En fecha reciente, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, exigía al Rey de España que pidiera perdón al pueblo mejicano, en nombre de la Corona, por el descubrimiento de América, como si tal acontecimiento hubiera sido una catástrofe. Poco después, Carmen Calvo Poyato, actual vicepresidenta y ministra de la Presidencia del Gobierno de España, pedía a un historiador que certificara que la hazaña de Magallanes y Elcano no fue española.

Estos dos casos son los signos más recientes de una corriente empeñada en reinventar el pasado. No es una corriente nueva. La erradicación progresiva de cualquier afirmación positiva sobre el descubrimiento de América se inicia hace 42 años, concretamente en 1977, en la Conferencia Internacional de las Naciones Unidas sobre la Discriminación contra las Poblaciones Indígenas en las Américas.

Berkeley, California, será la primera ciudad de los Estados Unidos en cambiar formalmente el Día de Colón por el Día de los Pueblos Indígenas; su consejo municipal votó el cambio en 1991 y se celebró por primera vez el año siguiente en lugar del Quinto Centenario, que era la celebración del 500 aniversario de la llegada de Colón a las Américas. “No queríamos ser el centro de una celebración nacional del imperialismo, el colonialismo y el genocidio”, declaró uno de los activistas que hicieron posible la sustitución de una celebración por otra……


SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres seguir leyendo este contenido, haz clic en el siguiente título:

¡Regresión!

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer esta comunidad de lectores inquietos, que quieren ir más allá de la espuma de la noticia. El mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 800 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas, como este contenido.

Es absurdo creer que el actual paradigma informativo puede cambiar, y con él España, si el público sigue dejando en manos de los escasos grandes anunciantes, de la publicidad institucional (política) y de las subvenciones discrecionales, así como de las operaciones financieras en los despachos, la supervivencia de un medio de información, porque quien paga manda. Pensamos que el lector puede romper este círculo vicioso integrándose por fin en la ecuación financiera y convirtiéndose en un nuevo y verdadero contrapoder con sus pequeñas aportaciones.

Para eso, en nuestra comunidad de mecenas encontrarás no sólo contenidos muy elaboradospodcast que tratan cuestiones clave a fondo y que no son tratadas en los medios convencionales, también vamos a organizar Grupos de Opinión a nivel nacional, donde cada ciudadano, resida donde resida, pueda aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En definitiva, queremos reconstruir esa sociedad civil que la política y los partidos han arrasado.

Si crees en la causa de la libertad de información, opinión y análisis, súmate a nuestra comunidad. Serás bienvenido.

Muchas gracias.

3 COMENTARIOS

  1. Lúcido análisis, Javier. Una auténtica regresión que están dispuestos a llevar a cabo con tal de defender y justificar que algunos vestigios del fundamentalismo islamista habiten, se reproduzcan y perduren en nuestra sociedades occidentales.
    Una regresión que les impide reconocer que el islam, a diferencia de otras religiones, se ha quedado detenido en el tiempo y no ha evolucionado en el curso de la historia ni al ritmo que otras sociedades. Una regresión que les impide reconocer que esa doctrina religiosa sigue siendo el fundamento del que emanan las estructuras, el poder, la organización política y el funcionamiento de sus estados.

    Se diría que estas realidades constatadas son un tema menor y carecen de importancia para ese sector de la izquierda que, desde occidente, su terreno de juego seguro, abandera las causas del feminismo y del islamismo como si les fuera la vida en ello, apelando a esa “vergüenza” impostada de “ser occidental” y que les ha dado la libertad. Un bien preciado y conquistado que perderían de forma inmediata fuera de esa órbita en la que se mueven y predican dando pábulo a la intolerancia y a las teorías envenenadas y conspiranoias que pretenden trasladar la responsabilidad de esa involución islámica a occidente.
    ¿Por qué le llaman tolerancia y respeto a las leyes islámicas cuando quieren decir cobardía y miedo? porque ellos mismos están acostumbrados a cabalgar contradicciones del tamaño de un elefante y porque su propia trayectoria social y política, a través del feminismo y del multiculturalismo, ha discurrido e involucionado en una clara regresión.

  2. Verguenza de ser occidental?
    No parece que las antiguas naciones europeas colonizadoras, o sea, Gran Bretaña, Portugal, Paises Bajos, Alemania, significadamente, sufran muchos problemas de la índole que usted cita.
    España sï.
    España fue la mas grande nación de todos los tiempos, y eso no se lo perdonan sus enemigos, aquellos a quienes se impuso porque sus gentes, cuando entónces, eran mejores en todos los ámbitos que aquellos a los que sometía.
    La sangre de los Nassau, y Egmont, por ejemplo, no cejan en el empeño de vomitarle a España su rencor antiguo de vencidos, denostando con ucronias que llevan a los parvularios, y cuando se les presenta ocasión cobijan a sus enemigos, dando asilo apresuntos criminales contra su Estado. Ellos que han esquilmado al continente africano, y que son responsables de que sus hijos hayan sido victimas de esclavitud y pobreza extrema hasta ahora mismo a cuyos dictadores han formado y protegido.
    Pero, el problema no radica aquí, fundamentalmente, sino dentro de la propia España, donde el conjunto de gentes de toda ralea que presumiblemente están en trance de gobernar, tienen, como primer objetivo, es más, como el primer afán de sus vidas, por encima incluso del bienestar de su propia familia, vilipendiar con mentiras a todos aquellos que hicieron de España la primera potencia comercial, militar y cultural del mundo, falsificando la historia con maldades, producto del odio y el ansia de venganza que tienen ya instalado en su código genetico y que los define y estigmatiza.
    Que se puede esperar, pues, respecto de la acción exterior?
    Hay mucho mercenario bribón y bien pagado, con dinero y poderosos medios de intoxicación, dedicado a la magna y miserable tarea de fragmentar todo lo que ha cimentado la imagen, estabilidad, prosperidad y cohesión de la patria de la que, otros muchos, nos sentiremos siempre orgullosos.

Comments are closed.