas del Cantábrico.

        Estamos ante una ominosa operación de ingeniería social contra la familia tradicional occidental de libro. Gravísimo.

        • Es cierto, los pocos estudios/informes que abordan la violencia intrafamiliar y sobre todo la violencia contra el menor (filicidios) apuntan a datos similares a los que aportas y no es de extrañar que sea una tendencia que las mujeres cometan mayores asesinatos/violencia contra los menores pero no por lo que explican desde el feminismo que dicen que ellas cargan con toda la labor de cuidados sino que hay unas raíces psicológicas que explican las tendencias violentas y cómo se dirigen en función de si eres hombre o mujer. Estela Welldon es una psiquiatra que ha escrito mucho sobre la perversión femenina y ha hablado de temas como la maternidad perversa y la agresividad femenina.

          Al final, no me dais tiempo y entre todos os vais adelantado a mis futuros artículos y hacéis “spoilers” 😉

          Un saludo.

          • Bueno, no te preocupes; las ampliaciones sobre temas tan interesantes e importantes, y respecto de los que se miente tanto por espurios motivos sociopolíticos, son siempre muy bien venidos.

            Me alegro mucho de que vayas a seguir tratando de estos temas esenciales para Occidente.

            Otro saludo.

          • Lo que si tiene que quedar claro es que estos asesinatos en el seno de la familia son escasísimos y perpetrados por mentes psicopáticas, enfermas o a causa de un impulso momentáneo e irresistible; no hay, en absoluto, una perversidad en la mente del hombre ni tampoco en la de la mujer, en términos generales.

            Por eso es tan grave la siniestra intoxicación de los criminales manipuladores sociales, éstos sí, que presentan al hombre como un agresor en potencia y natural. Absolutamente criminal esta gentuza.

  6. Cuando la violencia se define ideológicamente, nunca son violentos quienes la definen;
    …..pero ¡Paradoja!, esa es la clave que convierte en violenta a esa ideología,
    …..dado que autodefinida como “superioridad moral” se siente legitimada para ejercerla sobre los demás.

    El feminismo es un ejemplo de libro de todo ello. Ha conseguido legitimar y legalizar su violencia contra el varón de forma activa; y de forma pasiva, invisibilizando a toda mujer que se oponga a sus políticas de abuso de poder.

    Porque en definitiva esa es la esencia de toda VIOLENCIA: TODO ABUSO DE PODER.

    • No puedo añadir nada a tu comentario porque lo secundo al 100%. La violencia en esencia es imponerse al otro.

      Gracias.

    • Gracias por su consideración en el otro comentario, a los dos.
      Fnogales, Me alegra que usted y otros amigos del foro compartan la visión que tenemos Cuca y yo sobre la “violencia de género”. Como decía, en el mundo mediático, se leen pocas artículos o análisis sobre el tema que se ubiquen fuera de lo “políticamente correcto”, sin ser tachados de “machistas” o de colaboración activa con el heteropatriarcado.
      Fíjense que la OMS, contempla tres grandes categorías de violencia:
      1-Violencia dirigida a uno mismo (suicidio) la ideología de género quiere tenerlo fuera de la ecuación.

      2-Violencia Interpersonal (bidireccional, fuera y dentro de la pareja) la ideología de género acota el concepto a sus intereses sociales y culturales, de la forma más sectaria y parcial posible.

      3-Violencia colectiva (siempre es más fácil detectar e identificar la violencia y el abuso de poder en el sentido físico o de fuerza pero todos sabemos que esa violencia y ese abuso de poder para ser reconocido como tal no tiene que emplear la fuerza física).

      La ideología de género reconoce y utiliza a su favor ese tipo de violencia psíquica proactiva, instrumental y premeditada solo en el varón para justificar la violencia sobre la mujer y acrecentar su victimismo, pero se niega a invertir los términos. Y si la ideología de género no concibe ni tolera que el varón pueda ser una víctima de la mujer ¿Cómo va a concebir que sea víctima de esa violencia estructural que han creado de forma proactiva y reactiva a partes iguales?

      Un placer leerles,

  7. Para añadir mas leña al fuego.

    Tan distorsionado está el tema que para acceder a las ventajas del género “privilegiado” hay toda una serie de “seres” que tienen cromosomas XY, llaménlo cómo ustedes prefieran, pero que incluso con el “pajaro” en su sitio (aunque “quitarse el “pájaro” no asegura, a pesar de lo que nos quieran hacer creer, que los cromosomas XY pasen a ser XX) y tras un tatamiento hormonal se ponen a competir en la categoría “femenina” del deporte que sea en cuestión.

    Asunto que con los JJOO a la vuelta de la esquina debería crear una polémica que va a ser censuradaa en los medios, “la” (pero “la” de verdad, no con XY) atleta que se queje se quedará sin subvención, sin veca y sin publicidad de la que sobrevivir.

    Ahora mismo en USA muchos XY, que dicen sentirse “ellas” reclaman no sólo el derecho de ir a los baños de ellas, si no de compartir vestuarios y duchas. Asunto que está levatando oleadas de indiganción, por supuesto silenciadas por los medios. Dándose casos, según denuncias habidas, donde (en las duchas) el “pájaro” alza el vuelo, con el consiguiente cabreo, sobrsalto y temor de las XX.

    En las competiciones, caso de lucha, ha llegado a haber tal ventaja que se ha dado el caso del fallecimeinto de de la rival XX.

    después pondré, si tengo tiempo, algunos links. Tengan en cuenta que aquí cundo se adjuntan links a veces hay un retraso cierto a la espera de moderación por parte del medio, que me toca las narices.

    Por lo visto los enemigos de la verdad aprovechan links para colar bichos en en al web y deben verificar dichos posts.

    un cordial saludo

    • Mira que te gusta añadir leña al fuego 😉.

      Pero vamos, toda esta obra social “de género” degenera a la humanidad y conduce a situaciones como las que relatas. Muy cierto.

      En cuanto a lo que comentas de los links, se demora por los que intentan colar bichos.

      Un saludo.

  8. Este tema ya había sido solucionado en las clases de religión de la España de Franco para los que tenian oidos para oir. La gente sin formación siempre tiende a la dicotomía, necesita clasificar, por sexo, religión, color de piel, etc. Así siempre puede decidir quien es bueno y malo y alinearse. Como la religión no lo ve así, se la ataca. Si se entiende el sexo en su verdadero significado, desaparece el problema.

    • Sí. La religión cristiana, uiere decir usted. Otras, no; alientan la venganza y el asesinato.

      • Bueno si, mi formación en los años receptivos fué católica pero he oido hablar de sectas como la persa “assasins” de donde procedieron los ismaelitas que tenían curiosas creencias, tema para otro día.

    • Bueno, discrepo. No creo que la religión sea un ejemplo cuando cada una impone sus preceptos morales de lo que es Bien y lo que es Mal. También incurren en dicotomías.

      Por otro lado, es necesario clasificar, etiquetar y generalizar. Los seres humanos estamos generalizando todo el día. Sin generalizaciones nuestro cerebro no podría funcionar porque estaríamos intentando identificar las características concretas que definen a todos los objetos que nos rodean. Agrupar objetos en categorías conocidas nos ayuda a relacionarnos con lo que nos rodea. Economiza esfuerzos, hace que tu cerebro pueda leer la realidad de manera mucho más rápida. Entonces, ¿qué es lo pernicioso? Lo que digo a modo de conclusión: aplicar una generalización a un individuo por que pertenezca a una categoría.

      Un saludo.

  9. A modo de corolario y, viniendo de donde el discruso viene, resalto su cierre: “Generalizar no es necesariamente erróneo pero sí lo es aplicar una generalización a un individuo. Prejuzgar a una persona por pertenecer a un colectivo del que se conocen algunos datos en promedio es una estupidez que hace mucho daño.”
    De género (yo prefiero sexo, en fin y de todas maneras léanlo como quieran) también, como diría El Gallo, “hay gente pá tó”. Incluso transgénero, dicen. Por eso la Ley de Violencia (de Género) es, a mi juicio, necesaria aunque mejorable porque se pergeña unidireccional y no debería ser de ese modo. Lo que nunca he entendido es lo de “de Género”, encima con mayúsculas; debería de ser, simple y llanamente, Ley de Violencia y ya. O mejor aún, todo dentro del C.Penal y a correr.
    En el momento en que se construye en base a discriminación de sexos, “de Género”, se manifiesta que hay algo socialmente disfuncional, algo que anima las batallas machismo/feminismo y vuelta a empezar. No debería existir esa Ley tal cual. De arrancada, efectivamente, distorsiona, manipula, generaliza sectariamente. Disiento de la Ley, por necesario que sea un marco jurídico antiviolencia.

    • A mí tampoco me gusta el concepto “de género”. Es un término puramente político e ideológico que nada tiene que ver con el término en origen antropológico. Prefiero términos descriptivos, tales como “intrafamiliar” o “interpersonal” o “íntimo”.

      Es como apuntas todo mucho más sencillo; tan sencillo como que dentro del Código Penal queda reflejado las consecuencias de ser violento para con otros. Lo que demuestra que es una ley hecha a propósito y con un fin que dista del que hacen creer. De ser necesaria una ley sería para contemplar la particularidad que se da dentro de la violencia intrafamiliar pero mirando sobre todo por los que considero más desvalidos y dependientes: menores y tercera edad. Pero bueno, soñar es gratis o eso dicen.

      Gracias por tu comentario, un saludo.

  10. Apreciada Cuca

    No es simplemente un problema de lucro via subvenciones, que también, es problema de Poder.

    El trágala que desde arriba con ese constructo social se impone a la sociedad, que si que intuye que es lo que está pasando, sin necesidad de que le relatenen de una manera tan detallada como usted expone la situación, sobre tdo sirve para demostrar quien teien la sartén por el mango.

    De la misma manera que en Vascongadas, Navarra se sabía y sabe quien estaba detrás de ETA y para que servía ETA.. y de la misma manera que en Cataluña, Baleares, Valencia y Galicia, se sabe que es lo que hay detrás del trágala de la ley que impone el sus de lenguas minoritarias, y es mas artificiales (el Catalán en Valencia y Baleares, en vez de una sana protección de su lengua primigenia).

    no es sólo por una subvención a corto plazo.

    Por desgracia los humanos nos inclinamos ante el que manda, y hacemos de la necesidad virtud. el lanar del común, el que no se mete en políticas, con tal de no “enemistarse” con el Poder, acabará haciendo suyo un discurso artificial que además le perjudica, y en base a ese “sentimiento mayoritario”, alejado de cualquier evidencia científica se nos obliagraá a nuevos “trágalas” en los proximos años.

    Y cuanto mas alejado de la evidencia científica y del sentir social esté, pero el lanar por sobrevivir tenga que aceptar, “mejor”; porque sus defensas morales estarán aún mas debilitadas.

    De paso nustro Poder “local” hace “méritos” ante terceros, porque esto no son simples ocurriencias de unos Zapateros de serie B.

    Por ejemplo ahora están con la meméz histérica en USA, bien cargándose estatuas de Junípero Serra en California, o del general sudista de turno (del que nadie se acordaba) en pueblos perdidos del profundo Sur. O en Polonia amenazando con cárcel a quien diga que los polocos tuvieron algo que ver con la Shoa….

    No es casualidad

    Un cordial saludo y se agradece esa valentía

    • Cuente conmigo en el club. Suscribo. Eso sí, son la misma especie aquí y en Usa. La ideología del vómito.

    • Muy buenas, Pasmao con lo que no pasa.

      Tienes razón, no sólo es lucro. Es en definitiva una cuestión de poder con lo que lucrarse.
      Los de arriba saben bien cómo es realmente la situación pero co.o están arriba sólo muestran/hablan de aquello que a ellos les supone un beneficio.

      “Hacemos de la necesidad virtud”, cuanta razón.

      Como decía mi profesor de psiquiatría y buen amigo, las casualidades no existen. Y todo esto no deja de ser una muestra del proceso social al que nos someten tanto como nos sometemos.

      Muchas gracias por tu aporte 😊

      • No, no es la económica la razón de fondo, sino una derivada; los promotores de esta estrategia siniestra, marxistas-comunistas herederos de la Escuela marxista de Frankfurt, utilizan los incentivos económicos para que su iniciativa tenga más difusión e intensidad en su aplicación, pero la razón de fondo es otra; la razón de fondo es atentar contra la familia tradicional occidental, que es la institución más estabilizadora de la civilización occidental, por la vía de introducir la sospecha, la desconfianza y, al final, la guerra, en la relación entre sexos, que es la mejor manera de minar y reducir drásticamente la cantidad de familias tradicionales y así, sus efectos beneficiosos para la sociedad.

        Los criminales ideólogos marxistas de lo políticamente correcto dominan la Universidad, los grandes medios de comunicación y, a través de ellos, a los corruptos, idiotas y suicidas políticastros occidentales; y, con el dominio de estos, controlan sus instituciones, como la ONU, que es el instrumento principal que están utilizando estos facinerosos marxistas para fomentar la opresión del hombre y la guerra de sexos para acabar con la familia tradicional occidental a través de la ideología de ‘género’.

        Los demás dogmas podridos de lo políticamente correcto, el ecologismo, que no es otra cosa que la demonización de la industria, esto es, del capitalismo; el aborto, que también va contra la familia tradicional; la demonización del cristianismo, con la que se ataca y pretende destruir otra de las instituciones más estabilizadoras de nuestra civilización, al tiempo que se eleva a los altares al Islamismo y se abren las puertas de par en par a los musulmanes con el fin de meter al enemigo de la civilización occidental, buscan el mismo efecto de desestabilizar y debilitar nuestra civilización para, al final, imponer el comunismo marxista en Occidente.

        Y, para esta estrategia criminal y enemiga de Occidente, los ideólogos marxistas de lo políticamente correcto utilizan preferentemente la ONU, que promociona todas estas basuras criminales de la ideología de ‘género’, la lucha contra el ‘calentamiento’ global, el aborto, el multiculturalismo y demás sevicias políticamente correctas, por lo que está putrefacta y abyecta organización, la ONU, debe ser suprimida de inmediato.

        Ayer, una concejal del Ayuntamiento de Madrid de Podemos, es decir, una comunista, culpaba de la muerte del hombre negro al capitalismo; verde y con asas.

        Saludos cordiales.

  11. Es muy tarde y no es momento de hacer un comentario extenso pero sólo quería decirte que el artículo está muy bien orientado y es valiente dado el clima actual y siendo mujer, además. Mañana diré todo lo que pretenden.

    Enhorabuena y buenas noches.

Comments are closed.