Da la impresión de que los políticos se están empezando a acostumbrar a hablarnos de sus sensaciones, con la misma facilidad con la que lo hacen tantos deportistas famosos, que se refieren a ellas cuando saben que no lo están haciendo bien, pero presienten que les va a llegar el momento de la victoria y dicen tener buenas sensaciones. En el caso de los políticos esa disculpa se articula a través de los famosos relatos, una forma de contar el pasado inmediato que se remite a un futuro ilusorio y que tiene como función principal correr un tupido velo sobre el desdichado presente.

Publicidad

La gestión de la pandemia ha estado sometida desde el principio a este tipo de ejercicios sentimentales. Sánchez tuvo la sensación de que acabaría con el virus a base de cerrojazo y hasta llegó a proclamar una victoria veraniega. Luego ha tenido sensaciones un poco distintas y ha decidido que las virtudes del mando único no debieran desgastarse por más tiempo y que era hora de que los barandas autonómicos pusieran orden en sus behetrías, mientras él vigilaba desde las alturas que todo fuese bien, como sin duda dirán que va yendo.

En los libros se lee que eso es lo que hacen los políticos, proponen cosas, no se limitan a oponerse. Necesitamos una política más ambiciosa, más coherente y valiente que cese de construir realidades alternativas y que nos hable no de lo que hemos hecho mal sino de lo que podríamos hacer mejor

El punto importante es que los políticos afirman ver cosas que los demás no vemos y llevamos una larga temporada en que su dedicación más intensa consiste en utilizar esas sus sensaciones para construir realidades alternativas, un término introducido por la gente de Trump pero de uso universal.

Como para no perder contacto con el suelo, los políticos nunca se abandonan por completo a sus ensoñaciones y jamás olvidan lo que consideran la realidad primaria, a saber, que sus rivales son de lo peor que cabe imaginar y que lo lógico sería que desapareciesen para siempre, cosa que, en general, no suele estar a su alcance, pero que no renuncian a conseguir. Algunos políticos de carácter generoso, como nuestro incomparable Iglesias, incluso se lo advierten cariñosamente a sus rivales (“no volverán a sentarse jamás en el banco del gobierno”), como para que se vayan preparando.

El resultado de todo esto es que la política se convierte en un tinglado imaginario que pretende eliminar del horizonte visual cualquier traza de realidad a título propio. Ya no es que los políticos hablen de manera distinta al resto de los mortales, es que consiguen que empecemos a pensar que la política es algo que les está reservado a unos pocos, que es bastante incomprensible, pero que, si hay suerte, puede que no nos acabe amargando la vida, cosa que tal vez suceda en otras partes, pero no entre nosotros.

Esta perspectiva un tanto despectiva nos hace ver la política bajo el esquema de un continuado sobresalto, porque tan pronto vemos que se asalta el Capitolio como que todos los meteorólogos dicen que va a caer una nevada monumental mientras que los políticos prefieren seguir con lo suyo y, si al final nieva de manera ininterrumpida durante cerca de cuarenta horas, ya se verá lo que se hace, que tal vez no se pueda hacer nada porque lo de rezar ya no se lleva.

No tiene nada de particular que el pronóstico político se reduzca a la monotonía cuando la política se ha convertido en una gresca ritual y constante, porque no hay nada tan incierto como una batalla, y mucha gente prefiere acertar en lugar de elegir, de manera que reserva su juicio sobre el incierto final de la pendencia y las encuestas siguen dando más de lo mismo, aunque la realidad, la vida de la gente normal,  se haga añicos, aunque no haya ni escuelas ni cines, aunque no se pueda cenar con amigos, aunque se sepa que todo el ingente aparato público que gravita sobre nuestras cabezas no hace otra cosa que dar palos de ciego.

El público puede sentirse muy contestatario, pero en grandes números acaba siendo tímido y conservador y tiende a considerar que el tran tran es bastante llevadero, de forma que los únicos que se atreven a hacer pronósticos son los políticos (siempre repiten que volverán a ganar) pero nadie se lo toma muy en serio. Se ve que hay gente a la que esta forma de progreso en la bronca le resulta llevadera y hasta algo atractiva porque le sirve para explicarse un poco mejor las razones por las cuales no es tan feliz como desearía.

La costumbre amodorra y es muy fácil hacerse a la idea de que, aunque ganen los malos, la vida seguirá siendo igual, para siempre, como en lo que cantaba el otro Iglesias. ¿Qué es lo que falta en este cuadro? Pues alguien que sepa suscitar esperanzas, que nos diga que no estamos condenados a ser los últimos de la fila en todo, que no está escrito que haya que tener más parados que nadie, crear más empleos públicos que nadie, endeudarnos más que nadie, y acostumbrarnos de nuevo a ver las colas del hambre como no se veían desde hace mucho más de medio siglo.

Hace falta que alguien diga que para que nadie se quede atrás, que es consigna muy cuqui, es imprescindible que muchos sean capaces de tirar para adelante, que no es normal que nos acostumbremos a vivir del crédito del resto de los europeos, a los que algunos insultan llamándoles frugales, y que no estaría mal que alguna vez los españoles pudiésemos sentir el placer de ayudar a holandeses y alemanes porque hemos aprendido a hacer las cosas mejor, a tener una educación valiosa, a no hacer trampas a todas horas y a ser ambiciosos, emprendedores y eficaces.

En los libros se lee que eso es lo que hacen los políticos, proponen cosas, no se limitan a oponerse. Necesitamos una política más ambiciosa, más coherente y valiente que cese de construir realidades alternativas y que nos hable no de lo que hemos hecho mal sino de lo que podríamos hacer mejor. Hemos vivido creyendo que teníamos el mejor sistema sanitario del mundo, ya nadie lo puede creer, pero no basta con comernos una decepción, tendríamos que empezar a ver qué cosas hay que cambiar, pero eso exige valor, enfrentarse con muchos intereses creados, con mucho corporativismo, y eso es poco aconsejable para los políticos que parecen preferir no meterse en problemas y se fían de sus sensaciones, de que al final llegarán al poder o lo mantendrán, que parece ser lo único que importa.

Es muy fácil hablar de la crisis del sistema, de las debilidades de la democracia, de mil teorías, pero detrás de muchas especulaciones de ese tipo se oculta una realidad muy molesta, que hay ausencia de buenas políticas, que muchos se abandonan a la fatalidad sin darse cuenta de que cualquier esperanza depende siempre de no rendirse ante lo inevitable, luchando contra el clima intelectual y moral que nos lleva a homologar políticas que no tienen otro remedio que mentir y manipular para hacerse soportables.

Foto: Paolo Celentano.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorOligarquías en la Red
Artículo siguienteEl retorno de los dioses fuertes
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

6 COMENTARIOS

  1. Se va confirmando que el espectáculo del Capitolio tenía guionistas y no eran los seguidores de Trump.

  2. Lo normal, en un mundo de mercenarios, es, actúen como mercenarios. El eufemismo que normalmente se usa es “pro-fesional” (confesión, manifestación)…
    Contra ello, en oposición, está el modelo típico de la democracia, la de los “aficionados”, los milicianos (el sorteo según Montesquieu). Y, según hay milicia en el ejército, frente a lo merc-enarial*, también hay políticos milicianos. Aunque no en “Spain”,…, o los que hay (“bajas esferas”) ni pinchan ni cortan por propio diseño del sistema cuasi- estamental.

    Los primeros se deben a quien les paga (les pone ahí, modelo militar), los segundos a la “comun-idad” donde viven (modelo «politeia»).

    Donde parece se ha recuperado la dialéctica amo-esclavo. Donde el que manda parece tener un dominio/derecho** ganado (como cabezas de gana-do) cuasi animal sobre “los de provincias” (por-victoria).

    *: Merc-enarios son aquellos defienden la merc-cancía. Merc-ado como la jurisdicción aplicable a la distribución de merc-cancia.
    **: “Just est in armis”

  3. Apreciado maestro Quiros, siento tener que comunicarle que la era desde la que nos envía sus palabras ya no existe.

    Con la mejor intención nos señala la manera en la que se resolvían los problemas en la lejana era del Sapiens Sapiens que para nada sirven en la nueva era del Homo Habilitus.

    Mas le vale ir preparando los papeles si quiere ejercer los derechos elementales de cualquier homínido enjaulado en un zoológico, salir de la jaula, caminar, comer algo de fruta o hierba, escribir en twitter o buscar apareamiento en Facebook o Tinder.

    De poco le valdrán los títulos académicos o la experiencia profesional, ahora necesitará nuevos documentos que lo habiliten para ejercer sus derechos.

    La nueva cartilla lo habilitará para salir de casa, caminar, viajar, trabajar, comprar; podrá ir al barbero, al cine y a esquiar, también le habilitará para conrar el paro, una subvención u ocupar una plaza en la cola del hambre.

    Con todo mi pesar le doy la bienvenida a la Era del Homo Habilitus. Entiendo que puede ser desesperante asumir que la era del Sapiens Sapiens ya no existe.

    Lo lamento, mucho.

    • «La nueva cartilla lo habilitará para salir de casa, caminar, viajar, trabajar, comprar; podrá ir al barbero, al cine y a esquiar, también le habilitará para cobrar el paro, una subvención u ocupar una plaza en la cola del hambre.»
      Se le ha olvidado añadir que todo eso lo podrá hacer solo durante las horas que el sátrapa de turno considere oportuno, por supuesto para «salvar vidas» que así lo dice «laciencia»

    • Y todo esto no es una sospecha sobre lo que puede pasar en tiempos venideros. Ya está sucediendo. Tenemos nuestra cartilla, nuestra etiqueta y la discriminación adecuada según se le antoje al psicópata que manda:
      «Supermercados americanos etiquetan productos en función de la tendencia sexual, raza o sexo del proveedor»

      • Brigante, Catlo, copio esta introducción a un articulo de «El Manifiesto.com»

        «La actual dictadura cultural: el progreso hacia la nada
        Carlos Daniel Lasa 15 de enero de 2021»

        «En los países democráticos, explica Michel Onfray, se ha establecido una nueva dictadura destinada a destruir la libertad, empobrecer la lengua, abolir la verdad, suprimir la historia para reescribirla a voluntad, negar la naturaleza y propagar el odio.»

        Nadie podrá decir que esto no es cierto.

        Recomiendo también los últimos programas de «Sin filtros» en YouTube, en especial el de ayer y anterior, que creo enlazó Catlo.

        La entrevista a un analista sobre la situación política en EEUU no tiene desperdicio. Es impresionante la cantidad de lugares comunes que recorremos al unísono.

        https://youtu.be/YsxK3C7gr9g

        Nos habla el analista de muchas cosas que todos los «sensibles» sin ideología ni postura intelectual alguna venimos observando desde hace tiempo.
        Entre las cosas que me ha llamado la atención es la cita del libro titulado «Intelectuales pero idiotas».

        Se que se ha escrito al respecto en los últimos años, sobre todo desde el año 2017 tras la victoria de Trump, fue a partir de ahí donde muchos no tuvimos ya ninguna duda que la generación nacida partir de 1970 con un elevado nivel de estudios, prestigio profesional y cargos de responsabilidad eran Idiotas, pero idiotas de verdad.

        Lo que hoy propone el maestro Quiros es sin duda alguna alguna lo que pensamos todos con una mínima experiencia vital, sin embargo nos encontramos con la dificultad de hacérselo comprender a los intelectuales hormonados de «buenismo» que iidealizan la idiotez.

        Para mi suerte y desgracia los tengo cerca, de Harvard a Columbia pasando por Oxford, Stuttgart o Bolonia, da igual, no les digas una verdad humana porque se encierran en la habitación del pánico.

        Es interesante observar que lo que nos propone Quiros y que yo comparto como solución es no ya lo que propuso, sino lo que hizo Trump.
        Sin embargo no he percibido que Quiros se haya dado cuenta que propone lo mismo que ha hecho Trump y por lo que ha sido denostado.

        Que nadie piense que esto es una critica al artículo, no lo es, puesto que comparto todo lo que se dice en el mismo, lo señalo como ejemplo para reflexionar.

Comments are closed.