“Solo jugamos. Es un juego”, esta es la concisa respuesta que el personaje protagonista de la película El Capital (Costa-Gavras, 2012) ofrece a una joven cuando, llevada por su idealismo, le propone escribir un libro y contar “toda la verdad” sobre los entresijos del sistema financiero internacional. Dejando a un lado la temática del film, lo cierto es que retrata, aun sin querer, otra realidad mucho más amplia. Y es que, más allá de la visión de Costa-Gavras, donde los malvados banqueros dominan el mundo, el verdadero gran juego de nuestro tiempo es el de la influencia… y no es cosa solo de banqueros……..

[CONTENIDO EN PRIMICIA PARA MECENAS] 
SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

Ser influyente, aunque se hunda el mundo

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 2.000 hasta la fecha), que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.
Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.
Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí